entradas en 'Adam Alma Única' categoría

Civilizaciones extraterrestres en el planeta Tierra, parte 3

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué la humanidad desea tanto encontrar vida fuera de la Tierra? ¿Tiene la esperanza de que los extraterrestres sean más desarrollados que nosotros?

Respuesta: ¿Vale la pena buscarlos? Si los extraterrestres son más primitivos que los terrestres, entonces, ¿para qué los necesitamos? Si están más avanzados, ¿por qué no nos han encontrado aún? ¡Estamos buscando en el lugar equivocado! No descubriremos nada. Tenemos que descubrir la fuerza que nos desarrolla dentro de nosotros mismos y, seguir nuestro avance.

¿En qué nos beneficiará encontrar una planta o un animal en algún lugar de este universo sin vida? Incluso, si encontramos seres altamente desarrollados, ¿en qué nos ayudará? ¿los traeremos a nuestros científicos para que los estudien?

La forma en la que debemos avanzar, es seguir el desarrollo de la fuerza que tenemos dentro y desarrollarnos con su ayuda. Vamos a explorar y a descubrir a dónde nos lleva. La sabiduría de la Cabalá dice no nos estamos desarrollando así.

La fuerza que existe en nosotros se llama alma y los cabalistas nos aconsejan que la revelemos tan pronto como sea posible. Por lo tanto, conozcamos nuestra alma y, de acuerdo a sus leyes, entenderemos la dirección en la que debemos avanzar.

Estudiamos el ADN, decodificamos los programas grabados allí y, a través de ellos, entendemos cómo se desarrolla el cuerpo. Por lo tanto, estudiemos el alma de la misma forma, conozcamos su ADN espiritual, su programa interno y, a partir de esto, entenderemos la dirección en la que debemos desarrollarnos. Así, llegaremos a nuestra forma futura más rápido.

Los extraterrestres y el futuro que soñamos, están dentro de nosotros. No hay ningún lugar a donde ir.

Pregunta: Entonces, ¿para qué existe todo este vasto universo que nos rodea?

Respuesta: El universo existe porque debe observarse la relación especial entre la materia inanimada, las plantas, los animales y los seres humanos. Toda esta masa inanimada del universo debe igualar a una célula vegetal. Por lo tanto, todo lo que vemos en el universo, todo ese espacio infinito, es igual a una unidad de la fuerza de las plantas.

Dado que la planta ya tiene fuerza de vida de una nueva creación, fuerza de desarrollo interno, es de mayor calidad que las piedras inanimadas. Por lo tanto, la fuerza de las plantas que se desarrolló en la Tierra y dio lugar a una célula animal, a la esencia animada.

Toda esta fuerza animal generó, dentro de sí misma, una unidad del nivel humano. Por lo tanto, toda la gente debe unirse, como la sabiduría de la Cabalá nos enseña, para fusionarse, para conectarse y dar a luz a una forma especial de todos nosotros, en un concepto que será nuestro siguiente grado. Si todos nos conectamos y nos unirnos en un todo, como un sólo hombre con un sólo corazón, llegaremos a la siguiente etapa de nuestro desarrollo.

Nuestro desarrollo es en forma de pirámide. En el universo, hay un sinnúmero de toneladas de materia inanimada. Esta materia se concentra en la Tierra, donde toda se convierte en una planta. Las plantas se desarrollan, hasta que se convierten en un animal y los animales, una vez que se desarrollan, dan a luz a un ser humano.

Ahora, cada persona necesita unir todo esto dentro de sí y alcanzar la unidad. Si llegamos a la unidad entre nosotros, dentro de ella, revelaremos una forma única, en un grado mayor que el nuestro.
[193407]
De Kabtv “Una nueva vida” 30/ago/16

Material relacionado:
Civilizaciones extraterrestres en el planeta Tierra, parte 3
Civilizaciones extraterrestres en el planeta Tierra, parte 1
Los niños del universo, parte 7

¿Por qué el alma general fue fragmentada?

Dr. Michael LaitmanPregunta: Usted dijo en su publicación “No hay vida sin garantía mutua” que en el pasado éramos un cuerpo espiritual y después este cuerpo fue fragmentado ¿El cuerpo espiritual es temporal como nuestro cuerpo físico? ¿Y tenemos que conectarnos con el fin de vivir o de renacer en nuevo cuerpo espiritual?

