Entre los estrechos

Las tres semanas anteriores al 9 de Av dieron  inicio. Estos días son llamados Bein HaMetzarim(“entre los estrechos”). Todo lo que sucede en este mundo es efecto del sistema superior. Las acciones y los estados en nuestro mundo se extienden de la raíz superior a la rama material y se materializan en este mundo como ramas, en la materia inanimada, vegetal, animal y humana, en tiempo y espacio. Debemos estudiar las raíces analizando sus ramas.

Actualmente, las ramas superiores ya se han materializado en nuestro mundo, todas, excepto la corrección final (Gmar Tikkun). Todo lo que debía ser revelado ya ha sido revelado; lo único que falta es la corrección final. Por eso Baal HaSulam dice que estamos viviendo en el tiempo de la última generación, la que tendrá que corregir el rompimiento que ya se ha revelado por completo. Ahora sólo tenemos que hacer esfuerzos para superarlo.

Pero el ascenso es imposible si no se comprende claramente el mal funcionamiento que existe en el sistema y nuestra relación correcta con él, ya que es una condición inicial necesaria. Esencialmente, no es pecado. Crear la inclinación al mal fue necesario. Tanto el “cielo” como la “tierra” son necesarios porque “Él los creó uno contra el otro”, como si la fuerza maligna hubiera sido creada contra la fuerza benigna.

En realidad, solo hace énfasis en lo positivo, porque, como se revelará más tarde, no hay maldad. Sólo hay carencia de lo bueno. Además, el bien se revelará de muchas formas, como resultado del papel que el mal jugó en su contra. No hay maldad, sólo existe la revelación del bien en su forma opuesta.

Necesitamos aprender que hay conexión entre raíz y rama. Quiere decir que, en nuestro tiempo, como en el transcurso de toda nuestra historia, la raíz aparece a través de las ramas en fechas particulares, repitiendo en los mismos puntos en el tiempo; por ejemplo, el 17 de Tamuz, el 9 de Av. Estas fechas siempre trajeron sufrimiento a la nación de Israel, mientras que el tiempo alrededor de Purim solía ser alegre y feliz.

Por eso, durante esos días debemos ser especialmente cuidadosos, incluso en nuestras preocupaciones materiales y evitar riesgos, hasta el fin del 9 de Av. Inmediatamente después, comenzamos a sentir que estamos saliendo de un período de luto y podemos regocijarnos y aspirar a la corrección final.

El 17 de Tamuz es el inicio de los días “entre los estrechos”, asociados con la destrucción de Jerusalén, el muro del Templo y la destrucción del mismo Templo, que simbolizan la conexión que hay en la nación de Israel, después de entrar en la tierra de Israel. Esta conexión es posible gracias a la recepción de la Torá, cuya preparación fueron los 40 años de deambular por el desierto y la corrección de Maljut con ayuda de Biná. Biná es la letra “mem– מ” (cuarenta).

Después, tan pronto como construyeron el Primer Templo, comenzaron a caer. Construyeron el Segundo Templo, más bajo que el Primero, pero también fue destruido. Esa fue la destrucción final. Toda esta destrucción ocurrió el día 9 de Av.

Para nosotros, hoy el objetivo inmediato es restablecer la Shejiná (divinidad). En otras palabras, la corrección debe ocurrir específicamente en las mismas fechas. Donde se revelaron el odio y la destrucción, también deben ser revelados la unidad y el amor.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 1/jul/18, clase con el tema: “El período “entre los estrechos'”.

1 minuto 0:20

Material relacionado:
Significado espiritual del 9 B’Av
El largo camino hacia el templo, parte 9
9 B’Av: La ruina de la unidad espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta