entradas en 'Percepción de la realidad' categoría

Elevando los mundos tras de sí

laitman_2009-07_0231El Zóhar, capítulo Bo, p. 218: Pero luego que Él hubo creado esa forma del carro (Merkava) del Adam Elion (superior), descendió y se vistió allí, y dentro de él es llamado bajo la forma de cuatro letras HaVaYaH.

El Creador creó los mundos. Dentro del color blanco Él creó un marco rígido y real, estableció los peldaños, los Partzufim y los Sefirot , para que podamos aferrarnos y ascender por estos grados y, poco a poco, alcanzar la sencilla Luz blanca.

Cuando ascendemos por estos peldaños, desde nuestro mundo hasta el mundo de Assiya y después el mundo de Yetzira, Beria, Atzilut, Adam Kadmon y el Mundo del Infinito, vemos que todos estos mundos se enrollan como una alfombra detrás de nosotros. Subimos junto con estos mundos y todos ellos desaparecen. Por eso, en hebreo la palabra “el mundo” (Olam) procede de las palabras Elem, Alama (la ocultación) y Neelam (que desaparece) porque, al final, desaparecen, no existen.

Porque estos mundos se formaron gracias a que el Creador creó, dentro de la luz blanca, una red negra dentro de la cual poder encontrar estos grados, nuestros estados, para orientarnos con facilidad.

Pero cuando terminamos nuestra corrección y ascendemos al Mundo del Infinito, toda esta red, este esquema, desaparece y queda absorbido por la luz.

(Extracto de la séptima lección de la Convención El Zohar 2010, correspondiente al 24 de febrero 2010.)

Material relacionado:

Todos los mundos espirituales se encuentran dentro de usted
Un infinito que se expande infinitamente

La “matriz” espiritual

laitman_2009-11-29_9923_wPregunta: ¿Por qué siempre ha existido una actitud respetuosa hacia el Zohar y éste ha unido alrededor suyo la gente?

Respuesta: Nos encontramos en una realidad infinita, unidos unos con los otros. El libro del Zohar no es simplemente un libro que cualquiera puede escoger de la estantería y empezar a leer.

El Zohar es un instrumento que permite influir al sistema espiritual. Como si pulsáramos unos botones, y el sistema reaccionara.

Lo activamos, incluso sin entender que hacemos, recibiendo el acceso a alguna región hipersensible con unos sensores internos.

Porque este no es un libro, sino un sistema entero. Cuando lo leemos y de algún modo conectamos con él, nos activamos respecto al sistema y el sistema respecto a nosotros.

Esto no significa poner en marcha algún programa del computador, sino que entrar dentro de él, como en alguna “matriz” espiritual. Al tiempo que conectas con el libro, entras dentro de ella. Tenemos que comprender esto y ser conscientes de la gran oportunidad y especial responsabilidad que significa.

Esperemos poder activar este sistema y, hasta cuanto dependa de nosotros, unas almas pequeñas, ponerlo en marcha para que nos influya y descubra la unidad.

Esta unidad existe ya ahora, pero queremos que el Zohar la descubra, que quite la primera capa exterior de nuestro egoísmo y descubra nuestra unidad en el grado más pequeño: el primer escalón espiritual.

Esto será ya el descubrimiento. Entonces, ¡vamos a estudiar este libro y esperar que esto suceda!

(Extracto de la clase final antes del Congreso “Zohar 2010″, correspondiente al 18 de febrero 2010)

Material Relacionado:

Entramos a la espiritualidad como a través del cuello de la botella

Cuidado alejate de los cocodrilos hambrientos

Cambiar de vía: hacía la contemplación externa

img_5658_100Pregunta: ¿Realizando nuestros deseos al nivel de las impresiones, estamos obligando a la materia a ser más benevolente?

Respuesta: Todos nosotros estamos creados del material que se denomina “el deseo de deleitarse”.

Bajo la influencia de la luz, este deseo ha alcanzado su peor estado: goza sólo para recibir y sólo se tiene en cuenta a sí mismo, es egocéntrico y sólo siente lo que ocurre dentro de sí mismo. Este “cortocircuito” crea en él la imagen de este mundo.

Al corregir nuestro deseo, sentiremos la realidad que esta fuera de él. Lo que siento fuera de mi deseo, en otros deseos, se denomina lo superior, el mundo espiritual. Allí vivimos una vida eterna.

