entradas en 'Publicaciones nuevas' categoría

The Times of Israel: “El significado de la historia de Jonás leída en Yom Kippur”

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo “El significado de la historia de Jonás leída en Yom Kippur”:

La historia del profeta Jonás que leemos de acuerdo a las costumbres en Yom Kippur captura la esencia de la festividad, que necesitamos ponernos a nosotros mismos a un lado y actuar por el beneficio de otros.

La historia de Jonás el profeta- en pocas palabras

La historia del profeta Jonás comienza con una misión que recibe de Dios: advertir al pueblo de Nínive que necesitan arrepentirse de sus actos malvados, cambiar sus relaciones de odio infundado hacia el amor de otros.

Sin embargo, Jonás no está satisfecho con esta misión. Él escapa abordando un barco y zarpando hacia altamar. Su escape provoca una tormenta. Cuando los marineros de la embarcación caen en cuenta que Jonás es la causa de la tormenta, lo arrojan por la borda. En el mar, Jonás es engullido por un gran pez. Pasa tres días y tres noches en el vientre del pez. Más adelante es expulsado a tierra, y se dirige a Nínive.

Cómo se relaciona la historia de Jonás con el pueblo judío

Justo como Jonás, nosotros -el pueblo judío- tenemos un rol inevitable. Es el mismo rol hoy como lo era en los tiempos de la antigua Babilonia, cuando Abraham nos unió como una nación en base de “ama a tu amigo como a ti mismo”: establecer nuestra unidad de tal manera que sirviera como ejemplo para la humanidad, es decir, ser una “luz para las naciones”.

“Israel es el primero y principal en recibir toda la abundancia, y a partir de ellos es dispensada a todo el mundo. Por esta razón son llamados Israel, es decir ‘Li-Rosh’ (‘Yo soy la cabeza’), es decir que están en el discernimiento de Rosh (cabeza), recibir la bendición primero, y después de ellos el resto del mundo”.

– Be’er Mayim Jaim, Parashat Teruma, Capítulo 25.

Históricamente, hemos experimentado cómo este juego interactivo entre nosotros y el resto del mundo opera: cuando estábamos unidos, tanto el mundo como nosotros prosperamos. Sin embargo, cuando nuestras relaciones se deterioran hacia el odio infundado, experimentamos golpes en la forma de muchos tipos de antisemitismo, y el mundo experimenta un declive en la forma de muchos tipos de crisis.

Mientras el reloj avanza, y nosotros escapamos continuamente de la realización de nuestro rol, gradualmente llegamos a un estado en el que restablecer nuestra conexión positiva parece imposible. Más aún, llega a causarnos repulsión el sólo mencionar que nuestro rol es ser “una luz para las naciones”.

Los judíos se vuelven unos contra otros. El auto-odio judío o el antisemitismo judío se vuelve rampante mientras las divisiones entre facciones de judíos seculares, religiosos, ultra-ortodoxos, pro-Israel y anti-Israel se vuelven marcadamente distintas. Nosotros mismos dejamos que la nube gris de odio infundado descienda sobre nosotros, y establezca la escena de una gran fuerte tormenta.

Los marineros en la historia cambian cada vez. Han tomado la forma de los nazis durante el holocausto, los rusos y los europeos del este durante los pogromos, la España católica durante la inquisición española, por nombrar algunos.

La relevancia de la historia de Jonás para los judíos y la humanidad hoy en día

En los últimos años, ha existido un agudo crecimiento en los crímenes y amenazas antisemitas, junto con un agudo crecimiento en otros problemas en el mundo, terrorismo, desastres naturales, depresión, suicidio, división social y abuso de drogas, por nombrar algunos. Mientras más crisis y problemas experimenta la humanidad, más apuntan sus dedos hacia los judíos como la fuente de sus problemas.

La historia de Jonás describe las raíces del antisemitismo.

El escape de Jonás de la misión que le fue asignada describe el escape del pueblo judío de su rol para unir por encima de las divisiones y ejemplificar esa unidad para la humanidad.

La toma de conciencia de los marineros de que Jonás era la causa de la tormenta, y el arrojar a Jonás por la borda describe el surgimiento de culpar a los judíos por todos los tipos de problemas que las personas están experimentando.

