entradas en 'Cabalá. Lección diaria de Cabalá' categoría

Lección diaria de Cabalá – 13/jun/17

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Preparación para el Congreso en Kazajistán 2017, lección sobre el tema: “El rezo de muchos
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Escrituras de Baal HaSulam, “Arvut, La garantía mutua“, punto 21
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 6/sep/16

Preparación para la clase
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal Hasulam, “La Paz ”
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Clase “Preparación para el Congreso” lección 7
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

 

Lección diaria de Cabalá – 05/ago/16

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “La herencia de la tierra”
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección sobre el tema: “Memorial día del ARI
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 12/may/16

Preparación para la Lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Clase con el tema  “Día de la independencia”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam artículo “Exilio y redención”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 12.07.14

Preparación para la Lección

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Escritos de Rabash “Carta 40”

Video: Descargar
Audio: Descargar 

El Libro del Zóhar “Introducción”, “Explicación general de todos los catorce mandamientos y cómo se dividen en los siete días de la creación”, ítem 9

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Talmud Eser Sefirot vol. 6, parte 16, ítem 54

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Escritos de Baal HaSulam “Garantía mutua”, ítem 28

Video: Descargar
Audio: Descargar

  Lección diaria de Cabalá – 10.15.14

Shamati # 19 “Qué significa el Creador odia los cuerpos, en el trabajo”

Video: Descargar
Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Igrot”, Carta 17

Video: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Rabash “Shlavei HaSulam”, artículo 5

Video: Descargar
Audio: Descargar

Lección HaShaná Raba

Video: Descargar
Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Por delante y por detrás Tú me has rodeado”

Video: Descargar
Audio: Descargar

Lección sobre el tema “Simjat Torá”

Video: Descargar
Audio: Descargar

Lección diaria de Cabalá – 09.17.14

Taller

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Lección sobre el tema: “Preparación para la Convención”

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Escritos de Baal HaSulam, “Igrot”, Carta 19

Video: Descargar
Audio: Descargar 

Escritos de Baal HaSulam “La Paz”, “La necesidad de practicar la cautela con las leyes de la Naturaleza”

Video: Descargar
Audio: Descargar

El camino indirectohacia el misterio de la vida

999Pregunta: ¿Realmente no entiendo cómo el progreso científico puede dañar a la humanidad?

Respuesta: La ciencia es una búsqueda del Creador a través de nuestras mentes materiales. Los científicos realizan numerosos estudios y experimentos con la ayuda de nuestros cinco sentidos corporales, con el fin de encontrar la fuerza superior. Todo tipo de investigación científica está dirigida hacia el descubrimiento del Creador y a resolver el misterio de la vida.

Nuestro propósito es alcanzar la fuerza superior, entender la estructura de la creación, encontrar su meta, y develar el secreto de nuestra existencia usando nuestro cerebro físico y sentidos corporales. Esto no es posible. Este camino lleva a un callejón sin salida. Tras miles de años de desarrollo científico hemos terminado en una crisis que ninguna ciencia es capaz de arreglar. La ciencia no es capaz de asegurar siquiera nuestro bienestar material.

La ciencia es un método que revela la debilidad humana y un medio para descubrir errores en nuestra búsqueda para resolver el misterio de la vida y encontrar la meta y la esencia de nuestra existencia a través de nuestros sentidos terrenales y el poder de nuestro cerebro. La ciencia elige rutas largas; sin embargo, aun así nos lleva a las conclusiones correctas.

Nuestra tarea es darnos cuenta de la incongruencia de nuestros esfuerzos y aprender a confiar completamente en la Luz que Reforma.

La meta del desarrollo del mundo es decepcionarnos de nosotros mismos. Está dicho: “No hay momento más feliz en la vida que cuando uno llega a estar completamente desilusionado de sus habilidades”. En realidad, ¡este es realmente un enorme descubrimiento! Imaginen que toda la humanidad atraviesa este proceso.

