entradas en 'nuevas publicaciones' categoría

Haaretz: “Elite dominante y pseudo liberalismo – una combinación explosiva”

Mi nuevo artículo: “Elite dominante y pseudo liberalismo – una combinación explosiva” en mi columna en Haaretz.

Bajo un disfraz de libertad de expresión, EUA se ha convertido en un país fascista, donde sólo se permite una opinión.

Durante el fin de semana, el presidente Trump realizó un mitin de campaña en Melbourne, Florida, donde llamó a los medios de comunicación ‘el enemigo’, ‘noticias falsas’ y declaró: ‘Son parte de un sistema corrupto’. A juzgar por los intentos implacables de los Demócratas para sabotear los esfuerzos de Trump para ocupar cargos claves, la serie de historias retorcidas o inventadas por los medios que pretenden demostrar la deshonestidad del presidente, el ejército de agitadores que Organizados para la acción de Obama envía a cada ayuntamiento del país para trastornar cada reunión y para crear la idea de que la nación está con los Demócratas, parece que el presidente tiene razón: hay una guerra en su contra en múltiples frentes.

En ese caso, lo lógico para Trump es ir directo al pueblo. Lamentablemente, el presidente no puede esperar recibir una cobertura justa de los medios de EUA. Peor aún, debido a la forma en que los medios de comunicación están constituidos, el presidente no puede confiar en que cambien su tono hacia él.

No es cuestión de política; es cuestión de identidad. Donald Trump no es parte de la élite gobernante que ha gobernado y explotado a EUA durante décadas y para quien Obama y Clinton fueron ejecutores. Pero debido a que deben ocultar sus intenciones, las cubren con una agenda humanista falsa, como cuidar a los inmigrantes y respaldar el programa Obamacare.

Necesidad de la diversidad

El liberalismo en sí mismo es una idea noble. Después de la Segunda Guerra Mundial, numerosos países occidentales adoptaron la agenda liberal como una ‘vacuna’ contra el fascismo y el nazismo. Sin embargo, una sociedad no puede ser vital ni vibrante a menos que muchos puntos de vista diferentes compitan entre sí y en el proceso sean pulidos y refinados. Cuando todas las partes entienden que la diversidad de puntos de vista crean vitalidad, fortalecen la sociedad y aumentan su capacidad para hacer frente a los cambios.

Nuestra tradición judía fomenta la diversidad y el debate como medio para mejorar la cohesión social. El gran Rav Kook escribió (Cartas del Raiah): ‘La gran regla acerca de la guerra de opiniones, cuando cada una contradice a otra, es que no debemos contradecirla, sino construir sobre ella y así ascender’. Martin Buber escribió en Nation and World: ‘No es neutralidad lo que necesitamos, sino cohesión, la cohesión de la responsabilidad mutua. No estamos obligados a borrar las fronteras entre las facciones, círculos y partidos, sino a compartir el reconocimiento de una realidad común y compartir la prueba de responsabilidad mutua‘.

Durante generaciones, los líderes judíos adoctrinaron a sus discípulos en una mentalidad que promueve conflicto de opiniones, como medio para encontrar la solución ideal y para fortalecer la cohesión social. El Talmud escribe que ‘un padre y un hijo que se dedican a la Torá se convierten en enemigos, pero no se mueven de allí hasta que vuelvan a amarse’ (Kidushin 30b). El Zohar, también, escribe (Aharei Mot), ‘He aquí, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos también se sienten juntos. Estos son los amigos que se sientan juntos y no están separados unos de otros. Al principio, parecen personas en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego vuelven a estar en amor fraternal. … Y ustedes, los amigos que están aquí, como estaban en cariño y amor antes, de ahora en adelante tampoco se separarán … Y por su mérito habrá paz en el mundo. ‘

El mal inevitable

El problema con la sociedad estadounidense actual no es que el liberalismo esté equivocado. El problema es que ha negado la legitimidad de ‘otros partidos’, como lo expresó Buber. Sir John Dalberg-Acton, diputado liberal británico dijo; ‘El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente’. El liberalismo ha sido la única agenda legítima desde hace décadas, pero en lugar de usarlo para crear una vibrante arena de opiniones que se refuercen unas a otras, se ha convertido en un mecanismo sofocante por el cual, quien que no esté de acuerdo con lo que los medios considera verdad, es avergonzado y boicoteado. Cuando los empresarios sienten que deben disculparse por expresar opiniones honestas y moderadamente conservadoras, por temor a poner en peligro su negocio, ya no es liberalismo y ciertamente no es pluralismo. Es tiranía. Bajo el disfraz de libertad de expresión, Estados Unidos se ha convertido en un país fascista, donde sólo se permite una opinión.

Pero si ‘el poder absoluto corrompe absolutamente’, entonces era de esperar. ‘La inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud’ (Gn 8:21) no es simplemente una frase en la Biblia. Es realmente lo que todos somos. Por esa razón los gobernantes necesitan medios de comunicación vigilantes que los supervisen y los medios deben mantenerse genuinamente libres y plurales.

Esta no es la situación en EUA. El neoliberalismo, que destruyó Europa con la inmigración y casi destruye a Estados Unidos al eliminar a su clase media, ha sido la única agenda gobernante en durante décadas. Sirve a los intereses de la pequeña élite de magnates que controlan la economía, los medios de comunicación y, por lo tanto, al gobierno, hasta la Casa Blanca. Determinan lo que se informa y lo que no, quién es difamado y quién es glorificado. Al controlar los medios, han dominado el discurso público, la opinión pública y han evitado las críticas. Esto es ingenioso, pero mortal para la sociedad.

Su mayor interés no es lo mejor para el pueblo de EUA. Su interés es el dominio mundial. Por medio de títeres como Obama, Clinton y Bush antes que ellos, ‘relegaron’ líderes árabes como Muammar Gaddafi, Saddam Hussein y Bashar al-Assad, destruyeron sus países y crearon afluencia de migrantes a Europa. No es que estos tiranos del Medio Oriente sean o hayan sido de admirar, pero si vemos a Irak, Libia y Siria hoy, ¿no habría sido mejor para el pueblo si sus tiranos hubieran permanecido en su lugar, en lugar de ruina, muerte, hambre y terrorismo que hoy es su realidad cotidiana?

Si los que dirigen la agenda ‘liberal’ en Europa mantienen el control sobre sus gobiernos, no pasará mucho tiempo antes de que Europa acepte la ley Sharia. Como la triste historia del matrimonio infantil obligado lo muestra, esto ya sucede, pero se extenderá mucho más rápido, si tienen éxito.

Y lo que han hecho a Europa, seguirán haciéndolo a EUA: ese mismo grupo permitirá la entrada sin control de inmigrantes a Estados Unidos, esto agotará el ya excesivamente extendido sistema de bienestar, creará un conflicto imposible de culturas y creencias y resultará en extremismo en ambos lados, esto conducirá a derramamiento de sangre. Y todo esto se hará en nombre del pensamiento liberal, el pluralismo, el humanismo y la democracia.

En el lado de la corrección

Puede parecer que apoyo totalmente al presidente Trump y estoy en contra del Partido Demócrata. En verdad, no tengo afinidad personal con ninguna persona o agenda en particular. Tengo gran afinidad por la diversidad por encima de la cual la gente puede conectarse, ya que la diversidad mantiene a la sociedad enlazada, ágil y sana y mantiene al país fuerte. Por el momento, el presidente Trump representa este punto de vista muy bien y el Partido Demócrata, con su indiscutible monarca Barack Hussein Obama, absolutamente no.

Considero la victoria de Trump como señal de que la sociedad estadounidense sigue viva y pateando. Me da esperanza de que pueda pasar por el necesario derrumbe sin derramamiento de sangre y sin arrastrar al mundo a otra guerra. Si Clinton hubiera sido elegida, no hay duda de que la guerra habría estallado. Rusia, Estados Unidos y Europa ya hacían preparativos sobre el terreno. Ahora, al menos hay una oportunidad para la paz y la corrección de la sociedad.

Pero para corregir a la sociedad, todas las partes necesitarán aprender de la tradición judía -‘el amor cubre todos los crímenes’ (Proverbios 10:12). Rav Yehuda Ashlag, autor del comentario de Sulam (escalera) a El libro del Zohar, escribió en su ensayo, La Libertad: ‘Así como las caras de las personas difieren, sus puntos de vista difieren. Por lo tanto, se advierte a la sociedad que preserve la libertad de expresión del individuo. Cada individuo debe mantener su integridad y la contradicción y oposición entre la gente deben permanecer siempre, para asegurar perpetuamente el progreso de la sociedad libre’. Los liberales harían bien en escuchar a su propio ’correligionario‘ Nicholas Kristof del New York Times, que escribió, ‘Nosotros los progresistas podíamos dejar de atacar al otro lado y, más ampliamente, incorporar valores que supuestamente apreciamos -como la diversidad- en nuestros propios dominios’.

Por el momento, Trump no puede enterrar el hacha y hacer las paces con los medios porque no es él quien lo plantea. Corresponde a los medios y al Partido Demócrata decidir que su país está antes que los intereses de su partido e incluso que los intereses financieros. Si no detienen su guerra contra Trump, lo obligarán a responder. Si Trump gana, el avance y la democracia estadounidense serán severamente restringidos y  probablemente se verán obstaculizados. Pero si los demócratas logran sacar a Trump, el escenario probable es que el próximo líder que la derecha política envíe sea uno que cubra realmente a los conservadores y que el infierno estalle.

