entradas en 'el lenguaje de la cabala' categoría

¡Los amuletos son una mentira!

dr.laitmanPregunta: Se dice que las letras del alfabeto hebreo contienen un poder especial y por eso personas versadas en Cabalá firman amuletos (talismanes), que protegen al individuo y le ayudan.

Actualmente, hay toda una industria para producir gran variedad de amuletos para toda ocasión. El único secreto es que tienen letras hebreas escritas en un orden, con una fórmula especial, de cierta manera. Hay toda una técnica para hacerlos.

¿Cuál es el poder especial en el alfabeto hebreo? ¿Qué es lo que se necesita saber para conectar las letras en forma correcta y que realmente tengan poder?

¿Me puedes enseñar a firmar un amuleto?

Respuesta: No. ¡Los amuletos son una mentira! ¿Cómo puedo darte mi amuleto? Debes saber las letras para formarlo en ti mismo con las fuerzas de recepción y otorgamiento que existen en ti.

Primero debes averiguar dónde están estas fuerzas en ti, distinguirlas, ponerlas en una combinación especial para conseguir tal o cual letra, es decir, una propiedad especial. Después de todo, cada letra es una propiedad. Esto se explica en el artículo “Las letras por el Rabino Amnon Saba”, en la Introducción al Libro del Zohar.

Una vez que conozcas las letras y sepas cómo hacerlas dentro de ti, empezarás a entender el programa que se ejecuta en ti, como si fuera una película. Comenzarás a ver dónde estás, cuál es el programa, cómo estás trabajando, aquí, en dónde te encuentras.

Lo “leerás”; te convertirás en un miembro reconociendo el programa, leyéndolo y empezando a procesarlo.

Y de pronto descubrirás un lugar vacío en el programa; te detendrás y querrás insertarte a ti mismo en este programa: “¿Qué letra debería agregar? ¿De qué forma?”, entonces tú escribirás.

Esto significa que añadirás tu deseo, mente, sentimientos, personalidad, a lo que el Creador te escribió, exactamente en el lugar que dejó vacío para que te conviertas en su compañero.

Material Relacionado:
Una invitación a una reunión
Detalles intrincados del lenguaje hebreo
El hebreo es el lenguaje de la luz

Pasar el año en unos minutos

laitman_2009-06_1300_w[1]Pregunta: En lo espiritual “día”, “mes” y “año” no se refieren a nuestro calendario.

¿Cómo se puede anular  el deseo de recibir si siete días pueden durar años según nuestro tiempo calendario?

Respuesta: Vivimos en nuestro mundo que no se rige según el calendario espiritual, sino según el regular, el astronómico, conforme a las rotaciones de la Tierra, la Luna y el Sol. Esto determina toda nuestra vida.

Los cabalistas cuentan qué sucede “dentro” de la persona, con nuestra comprensión de nosotros mismos y del mundo.

El año, la semana y el día espirituales no tienen ninguna relación con el tiempo astronómico.

La persona puede pasar el año espiritual en unos minutos. En medio de la semana puede encontrarse en el estado del sábado que simboliza el fin de la corrección.

Pesaj, cuando se sale de Egipto, puede ocurrir en la persona en cualquier momento del año.

Existen las raíces espirituales y sus consecuencias, que son las ramas materiales expresadas en los procesos que ocurren en la Naturaleza.

Pero está dicho: “Israel se encuentra más arriba de las estrellas y los signos del destino”. En el desarrollo espiritual la persona que aspira al Creador (“Isra-el” en el hebreo significa “directamente al Creador”), se encuentra más arriba de estas cosas.

Y por eso, la persona avanza sin relación con el calendario astronómico.

(Extracto de la preparación para la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 31 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Nos podemos elevar de la percepción del corazón de piedra

Los orígenes de la festividad de pesaj

No crees ídolos

laitman_2009-08_0665[1]Pregunta: ¿Por qué Beit Shaar HaKavanot describe los órganos espirituales como si fuese un libro de anatomía?

¿Acaso Rabash no decía que no se deben escribir los nombres de las Sefirot en el dibujo del cuerpo humano?

Respuesta: Son cosas completamente diferentes. Puedo tomar los nombres de objetos y las relaciones entre ellos en nuestra vida y llevarlos arriba, al Mundo Espiritual, suponiendo que allí, probablemente, también existen las mismas conexiones.

Pero se prohíbe tomar cualidades espirituales del Mundo Superior y aterrizarlas, otorgando cualidades espirituales a los objetos materiales.

Se puede usar el lenguaje de las ramas e indicar por estas palabras objetos y acciones espirituales. Así, con el uso del lenguaje, de los símbolos, de los nombres.

Pero es idolatría decir que en la mano derecha hay mayor espíritu de otorgamiento, mientras que en la mano izquierda hay mayor espíritu de la recepción. Ya que, en este caso, digo que dentro del cuerpo físico, dentro de la carne, hay unas propiedades espirituales.

Esto se llama “crear ídolos”, es decir, tomar algo inanimado y otorgarle un espíritu superior divino.

(Extracto de la lección sobre el libro Beit Shaar HaKavanot, correspondiente al 24 de marzo 2010).

Material Relacionado:

El lenguaje de las ramas

Avanzando desde las ramas a las raices espirituales

Siempre mirar sólo hacia arriba

42_100_wp[1]Los cabalistas han elegido el lenguaje de las ramas, porque nos encontramos en el egoísmo y nos imaginamos el mundo material.

Si queremos elevarnos de lo material a las fuerzas —a la imagen verdadera de la realidad—, entonces, recibimos la posibilidad de aplicar esfuerzos y tratar de imaginar las cualidades espirituales detrás de cada palabra de El libro del Zohar.

Por este esfuerzo de ver lo espiritual, expresas tu deseo de cambiarte, para que llegue cierta fuerza, la Luz Superior, que actuará sobre ti y te cambiará.

Entonces, sentirás que tus propiedades interiores se corrigen y ganan sobre lo material, comenzarás a vivir en el mundo interior, es decir, en el mundo de las fuerzas y las cualidades del alma.

Aunque de ellas se cuenta con las palabras de este mundo, como si se tratara simplemente de lo material…

Todos los cinco mundos —desde mundo del Infinito y hasta nuestro mundo—, son semejantes por su estructura. La diferencia está sólo en la materia de cada mundo, no en los detalles particulares y en la forma de unión entre las materias.

En realidad, hay sólo un sistema: el mundo del Infinito. Todos los otros mundos son el mismo mundo del Infinito, pero con enlaces deteriorados entre sus elementos.

Cada mundo consiste de las mismas partes, que están conectadas entre ellas por los mismos enlaces. Pero estos enlaces se hacen más débiles en cada mundo, desde el superior al inferior.

Por eso, cuando nos cuentan sobre algo con palabras de este mundo, es necesario tratar de aplicar todo este relato al mundo más alto.

Aunque no recibiré ningún conocimiento real sobre este mundo, sino que simplemente desearé discernir algo superior detrás de todas estas palabras. Esto ya será suficiente para atraer Luz Superior desde aquel mundo; allí esta Luz es interior, pero para mí es  circundante.

Esta Luz comienza poco a poco a corregirme y me ayuda a elevarme en mis sentimientos y mi comprensión sobre aquel mundo, desde el que llega la Luz. Así trabaja esto.

 (Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 08 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Que enseña el lenguaje de las ramas

El lenguaje de las ramas

El lenguaje creado por la naturaleza