Respuesta: La fragmentación del cuerpo, que significa el deseo y no el cuerpo físico, era necesaria para que podamos reconectar sus partes, alcanzar un deseo de otorgar en contraste con el deseo de recibir, y alcanzar el amor en contraste con el deseo de rechazar a otros. En este programa adquirimos la sensación perfecta de eternidad y plenitud.
[191826]

Material relacionado:
Volver a ser como Adán
El pecado de Adán y la corrección del mundo
El rompecabezas “Adam HaRishón”

El gen espiritual, parte 5

Dr. Michael LaitmanPregunta: El ADN espiritual me controla, determina qué cualidades estarán en mí y qué deseos despertarán en mí el próximo momento ¿Quién controla el ADN espiritual?

Respuesta: Lo controla el sistema general en el que existen todos los ADNs espirituales y donde están localizados el principio y el fin de todo. En el principio del desarrollo todos somos fragmentados como resultado del pecado de Adam. Y el final del desarrollo es llamado el final de la corrección de este sistema.  Estamos en el proceso por el que pasa el sistema desde el principio hasta el fin.

Pregunta: ¿Cómo nos controla el sistema espiritual? ¿Cómo controla el ADN espiritual nuestros genes materiales?

Respuesta:El control sucede a través del sistema del mundo de Infinito. Somos incapaces de entenderlo, porque está por encima de nuestra mente, y por encima de todo lo que podemos imaginar. Es imposible de explicar; uno tiene que reverlo uno mismo.

Después de todo, una persona ordinaria de nuestro mundo no es capaz de percibir incluso la física cuántica que a los cabalistas les parece muy simple. Todos los problemas en el microcosmos y macrocosmos están más allá de la comprensión de una persona en este mundo. Entonces no puedo explicar la manera en la que el mundo espiritual se viste en el mundo material y establece todo lo que existe en este.

Con el fin de alcanzar esta conexión necesitamos existir en ambos mundos simultáneamente. Entonces se volverá evidente cómo la carga espiritual actúa en cada partícula material y la controla.

Entonces, en resumen. El ADN espiritual es un registro de información (Reshimó) del sistema de Adam HaRishón, y existe en todos. El ADN material es un gen biológico, una forma biológica especial que ayuda a una persona a implementar su ADN espiritual.

La sabiduría de la Cabalá nos enseña cómo lograr la conexión entre los mundos material y espiritual: fe por encima de la razón, el principio de que no hay nada aparte del Creador, y que Él es el bien que hace el bien. Cumplimos todas esas condiciones deseando elevarnos por encima de nuestro egoísmo y ser incluidos en otros, y todo esto con el fin de obtener las cualidades en las cuales sentiremos la conexión, por ejemplo, el puente que se extiende entre los dos mundos.
[191501]
De Kabtv “Una nueva vida” 12/jul/16

Material relacionado:
El gen espiritual, parte 1
El gen espiritual, parte 2
El gen espiritual, parte 3

El pecado de Adán es la causa de todos nuestros problemas

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué en estos días, desde el inicio de Rosh HaShaná, se siente una atmósfera única?

Respuesta: Estos son días de juicio y lo vemos cuando observamos los eventos que están sucediendo en Europa e Israel. El mundo requiere nuestra participación correcta.

En los días del juicio necesitamos juzgarnos a nosotros mismos, nuestro comportamiento y nuestros actos, para aclarar la causa de los fracasos y del destino desfavorable.

Siempre es necesario examinarnos a nosotros mismos en relación al origen, nuestro origen es Adam HaRishón (Adán primer hombre). El pecado de Adam HaRishón es la razón de todo lo que sucedió después.

Veinte generaciones después de Adán, Abraham, uno de los más grandes sabios de la antigua Babilonia, empezó la corrección del pecado de Adam HaRishón; llamó a todos los babilonios a unirse y a elevarse por encima del odio mutuo, que es llamado la Torre de Babel y que los llevó a la crisis.

Algunos de los babilonios escucharon el llamado de Abraham y se unieron a él. Abraham enseñó a sus estudiantes a ‘amar a tu prójimo como a ti mismo’ (Levítico 19:18) porque el amor cubre todos los crímenes, todo el odio. Así, Abraham reunió un grupo, que más tarde fue el pueblo de Israel.

Estos eventos están directamente relacionados con lo que sucede hoy en día. Después de muchos eventos que hemos experimentado a lo largo de la historia, aún estamos en la misma situación de Adam HaRishón; debemos corregir su pecado.

El pueblo de Israel fue escogido de entre los demás pueblos para este propósito porque tiene el deseo de unidad, de espiritualidad.

Es gente especial que posee un deseo único, una disposición especial de mente y alma y que podrá alcanzar la unidad, con la cual, el mundo entero se unirá. El gran cabalista Baal HaSulam escribió sobre esto en el artículo, Introducción al Libro del Zohar.