Por el bien de EUA y por el bien del mundo, rezo para que esta gran nación despierte y entienda el valor de la diversidad, el beneficio de suavizar las opiniones con debates abiertos y la poderosa cohesión alcanzada cuando un debate genera soluciones y contribuye al florecimiento de toda la sociedad.
[202820]

Haaretz: “La reunión Trump-Netanyahu y la oportunidad para la paz”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “La reunión Trump-Netanyahu y la oportunidad para la paz

Shalom (paz) significa hashlama (complementar), como las partes que compiten se complementan para hacer algo nuevo y completo.

La semana pasada, el presidente de EUA, Donald Trump y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reunieron por primera vez tras la toma de posesión de Trump. Los dos se conocen desde hace tiempo y no tuvieron ningún reparo en mostrar que comparten amistad personal más allá de las formalidades cordiales requeridas en tales eventos. Si hubiera que negociar la paz entre el primer ministro Netanyahu y el presidente Trump, probablemente formarían, sellarían y entregarían el acuerdo antes de la primera conferencia de prensa.

Pero Trump no es parte en el conflicto israelí-palestino. Los dos partidos son, israelíes y palestinos y los palestinos tienen una idea muy diferente de la solución deseable para nosotros.

En la rueda de prensa que siguió a la reunión, el presidente Trump dijo que no le importaba la solución que se había alcanzado, siempre y cuando ambas partes lo acordaran. En sus palabras: “Estoy muy contento con la [solución] que ambas partes quieren. Puedo vivir con cualquiera. Si Israel y los palestinos son felices, estoy contento con lo que más les guste”. Un poco más tarde añadió: “Como con cualquier negociación exitosa, ambas partes tendrán que hacer compromisos”, [volviéndose a Netanyahu] , “¿Sabes eso, verdad?” A esto, Netanyahu respondió rápidamente, “¡Ambos lados!”

De la etiqueta a la sustancia

Más adelante en la rueda de prensa, Netanyahu mencionó que él quisiera cambiar de “etiqueta a la sustancia” es decir, hablar sobre la puesta en práctica de la paz y no quedarse en lemas tales como “solución de dos estados.”

Pero, ¿cómo puedes hablar de paz con un compañero que no quiere reconciliarse contigo? En verdad, debemos reconocer esto ahora, la única paz que los palestinos quieren es la tranquilidad de haber expulsado a los judíos de Israel hacia el Mediterráneo o a otro país o a otro mundo. Tres veces se les ha ofrecido ser Estado, una de ellas, incluyó la retirada del 97 por ciento de los territorios ocupados en 1967, así como el derecho de retorno de miles de palestinos. Para justificar su rechazo a esta oferta, Abbas declaró: “Las brechas eran amplias” (29 de mayo de 2009).

De hecho, como dijo Netanyahu, lo que nos falta es sustancia. Pero la sustancia debe comenzar con la comprensión del significado de la paz, antes de tratar de lograrla. De hecho, el compromiso no es la paz; es simplemente una cese de las hostilidades hasta que un lado se sienta lo suficientemente fuerte como para aniquilar por completo el otro.

En lugar de compromisos, debemos buscar el verdadero significado de paz. Para la mayoría “paz” es sólo una palabra, una fantasía de jóvenes ligeramente “desquiciados” o una plática requerida de políticos durante campañas electorales o respuestas pomposas cuando se les pregunta acerca de su visión de un mundo mejor. Pero en realidad, como acabo de mostrar, no hay paz.

Y sin embargo, cuando vemos a la naturaleza, vemos que a pesar de las constantes luchas por la supervivencia, la naturaleza mantiene un equilibrio que fomenta crecimiento y prosperidad. Sorprendentemente, las luchas realmente contribuyen a la sana evolución de las especies. Las especies rivales se complementan y se alimentan unas de otras, manteniendo salud y vitalidad mutuas. La existencia de depredadores garantiza la prosperidad de toda la cadena alimentaria. En algunos casos, la eliminación de una especie animal daña, no sólo la fauna del ecosistema, sino también su flora e incluso la topografía de ese sistema.

La palabra hebrea para la paz, Shalom, no tiene nada que ver con compromiso. Viene de la palabra “Hashlama“, que significa complementar y pertenecer a un estado donde los partidos contrarios se complementan, creando así una creación nueva y completa, que faltaría sin su contribución individual, como lo muestra el ejemplo en el enlace anterior .

El Creador primordial de la paz

Curiosamente, la primera persona que comprendió la esencia de la paz fue Abraham, el Patriarca. Maimónides describe en detalle cómo buscó en la naturaleza hasta que descubrió que todas las fuerzas y todos los elementos, aparentemente conflictivos de la naturaleza, se complementan (Mishneh Torah, capítulo 1).

Abraham no comenzó su búsqueda por curiosidad científica; estaba preocupado por el odio que estallaba entre su gente, quería entender su causa y encontrar una solución. Abraham observó a los constructores de la Torre de Babel y se dio cuenta de que su odio los destruiría. El libro Pirkey de Rabbi Eliezer (capítulo 24) dice que “Si un hombre caía y moría, no les interesaba. Pero si caía un ladrillo, se sentaban y gemían: “¡Ay de nosotros! ¿cuándo vendrá otro en su lugar?’ La alienación entre los constructores se hizo tan mala que “querían hablar entre sí, pero no conocían el lenguaje del otro. ¿Que hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon entre sí hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí, el resto se esparció por el mundo”.

Viendo todo este odio, Abraham desarrolló un ingenioso método de conexión. En lugar de obligar a la gente a conectarse a pesar de su odio, los animó a permanecer individualistas y a conectar con otros por encima de su separación. No le pidió a nadie hacer concesiones. Simplemente dijo que nuestra singularidad complementa la unicidad de todos los demás. Los otros no son rivales como pensamos y, juntos nuestro ser único forma un todo que es la creación conjunta de todos nosotros. Es como un niño, que es la creación amada de ambos padres.

Nimrod, rey de Babilonia, no estuvo de acuerdo con la noción de Abraham, de conexión por encima del odio y lo expulsó de Babilonia. Abraham partió a Canaán y en el camino habló a cualquiera que quisiera escuchar. “Dado que [la gente] se reunió alrededor de él y le preguntó acerca de sus palabras”, escribe Maimónides, “enseñó a todos. … Finalmente, miles y decenas de miles se reunieron alrededor de él y ellos, son el pueblo de la casa de Abraham”

El grupo que Abraham desarrolló, vivió con un simple principio: no trataron de arrancar el odio entre ellos, sino que se esforzaron por conectarse por encima de él. Esto siguió siendo el lema de “la casa de Abraham”, que más tarde se convirtió en el pueblo judío, hasta su exilio después de la ruina del Segundo Templo. El más sabio de todos los hombres, el rey Salomón, describe sucintamente este principio en Proverbios (10:12): “El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes”.

Para Israel, la paz siempre ha sido complementarse

“La esencia de la vitalidad, la existencia y la corrección de la creación es alcanzada por gente de diferentes opiniones que se mezcla en amor, unidad y paz” (Likutey Halachot [Reglas Variadas]). “La esencia de la paz es conectar dos opuestos. Por lo tanto, no te alarmes si ves a una persona cuya opinión es completamente opuesta a la tuya y pienses que nunca podrán hacer la paz. O, cuando vea a dos personas que son completamente opuestas entre sí, no diga que es imposible hacer la paz entre ellas. Por el contrario, la esencia de la paz es tratar de hacer la paz entre dos contrarios” (Likutey Etzot). Estos y muchos otros textos escritos a lo largo de la historia judía ejemplifican la idea de que la paz en el judaísmo no es la mera ausencia de guerra, sino que es un medio para lograr una mayor unidad en un nivel superior de conexión entre la gente.

A los pies del monte Sinaí, alcanzamos el primer nivel de unidad y nos convertimos en una nación después de comprometernos a ser “como un sólo hombre con un sólo corazón”. Inmediatamente después, fuimos instruidos para ser “una luz para naciones”, es decir, transmitir ese método para lograr la unidad al mundo. En esencia, este método era el mismo que Abraham había desarrollado y tenía la intención de compartir con su paisanos, los babilonios. Por lo tanto, no es sorprendente que una vez que los judíos lograron la unidad, lo primero que se les ordenó fue compartir esa unidad. Esta es la razón por la que “Moisés deseaba completar la corrección del mundo en ese momento. … Sin embargo, no tuvo éxito debido a la corrupción que hubo a lo largo del camino” (Comentario Ramchal sobre la Torá).

Paz en tiempo del odio

Abraham no pudo compartir su sabiduría con los babilonios y desaparecieron. Así pasó con todos los otros imperios que construyeron su poder sobre el egoísmo. Sólo los judíos, aunque pocos en número, sobrevivieron durante muchos siglos por su capacidad para unirse por encima de su odio. Pero cuando abandonaron la ley de cubrir el odio con amor, también perdieron su tierra y fueron esparcidos alrededor del mundo. Hasta hoy, no existe un solo texto judío que atribuya el exilio de los judíos de la tierra de Israel a otra razón que no sea el odio interno.

Hoy, estamos de vuelta en nuestra tierra, pero las naciones nos dieron nuestro Estado; no lo “ganamos”. Es decir, no restauramos el principio de que el amor cubre todos los crímenes e internamente, aún estamos en el exilio. La paz y la seguridad vendrán sólo cuando restauremos este modus operandi entre nosotros. “La principal defensa contra la calamidad es el amor y la unidad. Cuando hay amor, unidad y amistad entre todos en Israel, ninguna calamidad puede pasar por encima de ellos”, escribe el Maor VaShemesh (Luz y Sol). “Cuando Israel tiene unidad, no hay fin a sus logros”, añade Noam Elimelech.

Podemos pensar que somos pocos y débiles, porque estamos enormemente superados en número contra el mundo árabe. Pero si nos unimos, venceremos a todos los enemigos, no con guerra, sino cubriendo el odio con amor.

