entradas en 'orientacion e intencion' categoría

Una cadena que lleva de Maljut a Bina

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo debemos formar nuestra oración? ¿Debemos partir de una petición para que el superior nos ayude más a los padres, al grupo, y mencionarnos a nosotros mismos sólo al final?

Respuesta: Exactamente así es cómo debemos formar nuestra oración y tenemos que aprender eso. Pero en este momento, ustedes pueden volverse hacia el Creador como quieran, siempre y cuando esto provenga del centro del grupo. Nosotros formaremos correctamente nuestra súplica colectiva de manera gradual.

Una oración no es una simple súplica. Tendrán que ubicarse en una forma cada vez más precisa, establecida mediante diversos pasos. Cada súplica es toda una cadena de adaptadores, de conexiones, que en un extremo se conectan con ustedes, luego procesa varias veces su petición y la hace adaptable al nivel superior.

Se trata de un sistema completo. Una oración no son sólo palabras, sino el orden de dos vasijas (dado que una letra es una vasija), que, por un lado, son adaptables a ustedes, y, por otro lado, al Creador. Tienen que construir esta cadena, comenzando desde ZAT de Bina, que cuida de ustedes, hasta Maljut, en la que son incorporados cuando se elevan desde el sistema de los mundos de la cáscara.

A fin de hacer eso, tienen que utilizar correctamente las 22 letras del alfabeto (hebreo) y las cinco letras finales “MNTZPCH”, para que su oración, en forma de vasijas espirituales, lo cual significa que está construida con las letras dispuestas correctamente, alcance al Creador (Dios), ZAT de Bina.

Nosotros no sabemos cómo hacerlo, pero formamos gradualmente nuestra oración por medio de nuestra experiencia. Los cabalistas que vivieron durante la época del Templo prepararon para nosotros el Sidur (libro de rezos). La época del Templo fue el tiempo en el que existieron los utensilios sagrados, en los cuales estaban conectados Maljut y Bina, y esto es llamado la casa de Santidad, el Templo. Una casa es Maljut y un Templo es Bina.

Los grandes cabalistas de la época constituyeron la gran Knesset (asamblea), lo cual significa que estaban conectados en una sola vasija y estaban en un nivel de grandeza, de gran alcance espiritual. Ellos fueron quienes escribieron el Sidur para nosotros.

Nosotros alcanzaremos estos rezos algún día, pero los cabalistas los escribieron para nosotros con antelación. Si los expresamos, ya sea que los entendemos o no, pensando en esta dirección, aun así avanzamos. Si leemos los rezos correctamente, es decir que percibimos estas súplicas de manera espiritual, podemos ver grandes cosas en ellos.

Los cabalistas expresan sus súplicas de dos maneras: una a través de las palabras, lo cual significa en una secuencia de letras, y la otra en forma de símbolos, simplemente letras con un llenado. La forma de cada letra es una HaVaYaH completa, es decir diez Sefirot, con una Reshimo (gen espiritual) especial, en un estado especial, y es por eso que ellos escribieron los rezos.

Mi trabajo es escudriñar cómo adherirme más al grupo, al Rav, a los libros, a la difusión, a todo lo que sea relevante para la Luz. No hay otros medios, pero estos son suficientes.
(133677)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 5/04/14, Escritos de Rabash

Los corazones son atraídos tras las acciones

Dr. Michael Laitman.gifEl Libro del Zóhar, Introducción, “Regocíjense en las festividades y no les den a los pobres”: Este es el significado de la queja de la Verdad acerca de la creación del hombre, diciendo que él es todo mentira… Sin embargo, Jesed dijo: “Que sea creado porque él hace misericordia”, puesto que a través la misericordia que él hace, la cual es necesariamente un acto que se escudriña como otorgamiento, es corregido gradualmente hasta que pueda participar en todas las Mitzvot a fin de otorgar.

El atributo de verdad habla de la materia del deseo, que es totalmente egoísta (para recibir), y en la cual no puede pensarse en otra cosa sino en recibir para sí mismo. ¿Entonces por qué fue creado? Después de todo, no es digno de nada. Esta es la forma en que la persona se ve a sí misma en el espejo de verdad.

Sin embargo, el atributo de Jesed es responsable del hecho de que la persona pueda cambiar. Esto se debe a que la materia del deseo puede realizar acciones de Jesed (misericordia).

Pero, ¿cómo es eso posible? Después de todo, el deseo de recibir es una mentira total y sólo quiere beneficiarse para su propio bien. Es verdad, todas sus intenciones son para su propio bien, pero las acciones pueden estar orientadas con la finalidad de otorgar. Entonces, a pesar de esta división interna, a pesar de la brecha que hay entre los pensamientos y las acciones, las acciones con las intenciones incorrectas en el momento, pueden cambiar el deseo.

Yo uso las acciones de otorgamiento con el fin de alcanzar el atributo de otorgamiento. Aunque yo no quiera alcanzar el otorgamiento y sólo parezca anhelarlo, si yo trato de hacerlo lo más que pueda al conectarme con los amigos, el maestro, y el Creador, entonces, junto con esta mentira por parte del atributo de verdad, estas acciones me traen a la corrección.

