entradas en 'Trabajo Espiritual' categoría

Un vidente y un ciego dentro del hombre

Torá, Deuteronomio 27:18 Maldito el que hace extraviar al ciego del camino”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Hay un vidente y un ciego dentro de cada uno de nosotros.

El ciego dentro de mí es el que va con fe por encima de la razón, cerrando los ojos. Si, por el contrario, lo desvío del camino, es decir, quiero avanzar según mi juicio, esta perturbación me aleja del objetivo correcto y esto es una maldición.

Comentario: Resulta que el ciego está en el camino correcto y el vidente es maldecido.

Respuesta: Sí. Sin embargo, el hombre se hace ciego. Dice: “Mis ojos no verán, mis oídos no oirán, yo tengo que avanzar con fe sobre la razón”.

Cerrando los ojos, empiezo a adquirir la visión superior, la mente superior y avanzo entre ellas. Al mismo tiempo, voy en contra de mi juicio y de mi mente. Así recibimos herramientas muy diferentes para el avance.
[208575]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 23/nov/16

Material relacionado:
La fe por encima de la razón es otorgamiento por encima de la recepción.
¿Cómo puede el ciego conocer el camino correcto?
Deseos que van en fe por arriba de la razón

El trabajo de la corrección del mundo, parte 2

Pregunta: ¿Por qué el mundo fue creado corrupto?

Respuesta: ¡Para que podamos corregirlo! Después de todo, en el proceso de corrección, penetramos profundamente en el mundo y podemos explorarlo y por lo tanto, entender cómo funciona y cómo debería funcionar si no estuviera corrompido. Es decir, revelamos todas sus leyes internas.

Pregunta: ¿No sería mejor desde el principio tener el mundo corregido y vivir una buena vida?

Respuesta: De ningún modo. Si tengo un dispositivo en buen estado, sólo tengo que tocar los botones para obtener lo que quiero. Pero si el dispositivo está roto, tengo que ir dentro de él y estudiar cómo funciona, averiguar qué está mal, por qué, cómo repararlo y cómo debe estar el dispositivo para que funcione.

Así que me familiarizo con el sistema. Y como lo corrijo de principio a fin, me convierto en su amo.

Pregunta: ¿Y por qué deberíamos ser amos del sistema?

Respuesta: Para que podamos gobernar al mundo. El hombre tiene que entender, sentir todo y controlar el universo entero. Corregir el mundo significa corregir al hombre, así que aprendo quién soy y puedo corregirme. El Creador supuestamente me malcrió, pero yo me corrijo. Así, aprenderé qué hizo el Creador y cuál debería ser la forma correcta. Me alineo con Él en su trabajo: Él me malcría y yo me corrijo.

Resulta que me hago igual al Creador, ascendiendo a Su nivel. Es decir, todo el proceso de daño y corrección está diseñado para elevar al hombre a un nivel superior de la realidad, a la percepción del mundo en otra vida.
[209014]
De Kabtv “Una nueva vida” 13/jun/17

Material relacionado:
Mi maldad bajo un microscopio de 620 veces de aumento
Esforzándonos por alcanzar lo imposible
Saliendo del callejón sin salida del egoísmo

“Para que sean un pueblo santo”

Torá, Deuteronomio 26:18-26:19 :Y el Señor te ha distinguido hoy para que seas Su pueblo preciado, tal como te lo prometiera, para que observes todos Sus preceptos, y para darte supremacía sobre todas las naciones que creara -para alabanza, renombre y esplendor,  a fin de que tú seas un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, tal como Él dijera”.

“Darte supremacía sobre todas las naciones”, significa elevar dentro de ti  la cualidad llamada Yehudí (de la palabra “Yihud”- adhesión, conexión con el Creador) por encima de todos tus otros deseos llamados las naciones.

Vemos esto en la historia. El pueblo de Israel nunca, ni siquiera en sus mejores años, cuando tuvo fortaleza, se ocupó de ninguna conquista.