Por lo tanto, el primer y más importante tratado de paz que debemos firmar no es con nuestros vecinos árabes, sino con nuestros vecinos judíos. Aquí está la clave para resolver el conflicto de Oriente Medio. Cuando nos unamos, seremos verdaderamente “una luz para las naciones”. Toda la gente y todas las naciones querrán aprender el método de conexión que Abraham desarrolló y sus discípulos y descendientes, pulieron y perfeccionaron, precisamente para que hoy podamos usarlo para nuestro beneficio.

Una vez que nos unamos, el odio de todas las naciones hacia nosotros desaparecerá, como si nunca hubiera existido. Por ahora, el odio de las naciones nos impide dispersarnos por completo entre ellas. Una vez que nos unamos entre nosotros, no necesitaremos el antisemitismo para mantenernos juntos y, desaparecerá. Esta semana, miles de personas de todo el mundo, de todas las nacionalidades y creencias se reunirán en Ganei Hataarucha, Tel-Aviv, por encima de sus diferencias. Cada una es una prueba viviente de que el método de Abraham funciona, si solo haces un pequeño esfuerzo para conectarte. Invito a todos a ver este milagro por ustedes mismos. Llama al 1-700-509-209 y encuentra por ti mismo lo que sucede cuando “el amor cubre todos los crímenes”.
[202377]

Mis pensamientos en Twitter, 9/feb/17

Donald Trump VS ‘Liberalismo’ round 1

El inquietante comportamiento “liberal” pide un nuevo orden socio-político

Dentro de nuestro ciclo de vida, podemos elevarnos al siguiente nivel de existencia, al  conectarnos con otros, por encima de nosotros mismos. Nuestro cuerpo morirá de cualquier manera.

Los opuestos se unen en un nivel más elevado. Cuando cada uno pide por el bienestar de OTROS -todos se elevan.

En la naturaleza, la vida es creada precisamente cuando más y menos son unificados por encima de sus diferencias. Los humanos tienen que hacer esto por sí mismos.

Gradualmente, la naturaleza desarrolla todas sus partes hacia la interconexión total. El tiempo ha llegado para que participemos en esto de forma consciente.
De Twitter 9/feb/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 1/feb/17
Mis pensamientos en Twitter, 2/feb/17
Mis pensamientos en Twitter, 3/feb/17

Haaretz: “Por qué el activismo político judío conduce al antisemitismo”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Por qué el activismo político judío conduce al antisemitismo

Por siglos, nos han dicho que nuestra unidad nos salvará tanto a nosotros como a la humanidad. No escuchamos y por eso, el mundo nos odia.

Después de las elecciones estadounidenses, las voces de muchos judíos prominentes se escuchan alto y casi siempre con el mismo estribillo: ‘Trump es fanático, racista y no es apto para ser nuestro presidente’. La comediante Sarah Silverman pidió un golpe de estado para derrocar al presidente Trump. El cantante israelí Noah, llamó al presidente, Hitler. Otros judíos han pedido a los estadounidenses ‘movilizarse solidariamente contra Trump’. Así mismo, la Voz Judía por la Paz lanzó una campaña ofreciendo ‘Herramientas para resistir a la islamofobia de Trump’. Como la revista Tablet lo expresó: ‘De la unión ortodoxa al movimiento de reforma, ‘comentario’ a la calle J, los judíos de EUA hablan en defensa de refugiados y musulmanes’ y contra el presidente Trump.

A primera vista, es perfectamente legítimo y democrático protestar por lo que se piensa que está mal. Es un derecho consagrado en la Primera Enmienda. Pero es diferente cuando viene de judíos. Queremos encajar; queremos pertenecer, pero nadie nos trata como gente común.

“Si nos pinchan, ¿no sangramos?, si nos hacen cosquillas, ¿no reímos?, si nos envenenan, ¿no morimos?”, pregunta Shylock el judío en El mercader de Venecia de Shakespeare. Hoy, todos somos como Shylock, siempre tratando de demostrar nuestra identidad, pero siempre, encontrando incredulidad. Incluso si hay declaraciones favorables, como las recientemente hechas por la primera ministra británica, Theresa May, cuando se trata de acciones, como en el Consejo de Seguridad de la ONU, el Reino Unido vota contra nosotros.

Como en EUA, los judíos de Europa, por décadas, han votado por partidos demócratas liberales. Pero, precisamente estos partidos se han convertido en viveros del antisemitismo más siniestro. Los judíos europeos despertaron, pero es demasiado tarde. Pueden, ya sea, salir de Europa o quedarse y esperar que las cosas empeoren y sean físicamente mucho más peligrosas.

Estados Unidos atraviesa la misma ruta. La inteligentsia, dominada por la mentalidad opresiva izquierdista, ha utilizado la astuta herramienta de corrección política para limpiar, ideológicamente, cualquier idea que no sea ultra-liberal. Los medios, igual que la inteligentsia, ha estado recreando asesinatos de personajes contra Trump desde el día en que anunció su intención de postularse para presidente. Juntos, los medios y el mundo académico presentan una imagen falsa de un presidente sin apoyo del pueblo estadounidense. Esta campaña de difamación guiada, contra un presidente legal y honestamente elegido ha profundizado la brecha dentro de la sociedad estadounidense a nivel demasiado parecido a disturbios y muy poco, a protesta legítima.

Una cosa es que los judíos tomen partido. Otra es que condenen enérgicamente a los otros usando vulgaridad, blasfemia y deslegitimación sin base, como en el acalorado debate que se desarrolla en Estados Unidos. Así como sucedió después del tweet de Sarah Silverman, cuando los judíos incitamos separación, invocamos antisemitismo.

¿Qué hay de malo en el activismo judío?

La respuesta a la pregunta en el subtítulo es que no hay nada malo en el activismo judío, siempre y cuando promueva unidad y no división. El pueblo judío se forjó en la unidad, cuando millones de personas de diferente ascendencia se comprometieron entre sí, prometiendo ser ‘como un sólo hombre con un sólo corazón’. Una vez que hicieron ese voto, se les encargó transmitir la unidad al resto del mundo, convirtiéndose así, en ‘luz para las naciones’. Tal vez no se aprecie en la superficie, pero si los judíos mantienen su unidad, son apreciados. Cuando se desvinculan y, por lo tanto abandonan su compromiso con la humanidad, dejan de ser luz para las naciones y al hacerlo, invocan odio.

Con frecuencia he sido criticado por expresar esta opinión. Sin embargo, no es mi visión personal, sino la visión de nuestros sabios, a través de las generaciones. En ese sentido, yo soy sólo mensajero.

El Midrash (Beresheet Rabah, 66) escribe sobre los judíos: ‘Esta nación, la paz del mundo mora dentro de ella’ El Talmud escribe en Masejet Yevamot: ‘Ninguna calamidad viene al mundo, sino por causa de Israel’. Midrash Tanhuma (porción Devarim, Nitzavim) escribe: ‘Israel no será redimido hasta que sea un solo manojo’. Mishná (Okatzin 3:12) afirma: “El Señor no encontró una vasija que contenga una bendición para Israel, sino la paz, como se dijo (Salmos 29), ‘El Señor dará fuerza a su pueblo, el Señor bendecirá a su pueblo con paz'”.

El libro del Zohar escribe en la parte, Aharei Mot: ‘He aquí, cuán bueno y cuán agradable es cuando los hermanos se sientan juntos’. Estos son los amigos que se sientan juntos y no se separan unos de otros. Al principio, parecen gente en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego, vuelven a estar en amor fraternal. Y ustedes, los amigos que están aquí, como estaban antes en cariño y amor, de ahora en adelante tampoco partirán. Y por tu mérito habrá paz en el mundo.

No sólo nuestras fuentes antiguas hablaron de la importancia de la unidad para el pueblo de Israel y para el mundo entero. Nuestros sabios continuaron hablando de ello a través de las generaciones.

‘Cuando Israel tiene unidad, no hay fin para su logro’, escribe el libro, Noam Elimelej (El agrado de Elimelej). ‘La principal defensa contra la calamidad es amor y unidad. Cuando hay amor, unidad y amistad entre todos en Israel, ninguna calamidad puede venir sobre ellos’, agrega el rabino Kalonymus Halevi Epstein en Maor VaShemesh (Luz y Sol). Rabi Eliyahu Ki Tov en El libro de la conciencia, escribió ‘En cada generación se nos ordena fortalecer nuestra unidad para que nuestros enemigos no nos dominen’. Ramjal también escribió en Comentario de Ramchal sobre la Torá: ‘Moisés deseó completar la corrección del mundo en ese tiempo…. Sin embargo, no tuvo éxito por la corrupción que se produjo en el camino’.

El siglo anterior, los dos mayores líderes espirituales de la generación, Rav Kook y Rav Yehuda Ashlag, autor del comentario Sulam (Escalera) de El libro del Zohar, escribieron extensamente sobre la misión de Israel hacia el mundo y la parte vital que la unidad de Israel juega en el logro de su tarea. En Orot (Luces), Rav Kook escribió: “La construcción del mundo, que actualmente está arruinado por las espantosas tormentas de una espada llena de sangre, requiere de la construcción de la nación israelí… anticipando una fuerza llena de unidad que se encuentra en Israel’. También, Rav Ashlag afirmó: ‘corresponde a la nación israelí capacitar a sí misma y a toda la gente del mundo para que se desarrolle hasta que tome sobre sí esa sublime obra de amor a los demás, que es la escalera al propósito de la Creación’ (Arvut, garantía mutua).

Volviendo al Libro del Zohar, el famoso Tikkun número 30 subraya que cuando Israel no está unido, ‘provoca la existencia de pobreza, ruina, robo, saqueo, matanza y destrucciones en el mundo’.

