entradas en 'Torá' categoría

“Un viento partió del Señor”

La Torá, Números 11:30-11:31: Entonces Moisés entró al campamento; él y los ancianos de Israel. Un viento partió del Señor y barrió codornices desde el mar y las esparció sobre el campamento cerca de un día de camino de este lado y un día de camino de ese lado, alrededor del campo, cerca de dos codos sobre el suelo.

Un viento (Rúaj) es un movimiento. “Un viento partió del Señor” significa que un nuevo movimiento interno envolvió a una persona.

“Y barrió codornices desde el mar y las esparció sobre el campamento… cerca de dos codos sobre el suelo”. Si vemos esto desde el punto de vista de las unidades físicas de medida, un codo es aproximadamente 60 centímetros. Todo el campamento fue cubierto de codornices por un día de camino a partir del campo en todas las direcciones ¿Puedes imaginar cuántas toneladas de carne significa esto? El pueblo exigió comida y la recibieron.

Naturalmente, esto es una alegoría. No significa codornices ¿Quieres recibir llenado en tus deseos egoístas? Por favor, ¡ven y tómalo!
[217529]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 25/mar/15

Material relacionado:
¡Hacia el viento!
La primera respiración
Películas sobre la realidad espiritual

“Te entregaré las tablas de piedra”

Torá, Éxodo, 24:12–24:14: El Señor le dijo a Moshé: “Asciende hacia Mi, al monte, y quédate allí. Te entregaré las Tablas de piedra con las enseñanzas y los mandamientos que he escrito, para que los transmitas” Entonces Moshé se levantó con su ayudante Iehoshúa. Moshé ascendió al monte de Dios. Y a los ancianos les dijo: “Espérennos aquí hasta que   retornemos a ustedes Miren, Aharón y Jur están con ustedes, quien tenga alguna disputa en materia legal que acuda a ellos.”

Esto es sobre la separación de los distintos niveles de gobierno. Existe la misma separación dentro de la persona y en la sociedad. Hay un pueblo común, levitas, sacerdotes y Moisés dentro de él. No obstante, sólo el punto llamado Moisés accede al contacto más elevado con el próximo nivel y así inicia el ascenso.

Está escrito: “Te entregaré las tablas de piedra con las enseñanzas y los mandamientos”. El punto llamado Moisés se incluye en el grado que comienza a partir del nivel inanimado (Domem – nivel de piedra, que es llamado Lev HaEven, corazón de piedra) y se rinde a la fuerza superior que talla los mandamientos sobre él. Este es el trabajo del Creador.

Moisés no puede tallar sobre su corazón (en el nivel de Lev HaEven) las palabras de la Torá, es decir, los mandamientos espirituales que representan las diez Sefirot, los que son los más corregidos y los más profundos. Finalmente, la base del siguiente grado es la corrección del hombre en su nivel egoísta más profundo.
[216870]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno”  1/jul/13

Material relacionado:
“Moisés -servidor del Señor- murió allí”
“Y Moisés se acercará sólo a El Señor”
“Entonces Moisés subió a la montaña”

Derríbalos y destruye sus monumentos

La Torá, Éxodo 23:24: No te postrarás ante sus dioses, y no los adorarás, y no seguirás sus prácticas, sino que derribarás y destruirás completamente sus monumentos.

A lo que se refiere aquí no es a la adoración de ídolos de las tribus primitivas, sino acerca del hombre construyendo la semejanza del Creador dentro de sí.

Destruir sus monumentos” significa destruir todo el deseo egoísta, todo el camino hasta el último nivel, hasta las “rocas”, en otras palabras, hasta el nivel inanimado. El hombre debe dejar de usar el egoísmo en cualquiera de sus formas.

