entradas en 'Publicaciones nuevas' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 12/nov/17

Mientras #Israel no cumpla su función de ser un ejemplo de unidad para las naciones del mundo, la #ONU, como su representante, seguirá condenando cada vez más

El punto de #transición de la ocultación a la revelación: el mundo parece confuso, ilógico, carente de propósito y objetivo, y así se manifiesta la necesidad del Creador.

La concepción del alma (Klitat Zera) ocurre en el AJaP del superior, en la decena, a condición de una “disolución” total en él, es decir, anulando el #ego de uno.

La revelación del Creador se manifiesta sobre la base de la ocultación que la precedió. El alcance de la ocultación está determinado por la opinión de los diez. Esto puede acelerar el proceso. #cabalá #grupo

La ignorancia de las leyes de la naturaleza hace que la sociedad establezca leyes y juzgue a las personas por ellas, de generación en generación. ¡Qué absurdo! #sociedad #cabalá

Entre la naturaleza de este mundo ” recibir” y la fuerza dada desde arriba ” otorgar”, la #libertad de elección aparece en el punto donde se equilibran mutuamente.

Imagínese: la decena es el AJaP del superior, el Creador, en el cual su #alma, el punto de su ego anulado (pensamientos y deseos), nace.

¿Quieres acelerar la revelación del Creador en ti? Controla tu #percepción del mundo. Si el Creador está oculto, ¡considera ese momento como el mayor castigo!

La Cabalá comienza con una pregunta: “¿Para qué vivo?” A juzgar por lo que está sucediendo en el mundo, todo el desarrollo de la humanidad nos está llevando a esta pregunta hoy.

¡La armonía no exige la capitulación de ningún lado! La naturaleza se basa en el equilibrio de los opuestos. Sin #competencia, ¡sino complementación!

La unidad es lo único que la sociedad necesita. El método de domesticar al creciente #ego y lograr la unidad se llama Cabalá. Es todo lo que necesitamos.

Ser noble es traer #Luz al mundo. Te permitirá actuar “de ti mismo” en lugar de “por ti mismo”. Inténtalo y observa cómo el ego te ha estafado.

Aquel que avanza espiritualmente se aferra a GE, la pierna derecha, la cualidad del otorgamiento. Pero para seguir moviéndose también debe usar AJaP, la pierna izquierda, ego. #espiritualidad

Las piernas se mueven. Raglaim (piernas) proviene de la palabra Meraglim (trazadores), lo que significa # oponentes. Pero es precisamente gracias a su ayuda inversa que nos elevamos para alcanzar el mundo superior.

¿Quieres acelerar la revelación del Creador en ti? Concéntrate en imaginar su presencia en el mundo: “No hay nada más aparte de Aquel que hace el bien”.

De Twitter, 12/nov/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 9/nov/17
Mis pensamientos en Twitter, 26/sep/17
Mis pensamientos en Twitter, 12/sep/17

24 Hours: “El significado de la vida”

En San Francisco, el periódico ruso 24 Hours publicó mi artículo ¨El significado de la vida”:

[214900]

The Times of Israel : “¿Quién más desea tener un nuevo motivo para celebrar Simjat Torá?”

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo “¿Quién más desea tener un nuevo motivo para celebrar Simjat Torá?”

Simchat Torá marca la conclusión del ciclo de fiestas de Tishrei con una celebración de júbilo en la Torá.  

¿Cual es el significado más profundo de la celebración y júbilo que esta festividad representa? ¿por qué hay tal ambiente de júbilo? ¿cuál es la raíz de este júbilo?

Para entender el significado más profundo de Simjat Torá, debemos  entender primero cuál es el significado más profundo de la misma Torá.

¿Qué es la Torá?

La Torá es la “Luz que reforma” [Midrash Rabah, Eija, “Introducción, párrafo 2]. El término  “Luz” no se refiere a la noción física de la luz, como la luz del sol o de una vela ni significa la luz emocional a la que nos referimos cuando resolvemos alguna situación, por ejemplo, cuando decimos que vemos “la luz al final del túnel”.

Al contrario, “Luz de la Torá” se refiere a la energía creativa que da vida, la que surge en cada detalle de la naturaleza. Luz es una energía que da vida, la Luz que crea, sostiene y desarrolla: la Luz que sostiene la forma de todos los objetos y vitaliza el crecimiento, movimiento y desarrollo de los organismos vivos.