Vendrá el tiempo en que tendremos que ser arrojados por la borda, y entrar en el gran pez, es decir, pasar por un serio examen acerca de  ¿Qué significa ser judío? ¿Por qué tantas personas nos odian? Además, ¿Cómo podemos mejorar nuestra situación tanto para nosotros mismos como para el mundo?

La cuestión es sólo cuánto sufrimiento necesitaremos experimentar hasta llegar finalmente al auto-examen: ¿Es la cantidad actual de antisemitismo suficiente para impulsarnos a pasar por este auto-escrutinio? O ¿Continuaremos escapando de nuestra misión, y ese sufrimiento necesitará asumir proporciones de la escala de guerras mundiales y holocaustos, los cuales hemos visto antes, donde sólo una pequeña cantidad de nosotros quedaría para una vez más pasar por un examen y estar de acuerdo con nuestro rol?

Sólo cuando aceptemos nuestro rol -“ama a tu amigo como a ti mismo” y ser “una luz para las naciones”- nosotros y el mundo experimentaremos una nueva tendencia hacia la paz, armonía y felicidad, es decir el pez nos llevará a una costa segura, a Nínive.

“Dado que fuimos arruinados por el odio infundado, y el mundo fue arruinado con nosotros, seremos reconstruidos mediante el amor infundado, y el mundo será reconstruido con nosotros”.

– Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook, Orot Kodesh (Luces Sagradas), Vol. 3

El significado de Yom Kippur en relación con la historia de Jonás

Yom Kippur es un punto importante en nuestro desarrollo en el que nos ocupamos en una profunda introspección: ¿Cómo hemos estado pensando y actuando hasta hoy en relación a nuestro ro l- el “amar a tu amigo como a ti mismo” y ser “una luz para las naciones”?

¿Estamos haciendo lo que necesitamos hacer con el fin de unirnos por encima de nuestras diferencias? Tal vez somos muy exitosos en todo tipo de campos, como la ciencia, tecnología, medicina, alta tecnología, establecimiento de empresas, arte y cultura, y podremos estar proporcionando muchos beneficios materiales al mundo a través de esos campos pero, ¿estamos intentando superar las divisiones entre nosotros?

¿Cómo podemos realizar mejor nuestro rol como un pueblo judío, y convertirnos en el ejemplo que la humanidad necesita de nosotros?

Yom Kippur es una oportunidad para nosotros de realizar nuestro rol, ser pioneros de la unidad de la humanidad. Esta es la manera de calmar la creciente turbulencia y explosiones globales que se presentan más y más en todo el mundo, y un toldo de paz, armonía y felicidad nos cubrirá ( es decir la Sucá).

“ El pueblo de Israel debe ser la primera nación en asumir el altruismo internacional, y ser un modelo a seguir del bien y la belleza contenidos en esta forma de gobierno”.

– Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Los escritos de la última generación

Con optimismo, a pesar de nuestras diferencias, veo que sí tenemos el potencial para unirnos: siempre hemos sido atraídos hacia la igualdad, somos un pueblo que nunca ha tenido esclavos, nos sentimos atraídos hacia el conocimiento y la sabiduría más que a las ideologías divisivas, e incluso los religiosos entre nosotros conducen sus plegarias no solos, sino en decenas (el Minyan). Además, la palabra para nuestras casa de plegaria y de estudio, sinagogas, “Beit Knesset” significa casa de asamblea o conexión. La unidad está incrustada en las bases de nuestro pueblo, y espero que usemos el tiempo para el auto-examen en Yom Kippur para hacer escrutinio de cómo podemos extraer nuestra unidad de su potencial y ponerla en la práctica.

Que todo el pueblo judío sea inscrito y sellado en el Libro de la Vida para un buen año.
[214356]

7 días: “¿Está el día del juicio esperando a los judíos estadounidenses?”

El periódico Chicago´s Russian 7 Days publicó mi artículo: “¿Está el día del juicio esperando a los judíos estadounidenses?”

                             
[214446]

 

Jpost: “El secreto de un año feliz”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “El secreto de un año feliz

La historia de Jonás nos dice que cuando evadimos nuestra misión, preferimos la separación a la conexión y extendemos discordia en el mundo, siempre viene una tormenta.

Estos días santos son tiempo de alegría y también de reflexión. Este año, parece que debemos reflexionar más que en años anteriores. El antisemitismo mundial, cada año resurge más y el aumento del neo nazismo en EUA y Alemania, es una mala noticia para judíos, dondequiera que estén. Así que en el espíritu reflexivo de estos días santos, examinemos nuestra situación y encontremos la oportunidad en el desafío.