Estableciendo un activismo constructivo

Si los judíos queremos ayudar a sanar la sociedad estadounidense, ciertamente una aspiración encomiable, debemos regresar a nuestras raíces. Sólo con unidad por encima de nuestras diferencias -sin suprimir ninguna posición, sino abrazando la diversidad por encima de disputas y desdén mutuos- daremos un ejemplo digno de ser seguido. Abusar de la gente en favor de opiniones políticas, no nos traerá estima. Ni nos dará aceptación en la sociedad estadounidense. Lo que las naciones quieren de nosotros es liderazgo por medio del ejemplo, no de la retribución.

Sorprendentemente, algunos de los peores enemigos del pueblo judío eran conscientes del poder de la sociedad judía y de nuestra misión hacia la humanidad. El famoso industrial antisemita, Henry Ford, escribió en su infame libro, El judío internacional, el principal problema del mundo: “Los reformadores modernos, que están construyendo sistemas sociales modelo en papel, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los judíos primitivos estaban organizados”. En otra parte del libro, Ford escribió: “La sociedad tiene una gran demanda contra el judío … que empiece a cumplir … la antigua profecía que, a través de él, todas las naciones de la tierra deberían ser bendecidas”.

Rav Yehuda Leib Arieh Altar (ADMOR de Gur) escribió en Sefat Emet (Lenguaje de la verdad): “Porque pecaron, esa fuerza de unidad fue tomada de los impíos y dada a los hijos de Israel … Debemos confiar en ella porque nuestra intención es buena, estamos seguros de tener éxito, ya que la fuerza de unidad nos ayuda”. De igual forma, Rav Yehuda Ashlag agregó en su ensayo, Arvut (Garantía Mutua), cuando explicó el significado de ser ‘luz para las naciones’: ‘Serás mi Segula [remedio/virtud] de entre todos los pueblos. Esto significa que chispas de purificación y de limpieza [del odio infundado] pasarán a través de ustedes a todos los pueblos y naciones del mundo’.

Eliezer Ben Yehuda, quien revivió la lengua hebrea, escribió en Obras completas de Eliezer Ben Yehuda (volumen 1): “Aún tenemos que abrir los ojos y ver que sólo la unidad puede salvarnos. Sólo si nos unimos … para trabajar en favor de la nación, nuestro trabajo no será en vano’. Así mismo, AD Gordon, el principal ideólogo del sionismo, afirmó en Luz de la vida en el día de pequeñez: Todos en Israel son responsables unos de otros’… Sólo donde cada uno es responsable de todos, existe Israel. Por lo tanto, todos son responsables unos de otros y sólo cuando la gente es responsable de otros, hay personas (y eso es una nación, una nación humana). Si nadie es responsable del otro, ¿qué hay? Nosotros, que estamos empezando a construir [el Estado de Israel], ciertamente no construiremos con base en relaciones de la generación de la separación [generación de Babilonia, cuando la gente fue separada]’.

Y finalmente, David Ben Gurion, primer primer ministro de Israel, declaró en Revolución del espíritu: “Amar a tu prójimo como a ti mismo es el mandamiento superior en el judaísmo. Con estas tres palabras se formó la eterna ley humana del judaísmo … El estado de Israel será digno de su nombre, sólo si su estructura social, económica, política y judicial se basa en estas tres palabras eternas”.

Con estas pocas citas entre muchas otras, de numerosos escritos de nuestros sabios, traté de transmitir un mensaje simple, que la misión del pueblo judío no es ser activista político. Es ser modelo de unidad. Si lo hacemos, traeremos paz sobre nosotros mismos y sobre el mundo, ya que seremos ‘luz para las naciones’
[201643]

Mis pensamientos en Twitter, 5/feb/17   

Convención mundial de Cabalá 2017 en Tel Aviv

El mundo que nos rodea es una proyección de nuestro egoísmo. ¿No te gusta el mundo? Entonces corrige tu propio ego ¡no tu sombra!

Instintivamente, los oponentes de Trump entienden la necesidad de un cambio. Aún no están maduros para ello psicológicamente, y se aferran desesperadamente a lo antiguo.

Corroboración de realidad: cuando Trump le llama a las cosas por su nombre, al no ser políticamente correcto, ¿podría ser que simplemente no estamos listos para ello?

El liberalismo provocó lo políticamente correcto. Dado que se está alimentando de nuestro egoísmo, está ahora sobreinflado. Entorpece nuestro avance y necesita ser reemplazado.

En el viejo mundo solíamos mentirnos y no llamar las cosas por su nombre. Trump revela quiénes somos realmente, es por eso que no nos cae bien.

El desarrollo de la sociedad es impulsado por el egoísmo, entonces las contradicciones se intensificarán. La Cabalá enseña cómo conectarnos a pesar de las contradicciones.

Trump quebranta el antiguo sistema de gobierno del mundo, el cual está muriendo, en lugar de ser temporalmente reemplazado. Es por eso que continúa resistiéndose.

Michael Laitman: Autocomplacencia ultra “liberal” o, cómo los judíos invocan el antisemitismo

Autocomplacencia ultra “liberal, o, cómo los judíos invocan el antisemitismo:

Michael Laitman: Un vistazo sobrio al veto de inmigración de Trump y su protesta al veto musulmán

Un vistazo sobrio al veto de inmigración de Trump y su protesta al veto musulmán

El mundo no se da cuenta: el desarrollo social no puede ser detenido. ¡Trump podría ser reemplazado sólo por alguien incluso más de derecha y más antilibera
[201536]
De Twitter, 5/feb/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 4/feb/17
Mis pensamientos en Twitter, 3/feb/17
Mis pensamientos en Twitter, 2/feb/17

Ynet: “Los robots de hoy acaban con el mercado laboral”

De mi columna en Ynet: “Los robots de hoy acaban con el mercado laboral” Coches autónomos que son manejados por sí mismos, impresoras tridimensionales y supermercados computarizados sin cajeros, ¿qué harán los taxistas, el personal de ventas y toda la demás gente que tiene profesiones que van a desaparecer? ¿Cómo nos mantendremos el día de mañana al descubrir que nuestro lugar de trabajo ha sido cerrado? Rav Laitman nos presenta el esperado escenario de cambios en la sociedad futura para el que debemos prepararnos.  

En 2025, el mundo será totalmente diferente. Máquinas sofisticadas y computadoras se harán cargo de la mano de obra. Carros robóticos que se manejan por sí mismos suplirán a los choferes de camiones, de taxis y de autobuses. No necesitaremos tampoco bancos y las profesiones como las de los cajeros y otros proveedores de servicios probablemente desaparecerán del mundo. Todavía necesitaremos personal para que opere los sistemas computarizados, pero será poca gente la que se requiera. La conclusión es simple: muchos de los trabajadores actuales se encontrarán sin un medio de subsistencia.

Si tales escenarios suenan como un promocional de película de ciencia ficción, aquí están algunos datos. El instituto de investigación Gartner predice que para finales del 2020, se espera que cerca de 50 mil millones de herramientas, objetos y personas estén conectadas al internet. El mundo estará conectado mediante formatos similares a ciudades inteligentes, todos viviremos en casas inteligentes y las máquinas que sepan transmitir información entre ellas y dar órdenes entre sí, sin contacto humano alguno, serán parte de nuestras vidas cotidianas. Esta revolución tecnológica es llamada el Internet de las cosas (oT).

Junto con el lugar de trabajo, que hoy es como un segundo hogar para nosotros, los salarios en su formato acostumbrado desaparecerán, el dinero, que nos da un incentivo para levantarnos en la mañana, que nos amalgama y nos impulsa a crear una vida a través de las conexiones entre nosotros. ¿Cuál será nuestra fuente futura de ingreso? ¿Qué pasará con nuestros salarios?

Todo es sobre las relaciones

Los estadounidenses tienen grandes esperanzas de un futuro mejor con la elección de Trump. Esperan de él que cree miles de decenas de nuevos empleos y haga de nuevo una gran América. Otras personas están esperando que esa salvación llegue de la ciencia y que los científicos ofrezcan un nuevo enfoque socioeconómico. En ambos casos, es sobre tapar el problema, sobre poner parches que no durarán mucho. Eventualmente, debemos enfrentar el problema creciente de desempleo global.

Podrían intentar meter su cabeza en la arena, como muchos lo hacen, o ignorar los enormes cambios que se aproximan, pero deben tomar en cuenta una cosa: la naturaleza egoísta del hombre. Continuará creciendo y desarrollándose, se volverá cada vez más feroz y tal vez eventualmente lleve a la humanidad desconcertada a elegir entre dos opciones conocidas: un estilo marxista de revolución social o un régimen nacionalista con las características nazi/Hitler.

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, la solución es construir las relaciones correctas entre las personas. Es la diferencia de las conexiones sociales a través de la historia que han formateado distintos nuevos regímenes.

Incluso en tiempos de la Edad Media, las diferentes épocas sociales como la de la esclavitud y el feudalismo, basadas en la agricultura, dividieron en dos principales clases sociales: la nobleza y los vasallos.  La naturaleza egoísta en la humanidad creció más en ese tiempo y llevó a la búsqueda de formas distorsionadas para ganar más, y la gente comenzó a desarrollar nuevos medios que condujeron a grandes cambios.

A finales del siglo XVII, la transición gradual al mundo moderno comenzó. La revolución industrial se desarrolló muy rápido y llevó a la urbanización, un proceso en el cual las masas en Europa y los Estados Unidos dejaron los campos y se movieron a las grandes ciudades que se desarrollaron alrededor de las nuevas fábricas que se construyeron. La sociedad gradualmente cambió y dos nuevas clases emergieron: la clase trabajadora y la clase burguesa.

