entradas en 'Antigua Babilonia' categoría

El método de Nimrod y el de Abraham

Baal HaSulam, La Libertad:  La separación entre la gente es la fuente de toda calamidad e infortunio.

Pero con conceptos e ideas, todo es lo opuesto: la unidad sin crítica es considerada la fuente de toda falla y obstáculo para todo el progreso y la germinación didáctica… Mientras más contradicciones y mayor crítica haya entre las opiniones, más crecen el conocimiento y la sabiduría y los asuntos se vuelven más adecuados para el examen y la aclaración…  

Así, evidentemente, la base del éxito físico es la medida de unidad de la sociedad y la base del éxito en la inteligencia y el conocimiento es la separación y el desacuerdo en ella.

En la sociedad humana ordinaria, es mejor lograr paz y acuerdo, como entre niños buenos. Pero si queremos crecer, sólo es posible si las contradicciones, la crítica mutua y los desacuerdos también se intensifican y al mismo tiempo, “el amor cubre todas las transgresiones”.

Tenemos que entender que discutimos sólo porque se nos revelan deseos más grandes, que nos impiden la unión con los demás.  En consecuencia, pedimos la unificación por encima de todos los desacuerdos.

La conexión ordinaria es posible en la familia o en la gente que existió antes de la fractura de los babilonios. En la antigua Babilonia, muchas naciones solían vivir como familia y hablaban una sola lengua.  

Pero de pronto, surgió el egoísmo y sus deseos se contradecían. Empezaron a pelear, lo que resultó en la construcción de la Torre de Babel. Surgieron dos métodos para resolver el problema. Uno fue propuesto por Nimrod, quien dijo: “Vamos a dividirnos y a dispersarnos en todas direcciones, tan lejos como sea posible unos de otros”.

Después, el egoísmo creció aún más, cada grupo empezó a luchar de nuevo y nos dividimos más. Nuevas peleas llevaron a más separación. Y así llegamos al mundo contemporáneo, donde cada uno vive para sí y no quiere ver a nadie cerca. Celulares y computadores -es todo lo que necesitamos. Queremos estar solos en nuestra casa y que nadie nos moleste.

Pronto, la comida nos será entregada en helicóptero, biomasa con el sabor que pidas, ni siquiera necesitemos dejar la casa. Este es el método de Nimrod, que inició en la antigua Babilonia y está alcanzado su manifestación final en nuestros días.  

También está el método de Abraham, que enseñó la unión por encima de los desacuerdos. Es decir, la diferencia en opinión debe existir y mientras más se revele, mejor, más fuerte la conexión que se puede construir.

Los seguidores de Abraham, quienes se llamaron el pueblo de Israel, tuvieron éxito en alcanzar la cima de la unidad, llamada la construcción del Primer Templo. Pero no pudieron sostenerla. No fue posible porque tuvieron que pasar por rompimiento y dispersión entre las naciones del mundo, para darles el deseo de unirse.  

De acuerdo al método de Abraham, los desacuerdos permanecen pero “el amor cubre todas las transgresiones”. Así, llegamos a la verdadera libertad, cuando nos liberamos del gobierno del ángel de la muerte y nos elevamos por encima. Específicamente, gracias al egoísmo, nos unimos en un nivel cada vez más alto.

Gracias a la unidad por encima de los desacuerdos, empezamos a entender, a sentir, a percibir la diferencia entre oscuridad y luz, lo que nos da la sensación de la realidad espiritual, a pesar de que somos totalmente corporales.

Esta es la esencia del método de Abraham. No hay otros métodos, sólo estos dos: ya sea distanciarnos entre nosotros, de acuerdo al método de Nimrod o, unirnos por encima de las diferencias, de acuerdo al método de Abraham.
[199882]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 3/ene/17, “Educación para la concesión”

Material relacionado:
¿Cómo terminó la disputa entre Abraham y Nimrod?
De vuelta al presente
El secreto de las diez tribus, parte 1

Todos los caminos conducen a ‘la casa de Abraham’

Desde el primer hombre, Adam y durante veinte generaciones hasta que Abraham reveló el rompimiento, la humanidad ha buscado conexión con la fuerza superior y con el propósito de la creación.

