entradas en 'nuevas publicaciones' categoría

JPost: “Los pilares del consumismo están desmoronándose”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Los pilares del consumismo están desmoronándose

¿Qué sucede cuando desaparecen los trabajos y las tiendas? ¿qué y cómo compraremos? Afortunadamente, una nueva industria proporcionará, tanto ingresos como materia prima para consumir.

Los pilares del consumismo se están desmoronando. Durante los últimos meses, ha habido un alud de tiendas de cadena, establecidas, grandes y medianas que se han declarado en bancarrota o anunciado el cierre de cientos. Si este ritmo continúa, para fines de este año, más de 8,600 tiendas habrán cerrado sus puertas. En comparación, en 2008, en el punto más alto de la Gran Recesión, sólo 6,150 tiendas cerraron.

Más allá del impacto del colapso en comercios, tendrá efecto devastador en los centros comerciales, donde se encuentran, pues son tiendas de anclaje que atraen negocios a todo el centro comercial. En algunos casos, comerciantes como Macy’s y Sears (que también posee Kmart) cerrarán sus puertas dentro del mismo centro comercial, causando, en  efecto, el cierre de todo el lugar.

La plaga también afecta los empleos. A medida que más y más gente recurre a Internet para hacer sus compras, las tiendas cierran y se pierden empleos. Según cifras del Departamento de Trabajo, los comerciantes redujeron alrededor de 30 mil puestos en marzo. Aproximadamente, esto pasó también en febrero, es la mayor baja en dos meses, desde 2009.

El rápido crecimiento del comercio electrónico, puede ser bueno para negocios en línea como Amazon, pero este comercio no requiere tantos trabajos como las tiendas establecidas. La conclusión sombría es que en lo que respecta al trabajo tradicional de venta al por menor, observamos el fin de una era.

¿Nos estamos volviendo irrelevantes?

No sólo las tiendas minoristas son afectadas por la tecnología. Las máquinas están reemplazando a la gente en todas partes. Hay dos millones de conductores profesionales en EUA, ¿dónde trabajarán en 10 o 15 años, cuando los camiones y autobuses autónomos sean más seguros de conducir y más barato de operar que los vehículos conducidos por humanos? ¿qué harán los trabajadores del centro de llamadas cuando los chatbots los reemplacen por completo, en pocos años? Camareros, gente de servicio y limpieza en hoteles, incluso doctores y abogados, todos serán afectados por los adelantos en tecnología.

Un comentario de un lector en una de las historias de los periódicos acerca de la tendencia, capta la esencia de nuestro mundo cambiante: “Estas historias me hacen sentir irrelevante, ¿a dónde va la humanidad? Te metes en un auto que se conduce, te lleva a trabajar, pero un robot tomó tu trabajo. Por fortuna recibo ingresos básicos del gobierno. En ese caso, ¿por qué no voy al centro comercial? Oh, cierto, el centro comercial cerró porque hacemos nuestras compras en línea y drones nos entregan el producto en la puerta, incluso la gente que entrega, desapareció. De hecho, no tengo para qué salir. ¡No he hablado con una persona real en meses! Pronto, todos nos volveremos irrelevantes, redundantes!”

Introducción al ingreso básico universal

En los últimos años, se ha hablado mucho de la idea de ingreso básico universal (IBU). IBU significa que todos reciben una cantidad fija de dinero, que les permite vivir por encima de la línea de pobreza, trabajen o no. En muchos lugares del mundo, principalmente en Europa occidental y Canadá, ya se están haciendo experimentos del impacto y la viabilidad del IBU.

La idea del IBU también gana adeptos gracias al apoyo vocal de directivos en Silicon Valley. Elon Musk, por ejemplo, dijo: “Será necesario” y Mark Zuckerberg declaró: “Debemos explorar la idea del ingreso básico universal”.

Un nuevo conjunto de empleos e industrias en relación con el corazón

Estoy totalmente en contra de la idea de IBU. Si se da dinero gratis, esto devastará a la sociedad y convertirá a muchos en bombas de tiempo. El trágico incidente del 5 de junio en Orlando, donde un hombre que había sido despedido, entró al lugar de trabajo con una pistola, asesinó a cinco ex compañeros y se suicidó, debería enseñarnos lo que podría pasar a alguien que no ve futuro.

La violencia ya es escandalosa y sigue creciendo en nuestra sociedad. Dejar a millones de personas sin nada que hacer y sin compromiso, empujará a muchas al extremo y todos sufriremos las consecuencias.

En mi opinión, el inicio de la era robótica es una gran oportunidad para toda la humanidad. Pues las máquinas tomarán nuestro trabajo físico, seremos libres para desarrollar lo que Thomas Friedman, columnista del New York Times, denominó “todo un nuevo conjunto de empleos e industrias en relación con el corazón, conectando a la gente con la gente”.

En otras palabras, la gente no estará desempleada. Será empleada como innovadora de una nueva sociedad. Su trabajo será fomentar una sociedad cuyos miembros estén conectados, cuidados y se sientan responsables unos de otros.

Hoy, la gente es admirada por su carrera exitosa. Pero mañana, las máquinas lo harán todo. La competencia por empleos será obsoleta; no habrá trabajos por los que pelear. Por lo tanto, el trabajo de los nuevos trabajadores será introducir nuevos valores en la sociedad, donde la gente competirá por el reconocimiento por su contribución a la sociedad.

La competencia positiva cambiará la mentalidad de la sociedad. Todos somos envidiosos. Pero cuando se envidie a la gente por su capacidad para promover a la sociedad, en lugar de su capacidad para promoverse a sí misma, seremos elementos positivos de la sociedad. Así, la sociedad cambiará la dirección del aislamiento a la conexión.

Los centros comerciales serán centros comunitarios

La industria del corazón “fabricará” cohesión social. La gente no recibirá IBU, sino salario, como lo hacen en el mercado de trabajo actual. La única diferencia será el producto que harán.

No hay fin a lo que la gente puede hacer si quiere beneficiar a la sociedad. La creatividad será ilimitada y mientras más avance la tecnología, más gente podrá participar en trabajos pro-sociedad y más se abrirá la sociedad.

Las condiciones para crear el cambio ya están en proceso. Según un nuevo informe de Credit Suisse, entre 20 y 25% de los centros comerciales de la nación, cerrará en los próximos cinco años, ya que el comercio electrónico continúa alejando a los compradores de los comercios establecidos.

En lugar de convertirse en zonas donde nace el crimen, como ocurre hoy, pueden transformarse fácilmente en centros de formación del nuevo trabajo pro-social.

En mi opinión, todos los que pierden el empleo, no debe recibir beneficios de desempleo, sino inscribirse en estos entrenamientos y recibir salario como en cualquier otro trabajo. En lugar de sentarse en casa y sentirse miserables, todos los desempleados deberían recibir beneficios del Estado por su participación en los entrenamientos pro-sociales. Al término de la formación o incluso durante, iniciarán sus nuevas carreras como innovadores de la nueva sociedad.

Tecnología de la conexión

La tecnología para fomentar actitudes pro-sociales en comunidades enteras, ya existe. Eventos con mesas redondas y círculos de conexión, son dos formas de las que hablo en mi libro Completando el círculo: método empíricamente probado para encontrar paz y armonía en la vida.

Han sido probados en muchas ocasiones en EUA, Europa e Israel, todos con rotundo éxito. Cuando se implemente correctamente esta tecnología, no sólo creará una atmósfera de calidez y sociabilidad, también promoverá la comprensión de que así es como la sociedad debe ser, si queremos sentirnos seguros y felices en nuestro vecindario. Con la llegada de la era del desempleo, el cambio de paradigma social se convertirá en necesidad.

Sin embargo, gracias a la tecnología en línea, este cambio se puede hacer a un costo mínimo. Además, lo que se ahorre, cuando cese la actitud antisocial actual de la gente, compensará, por mucho, el costo del entrenamiento, haciéndolo un negocio lucrativo para los inversionistas.

Cuando una comunidad se une, decrece la violencia, el crimen y el abuso de sustancias y, surge la responsabilidad, la ayuda mutua y la amistad. Esto libera enorme cantidad de recursos que, de otro modo, se utilizarían en policía y trabajos para el bienestar, que tratan de mitigar las crisis. Por lo tanto, incluso desde el punto de vista más capitalista, las actitudes pro-sociales en la comunidad pagan.

Mientras más pronto los gobiernos o Estados implementen estos programas para desempleados, mayor será su beneficio, social y financiero y mayor beneficio para la sociedad.
[208290]

Haaretz: “Supervivencia en la era de desempleo voluntario”

Publicado el 6 de junio de 2017

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Supervivencia en la era de desempleo voluntario

La vieja época, donde el trabajo era necesario, está terminando. Una nueva era sin empleo está naciendo y es mejor que nos preparemos.

El pasado abril, la Oficina del Censo publicó un estudio que mostró una tendencia preocupante: muchos jóvenes no desean trabajar aunque están perfectamente sanos y, la tendencia aumenta. La encuesta mostró que ‘en 2015, 1 de cada 3 jóvenes, cerca de 24 millones, vivía en casa de sus padres’. Además, ‘En 2005, la mayoría de los jóvenes vivían en su propio hogar … en 35 estados. En 2015, el número de estados donde la mayoría de jóvenes era independiente se redujo a sólo seis’. Pero quizás lo más alarmante es: ’De los jóvenes que viven en casa de sus padres, 1 de cada 4 es ocioso, ni estudia ni trabaja. Esta cifra representa aproximadamente 2.2 millones entre 25 y 34 años‘.