A mediados del siglo XIX, la naturaleza egoísta de las relaciones en la sociedad se volvió más extrema y tomó un nuevo formato socioeconómico llamado capitalismo. El método fue bueno al principio, pero en 2008, la crisis económica mostró brevemente cuán lejos pueden ir las cosas y, en términos generales, unos pocos saben cómo jugar las reglas del capitalismo y estos fueron quienes determinaron el juego, los otros, la mayoría silenciada, perdieron gran tiempo.

Economía o corrupción

A pesar de que la economía nos ayuda a vivir, no es la vida misma. La creciente actividad en el modelo del ingreso básico universal (UBI), de acuerdo al que el estado paga a cada ciudadano una cantidad diaria, independientemente de su situación laboral, desconectando el trabajo de la paga, no es coincidencia. Refleja los torpes intentos de preparación para una era en la cual no habrá trabajo, pero habrá una plenitud para vivir gracias a la robótica avanzada.  Esta es la razón por la que en una era digital que amenaza cambiar los trabajos como sabemos hoy, debe involucrarnos en la construcción de una nueva estructura social. Tan pronto como la sociedad cambie, la economía cambiará.

¿Cómo lograremos el cambio? Así como todos somos producto del sistema educativo público que se fundó con la aceleración de la revolución industrial del siglo XIX para entrenar a trabajadores calificados para el trabajo profesional en las líneas de montaje de las fábricas, nosotros también debemos traer una revolución educativa sin precedentes en el siglo XXI. Esto significa que debemos adaptar las relaciones entre nosotros a través de la educación a las masas para vivir en una nueva sociedad.

¿Cuál es el primer paso? Es asistir a la escuela otra vez, para estudiar el mundo global y la naturaleza humana y para discutir cómo podemos estrechar las relaciones positivas entre nosotros en una mesa redonda. La fuerza positiva de conexión que crearemos y se establecerá entre nosotros equilibrará la fuerza negativa de nuestra naturaleza egoísta, limitada por las relaciones desintegradas; y proveerá a cada individuo de un ingreso en lo emocional y psicológico en forma de felicidad, gozo, paz y tranquilidad.

Hecho en casa

Tal iniciativa educativa está basada en las leyes de la naturaleza global, que nos enseña la sabiduría de la Cabalá. La unidad es lo más básico, la estructura natural. La naturaleza aspira al balance, a la igualdad y a la completitud, y ya que las personas son parte del círculo de la naturaleza, nosotros también estamos obligados a operar en igualdad y consideración mutua. La única diferencia es que en nuestro caso, nosotros debemos hacerlo conscientemente a través de un proceso educacional. Pondremos fin al problema de crecimiento de desempleo promocionando una ideología que llama a la unidad. Nuevos empleos se crearán para muchos y su única meta será generar la energía positiva de conexión. Esta será nuestra producción, un ingreso de valor humano noble, un pago para el cual trabajaremos.

¿Cuál será nuestro trabajo? Estaremos ocupados desarrollando una sociedad que se motiva a la cercanía entre las personas. Nos enfocaremos en la mejora de cualidades tales como la paciencia, la concesión y la contención en nuestras relaciones con los demás e incrementaremos la conciencia de las relaciones sociales ocultas a la vista. No seremos requeridos para cambiar ninguno de los atributos naturales con los que nacimos o aquellos que hemos adquirido durante nuestra vida, sino que debemos aprender cómo establecer gratas relaciones mutuas entre nosotros que garanticen una vida buena y feliz.

¿Qué hay de las necesidades básicas, tales como comida, vestido, techo, transporte y otros servicios sociales como el cuidado médico y la educación? Dejaremos eso a los robots y a las máquinas inteligentes. El gran superávit en la mano de obra operará el equipo avanzado y donde sea que este se necesite, todos nosotros trabajaremos juntos rotando y con gran deseo de servir a toda la sociedad.

Los robots gradualmente reemplazarán nuestra contribución técnica a la humanidad, pero no la parte humana, la que no hemos desarrollado aún. Cuando nos conectemos un poco más, la atmósfera social nos llevará juntos y creará una nueva estructura socioeconómica que jamás habíamos conocido antes. El estado se volverá una gran familia común, los problemas nacionales y personales serán resueltos desde una nueva perspectiva y la fuerza de conexión sanará a la sociedad y la llevará a su total recuperación. La nueva economía social finalmente nos liberará de la continua preocupación sobre la vida y el exagerado compromiso en el materialismo, y nos dejará tiempo libre para desarrollar la individualidad, la socialidad y la espiritualidad.
[200199]
Del artículo  Ynet,  5/ene/17

Haaretz: “Buena suerte Donald, porque todos necesitamos Trump (triunfar) sobre el ego”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Buena suerte Donald, porque todos necesitamos Trump (triunfar) sobre el ego”

Podemos hacer de la toma de posesión de Donald Trump el inicio de un nuevo futuro, ahora todo lo que se necesita es nuestra determinación.

Hoy, Donald Trump se convierte en el presidente número 45 de Estados Unidos. Pero no estoy seguro si debemos felicitarlo o consolarlo en su toma de posesión. Dondequiera que mires, hay caos, desamparo y desesperanza. En el siglo 20, el egoísmo puro de la humanidad, puso a la naturaleza de rodillas. En el siglo 21, la humanidad se está poniendo de rodillas.

Desde el 11 de septiembre de 2001, cuando terroristas de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones de pasajeros, demolieron el World Trade Center y parte del Pentágono y mataron a 3,000 personas, Estados Unidos ha estado en guerra con el terrorismo islamista. Desde 2011, cuando estalló la primavera árabe, el mundo árabe ha sido devastado a medida que los regímenes de todo el cercano y  Medio Oriente se derrumbaron y naciones enteras cayeron en un mortal caos que ha cobrado la vida de millones de civiles. Hasta la fecha, con excepción de Israel y parcialmente de Jordania, ningún país de Oriente Medio goza de estabilidad ni normalidad relativa.

La ola de inmigrantes, tras el colapso del gobierno en todo el mundo musulmán, ha provocado un tsunami de migración a Europa. Los europeos, que estaban luchando para recuperarse de una crisis financiera -efecto de la conmoción de la caída de Wall Street en 2008- se vieron abrumados y, literalmente violados, por oleadas de inmigrantes musulmanes vociferantes que exigen ser tratados como propietarios y no como refugiados

A medida que aumentaba la violencia en Europa, EUA no se quedó atrás. La violencia se extendió por todo el país, el terrorismo musulmán ha golpeado duramente varias veces, las tensiones raciales se han intensificado de manera importante, dando lugar a agresiones frecuentes y el antisemitismo, que ya aterrorizaba a judíos de Europa, se ha extendido por todas las instituciones académicas  y calles de EUA.

Y si esto no fuera suficiente, la naturaleza ha comenzado a vengarse del abuso del hombre, con terremotos y tsunamis en Japón, Haití y otros lugares, con registros extremos de temperaturas mundiales por tres años consecutivos y con un sentido general de impotencia ante la ira de naturaleza. ¿Quién hubiera pensado que en el siglo 21, los parisinos, que una vez habitaron la capital de la ‘buena vida’, se le dijera ‘no temer a los lobos vagando por las calles de París, ya que sólo comen animales de cuatro patas’. Aceptémoslo, el mundo es un desastre.

Incluso en Davos, la revista Forbes concluyó que ‘parece que un nuevo y dramático trastorno mundial… ha comenzado a surgir, cuestionando la viabilidad del orden internacional liberal de posguerra’. Y así, antes de que las fábricas chinas de alimento falsos logren envenenar la nación sólo por codicia, antes de que Europa se arruine a medida que la UE se desmorona, antes de que el ejército de EUA declare ley marcial dentro del país para frenar disturbios violentos y antes de que los judíos sean masacrados en todo el mundo, detengámonos un momento. En vez de entrar en pánico, subamos a bordo de un avión imaginario y observemos nuestra realidad a ojo de pájaro.

Real y verdaderamente necesitamos encontrar sentido al este desorden mundial

Ese dulce y malvado néctar

Rav Yehuda Ashlag, conocido como Baal HaSulam (autor de La escalera) por su Sulam (escalera) comentario a El libro del Zohar, fue el cabalista más grande del siglo 20. También fue padre de mi maestro, Rav Baruch Ashlag (RABASH), que continuó las enseñanzas de su padre y heredó sus manuscritos. Una noche, mientras revisaba las cartas que Baal HaSulam había escrito a sus alumnos, encontré una alegoría que me perturbó profundamente. Baal HaSulam escribió allí que el egoísmo es como un dulce, pero venenoso, néctar colocado en la punta de una espada. El néctar es tan dulce y adictivo que cualquiera que lo encuentra se ve obligado a levantar la espada hasta su boca, estirar su lengua y absorber el néctar, gota a gota a gota, hasta que el veneno lo supera y muere.

Ese néctar dulce y malvado es nuestro ego. El ego nos prometió que el capitalismo nos haría ricos. Pero una vez que la gente se hizo rica, el ego los obligó a arrebatar todo y no dejar nada para los demás. El ego también nos prometió que el comunismo haría a todos iguales y garantizaría que todos estuvieran bien alimentados, bien vestidos y sanos. Pero una vez que los campeones del comunismo llegaron al poder, el ego tomó el control y la igualdad y el bienestar de la gente salió por la ventana hacia la helada Siberia. El ego también nos prometió que el liberalismo garantizaría nuestra libertad de expresión y pensamiento, pero una vez que tomó las riendas, nos alejó a unos de otros con la corrección política. En nombre de la Primera Enmienda, el ego nos ha alejado tanto que la gente siente que está bien vedar a miembros de la familia sólo porque no son también liberales.

Todas estas falsas promesas del ego son el néctar venenoso. Todas son dulces cuando las probamos, pero resultan amargas y nos dejan más hambrientos y enfermos que antes. ¡Necesitamos una verdadera cura!