Cuando esto suceda, nos daremos cuenta de que nada excepto una plegaria puede ayudarnos; en otras palabras, nada además de elevar el MAN y adquirir la fuerza superior nos dejará actuar correctamente y alcanzar nuestra meta. No hay nada que podamos hacer excepto darnos cuenta que a la salida de la oscuridad está la Luz que lo determina todo. La Luz es fe.

Hoy, podemos hablar de esos asuntos abiertamente. Hace cerca de cincuenta  años, nadie hubiera estado de acuerdo con esas ideas, incluyéndome. Yo era el abogado más fanático del progreso científico ¡Pensaba que la ciencia lo era todo!

Los años pasaron. La humanidad se decepcionó de la ciencia. Nadie espera que los científicos hagan descubrimientos de los cuales la humanidad pueda beneficiarse. Todos los descubrimientos están condenados a traernos daño, porque contradicen la meta de la creación y los medios de su alcance, puesto que nos impulsan a confiar en el poder de nuestro cerebro.

Esto explica el por qué no podemos esperar que la ciencia nos ayude a lograr resultados positivos. A menos que dejemos de basarnos en el progreso científico y descontinuemos nuestro “enamoramiento” con la magnitud de nuestro intelecto, nada puede realmente movernos hacia adelante. Simplemente continuaremos por el camino del avance científico.

Por otra parte, no podemos despreciar la ciencia, dado que es un camino que no obstante nos lleva a la meta, aunque lo hace de forma indirecta. Cualquier camino hacia el Creador es sagrado. Al final de nuestro camino, el ángel de la muerte se convertirá en el ángel santo. “El ángel de la muerte” absorberá todos nuestros errores incluyendo la evolución científica.

El problema no está en la ciencia per sé, sino en el hecho de que confiamos en nosotros mismos y nos basamos en nuestro orgullo, en nuestra creencia de que podemos llegar a una buena vida sin conectarnos con el Creador. Este error es común en aquellos que estudian la sabiduría de la Cabalá pero la convierten en una teoría. Es el error más serio, llamado Klipá (cáscara, la fuerza malvada).

Nuestra tarea es seguir adecuadamente todas las instrucciones y estudiar la Torá en vez de hacer trucos con nuestras mentes. Existe una línea muy delgada entre esos dos procesos. Estudiar la sabiduría (Jojma) de la Torá, significa revelar la Luz de Jojma con la ayuda de la Luz de corrección que está incorporada en la Torá. La sabiduría de la Torá es la Luz de Jojma vestida en la Luz de Jassadim.

(142314 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 8/27/14, Escritos de Baal HaSulam)

“¿Y ahora ves?”, “¡Si!”

567Baal HaSulam, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”,ítem 54: Cuando el Creador ve que uno ha completado su medida de esfuerzo y finalizó todo lo que tenía que hacer en reforzar su elección en fe en el Creador, el Creador lo ayuda. Entonces, uno alcanza la Providencia abierta, es decir la revelación del rostro. Entonces, es recompensado con el arrepentimiento completo, es decir se aferra al Creador una vez más con su corazón, y fuerza…

No hay asistencia aquí, no hay razón para esperar que el Creador se canse y sienta lástima por nosotros como un padre misericordioso. No debemos esperar que el Creador se conmueva por nuestras lágrimas y tenga misericordia e intervenga en nuestra situación y perdone nuestra falta de inversión de esfuerzos.

Esto significa que esa expectativa no tiene sentido, que en lugar de nuestro esfuerzo es posible esperar un poco, llorar un poco, y todo caerá por su peso. En general, en nuestro mundo la persona espera exactamente este tipo de actitud hacia sí de otras personas y del Creador. Pero esto no sucede aquí.

