entradas en 'concursos' categoría

Música que caliente el corazón

Pregunta: ¿Qué música debería haber en la convención para que realmente caliente los corazones de la gente?

Respuesta: La música alegre no es un festejo sin sentido. Por el contrario, tiene que despertar una buena sensación dentro de mí; simpatía por lo que está sucediendo. En la convención, así como todos los días, tenemos que imaginar nuestro estado futuro al cual aspiramos, del cual queremos recibir una iluminación, un resplandor, una influencia. Que la Luz que reforma venga desde allí y nos lleve hasta allí.

Cuando miro algo hermoso, estoy automáticamente atraído hacia eso. Pero en este caso tengo que imaginar la belleza en mí mismo, como un ejercicio antes y durante la convención. En diciembre vamos a sumergirnos en el mundo del futuro durante 72 horas. Tenemos una única vasija en la que la fuerza general del otorgamiento se revelará y todos nosotros estaremos en otorgamiento mutuo.

¿Qué es lo que descubrimos diferente  de la sensación de euforia? ¿Cuáles son nuestras relaciones? ¿Cómo nos relacionamos en la familia, entre los amigos, en el trabajo (con nuestros compañeros de trabajo, empleados y empleadores), en la economía de la nueva generación, en la ecología, en la sociedad? Estamos entrando en un mundo nuevo y estamos empezando a examinar sus detalles: la cultura, la educación, la ciencia, nuestra actitud frente a todo tipo de cosas…

Y ahí es donde la música nos puede ayudar a desarrollar el enfoque correcto hacia la vida. Y no importa si tiene palabras o no.

Sin embargo, la música no debería atraer pensamientos tristes hacia mí, nada que me recuerde un descenso o la desesperación. Y esta prohibición es efectiva en nuestro día a día también. La música triste, la línea izquierda, sólo puede ser utilizada si yo he construido una línea derecha fuerte antes de tiempo y estoy en ella. Como Baal HaSulam escribe, solamente media hora al día puede invertirse en autoanálisis crítico, con la condición de que yo trabajé en la línea derecha las 23.5 horas restantes.

(59439 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de Noviembre del 2011, “El amor por el Creador y el amor por los seres creados”)

Material Relacionado:

Cómo alcanzan las palabras el alma
La banda de la última generación
El derecho de servier a los amigos

El derecho a servir a los amigos

¿Cómo tenemos éxito en el camino espiritual? No hay otro medio excepto una unificación más grande. Debemos darle a la unidad la más alta importancia y verla cómo el único medio.

Sabemos que nuestra elección yace solamente en ser reforzados por y unificados con el entorno. Exaltamos el entorno a nuestros ojos y nos suprimimos ante los amigos y la meta. Cada acción tiene que estar aterrizada en la intención: ¿Porqué estoy haciendo esto? ¿Cuán grande es mi esfuerzo de unirme con los amigos? ¿Estamos creando el Kli (vasija), el lugar donde la Luz será revelada? En verdad, al asistir al grupo en este esfuerzo, implementamos el principio, “Haremos, y escucharemos.” Podemos hacerlo. Tal vez no queremos, y tal vez nos sentimos abrumados por ello, pero aun así podemos otorgar sonrisas y obsequios unos a otros, ser corteses, y participar en la causa colectiva, incluso sin el deseo de hacerlo.

Organizamos todo nosotros mismos, incluyendo las Convenciones. Incluso si tuviéramos recursos ilimitados, arreglos ilimitados, aun así estaríamos haciendo todo nosotros mismos. En este caso, lo que importa es el esfuerzo colectivo, y de hecho, personas de todo el mundo están llegando para trabajar juntas. Sólo este tipo de preparación nos traerá éxito.

Esto es lo que ofrecemos como nuestros “obsequios,” donde juntos preparamos todo lo necesario, sin depender de nadie o desear delegar nuestra participación a personas de fuera. Esta oportunidad es tan importante para llegar a la unidad interna por medio del trabajo externo,  que no le concedemos ni cedemos nada que podamos hacer nosotros a nadie. Después de todo, este es el medio para lograr nuestra unidad.

En los últimos dos días antes que la Convención Mundial de Cabalá comience, se nos ha entregado una oportunidad de servir el uno al otro. No pierdan esta oportunidad, ya que el éxito de la empresa por entero depende y está basado en ello. Esta es la unificación real, porque así es como “compro” a los amigos. Hago un esfuerzo por ellos y ellos hacen lo mismo por mí, y juntos elevamos al Kli colectivo.

[26159 – De la lección de la carta de Rabash del 07.11.2010]