Cuando la vida te da limones …

Cuando la vida te da limones’ dice el dicho, ‘has limonada’ El ego es un enorme limón. Ninguna otra especie ha recibido este tipo de obstáculo. Las otras partes de la naturaleza -animales, plantas e incluso minerales- siguen alegremente, el equilibrio perfecto de la naturaleza entre fuerzas positivas y negativas que crean flujo y reflujo, día y noche, verano e invierno y, vida y muerte. Nosotros, por otro lado, se nos dio sólo lo negativo: el deseo creciente de tomar y ningún deseo de dar (a menos que recibamos más, a cambio).

Hace miles de años, nuestros antiguos sabios hebreos lo notaron y señalaron: ‘La inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud” (Génesis 5:21). Sin embargo, no se contentaron con señalar el problema; idearon una receta para convertir los limones agrios en limonada dulce.

El primero en hacerlo fue Abraham el Patriarca, cuyo legado de misericordia fue base de lo que más tarde se convertiría en la ley de Israel: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Pero el ego no descansó; siguió creciendo. Maimónides dice (Mishneh Torá) que Abraham legó su enseñanza a sus hijos y discípulos, quienes continuaron desarrollándola a lo largo de los años. Por último, bajo el liderazgo de Moisés, se le dijo al grupo de Abraham que podían unirse ‘como un solo hombre con un solo corazón’ y así convertirse en una nación o, el Monte Sinaí (de la palabra hebrea sinaah = odio) se volvería sobre ellos como una bóveda y sería su tumba (Masechet Shabbat). Ellos eligieron la unidad.

En ese momento, los limones se convirtieron en limonada. El pueblo de Israel descubrió que no debía destruir la montaña de odio que surgió entre ellos, sino cubrirla con amor y así surgiría y se equilibraría la fuerza positiva que existe en toda la naturaleza, pero no en la humanidad. El libro, Likutey Etzot (Consejos), describe este proceso así: ‘La esencia de la paz es conectar dos opuestos. Por lo tanto, no te alarmes si ves a una persona cuyo enfoque es completamente opuesto al tuyo y pienses que nunca podrán hacer la paz con ella. Además, si ves dos personas completamente opuestas entre sí, no digas que es imposible hacer la paz entre ellas. Por el contrario, la esencia de la paz es tratar de hacerla entre dos opuestos’.

Entre derecha e izquierda

En Cabalá se usa el término ‘tres líneas’, que son ‘derecha’, ‘izquierda’ y ‘media’. La línea izquierda es el ego. Tenemos mucho de esto. La línea derecha es el deseo de dar, el atributo de misericordia de Abraham. La línea media no existe independientemente; es el resultado de mantener el equilibrio entre el ego y el atributo de misericordia, entre las líneas derecha e izquierda.

Cuando ves la naturaleza, no ves tres líneas; ves armonía. Esta armonía es el resultado del equilibrio perfecto entre los dos deseos en la naturaleza. Dado que los humanos estamos desprovistos de la línea derecha, atributo de misericordia, es muy fácil distinguir el ego y es claro que debemos complementarlo con la misericordia. Mientras mayor sea el ego, más misericordia se requiere para equilibrarlo y crear la línea media. El ego se está intensificando precisamente para que añadamos el atributo de misericordia y lo cubramos.

Nuestros sabios conocían esta sabiduría y por eso nunca intentaron aplastar ni reprimir el ego. Sabían que era la base necesaria para construir el atributo de misericordia. Y en el proceso de construcción, captaron el secreto de la armonía de la naturaleza: el equilibrio perfecto entre las líneas derecha e izquierda.

A medida que el ego evolucionaba, también lo hicieron los métodos para complementarlo. En El libro del Zohar está escrito en la porción, Aharei Mot: “He aquí, cuán bueno y agradable es que los hermanos se sienten juntos. Estos son los amigos que se sientan juntos y no están separados unos de otros. Al principio, parecen gente en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego vuelven a estar en amor fraternal. … Y ustedes, los amigos que están aquí, como estaban en cariño y amor antes, de ahora en adelante tampoco se separarán … Y por su mérito habrá paz en el mundo “.

Haciendo limonada en el siglo 21

Lo que funcionó para los autores del Zohar no funcionará para nosotros. Somos demasiado egoístas para introducir la línea derecha como lo hicieron los autores del Zohar.

Para nivelar el ego, primero tenemos que equilibrar la intolerable desigualdad en nuestra sociedad. Datos revelados recientemente demuestran que la desigualdad en Estados Unidos ha aumentado tanto que hoy, el uno por ciento más alto ‘gana 81 veces más’ que el 50 por ciento más bajo (Nota: no los más pobres, sino el 50% de la población de EUA). ‘Esta proporción de 1 a 81 es similar a la brecha entre el ingreso promedio en Estados Unidos y el ingreso promedio en los países más pobres del mundo’, como la República Democrática del Congo, República Centroafricana y Burundi, devastados por la guerra.

Entre muchos líderes de opinión y políticos, cada vez hay más conciencia de que se debe garantizar a todos una forma de ingreso básico. Se dan cuenta de que en un mundo de creciente inseguridad de ingreso, debido a la automatización y la globalización, el riesgo de inestabilidad social crecerá mientras el desempleo se vuelva permanente y omnipresente. Cuando la gente no tiene manera de proveer para sus familias y para sí, se exaspera y es peligrosa. De una forma u otra, los gobiernos tendrán que encontrar una manera de garantizar que la población no pase hambre.

Sin embargo, regalar dinero sin ninguna restricción no disminuirá el riesgo de disturbios civiles. Si la gente no tiene nada que hacer ni compromiso con nadie, se convertirá en un arma peligrosa, que sin duda explotará. Teniendo en cuenta que la preocupación por nosotros mismos no deja de crecer sólo porque no tenemos empleo, no es difícil imaginar lo que las calles de la ciudad se verá como en antaño.

A la luz de todo esto, lo que podemos y debemos hacer es pactar la participación en ‘entrenamientos de conexión’ como condición previa para recibir el ingreso básico. En estas capacitaciones, la gente aprenderá sobre el equilibrio y el desequilibrio de la naturaleza humana y la necesidad de complementar el ego con misericordia para crear un equilibrio armonioso. En otras palabras, aprenderá acerca de las tres líneas.

Pero no sólo aprenderá; participará en introducir el atributo de misericordia en la humanidad, como lo hicieron los antiguos hebreos hace más de dos milenios. En todo el mundo, mis estudiantes hacen lo que han denominado ‘círculos de conexión’. En estos círculos, extraños, gente de diferente origen e incluso involucradas en conflictos activos, aprenden a cuidarse unos a otros de maneras que nunca pensaron posible.

El círculo se utiliza para indicar que todos son iguales. Cuando es así, nadie domina ni impone su punto de vista y todos escuchan a todos los demás. El objetivo del círculo es esforzarse por conectar a la gente por encima del ego. A medida que se hace, se libera el atributo de misericordia que existe en toda la naturaleza, pero no en nosotros, así cubriremos nuestro egoísmo cuidando a los demás. Es rápido; en pocos minutos los participantes sienten el impacto de la línea derecha -la fuerza positiva- y equilibran la línea izquierda, el ego. Alegóricamente, se puede decir que en el círculo, tomamos el limón de la izquierda, el azúcar de la derecha y en medio, hacemos la limonada. El enlace anterior muestra cómo hacerlo, igual que este clip y esto (este último es hebreo, asegúrese de que la opción de subtítulos está activada), incluso entre los árabes y los judíos. En estos círculos, la gente puede elevarse por encima de su odio y liberar el atributo de misericordia (línea derecha) en el círculo.

Estos círculos también se pueden hacer por internet. Ya, algunos países llevan a cabo círculos de conexión en línea con decenas, a veces cientos de personas simultáneamente, agrupadas en círculos de 8 a 10, aunque los participantes pueden estar en diferentes lugares e incluso en diferentes países. Si esas técnicas fueran empleadas en masa, cambiaría la atmósfera en el mundo. La gente se orientaría a la conexión en lugar de la confrontación. Las calles serían más seguras, las familias más tranquilas y la gente sonreiría en la calle.

Si lo hacemos bien, la gente entenderá que el ego es parte de lo que somos y que no está destinado a usarse como medio para superar a otros, sino para conectarse con ellos en un nivel superior. Cuando la gente comprenda que así es como funcionan las fuerzas de la naturaleza, sabrán cómo dirigir sus vidas apropiadamente.

Con el paso del tiempo, la gente tendrá que desarrollar nuevos métodos para conectarse por encima del ego en crecimiento. Pero como habrán captado el principio fundamental de la vida correcta, la izquierda y la línea media, encontrarán nuevas maneras de conectarse, en lugar de volver a la violencia. Si se implementa el principio de tres líneas, se garantizará paz, prosperidad y felicidad en la Tierra.

Espero que la toma de posesión de Donald J. Trump sea también el inicio de un nuevo futuro para la humanidad, donde los limones ácidos se conviertan inmediatamente en limonada dulce y saludable. Tenemos el conocimiento; tenemos los medios; lo que se necesita es sólo nuestra determinación.
[200919]

Mis pensamientos en Twitter, 25/ene/17

Las opiniones opuestas en Estados Unidos permiten alcanzar la unidad por encima de las diferencias. Como Cabalá explica: “El amor cubre todos los crímenes”.

Los liberales deberían estar agradecidos con Trump. Solían luchar entre sí constantemente. Gracias a Trump, se están uniendo.

Todos están de acuerdo en que nuestro mundo necesita mejorar. Pero nadie está de acuerdo en que es necesario mejorar uno mismo.

