entradas en 'nuevas publicaciones' categoría

La voz judía: “Un cabalista asume la bendición de Ronald Lauder para el nuevo año judío”

El portal americano La voz judía publicó mi artículo “Un cabalista asume la bendición de Ronald Lauder para el nuevo año judío”.

[214241]

El ruso canadiense: “Desde lejos verás este país”

El periódico de Toronto El ruso canadiense, publicó mi artículo “Desde lejos verás este país” (página 13):  

[214162]

Mi columna semanal, la unidad primero, en Newsmax

Mi columna semanal “La unidad primero” en el portal  Newsmax:

[214117]

“Cada día es una festividad: Calendario de un viaje espiritual¨ en la revista canadiense ¨Shelanu¨

La revista canadiense Shelanu en hebreo, publicó mi artículo ¨Cada día es una festividad: Calendario de un viaje espiritual”:

[213990]

Newsmax: “Cómo lidiar con la carga emocional de Irma”

El portal más grande Newsmax publicó mi nuevo artículo “Cómo lidiar con la carga emocional de Irma

Cuando los vientos se calman, la energía vuelve y la comida y el gas estén disponibles de nuevo, aún habrá gente que necesitará ayuda. Además del costo físico obvio de la tormenta, hay otra secuelas que los supervivientes tendrán que resolver. Con el viento y el agua, muchos han perdido todo lo que les es querido: recuerdos, fotografías y seres queridos que fallecieron. Ningún seguro puede cubrirlo. Sólo hay una recompensa por la pérdida emocional que han soportado: nuevas conexiones humanas. Forjar la compañía y solidaridad de los residentes es crucial para restablecer la vitalidad de todas las comunidad devastada por el desastre.

Hoy, la mayoría de la gente está tan aislada, que cuando necesita amigos reales a quien pedir ayuda, muchos no tienen a quien acudir. A pesar de nuestros avanzados medios tecnológicos de comunicación, cada vez es más difícil comunicarnos con otros.

Podemos pensar que la auto absorción es el problema personal de los que se aíslan. En verdad, la calidad de las conexiones humanas tiene consecuencias inmensas en la sociedad y, en última instancia, en el planeta.

El aclamado Nicholas Christakis, describió a la sociedad humana como un ‘súper organismo’. Todo lo que hacemos, decimos e incluso, pensamos, explica, se agita en la sociedad e incita emociones, ideas, pensamientos y acciones similares en otras personas.

Podemos demostrarlo con este simple experimento. Con nuestra familia, con amigos o incluso, con un amigo, si es todo lo que tengo, dedicar un día a pensar no en lo que quiero ni en lo que me gusta, sino en lo que quieren o les gusta a la o las personas con las que experimento. Ellos, a su vez, harán lo mismo hacia mi.

Puedo asegurar que los resultados te sorprenderán. Cuando todos se centran en hacer a los demás felices, la vida será mejor para todos. Nadie queda excluido.

Si hacemos este experimentos a gran escala, se reflejará en todo el país y cambiará la forma en la que vemos a la sociedad y en la que nos relacionamos con otros. Cuando mucha gente se centra en unirse, hace que la recuperación de un trauma, cualquier trauma, sea infinitamente más rápida, eficaz y duradera.

La estructura actual de la sociedad, donde la gente está desconectada y desconfía, hace mucho más difícil soportar traumas de desastres naturales. Incluso la vida cotidiana es mucho más difícil cuando la vida social se puede encapsular en una caja de comunicación de 12 centímetros, un ‘smartphone’.

La ola actual de desastres naturales no es la última, ni la peor. Si descuidamos nuestros lazos sociales, la próxima podría resultar demasiado retadora para hacerle frente y quién sabe qué carga social tendrá.

Por lo tanto, podemos convertir la pérdida actual en bendición. Hoy que decenas de miles de personas están concentradas en refugios, podemos convertirlas en ‘centros de conexión’. En lugar de esperar a que digan que todo está bien y se vaya a casa, la gente puede ocuparse en hacer amistades que durarán para el resto de su vida. El taller que compartí en la columna de la semana pasada demuestra lo fácil que es conectar. Todo lo que necesitamos es sentarnos juntos en pequeños grupos y compartir estas cuatro cosas: 1) el momento más emotivo para nosotros en este evento, 2) sí y cómo Irma ha moldeado nuestra actitud hacia otras personas, 3) cómo esperamos expresar nuestra nueva actitud y, 4) los beneficios de haber compartido nuestra experiencia y pensamientos de este modo.