Nosotros estamos obligados a llevar a cabo y a completar el monto de esfuerzo requerido de nuestra parte. Y este debe ser un esfuerzo verdadero, es decir esfuerzo en construir nuestro Kli espiritual para la revelación. Como está dicho: Él ha hecho un decreto que no será transgredido (Salmos 148:6). Si tienen un deseo de diez gramos, el cual es, supongo, el primer grado de adaptación, el primer nivel obligatorio para descubrir al Creador, entonces sentirán Su presencia, es decir Él será revelado.

Y mientras el deseo de ustedes sea menor a “diez gramos”, están por debajo del umbral y no sienten al Creador. Esto significa que el Creador está oculto. Todos los sentidos funcionan de acuerdo a este principio, incluyendo los sentidos espirituales.

La percepción en los sentidos espirituales está dividida en 125 niveles que están divididos internamente en muchos otros subniveles. Y sin importar nada, debemos alcanzar el nivel de sensibilidad correspondiente al primer nivel. Y esto depende de la medida de esfuerzo mediante la cual elevemos nuestra sensibilidad, es decir expandamos nuestro Kli.

Esta es nuestra sensibilidad hacia el grado de otorgamiento porque el Creador es otorgamiento, amor, y conexión. Él se revela como tal. Entonces debemos prepararnos en correspondencia: otorgamiento, amor, y conexión entre nosotros. Y ni siquiera tenemos que alcanzar esas características directamente, sino sólo tener un anhelo por adquirirlas. Y si nosotros específicamente dirigimos nuestro deseo y anhelo hacia esto y tenemos fuerza suficiente, entonces comenzamos a descubrir al Creador. Eso es todo.

Es como un examen de la vista con un optómetra: “¿Ves esas letras?” “¡No!” “¿Y las ves ahora?” “¡Si!” Existe un umbral de sensibilidad para todos y cada uno de los sentidos, y cuando lo alcanzamos, de pronto el descubrimiento sucede.

(142437 – De la lección diaria de Cabalá del 8/29/14, Escritos de Baal HaSulam)

Anticipando al ser creado

vvvLa sabiduría de la Cabalá dice que el Creador es el bien que hace el bien. Con el fin de realizarse a Sí mismo, Él creó el deseo de recibir, llamado el “ser creado”. Este deseo debe desarrollarse de acuerdo al plan del Creador, de acuerdo a su programa hasta que el ser creado lo entienda y lo siente a Él como el bien que hace el bien, como importante.

Este es el deseo del Creador. Los cabalistas nos explican que esto no se debe a que Él quiera que reconozcamos Su grandeza, Su omnipotencia, y nuestra dependencia de Él. Estamos hablando de lo más elevado entonces, por consiguiente, está claro que es así. No, el Creador desea elevarnos a Su nivel.

Entonces, tenemos que atravesar una cierta conciencia de la fuerza mayor en nuestra naturaleza y revelar cómo podemos ascender a su altura. El Creador disfruta de que lo experimentemos, es decir que alcancemos Su nivel. De acuerdo a la ley de equivalencia de forma, el lograr la adhesión con Él significa adquirir las mismas propiedades de Él.

El período de nuestra autocorrección es el camino, la escalera, los peldaños que nos llevan hacia arriba a través de los cinco mundos. El ser creado puede realizar este ascenso sólo si está seguro y sabe a ciencia cierta que tiene que hacer esto. Entonces tiene la fuerza para realizarlo.

¿De dónde obtiene el ser creado el poder para realizar las acciones que conducen hacia arriba, de la recepción al otorgamiento que son contrarias a su naturaleza? El ser creado tiene que tener la comprensión, la conciencia y el sentido de que está en el mal estado egoísta de la recepción y que tiene que llegar a un buen estado de otorgamiento que es completamente opuesto a su estado actual.

Se nos ha dicho que podemos hacer esto si tenemos la ayuda del Creador. La Luz Superior es derramada sobre nosotros, y luego empezamos a hablar de una manera diferente y a entender que recibir es malo y otorgar es bueno para nosotros.

