entradas en 'estudiando zohar' categoría

No temas a la oscuridad, en ella hay luz

rav_2008-11-07_blackpool_lesson_12_wPregunta: No puedo comprender, ¿por qué debo conocer todos estos pequeños detalles sobre los que habla El Zóhar, si no puedo llegar a tal profundidad?

Respuesta: El Zóhar es un sistema entero. En él te encuentras como en una telaraña, como en una red. Es el sistema del universo, en el cual existen todas las criaturas. Todo este sistema es el Creador. Estamos leyendo el Zohar y deseamos unirnos, para despertar la influencia de este sistema sobre nosotros; para que empiece a trabajar sobre nosotros y nos haga sus partes activas, las que entienden, avanzan y actúan independientemente.

El Zóhar habla sobre el trabajo del sistema en toda su profundidad, en toda su diversidad, la cual aún no comprendes. Te revelarán sólo lo que necesites en cada momento de tu desarrollo. Actualmente, estamos leyendo lo que queda del libro original del Zohar, que era veinte o treinta veces más grande de lo que ha llegado hasta nuestros días. ¡Y no olviden que todo esto fue escrito hace 2000 años!

Imaginen que uno de los autores de El Zóhar llegara a nuestra lección. ¿Qué sucedería? Le comprenderíamos como si hablara nuestro idioma y sobre las mismas cosas que estamos estudiando y queremos conocer. ¡Y se trataría de una persona del pasado remoto!

¿Cómo es posible imaginar algo semejante en cualquier otra cultura; es decir, que las personas deseen ver y estudiar de un antepasado; que estén celosos por el nivel moral y espiritual de dicho hombre y que le comprendan y quieran escucharle; que le acepten y hablen con él en el mismo idioma y sobre las mismas cosas?

Es que el sistema que ellos describen; existe, es real, es global y eterno. Estamos en él y cada uno lo revela en la medida en que puede sentirlo. Sentimos cómo, después de la luz, entramos en la oscuridad y, al principio, nos parece que no vemos nada en absoluto.

Pero, después de unos minutos, poco a poco, empiezas a distinguir más y más en esta oscuridad. ¡Y después ves que casi no necesitas la luz, no tienes que encenderla! Tienes poca luz y, sin embargo, para ti es suficiente.

Primero entras en la oscuridad espiritual y te pierdes. Necesitas un poquito más de conexión con otros, un poquito más de influencia del texto sobre ti, y entonces empiezas a sentir dónde estás. En lugar de la sensación actual de este mundo, sentirás que, a tu alrededor, actúan diferentes fuerzas que nos influyen y a las que estamos conectados.

El aire se comprimirá y contendrá, dentro de sí, el mundo espiritual. ¡Sólo se te pide que sigas!

(Extracto de la lección sobre El libro del Zóhar, correspondiente al 11 de febrero 2010)

¡Tan solo manifiesta el deseo!

32_100_wpLeyendo El Zóhar comenzamos a comprenderlo poco a poco. El Zóhar está basado, no en explicaciones, sino en la propia lectura, en un proceso en el que comienza a aclararse poco a poco la sensación del Mundo Superior.

Ima Ilaa (la Madre Superior para todos nosotros) se llama Bina. Ella irradia sobre nosotros la Luz que reforma. Como los niños con los ojos y la boca abiertos, debemos tratar a dirigirnos hacia ella con la intención correcta, hacernos como una persona y desear alcanzar el otorgamiento, es decir, revelar la cualidad de otorgamiento en nosotros.

Esto es suficiente. Todo lo escrito en el libro se revelará poco a poco ¿Qué significa “poco a poco”? Significa que será del mismo modo como estudian los niños. Ellos no conocen ni una palabra y no comprenden qué pasa. Sólo debido a su deseo de conocer las cosas se revelan y ellos de repente comienzan a comprender. Así descubren el mundo.

Es un proceso normal y natural. Y es exactamente así como se revela el Mundo Espiritual a nosotros. Si recordamos cómo crecimos y fuimos descubriendo este mundo, comprenderemos nuestro avance en lo espiritual. Y entonces no tendremos ningún reclamo. Ya que nos desarrollamos exactamente así, nada cambia.

Entonces, nos será más fácil comprender que no se requiere de la mente ni de nada más, sólo se requiere manifestar el deseo de revelar el Mundo Espiritual y semejarse a él incluso sólo un poco.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zóhar, correspondiente al 12 de febrero 2010)

Material relacionado:

Solo quedate

El amor mueve todo

El libro de los libros


Elévate por encima de tu amado “yo”

laitman_2009-08_2936No importa como te sientes cuando lees el Zohar: bien, mal o de ninguna manera.

Que se vierte en ti como si recibieras una infusión y ésta va a trabajar en ti. Lo importante es seguir adelante, pase lo que pase.

¡En otras palabras, me elevo por encima de mis sentimientos egoístas y no me fijo en como se siente mi deseo egoísta! ¡Estoy asustándome, alegrándome, me encuentro en un nirvana o en un horror, estoy irritado o confuso, esto no me preocupa! ¡Estoy por encima de ello! Me siento de esta manera, pero continúo mi trabajo.