Más allá del beneficio social de las conexiones humanas positivas, hay otro premio más difícil de apreciar: su impacto en el medio ambiente. El aislamiento social socava nuestra estabilidad emocional y mental y nos impulsa a buscar compensación por la falta de amistades. Cuando esto afecta a cientos de millones de personas, lo afecta todo, incluso al medio ambiente.

El súper organismo que describe Christakis no se limita a la sociedad humana. Igual que nuestro propio cuerpo consiste en todos los niveles de existencia -mineral, vegetal y animal- el súper organismo de la humanidad es parte de un sistema aún mayor; el planeta. Cuando los riñones fallan, la persona entera está enferma, no sólo sus riñones. También, cuando la humanidad está enferma, toda la Tierra está mal.

Puede parecer que los síntomas no están relacionados, pero así como un dolor de cabeza no significa que tengo problemas en mi cabeza, la Tierra nos muestra sus síntomas, aunque no entendemos. Pero lo que sí sabemos es que somos una sociedad enferma y al curarla se curará todo el súper organismo en el que vivimos. Por eso, si queremos reducir los desastres naturales, debemos sanar nuestra propia sociedad o con más precisión, nuestra mala conexión.
[213673]

Continent: “Redes sociales como herramienta para crear vínculos internos”

El periódico en línea Continent, publicó mi artículo “Redes sociales como herramienta para crear vínculos internos

[212850]

Newsmax: “Mantener el espíritu de la gente es la clave para la reconstrucción de Harvey”

Newsmax, con 12 millones de lectores, publicó mi nuevo artículo”Mantener el espíritu de la gente es la clave para la reconstrucción de Harvey” :

 

Aunque pasé el fin de semana pasado en Alemania en una convención con mis estudiantes europeos, seguí de cerca la catástrofe en Houston. Los informes en los medios de comunicación y las historias que escuché de mis estudiantes por allá eran desgarradoras. Este evento es sin duda un trauma que se mantendrá con la gente en los próximos años.

Al mismo tiempo, pienso que como sociedad, lo peor que los tejanos pueden hacer por ellos mismos es asumir una actitud pasiva y de víctima. La reconstrucción debe comenzar tan pronto como sea posible, y lo primero que hay que reforzar es el espíritu del pueblo.

El dinero puede ser recuperado, la propiedad puede ser reconstruida, pero nadie puede arreglar un espíritu quebrantado excepto para la gente cuyo espíritu se rompió. Vi los reportes de las personas rescatándose unos a otros de casas inundadas, y este es exactamente el espíritu correcto. Sin embargo, una cosa es sentir empatía por su vecino durante una crisis, y algo totalmente diferente sentirla en el día a día, sin embargo, esto es lo que la gente realmente necesita.

La sociedad estadounidense de hoy está tan fracturada que ni siquiera las peores inundaciones en la historia de los Estados Unidos no aplaco totalmente la división. Kenneth Storey, por ejemplo, un sustituto del profesor de la Universidad de Tampa, fue despedido después de twitear “espero que esto les ayudará [a los tejanos] a darse cuenta de que el GOP no se preocupa por ellos” agregando que él “está culpando solamente a los que apoyan al GOP”. Pero no creo que ni siquiera uno de los primeros respondedores, voluntarios de la Marina de Guerra Cajun, e innumerables buenos samaritanos que arrancaron a la gente de hogares inundados y coches sumergidos preguntaron a la gente desamparada y desesperada por quien votaron antes de ayudarlos a salvarse.

Y sin embargo, a menos que los residentes y las autoridades hagan un esfuerzo consciente por mantener esta solidaridad, desaparecerá tan pronto como el agua se seque. Lamentablemente, no es la unidad genuina, sino la empatía instintiva que emerge durante la crisis. ¿Si hubiera sido real, también habría estado allí antes de la tormenta?.