En su último día en la presidencia, Obama transfirió 221 millones de dólares a sus hermanos musulmanes. ¡Pero ese dinero se evaporará como tantos millones antes!
[201113]
De Twitter, 25/ene/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 20 a 22/ene/ 17
Mis pensamientos en Twitter, 23/ene/17
Mis pensamientos en Twitter, 24/ene/17

Jerusalem Post: “Noticias falsas y la verdad sobre la naturaleza humana

En mi columna en Jerusalem Post: “Noticias falsas y la verdad sobre la naturaleza humana¨

Depresión, violencia,  abuso de drogas, alienación y soledad son síntomas de una epidemia auto provocada. La frontera final de la humanidad no es conquistar el espacio exterior sino conquistar el espacio entre nosotros

A principios de este mes, un expediente sin fundamento de BuzzFeed que afirmaba contener información comprometedora sobre el presidente electo, Donald Trump, fue recogido y tratado como noticia real por CNN. La noticia  resultó ser falsa y en su primera conferencia de prensa en meses, Trump enfrentó al reportero de la CNN, llamó a su red “noticias falsas” y le impidió hacer preguntas. Desde el 9 de noviembre, cuando se produjeron los impresionantes resultados de las elecciones en Estados Unidos, ha habido un creciente zumbido en torno a la cuestión de si se utilizaron o no falsas noticias para promover a los candidatos.

Las noticias falsas no es nada nuevo. Es un medio muy utilizado para engañar a la gente con fines financieros, políticos o de otro tipo. Los gobiernos, los partidos políticos e incluso los profesionales de relaciones públicas a menudo mal informan con el fin de acentuar su lado de un debate o simplemente, fabrican historias sólo para llevar al público a su lado. De hecho, la noticia de hoy está tan plagada de prejuicios que puede ser falsa o engañosa, pero siempre está torcida.

El Código de Ética de la Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ) establece que un periodista “Nunca debe distorsionar deliberadamente los hechos o el contexto”. En el mundo actual del periodismo, tal declaración podría fácilmente ser contada como falsa noticia. Cuando todas las noticias expresan claramente su posición política, sólo podemos esperar que los medios de comunicación distorsionen deliberadamente los hechos y el contexto para manipular el discurso público y la opinión pública. El interés de los medios es servir a sus accionistas, no informar al público.

Aquí es un caso clásico de un medio de comunicación utilizando noticias para manipular la opinión del público. En los últimos meses, los terroristas llevaron a cabo tres ataques mortales de una manera muy similar -conducir camiones en una multitud de peatones confiados. El primer ataque tuvo lugar en Niza, Francia, el segundo ocurrió en Berlín, Alemania, y el tercer choque ocurrió en Jerusalén, Israel. A pesar de la similitud de los acontecimientos, y a pesar de que en los tres incidentes hubo bajas, y el conductor fue claramente un terrorista deliberadamente arando con su camión entre la multitud, la BBC News informó el tercer incidente, en Israel, de forma muy diferente a los dos primeros. Aquí están los titulares que la BBC dio a cada uno de los ataques: Francia: Por lo menos 84 muertos por camión en las celebraciones del Día de la Bastilla. Alemania: Camión mata a 12 en el mercado de Navidad. Israel: conductor de camión disparó en Jerusalén después de presuntamente embestir a peatones, hiriendo por lo menos a 15, informó la prensa israelí.

¿Recuerdan el artículo del Código de Ética de SPJ que los periodistas “nunca deben distorsionar deliberadamente hechos o contexto”? De hecho, cuán lejos estamos de los días en que consideramos a la prensa como el “perro guardián de la democracia”. Lo único que ven hoy son los intereses de sus accionistas. Sin embargo, hay una razón para este triste estado.

El ego es el rey

Podemos estar mirando a los periodistas en estos días pero, para ser honesto, el sesgo está por todas partes. Tomemos encuestas, por ejemplo. Solíamos colocarlos en un pedestal y considerarlos como el bastión de la objetividad. Después de sus dos fracasos -para predecir los resultados del voto Brexit y las elecciones en Estados Unidos- las empresas de sondeos han perdido la confianza del público. Ahora, incluso el influyente periódico francés Le Parisien ha decidido abandonar los sondeos de opinión en el período previo a las elecciones generales y “cambiar el enfoque del periodismo de carrera de caballos hacia el reportaje sobre el terreno”.

Otra cuestión importante de la confianza es con el sistema judicial estadounidense. Desde que el presidente nomina a los jueces de la Corte Suprema y ​​el Senado debe aprobarlos, significa que por definición, el sistema de justicia de Estados Unidos está políticamente inclinado desde arriba hacia abajo. Si la Corte Suprema está sujeta a la influencia de intereses políticos, ¿podemos incluso esperar objetividad en cualquier parte del sistema judicial?

Donde quiera que se dirijan, los intereses personales, sectarios, financieros o políticos determinan la forma en que se gobierna el país. Esto es cierto para los Estados Unidos, como es cierto para cada país en el mundo. Sin embargo, así como esto es triste, conocer la verdad es el primer paso hacia la corrección. En Cabalá, darse cuenta de la negatividad de la naturaleza humana y su impacto adverso en nuestro mundo se llama “reconocimiento del mal”.

De hecho, hoy el ego es el rey. Los sociólogos han escrito sobre nuestra cultura del narcisismo desde finales de los años setenta, pero desde el cambio de siglo han comenzado a pensar que nuestro egoísmo se ha convertido en una epidemia. La depresión en espiral, las disparidades en los índices de divorcios, la escalada de violencia, el radicalismo ideológico y religioso, la explosión del abuso de drogas, la creciente alienación y aislamiento, las disputas políticas cada vez más intensas, son síntomas de la epidemia de autodeterminación que amenaza nuestro bienestar y nuestra propia existencia.

Corregir la sociedad humana, corregir la naturaleza humana

Describir todo el proceso de corrección para la sociedad humana es un poco complicado para una columna de periódico. Detallé esto en varios de mis libros, incluyendo El interés propio vs. el altruismo en la era global: Cómo la sociedad puede convertir los intereses personales en beneficio mutuo, y Completar el círculo: Un método empíricamente probado para encontrar la paz y la armonía en la vida, que también incluye ejemplos de implementación práctica del proceso de corrección. Sin embargo, quisiera destacar los principios básicos para construir una sociedad sana.

El motor del desarrollo

No puedes suprimir o aplastar al ego. La humanidad ha estado tratando de hacerlo durante siglos y ha fracasado miserablemente. Nuestros egos no están estancados; Crecen constantemente, por lo que cada defensa que levantemos en su contra se desmorona tan pronto como aparece un egoísmo más intenso. La presión liberada cuando ocurren tales estallidos causa violencia y desorden en toda la sociedad. De hecho, el mundo que vemos hoy, donde el ego está destruyendo todo lo que tiene valor en el planeta, es precisamente el resultado de nuestros intentos fallidos de aplastar al ego.

Además, el ego es el motor de nuestro desarrollo. Los mayores logros de la humanidad surgieron de la búsqueda egoísta del hombre por la fama, la fortuna y el conocimiento. Si aplastamos al ego, aplastaremos el progreso.

La frontera final de la humanidad

El columnista del New York Times, Thomas Friedman, dijo recientemente en una entrevista con Tucker Carlson en el show de Tucker Carlson Tonight: “Conectar gente a la gente será un trabajo enorme… Creo que los mejores trabajos serán trabajos de persona a persona. Vamos a ver un nuevo conjunto de puestos de trabajo e industrias alrededor del corazón, alrededor de conectar a la gente con la gente”.

De hecho, la última frontera de la humanidad no es conquistar el espacio exterior; es conquistar el espacio entre nosotros. En este tiempo peligroso, la tarea más importante de la humanidad es elevarse por encima del ego y unirse. Esto puede sonar utópico o poco realista pero, es factible si empleamos el enfoque correcto y utilizamos los medios adecuados.

Hace casi 4000 años, Abraham el patriarca descubrió que la vida existe en el equilibrio entre dar y recibir. Como es hoy, la sociedad de Abraham en Babilonia fue destrozada por la alienación y por las aspiraciones para el logro humano. Los antiguos hebreos provienen de múltiples tribus y nacionalidades. Escapando de la alienación en sus propias tribus, acudieron a Abraham, que les enseñó a amarse unos a otros, el rasgo que eventualmente nos convirtió en una nación. Hoy, después de dos milenios de abandono de este activo tan valioso, no sólo debemos regresar a nuestras raíces y restaurar nuestra unidad, sino también compartir el método para lograrlo con el resto del mundo atormentado.

Abraham y sus descendientes desarrollaron un método de conexión que permitió a sus discípulos trascender el egoísmo que se interponía entre ellos y unirlo con amor. Cuanto mayor era el umbral del egoísmo, más alto era el puente que construían sobre él. El libro, Likutey Etzot (Consejos Varios), escribe: “La esencia de la paz es conectar dos opuestos. Por lo tanto, no se alarmen si ven a una persona cuya visión es completamente opuesta a la suya y piensan que nunca podrán hacer la paz con ella. Además, cuando ves dos personas que son completamente opuestas entre sí, no digas que es imposible hacer la paz entre ellas. Por el contrario, la esencia de la paz es tratar de hacer la paz entre dos contrarios”. El rey Salomón resumió acertadamente este enfoque en su proverbio (Prov 10:12): “El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes”.

Hasta ahora, hemos consagrado la recepción y hemos abandonado totalmente el elemento de dar. Hemos deformado la sociedad y la hemos hecho egoísta. Ahora debemos volver a introducir el elemento de dar a nuestras comunidades, de modo que la fuerza positiva de conexión compense la fuerza negativa de la separación.