Luz es el deseo de dar y su creación, —incluídos nosotros, todo lo que existe en el planeta en que vivimos y en todo el universo— es el deseo de recibir.

La alegría que sentimos durante Simjat Torá simboliza nuestro descubrimiento de esta Luz, es decir, el alcance de esta cualidad de otorgamiento por encima de nuestro deseo innato de recibir. Un alcance de la sensación de una realidad mucho más extensa que la que sentimos cuando solo recibimos.

¿Qué “reforma” la Torá?

Ya que hemos establecido que la Torá es la Luz, ¿qué significa que esta Luz “reforma”? ¿qué reforma y cómo reforma?

A pesar de que somos el deseo de recibir, completamente opuesto a la cualidad otorgante de la Luz, no sentimos toda la intensidad de esta oposición, de su “mal” (“la inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud” [Génesis, 8:21]).

Lo que sí sentimos es que nos desarrollamos lentamente durante mucho tiempo y que mientras más nos desarrollamos, más problemas y dolores surgen. El propósito de las crisis en todos los campos de la vida que vivimos hoy, es hacer que busquemos entender por qué ocurren y cómo pueden ser resueltas. Es más, la situación global interdependiente nos muestra que mientras más nos desarrollamos, sin resolver los muchos asuntos que nos presionan, estamos destinados a tropezar con brechas más y más grandes.

Estas crecientes crisis tienen el objetivo de ayudarnos a descubrir nuestra naturaleza —el deseo de recibir placer sólo para nuestro beneficio— como la causa de nuestros problemas y que necesitamos aprender cómo redireccionar nuestros deseos para solucionar estos problemas desde su raíz. Como está escrito, “He creado la inclinación al mal” y “he creado para ella la Torá como condimento” [Babylonian Talmud, Masejet Kidushin, 30b] porque “la Luz en ella reforma” [Midrash Rabah, Eija, “Introducción,” Párrafo 2.]. En otras palabras, nuestros deseos egoístas fueron creados con un mecanismo para redireccionarlos hacia una forma de otorgamiento (“la Torá”) y al hacerlo, corregir (“reformar”), sumando satisfacción y placer adicionales a nuestra vida  (“condimento”).

Cómo redireccionar nuestros deseos y sentir una realidad completamente nueva

Al acceder a la Luz de la Torá, adquirimos la habilidad de relacionarnos con otros y con la naturaleza en su totalidad por medio de su cualidad de otorgamiento. Y sentimos una realidad más avanzada y armoniosa, en equilibrio con la energía otorgante de la naturaleza. La pregunta es: ¿Cómo? ¿cómo podemos trabajar con esta Luz? ¿cómo invitarla a nuestra visa, dejar que nos afecte y permitirle causar cambios positivos?

La respuesta está en la sociedad. Cuando nos encontramos con personas que también desean mejorar su vida y ejercer una influencia positiva en el mundo, literalmente podemos “entrenarnos” con la Torá para otorgar, como lo hace la Luz. Al hacerlo, establecemos la base de una sociedad capaz de cambiar la actual dirección caótica en la que se encuentra el mundo, por una positiva y armoniosa.

La creación de tal sociedad de “otorgamiento” es enfatizada en los principios de la Torá, donde está escrito, “amarás a tu prójimo como a tí mismo”, “aquello que odias, no se lo hagas a los demás” y convertirnos en una sociedad conectada “como un hombre con un corazón”. Estos dichos no son moralejas, sino herramientas prácticas para que los que las siguen logren alcanzar la cualidad de otorgamiento y establecer las bases de una sociedad armoniosa, en equilibrio con la naturaleza.

A pesar de que estamos lejos de la verdadera Simjat Torá, en este momento, este es un buen motivo para celebrar el júbilo y la alegría de esta fiesta.

En su raíz, el ciclo de fiestas de Tishrei expres nuestro cambio de una sociedad egoísta y dividida a una conectada, altruista y en balance con la cualidad otorgante de la naturaleza. El día final de la fiesta, Simjat Torá, celebra el resultado favorable de este cambio.