Mark Zuckerberg, director de Facebook, en su discurso de apertura en Harvard, dijo que debemos ‘considerar un ingreso básico universal para los estadounidenses’.

En lugar de trabajar, los millenials a menudo prefieren pasar el tiempo en el ocio. Por ejemplo, muchos, deciden quedarse en casa y jugar videojuegos en lugar de  buscar trabajo. No son ineptos ni ignorantes y, no es que sea difícil encontrar trabajo. Simplemente, los jóvenes de hoy no tienen interés en encontrarlo. No les interesa lo que les ofrece el mundo.

Esto debería advertirnos que bajo la superficie, hay una historia diferente. La vieja era, donde el trabajo era necesario, está terminando. Una nueva era sin empleo está naciendo y, es mejor que nos preparemos. Si nos preparamos correctamente, será transición pacífica y agradable. Si nos detenemos y esperamos que el desempleo nos atrape sin preparación, la transición será mucho más dolorosa.

ingreso básico y amenaza de radicalización

Mark Zuckerberg, dijo debemos ‘considerar el ingreso básico universal’. Yo lo he escrito antes, no tengo duda de que en el futuro previsible será necesario proporcionar un Ingreso básica a todos.

Sin embargo, aunque un ingreso básico resuelve las necesidades físicas, no da ni propósito ni significado en la vida. Ni videojuegos ni cannabis barata entorpecerán a la gente por mucho tiempo, ya que la naturaleza humana es buscar un propósito. Si la gente no puede hallar el sentido de su vida, buscará los extremos. Esta tendencia ya está en marcha, muchos jóvenes se radicalizan, en su búsqueda de significado, esto los hace peligrosos para la sociedad (véase el reciente ataque terrorista de Manchester). Sin una solución, la tendencia se extenderá y la violencia y el terrorismo harán que la normalidad sea obsoleta.

Una espada con veneno en su punta

Para cambiar sin problema ni dolor del modus operandi egocéntrico en el que hemos vivido hasta ahora, en la nueva era debemos entender su naturaleza para cosechar sus beneficios potenciales y así, evitar sus engaños.

Cuando empecé a estudiar Cabalá con mi maestro Rav Baruch Ashlag (RABASH), me dijo una alegoría escrita por su padre, Rav Yehuda Ashlag, conocida como Baal HaSulam (Amo de la Escala) por su comentario Sulam a El libro del Zohar. En su introducción al Árbol de la Vida, Baal HaSulam escribió que el ego es como un ángel sosteniendo una espada, con una gota de néctar dulce y venenoso en la punta. Este ángel, nuestro ego, nos obliga a abrir la boca y a beber el dulce néctar hasta que nos mata.

La espada, el arma de nuestro ego, amenaza con cosas terribles que sucederán si no nos atenemos a nosotros mismos. Nos promete felicidad si nos entregamos a la auto-absorción, pero el néctar en la punta (breves momentos de gozo) sólo nos hace anhelar más néctar. Con el tiempo, nos volvemos tan narcisistas que perdemos todo contacto con la realidad, como si hubiéramos muerto.

Hoy sabemos que Baal HaSulam tenía razón, pero hasta hace poco no era claro que debíamos encontrar un modo práctico de ir del néctar del egoísmo, al nuevo incentivo para existir -el placer en las conexiones positivas.

Un remedio de la antigüedad

A lo largo de la historia, sólo una nación ha tenido el privilegio de vivir bajo un paradigma de conexiones positivas. Esta nación, el pueblo judío, surgió del grupo que Abraham el Patriarca estableció, cuando vio que en los pobladores de Ur de los Caldeos, aumentaba peligrosamente el ego.

En el tiempo de Abraham, en toda la antigua Babilonia (Ur de los Caldeos era una parte), la gente se hizo cada vez más egoísta. El libro Pirkei de Rabbi Eliezer (capítulo 24) dice que cuando Abraham pasó por la Torre de Babilonia, vio la creciente alienación entre sus constructores. Se volvieron tan indiferentes unos hacia otros, que ‘Si un hombre caía y moría, a nadie le interesaba. Pero si caía un ladrillo, se sentaban y gemían: ‘¡Ay de nosotros! ¿Cuándo vendrá otro en su lugar?’ A medida que su alienación creció, querían hablar entre ellos, pero no conocían el lenguaje del otro, ¿que hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí y el resto se esparció por todo el mundo‘.

Abraham se dio cuenta de que los babilonios eran incapaces de superar su ego. Para curar a la sociedad del egoísmo, adoptó un enfoque sencillo: en lugar de combatir la separación, preferir dar y conectar.

Los seguidores y descendientes de Abraham continuaron desarrollando su unidad por encima de su creciente ego, hasta que forjaron lazos tan estrechos que se convirtieron en lo que el gran comentarista RASHI, llamó ‘un hombre con un corazón’. Hasta después de forjar esta unidad profunda, los descendientes de Abraham fueron declarados nación -la nación judía. Por eso el libro Yaarot Devash (parte 2, Drush 2) dice que la palabra Yehudi (judío) proviene de la palabra Yihudi, unida.

Durante muchos siglos, los primeros judíos desarrollaron su método, ajustando la unidad con el creciente ego. Cada vez que su egoísmo prevaleció, lucharon y discutieron entre sí. Y cada vez que coincidió la discordia con la conexión, se elevaron a nuevas alturas de unidad. Por eso El libro del Zohar (Beshalach) dice: ‘Todas las guerras de la Torá son para la paz y el amor’.

Cambiar el enfoque hacia conexiones positivas

Los antiguos judíos legaron al mundo los valores que aún apreciamos. El historiador Paul Johnson escribió en Historia de los judíos: ‘Debemos a los judíos la idea de igualdad ante la ley, tanto divina como humana; de santidad de la vida y de dignidad del ser humano; de conciencia individual y de redención personal; de conciencia colectiva y por lo tanto, de responsabilidad social; de paz como ideal abstracto y amor como fundamento de la justicia y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana ‘.

Pero, en vez de ser ‘luz para las naciones’ elevando al mundo a una existencia de conexión, los judíos cayeron en el egoísmo. Desde su caída, la humanidad no ha podido establecer estructuras sociales sostenibles basadas en conexión positiva.

Por eso, ahora que nuestro ego ha agotado su encanto, tenemos una oportunidad real de restablecer una sociedad que de felicidad y significado a nuestra vida, con conexiones positivas y responsabilidad mutua.

Ahora que la sociedad puede dar a cada uno un ingreso básico, podemos enfocarnos en mejorar nuestra conexión. Dado que tener profesión ya no le interesa a los jóvenes, buscarán significado en otro lugar y, un significado profundo y duradero sólo puede encontrarse en la conexión humana positiva.

En La influencia oculta de las redes sociales, famosa plática en TEDTalk, el aclamado sociólogo Nicholas Christakis detalló lo que la ciencia ha revelado sobre el impacto de la conexión humana: ‘Nuestra experiencia del mundo depende de la estructura de las redes en las que residimos y de lo que surge y fluye por esas redes. La razón, creo, es que los seres humanos se unen y forman una especie de superorganismo‘.

Un nuevo conjunto de industrias -acerca del corazón

Para ir del individualismo a la conexión positiva, debemos aprovechar el creciente tiempo libre de la gente, para darle una formación que le ayude a establecer esas relaciones. Además, para garantizar que todos participen en la formación, debemos dar ingreso básico sólo a quienes participen.

La participación obligatoria es condición para recibir la renta básica y servirá a dos propósitos: 1) quien recibe dinero gratis sin restricciones no se siente obligado con la sociedad y probablemente será cada vez más narcisista y antisocial. 2) como escribí arriba, la gente sin un propósito en la vida, necesariamente lo buscará y posiblemente se radicalizará. La formación le enseñará a fomentar conexiones positivas, eso le dará el significado que busca en la vida.

Con la tecnología actual, dar estos entrenamientos puede ser casi sin costo. Con reuniones en línea y talleres guiados, la gente aprenderá a conectarse por encima de su odio, tal como Abraham y sus discípulos lo hicieron hace casi cuatro milenios. Incluso el antisemita más notorio de la historia americana, Henry Ford, recomendó aprender de los primeros judíos, en su libro El judío internacional, el principal problema del mundo. En sus palabras, ‘Los reformadores modernos, que construyen sistemas sociales modelo, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los primeros judíos estaban organizados’.

De hecho, es lo que debemos hacer. Gobiernos, municipios y otras organizaciones deberían participar en crear estos entrenamientos para la gente. Una vez inscritos, los alumnos ya no serán considerados desempleados. Serán considerados empleados cuyo trabajo es fomentar conexión positiva en la sociedad. En el futuro próximo, esta forma de conexión se convertirá en el producto más buscado del mercado. Las conexiones positivas son la base de toda sociedad sustentable. Por lo tanto, los ‘trabajadores de la producción’ que organicen conexiones serán invaluables para su comunidad.