El año pasado descubrió y profundizó el abismo existente en las comunidades judías de todo el mundo y principalmente, entre el Estado de Israel y la comunidad judía de EUA. A menudo la grieta se vuelve tan profunda, que incluso algunos líderes judíos pro-israelíes de EUA abiertamente están reconsiderando su apoyo al estado judío.

Pero mientras podamos hablar de nuestros problemas, también podemos hacer las cosas bien y Yom Kipur es el mejor momento para reflexionar sobre nuestras acciones, a la luz de los acontecimientos adversos hacia los judíos en todo el mundo.

Evitando nuestra misión

La parte más importante en el servicio de Yom Kipur viene después de leer la porción de la Torá. Se llama, Haftara, en ella leemos selecciones de Profetas. En Yom Kipur, el texto de la Haftara, es el libro de Jonás. En muchas comunidades, los ricos pagan grandes sumas de dinero por el derecho a leer este Haftara, pues se sabe que es una Segula (dota de poder) para ganar (aún más) riqueza.

La historia de Jonás es especial. Habla de un profeta que primero trató de ‘evadir’ su misión, pero finalmente se arrepintió. Otro punto notable acerca de Jonás es que su misión no concierne al pueblo de Israel, sino a la ciudad gentil de Nínive. Hoy, a la luz del creciente antisemitismo, es más pertinente que nunca reflexionar sobre el mensaje detrás de la historia de Jonás.

Dios ordena al profeta Jonás que advierta a los habitantes de la gran ciudad de Nínive que habían corrompido su camino. En otras palabras, Jonás debe advertirles que se han vuelto tan malvados que su sociedad es insostenible. La tarea del profeta era restaurar las relaciones entre los residentes de Nínive o, todos serían destruidos.

Sin embargo, Jonás decide evadir su tarea e intenta huir en un barco.

Como judíos, nuestra nación fue establecida bajo el principio ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ y la justificación para nuestra existencia es nuestra misión de ser ‘luz para las naciones’ y difundir esa unidad en el mundo. Sin embargo, igual que Jonás, hemos evitado nuestra misión en los últimos 2,000 años. Ya no podemos permitirnos seguir evitándola.

Durante siglos, nuestros sabios y líderes han subrayado la necesidad de unidad para nuestra seguridad e incluso para la seguridad del mundo. También enfatizaron que cuando caemos en odio infundado, calamidades y problemas nos persiguen y el mundo también sufre.

Pero con el tiempo, hemos perdido la conciencia; nos hemos desapegado y alienado unos de otros. Peor aún, hemos llegado a ridiculizar términos como ‘luz para las naciones’ y ‘pueblo elegido’. No recordamos para qué fuimos elegidos. Pero aún nos espera y cuando huimos de ella, viene una tormenta.

Estamos dormidos

En la leyenda, la huida en un barco de Jonás de su misión, hizo rugir el mar. En lo más duro de la tormenta, Jonás se fue a dormir mientras los marineros permanecieron en la cubierta y lucharon por salvar el buque. Poco a poco, comenzaron a sospechar que alguien entre ellos hacía que el mar se enfureciera. Buscaron mucho y la culpa cayó en Jonás, el único judío a bordo.

La situación actual tiene mucha similitud con la nave de Jonás. El mundo se ha convertido en una aldea global y, por así decirlo, todos estamos en un barco. Los marineros -naciones del mundo- culpan al judío ‘a bordo’ (pueblo judío) por sus problemas.

Como Jonás, estamos dormidos. Empezamos a despertar a la existencia del odio, pero aún no despertamos a nuestra vocación. Si no despertamos pronto, los marineros nos arrojarán por la borda, como lo hicieron con Jonás.

Portadores de un método

En la historia, los marineros hacen intentos desesperados por

calmar al mar y siguiendo la orden de Jonás, lo tiran al mar. Una vez en el agua, la tormenta se calma y una ballena traga a Jonás. Durante tres días y tres noches, Jonás reflexiona en el abdomen del pez. Ruega por su vida y resuelve cumplir con su misión.