A pesar de que la base de Simjat Torá está lejos de la dirección en la que va nuestra sociedad, es una oportunidad para que pensemos dónde nos encontramos como individuos y como sociedad, en relación a este estado armonioso. Podemos alegrarnos al reconocer la verdadera causa de nuestros problemas —nuestra naturaleza egoísta— y que tenemos los medios a nuestro alcance para cambiar la dirección de esta naturaleza hacia una dirección positiva. Ese ya es un paso mayor hacia la reforma de la cual habla la Torá.

Por lo tanto, tenemos un muy buen motivo para estar felices en esta Simjat Torá. Usemos esta oportunidad para considerar cómo podemos entrenarnos en la cualidad de otorgamiento, amor y conexión entre nosotros y mostrar que realmente hay una alternativa positiva a la creciente división, luchas y conflictos alrededor del mundo.

¡Felices fiestas a todos!
[215139]

El más vendido: Abriendo el Zohar

Mi libro Abriendo el Zohar es el mejor vendido en Amazon, el sitio más grande.

[215216]

Newsmax: ”El motivo de Paddock es desconocido pero el motivo de la violencia está en todas partes”

El portal más grande Newsmax publicó mi nuevo artículo “El motivo de Paddock es desconocido pero el motivo de la violencia está en todas partes

Como era de esperar, la masacre de Las Vegas revivió el debate del control de armas en Estados Unidos. Pero nadie parece considerar un debate más amplio sobre la causa de la violencia en curso en EUA.

‘Aún no tenemos claro ni el motivo ni la razón’, dice el subsecretario Kevin McMahill del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, una semana después de la masacre. Pero no solo los detectives de la policía buscan tenazmente respuestas. Todos las buscan.

La respuesta que viene a la mente es que Stephen Paddock, blanco, de 64 años, sin antecedentes penales, era una psicópata. Un loco. Una persona profundamente perturbada, cuyas acciones sin sentido, pueden nunca ser completamente entendidas.

Pero hay un problema con esa respuesta. Excluye a Paddock y todo lo relacionado con él, como si fuera extraño, lo separa de nuestros valores sociales y rechaza toda asociación de su imagen, con nuestra cultura. Y al hacerlo, nos impide vernos en ese espejo, como sociedad.

Paddock pudo haber sido un psicópata y algunos incluso sugieren que los genes criminales de su padre, jugaron un papel. Pero Paddock es también una réplica del horrible escenario que se repite, una y otra vez, en Estados Unidos. Logró dejar una dolorosa cicatriz en la memoria colectiva, como el tirador masivo más mortífero de la historia de EUA, pero, ¿nos enteramos de que la semana anterior hubieron otros seis tiroteos masivos?

Ampliar la discusión

Es espantoso descubrir que un tiroteo masivo, que se define como tiroteo a, al menos, 4 personas en un solo incidente, ocurre en EUA cada 9 días en promedio y más de 30,000 personas mueren cada año por incidentes relacionados con armas de fuego. Más que de sida, malnutrición e incendios, por nombrar algunos. Ningún otro país en el mundo desarrollado se acerca a estos números. Además, sociólogos de la Universidad de Yale han mostrado que la violencia armada es una epidemia social que se extiende en el tiempo.

Pero aún más sorprendente es el hecho de que las tasas de mortalidad general por asalto, que incluyen, entre otras, el uso de armas, revelan una imagen similar: EUA es significativa y consistentemente más violento que otros países de la OCDE, desde la década de 1960. Con esto en mente, lo que deberíamos debatir es una epidemia social de violencia, en la cual las armas son sólo la expresión más ruidosa y nociva.

Así, en lugar de limitar la discusión al motivo de Paddock y al debate sobre el control de armas, creo que en EUA se debería llevar el discurso público a formular la pregunta: ¿Qué alimenta las tasas de violencia tan altas en Estados Unidos?

Como sacado de una película

El oficial David Newton del Departamento de Policía de Las Vegas dijo a 60 Minutes en CBS que irrumpir en la habitación del hotel de Paddock y encontrar su cuerpo junto a su arsenal de armas fue como ‘una película’. Newton, sin notarlo, señaló una de las principales variables que habitualmente quedan fuera de la ecuación y que explican los niveles extremos de violencia en EUA: las innumerables imágenes de violencia que ve el pueblo estadounidense.

Con programas de televisión que muestran 812 actos violentos por hora, el estadounidense típico observará 200,000 actos de violencia, incluidos 16,000 asesinatos, antes de cumplir 18 años. Y solo en televisión. Cuando tomas un momento para considerar el impacto que esto tiene en nuestro clima social, ¿es realmente tan sorprendente que escenas violentas similares se reproduzcan en la vida real?