El pecado de Adán es la base de la ruptura de la humanidad, de sus sufrimientos y problemas. Todos nuestros problemas vienen de ese pecado, por él, un gran deseo, una alma, fue rota en multitud de fragmentos. En cada uno de nosotros hay un fragmento diminuto del alma colectiva.

Si ocho mil millones de personas están viviendo actualmente en el mundo, hay una parte del alma de Adam HaRishón en cada una de ellas. Entonces, necesitamos conectarnos unos a otros para que todas estas partes se fusionen.

Pero, la realización de esta fusión no es impuesta sobre los ocho mil millones, sino sobre el pueblo de Israel. Si el pueblo de Israel se corrige y se une de acuerdo a la condición de ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo’, entonces, todas las naciones del mundo, automáticamente se integrarán dentro de esta.

Esto es específicamente lo que Abraham enseñó a los antiguos babilonios que se unieron a él y crearon el pueblo de Israel. Fueron elegidos entre toda la humanidad que existía en ese entonces, cuando por primera vez se descubrió el rompimiento, la primera crisis después de la ruptura de Adán.

Abraham juntó a su alrededor a todos aquellos que querían corregir el pecado primordial. Estas eran personas únicas que anhelaban la meta de la creación y alcanzar el significado de la vida y, Abraham les enseñó el método de conexión y unidad.
[167075]
De la programación de radio israelí, 103FM, 20/sep/15

Material relacionado:
¿Quién es culpable del pecado de Adán?
El pecado de Adán y la corrección del mundo
Los resultados de la carrera de mil años

Llevar una vida humana

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa conectar con otra persona? ¿Qué se interpone en mi camino para hacerlo y qué fuerza puede corregir este mal en mí?

Respuesta: De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, nuestros cuerpos biológicos seguirán siendo corpóreos y existiendo como todos los animales. Pero hay otra esencia en el ser humano, una entidad humana, el comienzo del alma. Hay una pequeña parte de esa alma en cada uno de nosotros.

Esta parte humana en nosotros es nuestro mundo interior, nuestra psicología, nuestros deseos y pensamientos, que no tienen nada que ver con nuestra existencia corpórea, sino que están por encima del cuerpo. Es nuestro deseo descubrir qué es la vida, cuál es su meta y por qué venimos a este mundo, es decir, responder a todas estas preguntas “infantiles”.

Si empezamos a distinguir las partes humanas en nosotros y a conectarlas entre sí, armaremos el sistema llamado ‘primer hombre’, Adán. Este sistema interconectado existió en el pasado, pero luego fue destrozado en muchos pedazos, el llamado pecado del árbol del conocimiento y ahora, tenemos que ponerlo junto de nuevo.

Si reconstruimos este sistema juntos y empezamos a estudiarlo, entenderemos cómo funciona. Cuando veamos la compleja red de conexiones entre nosotros, entenderemos el plan de la creación y su propósito. Cuando empecemos a preocuparnos más de nuestras almas que de la existencia física, ascenderemos por encima de nuestros cuerpos en nuestros sentimientos, entendimiento y conciencia. Así, construimos EL alma general y sentimos la nueva realidad, el mundo superior, el Jardín del Edén. Este es el objetivo y en lugar de vivir en un cuerpo que pertenece al nivel animado y vivir como un animal, nos elevaremos al nivel de ‘primer hombre’, Adán.

Si conectamos nuestras partes humanas, sentiremos que la vida humana es totalmente diferente de nuestra vida anterior. Cuando llevemos una vida humana, dejamos de depender del cuerpo. El cuerpo puede morir, pero el ser humano seguirá viviendo en un nuevo nivel.

El objetivo de nuestra existencia es elevarnos del nivel corporal al nivel humano, esta es la diferencia entre este mundo y el siguiente.
[166009]
Del programa de radio israelí 103FM, 30/ago/15

Material relacionado:
La vida es un presente invaluable
El cambio de la naturaleza humana en nuestro tiempo
¡La vida eterna es posible!

Cómo reunir una humanidad perfecta

Dr. Michael Laitman4Toda la humanidad la humanidad está dividida en una parte interna y una externa. Con el fin de traer a la criatura a un estado de perfección por una parte, necesitamos que la criatura sea completamente independiente, separada del Creador, pero por otro lado, ser independiente permite a la criatura cambiar y llegar a ser como el Creador. Es decir, la criatura debe alcanzar las principales cualidades del Creador para que pueda averiguar qué le pertenece a ella y que le pertenece al otro, ya que nada más existe aparte del Creador y la criatura. Esta debe absorber las cualidades del Creador, entender qué es importante, clasificar y seleccionar las cosas usando el libre albedrío no la fuerza, y alcanzar un estado donde cambie sus propios atributos egoístas, los atributos de recepción por los atributos del Creador, la cualidad de otorgamiento. En este caso alcanza la igualdad y similitud con el Creador, y asciende al nivel de eternidad y perfección.