Igual que Jonás, todos nosotros llevamos dentro algo que agita al mundo. Nosotros, el pueblo de Israel, somos portadores del método de conexión, un método para unirnos por encima del odio, como lo dijo el rey Salomón (Proverbios 10:12), ‘El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes’, la unidad es la raíz de la cual creció nuestra nación. Es lo que nos atan en una sola nación y lo que hoy debemos reavivar porque donde quiera que vayamos, este modo de trabajo sin explotar, desestabiliza al mundo que nos rodea y nos culpa por sus aflicciones.

Lo que nuestra unidad inspirará, es la luz que debemos proyectar a las naciones, así como ahora nuestra separación proyecta separación a la humanidad entera y es la razón de todos nuestros problemas. Cuando nos unamos, se dotará a la humanidad de la energía necesaria para lograr la unidad mundial, donde todos vivan ‘como un hombre con un corazón’. Por lo tanto, es nuestra elección asumir nuestra responsabilidad o ser arrojados por la borda, para después aceptar cumplir nuestra misión.

Luz para las naciones

La misión de Jonás fue convertir la mezquindad y el odio en hermandad entre los gentiles de la ciudad. También esa es nuestra misión. Nada ha cambiado, excepto la fecha y los nombres. Sin embargo, en vez de ser ‘luz para las naciones’, hacemos lo posible por ser como las demás naciones.

A medida que más y más gente y naciones, subconscientemente sienten que los judíos no son como los demás, que son responsables de sus infortunios, empiezan a tratarnos según sus sentimientos. La gente reacciona instintivamente a lo que está sucediendo y subconscientemente dirige su ira y frustración contra nosotros. El Día de la Expiación es nuestra oportunidad de tomar la decisión de unirnos y convertirnos en ‘luz para las naciones’. Sólo así el remolino global que nos rodea disminuirá, la humanidad estará en paz y un techo (Suká) de paz, se extenderá sobre nosotros.

En esa Suká, todos nos sentaremos como uno, sin lucha ni contienda y haremos de la unidad nuestro valor primordial. Ahora, a medida que reconocemos nuestra misión, debemos comenzar a elevar el principio, ‘ama a tu prójimo como a ti mismo’, por encima de todos los valores, hasta que se convierta en un techo de paja que nos protege de todos los problemas y aflicciones.

Si queremos acabar con nuestros problemas, liberar al mundo del antisemitismo y llevar una vida segura y feliz, debemos unirnos y dar ejemplo de unidad a las naciones. Esto traerá paz y tranquilidad al mundo.

Palabras de nuestros sabios sobre unidad, amor y la misión de Israel en el mundo

Unidad y amor

El éxito de nuestra nación depende sólo de nuestro amor fraternal y conexión como una sola familia.

Rabino Shmuel David Luzzatto

‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ es la gran regla de la Torá, para incluir unidad y paz, que es la esencia de la vitalidad, la persistencia y la corrección de toda la creación –con gente de diferente opinión que se une en amor y paz.

Rabí Nathan Sternhertz, Likutey Halajot [Reglas diversas], ‘Bendiciones para ver y bendiciones personales’, regla 4

Puesto que fuimos arruinados por el odio infundado y el mundo se arruinó con nosotros, seremos reconstruidos por el amor infundado y el mundo será reconstruido con nosotros.

El Raiah [Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook], Orot Kodesh (Luces sagradas), vol. 3

Cualquier agitación en el mundo, viene sólo de Israel. Ahora somos llamados para que, voluntaria y conscientemente hagamos una gran tarea: construirnos a nosotros mismos y al mundo arruinado junto con nosotros.

El Raiah [Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook], Igrot (Cartas), Carta  726

‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Todo lo que quisieras que otros hicieran por ti, hazlo por tus hermanos.

Maimonides, Mishneh Torah, Shoftim, Reglas de duelo, capítulo 14

¿Cuándo el Creador tiene afición a la creación? Cuando todo Israel está unido sin envidia ni odio ni competencia y cada uno piensa en el bienestar y ayuda de su amigo. En ese momento el Creador está encantado con Su creación.