Yo no puedo evocar la Luz Circundante por medio de mi intención egoísta, pero la acción en sí misma la realizo a fin de otorgar y soy consciente de ello. Así que evoco la Luz que Reforma y ésta influye en mí según en la medida en que yo aparentemente quería salir de mi intención egoísta para recibir y adquirir una intención altruista a fin de otorgar.

Es cierto que yo no puedo ni quiero otorgar, pero mis acciones están dirigidas correctamente, y eso es suficiente. Una acción correcta junto con la intención equivocada, evocan la Luz que corrige la intención.

Esto se debe a que he sido hecho de un deseo y una intención (un pensamiento). No puedo controlar mi intención, dado que siempre quiero para mí. A veces parece que quiero realmente el bien de los demás, pero luego resulta que todo es un juego que ha sido arreglado y que me miento simplemente a mí mismo puesto que no me entiendo. Mis intenciones son malvadas, equívocas o malas (por error o incluso intencionadamente). Este es el resultado de la ruptura de las vasijas y no hay nada que podamos hacer al respecto.

Pero puedo realizar acciones en el grupo, en la difusión y en la diseminación de la educación integral. Si se organizan estas acciones correctamente para que poder cumplir con ellas, yo tengo que pedirle al grupo que el poder para llegar a las lecciones y al profesor a fin de adquirir gradualmente sabiduría y volverme hacia el público con el fin de transmitirles mi mensaje a ellos de tal manera que acepten mi opinión. Yo organizo mis acciones como si otorgara tanto como fuera posible. Esto es suficiente para evocar la Luz Circundante, que en respuesta comienza a cambiar mi intención.

Esto se debe a que mis acciones son correctas y sólo mi intención está corrupta. Ahora ésta también es agregada a mis acciones por parte de la Luz Circundante que opera. Así, “los corazones son atraídos tras las acciones”, hasta que la intención se corresponde con la acción.

Nosotros somos diferentes de todos los demás sólo por nuestra intención por medio de la cual nos acercamos a la Luz que Reforma. Si no lo hacemos, no tendremos éxito y las cosas aún empeorarán. Pasaremos a través de una nueva ronda que con el tiempo también nos llevan al bien, pero por el camino del sufrimiento.

Realizar buenas acciones no es un problema. Yo puedo dar regalos sólo porque detrás de mí hay un ángel que está parado con un palo, y si me detengo por un momento, yo recibo inmediatamente un golpe. Resulta que la acción en sí está bien, pero la intención a veces está oculta, incluso de mí. Así que lo único que necesito es evocar la Luz Circundante por medio de mis esfuerzos. Yo trato de añadir la correcta intención en relación a los amigos, al maestro, al estudio, y al público, puesto que este esfuerzo es el que evocan la Luz que Reforma.

La materia del deseo no cambia, las acciones no cambian, lo único que cambia es la intención. Toda la creación está destinada sólo a establecer la correcta intención y a conectarla gradualmente a nuestras acciones.

Las acciones tienen que corresponderse con la intención. En primer lugar yo no quiero recibir nada, dado que no tengo la intención correcta, y luego ya puedo recibir algo gracias al Masaj (pantalla) y la Luz Retornante. Ya puedo otorgar en retorno, entonces opero los deseos, mis vasijas de recepción.

Esto significa que nuestro trabajo puede ser para evitar recibir o en recepción a fin de demostrar que entendemos qué es el amor del Creador hacia nosotros y que queremos agradecerle a Él por eso y pagarle con la misma actitud. Lo más importante es que la intención determina la calidad de la acción.
(116365)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/26/13, El Zóhar

Material Relacionado:
Intención y acción
Otorgamiento sin recompensa
Cuando todas las dudas se disipen

Conexión con Dios: ¡No cuelgues!

thumbs_laitman_921Pregunta: En mí se despiertan todo tipo de pensamientos y deseos y yo me encuentro en todo tipo de estados en la vida. Si sé que todos vienen del Creador, ¿cómo debo reaccionar ante ellos? ¿Cómo puedo reforzar el vínculo con el Creador a través de ellos?

Respuesta: Primero, si estoy separado del Creador, debo lamentar esto. Después de todo, en nuestro mundo no puede haber nada peor que la separación de la conexión con Él.

Por lo tanto, necesito permanecer yo mismo “en la línea”, y no olvidar que es el Creador quien construye toda la realidad para mí. Él despliega en mi imaginación esta “imagen de la existencia” que atraen los cinco sentidos: Estoy yo, el mundo en el que existo, y hay cierto tipo de fuerza externa que causa esta sensación para mí. Entonces no quiero desviar mi vista de esta “imagen” con los tres componentes: el mundo, el Creador y yo. Según el grado en que yo relacione la sensación de mí mismo y la del mundo que hay dentro de mí con el Creador, en ese grado me encuentro en una conexión con Él.

