entradas en 'adam el alma general' categoría

Corrigiendo el alma general

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números 17:24-17:26: Moisés llevó fuera todos los bastones de ante el Señor, a los hijos de Israel; ellos vieron y tomaron, cada hombre su bastón. El Señor dijo a Moisés: pon el bastón de Aarón de vuelta en frente del Testimonio como recuerdo [y] señal para los rebeldes. Entonces sus quejas contra Mí terminarán y no morirán.

Moisés lo hizo. Hizo justo como el Señor se lo ordenó.

Inspeccionar el bastón es la adaptación a los atributos del alma general, sin los cuales es imposible avanzar.

El movimiento espiritual está basado primero en el escrutinio de lo que está sucediendo y después en su correcta implementación. Esta es la razón por la que está escrito, ‘vieron’ y ‘tomaron’, lo cual significa que estuvieron de acuerdo y continuaron.

La Torá, Números 17:27-17:28: Los hijos de Israel hablaron con Moisés diciendo, “¡Miren, estamos muriendo, pereceremos, todos estamos perdidos! ¡Quien se acerca más al Mishkan del Señor muere! ¿Hemos sido designados para morir?”

El hecho es que una persona no ve cómo esos deseos van a ser revelados en el estado corregido dado que ahora son revelados en la forma opuesta, en contra de la unidad.

No entendemos que ni los deseos ni los atributos que existen en nosotros fueron creados en vano. Todos pasan por la corrección y el problema es sólo, la secuencia en la cual aparecen.

Esta es la razón por la que debemos escrutinizar la secuencia, de acuerdo a la cual todo está organizado y, por qué es tan complicado. Esto es porque el punto no es que seas tú hoy y yo mañana, sino que la secuencia nos revela el esquema general, la estructura del alma general y cómo estamos conectados el uno con el otro.

Esto invoca el conocimiento y alcance en nosotros y la sensación de que somos parte del esquema general y, comenzamos a entender cómo opera. Esto significa que podemos influirlo mediante muchos parámetros y ver cómo cambia.

El escrutinio de quién soy y luego tú y después otro, etc., simboliza esta secuencia. Así es como es revelado el pensamiento principal, el pensamiento del Creador, la base del alcance del mundo superior. No es la corrección personal de alguna pequeña parte, deseo o atributo, sino la conexión mutua. Esta es la razón de que nada sea tan simple.

Supongamos que tenemos un millón de componentes de cierto dispositivo: condensadores, resistencias, transistores, etc. Pero, ¿cómo podemos ensamblarlos en un esquema tal que formen una maquinaria perpetua? Esto es lo más importante, la conexión mutua.

Por lo tanto, todos los conflictos que los hijos de Israel tienen son, en realidad, acerca de su adhesión ¿Qué quiere decir ‘corregirme’? Encontrar cuál es tu lugar en el esquema general, para que sepas cómo debes ser para estar junto con otros.

La corrección no puede ser de cierta persona o cierto atributo, sino que es la suma del alma general porque al final de la acción integral mutua, está totalmente conectada con todos.

Ahora, las partes esenciales son elegidas de toda la pila, que es el alma general tras el rompimiento. Esas partes se moverán a un lado y otras las seguirán. Aquellas se moverán parcialmente hacia adelante, etc., y así, gradualmente, el alma es ensamblada, un número enorme de deseos, atributos e intenciones.
[168749]
De Kabtv “Secretos del Libro de Eterno” 27/may/15

La Luz lo pondrá todo en su lugar

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam escribe que existe sólo un alma, que sólo un deseo fue creado. La espiritualidad no está dividida en partes, por lo tanto ésta se encuentra completamente en cada uno de nosotros y en todos juntos.

“En cada uno de nosotros” significa que si yo puedo incluirme en todos, entonces descubro el alma colectiva, es decir no sólo esos miles de millones que están vivos ahora, sino además aquellos que aún no han nacido y nacerán en el futuro. Esta no es la imagen que imaginamos.

En otras palabras, este es un volumen, un alma, una substancia.  Esta se nos revela sólo según la medida en que podamos existir adecuadamente y el nivel de intensidad en que podamos interactuar.

De acuerdo con eso se determinan las propiedades de cada persona, y de cada partícula en cada uno de nosotros. Existen personas que se caracterizan por la diseminación, es decir por el contacto con un gran número de personas, y existen aquellos que son lo opuesto, que se caracterizan por la conexión con un círculo estrecho de personas, pero con un alto nivel de intensidad de conexión entre ellas. Es decir, esto ocurre de acuerdo a la cualidad o de acuerdo a la cantidad; en cada uno de nosotros existen tanto una como la otra, de acuerdo a las características de su alma.

Por ejemplo, el corazón, aun cuando claramente está involucrado en su trabajo estrechamente enfocado, se conecta con multitud de órganos. Mientras que, otros sistemas, como los vasos sanguíneos, el sistema linfático, el sistema nervioso, y otros, por otra parte, se extienden por todos lados, llegando a todas las partes del cuerpo. Nuestras conexiones también son así. Es posible ver esto en relación a lo que anhela la persona. Veo esto en relación a mis estudiantes, por ejemplo, cuán capaces son, en mayor o menor medida, de encontrarse a sí mismos (hasta donde yo veo).

Pero en general esto no tiene importancia, porque la Luz aparentemente nos pone donde estamos. No hay nada nuevo, sólo aceleramos nuestro desarrollo al atraer la Luz Circundante. Por otra parte, ésta nos hará avanzar de cualquier manera, de acuerdo al plan de la naturaleza. Pero este programa se encuentra sólo en la Luz de Nefesh (de la palabra “Nefishá”), que significa el estado inanimado.

