entradas en 'alma comun' categoría

El nacimiento del alma y sus padres espirituales

Pregunta:¿Cómo ocurre el nacimiento del alma? ¿Qué son los padres espirituales?

Respuesta: Los padres espirituales son Aba ve Ima (Padre y Madre), cualidades, Sefirot Jojmá y Bina. La Luz superior desciende del mundo del Infinito y construye cinco mundos: Adam Kadmon, Atzilut, Beriá, Yetzirá y Assiyá, que pueden representarse en forma de círculos. Otro Partzuf adicional llamado Adam se está construyendo dentro de ellos.

Adam HaRishón nació en el mundo de Atzilut, que consiste en los siguientes Partzufim: Atik, Arij Anpin, Aba ve Ima, Zeir Anpin, y Maljut y estos son llamados ZON (Zeir Anpin y Nukva).

Partzuf Aba ve Ima es Padre y Madre de donde Adam HaRishón ha nacido. Después de su nacimiento, descendió a su lugar, para Maljut. Todo esto sucede debido a la influencia de la Luz superior.

Entonces el deseo llamado Adam quiere elevarse a su estado final, la corrección completa, que es completa similitud con el Creador (flecha verde), que también se llama Infinito. Sin embargo, cuando Adam hace un intento de ascender a este estado, la serpiente que se esconde en él es inmediatamente revelada.

Por lo general, la serpiente se encuentra en el interior del deseo y nada le interesa. Sin embargo, tan pronto como es influenciado por la Luz superior dirigida contra ella, se despierta inmediatamente. Tenemos un cuadro muy interesante: por un lado, está la Luz superior, y por otro lado, está la serpiente. Es decir, tenemos dos opuestos.

Como consecuencia, toda la construcción de Adán cae hacia abajo (flecha azul) en los estados que se llaman debajo del Parsá, donde los mundos puros de Beriá, Yetzirá, y Assiyá existen y contra ellos también mundos impuros Beriá, Yetzirá, y Assiyá (egoísmo, Klipá).

El alma que nace de su estado más bajo llamado “caída del alma” llega al espacio entre mundos puros e impuros.

Así, un alma es un deseo —no hay nada más en ella. Nació de sus padres Aba ve Ima y se llama Adam de la palabra (Domé) “similitud” con el Creador, que debe alcanzar en el futuro. En el momento en que deseaba ascender y llegar a ser como el Creador, una serpiente se reveló en ella en relación con la Luz superior, y por lo tanto cayó en los mundos puros e impuros creados y comenzó a desarrollarse en ellos.

A partir de aquí tenemos tres líneas: la izquierda (línea azul en el dibujo), la derecha (línea verde), y el medio más importante (línea roja).

Cuando las tres líneas trabajan entre sí, se les llama alma (color amarillo en el dibujo). Uno no puede existir sin el otro.

Pregunta: ¿Deben los mundos oscuros necesariamente existir contra los mundos puros?

Respuesta: Sí, y además, todo existe precisamente por los mundos impuros. Subestimamos al egoísmo. Sería imposible hacer nada sin la serpiente. Gracias al método que se llama la Torá (de la palabra “instrucción”, o “luz” (Horaa, Or), podemos aislar las partes correctas separadas de la serpiente, corregirlas y seguir adelante.
[211952]
De la Lección de Cabalá en ruso, 14/may/17

Material relacionado:
El nacimiento del alma general
El secreto del nacimiento del alma
Misterios del nacimiento de un nivel espiritual

La Luz lo pondrá todo en su lugar Publicado en agosto 1, 2013

thumbs_laitman_749_02Baal HaSulam escribe que existe sólo un alma, que sólo un deseo fue creado. La espiritualidad no está dividida en partes, por lo tanto ésta se encuentra completamente en cada uno de nosotros y en todos juntos.

“En cada uno de nosotros” significa que si yo puedo incluirme en todos, entonces descubro el alma colectiva, es decir no sólo esos miles de millones que están vivos ahora, sino además aquellos que aún no han nacido y nacerán en el futuro. Esta no es la imagen que imaginamos.

En otras palabras, este es un volumen, un alma, una substancia.  Esta se nos revela sólo según la medida en que podamos existir adecuadamente y el nivel de intensidad en que podamos interactuar.

De acuerdo con eso se determinan las propiedades de cada persona, y de cada partícula en cada uno de nosotros. Existen personas que se caracterizan por la diseminación, es decir por el contacto con un gran número de personas, y existen aquellos que son lo opuesto, que se caracterizan por la conexión con un círculo estrecho de personas, pero con un alto nivel de intensidad de conexión entre ellas. Es decir, esto ocurre de acuerdo a la cualidad o de acuerdo a la cantidad; en cada uno de nosotros existen tanto una como la otra, de acuerdo a las características de su alma.

Por ejemplo, el corazón, aun cuando claramente está involucrado en su trabajo estrechamente enfocado, se conecta con multitud de órganos. Mientras que, otros sistemas, como los vasos sanguíneos, el sistema linfático, el sistema nervioso, y otros, por otra parte, se extienden por todos lados, llegando a todas las partes del cuerpo. Nuestras conexiones también son así. Es posible ver esto en relación a lo que anhela la persona. Veo esto en relación a mis estudiantes, por ejemplo, cuán capaces son, en mayor o menor medida, de encontrarse a sí mismos (hasta donde yo veo).

Pero en general esto no tiene importancia, porque la Luz aparentemente nos pone donde estamos. No hay nada nuevo, sólo aceleramos nuestro desarrollo al atraer la Luz Circundante. Por otra parte, ésta nos hará avanzar de cualquier manera, de acuerdo al plan de la naturaleza. Pero este programa se encuentra sólo en la Luz de Nefesh (de la palabra “Nefishá”), que significa el estado inanimado.

Es decir, la Luz nos empuja todo el tiempo y nosotros huimos de ella porque esta presión la percibimos como negativa; siempre estamos desarrollándonos de esta manera. Pero este tipo de desarrollo no es bueno, porque puede llevar a grandes desastres naturales, guerras, y cosas así. Y si no hacemos nada, entonces esto es lo que nos espera.

Y por el contrario, si nosotros invitamos el apresuramiento de la Luz Superior, su iluminación aumentada sobre nosotros, entonces avanzaremos más rápidamente.

Baal HaSulam en la “Carta 13”, escribe acerca del trabajo en un grupo: Deben saber que hay muchas chispas de santidad en cada uno en el grupo [entre los amigos], cuando ustedes reúnen todas las chispas de santidad en un lugar [en un deseo], como hermanos, con amor y amistad, ciertamente tendrán [es decir, alcanzarán] un muy alto nivel de santidad por un momento, proveniente de la luz de vida [del nivel de otorgamiento].

(112771 – De la Convención en St. Petersburgo “día dos” del 07/13/13, Lección 3) 

Material relacionado: 

Un préstamo en términos espirituales
Ustedes no compran la espiritualidad ni la toman por la fuerza
Una raíz, una fuerza para todos