Mientras tanto este vínculo no es evidente, no es claro, pero ya lo siento internamente. Para reforzarlo, necesito un grupo, estudio, y un maestro, la parte única de la realidad que puedo usar. Todo el resto de la realidad es opuesta al Creador y lo oculta de mí. Sólo me confunde, aunque sea por mi propio bien. En contraste con esto, el maestro, el grupo, y el estudio me ayudan en el camino si me relaciono con ellos correctamente, sin tomarlos a la ligera, sino valorándolos y respetándolos. Cuando yo quiero acercarme a ellos, ellos se acercan a mí, están listos para influirme más fuertemente. Por lo tanto, yo también trato de ir junto con el poder superior en cada momento de mi vida.

Y la imagen de la realidad es el divisor entre nosotros hasta que descubrimos su actividad en todo lo que sucede entre el poder superior y yo. Entonces el mundo entero se transforma en un puente que nos enlaza entre nosotros.

Cuando observo todo lo que me sucede, en pensamientos y deseos, y lo que sucede en el mundo exterior, yo quiero ver el pensamiento de la creación detrás de todo esto: ¿Por qué el Creador actúa así? Según como lo entiendo, Él actúa por mi propio bien y me ayuda a construir la conexión correcta. Y yo estoy emocionado todo el tiempo y de la mañana a la noche paso por un incesante número de ejercicios.

En otras palabras, debo mantenerme en dirección hacia la unidad de Israel, la Torá, y el Creador. “Israel”, soy yo tratando de descubrir al Creador, y específicamente al descubrir al Creador, veo mi meta, la “Torá”, es todo mi mundo que debo conectar en un Kli, un deseo. Gradualmente descubro mi parte y mi Kli hacia el cual me relaciono ya sin odio, sino con amor y empatía. Después de todo, sé que detrás de ellos está el Creador, y por lo tanto esas partes pierden su carácter negativo. Ahora las veo como veo al Creador quien las activa con el fin de cambiar mi actitud.

De esta forma, yo comienzo a amar las peores cosas en el mundo, y ellas se transforman para mí en las mejores maneras de avance. Aquí hablamos del odio, de  los eventos más horribles, las guerras, etc. De pronto se transforman en estados que me acercan al Creador, y mediante ellas, en contraste con un trasfondo de amenazas y dolor, yo siento cómo la negatividad se transforma en bien, una maravillosa sensación, en absoluto amor de parte del Creador. El mal se transforma en bien.

En el ensayo, “Ocultamiento y revelación del Creador”, Baal HaSulam  explica esta transformación. El ocultamiento añade un menos (-) a todo, entonces ante mis ojos todo es dañino, todas las personas son malvadas, el salario no es suficiente, y la familia soporta enfermedades, etc. Y de pronto veo una imagen opuesta: Todos están sanos, el salario es suficiente, no hay enemigos, no hay personas malas y desagradables, etc.

Todo depende del hecho de descubrir la supervisión superior. No es necesario corregir nada externamente; sólo hay una tarea: descubrir la guía del Creador.

Esto cambia nuestra relación hacia la corrección desde la raíz. Queda claro que sólo el trabajo entre nosotros, con cuya ayuda somos reforzados a fin de descubrir la supervisión superior, puede cambiar el mundo. Y por lo tanto, si avanzamos en un grupo grande que haga una diseminación amplia y masiva al grado de que el Creador revele su potencial, con esto transformamos todas las partes de la realidad en partes activas dirigidas hacia el descubrimiento del Creador.

Después de todo, con mi deseo yo siento al mundo y a mí mismo como si se tratara de dos partes: un Kli interno y un Kli externo. Es decir que simplemente me conecto conmigo mismo, me atribuyo a mí más y más partes, en particular aquellas que no están relacionadas con la naturaleza humana en la cual existe libre elección, y después de eso, de acuerdo al grado de corrección, también las partes de la naturaleza del inanimado, vegetativo, y animado.

Esto sucede así. Primero atraemos hacia nosotros los componentes del inanimado, vegetativo, y animado que relacionados con la naturaleza humana, y después sus contrapartes que se presentan ante nosotros como lo animado, vegetativo, e inanimado de este mundo que también están combinadas con nosotros. Así toda la realidad se transforma para ser un único Kli corregido.

Lo que se deriva de todo eso es que nosotros carecemos sólo de una cosa, de la máxima conexión, de manera que con la ayuda del maestro, el grupo, y el estudio, será posible hacer de todos nosotros una parte lo más activa posible, dirigida todo el día a descubrir la unidad de Israel, la Torá, y el Creador.

En adición a esto, el Creador nos señala que corrijamos al mundo entero externo: nuestras partes externas, los deseos, los Kelim externos. Y nosotros estamos obligados a combinarlos también, a descubrir en ellos la guía del Creador que es bueno y hace el bien, aparte de quien no existe nadie más.

Por lo tanto, la persona debe buscar al Creador en cada momento cuando sostiene el extremo de la cuerda, el pensamiento, o el deseo que es un recordatorio de la guía superior que es necesario que él descubra. 

(114131 – De la lección diaria de Cabalá del 8/07/13, Escritos de Baal HaSulam)

Material Relacionado: 

Comprando un lugar junto al creador
Vistiendo las palabras con emoción
“Busquen al Creador donde Él está”