Esto se alcanza al dividir un gran deseo en muchos deseos pequeños, como una imagen de cartón en un rompecabezas que está cortado en piezas. Estas piezas representan partes de una criatura cuyas piezas están distantes las unas de las otras y no sienten ninguna conexión; es por esto que cada pieza evalúa y percibe su propio estado, su propia vida, separada de todas las demás. Esta percepción de una vida privada existe en cada uno de nosotros. Hay muchas otras personas a nuestro alrededor, otros elementos de esta imagen común, que no percibimos debido a nuestra falta de conexión entre nosotros, y es por esto que no percibimos el verdadero universo, su enorme y completa vida.

Por ejemplo, si dividiéramos el cuerpo humano en una multitud de piezas, que existían de forma separada, entonces cada pieza existiría en el nivel vegetativo percibiendo solo su propio consumo de elementos benéficos y la liberación de sus elementos innecesarios. Pero estas partes se conectan y empiezan a interactuar entre sí como un todo colectivo, llegan a ser la naturaleza animada en lugar de la naturaleza vegetativa; se elevan al siguiente estado, nivel, y perciben el movimiento de todas las partes. Así, la conexión de cada órgano con los demás provee a cada uno de la percepción de la existencia del nivel animal.

En otras palabras, la existencia de los elementos separados es la característica del nivel vegetativo de la naturaleza. Pero cuando se conectan y trabajan juntos en armonía, apoyándose los unos a los otros, y cuando cada parte se preocupa de conectarse con los demás, entendiendo sus necesidades, proveyéndoles con los elementos, funciones y alimentación comunes necesarias para una existencia mutua, entonces perciben su armonía colectiva y alcanzan su interacción compartida en el siguiente nivel de existencia – el nivel animal.

Y es lo mismo en nuestro nivel. Cuando cada uno existe por su cuenta, entonces nuestro organismo existe como un cuerpo animal; no pensamos sobre la forma en que existe. Pero cuando sentimos la necesidad de conectarnos en un solo sistema, cuando nos apoyamos los unos a los otros, nos preocupamos de tener armonía entre nosotros, cuando cada persona piensa en ayudar a los demás en un sistema de apoyo mutuo para que nuestro cuerpo, la comunidad, exista en armonía, entonces empezamos a percibir la vida armoniosa en este cuerpo, el siguiente nivel del universo llamado Adam (Hombre). Y este nivelde existencia nos da la percepción de la fuerza superior de la naturaleza, su siguiente nivel, y la siguiente dimensión.

Es por eso que la naturaleza nos está empujando hacia adelante; sin embargo, nos hemos desarrollado gradualmente. Una vez fuimos minerales, luego empezamos a completarnos los unos a los otros a través de la conexión, al agrupartnos de acuerdo a las características especiales. Empezamos a hacer ciertas conexiones, las cuales adquirieron nuevas cualidades, y a través de su interacción aparecieron moléculas de vida. En otras palabras, un cierto sistema de apoyo mutuo operó en ellas que ya contenía un cierto programa de su desarrollo, y así la naturaleza vegetativa se desarrolló desde la naturaleza inanimada.

Luego, la naturaleza animal se desarrolló de la naturaleza vegetativa en el siguiente nivel de conexión. Y en nuestro tiempo, la naturaleza animal ahora se está conectando en el nivel social en una nueva cualidad, y cuando nos conectamos apropiadamente, entonces el siguiente nivel, el nivel humano aparecerá de nosotros.

La naturaleza nos presiona fuertemente, cuandoquiera nos empuja para desarrollarnos. Constantemente experimentamos grandes problemas, presión y estamos obligados a buscar una solución para evitar de alguna manera el sufrimiento, y esto nos fuerza a desarrollarnos. Como la evolución continua, estamos alcanzando nuestro siguiente estado, el cual está causándonos sufrimiento, sin dejarnos permanecer en nuestro estado actual, y es por esto que debemos abandonarlo.