Tomó veinte generaciones, del punto de destrucción que se manifestó en el primer hombre, hasta la verdadera revelación de la fuerza superior que Abraham logró.

Abraham descubrió el método correcto de trabajo que le permitió revelar al Creador y hacerse similar a la fuerza superior y adherirse a ella.

Pregunta: ¿En qué momento Abram, la persona común, se convierte en nuestro padre Abraham?

Respuesta: En ell momento en que empezó a percibir el programa de la creación, se convirtió en la base del inicio de la nueva etapa de desarrollo del hombre.

Buscando el propósito de la creación y de su vida, encontró valores engañosos, lo llamado ‘creando ídolos y vendiendolos’. Buscó cómo avanzar, para que valga la pena vivir. Sin embargo, rompe todas sus fantasías, un ídolo tras otro, porque entiende que es incorrecto y por ellos no vale la pena vivir.

Sigue avanzando hasta encontrar el método y la forma correctos para el avance. Es decir, comprende las bases: la inclinación al bien y la inclinación al mal. Sabe cómo conectarlas en la línea media y llevarlas a la corrección, a la adhesión con el Creador, al unirlas y otorgar para otorgar y después, recibir para otorgar.

Cuando encuentra estas bases para su obra espiritual, es decir, reveló a Abraham, el padre de la nación (Av HaAm) en sí mismo. A partir de este momento, comenzó a construir una nueva forma espiritual en sí mismo.

Abraham es el símbolo del trabajo espiritual, una fuerza capaz de guiar algunos de los deseos del poder de Nimrod, para salir del ego. Los demás babilonios permanecieron en Babilonia, después tendremos que corregir todos esos deseos. Hoy, como en el tiempo de Abraham, la humanidad debe romper todos los ídolos falsos que creó, reducir su valor a polvo y después, hacerlos de forma correcta.

Gradualmente, el mundo avanza hacia esta corrección. Toda la historia de la humanidad es sólo en aras de la corrección final. Pareciera que los eventos ocurrieron por casualidad, pero no es así. Los genes informativos, Reshimot, se han desenrollado de esta manera desde el primer hombre, Adam.

Los mismos procesos suceden dentro de cada persona, dentro del pueblo de Israel, que es ‘la casa de Abraham’, en relación con el el mundo en general. Es como muñecas rusas, unas dentro de otras. Lo principal es que hay una fuerza superior que trae el bien.

El mal que surge en contra, también viene de la misma fuente y se crea para enseñarnos a distinguir entre bien y mal, entre luz y oscuridad. Cuando logremos conectar esas dos formas opuestas, entonces justo entre ellas, nos descubrimos a nosotros mismos y el contacto con el Creador.

La línea media conecta al Creador arriba con el hombre abajo. Y las otras dos líneas, derecha e izquierda, son necesarias sólo para construir la línea media, que es la conexión entre nosotros y la fuerza superior.

Cada uno debe encontrar a Abraham dentro de sí mismo, es decir, la base para el trabajo espiritual que le permita revelar al Creador y adherirse a Él. Este es el propósito de la creación. Y también, es necesario que todo el mundo, la humanidad, llegue a esa conexión, a un todo, para que esta fuerza, esta idea, nos una a todos.
[204462]
De la lección “Preparación para Pesaj” 25/mar/17

Material relacionado:
Abraham, el padre del grupo cabalístico
El método de Abraham, la sabiduría de la Cabalá
Abraham, ¿Quién eres tú?

La educación determina el destino del hombre

Pregunta de Facebook: Usted dice siempre que la educación es la respuesta a todos los problemas, tanto del individuo como del mundo. Pero esto se ha dicho por décadas y a pesar de que muchas organizaciones se dedican a educar, la vida sigue según sus propias leyes.

Respuesta: La vida continúa según las leyes del egoísmo. Y debemos actuar para que fluya según las leyes del altruismo: amor, otorgamiento y unidad. Nadie hace esto y nadie puede hacerlo.

El único que triunfó, hace 3,500 años, fue Abraham, cuando llamó a los querían superar la crisis humanitaria social universal que estalló en Babilonia. Él fundó un grupo de personas que se unieron y se aferraron a él y lo llamó, Israel o nación judía.

