entradas en 'Lección diaria de Cabaeglá' categoría

Fuertes en calidad y en cantidad

Dr. Michael LaitmanFortalézcanse a sí mismos todos aquellos que esperan en el Señor, y Él le dará coraje a su corazón, (Salmos 31:25)

Cuanto más avanzamos hacia el mundo espiritual y cuanta más experiencia ganamos, más débiles nos sentimos. Descubrimos que no somos capaces de nada. ¿Por qué se nos dice que es necesario que se “Fortalezcan a sí mismos los que esperan en el Señor, y Él le dará coraje a su corazón?”

¿Cómo es esto posible si, por el contrario, la persona revela su absoluta impotencia? Ella ve que no es capaz de realizar acción alguna para hacerse frente a sí misma, ni puede superar ninguna molestia. Si realmente avanza, entonces como resultado se revela que ella es totalmente egoísta, y que hace sus cálculos sólo sobre esta base, que cada momento elige algo más rentable. Pero ella nunca hace cálculos hacia “afuera”, confiando en el Creador, en aras del otorgamiento. Ella es incapaz de hacer esto.

Al final, nos damos cuenta que si es posible hacer algún cambio, es sólo a través del entorno. Nosotros tenemos libertad de elección sólo en la elección de un entorno cada vez más fuerte, que nos afecte con más fuerza, con más precisión, que nos influya de manera más centrada, y que nos empuje, tire de nosotros, y nos organice de forma más correcta, orientándonos hacia la meta. La fuerza con la que el entorno nos empuja hacia adelante también se incrementa, así como hacemos que la dirección sea más precisa. Es decir, el entorno mejora, tanto cuantitativa como cualitativamente.

Baal HaSulam, Shamati # 225 “Elevarse a sí mismo”: Uno mismo no puede elevarse por encima de su propio círculo. Por ende, uno debe nutrirse de su entorno. Y uno no tiene más alternativa que conseguirlo por medio de mucho trabajo, y Torá, es decir, atraer la Luz que Reforma, la cual corregirá la inclinación al mal. Es posible realizar esto sólo a través del entorno.

Por lo tanto, la condición para recibir la Torá es la disposición de la persona hacia la unidad. Es decir, que ella ya se ha dado cuenta de este mal entendido y que no será capaz de hacer nada sin conexión. Todas sus esperanzas, su futuro, su vida, están en este círculo que ella construye en torno a sí misma.

Es por eso que tenemos que entender que, debido a la difusión, nos conectamos nosotros mismos a un círculo enorme, fuerte y masivo. Ustedes pueden ser héroes en calidad y en cantidad. La fuerza de nuestro grupo está en su calidad, y es por eso que podemos establecer la conexión con el Creador a través de éste, a través de la cima de la pirámide. Nos especializamos en esto, a diferencia de todos los demás para quienes esta conexión es oscura y nunca pondrá aclararse.

Pero si nos conectamos con el Creador desde nuestro pequeño círculo, “confiando en Él”, entonces, “Él le dará coraje a su corazón”, debido a los grandes círculos. Esto requiere también de “héroes en cantidad”, es decir a la amplia difusión que nos empuja hacia adelante.

Nosotros somos incapaces de avanzar por nosotros mismos, sólo podemos hacerlo debido al gran círculo que nos rodea, el cual se expandirá cada vez más. Del mismo modo, mientras la persona esté dentro del círculo, del entorno, del grupo, el grupo está dentro de un círculo más amplio. Este es el entorno que tenemos que construir para nosotros mismos: círculo después de círculo.

Según la medida en que nos encarguemos de la población, ellos nos empujarán como niños que obligan a sus padres a avanzar en la vida, a arreglarla. Por lo tanto, los círculos que se forman debido a nuestra amplia difusión de educación integral nos empujarán hacia adelante.

De esta manera se unen el héroe en calidad y el héroe en cantidad. Nos dirigimos hacia el Creador “Todos aquellos que esperan en el Señor”. Y “Él fortalecerá el corazón de ellos” con la ayuda del amplio círculo externo. Esperemos que seamos capaces de realizar estas dos condiciones, a ambos “héroes”.

(123310)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 12/17/13

Material relacionado:
¿Bajo la silla o en la silla?
Buscando a mis hermanos
Cultivando la tierra en la se planto la semilla

Bajo anestesia

Pregunta: La humanidad no puede hacer la conexión entre las catástrofes ecológicas y la corrección del egoísmo. ¿Cómo explicar esta relación a la gente?

Respuesta: Tenemos que buscar los medios, escribiendo artículos y formulando explicaciones justamente en el momento que está ocurriendo el desastre para transmitir la esencia: todo esto está sucediendo porque no estamos corregidos.

El mundo exterior es un molde de nuestro estado interior. Por lo tanto, en realidad, estamos hablando sobre catástrofes interiores que percibimos como si fuesen externas. Todas las naciones son partes de un alma, pero en nuestras sensaciones, son partes divididas que parecen ajenas.

Es como si me hubiesen aplicado anestesia local y no sintiera que la pierna se está quemando o que me están amputando un brazo; parece gracioso, pero eso es lo que está ocurriendo.

Por lo tanto, quiero que la sensación de pertenencia, regrese gradualmente. Quiero sentir las partes “externas” como propias. Quiero recibir la oportunidad de corregir mi estado, mi actitud hacia los otros.

Si la realidad exterior realmente se convirtiese en parte de mí, entonces tendría una sensación horrible. Por consiguiente, junto con el descubrimiento de esta enfermedad, tengo que recibir la medicina, la oportunidad de mejorar mi estado. Esto es lo que pido: la medicina junto con la enfermedad que se revela. Entonces podré corregir las fallas en mi mismo y como resultado, los cataclismos “externos” van a calmarse.

Esto es lo que tenemos que hacer: pedir la corrección interior, lo cual despertará la corrección que parece exterior. Entonces veremos todos los problemas en nosotros y los corregiremos.  Estos  deseos (Kelim) nos unirán, se volverán interiores, y cesarán todos los desastres naturales evocados por nuestra falta interior de corrección.

[37934]

De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de marzo 2011.

Material Relacionado:
“Todos son mis hijos”
Apocalipsis 2010
48 horas para el fin del mundo