Existe dentro de mí una percepción egoísta, un deseo de disfrutar, donde el Creador a propósito juega conmigo. Pero yo tengo que elevarme todo el tiempo sobre esta percepción y seguir mi camino, como si no pasara nada:

“¡No me importan ni Tus regalos, ni tus castigos, te necesito a Ti mismo! ¡Y no me asustas con todas esas percepciones”! Sólo esta persistencia da resultados.


(Extracto de la lección nocturna sobre El Libro de Zohar, correspondiente al 4 de febrero 2010)

“Yo me afané y descubrí” – Una guía del Zóhar

laitman_2009-12-13_zohar_1954_wPregunta: Cuando leemos el Libro del Zóhar, por qué es tan difícil seguir sus consejos y por qué no podemos encontrar estas cualidades dentro de nosotros?

Respuesta: Solamente tengo un consejo: Continúen. Está escrito, “Yo me afané y encontré”, y “Uno es recompensado según el sufrimiento de uno”.

A medida que el niño crece, pasan los años. Los años están compuestos de muchos meses, los meses consisten de semanas, las semanas consisten de días, los días de horas y las horas de minutos, los minutos de momentos y de esta forma, de momento en momento el niño crece más y más.

El crecimiento toma su tiempo. Sin embargo, en el desarrollo espiritual, el tiempo es un número de acciones realizadas por el ser humano. En nuestro mundo trabajamos durante veinte años, no para cambiar nuestra naturaleza interior, sino sencillamente para ajustarnos a la realidad corporal, que comparada a la realidad espiritual, no tiene forma real. Aceptamos nuestra lenta maduración en el mundo material, como una “realidad”.

Sin embargo en el mundo espiritual nos parece que podemos entrar sin ningún esfuerzo: ¡ábremelo para que yo entre! Por supuesto, decimos esto sólo porque no entendemos que la entrada sucede en la medida en que somos semejantes al mundo espiritual.

Hay una ley de equivalencia de cualidades, es decir, qué tan similares somos al atributo de otorgamiento. Tan pronto como descubrimos cómo utilizar el mundo espiritual correctamente, se nos permitirá entrar. Sin embargo, antes de que esto ocurra, necesitamos pasar por todo el trabajo de preparación.

El Libro del Zóhar fue escrito para llevarnos a la equivalencia con el mundo espiritual en forma rápida y cómoda

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 27 de enero 2010.)


Material relacionado:

Se nos recompensa de acuerdo a nuestros esfuerzos

¿Puedes probar El Zóhar?

Un muro es el único lugar en donde se encuentra una puerta


La espiritualidad no se puede alcanzar con la mente

problema-1_100_wp[1]El Zóhar: La iluminación de la cabeza del Partzuf Atik del Mundo de Atzilut, llamado “la cabeza inalcanzable”, es el Infinito. Es la fuente de los estados pequeños y grandes de las tres cabezas (sistemas de gobierno) de Arij Anpin, llamado Keter, Moja de-Ovira (la membrana del cerebro) y Moja Stima (una mente oculta), que es el Yud Hey Vav de Zeir Anpin mismo.

El Libro del Zóhar consiste de diferentes partes. Algunas de ellas emplean el lenguaje austero de la Cabalá, mientras que otras son más vivaces, narradas en el lenguaje de la Biblia o las leyendas. Sin embargo, no debemos prestar atención a las palabras mismas. No debo dar importancia a las palabras que escucho. Pues los cabalistas tomaron palabras de este mundo, pero lo que es importante para nosotros es recibir una respuesta interior, una cierta sensación, en lugar de las palabras. La palabra misma no está verdaderamente conectada a esa sensación.

Baal HaSulam escribe en el punto 155 de la Introducción al Talmud Eser Sefirot que atraemos la Luz Circundante al tener un gran deseo y aspiración por comprender lo que estudiamos; “comprender” significaría recibir inspiración, recibir una impresión y conectarse con algo. Está escrito: “Y Adam conoció a Java”, lo que quiere decir que adquirieron una conexión interior. El conocimiento no juega un papel, solamente el deseo.

En lugar de escuchar las palabras, debemos desear sentir lo que sucede en nuestro interior. Así nos estaremos concentrando en lo más importante. El mundo espiritual no puede alcanzarse con la mente. Se necesitan nuevas vasijas de percepción, nuevos sentidos (Kelim) que se desarrollen solamente en virtud de la aspiración. Tu aspiración es lo que atrae la Luz que Reforma, la Luz Circundante.

Las palabras rigurosas escritas en El Zóhar empleando el lenguaje de la Cabalá pueden no inspirarnos y dejarnos una sensación de aridez, pero si a pesar de estas palabras austeras, de cualquier forma intentamos encontrar la sensación y la imagen que debe aparecer ante nosotros, entonces las cosas escritas en el lenguaje de la Cabalá terminarán por ser más benéficas que los textos que están escritos en el lenguaje de la Biblia o las leyendas. Por consiguiente, aunque el lenguaje de la Cabalá es austero, es el que despierta el mayor deseo en la persona que desea avanzar.

(Extracto de la lección sobre El Libro Zóhar, correspondiente al 25 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

De la lección del Zohar, 25/11/2009 

5 minutos de luz- “El libro del zohar: boleto de entrada para la espiritualidad”

La sirvienta y la señora descritas en el libro del zohar están dentro de ti