Abraham se convirtió en el primer padre del nuevo sistema de educación, unidad. Este grupo existe desde hace 3,500 años y ¡no se puede dividir ni desaparecer! Está en contra de las otras naciones del mundo, que son los mismos babilonios que se extendieron y se establecieron en todo el mundo y todos sienten que hay algo especial en ellos.

Todo lo que tenemos que hacer es empezar a enseñar este método al mundo, porque el mundo ya entiende que no hay otra opción y que lo principal es la unidad ya que, de lo contrario, la gente se destruirá.

Pregunta: Cuando habla del grupo que conoce este método ¿se refiere a la nación judía?

Respuesta: No, todos los judíos perdieron este método, a excepción de los cabalistas que han guiado y lo aplican en las generaciones, con base en su propia experiencia. Si ellos guían y supervisan este sistema educativo, la humanidad logrará su buen fin. Llegará a la unidad total.

Pregunta: ¿Cree que la gente escuche esto?

Respuesta: Si no lo hace, habrá graves guerras, que involucrarán tanto sufrimiento y tendrá que escuchar. Pero los sabios prevén estos sufrimientos desde antes y no pasan por ellos.
[205031]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 13/mar/17

Material relacionado:
Método único para educar a los niños
La unidad es el método para salir de la crisis
El método de Abraham, la sabiduría de la Cabalá

¿Qué dice la sabiduría de la Cabalá sobre los Goyim?

Pregunta de Facebook: ¿Qué dice la sabiduría de la Cabalá sobre los Goyim?

Respuesta: En la sabiduría de la Cabalá, una persona es considerada judía, no por su nacionalidad, sino por su anhelo por, realmente, lograr al Creador, es decir, de acuerdo a su grado de equivalencia con las características del Creador, es decir, adquirir la cualidad de otorgamiento. Si no tiene un deseo interno así, es llamado “Goy” y significa una nación.

Los habitantes de la antigua Babilonia, que sintieron este anhelo y se unieron a Abraham, quien les enseñó sobre la unión y el logro del Creador con esa unión, empezaron a ser llamados “Goy Kadosh (nación santa)”, pueblo santo. Santo aplica a la gente que actúa de acuerdo a otorgamiento y amor, para alcanzar al Creador.

Por lo tanto, en la palabra “Goy” no hay nada malo ni peyorativo; simplemente significa un pueblo. Y Goy Kadosh es gente especial que es atraída de forma natural hacia el Creador. Esto es lo que dice la sabiduría de la Cabalá.

La religión no nos afecta en absoluto, es una desviación de la sabiduría de la Cabalá en el mundo físico, un tipo de acompañamiento adicional en nuestro mundo.
[204073]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 1/mar/17

Material relacionado:
Abraham, ¿Quién eres tú?
No pierda la conexión con el Creador
Un gran milagro sucedió aquí

“Yo”, “nosotros” y los sistemas sociales

Pregunta: En el pasado, ¿la gente sentía el “nosotros” y no su “yo”?

Respuesta: Es lo que pasaba en la antigua Babilonia, antes de la crisis y lo que se llamó confusión de lenguas (construyendo la Torre de Babel). Pero no fue porque la gente estuviera conectada y unida, sino porque su egoísmo era muy pequeño, en nivel cero.

Las antiguas sociedades en las que todo era compartido, vivían bajo un régimen comunista primitivo.

Con el crecimiento del ego, cinco sistemas (configuraciones) de regla aparecieron gradualmente hasta el capitalismo. Ahora ha llegado el momento del socialismo y después de eso llegará el tiempo del comunismo.
[202991]
De la Lección de Cabalá en ruso 30/10/16

Material relacionado:
Mi yo actual y mi yo deseado
Yo soy el Primero y Yo soy el Último
Nosotros solamente necesitamos pedir correctamente

Volviendo al lenguaje del corazón

Vivimos en un tiempo especial en el que el mundo entero experimenta cambios muy grandes y rápidos. Lo que solía suceder en una década, hace cincuenta o cien años, ahora pasa en un año. Todos se sienten como si estuvieran atrapados en un círculo de eventos que se mueven y cambian constantemente.