Estamos atrapados en un círculo vicioso que hace fácil ignorar sus consecuencias psicológicas: los productores de contenido están llevando sus escenas violentas al extremos, eso atrae al público y lo mantiene interesado. Al mismo tiempo, lo hace insensibles a lo que ve. El resultado es una sociedad cuyas actitudes y normas relativas a la violencia alcanzan un nuevo mínimo cada vez.

Gradualmente nos acostumbramos a la aparición continua de actos extremadamente violentos y, se convierten en parte ‘normal’ de la vida cotidiana.

Cada dos días, el mismo número de personas que en el tiroteo en Las Vegas, son asesinadas intencionalmente con armas de fuego, pero estos asesinatos no son noticia. Todos los días, la violencia doméstica cobra la vida de casi 3 mujeres, pero estas muertes no llegan a la conciencia del público. Se necesita un tiroteo masivo, desde el piso 32, para conmover a la sociedad.

Nutrir sistemáticamente a la humanidad común

Así que, independientemente de dónde se encuentren en control de armas, si se quiere sanar la tendencia violenta en EUA desde su raíz, es necesario lidiar con algo mucho más profundo: la cultura que la engendra.

La mañana después del tiroteo en Las Vegas, el presidente Trump dijo: ‘Hacemos un llamado a la unidad de la ciudadanía, a la unidad de la comunidad y a la comodidad de nuestra humanidad común. Nuestra unidad no puede ser destrozada por el mal. Nuestros lazos no se pueden romper con la violencia ‘.

Toda persona sensata, estará de acuerdo con esta afirmación. Pero para que su efecto dure más de un día, debemos trabajar consistentemente en nuestra unidad para que sea más poderosa que nuestro mal, que es el surgimiento potencial del ego humano. Y sólo si regularmente fortalecemos nuestros lazos y nuestra humanidad común, la violencia entre nosotros ocurrirá rara vez.

Desde hace tiempo, los científicos sociales han establecido que somos susceptibles a ejemplos, normas y valores de nuestro entorno. Debemos entenderlo y cultivar a diario, un clima social que nutra nuestra humanidad común. Si empezamos a hacerlo de forma sistemática, seguramente veremos un EUA menos violento y podríamos evitar que ocurra el próximo Paddock.
[215055]

The Russian Canadian: “¿El día del juicio está esperando a los judíos estadounidenses?”

El periódico de Toronto The Russian Canadian publicó mi artículo: “¿El día del juicio está esperando a los judíos estadounidenses?”

[214783]

The Times of Israel: “El significado de la historia de Jonás leída en Yom Kippur”

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo “El significado de la historia de Jonás leída en Yom Kippur”:

La historia del profeta Jonás que leemos de acuerdo a las costumbres en Yom Kippur captura la esencia de la festividad, que necesitamos ponernos a nosotros mismos a un lado y actuar por el beneficio de otros.

La historia de Jonás el profeta- en pocas palabras

La historia del profeta Jonás comienza con una misión que recibe de Dios: advertir al pueblo de Nínive que necesitan arrepentirse de sus actos malvados, cambiar sus relaciones de odio infundado hacia el amor de otros.

Sin embargo, Jonás no está satisfecho con esta misión. Él escapa abordando un barco y zarpando hacia altamar. Su escape provoca una tormenta. Cuando los marineros de la embarcación caen en cuenta que Jonás es la causa de la tormenta, lo arrojan por la borda. En el mar, Jonás es engullido por un gran pez. Pasa tres días y tres noches en el vientre del pez. Más adelante es expulsado a tierra, y se dirige a Nínive.

Cómo se relaciona la historia de Jonás con el pueblo judío

Justo como Jonás, nosotros -el pueblo judío- tenemos un rol inevitable. Es el mismo rol hoy como lo era en los tiempos de la antigua Babilonia, cuando Abraham nos unió como una nación en base de “ama a tu amigo como a ti mismo”: establecer nuestra unidad de tal manera que sirviera como ejemplo para la humanidad, es decir, ser una “luz para las naciones”.