Inicialmente, cuando una cualidad llamada, por ejemplo, Jebuseos o Hititas, que nunca habían sido experimentadas antes, comienza a desarrollarse, la persona puede pensar que puede moverse hacia la meta de forma correcta con esta cualidad: vivir en este mundo con el fin de crecer espiritualmente. Pero, más tarde, comienza descubrir que esta cualidad es opuesta a lo espiritual.

Más aun, esta cualidad todavía necesita ser desarrollada a tal grado que llegas a despreciarla: estás dispuesto a hacer lo que sea necesario para ya no permanecer de esta manera, en esta cáscara, en esta forma- así de completamente opuesta es a la semejanza del Creador.

Sin embargo, gracias a eso, gracias a esas formas, cada una de esas cualidades, cada una de esas “naciones”, la forma del Creador es revelada dentro de ti. Así es como llegas a reconocerlo a Él a diferencia de todos los ángeles y gradualmente lo revelas a Él.

Sólo una persona que está moviéndose hacia el Creador es capaz de despreciar a esas “naciones” dentro de sí.

Pregunta: ¿Cualquier otro odio no es considerado odio?

Respuesta: No, aquí no se refiere a las cualidades terrenales, sino a las personas que asumen el hacerse similares al Creador.

No importa cuán grandioso suena esto, aun así es un trabajo muy difícil. En realidad, el Creador hace todo, excepto identificar los opuestos a Él dentro de ti mismo a tal grado que le ruegas a Él que te corrija, eso debes hacerlo por ti mismo. “Golpéame con un cincel y un martillo, corta de mí todos los excesos egoístas y déjame sólo Tu imagen”, -esto es por lo que tienes que rogar.
[216749]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno”, 1/jul/13

Material relacionado:
Rompe los ídolos dentro de ti
No te hagas un ídolo
Cómo no caer bajo la influencia de la gente común

El Creador escucha la plegaria de todos

Pregunta: ¿Qué significa “El Creador escucha la plegaria de todos”?

Respuesta: El Creador es el sistema superior, el sistema de Biná, llamado Elokim.

Este sistema escucha todas nuestras súplicas porque somos su consecuencia; vivimos dentro de Biná —no a su altura, pero dentro— ya que nacimos de ella, se ocupa de nosotros y apoya nuestra existencia para que deseemos volvernos como ella. Es total otorgamiento y nosotros somos sólo receptores. Así fuimos creados.

Biná nos dio vida, se ocupa de nosotros y gradualmente alcanzamos el estado donde encontramos que somos opuestos a ella. No nos importa ser opuestos a ella; ni siquiera identificamos que es así, pero se despierta en nosotros una aspiración de alcanzar el grado de Biná.

Esta aspiración es llamada el Punto en el corazón. Este punto nos despierta porque el grado de Biná siempre está trabajando sobre nosotros. Y continúa hasta que empezamos a buscarlo y deseamos acercarnos. De repente sentimos que es importante. Aspiramos a ello como anhelando volver a casa, alcanzar nuestra fuente.

¿A qué aspiramos? A la raíz de nuestra vida, al lugar donde se originó. Aspiramos a nuestra fuente para encontrar respuesta a las preguntas —“¿De dónde vengo?, ¿por qué existo? ¿cuál es el propósito?”— porque la raíz lo contiene todo. No sabemos nada del futuro, pero la raíz existe, no hay duda.

Por lo tanto, aspiramos a Biná puesto que tenemos una chispa de ella. Esta chispa nos conecta al grado de Biná. Nuestro deseo de recibir está completamente en el grado de Maljut, al cual Biná también dió origen.  