Thomas Friedman, columnista del New York Times, dijo en una entrevista en el programa Tucker Carlson Tonight: ‘Conectar gente con gente será un trabajo enorme. …Yo creo que el mejor trabajo será de persona a persona. Vamos a ver una nueva serie de puestos en la industria alrededor del corazón, en conectar gente con gente‘.

Friedman está en lo correcto, pero, sin una tecnología como base de esta nueva industria, el producto será deficiente. Aquí es donde entra en juego el método de Abraham. En mi libro Completando el círculo: método comprobado empíricamente para encontrar paz y armonía en la vida, detallé la tecnología para fomentar la conexión sobre la alienación. Esta tecnología es aplicable tanto a individuos como a organizaciones y es muy simple de aplicar, siempre y cuando se mantenga esta regla en mente: toda pelea surge sólo para fortalecer nuestra conexión. Esta es la interpretación moderna de las palabras del Zohar que cité anteriormente: ‘Todas las guerras de la Torá son para paz y amor’.

En conclusión, el único remedio para la desintegración de nuestra sociedad es el ingreso básico para todos, supeditado a participar en lograr nuevas comunidades positivamente conectadas y mutuamente responsables, con una formación que nos lleve de la era egoísta a la edad de conexiones positivas y responsabilidad mutua, de forma pacífica y agradable.
[207811]

JPost: ‘¿Se convertirán EUA en una nación de jóvenes ociosos?’

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “¿Se convertirán EUA en una nación de jóvenes ociosos?

En un momento de alto desempleo y renuencia a trabajar, un ingreso básico que fomente la solidaridad, es primordial.

Una encuesta publicada recientemente por la Oficina del Censo encontró que en 2015, ‘1 de cada 3 jóvenes o, cerca de 24 millones vivían en casa de sus padres’. La encuesta también encontró que ‘En 2005, la mayoría de los adultos jóvenes vivían en su propia casa… en 35 estados. Una década más tarde, en 2015, el número de estados donde la mayoría de los jóvenes vivían independientemente se redujo a sólo seis’. Pero quizás lo más alarmante es este hallazgo es que: ’Los jóvenes que viven en casa de sus padres, que ni estudian ni trabajan, son aproximadamente 2,2 millones entre 25 y 34 años

La conclusión es: hoy, muchos jóvenes no quieren molestarse en trabajar, no desean mantenerse ellos mismos y, la tendencia se acelera.

Los millennials no son ineptos ni ignorantes. Su problema no es que sea difícil encontrar un trabajo; simplemente no tienen interés en encontrarlo. Perdieron el interés en lo que este mundo les ofrece, así que ponen su vida en espera. Muchos, conscientemente eligen estar en casa y jugar videojuegos en lugar de buscar trabajo.

La impresionante tasa de desempleo cuenta una historia parcial, ya que millones de desempleados han bajado del radar, pero no desaparecen. Estas personas nos dicen que se despliega una historia diferente bajo la superficie. La vieja era se está acabando y una nueva está surgiendo y es mejor que nos preparemos. Lo que percibimos no es ni el fin de la era liberal ni de la era industrial ni de la democrática. Somos testigos del fin de la era egoísta. La pregunta es: ‘¿Pasaremos la transición, pacífica o dolorosamente?’

Una nación juventud ociosa

Durante su reciente discurso de apertura en Harvard, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, ‘vio la necesidad de considerar el ingreso básico universal para los estadounidenses’. He escrito varias veces que en los próximos años, dar un ingreso básico para todos será necesario.

Sin embargo, incluso si damos a todos un ingreso básico, los videojuegos y el cannabis barato, no entorpecerán a la gente por mucho tiempo. Está en la naturaleza humana buscar propósito y si la gente no encuentra el significado de su vida, se volverán hacia los extremos. Esto ya sucede en cierto grado, muchos jóvenes se están radicalizando, en su búsqueda de significado y se están convirtiendo en peligro para la sociedad (ver el reciente ataque terrorista de Manchester). Sin una solución, la tendencia se extenderá y la violencia y el terrorismo harán que lo normal sea obsoleto.

Una gota de néctar dulce y venenoso

Hay un modo de cambiar, sin problema ni dolor, del modus operandi egocéntrico en que hemos vivido hasta ahora, a una nueva era. Sin embargo, para hacerlo debemos entender la naturaleza de la era que viene y cómo abordarla para aprovechar sus beneficios potenciales y evitar sus trampas.

Cuando empecé a estudiar con mi maestro de Cabalá, Rav Baruch Ashlag (RABASH), me presentó una alegoría escrita por su padre, Rav Yehuda Ashlag, conocido como Baal HaSulam (autor de la escalera), por su Sulam (escalera) comentario sobre El libro del Zohar. En su introducción al Árbol de la Vida, Baal HaSulam escribió que el ego es como un ángel sosteniendo una espada, con una gota de néctar dulce y venenoso en la punta. Los humanos no tenemos otra opción que abrir la boca y beber el néctar dulce hasta que nos provoque la muerte.

Esta es nuestra situación actual. La espada es nuestro egoísmo, que amenaza con cosas terribles que sucederán si nos atenemos a nosotros mismos. Nos da breves momentos de agrado en la vida, que son el néctar, pero estos momentos lo único que hacen es convencernos de anhelar más néctar. Eventualmente, nos absorberá tanto que perdemos contacto con la realidad, como si muriéramos.

Baal HaSulam no es el único familiarizado con este rasgo de la naturaleza humana. Todos nuestros sabios lo supieron, desde el inicio de la historia de nuestro pueblo, hasta cerca de el inicio del siglo 20 y algunos incluso más tarde. Docenas de ellos lo escribieron, explicando lo que debemos hacer para romper las cadenas del ego. Sin embargo, hasta hace poco, no era claro que eso es lo que la humanidad necesita. Ahora que millones están perdiendo contacto con la realidad, hay una necesidad clara de ofrecer un modo práctico de pasar del néctar del ego al nuevo incentivo para la existencia -la era de las conexiones positivas.

En lugar de luchar contra la separación, preferir dar y conectar

De todas las naciones del planeta, sólo una ha tenido el privilegio de vivir bajo un paradigma diferente de existencia, no basado en el ego. Esta nación, el pueblo judío, surgió del grupo que Abraham el Patriarca formó cuando vio a los pobladores de Ur de los caldeos, volviéndose peligrosamente egocéntricos.

El egoísmo que Abraham notó no era exclusivo de su ciudad natal. En toda la antigua Babilonia (de la cual Ur de los caldeos era parte), la gente se hizo cada vez más egoísta. El libro Pirkei de Rabbi Eliezer (capítulo 24) escribe que cuando Abraham pasó por la torre de Babilonia, vio la creciente alienación entre sus constructores. Eran tan indiferentes entre sí, que ‘Si un hombre caía y moría, no le les importaba. Pero si caía un ladrillo, se sentaban y gemían: ‘¡Ay de nosotros! ¿cuándo tendremos otro en su lugar?’’ A medida que su alienación crecía, dice el libro, ’querían hablar entre sí pero no conocían el idioma del otro, ¿qué hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon entre ellos hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí y de allí se dispersaron por el mundo ‘.

Al darse cuenta de que los babilonios eran incapaces de superar su ego, Abraham adoptó un enfoque sencillo: en lugar de luchar contra el ego y la separación, preferir dar y conectar. Por eso, hasta hoy Abraham es conocido como ‘hombre de misericordia’ y es considerado como símbolo de bondad.

Los discípulos y descendientes de Abraham continuaron desarrollando su unidad por encima de su creciente ego, hasta que forjaron lazos tan estrechos que se convirtieron en lo que el gran comentarista RASHI denominó ‘un hombre con un corazón’. Sólo entonces, después de forjar una unidad sin precedente -y hasta hoy no duplicada-, los descendientes de Abraham fueron declarados nación.

Además, justo después de que los hebreos fueran declarados nación, se les ordenó ser ‘luz para las naciones’, es decir, compartir el método único de conexión que habían logrado, con el resto del mundo. A lo largo de muchos siglos, los primeros judíos desarrollaron su método ajustando su unidad a su creciente ego. Cada vez que su egoísmo prevaleció, se esforzaron y lucharon entre sí. Y cada vez que armonizaban la discordia con la conexión, se elevaron a nuevas alturas de unidad. Por eso, El libro del Zohar (Beshalach) escribe: ‘Todas las guerras de la Torá son por paz y amor’.

El advenimiento de conexiones positivas

Cuando los judíos cayeron en tal odio, que no pudieron vencerlo con unidad, se dispersaron y perdieron su tierra, la Tierra de Israel. Desde entonces, durante los últimos dos mil años, el mundo se ha desarrollado sólo por motivos egoístas.

Los antiguos judíos legaron al mundo valores que aún hoy son apreciados. El historiador Paul Johnson escribió en Historia de los judíos: ‘A los judíos debemos la idea de igualdad ante la ley, tanto divina como humana; de la santidad de la vida y la dignidad del ser humano; de la conciencia individual y de la redención personal; de la conciencia colectiva y por lo tanto de responsabilidad social; de la paz como ideal abstracto y del amor como fundamento de la justicia y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana‘. Lamentablemente, como esas nobles ideas se basan en intereses egoístas, la humanidad no pudo instaurar un desarrollo sostenible de estructuras sociales que pudieran ser establecidas en la vida cotidiana, al menos no hasta hoy.