Esta vez, nuestro siguiente estado nacerá no solo bajo la presión de la fuerza de la fuerza de la naturaleza que nos conduce desde atrás, sino también por la necesidad de que entendamos lo que está sucediendo. No estamos siendo empujados inconscientemente hacia nuestro siguiente estado como en nuestros estados previos de desarrollo. Hoy en día debemos elegirlo y llegar a este conscientemente. En otras palabras, debemos evaluar nuestro estado presente, entender que la naturaleza nos está ofreciendo un estado perfecto, y tratar de crearlo por nuestra propia cuenta. La naturaleza no nos está dando esta meta, empujándonos en la dirección correcta como lo hacía en nuestras etapas previas de desarrollo porque ahora debemos alcanzar el siguiente estado conscientemente. Necesitamos desarrollar un herramienta conceptual; se requiere que prefiramos el siguiente estado de nuestro desarrollo con el entendimiento de por qué debemos llegar a este.

Nuestro egoísmo nos empujaba a desarrollarnos en nuestras etapas previas; no nos resistíamos al siguiente nivel, era deseado. La naturaleza nos mostraba que el siguiente estado era un mejor estado, y nosotros nos esforzábamos hacia este; construimos nuestras sociedades, creamos revoluciones, desarrollamos tecnologías, y debido a esto hemos alcanzado nuestro estado presente a través de miles de años de desarrollo. Pero hoy en día, hay dos fuerzas opuestas que nos desarrollan: Una es la fuerza del desarrollo, que nos empuja a través de la motivación; no queremos permanecer en el mismo lugar, pero surge una contradicción, no tenemos el deseo de desarrollarnos en la dirección que la naturaleza propone.

Esta propone que deberíamos desarrollarnos en una dirección opuesta a nuestro estado presente, nuestro egoísmo actual. Nos está mostrando que debemos conectarnos juntos con absoluto cuidado los unos por los otros, y absoluta conexión, una composición mutua, y crear una imagen, un esquema, un sistema donde todos piensen en los demás, apoyen la homeostasis común dentro de este sistema, para que este exista armoniosamente como nuestro cuerpo animal.

Pero en nuestro cuerpo animal, los elementos y los órganos se han reunido de esta manera y operan automáticamente. Y nosotros debemos juntarnos en contra de nuestro egoísmo. En otras palabras, hay fuerzas egoístas que se manifiestan de distintas formas, y cualidades entre nosotros que están creciendo constantemente y nos alejan. Y nosotros debemos usar estas fuerzas egoístas para construir nuestra adición precisamente contra ellas, poner nuestro plus donde hay un menos con el fin de tener una entrada propia de negativo y positivo, piezas cóncavas y convexas, y hacer una imagen común.

Esto es muy difícil porque cada uno de nosotros debe actuar en contra de su egoísmo. Necesito entender que el egoísmo en mí es cóncavo o convexo, que cuando tomo de otro sin dale, esto crea piezas cóncavas o convexas fuera de nuestras formas, como las piezas de un rompecabezas que pueden ponerse juntas. Debo arreglar para mi egoísta, positivo (dar) y negativo (recibir), impulsos y posibilidades de conectarme armoniosamente con las cualidades egoístas, positivas y negativas y los movimientos de los demás.

Y si cada uno toma al otro en consideración, luego añadiremos y crearemos mutuamente una imagen continua común de nuestro nuevo estado. Este es un trabajo muy difícil. En el proceso de este trabajo debemos entender claramente quienes somos, las fuerzas que operan en nosotros, la localización de nuestras piezas cóncavas y convexas, los deseos y cualidades que existen en nosotros, debemos entender completamente toda nuestra naturaleza.

Además, también necesitamos entender la naturaleza de todos los otros elementos de la creación, no solo con los que estoy en contacto, como en mi rompecabezas donde solo me conecto con mis vecinos.

Resulta que cuando cuando todos nos conectamos, entonces creamos una cierta imagen dimensional donde todos se conectan absolutamente entre sí. En otras palabras, no somos solo una imagen plana; somos una imagen dimensional; cada uno de nosotros tienen un número enorme de dimensiones, y cada uno debe conectarse con absolutamente todos los demás en estas dimensiones.

Es un sistema holográfico muy complicado y complejo en el que realmente cada uno examina su naturaleza, la naturaleza de todos los demás, y su naturaleza en relación con todos los demás; solo entonces empiezan a conectarse a los demás apropiadamente. Terminaremos interconectamos en todas las proyecciones y planes, justo como un holograma; todos adquieren la cualidad de toda la imagen al final. Alcanzamos perfección de esta manera, cada uno de nosotros y todos juntos. Debemos llegar a esto.