Sólo en tiempos antiguos, el rey David tuvo que proteger a Israel de sus enemigos. Fue cuando la llamada “Kibush David” fue hecha -la conquista de los territorios desde el Nilo hasta el Eúfrates- para mantener bajo su control a las tribus que habitaban ahí, porque de otra manera, esas tribus constantemente asolaban a Israel.

Por lo tanto, cuando la Torá habla de gente elegida, alabada y grande, se refiere al trabajo de anularte a ti mismo. Así, elevas dentro de ti la parte de Israel que está dirigida al Creador por encima de tus partes egoístas. Esto sólo es el estado interno de la persona.

Además, se trata de servir al mundo para ser, como está escrito en la Torá, Luz o en otras palabras, ejemplo para todas las naciones del mundo.

Lo mismo se aplica al Templo. Está escrito, “Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” (Isaías 56:7). Después de todo, desde tiempos antiguos, no sólo los judíos iban ahí, sino absolutamente todos. Una persona podía ir ahí desde cualquier lugar, desde cualquier lado, con el fin de orar, pedir algo o participar en las clases. Así es como muchos estudiosos no-judíos aparecieron entre nosotros.
[208061]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 9/nov/16

Material relacionado:
El templo centro de conexión
El lugar donde se construye el templo
El pueblo elegido tiene una responsabilidad ante el mundo, ¿quien esta dispuesto?

¿Cómo ver al Creador a través de este mundo?

Pregunta: “Está escrito, ‘no hay nada más aparte de Él’.  Esto significa que no hay otra fuerza en el mundo que tenga la capacidad de hacer nada contra Él”. Así inicia el primer artículo del libro Shamati (Escuché), ¿de qué habla?

Respuesta: Nos parece que hay muchas fuerzas y fuentes de diferentes acciones, pensamientos y deseos en nuestro mundo y que todo lo que sucede es consecuencia de miles de razones distintas. Pero en realidad, sólo hay una razón, una fuerza, un pensamiento, un deseo, que nos afecta en todas las formas posibles.

Y necesitamos todas estas fuentes, que nos aparecen de todos lados y nos afectan, para regresar al Creador, porque vemos que todo proviene de Él. Cuando comienzo a relacionar todas las influencias a una sola fuerza superior, comienzo a conocerla, por su influencia sobre mí, a través de todos estos medios.

Resulta que por estos medios todo regresa al Creador, Lo estudio y descubro por qué me influye en distintas formas, por qué todas estas formas evocan todo tipo de reacciones en mí y cómo puedo conectar todo con la fuerza superior.

Veo que tengo tres componentes: la fuente, miles de medios que me afectan y yo. Con todo ésto, dirigido al Creador, Lo estudio y se revela la fuerza superior.  

Así que, existe la fuerza superior, el vasto mundo y yo. El Creador afecta este mundo y como resultado, toda clase de fuerzas -que me parecen desconectadas unas de otras y que persiguen diferentes metas- empiezan a actuar en mi, en este mundo. Pero me salgo de la imagen y digo: “Esto no es verdad! Mando todos estos efectos de regreso a la única fuerza de la cual realmente provienen”.

Esta acción, en la que una fuerza se divide en miles de diferentes caminos de influencia, me da oportunidad de conectarlos y alcanzar el deseo superior, la comprensión del pensamiento superior, el programa de la creación, su dirección y mi papel.

Entiendo cómo el mundo está construído y por qué existe de esa forma, como la fuerza superior se viste de esta realidad y como puedo relacionar todo este mundo al Creador. No hay nada más aparte de ésto, es decir, nada más aparte del Creador.

Pregunta: ¿Dónde comienza el mundo espiritual en todo este proceso?

Respuesta: En toda su diversidad, este mundo se vuelve el mundo espiritual si lo devuelvo todo y lo convierto en mi llamado al Creador. Cuando me dirijo sólo a Él, usando todos los medios con los que el Creador se dirige a mí, lo veo a Él.   