Ahora que, incluso nuestro ego ha agotado su encanto, tenemos una oportunidad real de restablecer una sociedad que proporcione tanto felicidad como significado a nuestra vida, con conexiones positivas y responsabilidad mutua.

Ahora que la sociedad puede proporcionar a cada uno, un ingreso básico, podemos concentrarnos en mejorar nuestra conexión. Ya que tener una profesión no le interesa a los jóvenes adultos, buscarán significado en otro lugar y un significado profundo y duradero sólo está en la conexión humana positiva.

Este es el secreto que descubrió Abraham; este es el método que desarrolló y se le encomendó transmitir a la nación que formó; es también lo que la ciencia contemporánea está descubriendo. En una famosa discusión en TEDtalk titulada ‘Influencia oculta de las redes sociales’, Nicholas Christakis, aclamado sociólogo, detalló lo que la ciencia ha revelado sobre el impacto de las conexiones humanas. ‘Nuestra experiencia del mundo depende de la estructura de las redes en las que residimos y de lo que surge y fluye por esas redes. La razón, creo, es que los seres humanos se unen y forman una especie de superorganismo‘.

Ingreso básico eventual

Para llevar nuestro enfoque y conciencia del individuo a la conexión, necesitamos usar el tiempo libre, cada vez mayor, de la gente para darle formación que le ayude a crear esa conexión. Por eso, no creo que el dinero gratis sea buena idea. Dinero gratis significa que la gente no estará comprometida con su sociedad, lo que agravará, las ya existentes, tendencias antisociales. Por lo tanto, creo que el ingresos básico debe darse sólo a condición de participar en capacitación.

Con reuniones físicas y en línea y con talleres guiados, la gente aprenderá a conectarse por encima del odio, como Abraham y sus discípulos lo hicieron hace casi cuatro milenios.

Incluso el antisemita más manifiesto de la historia de EUA, Henry Ford, recomendó en su libro El judío internacional, el principal problema del mundo: ‘Los reformadores modernos, que construyen sistemas sociales modelo, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los primeros judíos fueron organizados‘.

Esto, de hecho, es lo que tenemos que hacer. Gobiernos, municipios y otras organizaciones, deberían empezar a planear esos entrenamientos, para que la gente pueda participar. Una vez inscritos, los alumnos ya no serán considerados desempleados o sin trabajo. Serán considerados empleados cuyo trabajo es fomentar conexiones positivas en la sociedad. En un futuro próximo, esta forma de conexión se convertirá en el producto con más demanda del mercado. Las conexiones positivas son base de toda sociedad sustentable y, los ‘trabajadores de la producción’ que lo inicien, serán invaluables para su comunidad.

En ese sentido, Thomas Friedman, columnista del New York Times, dijo en una entrevista en el programa Tucker Carlson Tonight: ‘Conectar a la gente será un trabajo enorme. … Creo que los mejores puestos de trabajo serán de persona a persona. Veremos un nuevo conjunto de puestos de trabajo e industria alrededor del corazón, alrededor de conectar a la gente con la gente ‘.

Friedman tiene razón, pero sin la tecnología base para esta nueva industria, su producto será defectuoso. Aquí es donde entra en juego el método de Abraham. En mi libro Completando el círculo: un método empírico, comprobado para encontrar paz y armonía en la vida, detallé la tecnología para fomentar la conexión sobre la alienación. Esta tecnología es aplicable tanto a individuos como a organizaciones y es muy simple de aplicar, siempre y cuando se mantenga esta regla en mente: cada pelea surge sólo para fortalecer nuestra conexión. Esta es la interpretación moderna de las palabras del Zohar que cité anteriormente: ‘Todas las guerras de la Torá son por paz y amor’.

En conclusión, el único remedio para la desintegración de nuestra sociedad es el ingreso básico para todos, dependiente de la participación en crear nuevas comunidades, positivamente conectadas y mutuamente responsables, logradas con entrenamientos que nos llevarán; de la era egoísta, a la era de la conexión positiva y responsabilidad mutua, de forma pacífica y agradable.
[207808]

JPost: “Las cosas que tiendes a leer en la Torá – no son necesariamente así”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Las cosas que tiendes a leer en la Torá – no son necesariamente así

Nada es más valioso que la Torá ¿por qué entonces hemos olvidado que la Torá no tiene nada qué ver con palabras sin sentido en libros impresos y todo que ver con la unidad?

“No es necesariamente así”, cantaba Sportin´Life en la ópera Porgy and Bess, y añadía, “Las cosas que tiendes a leer en la Biblia- no son necesariamente así”. Este próximo martes, celebraremos Shavuot, el festival de la entrega de la Torá. La mayoría de los judíos no-observantes saben que el festival incluye una comida con muchos dulces lácteos. La mayoría de los judíos también sabe que en este día, hace mucho tiempo, la Torá fue entregado al pueblo de Israel .

Pero, muy poca gente sabe qué es realmente la Torá. Como resultado, muy pocos entienden por qué celebramos el recibirla. Al contrario de lo que se nos ha enseñado a la mayoría, la Torá no es una serie de reglas que debemos observar con el fin de apaciguar a un Dios temible, tampoco es una colección de relatos que pudieron o no haber sucedido.

Cómo veremos más adelante, nada es más pertinente para nuestras vidas que la Torá. Nada puede darnos mayor beneficio que conocer qué es la Torá, para qué es, y cómo podemos usarla. Cuando lo entendamos, veremos que Shavuot no es simplemente un festival, sino un punto extremadamente importante en nuestra búsqueda de la felicidad.

La única condición

En Masejet Shabbat (31a), el Talmud escribe que cuando un converso preguntó acerca del significado de la Torá, el viejo Hillel le dijo sin ambigüedades: “Lo que odias, no se lo hagas a tu amigo; esta es toda la Torá”. De la misma manera , Rabí Akiva -cuyos discípulos compusieron El Libro del Zóhar y la Mishná– dijo, “Ama a tu prójimo como a ti mismo es la gran regla de la Torá” (Talmud de Jerusalén, Nedarim, capítulo 9, p 30b).

Con el fin de recibir la Torá, Israel se unió “como un hombre con un corazón” (RASHI-Comentario acerca del Éxodo, 19:2) y por lo tanto, recibieron un poder que los elevó por encima del egoísmo y los hizo amarse el uno al otro como a sí mismos. No recibieron un libro. En su lugar, su unidad creó las condiciones requeridas para que se les dotara con el poder de trascender su yo y unirse por encima de su ego o como el rey Salomón lo expresó en Proverbios (10:12): “El odio agita las disputas y el amor cubre todos los crímenes”.

El libro Avnei Miluim (Introducción) escribe, “Esto es lo que querían decir nuestros sabios cuando dijeron, ‘E Israel acampó ahí ante el monte’, todos ellos ‘como un hombre con un corazón’. Ellos desean decir que toda la nación se unió en un hombre, después de lo cual el Dador fue obligado a darles la Torá”.

A través de los siglos, nuestros sabios se han referido al poder de transformación en la Torá como “luz”. Afirmaron incontables veces que la luz en la Torá reforma, es decir, que transforma al hombre del egoísmo al amor a otros. El libro Mesilat Yesharim (capítulo 5) escribe, “Este es el significado de lo que dijeron nuestros sabios (Midrash Rabá, Eijá, Prefacio), ‘Deseo que me abandonen a Mí pero que conserven Mi ley (la Torá)’, porque la luz en ella reforma (la inclinación malvada)”. El libro Maor Eynaim (Parashat Tzav) escribe de la misma manera: “Con la Torá, el hombre puede luchar contra la inclinación malvada y someterla, porque la luz en ella reforma”.

El Talmud de Babilonia (Kiddushin 30b) escribe que el Creador dijo, “Mis hijos, he creado la inclinación malvada y he creado contra esta la Torá como condimento”. También, el libro Metzudat David (Comentario a Jeremías, 9:12) explica que Israel perdió su tierra porque cayeron en la inclinación al mal una vez que dejaron de ocuparse de la Torá, porque “la luz en ella reforma”. Y sólo para que no entendamos mal el significado de “inclinación al mal”, el Santo Shlá escribe (En Diez Enunciados, Enunciados no. 6), “Las cualidades más malvadas son envidia, odio, codicia y lujuria, que son las cualidades de la inclinación malvada”, precisamente los atributos que constituyen nuestro ego.

No hay Torá sin unidad

Cuando nosotros, el pueblo de Israel, sucumbimos a la inclinación malvada y caímos en el odio infundado, perdimos más que el Templo. Perdimos nuestra habilidad de usar la Torá, el poder que reforma, para elevarnos por encima de nuestro ego. En lugar de luz, fuimos dejados con palabras cuya conexión con el amor a otros, la responsabilidad mutua y la unidad se volvieron ocultos para nosotros. Al perder esa conexión, perdimos todo lo que define el judaísmo y al pueblo de Israel.

Nuestros ancestros recibieron la luz que reforma y se convirtieron en nación después de que se comprometieron a unirse “como un hombre con un corazón”. Ahora, nosotros también debemos comenzar a alimentar nuestra unidad. Precisamente a causa de que nuestro odio infundado aún es tan profundo, no debemos esperar. Cualquier retraso de aquí en adelante puede costarnos mucho en vidas humanas y tormentos ya que nuestro mundo pronto se verá demasiado inmerso en odio y sospecha, como para dar marcha atrás.