Hoy, casi no hay gente en el mundo que no se sienta afectada por los cambios. Han llegado, incluso, a las áreas más remotas y poblados más pequeños. Como lo explican los cabalistas, es un signo de que el mundo va hacia la corrección general.

Por esta razón organizamos congresos internacionales de Cabalá, que simbolizan el deseo del mundo entero por la unión. Miles de personas de distintas nacionalidades y culturas vienen, de todo el mundo para conectarse.  

El único obstáculo que hay, es el lenguaje. Si no hablamos el mismo idioma, es difícil comunicarnos porque seguimos en Babilonia. Los antiguos babilonios comenzaron con un solo idioma, luego empezaron a hablar diferentes lenguas y como resultado, cesó el entendimiento mutuo. Nosotros, en consecuencia, tenemos que ir de muchas lenguas a una sola.

Es cuando me siento con desconocidos, gente con mentalidad diferente, el rompimiento que ocurrió en la antigua Babilonia se vuelve a revelar, se manifiesta incluso más claramente. Ésto nos impulsará más hacia la unión. Después de todo, tenemos que volver a Babilonia, para que el mundo entero se vuelva un solo pueblo.  

En el congreso, sentimos como si los antiguos babilonios vinieran de todo el mundo, para volverse a unir en un solo pueblo, una humanidad. Ahora, necesitamos hacer el mismo trabajo que Abraham quiso hacer en la antigua Babilonia. Él no tuvo éxito porque el mal seguía siendo revelado.  

Pero desde entonces han pasado tres mil quinientos años y durante este tiempo, gradualmente el mal se ha revelado cada vez más. Como resultado, alcanzó tal grado que el mundo entero empieza a ver que se desmorona. Por lo tanto, hoy está preparado para comenzar a unirse.
[204093]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/feb/17

Material relacionado:
Sólo existirá el lenguaje del otorgamiento
Escribir la Torá en las paredes del corazón
El lenguaje de los cabalistas: difícil usarlo, imposible no usarlo

Babilonia del siglo 21

La crisis de la sociedad moderna es un problema muy real; se anuncia todos los días por periódicos, radio y televisión. Comenzó en Europa y se extendió a EUA.

El mundo entero está entrando a una nueva era y a grandes cambios. La esperanza es que esos cambios se realicen con reformas gubernamentales y financieras, no con una guerra mundial.

Por primera vez en la historia, la sabiduría de la Cabalá es revelada y entra al proceso que está ocurriendo en el mundo, porque los cabalistas son los únicos que entienden lo que sucede, a diferencia de los demás, que están confusos. El mundo reconoce que no entiende ni la situación actual ni las perspectivas que hay para el futuro ni qué medios usar para el progreso y desarrollo futuros.

Todo esto es muy difícil de aceptar, sobre todo cuando nos damos cuenta de que estamos hablando de tanta gente, tan diferente y distante entre sí. Toda Babilonia, donde Abraham una vez empezó su trabajo, hoy comienza a estar cada vez más conectada en todas las posibles formas egoístas, una más explosiva que otra.

Babilonia es símbolo de un enorme egoísmo, el ‘anti-Creador’, revelándose entre todas las criaturas. Por lo tanto, es muy difícil entender cómo este egoísmo puede estar sujeto a corrección. Pero a medida que se revela la sabiduría de la Cabalá, explica que se puede corregir y, estamos obligados a hacerlo.

Si no de buena gana, entonces por el camino del sufrimiento, pero la humanidad tendrá que volver al estado en el que será una vez más como un cuerpo, un alma, un sistema, como el primer hombre, Adam. Este sistema atraerá toda la Luz Superior del Infinito y toda la creación alcanzará la adhesión con el Creador.

Ese estado final no puede ser cambiado; no puede haber compromisos. La única diferencia radica en cuánto de su propio esfuerzo pondrá la humanidad para lograrlo, si entenderá la esencia del proceso y si deseará participar.