El libro, Recuerdos para Miriam, capítulo 11

Cuando todos los seres humanos están de acuerdo en abolir y erradicar su voluntad de recibir para sí mismos y no tengan más deseo que otorgar a sus amigos, todas las preocupaciones y peligros del mundo dejarían de existir. Y aseguraremos una vida buena y sana.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Introducción al libro del Zohar, ítem 19

La misión de Israel

El pueblo de Israel debe ser la primera nación en lograr altruismo internacional y ser un modelo a seguir del bien y la belleza contenidos en esta forma de gobierno.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Los escritos de la última generación

El pueblo de Israel, que es más apto para acercarse al Creador que las demás naciones, otorgará la recompensa al resto de las naciones.

Rav Baruch Ashlag (Rabash), Escritos de Rabash, volumen 2, Carta 18

La nación israelí fue construida como una especie de puerta por la que las chispas de luz brillarían sobre toda la raza humana en todo el mundo.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Arvut (Garantía mutua)

Está escrito que cada naciones sostendrá a un judío y lo llevará a Tierra Santa. No es suficiente que puedan ir solos. Debes entender de dónde vendrán las naciones del mundo por esa voluntad e idea. Sepan que es por la difusión de la verdadera sabiduría, por lo que, evidentemente verán al verdadero Dios y la verdadera ley.

Y la difusión de la sabiduría a las masas se llama ‘Shofar (cuerno usado en fiestas)’. Como el Shofar, cuya voz recorre grandes distancias, el eco de la sabiduría se extenderá en el mundo y las naciones escucharán y reconocerán que en Israel hay sabiduría divina.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Shofar del Mesías

Corresponde a la nación israelí calificarse a sí misma y a todo el mundo a través de la Torá y las Mitzvot (mandamientos), para desarrollarse hasta que tomen sobre sí, esa sublime obra de amor a los demás, que es la escalera para el propósito de la Creación, para la adhesión con el Creador.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Arvut (Garantía mutua)

La construcción del mundo, que actualmente está arruinado por las espantosas tormentas de una espada sangrante, requiere la construcción de la nación israelí. La construcción de la nación y la revelación de su espíritu son una y la misma y es una con la construcción del mundo, que se deshace y espera una fuerza llena de unidad y divinidad y de todo lo que hay en el alma del Asamblea de Israel.

El Raiah [Avraham Itzhak HaCohen Kook], Orot (Luces), capítulo 9, p 16
[214247]

Jpost: “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio

Considerando los desastres por los que ha pasado América este mes pasado, parece como si Rosh Hashaná no pudiera venir en un mejor momento. En realidad, las palabras “Rosh HaShaná”, vienen de las palabras en hebreo “Rosh Hashinui”- el comienzo del cambio. Sólo podemos esperar que el cambio sea para mejor.

Las festividades judías son conocidas por sus delicias culinarias. Pero aparte de la comida y las reuniones familiares, los festivales judíos tiene profundos significados espirituales. Rosh Hashaná es no sólo el comienzo del calendario hebreo, es también un símbolo de renovación. Aquí es cuando comenzamos a hacer escrutinio de nosotros mismos y determinar cómo queremos mejorarnos.

Saborear la cabeza de un pescado significa que queremos ser cabeza y no cola. Esto implica que queremos determinar nuestro camino por nosotros mismos y no seguir a la manada a ciegas. Comemos semillas de granada, y cada semilla representa un deseo que hemos descubierto dentro de nosotros, y el cual queremos aprender cómo usarlo por el bien de otros en lugar de en forma egoísta. Y la manzana que comemos simboliza el pecado (de estar centrado en mí mismo), el cual mitigamos (endulzamos) con miel, una vez más simbolizando nuestro deseo de aprender cómo usar incluso esa tentación primordial de forma altruista.

El pueblo de Israel acuñó el dicho, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y lo implementó en varios grados hasta la ruina del Segundo Templo. Todos nuestros festivales simbolizan piedras de toque en el camino de transformación de la inclinación malvada -es decir el egoísmo- al altruismo, donde amamos a nuestros prójimos como a nosotros mismos.

Nuestros sabios nos dicen que la única razón por la que el Segundo Templo fue arruinado es el odio infundado. Es decir, cuando el egoísmo toma el mando, fallamos y caemos. Fuimos establecidos como una nación sólo cuando juramos unirnos “como un hombre con un corazón”. Cuando rompimos ese juramento, fuimos dispersados y exiliados.

No menos importante que nuestro juramento de ser como uno fue el mandamiento que nos fue entregado para ser una luz para las naciones. Pero en ausencia del vínculo entre nosotros, ¿qué luz emitimos? Cuando estamos unidos y lo mostramos, nos volvemos una luz para las naciones y realizamos nuestra vocación como judíos.