Y así veo una fuerza que me despierta a través de estudiantes, familia, policía, enfermedad, gobierno, noticias, parientes, amigos, enemigos, auditorías de impuestos -todo lo que existe en la vida del hombre.

Descubro que siempre estoy gobernado a la fuerza superior, pero al mismo tiempo, puedo reaccionar y reconocer qué el gobierno viene, no de 30 o 40 fuentes, sino a partir de una razón que yace detrás de todo.

Si constantemente trabajo en dirigir mi actitud al Creador, por todos estos medios, comienzo a entender cómo Él los construyó, por qué creó todo y por qué me despierta de esta forma, es decir, lo alcanzo y lo revelo a Él. Revelo la vestidura de la fuerza superior en todos los medios posibles utilizados por Él para influir en mi. El Creador se viste en mi mundo.

Pregunta: ¿Cómo puede un libro cabalista ayudarme a alcanzar una visión tan correcta?

Respuesta: Al leer un libro, imagino que recibo la influencia de la fuerza superior a través de él. El libro describe las acciones del Creador, es decir, lo relaciono todo a Él, lo que se conoce como: “Israel, la Torá y el Creador son uno”. Hay tres componentes: el primero, Israel, soy yo; el segundo, la Torá, es el mundo a través del cual quiero alcanzar al Creador; y el tercero, es el Creador. Y estos tres componentes son uno, ya que todo debe atribuirse a la misma fuente.
[209675]
De la lección virtual “El tiempo de Cabalá”, 13/jun/17

Material relacionado:
No hay nada más a parte de Él
Conexión con Dios: ¡no cuelgues!
Lograr conexión con el Creador

Un regalo, no un castigo

Pregunta: Si el Creador creó el ego y también es Él quien supervisa y administra todo, ¿es responsable de su manifestación?

Respuesta: Ciertamente. El Creador tiene la culpa de todos nuestros problemas. Él nos los da para que los resolvamos y así, ganar el mundo superior para nosotros. Sólo así veremos que Él nos está dando un regalo y no un castigo.

Pregunta: ¿Si el Creador creó el mal, entonces debemos encontrar quién es Él? ¿qué herramientas tenemos para entender esto? A veces se dice que el Creador es una especie de característica, una fuerza, ¿cómo puede una característica crear algo como esto?

Respuesta: Puedes alcanzar al Creador sólo en el grado que logres o podemos decir, que tú creas la característica del otorgamiento y amor en tu interior. Gracias a que fuiste hecho sólo de características malas y ahora las buenas también brotan en ti, en la brecha entre estas dos características (línea derecha e izquierda), puedes alcanzar lo que el Creador es, Él es la línea media.

Pregunta: ¿Es decir, el Creador, que maneja todo, es un poder inmenso y yo, sólo logro una pequeña parte de Él y esto en la medida en que me parezco a Él?

Respuesta: Lo alcanzas parcialmente, en la medida en que te pareces a Él, pero depende de ti lograrlo todo.
[209225]
De la lección de Cabalá en ruso 26/feb/17

Material relacionado:
El faraón nos ayuda a acercarnos al Creador
El Creador “se vende” a los seres creados
Al servicio de Su Majestad el Creador

¿Quieres cambiar el mundo? Cámbiate a ti mismo

Pregunta: ¿Cómo podemos usar acontecimientos negativos de la vida material, que nos distraen del avance espiritual?

Respuesta: Necesitamos percibir nuestro mundo como un todo. No hay nada fuera del marco del liderazgo del mundo superior.

Aprendemos del poder único de la naturaleza, cómo maneja al hombre, a la humanidad. Por lo tanto, si aparecen problemas en nuestra vida, debemos atribuirlos a esa fuerza única de la naturaleza. Tenemos que entender que si nos sentimos mal, es sólo porque no estamos en coordinación con las demandas que la naturaleza pone ante nosotros.