Glenn Thrush de The New York Times señaló que Harvey ofrece al Presidente Trump “una oportunidad para recuperar parte del poder unificador de su oficina”. Sería maravilloso si Trump pudiera centrarse en la unidad y la solidaridad, pero no creo que los residentes de Houston deben esperar a nadie. Los refugios son lugares normalmente estresantes. Miles de desconocidos amontonados durante semanas sin privacidad y con instalaciones mínimas para mantener la vida civil no es una receta para la felicidad.

Sin embargo, si se usan correctamente, estas condiciones pueden formar enlaces que no se forman en circunstancias normales. Si yo estuviera allí, invitaría a la gente a sentarse juntos en un círculo, porque un círculo hace que todos sean igual de importantes, y sobre el café, les sugería que todos compartiéramos nuestra visión más optimista para una vida después de Harvey. Después, preguntaría: “¿Qué se necesita para lograr estas visiones?” No tengo ninguna duda de que con cierta responsabilidad y cuidado mutuos, las visiones de la mayoría de la gente son alcanzables. Pero sin solidaridad, estas visiones serán ilusiones.

Nuestras rutinas diarias y las dificultades cotidianas nos hacen olvidar un hecho muy importante: Todos dependemos el uno del otro.  Otras personas hacen la comida que comemos y, otras personas nos emplean nosotros los empleamos para que podamos apoyarnos a nosotros y nuestra familia.

Nuestra autoestima depende de la apreciación que la gente tiene de nosotros, y nuestro estado de ánimo depende en gran medida del estado de ánimo de las personas que nos rodean. Lo que sabemos es lo que nos dicen o se muestra, y lo que pensamos está íntimamente conectado con lo que otros a nuestro alrededor piensan. En resumen, somos interdependientes física, económica, intelectual y emocionalmente. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros sentimos que nuestras conexiones con las personas que nos rodean son positivas y constructivas?

Fenómenos como Harvey son cambiadores de juegos. Son oportunidades para repensar todo y elevar a la sociedad a un nivel completamente nuevo de conexión. El estado de Texas puede y debe usar la pesadilla de la tormenta como una bendición social que hará de Houston una ciudad modelo en Estados Unidos.

Mis propios estudiantes y amigos planean ir a los refugios tan pronto como las condiciones lo permitan y a involucrarse con la gente para animarlos y ayudarlos a conectarse unos con otros. Si pudiera, iría yo mismo y haría lo mismo. Como no puedo, ofrezco una descarga gratuita de mi libro “Completing the Circle”, que contiene juegos de conexión, ideas para conversaciones que ayudan a las personas a conectarse y mucho más. Si Texas deja pasar esta oportunidad de cambio, hará que el siguiente desastre sea aún peor.

Hace un par de días, uno de mis estudiantes, cuya familia en Houston todavía está varada, me escribió estas palabras positivas: ¡Somos tejanos! Texas puede llegar a través de algo; sólo tenemos que seguir trabajando duro y juntos “. “Sí, la unión es la clave de todo nuestro éxito ahora y siempre”.
[#212917]

7 días: “Redes sociales como herramienta para crear vínculos internos”

El periódico ruso de Chicago, 7 Days, publicó mi artículo: Redes sociales como herramienta para crear vínculos internos

[212640]

The Russian Canadian: “Estás donde están tus pensamientos”

El diario de Toronto, The Russian Canadian publicó mi artículo “Estás donde están tus pensamientos” (página 13):

[212560]

Newsmax: “Trump debe enfocarse primero en la unidad estadounidense”

El portal más grande Newsmax (12 millones de lectores) publicó mi nuevo artículo: “Trump debe enfocarse primero en la unidad estadounidense“:

Para cualquiera que no esté en el círculo más cercano del Presidente Trump, es difícil saber hacia dónde va la Casa Blanca. Yo apoyaba mucho a Trump incluso antes de que él ganara las primarias republicanas, pero actualmente, es difícil ver hacia dónde va su presidencia.

Poco después de la inauguración, advertí que la mayoría silenciosa republicana y conservadora del público estadounidense ha estado en silencio durante demasiado tiempo y que podría estallar de maneras impredecibles a menos que Trump comience a implementar su plan America First y se esfuerce por unir a todas las facciones de la sociedad estadounidense. Los eventos en Charlottesville pueden ser el comienzo de lo que temía que sucedería a menos que él tome medidas inmediatas en esta dirección.