Algunos dirigirán este proceso y serán llamados ‘Israel’, es decir, ‘Li Rosh’ – ‘Tengo una cabeza’. Y los demás actúan en relación con la cabeza, como cuerpo y, recibirán de ella lo que fue preparado para ellos; es decir, no están obligados a hacer un trabajo tan difícil. Por supuesto, durante este proceso habrá muchas preguntas y problemas que necesitarán ser resueltos con ayuda de la educación integral.

Es imposible hacer un solo cambio por la fuerza, sólo por cambios internos en el individuo. No hay nada que cambiar en el mundo; ningún cambio externo fuera de la persona ayudará, porque el mundo externo es un reflejo de nuestras cualidades interiores.

Por lo tanto, lo único necesario es corregir al individuo y, al hacerlo, corregimos el mundo. Es todo nuestro trabajo: construir los sistemas por los cuales la Luz que Reforma alcance hasta el último ser humano. A la cabeza del sistema están los cabalistas que tienen conexión con el Creador y pueden convertirse en canal y pasar la Luz a toda la humanidad, a todas las naciones.

Este proceso ya inició en el mundo y por lo tanto, el mundo rápidamente adopta nuevos contornos. Tanto si lo queremos como si no, el gobierno superior está preparando a la humanidad para recibir una educación integral. Es la llamada de los tiempos.
[203630]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 2/feb/17, clase con el tema: ‘Mismah Arosa (Documento Arosa)’, ‘¿Qué hay que hacer?’

Material relacionado:
La solución a nuestros problemas sociales es corregir nuestro egoísmo
Logro empírico de la sabiduría de la unidad.
¿Cómo viviremos en la última generación?

Raíces espirituales de naciones y pueblos

Pregunta: ¿Cuáles son las raíces espirituales de las naciones y de los pueblos?

Respuesta: Una persona espiritual está compuesta de siete Sefirot: Jesed, Guevurá, Tiferet, Netzaj, Hod, Yesod y Maljut. Cada una de las siete Sefirot están compuestas de diez sub-Sefirot, haciendo un total de setenta raíces espirituales de pueblos en este mundo y son llamadas, las setenta naciones del mundo. El grupo de gente que se separó de las setenta naciones, elevándose por encima de sí mismo hacia el Creador, es llamado Yashar-El (Isra-El) –directo al Creador.

Pero en principio, ese grupo no es un pueblo, sino un grupo compuesto de gente de diferente tribu que se separó de los setenta pueblos que vivían en Babilonia. Las setenta naciones se dispersaron por el mundo y hoy, ni siquiera es posible decir a cuál de las tribus de la antigua Babilonia pertenecen los pueblos modernos. Ninguno de estos pueblos que vivieron en Babilonia han permanecido en su forma pura. Todos se mezclaron. El enorme egoísmo que se despertó en ellos los dispersó en distintas direcciones. Cada persona fue atraída al lugar que corresponde a su alma. Después, comenzaron a mezclarse y la gente emigró.

En El libro del Zohar, está escrito que si comparamos correctamente, de forma geográfica, la tierra de Israel con su raíz espiritual, encajan precisamente las cinco partes de un Partzuf espiritual. Hermon es Keter, Galilea is Jojmá, el Jordán que conecta Jerusalén con el Mar de Galilea es Bina, Jerusalén es Zeir Anpin y el Mar Muerto es Maljut.

Esto indica la huella de sus raíces superiores,  en el área geográfica de la nación.

Pregunta: ¿Puede una persona que visita estos lugares sentir algo, como el “Síndrome de Jerusalén”?

Respuesta: Sí, alguna gente que se traslada de una parte del país a otra, realmente tiene sensaciones como ésta. Ya sean cabalistas o gente con gran sensibilidad.

Pregunta: ¿Es posible utilizar ésto para el avance espiritual?

Respuesta: No. Nuestro mundo es como un mapa abierto. Si tu tienes sensaciones particulares en relación a ésto, lo sentirás donde te encuentres.
[200235]
De la lección de Cabalá en ruso 14/ago/16

Material relacionado:
Un pueblo de una probeta espiritual
¿Hay países en el mundo espiritual?
El buen ejemplo que está esperando el mundo

Babel – la segunda ronda, parte 2

Pregunta: ¿Cuál es la fuerza especial de atracción en la tribu?