Así es como existimos, dentro de una sensación interna entre dos mundos: entre el grado de Biná, mundo superior y el grado de Maljut, mundo inferior. Está dentro de nosotros. Ahora nuestro trabajo es respetar, despertar y hacer crecer constantemente esta chispa. Eso es lo que hacemos con la ayuda del trabajo en el grupo.
[217650]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá, 5/dic/17 “Trabajando con los disturbios”  

Material relacionado:
Una oración que crece secretamente en el corazón
¿El Creador escucha mi oración?
La cristalización de una oración

“El pueblo estuvo todo aquel día”

Torá, Números 11:32 – 11:34: El pueblo estuvo todo aquel día, toda aquella noche y todo el día siguiente recogiendo codornices. el que menos recogió, recogió diez jomers, las dispersaron en capas alrededor del campamento. La carne aún estaba entre sus dientes, todavía no la habían ingerido, cuando el Señor se enojó contra el pueblo. El Señor castigó al pueblo con una epidemia muy dura. Aquel lugar fue llamado Kivrot Hataavá (sepultura de la codicia) pues allí sepultaron al codicioso pueblo.

Todos murieron excepto los que no tocaron esta ración del cielo. No se habla de gente sino de deseos en cada persona.

Todos los deseos egoístas -los que cazan estos dones-, son castigados al instante en el desierto. Ahí está su corrección: mueren.

Se trata de alguien que avanza en su desarrollo espiritual y ve que todo lo que pide puede ser satisfecho, pero implicará su muerte espiritual.

Pregunta: ¿Qué son ‘codornices’?

Respuesta: Todo lo que en nuestro mundo resulta de la influencia en el deseo, de cierta Luz y el deseo se formado por su influencia. La Luz genera deseos, que después se revelan como muertos y eso se llama, este mundo.

Pregunta: En principio, ¿se suprimen todos los deseos que impiden avanzar?

Respuesta: En este grado, sí. Pero luego surgen de nuevo y son corregidos. Nada permanece en el estado egoísta.

Muerto significa que no es adecuado para usarse ahora. El siguiente momento, en el siguiente grado, todo se restablece y se corrige. Así como morimos en este mundo, en nuestra comprensión, en nuestra visión de lo que nos sucede y luego, renacemos.
[217532]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 25/mar/15

Material relacionado:
Maljut está esperando
“Entonces Moisés subió a la montaña”
“Brilló para ellos desde Seir”

Maljut está esperando

Torá, Números 12:01: Miriam y Aarón hablaron en contra de Moisés con respecto a la mujer cusita con la que se había casado, porque se había casado con una mujer cusita.

La esposa de Moisés, Zipora, es cusita, lo que significa que es morena. Significa que Maljut de Moisés es mucho más oscuro, más duro y más pesado que los deseos de Miriam y Aarón. Por lo tanto, cuando trabaja con ella, alcanza un nivel superior.

De la misma manera, ahora tenemos que unirnos a la humanidad ¿te imaginas a Maljut que espera para ser conectada? Al mismo tiempo, cuando esto suceda, ¡todos recibirán esa elevación!
[217646]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 25/mar/15

Material relacionado:
Entre Keter y Maljut
El trabajo nocturno
La Profundidad infinita de Malchut

¿Cuándo llegar a la tierra de Israel?

Pregunta: ¿Por qué después del éxodo de Egipto, el pueblo de Israel se quejaba constantemente y no estaba satisfecho con este progreso?
Respuesta: Así es como el presente se evalúa en relación con el pasado y la libertad de elección se selecciona de los dos estados.
Esto sucede en cada grado, en cada paso, ya que el egoísmo siempre está creciendo y tenemos que elevarnos por encima de él. A mayor egoísmo, mayor ascenso. Esto continúa hasta que ingresemos a la tierra de Israel. A lo largo de los 40 años de deambular por el desierto, todos subimos al Monte Sinaí.

Previamente solo Moisés ascendió, pero ahora estamos arrastrando a todos junto con nosotros. Esto significa que él está guiando a la gente a través del desierto.
El ascenso al Monte Sinaí, que significa el ascenso por encima del odio mutuo, es el propósito de la vida del hombre. Este es el comienzo del otorgamiento, el amor, la conexión mutua y la unión de todos en un solo todo, y en esta medida, el Creador se revela.
La tierra de Israel se alcanza solo al final cuando alcanzas el amor. Pero todo el ascenso consiste en elevarse por encima del egoísmo. Esto se llama “tener el atributo de Jasadim“.
Jesed es misericordia: cuando te preocupan los demás de la misma manera que ellos se preocupan por ti.