Toda la corrección consiste en que sintamos nuestra existencia no adentro, sino que afuera. Y la dificultad es sólo psicológica.

Porque por fin deseamos gozar, procurando hacer algo bueno. Y realmente logramos el bien infinito, pero sólo con la condición de que salgamos de nosotros mismos.

Al salir fuera, empiezo a relacionarme con el material de la creación –con el deseo de deleitarme– como a mí mismo, porque todo este deseo es mío. Entonces él se hace benevolente.

(Extracto de la lección sobre el artículo del libro Shamati correspondiente al 01 de enero 2010)

Material Relacionado:

Convertir un negativo en un positivo

En cada grano se oculta la infinitad

laitman_42[1]El Zohar, Capítulo  Behaalotja, Punto 13: … Cuan agradables son las palabras de la Torá pues en todas y cada una de las palabras existen secretos sublimes y toda la Torá es llamada “superior”.

Aprendemos que las trece cualidades en la Torá, es decir, todo lo que formaba parte y luego dejó de formar parte, no se detuvo como para referirse a sí misma. Más bien, para enseñar sobre el todo.

En nuestro mundo, podemos dividir un todo en sus partes e investigar cada una de ellas utilizando el análisis y la síntesis.  Pero en lo espiritual, cada parte contiene en sí todo el universo, como en un cuadro holográfico. Sólo con respecto a un individuo representa una parte.

Por eso, siempre debemos tender a lo esencial, lo común y, cuando estemos ante una parte pequeña, entender que ella contiene todo.  La concepción espiritual siempre habla sobre lo común: sobre el lugar del atributo investigado en el sistema global. Sin los estudios de lo común, es imposible estudiar lo particular.

Baal HaSulam escribe en el artículo La última generación  que primero debemos fundar un estado de Cabalá virtual y, después, uno físico que contenga en sí todas las partes de la futura organización completa y común del mundo: un uno único y pequeño. Por eso, también nuestra página Web en Internet debe estar organizada como el estado de Cabalá, donde estará todo lo necesario para la comunicación entre la generación de la época de la corrección.

Ésta será una pequeña parte de la nueva realidad, pero estará completa, no se olvidará ningún  detalle.  Porque sólo con respecto a nosotros, esto representa una parte de la realidad. Esto será así mientras no estemos corregidos.

Pero, a medida que nos corrijamos, esta parte absorberá en sí todo el mundo y toda la realidad, y todo el universo entrará en ella. No deberemos añadir nada. Porque en el mundo espiritual, en cada parte está incluido lo común. Es sólo a nuestra vista no corregida le parece como una parte, debido a nuestra incapacitad de percibir  todo como un entero.

Siempre debemos tener presente que lo que vemos delante de nosotros es la infinidad.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 17 de febrero 2010).  

Material Relacionado:

El círculo simboliza la perfección espiritual

El mundo espiritual es un sistema integral avanzado

La contemplación interna

laitman_2009-06_3382_wToda esta construcción exterior que vemos en la pantalla del “computador” está creada sólo para mí, porque distingo sólo lo externo.

En realidad, todos los fenómenos suceden en el disco duro. De allí, a la pantalla se proyecta alguna forma que se puede entender y, entonces, mando una orden al disco duro según la forma comprendida. La forma externa reflejada en la pantalla es nuestro mundo. El Zóhar quiere llevarnos al interior del sistema, al Creador que es el disco duro. Es allí donde se desarrollan todos estos sucesos y actúan todas las fuerzas.

No cambiaré nada actuando sobre la pantalla, como si intentara borrar algunos detalles de la imagen o dibujar algo más. La pantalla es necesaria únicamente para que vaya desde ella a lo que sucede dentro. Por eso, lo importante tras todas estas imágenes, es intentar entrar adentro. Allí descubriremos las formas del mundo espiritual. En este “disco duro” encontraremos las fuerzas, la información, los reshimot, y podremos trabajar con todos los parámetros, cambiando todo para recibir el llenado. Pero sólo con la condición de que profundicemos.

Por eso, no es importante qué imágenes nos dibuja el Zohar. Lo importante es que queramos descubrir la imagen interior donde sucede todo, donde actúan los deseos. Aparte del deseo y la luz no existe nada más en el Universo.