Respuesta: La tribu es un útero, una madre, un lugar donde puedo sentirme confiado y seguro. Fuimos hechos por la naturaleza para que cuando estamos entre parientes no nos preocupemos por nada. Incluso si no hay nada para comer y el futuro es incierto, incluso si hay guerra, estoy dentro de la fuerza general de la naturaleza que me protege.

Es también una protección psicológica que todos entienden. Se siente tanto en la gran ciudad como en la pequeña aldea. Aparte, la sensación de seguridad no viene de la gente, sino de la naturaleza en general. La naturaleza es como una gran madre y estoy dentro de una pequeña madre, mi tribu.

La familia es una tribu más pequeña. La persona llega a casa, a la cálida atmósfera familiar y todos los problemas y conflictos del gran mundo se aplacan. Por lo menos en la noche, se olvida de todos sus problemas y goza de bienestar y de la compañía de la familia. Estaba preocupado, pero aquí es como si aterrizara en un cojín de aire, en una cálida, tranquila y suave nube.

Este sentimiento es necesario, especialmente para el hombre. La mujer, al estar más cerca de la naturaleza, puede lidiar con problemas más fácilmente que el hombre. El hombre es valiente y dispuestos a luchar, pero es por miedo a los problemas y la inseguridad.

La mujer en la familia, aunque puede parecer preocupada externamente, de hecho es la fuente de fuerza y tranquilidad. El hombre recibe la sensación de tranquilidad en la familia, en la mujer y eso le ayuda a equilibrar su vida y a aliviar la presión y el estrés.

La tribu es exactamente esa coraza, ese marco y está específicamente diseñado para que la persona viva dentro y no salga. La salida de la tribu única y la división en naciones ocurrió en la antigua Babilonia, cuando el gran egoísmo estalló y ya no se pudieron entender. Y comenzaron a dispersarse por todo el globo, aumentando la distancia entre unos y otros, porque comenzaron a pelear.

Si en ese tiempo hubieran superado su creciente ego, habrían conservado sus lazos tribales en un nivel superior, por encima del creciente egoísmo. Y hubieran descubierto la fuerza interna en ellos mismos, la fuerza positiva de la naturaleza que equilibra la fuerza negativa del egoísmo.

Este es el secreto del vientre de la madre; hay una fuerza positiva que aún debemos descubrir. Si la gente hubiera seguido el consejo de Abraham en la antigua Babilonia, habría descubierto la fuerza superior, la fuerza positiva de la naturaleza.

Pero como siguieron su ego, se dispersaron de Babilonia en todas direcciones y hasta hoy, cada nación se siente totalmente separada. Incluso entre la gente que inicialmente vivió como una sola tribu, ya no queda unidad.

Mientras más crecía el egoísmo, más, por instinto, se alejaban de los demás, para que nuestros intereses egoístas no se enfrentaran con otros. Así fue creado el mundo moderno.

Sin embargo, en los últimos 30 o 40 años, el mundo se volvió global e integral como una pequeña aldea y nuestro ego nos une de nuevo. ¿Qué hemos logrado en más de 3,500 años? Pensamos que nuestra vida sería mejor y más cómoda, pero volvimos a lo que habíamos dejado y todo se volvió aún peor.

En lugar de unos pocos millones de babilonios, hoy hay miles de millones de habitantes en la Tierra y no pueden llevarse bien. Nuestro egoísmo no nos permitirá vivir en paz. Resulta que tendremos que seguir el consejo que Abraham dio en la antigua Babilonia y construir entre nosotros la tribu que tiene que existir, aunque fue destruida hace 3,500 años.
[199168]
De Kabtv “Una nueva vida #794” 29/nov/16

Material relacionado:
El nacimiento físico y el nacimiento espiritual
El nacimiento de algo nuevo
Un punto agudo de inflexión en la historia

Babel – la segunda ronda, parte 1

Pregunta: La palabra ‘tribu’ tiene un tono primitivo y salvaje, pero al mismo tiempo, habla de una conexión especial entre la gente, que se han perdido en el mundo occidental moderno.