La sabiduría de la Cabalá nos enseña cómo hacerlo, cómo estar en relación con la naturaleza, cómo unirnos, para que con nuestras buenas relaciones, podamos atraer a la naturaleza apropiadamente.

Por lo tanto, toda la influencia negativa; sociedad circundante, ecología, condiciones climáticas, vida política, economía y todos los acontecimientos que suceden al hombre, podemos decidirlos por nosotros mismos.

Todo depende de nuestras buenas relaciones; con ellas, podemos ‘suavizar’ todos los problemas, sólo de esa manera. Esto es lo que la sabiduría de la Cabalá nos enseña y lo sentimos en la comunicación humana.

Según la sabiduría de la Cabalá, si una persona quiere cambiar el mundo, tiene que cambiarse a sí misma y su actitud hacia los demás. Por eso, nos hemos organizado en grupos y estamos aprendiendo a atraer la fuerza positiva de la naturaleza para que nos cambie.

En el mismo grado en que nos cambie a la dirección positiva, el mundo comenzará a cambiar. Esta es la relación mutua entre nosotros y el sistema de dirección.
[209357]
De una videoconferencia con estudiantes del Centro de Estudios, 21/may/17

Material relacionado:
Cambiándome yo mismo y no al mundo
Una nueva vida #478 – Derecho a cambiar nuestro destino
Cambiar la naturaleza humana

Descanso para el cabalista

Pregunta: ¿Qué significa descanso para un cabalista? Finalmente, estudiar Cabalá es un estado de ánimo hermoso, en el que ya se está en estado de descanso de problemas externos.

Respuesta: No, un cabalista necesita descansar; pues, llega a estar muy cansado por la enorme tensión, que yo por ejemplo, siento en esta hora en la que converso contigo. Estas palabras y pensamientos que te expreso, los experimento en mí, en diferentes niveles y por lo tanto, gasto una enorme cantidad de energía. Una hora de hablar contigo es lo más difícil.

Por el contrario, cuando en la lección diaria hablo con mis alumnos y les explico el material, encuentro fuerza en mí, porque interactúo con personas que quieren recibir y devolverme esta energía y este conocimiento. Trabajamos juntos y por eso no me canso durante las clases.
[208183]
De la lección de Cabalá en ruso 22/ene/17

Material relacionado:
Los cabalistas sobre el estudio de la Cabalá – Parte
Experimentos cabalistas
Predicciones de los cabalistas

No cometer injusticia contra el prosélito, el huérfano y la viuda

Torá, Deuteronomio 27:19 ‘Maldito el que comete una injusticia contra el prosélito, el huérfano y la viuda’. Y todo el pueblo dirá: ‘Amén’

Los que ya están en el nivel espiritual, sólo existen para ayudar ‘al prosélito’, ‘a la viuda’ y ‘al anciano’, es decir, todos los débiles, los deseos espirituales débiles.

Estos deseos pueden ser muy grandes y egoístas. Por ejemplo, ‘bebé’ es un egoísmo muy grande, con muy poca espiritualidad, como en el bebé. ‘Mujer’ también es un enorme egoísmo pero sólo puede seguir a la parte masculina, por lo tanto, se considera débil.

Todas las partes dentro del hombre llamadas ‘hombre viejo’, ‘mujer’, ‘bebé’ y otras, hablan del egoísmo que es muy difícil corregir. Por lo tanto, los que ya están en el camino, por encima de ellas (otras cualidades de la persona) deben trabajar en atraer todas estas cualidades fuertes en egoísmo, pero espiritualmente débiles.

‘No cometer una injusticia contra el prosélito, el huérfano y la viuda’ significa nunca sentir pena ni complacerse, sino corregir estos débiles deseos, añadiendo a ellos tus logros espirituales.