Durante esto, cada vez que estés en el nivel en el que estás, se reprimirán tus necesidades al volver a evaluar las necesidades de los demás como más valiosas, más necesarias. Es similar a cómo una madre cuida a un bebé, valorando sus necesidades más que cualquier otra cosa. Así es como estamos en relación con todos.
Es como si permitieras que otra persona dentro de ti, liberara espacio para ella en este grado. Cuando haces esto, el egoísmo del próximo grado inmediatamente comienza a surgir en ti. Es tan fuerte que ni siquiera notas a esa persona, y si lo ves, te molesta y es repulsivo para ti. Luego empiezas a trabajar en esto de nuevo hasta que se vuelve más cercano a ti de lo que tú eres para ti. Esto significa que ha ingresado a un nuevo grado. Y continúa una y otra vez.
[217512]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 25/mar/15

Material relacionado
El legado de Moisés no está perdido
Trayendo a cada uno al nivel de Moisés
“Y ellos creyeron en el Señor y en Moisés, su siervo”

“Esa alma será cortada de entre su pueblo.”

La Torá, Levítico 7:21: Y cuando alguien toque alguna cosa inmunda, ya sea inmundicia humana o un animal inmundo, o cualquier cosa abominable e inmunda y luego coma de la carne del sacrificio de la ofrenda de paz que pertenece al Señor, esa alma será cortada de entre su pueblo.

Un cadáver simboliza un deseo egoísta no corregido. Murió por sí mismo, pero aún no ha sido corregido.

En otras palabras, hay vida y muerte. Después de la vida egoísta de un deseo viene la muerte del ego y luego su alteración al altruismo. Se mueve como una ola: positivo-negativo, positivo-negativo. Te sumerges en el negativo (egoísmo), llegas a cero, y luego traduces el egoísmo al altruismo. Pero un cero aún no significa nada. Puedes tratar solo con los espiritualmente vivos.

“Tocar lo sucio” significa entrar en un contacto interno con un deseo egoísta, estar con él en adaptación, en comprensión, en un estado mutuo. Es decir, si puedes decir espiritualmente que “entré en contacto con alguien”, entonces estás en el mismo estado que él. Y si él es un cadáver, entonces estás en el mismo nivel.

Está escrito: “Y una persona que toca algo inmundo… Y luego come de la carne de una ofrenda de paz al Señor, esa alma será cortada de entre su pueblo”. No puedes bendecir, no puedes hacer tales obras.

Se trata de las leyes de la incompatibilidad o las leyes de similitud porque todo en el universo se basa en el atributo de la similitud.
[217198]
De kabtv “Secretos del Libro Eterno” 10/dic/13

Material relacionado
Purificando la vasija del alma
Tocar al Creador a través del punto en el corazón
Una réplica específica del Creador en mi corazón

“Entonces Moisés subió a la montaña”

Torá, Éxodo 24:15 – 24:18: Y Moisés subió al monte, y la nube cubrió la montaña. Y la gloria del Señor reposó en el Monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días, y llamó a Moisés en el séptimo día desde el interior de la nube. Y la apariencia de la gloria del Señor fue como un fuego consumidor en lo alto de la montaña, ante los ojos de los hijos de Israel. Y Moisés llegó dentro de la nube, y subió al monte, y Moisés estuvo sobre el monte cuarenta días y cuarenta noches.

“Y Moisés subió a la montaña” y desapareció en la nube significa que había alcanzado completamente el atributo de Biná (la característica 40). Cuarenta es el nivel de Biná con respecto a Maljut. El otorgamiento completo, absoluto es el primer estado general del ascenso de una persona.