La presencia de un “extraño” como Donald Trump dentro del sistema político estadounidense galvanizó a muchas fuerzas radicales en ambos lados del mapa político. Los neonazis no son peores que los militantes antifaz fascistas; Ambos son peligros para la sociedad. Ahora que se ha extraído sangre, no se sabe hasta qué punto y con qué rapidez se deteriorarán las cosas.

En mayo, cuando el Presidente Trump visitó Israel, publiqué una carta abierta en los medios de comunicación locales instándolo a centrarse en los asuntos internos de su patria porque sentía que el barco estadounidense estaba cambiando de rumbo. Ahora el país se parece más a una nave sin timón que a un líder mundial, y los ejecutivos que abandonan los consejos de los ejecutivos parecen más como si estuvieran saltando que protestando contra la respuesta del presidente a la violencia racista en Charlottesville.

El credo del presidente Trump, de que los intereses estadounidenses deberían ocupar el primer lugar, está en desacuerdo con la opinión de los financieros de Wall Street y sus secuaces, los demócratas liberales, que son devotos globalistas. Dado que estos globalistas controlan la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses, parece que todo el mundo está en contra del presidente. Pero el primer compromiso de Trump es para el pueblo estadounidense. Fue elegido para proteger y promover los intereses de su país, y esto es lo que debe hacer. Esto le ganará la confianza del público independientemente de la imagen que la mayoría de los medios de comunicación están tratando de pintar.

Por lo tanto, en mi opinión, lo primero que Trump debe hacer es adoptar un tono más apaciguador para todos los estadounidenses. A continuación, debe comenzar a poner énfasis en la sociedad norteamericana en lugar de en los asuntos exteriores.

Sin alguna forma de solidaridad nacional, el país se desintegrará. Cuando escribí por primera vez sobre este concepto, era más fácil de implementar, pero pocos pensaban que era imperativo. Ahora que es evidentemente necesario, es mucho más difícil de hacerlo. Sin embargo, no hay alternativas.

Una vez que el presidente ha priorizado nuevamente los asuntos de Estados Unidos, debe comenzar a implementar programas educativos para adultos y estudiantes que promuevan la solidaridad y la cohesión social en todo el país. No puedes esperar que el odio disminuya por sí mismo, así que necesitas hacer que parezca irrelevante. Los estadounidenses sobresalen en la creación de tendencias. ¿No es hora de hacer la moda amistosa?

Ya podemos ver que la iniciativa del gobierno para legalizar las drogas no ha sido el sedante que las autoridades habían esperado que fuera. A medida que el extremismo se eleva, la única sustancia soporífera que funcionará es la conciencia de que Estados Unidos pertenece a todos los estadounidenses y que los ellos deben cuidar el bienestar de sus compatriotas antes de que se preocupen por cualquier cosa y cualquier otra persona.

Los centros comerciales se están vaciando por miles; Las tiendas de ladrillos y morteros se están cerrando por todo el país; La gente está perdiendo su trabajo y perdiendo sus esperanzas. Pero hay abundancia de riqueza en Estados Unidos para proveer a todos, si el país desea hacerlo.

Ya he señalado que la idea de ingresos básicos para todos causará estragos en la sociedad a menos que sea contingente en participar en “entrenamientos de unidad”. ¿Por qué no hacer otros beneficios contingentes sobre esto, también?

Las vacantes de bienes raíces que aparecen en todo Estados Unidos pueden convertirse fácilmente en lugares donde la gente asiste a los entrenamientos de unidad. El Internet rápido y asequible permite que las clases se den en línea con un puñado de instructores para la formación de millones de personas. Esta iniciativa no costará casi nada y los recursos gubernamentales y municipales que se ahorrará en la reducción de la violencia, los delitos relacionados con el abuso de sustancias, las crisis domésticas y los costos relacionados con la atención médica harán que sea el programa gubernamental más lucrativo jamás iniciado.

Pero el tiempo se está acabando. A menos que la Casa Blanca empuje este programa de Primera Unión Estadounidense, pronto será demasiado tarde para escapar de una fusión nacional completa.
[212278]