Es necesario cuidarlos como ayudas a una mujer, un bebé o un anciano. Necesitas desarrollarlos e incluirlos en ti mismo, como AHP se incluye en Galgalta VeEynaim y así, elevarte.
[208788]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 23/nov/16

Material relacionado:
Demolición del altar
“Deberás borrar todo recuerdo de Amalec”
Trabajo en ti mismo

“El cielo que está sobre tu cabeza, será de cobre”

Torá, Deuteronomio, 28:23: Y el cielo que está sobre tu cabeza será de cobre y la tierra que está debajo de ti, de hierro.

Cielo y tierra simbolizan los deseos dentro del hombre. Hablamos de las formas de restricción, donde serás incapaz de hacer nada con estos deseos: ni con cobre ni con hierro.

El cielo tiene que ser la propiedad de Biná, la propiedad de otorgamiento y amor, pero no lo es. Si tu no conectas con otros como tú, en correcta interacción, todo en la vida se vuelve muy difícil.

No tienes al Creador ni al deseo egoísta. Existes entre ellos como en el aire.
[209628]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 5/dic/16

Material relacionado:
Entre el cielo y tierra
¡En cada momento hay un nuevo cielo y una nueva tierra!
Dos preguntas en la corte celestial

“Y ahí construye un altar al Señor”

Torá, Deuteronomio 27:05: Y ahí, construye un altar al Señor, tu Dios, un altar de piedras. Que ninguna herramienta de metal toque la piedra.  

“Metal” es un estado egoísta del hombre que no puede usar. Todo lo que producimos para otorgar, debe ser hecho con las manos limpias.

Torá, Deuteronomio 27:06: El Altar del Señor, tu Dios, deberá estar construido de piedras enteras. Sobre él ofrecerás las ofrendas Olá al Señor, tu Dios.

Las piedras enteras siempre fueron usadas para cimentar la mampostería del Templo- bloques enormes de cientos de toneladas, de 12 a 18 metros de largo. Hoy, no podemos moverlos de un lugar a otro, pero antes, no sólo eran colocados, sino traídos desde una cantera localizada a decenas de kilómetros de Jerusalén.

No está claro cómo los llevaron hasta ahí, los colocaron uno encima de otro con gran precisión sin usar ningún relleno ni cómo fueron cortados, elevados y colocados. Después de todo, prácticamente ya no tenemos ese equipo. Sin embargo, se pueden ver los cimientos de la muralla de Jerusalén ¡Son impresionantes!

Comentario: Se dice que los judíos practicaron al erigir las pirámides egipcias.

Respuesta: Todo era diferente en Egipto. Usaban bloques relativamente pequeños de piedra caliza, una piedra suave muy fácil de procesar. Sin embargo, aquí, es simplemente inconcebible.

Construir un altar de piedras enteras, significa no usar ninguna herramienta en ellas. No soy especialista ni en arqueología ni en construcción; sólo sé cómo sucede esto dentro de la persona: para que su deseo de recibir, original e integral, reciba la forma correcta, debe acomodarse en la intención correcta y usarse de esta manera.

En ningún caso podemos distorsionar las cualidades naturales de la persona, sus intenciones y motivaciones, incluso las más horribles, si existen. No puede haber ninguna coerción. Después de todo, todas esas cualidades pueden ser usadas para otorgamiento, sólo con la ayuda de la Luz superior.

Acomodar las piedras con la ayuda de la Luz superior fue el arte de Betzalel, quien construyó el altar.

Un sacrificio, Kurban (de la palabra Lehitkarev, aproximación) significa que traemos nuestro egoísmo, lo convertimos a la cualidad de otorgamiento y amor y acercarnos al Creador de esta manera.

Por lo tanto, debemos corregir en nosotros sólo los deseos egoístas primordiales que recibimos de la fragmentación del alma de Adam.
[208298]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 21/nov/16

Material relacionado:
La corrección de los deseos de la humanidad
Ofrenda de incienso
Un día eterno