entradas en 'Nuevas Publicaciones' categoría

Fórum en Davos: optimismo sin precedente

Optimismo sin precedente reina en el fórum económico en Davos. Líderes de negocios y políticos internacionales predicen crecimiento económico global y no predicen ningún peligro serio en 2018. El tema de este año es “Crear un futuro compartido en un mundo fracturado”.

Podemos entender el optimismo de los participantes. Hubo celebración en las calles: el año pasado cerca del 82% de la riqueza creada fue para el 1% de los  más ricos del planeta. Mientras ellos toman más del mundo y la economía sigue creciendo en su beneficio, el estándar de vida real de la mayoría, gradualmente va en declive.

En esencia, las élites discuten cómo desconectar y dividir al mundo. Así ven su futuro común. Sus heraldos prometen que serán dejadas  suficientes migajas para el resto, pero en realidad, vemos que no está sucediendo. Al contrario, el mundo fragmentado les conviene: ellos se unen y se vuelven más fuertes y ricos.

¿Qué se puede hacer? El egoísmo es incapaz de compartir lo que ha caído en sus manos. Como resultado, la reunión de egoístas sólo agrava la situación.

No hay de qué culparlos; no pueden actuar de otra manera. Es la naturaleza humana en acción. Si no queremos que nos lleve por un camino espinoso, debemos corregir el egoísmo en nosotros mismos y en todos. De otra manera, nos destruirá.
[220624]

Material relacionado:
El rico plan para enriquecerse en Davos
¿Qué tienen de malo la ONU, Davos y el plan educativo de Obama?
“La complacencia en un mundo sin líderes”

Noticias de Breaking Israel: “La amenaza de las armas de inteligencia artificial y por qué deberíamos ser optimistas”

El portal más grande de Breaking Israel News publicó mi nuevo artículo: “La amenaza de las armas de inteligencia artificial y por qué deberíamos ser optimistas”


La visión distópica de un ataque masivo con armas de inteligencia artificial que aniquilan a la humanidad, puede ayudarnos a afinar el análisis de lo que necesita el mundo verdaderamente -la unidad- y nos muestra lo que puede ocurrir si no igualamos el progreso tecnológico con el progreso en la unificación social. El pueblo judío juega un papel esencial en este desafío.

La infinidad de formas en las que la humanidad ha imaginado un futuro distópico ha dado para muchos libros y películas. Sin embargo, el reciente cortometraje, Slaugherbots, es especial debido a que su visión es sustentada por Stuart Russell, profesor de la Universidad de Berkeley, en el que expresa su preocupación por las miles de investigaciones sobre inteligencia artificial: con algunos ajustes en nuestra tecnología actual, los enjambres de mortíferos pequeños drones inteligentes pueden hacerse realidad.

Por desgracia, creo que las armas inteligentes van a desarrollarse de la forma que vemos en este cortometraje, o incluso peor.

Sin embargo, veo un lado positivo en este desarrollo, y no porque me guste vislumbrar un futuro escenario de robots asesinos, sino más bien porque un potencial tan destructivo al alcance de nuestras manos, nos ayudará a refinar nuestra comprensión de lo que la humanidad realmente necesita: equiparar el progreso de la conciencia humana con el progreso tecnológico.

¿Qué tecnología es más sofisticada que la inteligencia artificial? ¿Qué energía es más potente que la energía nuclear?

Si hiciéramos progresar nuestra conciencia humana al menos en la misma medida que hacemos progresar nuestras tecnologías, no tendríamos que temer la creación de “Terminators” inteligentes capaces de aniquilarnos. Al contrario, avanzaríamos en la investigación y descubriríamos una tecnología más sofisticada que la inteligencia artificial, y una energía más poderosa que la energía nuclear:

* Esa energía es la fuente energética principal de la naturaleza, una fuerza que conecta y une todas las partes de la realidad;

* Y esa tecnología es un método que permite extraer y usar la principal fuente de energía en la naturaleza a través de nuestro potencial inherente para la conexión humana.

A diferencia de otras fuentes de energía que hemos descubierto a lo largo de la historia, esta solo puede ser descubierta y utilizada si se hace con “buenas intenciones”. En otras palabras, solo se vuelve accesible si intentamos aplicar su propiedad conectiva a nuestras actitudes y relaciones. Y el modo de aplicar esa propiedad conectiva, a través de muy diversos estados, es un antiguo método que se convirtió en el fundamento del pueblo judío.

Cómo los judíos superaron la amenaza “tecnológica” de la destrucción

No es por casualidad que tanta gente de origen judío esté hoy en día a la cabeza en el desarrollo de la alta tecnología, a pesar de que solo constituyen alrededor del 0,2% de la población mundial. Dentro de la población judía están latentes los genes informativos que se remontan a sus ancestros en tiempos de Abraham, cuando extrajeron la principal energía de la naturaleza: se conectaron por encima de sus egos en conflicto salvándose así de una posible destrucción.

El excesivo énfasis en el progreso tecnológico por encima de la unificación social es también lo que sucedió en tiempos de Abraham, cuando los babilonios quisieron construir una torre que llegara al cielo.

