entradas en 'Destino' categoría

Destino y la raíz del alma

Recibí una pregunta: Usted dice que todo lo que experimentamos en cada reencarnación viene de la raíz de nuestra alma.  A través de mi vida, y particularmente en mi niñez, me preguntaba,  ¿Por qué percibo el mundo a través de mi cuerpo y no a través del de alguien más?   La respuesta es esta: porque tengo la raíz de mi alma.  Pero, ¿por qué tengo la raíz del alma que tengo?  Si tuviera una raíz diferente del alma, entonces percibiría la realidad de otra forma. Entiendo que el Creador no hace las cosas por accidente, así que estoy seguro que esta pregunta es justificada y tiene una respuesta.

Mi respuesta: El alma común de Adam se dividió en muchas partículas, llamadas Bnei Adam (los hijos de Adam, la palabra para “persona” en hebreo). Cada partícula o alma separada desciende, a medida que empeoran sus atributos, hasta el nivel más bajo, nuestro mundo, en donde se percibe como un cuerpo físico con un mundo que lo rodea.  Esta percepción es la más alejada del Creador y es fija (es permanente) no se corrige.

Sin embargo, hay un “punto en el corazón”: un deseo separado de los otros que puede corregirse y elevarse a su raíz en Adam.  “El cuerpo” es el deseo más bajo y va por los ciclos de vida para poder alcanzar el estado en que le será posible a la persona empezar a desarrollar su “punto en el corazón”.  Cada “punto” de Adam corresponde a un “cuerpo” particular con su propio destino.

Material Relacionado:

El alma es parte de nuestro deseo que es similar al Creador

La evolución del alma

La semilla de la vida (17:19min)

Se cambia la suerte con la cabalá

Pregunta: ¿Puede una persona que realmente estudia la Cabalá cambiar cualquier suceso en su suerte, que ya ha sido predeterminados para él?

Mi respuesta: Sí, puede hacerlo, pero solo al nivel de las fuerzas que rigen nuestro mundo. La naturaleza está impulsando a la humanidad con el propósito de que acelere su paso hacia la iluminación: en este mundo cerrado, cuando una persona existe durante sus miserables 60-70 años, no puede hacer nada. Como lo ha señalado, todo está predeterminado en este mundo.
Si uno desea salir del contexto en dónde todo está predeterminado, escapar de estas terribles condiciones en las que él mismo se forzó a venir, desconociendo cómo actuaría la naturaleza sobre él, entonces debería de elevarse al nivel de sus fuerzas que determinan al mundo entero y será capaz de equilibrar esto, de continuar y de resolver todo.
La Cabalá es precisamente la ciencia con la que la humanidad logrará algún día comprender. La humanidad comprenderá que es posible manejar nuestra suerte y percibir al mundo como eterno y perfecto, cuando nos dejemos de identificar a nosotros mismos con el cuerpo y comencemos a identificarnos como un ser humano fuera de nosotros. Esto puede suceder hoy en día, en esta vida.

Material Relacionado:

Solo la luz superior puede cambiar nuestro destino

Ciencia de la cabalá- duración 00:24:25

¿Cúal es mi destino?

Pregunta: ¿Cómo puedo llegar a saber mi destino? Está claro que tenemos una providencia común, pero cada persona también tiene su sino personal, y es lógico que una persona tenga la oportunidad de cumplirlo. Esto me hace dudar todo el tiempo y no estoy segura de mí misma ¿existen señales al respecto?

Respuesta: Cada persona debe descubrirla por sí misma a través de su trabajo espiritual. En este mundo (Olam haZe) estamos en un nivel animal, pues pasamos toda nuestra vida obsesionados por lo corporal, por nuestra descendencia, y preocupados únicamente por la satisfacción de nuestros deseos animales. Perseguimos posiciones de poder y de honor, buscamos el protagonismo y el liderazgo, la mejor posición en la manada, etc. Por tal razón, por más que compartimos en este mundo, no estamos llevando adelante el trabajo para cumplir con nuestra Divina Providencia. Ya vemos que todas nuestras acciones, aunque externamente parezca que son llevadas a cabo para los demás, las realizamos siempre con un propósito egoísta, un cálculo para nosotros mismos. Todas nuestras acciones son, en última instancia, para beneficio de nuestra vida corporal, material y perecedera. Sólo nuestro trabajo en sintonía con la Meta Eterna nos encamina hacia la revelación de nuestra Divina Providencia. La Cabalá le revela a la persona cuál es la Divina Providencia colectiva y cuál es su Divina Providencia personal. Pero también le provee los medios para llevarlas a cabo, para alcanzarlas. La Divina Providencia Común consiste en la unión general y en igualarnos en atributos con el Creador. La Divina Providencia personal implica asumir nuestra responsabilidad de acercar a todo el mundo a este estado, pues quién ha llegado a este nivel de entendimiento debe asumir la misión de ayudar a los demás mediante el trabajo de difusión.

Material Relacionado:

Solo la luz superior puede cambiar nuestro destino

La constitución de la difusión

Los desastres y las enfermedades llegarán a su fin cuando la humanidad se una por encima del egoísmo