Pregunta: ¿Por qué Moisés entró en la nube?

Respuesta: Entrar a la nube simboliza la entrada del poder del Creador a esta etapa. Y luego, en el transcurso de 40 años, Moisés se eleva más completamente en esta etapa y completa el trabajo antes de la entrada del pueblo en la “Tierra de Israel”, hacia el siguiente estado. “Y estuvo Moisés sobre el monte cuarenta días y cuarenta noches”, porque no hay día sin noche ni noche sin día. Una persona primero debe zambullirse en la noche, en todas las cualidades egoístas opuestas y expresarlas, y solo entonces, con la ayuda de la Luz, puede corregirlas a las propiedades de Biná. Por lo tanto, “y hubo tarde, y hubo mañana—un día “significa que todo comienza por la noche.

Moisés recibió las tablas, la Torá y los mandamientos; descendió de la montaña y comenzó a trabajar. Esto significa que una persona se ha elevado a su nivel más alto, se enganchó, apareció en el mundo como un recién nacido, y ahora necesita elevarse al nuevo mundo. Para llegar a este estado, se le da una instrucción—una Luz de corrección que espera hasta que la persona la necesite.
[216888]
De Kabtv “Secretos del libro eterno” 1/jul/13

Material relacionado:
La consumación de la misión de Moisés
Deseos materiales y espirituales
El deseo de la gente en la era moderna

Despertar de un sueño

Torá, Éxodo 23:31: Estableceré tus fronteras desde el mar Rojo hasta el mar de los filisteos y desde el desierto hasta el río, pues entregaré en tu mano a los habitantes de esa tierra y tú los expulsarás de tu presencia.

La tierra de Israel, en principio, no es grande, esto es, el deseo egoísta del hombre es muy pequeño. Pero en los niveles espirituales, crece gradualmente. Cuando una persona asciende de un nivel espiritual pequeño a uno cada vez más elevado, revela el mundo entero.

No es nuestro universo, el cual en sí mismo no representa un volumen espiritual serio; es simplemente cero; no existe. En el mundo verdadero donde realmente estamos, no existe. Es como nuestro reflejo.

No sabemos y no nos vemos. Es como si estuviéramos durmiendo, viviendo nuestra vida material en un sueño. En este sueño, se nos da el inicio del trabajo espiritual, el cual nos ayuda a despertar.

Si despertamos con su ayuda, es decir, entramos en el mundo espiritual, vemos que todo lo que está dentro de nosotros es sólo una ilusión. Teníamos todo tipo de fluctuaciones cerebrales y las describíamos en nuestra imaginación. Ahora somos reales, espirituales.

Por lo tanto, la vida material con respecto a la espiritual es como un sueño. Después de todo, no hacemos nada, no llevamos a cabo ninguna acción material e incluso los deseos que presuntamente usamos no son deseos -no son nada.

Pero tan pronto como despiertas, es decir, tan pronto como naces espiritualmente, entiendes que todo lo que ocurrió antes fue un sueño.

Ahora surge la pregunta: si una persona despierta del sueño y comienza a vivir en un volumen espiritual, en otra dimensión, ¿cómo, mientras realiza algunas acciones, de pronto aparece en este sueño y comienza a ayudar a otros a salir? ¿Cómo se sumerge en esto? En otras palabras, ha llegado a cierto nivel espiritual y se le dice: “Debes estar en el sueño con aquellos que aún sueñan”.

Pregunta: Es decir, ¿un cabalista, como acosador, es enviado a despertar a la humanidad del sueño y llevarla hacia un nuevo estado y, hace este trabajo?

Respuesta: ¡Por supuesto! En espiritualidad, se te muestra esta necesidad y se vuelve tuya.
[216806]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 26/oct/16

Material relacionado:
Pasos sobre un gran camino
Entre dormitar y despertar
El nacimiento físico y el nacimiento espiritual