“[Los constructores de la torre solían] subir los ladrillos [para construir la torre] desde el este, y luego descendían por el oeste. Si un hombre caía y moría, no le daban ninguna importancia. Pero si caía un ladrillo, solían sentarse y lamentarse: ‘¡Ay de nosotros! ¿Cuándo llegará otro en su lugar?’ Abraham, hijo de Terah, pasó y vio cómo construían la ciudad. Él los maldijo y declaró: ‘Que el Señor se trague su lengua’”.

– Rabí Eliezer, Pirkey de Rabbi Eliezer (Capítulos de Rabí Eliezer)

Es más, al igual que nos ocurre hoy en día con el desarrollo de las armas inteligentes, los babilonios también se enfrentaron a una auténtica amenaza de destrucción masiva.

“[Los babilonios] querían hablar entre ellos pero no conocían la lengua del otro. ¿Qué hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon entre sí hasta la muerte. De hecho, allí fue masacrado medio mundo, y desde ahí se dispersaron por todo el mundo”.

– Rabí Eliezer, Pirkey de Rabí Eliezer (Capítulos de Rabí Eliezer)

Abraham vio que, a medida que los babilonios se iban obsesionando con “la Torre”, se alejaban de lo que era realmente importante en la vida: unas buenas conexiones humanas. Además, Abraham descubrió la causa de esta obsesión: el desproporcionado ego humano. También descubrió el propósito de este proceso: incitar la introspección y la decisión de que si no revisaban sus valores y priorizaban la unidad por encima de todo lo demás, entonces, la amenaza de destrucción llegaría a convertirse en una triste realidad.

Fue entonces cuando Abraham desarrolló un método para unirse por encima del creciente ego, un método que posteriormente sería conocido como la sabiduría de la Cabalá. Formó grupos que ponían en práctica el método, y estos empezaron a ser conocidos como “los judíos” (la palabra hebrea para “judío” [Yehudí] proviene de la palabra para “unido” [Yihudi] [Yaarot Devash, Parte 2, Drush 2] ]). En otras palabras, el pueblo judío eran babilonios, gente de todos los ámbitos de la vida y a la cabeza de su tiempo: gente que tenía la sensación interna de que algo no iba bien en el desarrollo de su sociedad. Y yendo en contra de la situación imperante en aquel entonces, trabajaron en su unidad. Gracias a ello, descubrieron la fuente de energía más potente y poderosa de la naturaleza, una fuerza de conexión ilimitada que une todas las partes de la realidad, una fuerza que los unió por encima de sus egos en conflicto y los salvó de la destrucción.

Los judíos ya hicieron esto antes, así que se espera vuelvan a hacerlo. Hasta que no lo hagan… habrá antisemitismo.

El interés en nuestros días por el progreso tecnológico puede compararse con la creencia babilonia de que construir una torre hasta los cielos les brindaría un contacto divino. No obstante, si el ego humano continúa sin ser tratado en este proceso, entonces, esta construcción está destinada a causar destrucción.

Ya lo experimentamos en la época de Abraham. Hemos visto un atroz ejemplo de ello en nuestros tiempos con la bomba atómica. Y ahora, gracias a las advertencias de los investigadores en inteligencia artificial, podemos prever la amenaza que suponen las armas inteligentes.

El ingenio de algunos de los babilonios que Abraham logró reconducir hacia esa unificación social que acabaría salvándolos, aún se encuentra en el pueblo judío de hoy. El pueblo judío, cuanto más invierta su ingenio y su capacidad conectiva en el progreso tecnológico en vez invertirlos en el desarrollo de la conexión humana, más problemas y amenazas acumulará.

Al final, una sensación inconsciente se irá instalando entre la gente de todo el mundo: la sensación de que los judíos son la causa de sus problemas y, en consecuencia, los delitos y amenazas antisemitas seguirán en aumento.

El pueblo judío tiene acceso al método para la conexión humana que puede abrir la fuente de energía conectiva de la naturaleza y ser utilizada para lograr la unidad por encima de las divisiones sociales. Existe, por lo tanto, una expectativa tácita sobre los judíos para que den prioridad a la conexión humana por encima de todo lo demás. Por eso, a pesar de las grandes innovaciones tecnológicas, científicas, médicas y culturales que el pueblo judío aporta al mundo, es como si el mundo ignorase esos logros y, en cambio, estuviera esperando que los judíos traigan al mundo aquello que nos hizo judíos en primer lugar: la unidad.

Abraham invitó a los babilonios a conectarse por encima de sus egos para salvarlos de la destrucción y garantizar el uso positivo de las construcciones que harían en el futuro, y eso mismo sucede también hoy: el método de la Cabalá está a nuestra disposición para que podamos conectar por encima de nuestro desbordante egoísmo; nos ofrece salvarnos de las potenciales amenazas de destrucción que se están volviendo una realidad muy cercana.