Ocuparse en la Torá no significa ocuparse de las palabras de un libro escrito. Significa esfuerzo por unirse de manera que la unidad cubra nuestro odio, justo como citamos al rey Salomón. El libro Maor VaShemesh (Parashat Itró) explica este punto con las siguientes palabras: “Obtener la Torá es principalmente con unidad, como en el verso, ‘E Israel acampó ahí ante el monte’, ‘como un hombre con un corazón’ y ahí su suciedad (inclinación malvada) cesó”. En Parashat Emor, el libro continúa, “Durante los días de la cuenta [omer], el hombre debe corregir la cualidad de unidad y así es recompensado al obtener la Torá en el festival de Shavuot, como está escrito, ‘Y viajaron de Refidim y llegaron al desierto del Sinaí e Israel acampó ahí ante el monte’. RASHI interpretó que todos ellos eran un corazón, como un hombre y por eso fueron recompensados con la Torá”.

El libro Likutey Halajot (Miscelánea de Reglas) también explica la conexión entre la Torá y la unidad de Israel. En el capítulo Hiljot Arev (Reglas de Garantía), el libro escribe, “La raíz de la responsabilidad mutua se extiende principalmente a partir de la recepción de la Torá, cuando todos en Israel fueron responsables unos de otros. Es así porque en la raíz, las almas de Israel son consideradas como una, porque se derivan del origen de la unidad. Por esta razón, todo Israel fue responsable el uno del otro, en la recepción de la Torá”, es decir la recepción de la luz que reforma.

En el capítulo Hoshen Mishpat, el libro Likutey Halajot enfatiza la conexión entre la Torá y la responsabilidad mutua: “Es imposible observar la Torá y las Mitzvot (mandamientos)”, es decir, recibir la luz que transforma el egoísmo en amor a otros, “excepto a través de la responsabilidad mutua, cuando cada uno es responsable por su amigo. Por esta razón, cada uno debe incluirse con todo Israel en gran unidad. Por lo tanto, en el tiempo de la recepción de la Torá, inmediatamente se hacen responsables el uno del otro, porque tan pronto como quieren recibir la Torá deben fusionarse en uno, para así, ser incluidos en el deseo. …Por lo tanto, específicamente siendo, cada uno responsable de su amigo, pueden observar la Torá. Sin esto, sería imposible recibir la Torá de ninguna manera”.

Si queremos sobrevivir

Hoy, en la realidad turbulenta que son nuestras vidas, ocuparse en la Torá – es decir, alimentar nuestra unidad- no es sólo nuestra clave para el éxito; es la clave para nuestra supervivencia como individuos, como judíos y como nación soberana.

Shavuot, el festival de la entrega de la Torá, nos recuerda que sólo si nos unimos tendremos éxito. Si no, el Talmud advierte en dos partes diferentes (Shabbat 88a, Avoda Zará 2b): “Será su entierro”.

No debemos confiar en gobernantes extranjeros ni en las trompetas que hacen sonar. Nuestra arma es única y no puede ser arrebatada. No daña a nadie, pero nos hace indestructibles. Nuestra arma es el poder de nuestra unidad y el festival de entrega de la Torá se acerca en el momento perfecto para recordarnos que ahora debemos usar nuestro poder secreto -la luz que reforma- que habita en nuestra unidad, que es nuestra ley, nuestra Torá.
[207551]

Haaretz: “Palabras al presidente”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Palabras al presidente

Presidente Trump, le deseo una visita exitosa a Israel, pero su éxito en el cargo depende de lo que haga en su país.

Querido señor presidente:

Bienvenidos a Israel.

Si bien, naturalmente hay mucho bombo alrededor de su visita a Israel, creo que sus partidarios en casa, están ansiosos por ver que se implemente, EUA primero. En mi opinión, centrarse en los asuntos internos y no los externos es clave para hacer su mandato importante y eficaz. Un ciudadano de EUA lo puso muy claro en “Fox News Insider“: “Recuerda, la gente que te eligió sigue fuertemente detrás de ti. Cuidamos tu espalda; sigue adelante. Haz lo que prometiste que harías y seremos grandes juntos.

El desempleo en EUA es una preocupación constante, ya que decenas de millones viven de diversas formas de beneficio gubernamental. Esa inactividad permanente es una receta para problemas. La ociosidad prolongada crea crimen, violencia, abuso de sustancias y puede asolar comunidades enteras. Además la solidaridad entre el pueblo está en el punto bajo de todos los tiempos, ya que los políticos crean facciones y fricciones dentro de la sociedad que impiden cualquier esfuerzo para mejorar, pareciera que la nacionalidad del pueblo estadounidense estuviera en peligro.

Tales desafíos requieren un pensamiento innovador y un liderazgo audaz. En mi opinión, EUA necesita un programa nacional para fortalecer las comunidades y profundizar la solidaridad entre el pueblo estadounidense. El programa constará de dos elementos interdependientes, que juntos garantizarán el sustento de todos los estadounidenses y su solidaridad nacional.

Para garantizar el sustento del pueblo, se requiere un tipo de Ingreso Básico Universal (IBU) en este programa. Sin embargo, no debe dejarse en eso. Un ingreso permanente que no requiere compromiso por parte de los beneficiarios, hará que la gente no pueda trabajar e inhibirá su capacidad de fomentar lazos sociales saludables. Esto los convertirá en peligro para la sociedad.

Por lo tanto, recibir beneficios de IBU debe estar supeditada a participar en cursos y talleres, realizados con reglas específicas diseñadas para invocar sentimientos de conexión, confianza y reciprocidad. Estos talleres forman parte de un método llamado Educación Integral (EI), que ha demostrado su éxito en muchas ocasiones, a lo largo de muchos años y en innumerables lugares alrededor del mundo, incluyendo Estados Unidos, Europa, Israel y Rusia.

EI no se limita a los talleres. También es un paquete de herramientas prácticas para manejar crisis emocionales y sociales e incluye aprender la historia del país, estado y ciudad donde vive la gente, para hacerlos sentirse conectados con sus vecinos y con toda la sociedad de EUA. La EI hace que la gente sienta que la solidaridad y el sentido de comunidad son más valiosos que el aislamiento y la alienación.

IE se puede dar a millones de personas en línea, a un costo mínimo. La gente puede participar desde casa o en lugares públicos, como centros comunitarios. Los facilitadores serán requeridos en las aulas, la instrucción profesional pueden darla en línea un puñado de profesionales entrenados en una lugar central.

La disminución de violencia y delincuencia y el aumento de cohesión nacional y compromiso social positivo, reducirán drásticamente los niveles de delincuencia y violencia y, reducirán el abuso de sustancias. Estos cambios ahorrarán enormes cantidades de recursos gubernamentales y municipales y, hacen que el programa de EI sea excepcionalmente lucrativo.

Más allá del valor económico, la EI transforma a las comunidades creando un ambiente de amistad, confianza, responsabilidad mutua y un fuerte compromiso en actividades prosociales.

Señor presidente, como individuo pragmático, creo que debe centrarse en EUA y hacer lo mejor por la sociedad estadounidense, como lo ha expresado claramente en su campaña electoral. Si implementa a nivel nacional el programa de EI, EUA se convertirá sin duda, en un modelo de estabilidad social y solidaridad nacional a seguir. O, para usar sus palabras, “hará a EUA grande otra vez”

Con los mejores deseos para una visita exitosa y un regreso a casa seguro,

Michael Laitman
[207265]

JPost: “Memorándum al presidente Trump”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Memorándum al presidente Trump

Presidente Trump, le deseo una agradable visita a Israel. En mi opinión, su éxito en el cargo, depende de aplicar con efectividad la política de EUA primero.

Querido señor presidente:

Bienvenidos a Israel.

El público israelí espera su llegada con entusiasmo, igual que sus partidarios en casa están ansiosos por ver que se cumpla su política de EUA primero. Por eso, realmente creo que llevar su atención a Estados Unidos, es la clave para hacer su estadía en el cargo, un éxito.

Usted sabe mejor que nadie que el desempleo en la sociedad estadounidense es una preocupación constante, ya que decenas de millones, viven de beneficios gubernamentales. Esa inactividad permanente es una receta para problemas. La ociosidad prolongada crea crimen, violencia, abuso de sustancias y puede asolar comunidades enteras. A nivel nacional, el sentido de solidaridad entre el pueblo está en el punto más bajo de todos los tiempos. Como los políticos crean facciones y fricciones dentro de la sociedad, que impiden todo esfuerzo por mejorar, pareciera que la nacionalidad del pueblo estadounidense estuviera en peligro.

Para combatir estos desafíos, recomiendo introducir un programa nacional para fortalecer las comunidades y profundizar la solidaridad del pueblo estadounidense. El programa consta en dos elementos interdependientes, que juntos, garantizarán el sustento de todos los estadounidenses y su solidaridad nacional.

Dado que es necesario garantizar el sustento de la población, este programa requiere un tipo de Ingreso Básico Universal (IBU). Sin embargo, si lo dejamos, como ingreso permanente que no requiera ningún compromiso de los beneficiarios ‘matará’ la capacidad de la gente para trabajar y conectarse con otros y, los convertirá en un peligro para la sociedad.