(Extracto de la lección sobre la Introducción al Libro del Zóhar, correspondiente al 12 de febrero 2010)

¡Busca esto en ti!

img_8378Tenemos que intentar descubrir en nuestro interior todo lo que está escrito en El Libro del Zóhar. El hombre está sentado frente al libro y no comprende ni una palabra de lo que está escrito. Cada palabra en el libro señala el deseo espiritual, su tipo, su cualidad: otorgante o receptivo, grande o pequeño, sus distintas formas. ¡Búsquenlo en ustedes!

Por eso me uno a los demás y deseo fusionarme con ellos en un solo deseo. Con este deseo común, me dirijo a mi interior y me concentro en la búsqueda: ¿Dónde está escondido todo esto en mí?

¡Toda la realidad se encuentra dentro de nosotros, fuera no hay nada! Todas estas imágenes se forman dentro, fuera no existe ninguna vida real, sólo me lo parece. ¡Veo algún cuadro imaginario, pero el Zohar no me habla de él! Me habla de las fuerzas que lo dibujan, a semejanza con la pantalla del computador en la que veo múltiples dibujos y formas, pero que en realidad son fuerzas eléctricas.

Tenemos que pasar de la forma externa, de la demostración de las fuerzas, a la percepción interior y entender qué pasa dentro del computador. Es importante saberlo para poder realizar diversos cálculos y acciones.

¡Realmente no necesitamos la pantalla! Si pudiéramos trabajar directamente con el disco duro del computador, sin traducirlo todo en una imagen externa, no necesitaríamos la pantalla.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 12 de febrero 2010)

Convertirse en conductor de la luz

laitman_2009-07_0229La calidad es mucho más importante que la cantidad. En el mundo existe una cantidad sin fin de plantas, pero una flor es equivalente a toda la materia inanimada en todo el Universo.  Un animal es equivalente a todas las plantas del mundo. Un ser humano es equivalente a toda la naturaleza. De este modo, se manifiesta la diferencia entre los niveles, los cuales divide un abismo.

Al reunir todas las piedras del Universo, es imposible cultivar de ellas ni siquiera una flor. Porque en la flor hay vida y desarrollo, pero estas cualidades están ausentes en la materia inanimada.  Y el desarrollo del ser humano es totalmente único e incomprensible para una mirada sencilla. Podría pensarse que cada ser humano posee una fuerza pequeña, pero ésta es de una calidad superior.

Por eso, un evento como un congreso, es decir, estar unidos en él, da una fuerza extraordinaria. ¿Cuánto valen todas las estrellas en el Universo al lado del pensamiento humano?

Hoy día, los científicos han descubierto que nuestros pensamientos influyen sobre los procesos físicos, sobre el comportamiento de las partículas elementales. En realidad, nuestros pensamientos manejan todas las estrellas, toda la naturaleza vegetal y animal.  Todo esto es consecuencia de la actitud humana, de los pensamientos y deseos del ser humano.

Por eso, está escrito que todas las partes de la naturaleza se incorporan en el hombre y no tenemos que corregir nada en la naturaleza, aparte de nuestros pensamientos. Con esto corregiremos todo el mundo.  La luz llega a este mundo a través del sistema que se denomina  el “Hombre”, porque este sistema es  superior y la luz se extiende desde arriba hacia abajo.

¡En medida que este sistema esté unido o dividido –es decir corregido o estropeado, la luz pasará, más o menos intensamente, al resto de los niveles: inanimado, vegetativo y animado y determinará cómo vemos este mundo!

Por eso, está escrito que toda la naturaleza está incluida en el hombre y asciende y desciende junto con él.  Si yo asciendo –logro la conexión más grande con otros, corrigiendo el alma común, entonces, a través de mí pasa la luz más fuerte a toda la naturaleza y ella también se une en la armonía más grande.

¡Soy el centro de toda esta naturaleza y me rodea lo inanimado, lo vegetativo y lo animal y yo determino su corrección! Cuando termine mi corrección, todos ellos desaparecerán y se unirán a mí, porque todos éstos son mis partes, mi reflejo.

(Extracto de la lección sobre La introducción al libro del Zohar, correspondiente al 10 de febrero 2010).

Lo oculto se descubrirá, y lo obvio se ocultará

laitman_9156_1_wpEl Zóhar, Capítulo Ki Tissa, Punto 81: “… algo que necesita exponerse, para revelarse después, necesita de un lugar para ocultarse y cubrirse primero. Primero, debe esconderse del ojo y después el artesano deja que su artesanía sea expuesta. De ahí que lo que necesita cubrirse necesita ser revelado primero.

