entradas en 'percepcion de la realidad. leccion diaria de cabala' categoría

Causa y efecto cambian de lugar

thumbs_laitman_276_03Pregunta: ¿Cómo podemos representar correctamente la necesidad de la presencia del Creador en el vacío que se formó entre nosotros?

Respuesta: Es esencial que Él controle ese vacío. Sigan explorando el espacio vacío y entren en él más profundamente. Si el Creador no controla este vacío, nosotros indudablemente huiremos de cualquier conexión con los amigos, de cualquier forma de otorgamiento.

Esta es toda la diferencia entre las diez Sefirot del nivel más bajo y las del nivel superior. Lo que solía ser la causa en el nivel más bajo, comienza a ser el medio en el nivel superior. En el estado anterior nosotros sentimos conexión y unidad con los amigos pero ahora nosotros no sentimos eso, y por lo tanto necesitamos que el Creador nos conecte. En el próximo nivel superior, sucederá lo contrario: Aquí yo necesito al Creador para permanecer conectado de tal manera que Él mantenga para mí el estado de la convención y más tarde toda la convención y todo el estado vacío que se creó sólo estará designado para revelar al Creador.

Esta es una diferencia cualitativa entre los niveles, cuando Maljut del superior comienza a ser Keter del inferior. Este es un cambio de la causa y del efecto, lo que significa que es la razón por la cual yo hago los cambios. Es como un niño que usa a sus padres cuando es joven y cuando crece, él se usa a sí mismo con el propósito de ayudarlos. Otro ejemplo es el invitado y el anfitrión, en el que el anfitrión trata de hacer todo por mí y me sirve diferentes refrescos, y si yo, el invitado, me elevo a un nivel superior, le devuelvo al anfitrión toda su amabilidad. La causa y el efecto cambian de lugar.

Es por esto que nos sentimos vacíos ahora después del placentero estado que sentimos durante la convención. Allí, sentimos la conexión con los amigos y fue lindo y agradable. Ahora esta sensación se fue y nosotros queremos volver a la misma sensación. Pero qué puede ayudarnos aquí cuando no podemos traerlo de vuelta y esta sensación se enfría y desaparece. Sólo el Creador puede preservarla, ¿pero dónde está Él? Nosotros debemos sentir su presencia.

Entonces comenzamos a entender que no se trata de traer al Creador hacia nuestro estado de tal manera que Él pueda corregirlo, sino más bien de usar este estado de revelación del Creador para darle contento a Él. Nosotros no lo esperamos que Él nos traiga contento, más bien usamos este vacío con el fin de pedir que el Creador se revele a Sí mismo de modo que nosotros podamos darle contento a Él. 

(112711 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 7/19/13)

 Material Relacionado: 

Palabras de despedida tras la convención

Exponiendo sus corazones

Despertando el amanecer

 

Cuando se enciende la luz en la sala del cine

roots_thumb[1]Para ver la verdadera realidad, no podemos imaginar otra cosa más que nuestro propio deseo. Desde nuestro nacimiento fuimos condicionados a ver una película que muestra todo como si estuviera fuera de nosotros. Pero todo existe dentro de nuestros deseos. Tenemos que pelear una guerra interna con nosotros mismos para convencernos de que todo sucede dentro del deseo. Sin embargo, esto no anula la realidad porque el deseo es la realidad.

Normalmente pensamos que el deseo es cuando sencillamente queremos algo. Pero el deseo lo es todo. La pared que se levanta en mi camino es también un deseo. Cuando tropiezo con ella, lo hacemos contra un deseo. Todo lo que sucede alrededor mío son los deseos o fuerzas, que se manifiestan de cierta forma en mi pantalla. Cuando miramos una foto en la pantalla de la computadora, no pensamos que se trata de objetos reales. Sabemos que la imagen la crea una fuerza eléctrica. Sin embargo, cuando miramos el mundo, no nos damos cuenta de esto porque no vemos la pantalla en la que se proyecta este mundo.

Pero, en la realidad todo lo que sucede es todavía más sencillo. Lo que vemos en una pantalla de computadora, parece estar ocurriendo fuera de nosotros, en la pantalla, y desde allí la imagen entra en nuestro ojo, es procesada, compara con lo almacenado en nuestra memoria y reconocido con la ayuda de los procesos electro químicos de nuestro cerebro. Sin embargo, cuando vemos el mundo, lo vemos dentro de nosotros mismos, en nuestro cerebro. Allí es donde vemos una proyección de este mundo, que aparece como si estuviera fuera de nosotros. En realidad, también está proyectada en una pantalla, en donde las fuerzas eléctricas están creando una imagen. Entretanto, pensamos que esta imagen se localiza fuera de nosotros.

Si nos acercamos a esta percepción auténtica con la ayuda de El Zóhar, entonces veremos un mundo de fuerzas y cualidades frente a nosotros. Estas fuerzas y cualidades son operadas por una Fuerza General, el Creador. Al alcanzar esta visión y comprensión, revelaremos al Creador, que es nuestro deseo más grande. Esta revelación ocurre dentro de nuestro deseo, dependiendo de su equivalencia de forma con el Creador. Todo el Zóhar está dirigido solamente a revelar la percepción correcta de la realidad.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 21 de diciembre 2009)

Material Relacionado:

El mundo es la percepción dentro de nuestros deseos

A través de el zóhar avanzamos hacia la línea del infinito

Descubrir al ser humano dentro de ti