No es de extrañar que se hayan vuelto tan populares los libros de Sebastian Junger, periodista, autor y cineasta estadounidenses, que ha viajado por los lugares más peligrosos del mundo, incluyendo Afganistán, asolado por la guerra y Sarajevo.

A su regreso, relató que el sentimiento más fuerte que trajo fue la sensación de ‘tribu’ y apoyo mutuo. Lo que más le impresionó fue la paz y la confianza que sintió ahí, a pesar de la guerra y los disparos.

Sin embargo, una vez que regresó a Nueva York comenzó a sufrir de miedo y trastorno de estrés postraumático. Comprendió que mientras se encontraba en la zona peligrosa experimentó un sentimiento especial de unidad que lo protegía y cuando regresó a casa, se deprimió por la pérdida de este sentimiento y la sensación de vacío interior.

¿Qué hemos perdido los humanos al distanciarnos del ‘clan tribal’?

Respuesta: La humanidad vino del vientre de la naturaleza. Todos somos descendientes de una sola pareja que se reprodujo una y otra vez. Las parejas que vinieron de la primera, nunca se alejaron. Se conservó la conexión entre las generaciones, es decir, entre padres, hijos y nietos. Los padres aman a sus hijos e incluso más a sus nietos y se unen fuertemente.

No lo notamos en los tiempos modernos, pero la gente sentía una gran proximidad con sus parientes: tíos, primos, etc. Por naturaleza fuimos creados así y hubiéramos continuado viviendo juntos, pero nuestro egoísmo nos alienó y dividió.

Al crecer el egoísmo, se interpuso entre nosotros, rompió nuestra conexión natural y la reemplazó con relaciones comerciales: ‘Ve y gana a los otros’. Así, en lugar de estar conectados con el corazón, buscamos conectar nuestros bolsillos, para ganar más.

Así que, no estamos interesados en el calor de nuestras relaciones, sino en el tamaño de la ganancia o pérdida en beneficio propio, primitivo, directo y egoísta.

Por lo tanto, no es de extrañar que hoy los niños no sientan afecto hacia sus padres, sólo los recuerdan en la medida en que pueden usarlos.

Y los padres, debido a su gran egoísmo y a la influencia de la sociedad, tampoco prestan mucha atención a sus hijos; los envían para ser educados en escuelas y en varios círculos. Cuando el niño crece, se lanza a la vida y en el mejor de los casos, los padres le hablan por teléfono.

Resulta que hemos perdido no sólo el sentido de la tribu nativa, la gran familia, sino también el sentido de familia en general, incluso la más pequeña. La persona llega a casa del trabajo y no hay nadie. Estuvo sola en el trabajo en su oficina y está sola en casa. Se comunica con el mundo por la pantalla del teléfono, la televisión y la computadora y no necesita a nadie a su alrededor.

No comprendemos que nos rodeamos de cuatro paredes frías, como en una ‘jaula de hierro’ que nos separa de las conexiones tribales nativas, de la familia, del contacto humano, de la calidez y del compromiso.

Comenzó cuando, entre nosotros, nuestro egoísmo se hizo más importante que los lazos naturales. Comenzó hace miles de años en la antigua Babilonia y se extendió por el mundo. La gente empezó a perder el sentimiento de unidad y conexión.

En la antigua Babilonia vivía gente que comprendía y sentía a los otros. Sin embargo, cuando el egoísmo se encendió, empezó a dividir a la gente en clanes familiares. Y aparecieron las naciones. El egoísmo comenzó a demostrar su fuerza de separación. Primero separó a la gente en familias y en nuestro tiempo rompe los lazos incluso dentro de la familia, separando a unos de otros.

Ahora estamos en la segunda vuelta de la Torre de Babel. En la antigua Babilonia, la gente se sentía atrapada dentro de una ciudad, hoy estamos confinados en la Tierra. El mismo fenómeno ha vuelto, pero ahora a nivel global.
[198980]
De Kabtv “Una nueva vida #794” 29/nov/16

Material relacionado:
Una nueva vida #795- La sabiduría de la tribu
Como una antigua tribu alrededor de la fogata
Interacción entre las partes del alma común