Este es un desarrollo especial; ningún ejemplo de esto existió en el pasado. Debemos aprender, alcanzar, sentir y planificar todo, ver nuestros errores, analizar y cada uno de nuestros movimientos, y compararlos con lo que existe en la naturaleza. Y de esta forma nos corregimos y encajamos en esta imagen mutua.

Es más, cuando en realidad examinamos la naturaleza y la forma en que debemos coincidirlo, en realidad examinamos al Creador porque nuestra naturaleza combinada es el Creador. A través de los errores que cometemos mientras nos empatamos con los demás y el Creador, ocurre un fenómeno interesante. Mientras tratamos de conectarnos, nos comparamos a nosotros mismos con Él y nos conectamos con Él simultáneamente – una conexión simultánea entre nosotros y el Creador. De esta forma alcanzamos el estado llamado unidad, el estado que debemos alcanzar.

Nuestro desarrollo social corpóreo nos ha traído a este punto presente; vemos que necesitamos seriamente empezar a alcanzar esto. Nuestra crisis global nos está empujando hacia esto y está empezando a mostrarnos esta imagen rota. No lo entendemos todavía, pero sentimos que debemos empezar correspondientemente uno al otro dentro de este. No podemos seguir existiendo como un elemento separado de este rompecabezas o tratar de alguna manera egoístamente conectarnos con los demás; esto ya no ayudará. Es necesario encontrar ciertas conexiones, las apropiadas.

Pero somos incapaces de construir las propias conexiones entre nosotros porque solo sabemos cómo consumir o usarnos entré egoístamente tanto como podamos. Ni siquiera recibimos todo de los demás, o damos a los demás con el fin de recibir de ellos de retorno; la recepción siempre ha sido nuestro objetivo, nuestra meta. Siempre hemos hecho cosas para beneficiarnos al recibir más de lo que estamos dispuestos a dar. Esto es lo que nos da la energía para movernos.

Y ahora no tenemos la fuerza para movernos porque no podemos siquiera imaginar lo que ganaríamos al conectarnos con los demás con el fin de alcanzar la armonía mutua. Y es por esto que nuestra naturaleza egoísta no nos da ninguna energía para hacer este movimiento. Resulta que cuandoquiera que haga un movimiento hoy en día, cuandoquiera que haga algo, lo hago solo por mi egoísmo; en otras palabras, me muevo en la dirección equivocada. Entonces ¿Cómo podemos movernos correctamente?

Un grupo nos ayuda a aprender a movernos correctamente. Un grupo puede ser diez, cientos o incluso miles de personas como nosotros que se juntan con este objetivo: encontrar un forma propia de conexión, encontrar la fuerza superior, el Creador dentro de esta forma propia de conexión, dentro de nuestra conexión con los demás. El Creador ayudará, nos dará energía para formar las conexiones altruistas, para entender cómo conectarnos juntos dentro de esta enorme imagen que consiste de siete billones de seres egoístas separados, para saber cómo actuar en general, encontrar aquellos que están más cerca o más distantes, pero conectarnos con todos al final.

Es la primera vez que la humanidad está enfrentando tal trabajo interesante, difícil y crativo. Y la sabiduría de la Cabalá ha llegado a revelarse precisamente por esta razón. Sin esta no podemos siquiera imaginar cómo podríamos acercarnos a este problema. Espero que la humanidad evite el sufrimiento y avance sin un”palo afilado” sin evocar golpes severos que vienen por atrás en la forma de grandes sufrimientos, guerras, enfermedades, problemas geológicos, problemas ecológicos y otros tantos problemas que obligan a las personas entender la “razón” que necesitan para identificar la imagen apropiada, el programa, el plan en este modelo, y entonces seremos capaces de movernos de acuerdo a este plan.

Es similar a juntar un rompecabezas. Cuando vemos las piezas de un rompecabezas separadas sin mirar toda la imagen, entonces no sabemos cómo juntarlo. ¿Dónde van las piezas?Es por esto que necesitamos ver toda la imagen primero con el fin de juntarla.

Es necesario identificar al Creador con el fin de ver el cuadro entero. El Creador es el plan colectivo de la naturaleza, la meta común, su mente, dinámicas, cualidad y movimiento. Cuando empezamos a ver toda la imagen representada en la caja del rompecabezas, entonces descubrimos el método de la conexión con los demás. Revelamos el orden de la conexión, la fuerza para conectarnos y llegar a acercarnos los unos a los otros dentro de esta imagen; empezamos a juntar las piezas, las piezas cóncavas y convexas de forma que nos permita conectar de forma apropiada, conectar altruistamente basados en la combinación correcta, el equilibrio y la unidad entre estas, en lugar de conectar de una forma egoísta opuesta.