Por eso, la recepción de los beneficios de IBU debe estar supeditada a participar en cursos y talleres, realizados con reglas específicas diseñadas para invocar en los participantes, sentimientos de conexión, confianza y reciprocidad. Estos talleres forman parte de un método llamado Educación Integral (EI), que ha demostrado su éxito en muchas ocasiones, a lo largo de muchos años y en innumerables lugares alrededor del mundo, incluyendo Estados Unidos, Europa, Israel y Rusia.

Además, los talleres, ofrecen herramientas prácticas para manejar crisis sociales y emocionales e incluyen el aprendizaje de la historia del país, estado y ciudad donde vive la gente, para hacerlos sentirse conectados con sus vecinos y con la sociedad. Pero lo más importante, este método hace que la gente sienta que la solidaridad y el sentido de comunidad son más valiosos que el aislamiento y la alienación.

Las tecnologías actuales permiten impartir en línea la EI a millones de personas a costo mínimo. La gente puede participar desde casa o en lugares públicos, como centros comunitarios. Los facilitadores serán requeridos en las aulas, la instrucción profesional pueden darla en línea un puñado de profesionales entrenados en una lugar central.

Al disminuir violencia y delincuencia y aumentar cohesión nacional y compromiso social positivo, se reducirán drásticamente los niveles de delincuencia y violencia y el abuso de sustancias. Estos cambios ahorrarán enormes cantidades de recursos gubernamentales y municipales, haciendo que el programa de EI sea excepcionalmente lucrativo.

Más allá del valor económico, EI transformará las comunidades, creando un ambiente de amistad, confianza, comprensión de la responsabilidad social y un fuerte compromiso en actividades prosociales.

Señor presidente, como usted es un individuo pragmático, creo que debería centrarse en EUA primero y hacer lo mejor por la sociedad estadounidense, como ha declarado claramente desde el inicio de su presidencia. Si implementa a nivel nacional el programa de EI, EUA, se convertirá sin duda en un modelo de estabilidad social y solidaridad nacional a seguir. O, para usar sus palabras, “hará a EUA grande otra vez”

Con mis mejores deseos
Michael Laitman
[207101]

Artículos en el periódico Yediot America (Noticias de EUA)

El periódico Yediot America (Noticias de EUA), que se publica en EUA en hebreo, publicó mis artículos recientes.

 

[206502]

Haaretz: “La falla fundamental detrás del ataque cibernético”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “La falla fundamental detrás del ataque cibernético”

La mejor manera de asegurar el ciberespacio no tiene nada que ver con la tecnología informática y todo que ver con la naturaleza humana.

El ataque cibernético masivo al que el mundo ha estado sometido por varios días, es un llamado serio para que despertemos. Aún no está claro cuántas instalaciones y personas han sido afectadas ni en qué medida, pero es claro que es el ataque ransomware más extendido en la historia.

En su mayor parte, el rescate de 300 dólares que se les pidió pagar a los afectados fue más simbólico que un daño financiero real. Pero, el alcance y la velocidad de la propagación debería enseñarnos varias cosas: 1) ninguna agencia es a prueba de hackers, ni siquiera la National Security Agency  (NSA), cuyo software robado, WannaCry, se utilizó para este ransomware; 2) hoy, para infligir un daño generalizado sólo se requiere un obsesivo en computación con mucha mala voluntad 3) no hay forma de protegerse completamente de estos ataques.

Capacidad incomprensible para dañar

Considera este escenario: un hacker terrorista, simultáneamente infiltra el sistema informático de varios grandes hospitales en Irán e instala un software malicioso. Este cambia las prescripciones de medicamentos a miles de pacientes, causando envenenamiento masivo que mata a cientos de pacientes. Este software es programado de tal modo que señala a Israel como el perpetrador. Que Irán tome represalias es una suposición general, pero el riesgo de iniciar una guerra total es evidente.

Otro escenario: un pirata informático entra en el sistema de navegación de un avión de pasajeros, lo hace chocar contra una zona residencial popular. Con la capacidad actual de hacerlo, un escenario tipo 9/11 no requeriría que secuestradores. Sólo con secuestrar el sistema en el aire causarían el mismo daño, sin arriesgarse.

Esta piratería también puede golpearnos a nivel personal. Imagina que una mañana despiertas y encuentras que tu cuenta bancaria con todos sus ahorros, está vacía, al parecer por un movimiento bancario lícito. Cuando llamas al banco, te dicen que tú hiciste la transacción: está registrado en su sistema.

Descarrilar trenes, interferir en el sistema de refrigeración de reactores nucleares, semáforos en verde al mismo tiempo, cambio de medicinas y dosis en hospitales, registros de decisiones gubernamentales eliminadas o modificadas… En una época en la que todo está controlado por redes informáticas, todo puede ser pirateado y saboteado. Debemos saber que: no existe ningún virus informático es prueba de hackers.

Las máquinas nos controlan, pero narcisistas desquiciados las controlan

La globalización y el internet ofrecen oportunidades infinitas para ser feliz. Piense en todas la gente que puedes conocer en Facebook, todos los lugares y cosas que puedes ver en Instagram y en todos los productos que puedes comprar con grandes descuentos en eBay. Además, actualmente no hay necesidad de ir a la tienda cuando, literalmente puedes comprarlo todo en línea.

Pero en lugar de disfrutar utilizando estas posibilidades placenteras, estos avances solo incrementan nuestra soledad y dolor. Las redes sociales se han convertido en sustituto de amistad verdadera y la gente las utiliza para transmitir los actos más repugnantes entre seres humanos. Según CNN, Facebook planea contratar a miles de personas para que ayuden a revisar las publicaciones de los usuarios, después de numerosos casos de personas que han compartido vídeos de suicidio y asesinato. El software WannaCry ha demostrado que en lugar de beneficiarnos de nuestra interconexión, tenemos miedo de ella.

Hemos dado el control a las máquinas virtuales, pero esas máquinas están bajo el control de narcisistas desquiciados y las usan para manipular y explotar. La esfera virtual no sólo refleja nuestra naturaleza inhumana y cruel, además la acentúa porque el relativo anonimato del ámbito virtual nos permite mostrar nuestro verdadero corazón despiadado. Si algo bueno podemos sacar de ese mundo en línea que hemos desarrollado, es reconocer el mal: reconocer que nuestra naturaleza es malvada hasta la médula y si no la domamos, no tendremos ni paz exterior ni paz interior.

Un software anti ego

Hay un modo de domar al ego, siempre que estemos dispuestos a abrir nuestra mente y corazón. Tiene miles de años y nos llega directamente desde la cuna de la civilización. El precursor del método es Abraham, padre de Isaac, Ismael y, a la postre, padre de las religiones abrahámicas, judaísmo, cristianismo e islam.

En los días de Abraham, su localidad, Ur de los Caldeos, una bulliciosa ciudad del imperio babilónico, lidiaba con un problema similar al nuestro: egoísmo excesivo que destruía el orden social. Algunas fuentes, como Pirkey de Rabí Eliezer (capítulos de Rabí Eliezer), detalla el alcance de la enemistad entre los antiguos babilonios. El libro dice que, en algún momento, los constructores de la Torre de Babel llegaron a sentir tanto odio entre ellos, que convirtieron sus arados en espadas, de sus hoces hicieron lanzas y se mataron unos a otros. Naturalmente, la construcción de la torre nunca se consumó.

Cuando Abraham vio el odio en su pueblo, reflexionó día y noche, escribe Maimónides en Mishná Torá (capítulo 1). Maimónides dice también que Abraham descubrió que solo hay una fuerza uniforme en el mundo y que siempre se manifiesta en opuestos: frío y calor, expansión y contracción, dar y recibir, vida y muerte, etc.

Asimismo, Abraham descubrió que en la naturaleza todo es armonía y equilibrio porque los dos opuestos se manifiestan por igual. Sin embargo, en humanos, las manifestaciones negativas tienen tal dominio en la sociedad, que lo positivo apenas se nota. Por eso la Torá escribe: “La inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud” (Génesis 8:21).

Además, el sabio de Babilonia se dio cuenta de que suprimir el ego a la fuerza, es inútil. Su padre, Terá, no era un hombre cualquiera. El Midrash (Bereshit Rabá) nos dice que Terá era un sumo sacerdote en el imperio babilonio, que construía y vendía iconos para ganarse la vida y conocía a Nimrod, rey de Babilonia. Abraham, que creció junto a él y lo asistía en la tienda, conoció la manera en que los babilonios resolvían sus problemas y se dio cuenta de su futilidad.

Por lo tanto, en lugar de luchar frontalmente contra el ego, Abraham sugirió algo radicalmente diferente, tanto que incluso hoy, es un enfoque novedoso. Él dijo: “Si no puedes suprimir tu odio, úsalo como herramienta para agrandar tu amor por los demás y así, cubrirás tu odio con amor”. Varias generaciones más tarde, el rey Salomón culminó el método de Abraham con su adagio: “El odio agita la contienda y el amor cubre todas las transgresiones” (Proverbios 10:12).