Hoy en día, la desconfianza y la alienación prevalece en todos los niveles de la humanidad -desde el interpersonal hasta el social, nacional e internacional. Claramente, nos estamos volviendo cada vez más alienados el uno del otro -lo opuesto a la unidad y amor fraterno que son tan vitales para la supervivencia en un mundo donde todos dependen de todos los demás.

Mientras más perseguimos la tendencia actual, más grande será la presión aplicada sobre los judíos. En el fondo, el mundo recuerda que los judíos alguna vez conocieron el secreto para la conexión humana apropiada. Cuando esa memoria sale a flote, es expresada como acusaciones de que somos instigadores de guerras, manipuladores y diatribas similares que se han vuelto parte integrante de la jerga antijudía.

Aun cuando nosotros, también, estamos desconectados, somos los que podemos y debemos reencender nuestra unidad. Tal vez aún estamos muy lejos de eso, pero al menos podemos reconocer lo indispensable de este valor injustamente derogado: la unidad.

Por lo tanto, este Rosh Hashaná es una oportunidad para hacerlo realmente un Rosh Hashinui, el comienzo del cambio. Aquí y ahora debemos comenzar a cambiar cómo nos relacionamos el uno con el otro. Mientras nos reunimos con familia y amigos, debemos hacer un punto el elevarnos por encima de nuestras diferencias y encontrar la meta común de la unidad. Y cuando lo hagamos, las antiguas aflicciones ya no serán más, dado que todas se derivan de uno y un solo origen -nuestra separación.

Este año, untemos algo de miel en nuestra alienación y endulcémosla con cuidado y preocupación por el otro. Tras las recientes tragedias que América ha sufrido, seguro le vendría bien usar algo de preocupación mutua y responsabilidad mutua. Y realmente, la unidad es todo lo que necesitamos. La unidad es todo lo que el mundo necesita, y es la clave para nuestra felicidad duradera.
[213952]

Haaretz: “En el congreso de Cabalá, encontré mi ego”

El mayor periódico israelí הארץ (Haaretz) publicó un informe sobre el congreso mundial de Cabalá, Todos como uno, celebrado en Tel Aviv del 21 al 23 de febrero de 2017 “En el congreso de Cabalá, encontré mi ego”

[202768]

Continent: “Huracán después del huracán”

El periódico en línea Continent publicó mi artículo “Huracán después del huracán“:

[213417]

Newsmax: “Para restaurar la ‘cordura’ de la naturaleza, necesitamos empezar con restaurar nuestras propias conexiones”

El portal más grande Newsmax publicó mi nuevo artículo “Para restaurar la ‘cordura’ de la naturaleza, necesitamos empezar restaurando nuestras conexiones

Mientras escribo esto, aún llegan los informes de la devastación del huracán Irma. Es claro que la naturaleza ha cambiado. Los científicos han estado advirtiendo por años que el calentamiento global significa tormentas más fuertes y fenómenos climáticos cada vez más frecuentes. Pero saber que esto sucederá y ver que sucede, son dos cosas diferentes.

Pero esta columna no trata de desastres. Trata de esperanza y de tomar medidas.

En mi columna anterior, escribí que nuestro principal problema no son los desastres naturales, sino nuestra alienación. Sugerí un modo práctica de crear un diálogo positivo y compartí un enlace para descarga gratuita de mi libro Completing the Circle, que, entre otras cosas, ofrece juegos de conexión e ideas que ayudan a la conexión de la gente.

Pocos días después, me enteré que dos jóvenes, que también estudian conmigo, iniciaron un dialogo con sobrevivientes del huracán Harvey e incluso lo filmaron. Si se desea tener esperanza en el futuro de EUA, se debería ver esa documentación. Estos jóvenes hermosos e inteligentes, no se conocían antes de esa reunión, y a juzgar por su apariencia, lo más probable es que sus caminos nunca se hubieran cruzado, si no fuera por la devastación de Harvey. Sin embargo, estos millennials prueban con su conducta que la solidaridad en EUA es posible.

Esta terrible temporada de huracanes terminará en un par de meses y el fuego en el oeste de EUA se extinguirá. Si olvidamos este verano amenazador y seguimos como antes, habremos perdido una oportunidad de hacer un cambio real.