La conexión apropiada entre nosotros es llamada la garantía mutua; es cuando convergemos las fuerzas necesarias mutuamente, las cuales deben atraernos entre sí y no alejarnos en lugar de nuestro egoísmo. Debemos revelar esta acción que se oculta en el manual que está dentro de nuestra caja del rompecabezas.

Es por esto que la Toráh es llamada un manual, que viene de la palabra “Orah”. La Toráh es nuestro manual de la composición mutua apropiada, la cual debemos ahora realizar entre nosotros.

Naturalemnete, hay un cierto orden en este acto de ensamblar todo el esquema que consiste de siete billones de piezas. ¿Por dónde empezamos? Es por esto que Baal HaSulam dice que todo está dividido en interno y externo. Primero necesitamos ver las piezas internas.

Las piezas internas son aquellos amigos miembros de nuestro grupo de todos los países y continentes que están experimentando este movimiento, quizá estén incluso inconscientemente, si deseo.

Ellos están pensando en entrar a este nuevo estado en el siguiente nivel, elevándose del nivel animal al nivel “humano”, pero ellos tal vez no se dan cuenta de que para esto necesitan trabajar en contra del egoísmo.

Ellos hablan de la conexión, pero todavía son incapaces de imaginarse cómo en realidad podemos conectarnos. En general, tenemos estos problemas delante de nosotros, y debemos gradualmente resolverlos entre nosotros. Y por su puesto la solución está en la conexión y el darnos cuenta de que nuestra conexión está solo en el fundamento, la base para todos los otros miembros y partes de esta imagen; las piezas de todo el rompecabezas se juntan a nosotros.

Y resulta que esta parte interna que representamos es la parte principal del cerebro. Cuando se junta a sí mismo, todas las cuerdas de control, el incentivo, las explicaciones y la revelación de todas las otras partes vienen de este. Y entonces empiezan a entender, desarrollarse, acercarse a nosotros y a unirse junto con nosotros. Como un imán, empezamos a atraerlos a la medida que somos capaces de conectarnos entre nosotros.

Todos continuarán juntándose estrechamente en círculos más grandes, más altos y con una combinación magnífica, lo cual al final revela la perfección de la criatura. Ya que gradualmente revelamos esta perfección en los 125 grados de acciones consecutivas, revelaremos una manifestación mayor de este plan, esta fuerza llamada el “Creador” que existe dentro de este, y mueve todo hacia adelante.

Esta fuerza surge gradualmente. Veremos toda nuestra historia: cómo aparecimos inicialmente de una pequeña fuerza de Luz que creó el nivel inanimado de vida.

El nivel inanimado empezó a desarrollarse en el nivel vegetativo y y el nivel animal de vida, y hoy en día con nuestra consciencia y nuestra participación consciente, se está transformando en el nivel “humano” de desarrollo. La Sabiduría de la Cabalá fue oculta a lo largo de todo este tiempo entonces no tendríamos la oportunidad de conectarnos o nos habríamos asemejado a esta imagen de forma egoísta, incorrecta, de una forma equivocada, y nos habría convertido en monstros horribles. Esta es la razón por la que la Cabalá estuvo oculta.

Se está revelando específicamente hoy en día porque ahora el tiempo ha llegado. Vemos que no podemos continuar permaneciendo en nuestro nivel, nuestro grado, en nuestro estado actual; las fuerzas de la naturaleza, como siempre, están empezando a empujarnos desde atrás en una dirección desconocida hacia nuestro siguiente estado de percepción y entendimiento. Espero que lo controlemos y al mismo tiempo mostremos el camino a los demás quienes gradualmente se acercan a nosotros y se unen a nosotros.

Nuestro estado preliminar en el que existimos es llamado “Una sierva que es heredera de su ama”. En otras palabras, es un estado egoísta lleno de rechazos, desacuerdos y contradicciones, pero es muy necesario porque somos capaces de cambiar nuestro egoísmo a través de sus manifestaciones. Cambiamos las piezas cóncavas por las convexas y las convexas por las cóncavas, y así, gradualmente examinamos y cambiamos nuestra naturaleza egoísta a una naturaleza altruista dentro de nosotros, dentro de todos nuestros deseos, impulsos, pensamientos y cualidades. De esta forma creamos por nosotros mismos el siguiente nivel y alcanzamos el plan del Creador en toda su profundidad y capacidad – lo alcanzamos a Él.