Cómo el odio acrecienta el amor (si se usa correctamente)

La idea de Abraham fue revolucionaria y su implementación muy sencilla: cada vez que el ego aumenta y crece el odio entre la gente, usa esta enemistad como señal de que es el momento de aumentar la unidad. Cuando no hay odio, la gente se centra en sus asuntos y no tiene necesidad de unirse. Se llevan bien pero básicamente, son indiferentes a los demás. Pero cuando el odio se manifiesta entre ellos, pueden separarse o fortalecer su unidad y hermandad para igualar el odio creciente. El resultado de este trabajo en unidad, es que la fraternidad entre todos, aumenta en forma proporcional al incremento del odio.

Piénsalo así: si se construye una casa donde apenas hay viento, no es necesario hacer las paredes extraordinariamente fuertes. Pero si se construye en un área propensa a huracanes y grandes tormentas, debe construirse más sólidamente, para poder resistir el clima. En consecuencia, la casa será mucho más maciza.

Abraham se dio cuenta de que el odio que iba en aumento, era una oportunidad para restablecer el equilibrio entre positivo y negativo, que existe en la naturaleza, pero está ausente en los humanos. Es más, el esfuerzo consciente por unirse hace que la gente tome conciencia del modus operandi de la naturaleza y le otorga una sabiduría imposible de adquirir de otro modo.

Sabiendo esto, los descendientes de Abraham construyeron el sistema social con el cual se organizaron los antiguos hebreos. Ese sistema era tan perfecto, justo y equilibrado que hasta hoy, sigue siendo base de la justicia humana. El historiador Paul Johnson escribió en el prólogo de su libro Historia de los judíos: “Ningún pueblo ha insistido más firmemente que los judíos en que la historia tiene un propósito y la humanidad un destino. En una etapa muy temprana de su existencia colectiva, creyeron haber identificado un esquema divino para la raza humana, del que su propia sociedad debía ser líder”. Incluso Henry Ford, el antisemita más notorio de la historia de EUA, se dio cuenta de la importancia de la antigua sociedad hebrea, para la humanidad. En su libro El judío internacional: el principal problema del mundo, escribió: “Los reformadores modernos, que diseñan modelos de sistemas sociales, harían bien en estudiar el sistema social con el cual se organizaron los primeros judíos”.

Restaurar el método de Abraham

Cuando los descendientes y seguidores de Abraham lograron un nivel suficiente de unidad fueron declarados nación, al comprometerse a unirse “como un hombre con un corazón”. Durante más de mil años, lucharon con su creciente ego y lo superaron, mejorando su método de unidad por encima del odio.

Pero, hace 2 mil años, los judíos sucumbieron a su ego. Inundados por odio infundado, contribuyeron para que los romanos conquistaran la tierra de Israel y, fueron exiliados y dispersados. Y lo peor, olvidaron el verdadero significado del judaísmo: exaltar el amor por encima del odio, amar al prójimo como a uno mismo.

El mundo de hoy se ha vuelto peor que la Babilonia de Abraham. No solo nos matamos unos a otros como los constructores de la Torre de Babel, además disfrutamos nuestro ego y nos enorgullecemos de nuestro narcisismo. Queremos más de todo no porque lo necesitemos, ¡sino porque necesitamos tener más que otros! La necesidad de ser superior gobierna nuestro corazón. Y mientras luchamos unos contra otros, nos destruimos, igual que el cáncer destruye las células sanas a su alrededor, hasta que acaba con el organismo que lo alberga y se acaba a sí mismo.

A pesar del daño masivo, ransomware WannaCry, es solo una pequeña muestra del daño que el ego puede infligir. Es una advertencia de que nadie está protegido. Toda la humanidad está junta en esto. Cuanta más dependencia tecnológica tengamos, sin haber corregido nuestra actitud hacia los demás, más sufrimiento nos causará nuestra interconectividad.

No hemos logrado suprimir nuestro ego, así que ahora debemos aprender a usarlo para incrementar nuestra unidad, tal como hizo Abraham hace casi cuatro milenios. Puede parecer una tarea enorme, pero la historia de los judíos demuestra lo contrario. Si nos elevamos por encima de nuestro cinismo y resignación, lograremos solidaridad y preocupación mutua tan grandiosas que harán pequeña aquella unidad de nuestros antepasados.

En el proceso, también nosotros, como Abraham, revelaremos la unidad que hace que la naturaleza está en armonía. Veremos que sólo se puede encontrar sentido en el odio, cuando se convierte en amor a los demás y que el amor a los demás no existe a menos que, con nuestro esfuerzo, nos unamos por encima del odio. Si elegimos hacer frente al desafío, saldremos unidos y triunfantes sobre nuestro ego. Si capitulamos, seremos atormentados más allá de lo imaginable.
[207020]

Haaretz: “El fuego del odio, el fuego del amor”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “El fuego del odio, el fuego del amor

Lag BaOmer marca la aparición de la luz de la unidad con El libro del Zohar. Es un llamado a unión “como un hombre con un corazón”.

Cada año hay la “manía de Lag BaOmer“, cuando niños y jóvenes de todo el país recogen cualquier trozo de madera que pueden tomar y no siempre la madera destinada a tirarse y la apilan en enormes montículos, días antes del festival. En la noche de Lag BaOmer, día 33 de la cuenta del Omer, que comienza el primer día de Pesaj y termina en Shavuot, los queman.

Aparte de los incendios, en Lag BaOmer, decenas de miles de personas hacen una peregrinación hasta la tumba del autor de El libro del Zohar, Rabí Shimon Bar Yochai, para orar y celebrar la escritura de este libro seminal de la sabiduría oculta, la sabiduría de la verdad, también conocida como “la sabiduría de la Cabalá”.

Puede ser que este, no sea el festival más importante en el calendario judío, pero como todos los días festivos judíos, Lag BaOmer marca un punto profundo en nuestra evolución como nación y en nuestro desarrollo espiritual individual.

En pocas palabras

Por esta época del año, hace unos 20 siglos, todos, menos cinco de los 24 mil estudiantes de Rabí Akiva enfermaron y murieron. Según el Talmud (Yevamot 62b), esto sucedió porque no siguieron la ley fundamental de Rabí Akiva: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Los cinco estudiantes que sobrevivieron se mantuvieron sanos porque siguieron la guía de su maestro y se aferraron al principio del amor a los demás.

De estos cinco estudiantes, dos en particular pasaron los principios de su maestro: Rabí Yehuda Hanasi, redactor principal y editor de la Mishná y Rabí Shimon Bar Yochai (Rashbi), autor de El libro del Zohar.

Trece años ocultos

Rashbi vivió y enseñó en el período siguiente a la revuelta de Bar Kokhba contra el imperio romano (132-136 dC). Estaba entre los disidentes prominentes contra el gobierno romano, en la Tierra de Israel. El emperador romano, Adriano, envió hombres para encontrar a Rashbi y matarlo.

Según la leyenda, Rashbi y su hijo, Rabí Elazar, se escondieron en una cueva en Galilea durante 13 años, comiendo sólo algarrobas de un árbol cercano y bebiendo agua de una fuente cercana. Durante ese tiempo, profundizaron en la sabiduría de lo oculto, la sabiduría de la Cabalá y revelaron los secretos de la creación. Con su esfuerzo, lograron los niveles más profundos de la naturaleza y percibieron la unidad subyacente en la base de la existencia.

Después de 13 años, Rashbi supo de la muerte del emperador Adriano y salió de la cueva. Con ocho estudiantes más, Rashbi y su hijo fueron a otra cueva en Galilea, donde les enseñó los secretos de la Torá que él había revelado. Con la ayuda de sus estudiantes, Rashbi escribió El libro del Zohar, una interpretación del Pentateuco, partes de Profetas y Escrituras (Hagiographa) y el libro seminal en la sabiduría de la Cabalá.

Contrario a la creencia popular, El libro del Zohar no habla de criaturas místicas ni de poderes esotéricos, sino que describe las relaciones naturales que existen entre la gente. Habla de nosotros: del proceso por el que desarrollamos nuestra espiritualidad a través de nuestras relaciones con otras personas.

Con historias y alegorías, Rashbi explica cómo debemos construir correctamente nuestras relaciones de amor a los demás y cómo, el amor a los demás traerá paz al mundo entero. En la parte, Aharei Mot, el libro escribe, “He aquí, cuán bueno y cuán agradable es cuando los hermanos se sientan juntos. Estos son los amigos que se sientan juntos, al principio, parecen personas en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego, vuelven a estar en amor fraternal. De ahora en adelante, tampoco se separan … y por su mérito habrá paz en el mundo “.

Los hermanos y amigos que El Zohar menciona son personas regulares, como tú y yo, pero conectados con una meta: el logro de la unidad subyacente en la base de la existencia. Al reconocer su odio mutuo, como se cita y con su esfuerzo por elevarse y unirse, Rashbi y sus estudiantes se conectaron a esa fuerza de unidad y establecieron entre ellos un profundo amor fraternal. Su unidad fue tan intensa que incluso El Zohar no la describe, simplemente se refiere a ella como “una llama ardiente de amor” o “la luz del Zohar“.

Por qué el fuego

La cuenta de Omer comienza el primer día de Pesaj, Lag BaOmer es el día 33 del conteo. Ese día, Rashbi falleció y es también el día en que El libro del Zohar fue sellado y la sabiduría de la Cabalá fue dada al mundo.