Por lo tanto, espero que tengamos en cuenta las advertencias de los investigadores de la inteligencia artificial, comencemos a dar importancia a la unificación social como la primera y más importante responsabilidad para nosotros mismos y para el mundo, y utilicemos el método al alcance de nuestra mano para asegurarnos de que cualquier futuro desarrollo tecnológico emerja solamente para fortalecer nuestros lazos sociales. Invito cordialmente a toda persona que tenga curiosidad acerca de este método a que lo explore con más profundidad en un curso de introducción.
[220349]

El fenómeno del Bitcoin

Llegará el día en que, en virtud de una nueva calidad de interconexión entre nosotros, emergerá una nueva “moneda”.

A continuación se presenta un gráfico de siete años que muestra la tasa de cambio BitcoinUSD, con un aumento sin precedentes en 2017 (Buy Bitcoin Worldwide).

Impresionante, ¿no?

Obviamente, no soy un analista de mercado ni un experto en criptomonedas. Sin embargo, Bitcoin no es solo un fenómeno financiero. Se basa en el intento de crear un tipo de valor universal completamente nuevo.

Parece que no hay nada que respalde la “moneda virtual”, excepto los algoritmos criptográficos. Sin embargo, no es cosa de risa. Después de todo, la criptografía está diseñada para proporcionar seguridad y confianza, que es valioso en sí. Es como si los creadores de la nueva moneda declararan: la naturaleza humana con su “equipaje” no tiene acceso a nuestro territorio.

El sistema financiero moderno no puede jactarse de tener esta característica; allí, el dinero es producido en bancos y es un factor de influencia política y económica de países y organizaciones específicos. En otras palabras, el dinero “viejo” sirve intereses muy específicos.

Por otro lado, ante nuestros ojos, está naciendo una nueva moneda extragubernamental y extrahistórica, que pretende convertirse en equivalente universal y absoluto e incluso sacar al oro de su posición inamovible.

Está naciendo porque la necesidad está madura. Después de todo, la globalización, que mucha gente critica, realmente es un fenómeno natural. Refleja el estado actual de la humanidad, que, tecnológicamente, ya se ha unido en un todo, pero, psicológicamente, aún no acepta este hecho.

Por eso aún no comprendemos cómo usar la criptomoneda, cómo integrarla en el sistema y cómo más tarde tendrá influencia en nosotros, los que la crearon. Sin embargo, eso no cambia su esencia: el mundo global exige un equivalente monetario global que no dependa de “circunstancias” ni de intereses locales y subjetivos.

Por otro lado, si tratamos esta novedad como en los viejos tiempos, con los medios tradicionales, perderá su “encanto”, su valor objetivo como lo ve el público. Sí, al principio del camino, Bitcoin se convirtió en un medio conveniente para los tratos en el mercado negro y encontró su camino hasta aquí, pero la “mafia financiera” completamente legal, le pondrá fin y encontrará una manera de asegurar su agarre en la nueva moneda.

¿Podrán los jugadores ilegales preservar la libertad de la criptomoneda? De una forma u otra, su futuro depende de eso. Hay posibilidades de que ocurra ya que gobiernos y bancos, también están conectados a la “mafia financiera”.

Sin embargo, si nos elevamos por encima del alboroto actual que rodea a Bitcoin, veremos cómo el egoísmo, a escala global, está construyendo gradualmente sistemas globales respectivos para sí mismo y de manera que no les añada ideales artificiales ni ideologías.

No hay ni “bueno” ni “malo” aquí, sólo negocios en forma pura. ¿qué diferencia hay si la confianza recíproca de las partes es proporcionada por cálculos computacionales virtuales? Por el contrario, eso lo hace aún mejor; habrá menos errores en los cálculos.

Resulta que estamos hablando de tendencias globales y, en su mayor parte, no tiene sentido resistirse a ellas.

Además, en el futuro desarrollaremos parámetros universales adicionales, pero de naturaleza social. Llegará el día en que, en virtud de una nueva calidad de interconexión entre nosotros, emergerá una nueva “moneda”: calificación social, expresada por un equivalente claro que cualquiera pueda entender.

Las personas también podrán acumularlo, pero no venderlo ni comprarlo. Es más probable que tenga una naturaleza comparativa a la vez que tenga un valor completamente real.

Después de todo, la sociedad, especialmente si es global, no puede basarse solo en el puro egoísmo. Por supuesto, es racional a su manera, pero cuando se lo deja a su suerte, conduce a un callejón sin salida. El aspecto social en el hombre y la sociedad debe tomar la ventaja sobre el autoenfoque para que el todo, no se deshaga en pedazos.

Estos son los paradigmas de un nuevo tiempo, cuya esencia no es una moneda única, sino nuevas relaciones entre las personas en un mundo unido y moderno.
[218214]

Material relacionado:
Dinero: pasado, presente, futuro
¿Qué es el dinero?
El monstruo dinero

JPost: “Israel debe ser el faro de paz que el mundo espera”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo: “Israel debe ser el faro de paz que el mundo espera

A 70 años de la declaración de la independencia de Israel, demos una profunda mirada a nuestro estado actual. Especialmente porque a principios de esta semana, el presidente de EUA repentinamente reconoció el derecho de Israel a existir.