En columnas anteriores, escribí sobre círculos de conexión y otras técnicas que podemos aplicar para instalar la fuerza positiva en la sociedad. Pero antes de que podamos emplear cualquiera de ellas, debemos decidir que ya no queremos vivir en un mundo egoísta donde la prensa está informando mal, el sistema de justicia está politizado y la economía sólo beneficia a la élite gobernante mientras que el resto de nosotros está lentamente deslizándose en la pobreza. Así como los médicos necesitan un diagnóstico para prescribir una cura efectiva, necesitamos el “reconocimiento del mal” para comenzar a sanar nuestra sociedad. Aquí es donde estamos ahora mismo; Es el primer paso hacia la recuperación.
[200760]

Ynet: “La derecha en Europa – una bomba de tiempo”

De mi columna semanal en Ynet: “La derecha en Europa – una bomba de tiempo

El último referéndum en Italia y la renuncia del primer ministro Renzi anuncian el reforzamiento de los movimientos fascistas y prueban que es tiempo de que los europeos se unan. En la actualidad, los vientos de protestas nacionalistas están dirigidos hacia los poderes establecidos pero, pronto podrían dirigirse hacia los millones de inmigrantes y, más tarde como ha sucedido en el pasado, hacia los judíos. Rav Laitman explica cómo desactivar la bomba de tiempo nacionalista que amenaza el destino del pueblo judío.

En mis últimos artículos, he discutido con gran detalle los cambios globales actuales y he explicado que todo emana de las leyes de la naturaleza. Las cuales enseña la sabiduría de la Cabalá. El mundo está cambiando, la economía está tomando una nueva forma, los regímenes están cambiando justo ante nuestros ojos, y la voz del pueblo británico que eligió abandonar la Unión Europea y la voz de los estadounidenses que llevaron a Trump hasta la Casa Blanca, hicieron eco en la voz del pueblo italiano quienes dijeron no al referéndum y se opusieron fuertemente a las reformas en la constitución italiana, una verdadera rebelión en una tambaleante UE.

Los vientos de protestas nacionalistas en Italia están ahora dirigidos hacia los poderes políticos establecidos pero, pueden cambiar de dirección y dirigirse hacia los millones de inmigrantes extranjeros y más tarde, como siempre, hacia los judíos. Esta peligrosa tendencia fascista, antisemita podría afectar el destino de Europa, el destino del pueblo judío y el destino de la humanidad como un todo.

El colectivo es mayor que la suma de sus partes

El fascismo es parte del ADN italiano. En 1919, cerca de un año después de la Primera Guerra Mundial, el fascismo, como una visión del mundo, surgió de un régimen dictatorial en Italia, el cual reemplazó la democracia liberal. El fascismo italiano le atribuyó un gran significado a la idea del estado eterno y exigió al individuo mortal que sacrificara sus aspiraciones y sus metas para el bien mayor: no hay clases sociales, no hay individuos y la nación es un cuerpo vivo que respira.

A través de una ideología nacionalista coherente que enfatizaba el odio hacia los extranjeros, el supuesto fundador del fascismo Benito Mussolini recuperó a sus paisanos de la pobreza, los problemas sociales y el desempleo, los mismos problemas que enfrenta Italia hoy.

Mussolini en persona ideó el término “fascismo”, el cual viene de la palabra italiana “fascio”, es decir manojo o unidad. Es un antiguo símbolo romano de un manojo de varas como una representación de fortaleza a través de la unidad en contraste con la debilidad del individuo. Es una conexión egoísta y explotadora cuyo único propósito es ganar poder y control, y esto eventualmente provoca la destrucción de la “nación unida”.

Cien años después de haberse desvanecido, los partidos nacionalistas están despertando una vez más y apuntan hacia la necesidad real por la unidad. Es perfectamente claro que la unidad que surge del estrecho egoísmo está preocupada sólo por su propia nación. La pregunta es; si existe otra opción, ¿es posible llevar a la creciente necesidad por unidad hacia un nuevo camino y, si es así, cómo?

El logo judío

A diferencia del logo fascista, hace cientos de años, la numerosa unidad de fuerza israelí del pueblo judío era similar a un manojo de cañas: “¿Si alguien toma un manojo de cañas, puede romperlas todas al mismo tiempo? Si las toma una por una, incluso un bebé puede romperlas” (Tanjuma). La historia de la unidad de Israel se remonta a la antigua Babilonia hace 3500 años. En esos días, la sociedad primitiva era como una familia donde todos se entendían unos a otros. “Ahora toda la tierra era de un solo idioma y palabras uniformes” (Génesis 11:1). De pronto, la naturaleza egoísta del hombre hizo erupción. El mismo deseo de recibir placer que nos motiva a través de placer o sufrimiento exigió placeres más grandes a expensas de otros. La explotación mutua provocó una profunda crisis social que dividió a los babilonios y provocó una guerra civil.

Los frustrados babilonios buscaron una salida de la espesura de la crisis social, y la salvación apareció en la forma de Abraham, el gran sacerdote babilonio de la época que los reunió alrededor de él, les enseñó la sabiduría de la Cabalá y cómo estar conectados y amarse el uno al otro. Un grupo de babilonios que alguna vez estuvieron distanciados se conectaron como un hombre en un corazón y fueron llamados Israel a causa de su deseo de asemejarse al Creador, “Yashar El”, para atribuirle todo a la única fuerza de la naturaleza que es completa y eterna.  A partir del momento en que la nación de Israel fue establecida, tuvo una sola meta: servir como un ejemplo de unidad para las otras partes de la humanidad dividida, ser una luz para las naciones del mundo.

La nación judía ha pasado por muchos cambios. Tras la destrucción del Segundo Templo, el egoísmo creció y el odio infundado se intensificó. El amor fraterno y el valor sublime de la unidad dejó de iluminar la visión espiritual, y la nación se dispersó por todo el mundo por dos mil años de exilio.

Los judíos no pueden deambular por todo el mundo y asimilarse con las otras naciones por siempre porque ellos tienen una gran responsabilidad y una obligación de llevar al mundo el método de conexión. Cada vez que los judíos intentaron negar su rol, pronto se les recordó en la forma del antisemitismo, el cual es la ley de la naturaleza.

Antisemitismo en breve

A principios del siglo XX, Henry Ford, un gran antisemita, publicó una serie de panfletos llamados “El judío internacional” en los cuales escribió: “El judío se ha acostumbrado a pensar que él es el único propietario del humanismo de la sociedad por demasiado tiempo. La sociedad tiene una gran demanda del judío, que él debe dejar de estar apartado, debe detener su abuso al mundo, debe dejar de relacionarse con grupos judíos como la meta de todas sus ganancias, y debe comenzar a cumplir la antigua profecía, dado que es mediante eso que todas las naciones de la tierra serán bendecidas”.

Ford es uno de muchos ejemplos. En 1364, el rey polaco Casimiro III dijo que los judíos siempre estuvieron conspirando, queriendo dañar a los cristianos, explotarlos, y empobrecerlos financieramente. En 1885, el filósofo alemán Paul de Lagarde ofreció al pueblo alemán un plan detallado de cómo deshacerse de la detestable raza judía viviendo entre ellos. Él dijo que uno no negocia con “pestes y parásitos” y uno no los educa, sino que deben ser destruidos “tan rápida y completamente como sea posible”. Adolf Hitler, el infame, escribió: “Porque el espíritu judío es el producto de la persona judía. A menos que expulsemos pronto al pueblo judío, ellos judaizarán a nuestro pueblo en muy poco tiempo”. Todos sabemos cómo sus palabras se convirtieron en acciones.

Pero incluso después del holocausto que impactó fuerte a los judíos, los vientos del odio están soplando una vez más. El escritor y diplomático francés Jean Giraudoux escribió que ¨la estirpe racial francesa estaba siendo amenazada por hordas de judíos de guetos de Europa central y del este descendiendo sobre Francia. Esos bárbaros judíos inclinados a la ilegalidad, y su corrupción quebrantaron los rasgos artesanales nativos de precisión, perfección y confianza”.

La unidad sana las heridas de la humanidad

Hitler, Ford, y muchos antisemitas en toda la historia han sentido subconscientemente que la nación judía tiene un papel significativo en el mundo, y que no lo cumple. Cuando la unidad entre el pueblo de Israel se debilita, el fascismo y el nazismo se fortalecen, “entonces no extraña que en esta generación todos los destructores entre las naciones del mundo estén levantando sus cabezas y principalmente queriendo destruir y matar a los hijos de Israel. Como dijeron los sabios, “ninguna calamidad viene al mundo a menos que sea por Israel dado que, como dice en Tikunei HaZóhar, Israel son la causa de la pobreza, el asesinato, los robos y la destrucción en todo el mundo” (Los escritos de Baal HaSulam).

Por otra parte, si actuamos de forma responsable y nos unimos como un hombre en un corazón, como nos enseña la sabiduría de la Cabalá usamos nuestro egoísmo correctamente, estimulando la fuerza positiva de conexión en la naturaleza e irradiándola a través de la red entre nosotros hacia el mundo entero. Baal HaSulam escribió, “la nación israelí ha sido construida como una especie de entrada mediante la cual chispas de pureza brillarán sobre toda la raza humana en todo el mundo… Hasta que se desarrollen a tal grado que puedan entender el agrado y la tranquilidad que se encuentran en el núcleo del amor de otros” (Baal HaSulam, “Arvut”). La unidad que se dispersa a través de nosotros hacia la red global suaviza los corazones de la humanidad y los acerca el uno al otro, y desactiva los pensamientos malvados que tienen de cómo dañarse a sí mismos a través de regímenes fascistas y, más aún, de cómo dañar a los judíos.

“Cuando hay amor, unidad y amistad, no hay espacio para ninguna calamidad” (Maor VaShemesh). En otras palabras, la decisión es nuestra. Sólo tenemos que mostrarle al mundo cómo conectarse adecuadamente. Una conexión poco firme entre nosotros provocará el surgimiento del fascismo, mientras que una conexión estrecha provocará su caída.
[199219]
Del artículo de Ynet, 12/8/16