Es decir, la Luz nos empuja todo el tiempo y nosotros huimos de ella porque esta presión la percibimos como negativa; siempre estamos desarrollándonos de esta manera. Pero este tipo de desarrollo no es bueno, porque puede llevar a grandes desastres naturales, guerras, y cosas así. Y si no hacemos nada, entonces esto es lo que nos espera.

Y por el contrario, si nosotros invitamos el apresuramiento de la Luz Superior, su iluminación aumentada sobre nosotros, entonces avanzaremos más rápidamente.

Baal HaSulam en la “Carta 13”, escribe acerca del trabajo en un grupo: Deben saber que hay muchas chispas de santidad en cada uno en el grupo [entre los amigos], cuando ustedes reúnen todas las chispas de santidad en un lugar [en un deseo], como hermanos, con amor y amistad, ciertamente tendrán [es decir, alcanzarán] un muy alto nivel de santidad por un momento, proveniente de la luz de vida [del nivel de otorgamiento].
(112771)
De la Convención en St. Petersburgo “día dos” del 07/13/13, Lección 3

Material Relacionado:
Un préstamo en términos espirituales
Ustedes no compran la espiritualidad ni la toman por la fuerza
Una raíz, una fuerza para todos

Vendrá la madre y alimentará al hijo

laitman_2009-08_2936[1]Pregunta: ¿Debería cada uno de nosotros conocer su función en el sistema general para cumplirla con precisión?

Respuesta: En este momento tú no lo sabes, pero con el tiempo lo sabrás.

Cuanto más progreses y actúes conscientemente junto con los demás, entenderás hasta qué punto estás conectado, qué es lo que debes hacer precisamente y como actúa sobre ti todo este sistema.

Empezarás a descubrir un mundo transversal de múltiples capas. Además de lo que ves en él ahora, lo descubrirás con mayor profundidad, verás las fuerzas que actúan en él y como utilizarlas. El aire de repente será más denso. Se llenará de múltiples fuerzas, pero tú sabrás como usarlas.

Como un niño pequeño que descubre un mundo nuevo y que de repente ve que existen muchas cosas interesantes. Algunas cosas se pueden abrir, cerrar, darles vueltas y que todo esto está conectado entre sí. Él empieza a sentir a este mundo cada vez más.

Sin embargo, cuando el niño nace no sabe y no siente nada. Incluso no ve y no oye nada. Pasará un tiempo antes de que empiece a oír, ver y distinguir los sabores. Lo mismo nos sucede a nosotros en el mundo espiritual.

Lo que haces ahora se llama “la fuerza mágica” (Segula). Estas activando el sistema sin saber cómo. Es igual a cuando eras un recién nacido y llorabas sin entender nada, pero tu llanto actuaba sobre tu mamá y ella se preocupaba por ti. Igualmente ahora, si es que lo deseas, tu deseo como  un “grito”, actuará sobre la Madre Superior, Ima Ilaa, (Bina se llama Ima, la madre), y ella se ocupara de ti.

Y no tienes que saber nada más. Antes gritabas y no sabías que exigir. No le tenías que explicar a tu madre qué botella sacar del frigorífico y a qué temperatura calentarla. ¡Simplemente gritabas! Lo mismo ahora respecto a la espiritualidad. Luego tus gritos empezarán a ser más conscientes, empezarás a exigir algo concreto. Vas a relacionarte con lo Superior y día tras día vas a desarrollar más esta relación.

(Extracto de la lección durante la fiesta Lag ba Omer, correspondiente al 1 de mayo 2010).

Material Relacionado:

Solo un deseo no es suficiente, el quiere que le den “dinero”

Cómo conocer la raíz del alma

La reanimación del alma mundial

Cómo conocer la raíz del alma

laitman_2009-06_3382_w[1]Pregunta: ¿Cómo conocer mi lugar en el sistema general de las almas?

Respuesta: Se requiere volver a la raíz del alma. Sólo aquel que termina su corrección personal y se eleva a la raíz, conoce su lugar en el sistema general.

Y esto sólo de forma relativa, ya que todo el sistema no ha alcanzado la corrección completa.

Es absurdo preguntar ahora por tales estados elevados. Es como un niño pequeño que pregunta quién será él a los cincuenta años. Incluso en los límites de nuestro mundo, no somos capaces de comprender tales cosas.

En lo espiritual la diferencia entre los escalones es tan enorme —incluso hay una inversión de todas las cualidades—, que la persona no puede conocer ni siquiera el siguiente escalón.

Éste siempre llega por la anulación a sí mismo y por la conformación con el estado, el cual, al comienzo, no puede aceptar. Así es la naturaleza de los escalones espirituales.

Por eso es absurdo preguntar ahora por la raíz del alma y el fin del trabajo. Se requiere realizar correctamente lo que tenemos que cumplir aquí y ahora. En este caso,  avanzaremos.

Poco a poco recibiremos experiencia y dejaremos de hacer tales preguntas, ya que comprenderemos que cada escalón que sigue es un nuevo mundo.

Todas nuestras preguntas son posibles sólo en el mismo nivel donde nos encontramos ahora.

Nuestra actual incomprensión del mundo espiritual es la incomprensión del primer y minúsculo escalón que se encuentra sobre nosotros. Incluso éste está escondido de nosotros y no somos capaces de discernirlo de ningún modo.

Se encuentra ante de nosotros, pero debemos perfeccionar nuestras cualidades paso a paso, conformando todos los 613 deseos con este escalón.

Y entonces entraremos en contacto con la Luz Superior que se llamará nuestro siguiente escalón.

Luego ajustaremos nuestras 613 propiedades a un estado más elevado y junto con la Luz Superior revelaremos un escalón aún más alto. Así nos elevamos.

(Extracto de la preparación para la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 16 de marzo 2010).