“Siguió durante muchos momentos angustiosos de esa noche invernal de 1947. Finalmente, el locutor perforó el silencio con su anuncio: 33 a favor, 13 en contra, la resolución fue aprobada. Israel fue declarado estado. Luego vino el baile y las lágrimas y aparecieron banderas. Los vehículos tocaron el claxon tan fuerte como pudieron y los sonidos del Shofar sonaron en todas las sinagogas … Mi padre me dijo, mientras paseábamos entre los círculos de bailarines, ‘Observa esto, mi niño, porque mientras vivas nunca olvidarás esta noche y lo contarás a tus hijos y nietos mucho después de que nos hayamos ido’ Amos Oz, Cuento de amor y oscuridad

De hecho, nunca olvidaremos esa noche. En algún lugar, en los rincones de la memoria colectiva de Israel, aún se escuchan los gritos de júbilo y los estallidos espontáneos de cantos, como un recordatorio inoportuno de que no fue sólo un sueño. Por un breve momento experimentamos cómo se siente estar juntos, unidos como uno.

Setenta años de guerra interminable, lucha interna y búsqueda agotadora de nuestro camino, hacen que en ocasiones te detengas y te preguntes si realmente ocurrieron alguna vez esos eventos. Por un lado, no podemos descartar nuestros logros. Tenemos bandera e himno, una compañía eléctrica, aeropuerto, ejército, industria próspera de alta tecnología y una cultura rica. Hay mucho de qué enorgullecerse.

Pero imagina si pudiéramos tomar las esperanzas y sueños, desde lo más profundo de los corazones de los que bailaron y derramarlos en el lado opuesto de nuestra vida actual en el estado de Israel; si observamos cuidadosamente y somos honestos con nosotros mismos, ¿alguna de esas aspiraciones se hizo realidad? ¿logramos lo que se esperaba que fuéramos, -un pueblo unido, independiente y libre en nuestra propia tierra? ¿Naciones Unidas votarían de la misma forma si volviera a votar hoy?

¿APRENDIMOS ALGO DE NUESTRO EXILIO?

La brecha entre los sueños del pasado y la realidad actual es innegable. En algún momento, debimos haber perdido algo grande. Regresamos a la tierra de nuestros antepasados, después de dos mil años en exilio y tratamos de crear una versión moderna de la cultura hebrea, pero no es suficiente.

En algún momento, las manos que una vez se abrazaron estrechamente comenzaron a ceder e incluso cada uno jala en su propia dirección. Han pasado setenta años y aún no encontramos la fórmula para convertir esa sensación fugaz de unión en una experiencia duradera.

Con todo el respeto debido a Naciones Unidas, la justificación del estado de Israel se remonta a tiempos remotos, cuando Abraham el patriarca, en la antigua Babilonia, reunió discípulos que buscaban la fuente de la vida. Juntos descubrieron el método para elevarse por encima del ego y cultivar una preocupación genuina por los demás. El grupo creció hasta que finalmente se convirtió en una nación -la nación de Israel- que habitó la tierra que se le dio con base en “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Desde entonces, nuestra obligación moral y espiritual ha sido “ser luz para las naciones” y servir como ejemplo positivo para el mundo. Es el único precepto real para nuestra existencia como nación y para la tierra en la que residimos.

EL PUEBLO ELEGIDO TIENEN UNA MISIÓN ESPIRITUAL

Los largos años de exilio nos hicieron olvidar que tenemos una misión espiritual. Pero a fines del siglo XIX hubo un cambio fatal y el pueblo judío comenzó, una vez más, a añorar regresar a su tierra y construir un estado independiente. Fue precisamente en ese momento, que el método de Abraham resurgió como ‘la sabiduría auténtica de la Cabalá’. Con este nuevo giro de acontecimientos, Baal HaSulam y Rav Kook, dos de los grandes cabalistas del siglo XX, declararon que nuestra independencia externa depende directamente del logro de nuestra independencia espiritual:

‘Mientras no percibamos nuestro propósito por encima de nuestra vida corpórea’, escribió Baal HaSulam en su artículo Exilio y redención, ‘no tendremos resurrección corpórea, ya que somos el pueblo del ideal’.

Con los ojos del mundo fijos en Jerusalén, la importancia del fragmento anterior se vuelve más relevante que nunca: Israel no puede ser una sociedad basada en valores y principios egoístas, incluso si ante otros países parece tener éxito. El pueblo de Israel debe redescubrir sus bases de amor mutuo y ser un faro de paz para el mundo.

En el Israel de 2017, la tierra prometida se convirtió en la tierra de leche, miel y Coca Cola y los autos solo pitan en la calle después de haber triunfado en el extranjero, en juegos de fútbol o basquetbol.