Uno de los participantes en la discusión filmada dijo: “Esperemos que la mentalidad que tenemos todos los que estamos en esta mesa, pase a otros”. Otro agregó; “hay un solo objetivo, ayudar a la gente, restaura mi fe en la humanidad ver a todos trabajar juntos, mano a mano … teniendo una conexión que creo que no sería posible si no fuera por una situación tan terrible y, es triste decirlo. Esperemos que los medios lo reflejen y muestren que la gente puede unirse, incluso en tiempos tranquilos y que no estamos separados por creencia, religión ni ningún otro factor”.

Naturalmente, estas iniciativas aisladas no cambiarán la faz del país. Sin embargo, es prueba del concepto, por eso lo comparto aquí. Las autoridades pueden y deben usar la sensibilidad actual de la gente y, dirigirla a usar el poder de la conexión.

Después de menos de 45 minutos de discusión, los participantes, que como he dicho, no se conocían antes de la reunión, se sintieron tan cerca que intercambiaron correos electrónicos y números de teléfono. Si es tan fácil, usar el modo correcto de discusión, ¿por qué no todos los estadounidenses se benefician con esto?

De hecho, la conexión humana tiene más impacto de lo que pensamos. A principios de los años 70, el renombrado físico Dennis Gabor dijo: “Hasta ahora el hombre ha estado en contra de la Naturaleza; de ahora en adelante estará en contra de su propia naturaleza” Pero en lugar de centrarnos en la naturaleza humana, buscamos formas de arreglar la naturaleza misma y al hacerlo, no vemos lo importante. Nuestra propia mala voluntad causa todos problema en el mundo. Calentamiento global, crisis financieras que empobrecen a millones, guerra, hambre, depresión, abuso de sustancias, desigualdad y racismo son desastres causados por el hombre. Si superamos nuestra mala voluntad, que causa todas estas crisis, no habría preocupación en el mundo.

Y la forma de superar la mala voluntad es estableciendo conexiones humanas positivas. Por eso soy tan inflexible en las discusiones como la que menciono aquí.

Llega el momento en que debes mirarte en el espejo y decir: “Es suficiente de culpar a otros por mis problemas; tengo que tomar mi responsabilidad” Como sociedad, estamos en ese punto. Ahora es nuestro momento de comenzar a “ser” positivo con los demás. Es un esfuerzo consciente al principio, que puede parecer antinatural, pero como sabemos, la práctica hace el hábito. Y en este caso, se necesita muy poca práctica para hacer grandes progresos, basta con ver ese video.

Si cada persona en su comunidad asiste a una o dos reuniones semanales, en un mes todo el vecindario cambiaría. Ir al supermercado sería ir a ver amigos, porque conocerías a otros compradores o conocerías a sus amigos, que te presentarían a sus amigos y volverías a casa sonriendo. En un ambiente así, es natural cuidarse unos a otros y la sociedad encontrará fácilmente su equilibrio.

En un espacio tan cariñoso, todos nuestros problemas se resolverán y eso afectará a todo nuestro entorno, desde la sociedad humana hasta la naturaleza. Como resultado, restaurar la cordura de la naturaleza comienza con nuestras conexiones positivas.
[213337]

The Russian Canadian: “Estás donde están tus pensamientos, parte 2”

El diario de Toronto The Russian Canadian publicó la segunda parte de mi artículo “Estás donde están tus pensamientos.”


[213003]

Material relacionado:
The Russian Canadian publicó la segunda parte de mi artículo Estás donde están tus pensamientos

Centro Makor: ¿Quién necesita educación?

En Boston, el periódico Center Makor publicó mi artículo “¿Quién necesita educación?

[208156]

Newsmax : “En la segunda guerra civil no habrá ganadores”

Newsmax, el portal más grande, publicó mi nuevo artículo  “En la segunda guerra civil no habrá ganadores”

A principios de esta semana, el presentador de noticias de CNN, Don Lemon, dijo que el presidente “claramente intenta encender una guerra civil en este país”. En respuesta a las palabras de Lemon, el historiador y ex líder de la Cámara, Newt Gingrich, dijo en una entrevista en Tucker Carlson Tonight: “Creo que deberíamos tomar la amenaza de una guerra civil muy en serio”.