¡Pues bien, simplemente dejemos que el Creador hacer esto! Él ha creado en nosotros el deseo de recibir y ahora puede “brillar” sobre nosotros para convertir ese deseo en otorgamiento. Pero no, esto no puede ocurrir porque entonces perderíamos nuestra independencia y seríamos como “ángeles”, es decir, fuerzas que sólo realizan ciertas acciones. En su lugar, nosotros mismos debemos admitir y aceptar que recibir es malo y otorgar es bueno.

Esta declaración interna se llama el “reconocimiento del mal”, y no se requiere nada más. Sólo tenemos que reconocer el mal del deseo de recibir y el bien que es inherente al deseo de otorgar. Una vez que esto suceda dentro de nosotros, no cabe duda que dejaremos de usar definitivamente el mal del deseo egoísta que se manifiesta en este momento, y comenzaremos a utilizar el deseo de otorgar, que se manifiesta como el bien.

Parecería que esto no es un juego de niños: Si el doctor me explicara qué es bueno y qué es malo, qué es dañino y qué es saludable, yo apreciaría y seguiría su consejo. Sin embargo, yo mismo tengo que reconocer el mal. Los consejeros que me dicen qué es bueno y qué es malo no van a ayudarme. Yo mismo tengo que calcular con mucha precisión que el deseo de recibir es malo y que el deseo de otorgar es bueno.

Aquí se extiende una “cadena” tan delgada que esto no puede expresarse en palabras. Tengo que permanecer neutral internamente, elevándome por encima del ser creado, ya que el deseo de recibir es definido como el mal y el deseo de otorgar como el bien, con la primera cualidad que le pertenece al ser creado, y la segunda, al Creador. Sin embargo, yo tengo que anticipar lo que precede al ser creado, pararme frente a aquello, y mira estos dos deseos. Entonces, basándome en este punto completamente independiente, necesito definir el deseo de recibir como el mal.

Esta será la verdadera realización del mal. Eso no se hace como yo lo “ordene”, ni sobre la base del placer y el sufrimiento que me llevan a la decisión cuando juego una y otra vez un “juego de negociación”, la elección ocurre de acuerdo a los criterios de mi egoísmo. No, el “experto”, “juez” y “probador” en mí tiene que estar al margen, ni del lado del Creador ni del lado del ser creado, sino aparentemente un paso delante de él.

Este es un requisito previo. Es imposible que el Creador sea bueno ante mis ojos. ¿Por qué es bueno? ¿Porque Él creó mi deseo y está disfrutando de Sus regalos? No, es sólo un regalo, la creación en la que nos encontramos. El Creador desea que nosotros “anticipemos” al ser creado, de tal forma que estemos de acuerdo con Él, que Él lo hizo así.

El beneficio de esto es enorme: Ya no somos dependientes de qué y cómo nos creó Él. Tenemos que elevarnos por encima del bien y del mal, independientemente de las intenciones conectadas a estos. Tenemos que alcanzar otro nivel por encima de ellos hacia el comienzo del plan de la creación que existió incluso antes de que Él nos creara, antes de que Él decidieras revelarse al ser creado como el dador y el hacedor del ser creado como receptor. Parece que nos encontramos ante ese momento e incluso antes de su causa. Y aquí es donde en realidad nos encontramos.

Por lo tanto, la realización del mal debe ir más profundamente, hasta dentro de la profundidad cualitativa. No se trata cuán terrible es mi interminable egoísmo y cuán hermoso que es el otorgamiento. Se trata de la cualidad y la esencia: ¿Por qué defino al uno como malo y al otro como bueno? Yo debo realizar esta elección en mis propias sensaciones. Ella sólo mide los datos de mi percepción “de las estadísticas”, y por encima de esta revelo un principio superior, que está por encima del ser creado y ante este. Por lo tanto, el reconocimiento del mal abarca la totalidad de la realidad y nos eleva por encima de ella.

(142785 – De la 5° parte de la lección diaria de Cabalá del 9/3/14, Escritos de Baal HaSulam)