Sin embargo, ahora más que nunca, el mundo necesita el ejemplo positivo de unidad. La fracturada realidad actual de la sociedad israelí nos da la oportunidad perfecta para construir una nueva base para nuestra vida compartida como nación. Es hora de que los israelíes comiencen a bailar en torno a un ideal espiritual de amor. Así, Jerusalén puede convertirse en el faro de paz que el mundo espera que sea.
[218353]

Mis artículos en los medios, octubre-noviembre 2017

En inglés

Newsmax

“Millennials Know Not the Socialism They Ask For”
“What’s Next When US Is Divided Like Vietnam War Days?”
“Trump Can Awaken Nation by Declaring Opioids Emergency”
“Paddock’s Motive Unknown But Motive for Violence Is Everywhere”
“GOP and Dems Can Share a Tent Without Calling Police”

The Times of Israel

“What Millennials Must Know About Socialism”
“Who Else Wants a New Reason to Celebrate Simchat Torah?”
“The Meaning of the Jonah Story Read on Yom Kippur

En francés

Times of Israel

“7 Américains sur 10 disent que les États-Unis sont divisés comme au temps de la guerre du Vietnam. À quoi faut-il s’attendre?”
“Comment les Républicains et les Démocrates peuvent partager une tente sans en arriver à appeler la police”
“Pourquoi les milléniaux deviennent-ils socialistes, que leur manque-t-il?”
“Trump devrait déclarer que la crise des opioïdes est «un coup de semonce national»”

En español

Blogactiv

“Por qué los Millennials se hacen socialistas y qué les hace falta”
“7 de cada 10 estadounidenses: “Estados Unidos está dividido como durante la Guerra de Vietnam” ¿Qué será lo siguiente?”
“Desconocemos los motivos del autor de la matanza en Las Vegas, pero el motivo de la violencia está en todas partes”

En italiano

Blogactiv

“Trump dovrebbe dichiarare che la crisi degli oppiacei è ‘Un campanello d’allarme a livello nazionale’”
“La realtà sul processo di pace in Medio Oriente”

[217516]

The Times of Israel: Qué deben saber los millennials sobre el socialismo

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo: Qué deben saber los millennials sobre el socialismo

Conozco el socialismo de primera mano. Aquí hay una lección sobre la naturaleza humana y nuestro deseo por una sociedad mejor.

Cada vez más millennials en EUA están hartos del capitalismo y preferirían vivir en un país socialista. Esa es la tendencia que encontró una encuesta realizada el mes pasado por YouGov y la Fundación en memoria de las víctimas del comunismo, en ella, los millennials fue el único grupo de edad en EUA que favoreció el socialismo sobre el capitalismo.

La razón de la atracción de los millennials de EUA al socialismo parece clara: enfrentan crecientes deudas estudiantiles y rentas más altas, junto con salarios estancados e inseguridad laboral, así la idea del socialismo surge para resolver potencialmente estas tensiones, ofreciendo en su lugar sistemas que subsidien todas sus necesidades.

Los millennials indican una nueva etapa de desarrollo humano

En las últimas tres décadas, ha habido un cambio importante en las placas tectónicas que subyacen en el desarrollo humano. El espíritu del “Sueño Americano” de los Baby Boomers evolucionó a uno fundamentalmente diferente; los millennials. Mientras los Baby Boomers luchaban por la prosperidad del mañana, los millennials se conforman con la conveniencia de hoy.

Las cosas para las que acostumbrábamos ahorrar y esperar para comprar, ahora están disponibles en el momento en que pensamos en ellas. Nuestro deseo de ser reconocidos y admirados públicamente ya no necesita pasar por la aprobación de especialistas o ejecutivos de la industria, basta con publicar en redes sociales. Tampoco es “inteligente” memoriza  ni repite información, para lo que antes fuimos entrenamos y examinamos incesantemente. Por el contrario, nuestros dispositivos tecnológicos son los “inteligentes” y se trata de qué tan bien los usamos para encontrar lo que necesitamos, cuando lo necesitamos.

Esa es la paradoja socioeconómica especial de los millennials: trabajar mucho y duro ya no es para lograr lujos, sólo para satisfacer necesidades. Con el desarrollo tecnológico, hemos logrado que los frutos de riqueza, admiración pública y conocimiento estén disponibles con facilidad. Sin embargo, la lucha de los millennials de hoy es mantenerse al día con los costos de alimento, vivienda, educación, atención médica y cuidado de niños.

Y así, el socialismo brota en la mente de los millennials: “¿Por qué tengo que romperme el cuello solo para llegar a fin de mes?”

La única forma en que el socialismo podría funcionar

Cuando vivía en Rusia, experimenté el “socialismo ruso” de primera mano. Al principio, parecía tener la solución que buscan los millennials estadounidenses. El gobierno descargaba el peso de los hombros de la gente cuidando la infraestructura básica: todos trabajan, pagan impuestos de manera similar y obtienen alimento, vivienda, educación, transporte, cuidado de la salud y de los niños en forma gratuita.

Entonces ¿porqué el socialismo falló?

No tomó en cuenta la naturaleza humana, la necesidad fundamental de triunfar antes que cualquier otra persona. La gente no quiere vivir su vida para beneficiar a otros. En ningún esfuerzo excedente que uno haga dentro de un sistema socialista, se ve recompensa directa. Incluso si estuviéramos mejor en una sociedad comunal, no podríamos dejar nuestro enfoque individual. Nuestra propia naturaleza no lo permite.