Refiriéndose al artículo de Dennis Prager, America’s Second Civil War, Gingrich agregó, “Lo que se está viendo con Antifa, lo que se está viendo en los campus universitarios, lo que se está viendo, hasta cierto, punto en la burocracia, es una verdadera división del país.… Ojalá pudiéramos cantar Kumbaya y estar juntos, pero no creo que eso sea lo que va a pasar. … Como historiador, mi punto de vista es muy sencillo: ganará un lado o el otro.

En EUA ya hay tantos extremistas en ambos lados del pasillo político, que mucha gente ve la guerra, no sólo como inminente, sino como virtualmente inevitable. Si este es el caso, será mejor que nos ocupemos en excavar refugio subterráneos ..y tumbas.

Y no sólo en EUA. Una guerra civil no terminará en EUA. Si el país se hunde en la batalla, muchos pelearán por el botín. China, Rusia, Corea del Norte, Irán y otros destruirán lo que la guerra no destruya, el imperio estadounidense se convertirá en historia y seguirá una tercera guerra mundial con múltiples potencias nucleares. No habrá ganadores porque, para citar a Maquiavelo, “las guerras inician cuando tú quieres, pero no terminan cuando te complace.”

¿Realmente no hay alternativa?

Creo que la hay o no estaría escribiendo esto. En mi anterior columna, observé que el presidente Trump necesita adoptar un tono más conciliador para comenzar a construir la cohesión nacional. Es bueno que diga “Sin importar nuestro color, credo, religión o partido político, EUA es primero”, pero hacerlo justo después de que en Charlotte un carro fue lanzado contra la gente, es epítome de mala sincronización. Tales declaraciones deben ser parte de la rutina del presidente, no en raras ocasiones.

Trump sobresale en el uso de las redes sociales. Si lo hace para transmitir una corriente constante de mensajes unificadores, a pesar del cinismo de la prensa conquistará los corazones del pueblo, sin importar la afiliación política.

Estoy totalmente de acuerdo en que EUA requiere proyectos de infraestructura masiva. Pero la infraestructura real del país es su gente, no caminos de asfalto ni ferrocarriles. La administración necesita implementar ya, programas de solidaridad que formen una identidad uniforme. La gente necesita aprender que una ideología que socava la libertad de expresión, de práctica religiosa y de prensa, no puede usar la Primera Enmienda para legitimarse.

Aún más importante, la gente necesita aprender que la pluralidad de opinión no es una receta para la guerra; es precisamente lo que hizo grande a EUA en primer lugar. Cuando personas de diferentes enfoques y puntos de vista se esfuerzan por lograr el mismo objetivo, es mucho más probable que lo logren. Si el objetivo es el bienestar de los estadounidenses, todo el país se beneficiará y este objetivo debe encabezar la lista de prioridades de cada estadounidense.

Puede que no parezca posible reparar a un Estados Unidos divididos, pero;

1) nadie lo ha intentado sinceramente y

2) la otra opción es la guerra.

Con mis alumnos, he desarrollado técnicas sencillas y fácilmente aplicables, que crean un sentido de unidad y conexión, incluso entre las poblaciones más inverosímiles, como judíos israelíes y árabes palestinos, ultra-ortodoxos y devotos agnósticos y, opulentos y necesitados. Esta técnica hace maravillas dondequiera que se ha probado: América del Norte, Europa occidental y oriental y en Israel.

El mundo de hoy nos lleva a la conexión. La interconexión de la realidad requiere que aprendamos a trabajar en un mundo donde todos dependen de los demás. Cuando pensamos en términos de “un lado o el otro gana”, no podemos tener éxito, porque estamos perpetuando una mentalidad de separación. Esto inevitablemente creará grupos extremistas que alimentarán el odio al otro lado, lo que a su vez llevará a la guerra. La única manera de evitar esta ruta, es hacer que la unidad sea la corriente principal.

Si esto no parece realista, piensa en tu propio cuerpo. Sin la unidad de órganos radicalmente diferentes, todos trabajando al unísono para la causa común de sostenerte y mantenerte sano, no existirías. Por lo tanto, la unidad no es irreal; es la única opción realista para la sociedad.

Mientras más pronto EUA haga de la solidaridad su valor principal, mejor será para todo el país. Cualquier decisión que la administración de Trump y el Congreso tomen  en adelante, debe ser, antes que nada, promover la unidad y la solidaridad, porque realmente es la única opción realista.
[212499]