Esto es así, porque “Dios lo ha hecho uno opuesto al otro”. Todo lo que existe en los grados de santidad tiene su opuesto en Sitra Ajra.

Todo se descubre a través de su opuesto/contrario. La ventaja de la Luz se revela en la oscuridad. El Creador no puede revelarse a la creación si antes la creación no lo descubre en Su forma opuesta, y en todas estas formas invertidas se aprende cuál es la forma directa.

¡Nosotros sólo podemos percibir la oscuridad; leemos las letras negras sobre fondo blanco, o sea, percibimos lo que falta! No descubrimos al Creador, sino que Su ausencia. No somos capaces de descubrir Sus cualidades. Todo nuestro trabajo consiste en descubrirle desde Su lado opuesto, como se le ha dicho a Moisés: “Me verás de espaldas, pero no verás Mi Rostro”.

Por eso, aquel que verdaderamente quiera descubrirle, tiene que ir por el camino de la fe por encima de la razón y, ante todo, recibir la fuerza del otorgamiento, Bina. ¡Pero él es incapaz de descubrir esta fuerza del otorgamiento, porque no la siente! Sólo puede descubrirla con la condición de que sienta en él -dentro de su oscuridad y de su deseo egoísta– una carencia, es decir, la necesidad del otorgamiento.

Tenemos que descubrirle desde Su opuesto, porque llegamos del lado de la oscuridad, del lado del egoísmo y vemos el mundo invertido. Cuando descubramos lo espiritual diremos: “He visto el mundo invertido”… Ni siquiera nos damos cuenta de hasta qué punto lo espiritual es contrario a nosotros.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 09 de febrero 2010).

Háganme un patrón para la Luz

25_100_wp[1]Leemos las palabras del Zohar y por el momento no entendemos nada. Yo sólo doy unas pequeñas explicaciones, para dirigir al estudiante dónde él puede buscar estas cualidades dentro de sí mismo y cómo puede imaginarlos: Aarón y sus hijos, la fuerza impura, Moshe, el becerro de oro…  Debemos desear reconocerles dentro de nosotros mismos.

El deseo de cada uno, que se añade al deseo común de los demás, representa ahora a nuestra “garantía mutua”. La garantía mutua es la  fuerza de la unidad que consiste de muchas capas. En cada grado, al que nos dirigimos, existe esta fuerza de unión que se llama “garantía mutua”.  Ella funciona como un cuerpo común que enfoca todas sus fuerzas al lugar del dolor.

Existe una única fuerza defensiva del organismo, cuando todas sus células se unen y luchan contra algo ajeno o juntos logran la meta deseada. Sobre cada nivel y para cada tipo de trabajo interno, el hombre debe recibir otra forma de garantía mutua que existe dentro de esta fuerza de unidad. Debe sentir que todos desean lo mismo, que todos no entienden, que cada uno piensa de forma distinta.

Todo esto ayuda, y, entonces, dentro de nosotros surgen las sensaciones. Porque cada uno quiere descifrar el texto conforme a su manera, conforme a la raíz de su alma. Se dirige  a sí mismo de una manera específica,  y junto con esta forma especial se incorpora al deseo común para  lograr la meta espiritual. De esto sale una fuerza de multicolores, muy abundante y completa. Todos los deseos particulares, los defectos propios y las búsquedas se unen a esta fuerza común.

Y cuando más tarde empieza a influir la Luz Circundante sobre cada uno de nosotros, ella pasa a través de estos defectos personales, de estas demandas y equivocaciones, a través de este patrón, y dibuja para cada uno las cualidades, sobre las cuales habla el Zohar.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 09 de febrero 2010)

La vida bajo narcosis

41_100_wp[1]Pregunta: Si El Zohar dice que todo pasa sólo dentro de la persona ¿Entonces por qué sentimos los sufrimientos en el mundo material, en el mundo físico?

Respuesta: ¿Pero qué es el mundo material? Divido así: dentro de mí, que es la percepción interior, y lo exterior, el mundo. Actualmente, me parece que en algún sitio fuera de mí hubo un terremoto en Haití o cae un avión u ocurre un incendio. Simplemente se trata de mi falta de la percepción verdadera de la realidad, porque todo esto pasa en mí y no lo siento.

Es como si algo pasara con mi pie y no lo siento, como si a me hubiesen puesto anestesia.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zohar, correspondiente al 8 de febrero 2010).