Por lo tanto, la gente carece de motivación para realmente beneficiar a otros. El enfoque soviético a este problema, fue forzar a la gente a este sistema comunal y esperar que fuera feliz. Pero, incluso sus ejecutores cedieron a la misma motivación y el sistema explotó con violencia y un terrible sufrimiento.

El artículo de Yehuda Ashlag La paz, escrito en la década de 1930, sigue siendo relevante hoy, al describir la naturaleza del socialismo y el problema fundamental de la motivación que necesita ser resuelto para que el socialismo funcione.

“¿Dónde encontraría el trabajador o el agricultor una motivación suficiente para trabajar? Porque su pan de cada día no aumentará ni disminuirá con su esfuerzo y no hay metas ni recompensas ante él.

Es bien sabido por los investigadores de la naturaleza que uno no puede realizar ni el más mínimo movimiento sin motivación, sin beneficiarse de alguna manera.

Cuando, por ejemplo, uno mueve la mano de la silla a la mesa, es porque uno piensa que al poner su mano sobre la mesa disfrutará más. Si no lo creyera así, dejaría su mano en la silla por el resto de su vida, sin moverla en absoluto. Aún más, con mayores esfuerzos.

Y si dices que hay una solución —ponerlos bajo supervisión para que cualquiera que esté inactivo en su trabajo sea castigado denegándole el salario, preguntaré: “¿Dime dónde deben tomar los supervisores la motivación para su trabajo?” Porque estar de pie en un lugar y vigilar a la gente para motivarla a trabajar, también es un gran esfuerzo, tal vez más que el trabajo en sí. Por lo tanto, es como si uno quisiera encender una máquina sin alimentarla”.
— Yehuda Leib HaLevi Ashlag, La paz”

¿Cuál es ese “combustible” que es imperativo para que funcione el socialismo?

Es que la gente quiera beneficiar a otras personas.

Para que el socialismo funcione a largo plazo, la gente debe estar orgánicamente motivada para contribuir con la sociedad y desear que todos en la sociedad se sientan felices y seguros. Este no es el deseo que motiva a la gente de forma natural. Por el contrario, existe en potencia. Todos están de acuerdo en teoría con ideas de igualdad, altruismo, consideración mutua y amabilidad, pero en la práctica, continuamente buscamos nuestro beneficio personal ante todo. Estas ideas no se pueden forzar, pero se pueden aprender.

Con programas educativos que enriquezcan la conexión, podemos aprender a identificar mejor, engrandecer y desarrollar ideas de igualdad, altruismo y consideración mutua, en una nueva construcción social: un circuito social integrador que fluya con señales positivas de esos valores.

Creo que el inicio de este aprendizaje en masa puede comenzar con nuestros niños. Al centrar nuestra preocupación en cómo educar a la próxima generación para que esté mejor conectada socialmente, nosotros, los adultos, también nos sentiríamos influidos positivamente por este proceso: nos motivaría a mejorar nuestras propias condiciones sociales, así como las de la sociedad futura. Por lo tanto, crearíamos el inicio de un entorno de apoyo para que los ideales de conexión florezcan de forma práctica y factible.

Es mi anhelo que podamos iluminar tal proceso en la sociedad. Ha llegado el momento de llenar nuestro tanque de combustible con un tipo completamente nuevo de motivación y, de encontrar significado, felicidad y confianza al cultivar una sociedad humana conectada positivamente. También espero ver que organizaciones políticas y sociales enfaticen la conexión -enriqueciendo la educación de nosotros mismos y de la generación joven, como una plataforma de lanzamiento para un mundo mejor.
[216963]

“Mark Zuckerberg está sorprendido del alcance del problema de los opiáceos”

En las noticias (CNBC): “Mark Zuckerberg está sorprendido por el alcance del problema de los opiáceos, pero Facebook está lleno de anuncios ilegales de opioides. Mark Zuckerberg, director de Facebook dijo que el alcance de la crisis de opiáceos fue lo que más le sorprendió durante sus viajes en 2017 por el país.

“Pero todo lo que tenía que hacer era ver Facebook para enterarse de lo generalizado que son los anuncios de estos poderosos y adictivos analgésicos”.

“la CNBC encontró que los vendedores, aquí y en el extranjero, usan páginas y videos de Facebook para ofrecer medicamentos, que según las leyes de EUA, requieren receta médica.

“Buscar en Facebook los nombres de algunos de los medicamentos para el dolor que se prescriben con mayor frecuencia apuntan a que hay varios proveedores que venden Oxicodona, Hidrocodona, Percocet y otros medicamentos similares.

“Esta comercialización ilícita persiste tres meses después de que NBCNews destacó el problema y ​​semanas después de que el presidente Donald Trump declaró la adicción a los opiáceos como una emergencia de salud pública”.

Mi comentario: Si Mark Zuckerberg está preocupado por los opiáceos, debería hacerlo mejor al vigilar su sitio.

Como escribí recientemente en mi artículo “La solución a la crisis de los opiáceos es más opiáceos de tipo natural“, el ansia de opiáceos representa anhelo de conexión humana. Y la crisis de opiáceos nos dice exactamente qué debemos cambiar en nuestra sociedad.