Encendemos fuego en Lag BaOmer para simbolizar la gran luz que apareció en nuestro mundo cuando El Zohar fue firmado y entregado a la humanidad, una luz que puede establecer entre nosotros conexiones de amor.

En el laberinto

En las últimas décadas, nuestro ego ha llevado a nuestro mundo al borde del colapso. Es exactamente la misma enfermedad que consumió a los estudiantes de Rabí Akiva. Así como el Templo fue arruinado y los estudiantes murieron sólo por el odio infundado entre ellos, la alienación de hoy y la agresión de la sociedad causan estragos en todo el mundo.

Para encontrar la salida del laberinto, debemos usar el método de conexión y unidad que nuestros antepasados usaron hace 20 siglos. Si lo implementamos y nos conectamos por encima de nuestro aislamiento y desconfianza mutua, iluminaremos la misma gran llama que ardió y la luz del Zohar será revelada.

Mi maestro Rav Baruch Shalom Ashlag (RABASH), escribió: “En cada uno hay una chispa de amor a los demás. Sin embargo, la chispa no puede encender la luz del amor. Por lo tanto, al unirnos, la chispa se convierte en una gran llama; Escritos de  RABASH, vol. 2, ¿Cuál es el grado que debemos alcanzar?).

Egoísta, pero no desesperado

Hoy, es cada vez más claro que nuestra sociedad requiere una solución radical y sostenible de los problemas que enfrentamos. Debemos establecer entre nosotros la gran regla de la Torá: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Sin embargo, sucederá sólo si la elegimos juntos, para nosotros. De hecho, somos egoístas hasta el núcleo y nuestra “inclinación es malvada desde nuestra juventud”, como dice la Torá. Pero, incluso un viaje de mil millas, comienza con un pequeño paso. Ahora debemos dar ese paso y comenzar a ir por un nuevo camino: hacia la unidad, la conexión y la fraternidad.

Lag BaOmer celebra la aparición de la inmensa luz de unidad en nuestro mundo, con El libro del Zohar. Tenemos la gran oportunidad de iniciar este camino de responsabilidad mutua, de ser “como un hombre con un corazón”, de ser lo que la nación de Israel debe ser -amor a los demás- y de compartir esa luz con las naciones, de hacer lo que se nos ordenó; “luz para las naciones”.
[206737]

JPost: “La hoguera israelí”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “La hoguera israelí

Lag Ba’Omer celebra el surgimiento de la inmensa luz de unidad a través de El libro del Zohar. Es una llamada para que comencemos este camino para ser ‘como un hombre con un corazón’.

Una vez al año, niños y jóvenes de todo Israel recogen cualquier trozo de madera que encuentran y lo amontonan en una pila, que queman en la noche de Lag Ba’Omer, el día 33 del conteo de Omer, que inicia el primer día de Pesaj y termina en Shavuot. Ese día, decenas de miles de personas acuden a la tumba del autor de El libro del Zohar, Rabí Shimon Bar Yochai, para orar y celebrar la escritura de este libro seminal de la sabiduría de la verdad, también conocida como ‘la sabiduría de la Cabalá‘.

Lag Ba’Omer no se considera entre las fiestas principales del judaísmo, pero, como todos los días festivos judíos, marca un punto profundo en nuestra evolución como nación y en el desarrollo espiritual de cada uno de nosotros.

Lag Ba’Omer en síntesis

Hace unos 20 siglos, precisamente en esta época del año, entre Pesaj y Shavuot, Rabí Akiva enseñaba a sus 24 mil estudiantes. Pero según el Talmud (Yevamot 62b), estos estudiantes no siguieron la ley fundamental de Rabí Akiva: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ y todos murieron en una plaga que los golpeó. Sólo quedaron cinco estudiantes que siguieron la guía de su maestro y se mantuvieron en el principio del amor a los demás.

De estos cinco estudiantes, dos en particular pasaron el principio de su maestro; Rabí Yehuda Hanasi, redactor jefe y editor de la Mishná y Rabí Shimon Bar Yochai (Rashbi), autor de El libro del Zohar.

Escondido en una cueva

En el período que siguió a la revuelta de Bar Kokhba contra el imperio romano (132-136 CE), Rashbi estaba entre los disidentes prominentes contra el gobierno romano en la tierra de Israel. El emperador romano, Adriano, envió hombres en busca de Rashbi para encontrarlo y ejecutarlo.

Según la leyenda, Rashbi y su hijo Rabí Eleazar huyeron a Galilea donde se escondieron en una cueva durante 13 años, comiendo sólo algarrobas de un árbol cercano y bebiendo agua de una fuente cercana. En ese tiempo, profundizaron en la sabiduría de lo oculto, la sabiduría de la Cabalá y revelaron el secreto de la creación. Su esfuerzo les permitió comprender los niveles más profundos de la naturaleza y la unidad subyacente en la base de la existencia.

Después de 13 años, Rashbi supo de la muerte del emperador Adriano y salió de la cueva. Reunió a ocho estudiantes más, además de su hijo y les enseñó los secretos de la Torá que había revelado. Con sus estudiantes, Rashbi entró en otra cueva y con su ayuda escribió El libro del Zohar, que es una interpretación del Pentateuco, parte de Profetas y Escrituras (Hagiographa) y es el libro seminal de la sabiduría de la Cabalá .

El libro del Zohar describe las relaciones naturales que existen entre la gente. Contra la creencia popular, no habla de criaturas místicas ni de poderes esotéricos, habla de nosotros: del proceso por el que desarrollamos nuestra espiritualidad a través de nuestras relaciones con otros.

Con sus insinuaciones y alusiones, Rashbi explica cómo construir correctamente nuestras relaciones, a través del amor a los demás y cómo el amor a los demás traerá paz al mundo entero. En la parte, Aharei Mot, el libro dice, ‘He aquí, cuán bueno y cuán agradable es cuando los hermanos se sientan juntos. Estos son los amigos que se sientan juntos, al principio, parecen personas en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego, vuelven a estar en amor fraternal. De ahora en adelante, tampoco se separarán … y por su mérito habrá paz en el mundo ‘.

Esos hermanos y amigos que El Zohar menciona, son personas como tú y yo, que hemos decidido conectarnos con un propósito único: lograr la unidad subyacente en la base de la existencia que mencionamos antes. Al reconocer su odio mutuo y su esfuerzo por elevarse y unirse por encima, se conectan a esa fuerza de unidad y crean un amor tan profundo entre ellos, un verdadero amor fraternal, que incluso el Zohar no describe y sólo define como ‘llama ardiente del amor‘ o ’luz del Zohar‘.

Conexión entre El Zohar y Lag BaOmer

Lag Ba’Omer, día 33 de la cuenta del Omer, es el día en que Rashbi falleció. Es también el día en que la sabiduría de la Cabalá fue dada al mundo, a través del sello de El libro del Zohar.

La tradición de encender fuego en Lag Ba’Omer simboliza la gran luz que apareció en nuestro oscuro mundo, cuando el Zohar fue firmado, sellado y entregado a la humanidad; una luz que puede implantar entre nosotros conexiones de amor.

Luz al final del túnel

La oscuridad del estancamiento en el que nuestro mundo ha caído en las últimas décadas, proviene del egoísmo desenfrenado. Esta es exactamente la dolencia que consumió a los 24 mil estudiantes de Rabí Akiva. Así como el Templo se arruinó y los estudiantes de Rabí Akiva murieron, sólo por el odio infundado, la alienación y la atmósfera de animosidad en la sociedad actual, están destinadas a causar estragos en el mundo en general y en Israel, en particular.

Para salir del laberinto requerimos usar el mismo método de conexión y unidad que nuestros antepasados usaron hace 20 siglos. Si lo implementamos y nos conectamos por encima del rechazo interno que sentimos unos hacia otros, iluminaremos la misma gran llama que ardió y la luz del Zohar será revelada.

Mi maestro Rav Baruch Shalom Ashlag (RABASH), escribió: ‘En cada uno hay una chispa de amor a los demás. Sin embargo, la chispa no puede encender la luz del amor. Por lo tanto, al unirnos, las chispas se convierten en una gran llama (Escritos de RABASH, vol. 2, ¿Cuál es el grado que debemos alcanzar?.

Establecer una solución duradera entre nosotros

Hoy, es cada vez más claro que nuestra sociedad requiere una solución radical, duradera y sostenible a los problemas que enfrentamos. Podemos cumplir la gran regla de la Torá, ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’, si elegimos juntos practicarla entre nosotros. De hecho, somos egoístas hasta el núcleo y nuestra ‘inclinación es malvada desde nuestra juventud’, como nos dice la Torá. Sin embargo, incluso un viaje de mil millas comienza con un pequeño paso y ahora debemos dar ese paso y empezar a transitar por un nuevo camino: el camino de unidad, conexión y fraternidad.

Lag Ba’Omer simboliza la aparición de la inmensa luz de unidad en nuestro mundo con El libro del Zohar. Es una gran oportunidad para comenzar este camino hacia la responsabilidad mutua, hacia el ser ‘como un hombre con un corazón’, hacia ser lo que es la nación de Israel -amor a otros- y para compartir esa luz con las naciones, como se nos ordenó ser, ‘luz para las naciones’.
[206745]