entradas en 'leccion de cabala' categoría

Concedido por la misericordia suprema

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, Shamati # 219 “Devoción”: Pero durante el estado de Katnut (pequeñez), uno no siente ningún beneficio para sí mismo, puesto que ahora no siente ningún placer en la servidumbre. … Y cuanto más trabaje, aumenta proporcionalmente el sufrimiento. Por último, el sufrimiento y labor acumulan una cierta cantidad hasta que el Creador tiene piedad de él y le dé el sabor en la servidumbre del Creador, como está escrito: “Hasta que desde lo alto sea vertido el espíritu sobre nosotros”.

Pregunta: ¿Qué significa que el Creador se apiadó del hombre?

Respuesta: En esencia, el Creador no está obligado a hacer nada por nosotros. Nosotros exigimos y pensamos que Él tiene que ayudarnos. Pero ¿por qué motivo? Él no nos debe nada.

En el pasado, existía la costumbre de que los condenados a muerte se arrodillaban ante el rey y le agradecían por su misericordia. El Rey es una posición tan elevada que incluso su juicio es misericordia. Maljut (reino) significa juicio, justicia. Dado que el rey le concedió atención a la persona desde su altura infinita, entonces todas sus órdenes se convierten en misericordia y deben ser aceptadas como la mayor clemencia. Esto es habitual en función de las leyes del verdadero reino.

La persona trabaja, eventualmente se fortalece y se le permite elevarse al siguiente grado. Pero, al mismo tiempo ella revela que no se elevó por medio de sus fuerzas, sino que sólo cumplió la condición, después de la cual recibió ayuda de arriba. El Creador le da la pantalla, debido a que la persona revela un grado más alto. Siempre hay misericordia de parte del Creador, porque la persona todavía  no ha trabajado en este grado.

Nosotros nunca trabajamos en el grado más elevado ni sabemos lo que hacemos. Nuestra tarea es cumplir varias condiciones, después de las cuales el Creador tendrá misericordia y nos ayudará. Nuestro esfuerzo es importante. Ha sido establecido desde arriba que por sus esfuerzos la persona recibe lo que no es capaz de lograr a sí misma.

Esto llega como un regalo de misericordia suprema. Nosotros alcanzamos sólo una delgada línea de todo el enorme círculo del universo. Todo lo otro que se conecta con nosotros más adelante, lo extrae la misericordia suprema del vasto mar de fuerzas impuras. Pero no puede decirse que obtengamos todo esto de forma gratuita, porque la recompensa es el resultado de nuestros esfuerzos por corregir las relaciones con los demás.

(122470)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 8/12/13, Shamati # 219 “Devoción”

600 mil luces entre nosotros

laitman_2010-03-10_5477[1]Todo lo que leemos en el libro del Zóhar se revela en la conexión entre nosotros.

Porque el Zóhar habla sobre la conexión entre las almas y no sólo sobre el alma en si misma. El alma es simplemente un deseo y en él no hay nada más.

La particularidad del alma reside en que puede hallar la pantalla y la Luz Reflejada y con su ayuda unirse con otras almas en un todo único. La Luz (el Creador) se revela en este deseo mutuo unirse por encima del egoísmo

Por eso intentamos imaginar que ya tenemos la pantalla (contra nuestro egoísmo) y la Luz Reflejada (la aspiración de unirnos en un todo único). Por encima del monte Sinaí (monte del odio) nos unimos con nuestras aspiraciones (Moshé en cada uno de nosotros).

Cada uno de nosotros es una pequeña vasija espiritual (Kli), un deseo egoísta que con ayuda de la pantalla y la Luz Reflejada se manifiesta a sí misma como alguien que desea otorgar a los demás. Gracias a esto todas las almas particulares se unen en un alma única.

El deseo egoísta es nuestra naturaleza. Cuando por encima de él creamos una pantalla y la Luz  Reflejada, el deseo se convierte en un alma, es decir, en un deseo semejante al Creador.

ZOHAR

Entonces en nuestra Luz Reflejada común revelamos al Creador. Porque la Luz Reflejada de cada Kli es la Luz de Jassadim y en este campo común de la Luz de Jassadim puede revelarse la Luz de Jojmá.

Si nuestra Luz Reflejada común alcanza una potencia suficientemente alta, que se denomina “seis cientos mil”, entonces en ella se revela el Creador, la Torá, La Luz Superior, la Luz de sabiduría (Luz de Jojmá).

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 14 de abril 2010).

Material Relacionado:

Qué nos cuenta el zóhar

Antes de la lectura del libro del zóhar