Como director de la red social más grande del mundo, Zuckerberg podría hacer mucho para facilitar las conexiones humanas positivas a gran escala a través del mundo virtual, como lo detallé en mi carta abierta del 27 de septiembre de 2017 “Cómo puede Facebook realmente ‘acercar al mundo””.

#opiode#crisis

Newsmax: “¿Qué sigue cuando EUA está dividido como en los días de la guerra de Vietnam?”

El portal más grande, Newsmax publicó mi nuevo artículo “¿Qué sigue cuando EUA está dividido como en los días de la guerra de Vietnam?

No me sorprende que la mayoría de los estadounidenses dijeran en una encuesta reciente del Washington Post que la división en EUA es tan grande como lo fue durante la guerra de Vietnam y que la política está un peligroso punto bajo.

El clima sociopolítico se parece cada vez más al patio de una prisión donde tienes que elegir a tu pandilla para sentir una sensación de apoyo: estás a la izquierda o a la derecha. El país se debate entre demócratas liberales y republicanos conservadores y, el pluralismo, la igualdad y la independencia que definen el espíritu estadounidense han sido arrojados por la ventana. En lugar de un intercambio saludable de ideas, hay intimidación y se oprime la libertad de expresión, se teme que si se exhiben ciertas afiliaciones políticas o religiosas, se enfrentarán abusos verbales o físicos.

Además, lo peligroso de esta atmósfera dividida es que, cuando no hay unidad en la sociedad dominante, aparecen al margen las formas del nazismo y el fascismo.

Dejar que las cosas sigan igual dará como resultado una sociedad aún más dividida, polémica y violenta. Por lo tanto, la unidad de todo el pueblo estadounidense es imprescindible para mantener intacta a la sociedad.

Habiendo dicho esto, tengo gran esperanza en la unidad del pueblo estadounidense. Se requieren grandes cambios en la infraestructura socioeconómica del país, sobre todo en educación y medios de comunicación, pero creo que el espíritu pionero de EUA puede generar una transformación positiva y creativa en estos tiempos difíciles.

En términos de educación, como propuse en una de mis columnas anteriores, crear un ingreso básico para participar en programas educativos que enriquezcan la conexión, enfrentaría directamente al problema de la división social y produciría mejoras en economía, redes sociales, salud y bienestar.

Con respecto a los medios, en lugar de la constante descarga de mensajes divisivos, los medios, deberían tratar de promover ideas y ejemplos de la unidad que EUA necesita. Debería abordar primero su principal problema: el país está dividido y eso afecta negativamente a sus ciudadanos y debilita al país, el camino a un EUA más grande es trabajar para lograr unidad nacional.

Al combinar el discurso mediático unificador, con una agenda educativa que enriquezca la conexión, la gente aprenderá a aceptar, comprender e interactuar bien con todos y a recibir la influencia de una nueva atmósfera de comprensión mutua, apoyo, conciencia y sensibilidad. Como resultado, se reduciría la violencia, el crimen, el abuso de sustancias y habría más felicidad en la sociedad.

EUA aúna tiene oportunidad. Al exaltar la unidad de la sociedad, el espíritu estadounidense puede revivirse. Sin embargo, el American Dream de hoy, necesita revisar su impulso con una nueva visión: gente de diferente cultura que se une para encontrar la felicidad en la cohesión social. Si el pueblo no se da cuenta de la necesidad de unidad de manera positiva, entonces las versiones negativas de la unidad -nazismo y fascismo- se acercarán cada vez más a la sociedad desde ambos lados.
[215794]

Newsmax: “Trump puede despertar a la nación declarando la emergencia de opioides”

El portal más extenso Newsmax publicó mi nuevo artículo “Trump puede despertar a la nación declarando la emergencia de opioides”

Cuando el presidente Donald Trump declare la crisis de opioides como una emergencia nacional, debe dar a su administración el poder de desviar más recursos, asignar más recursos humanos, y saltar algo de los trámites burocráticos. Declarar la emergencia nacional para atender una epidemia de adicción es un movimiento sin precedentes, ya que típicamente eso está reservado para emergencias de corto plazo como desastres naturales y ataques terroristas.

Aun así hay mucho debate acerca de si este movimiento ayudará en realidad para resolver un asunto tan complejo. Con 91 americanos que mueren por sobredosis de opioides cada día, este número ahora se ha cuadruplicado en menos de dos décadas, haciendo de los opioides el asesino número uno de estadounidenses menores de 50 años. Eso es más que las muertes por arma de fuego, accidentes de automóvil y el cáncer. Si alguna vez pensamos que sólo ciertas comunidades son afectadas, hoy está en todo el mapa.

Con el fin de atender la adicción de tal magnitud que crece rápidamente, no es suficiente equipar a los policías con naloxona, expandir la medicación controlada para los adictos, o abrir más centros de desintoxicación. Eso podría aliviar los síntomas de la crisis, pero no atiende la epidemia de adicción desde su raíz.