Al participar juntos, podemos alcanzar esto muy rápidamente porque el siguiente nivel que alcanzamos conscientemente pasará muy rápido. Cuando los niveles del inanimado, vegetativo y animado de la naturaleza deben cambiar por sí mismos, luego estos operan bajo el estímulo y la fuerza poderosa de la naturaleza, y los cambios son muy lentos y obligados. Podemos ver que el nivel inanimado de la naturaleza tomó billones de años para desarrollarse, el nivel vegetativo tomó cientos de millos de años y el nivel animal tomo cientos de miles de años y a lo que nos referimos hoy en día como el “humano” ha existido en este estado animal cerca de cinco mil años.

Es por esto que lo que estamos experimentando hoy en día es la contracción del tiempo de los estados del inanimado, vegetativo, animado y humano. Vemos que el tiempo se acelera de día en día. Por esta razón, tan pronto como empecemos a trabajar correctamente en nuestra propia conexión, entonces veremos y realizaremos una gran cantidad de acciones en esto cada segundo. Y seremos capaces de alcanzar toda esta enorme estructura unificada literalmente en unos pocos próximos años. Entonces, estamos enfrentando un tiempo interesante e intenso, y este es el más grande y el mejor que podría ser.

Debemos valorar el hecho de que estamos en un estado en que podemos hablar de esto; entendemos dónde estamos, en qué consiste nuestra misión, que debemos tratar de llevar a cabo este programa para corregirnos, y ayudar a los demás a hacer lo mismo. Esta es nuestra motivación hoy en día, pero este no nos empuja dolorosamente por detrás, obligándonos como animales, este es un incentivo que nos dirige hacia adelante a construir nuestro siguiente estado maravilloso.

Está escrito en El Zohar que Rabbi Shimón lloró porque quería dar al pueblo todo lo que había preparado, pero no pudo porque ellos eran como una fruta que todavía no está madura.

En otras palabras, la humanidad se habría unido de forma incorrecta, y entonces no habrían sido capaces de “salir por sí mismos” de esto.

Es por esto que este libro fue escrito en una forma “oculta” especial y ocultado. Fue revelado gradualmente sobre el curso de muchos siglos hasta que finalmente llegó a revelarse a nosotros en nuestro tiempo a través del “Comentario Sulam”. Sólo hoy en día en realidad estamos empezando a hablar de su uso apropiado.

Espero que en realidad lleguemos a esta realización y experimentemos todas las ventajas de este método, esta guía llamada “Toráh” (“Guía” – “Oráh”), o la Luz que existe en esta, la revelación del Creador que ocurre dentro de nosotros cuando usamos el grupo y lo que los Cabalistas han escrito para nosotros correctamente. De forma esencial, sus libros nos hablan de la conexión apropiada entre nosotros y cómo el Creador llega a revelarse dentro de esta conexión.

Por una parte ellos hablan sobre la corrección de los deseos, la tan llamada, conexión apropiada entre nosotros, y por otra parte, sobre la forma en que la vida empieza a manifestarse en su estado corregido apropiado. Primero la conexión en el ni el inanimado es pequeño hasta que aparece el movimiento vegetativo, luego las conexiones animales y finalmente las conexiones humanas. Todo depende de la calidad y la cantidad de las conexiones entre estos elementos egoístas separados en un sistema altruista común.

Nosotros estudiamos todas estas acciones y grados en la Cabalá. Cada uno de los 125 grados representa la máxima unidad de acuerdo a su grado; las diez Sefirot es la conexión completa entre ellas, la síntesis apropiada de cada parte separada y la Luz que se manifiesta en este estado, la esencia del Creador, Su programa, la fuerza común de vida. Las partes individuales pueden existir de forma separada como en nuestro cuerpo, pero cuando se conectan, forman un solo organismo.

Pero no es solo un animal u organismo porque la percepción de la vida se manifiesta dentro de este, y luego de pronto, el porpósito de la vida, ciertas acciones y cierto mundo interno y externo es pecibido. ¿Por qué ocurre esto? Esto sucede porque todo el cuerpo está trabajando en unidad.

Y una vez que juntamos la parte interna de este enorme rompecabezas seremos capaces de empezar a añadir las piezas externas a este ya que esta única criatura consiste del inanimado – la parte más externa, el vegetativo – la parte interna, el animado – la parte un poco más interna y el humano – la parte completamente más interna. Nosotros representamos la parte más interna. En otras palabras, todos aquellos que tienen una aspiración independiente por alcanzar el propósito de la creación representan la parte interna. Y todos los demás siguen los círculos que se derivan de nosotros: el animado, vegetativo e inanimado.

 (55146)