Es más, intentar responsabilizar a las compañías farmacéuticas es una batalla perdida desde el principio; ser severos con los doctores los presiona para que dejen de prescribir, llevando a los usuarios a buscar heroína en las calles mucho antes, como se mostró claramente en el caso de Florida; la así llamada “guerra contra las drogas” ha sido reconocida como un gran fracaso; y eso deja que algunos culpen a los mismos adictos, lo cual es como golpear al mensajero en lugar de leer el mensaje.

El mensaje que debemos escuchar es claro como el agua: debemos buscar los factores sociológicos que llevan a esta adicción a proporciones masivas. En otras palabras, tenemos que hacer preguntas más profundas como: “¿Qué hace que las personas en nuestra sociedad recurran a los opioides para empezar?” y, “¿qué no está haciendo nuestra sociedad para prevenir los números cada vez mayores de individuos que se vuelven adictos a los opioides?”

El anhelo por los opiáceos es un anhelo por conexión

Primero, es importante reconocer que la vasta mayoría de los que abusan de los opioides no comienzan a tomarlos por dolor físico genuino. En su lugar, en la mayoría de los casos, aquellos que abusan de los opioides recurren a ellos debido a un diferente tipo de dolor- un dolor emocional.

En todo nuestro cuerpo existen receptores de opioides, y están diseñados para equilibrar las emociones como el pánico y la ansiedad, en adición al dolor físico. Cuando eramos bebés, la leche que obteníamos de nuestra madre era rica en opioides, y cuando alguien nos da un abrazo hoy día, nuestro tallo cerebral genera opioides.

Muchos pueden sorprenderse de saber que, de la misma manera, el apoyo social, la confianza mutua, una relación romántica, una familia amorosa o incluso sólo una clima social seguro y positivo, todos generan una producción de opioides justo dentro de nuestro cuerpo. Por lo tanto, la necesidad de opioides está profundamente entrelazada con nuestro inherente programa para la conexión humana.

Con esto en mente, veamos lo que sucede hoy en día: Nuestra sociedad en realidad hace que las personas estén tan estresadas, ansiosas y solitarias que su sano suplemento natural de opioides simplemente no es suficiente. Para ponerlo en una simple ecuación social: generamos mucho más alienación, incertidumbre y estrés que seguridad, compasión y camaradería.

Por lo tanto, las masas de personas que recurren a los opioides artificiales pueden ser vistas como un contrapeso natural para una sociedad fuera de equilibrio.

Un llamado para despertar a la cultura americana

Trump afirmó que el mundo entero tiene un problema de drogas, no sólo América. Tiene razón en eso. Lo interesante acerca de la crisis de opiáceos es que es como si la naturaleza nos estuviera diciendo exactamente lo que necesitamos cambiar dentro de nuestra sociedad.

Esta crisis expone la profundamente interconectada naturaleza de la especie social llamada humanidad. Estamos conectados el uno con el otro hasta la médula, como células en un solo organismo, y de manera natural somos atraídos el uno al otro en aras de una sensación de apoyo y seguridad. Nuestra resiliencia tanto psicológica como biológica dependen de relaciones sanas y positivas dentro de nuestro entorno social. Y justo como células en un cuerpo, cuando perdemos contacto con el cuerpo como un todo, nos enfermamos y degeneramos hasta morir.

Sin embargo, esta crisis de drogas también se une a una lista de otros poderosos síntomas, todos convergen para mostrarnos que no podemos escapar a una masiva transformación de la cultura occidental. Tenemos que reconocer nuestra grave necesidad de conexiones humanas sanas y climas sociales positivos. Y tarde o temprano, tendremos que sanar activamente nuestra rota sociedad.

Con el fin de hacer eso, necesitamos aprovechar justo el mismo mecanismo del que actualmente abusamos -nuestro inherente programa para la conexión humana. Existe un método de talleres en círculo que proporciona interacciones sociales seguras y positivas. Debe ser introducido en lugares de trabajo, escuelas, centros de retiro, e incluso preescolares. Deben estar en nuestras pantallas de televisión y en todo el mundo virtual, para que cualquiera, mucho antes de recurrir al abuso de opioides, puede fácilmente encontrar una comunidad que lo apoye y que genere una conexión humana cálida.

Una vez que comencemos a hacer eso, las personas descubrirán la estimulación natural para cuya experiencia estamos diseñados sólo de estar positivamente conectados el uno al otro. Este tipo de estimulación no sólo resolverá la adicción a los opioides, nos sacará del estrecho prisma a través del cual vemos nuestra realidad social y nos dará el poder para proyectar el cómo dar nuevas formas a nuestras sociedades.  

Vivimos en una época donde la naturaleza del desarrollo humano nos obliga a profundizar nuestra conexión el uno con el otro y entrar a un nuevo nivel humano de experiencia. Mientras más nos retrasemos, más frustrados estaremos, y más avanzará la adicción. En su lugar, debemos abrir nuestros ojos para ver la gran oportunidad de progreso social que tenemos a la mano.
[215590]

The Russian Canadian: “Toldo bajo las estrellas”

El periódico de Toronto The Russian Canadian publicó mi artículo: “Toldo bajo las estrellas” (página 13)

[215219]