“Israel es el primero y principal en recibir toda la abundancia, y a partir de ellos es dispensada a todo el mundo. Por esta razón son llamados Israel, es decir ‘Li-Rosh’ (‘Yo soy la cabeza’), es decir que están en el discernimiento de Rosh (cabeza), recibir la bendición primero, y después de ellos el resto del mundo”.

– Be’er Mayim Jaim, Parashat Teruma, Capítulo 25.

Históricamente, hemos experimentado cómo este juego interactivo entre nosotros y el resto del mundo opera: cuando estábamos unidos, tanto el mundo como nosotros prosperamos. Sin embargo, cuando nuestras relaciones se deterioran hacia el odio infundado, experimentamos golpes en la forma de muchos tipos de antisemitismo, y el mundo experimenta un declive en la forma de muchos tipos de crisis.

Mientras el reloj avanza, y nosotros escapamos continuamente de la realización de nuestro rol, gradualmente llegamos a un estado en el que restablecer nuestra conexión positiva parece imposible. Más aún, llega a causarnos repulsión el sólo mencionar que nuestro rol es ser “una luz para las naciones”.

Los judíos se vuelven unos contra otros. El auto-odio judío o el antisemitismo judío se vuelve rampante mientras las divisiones entre facciones de judíos seculares, religiosos, ultra-ortodoxos, pro-Israel y anti-Israel se vuelven marcadamente distintas. Nosotros mismos dejamos que la nube gris de odio infundado descienda sobre nosotros, y establezca la escena de una gran fuerte tormenta.

Los marineros en la historia cambian cada vez. Han tomado la forma de los nazis durante el holocausto, los rusos y los europeos del este durante los pogromos, la España católica durante la inquisición española, por nombrar algunos.

La relevancia de la historia de Jonás para los judíos y la humanidad hoy en día

En los últimos años, ha existido un agudo crecimiento en los crímenes y amenazas antisemitas, junto con un agudo crecimiento en otros problemas en el mundo, terrorismo, desastres naturales, depresión, suicidio, división social y abuso de drogas, por nombrar algunos. Mientras más crisis y problemas experimenta la humanidad, más apuntan sus dedos hacia los judíos como la fuente de sus problemas.

La historia de Jonás describe las raíces del antisemitismo.

El escape de Jonás de la misión que le fue asignada describe el escape del pueblo judío de su rol para unir por encima de las divisiones y ejemplificar esa unidad para la humanidad.

La toma de conciencia de los marineros de que Jonás era la causa de la tormenta, y el arrojar a Jonás por la borda describe el surgimiento de culpar a los judíos por todos los tipos de problemas que las personas están experimentando.

Vendrá el tiempo en que tendremos que ser arrojados por la borda, y entrar en el gran pez, es decir, pasar por un serio examen acerca de  ¿Qué significa ser judío? ¿Por qué tantas personas nos odian? Además, ¿Cómo podemos mejorar nuestra situación tanto para nosotros mismos como para el mundo?

La cuestión es sólo cuánto sufrimiento necesitaremos experimentar hasta llegar finalmente al auto-examen: ¿Es la cantidad actual de antisemitismo suficiente para impulsarnos a pasar por este auto-escrutinio? O ¿Continuaremos escapando de nuestra misión, y ese sufrimiento necesitará asumir proporciones de la escala de guerras mundiales y holocaustos, los cuales hemos visto antes, donde sólo una pequeña cantidad de nosotros quedaría para una vez más pasar por un examen y estar de acuerdo con nuestro rol?

Sólo cuando aceptemos nuestro rol -“ama a tu amigo como a ti mismo” y ser “una luz para las naciones”- nosotros y el mundo experimentaremos una nueva tendencia hacia la paz, armonía y felicidad, es decir el pez nos llevará a una costa segura, a Nínive.

“Dado que fuimos arruinados por el odio infundado, y el mundo fue arruinado con nosotros, seremos reconstruidos mediante el amor infundado, y el mundo será reconstruido con nosotros”.

– Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook, Orot Kodesh (Luces Sagradas), Vol. 3

El significado de Yom Kippur en relación con la historia de Jonás

Yom Kippur es un punto importante en nuestro desarrollo en el que nos ocupamos en una profunda introspección: ¿Cómo hemos estado pensando y actuando hasta hoy en relación a nuestro ro l- el “amar a tu amigo como a ti mismo” y ser “una luz para las naciones”?

¿Estamos haciendo lo que necesitamos hacer con el fin de unirnos por encima de nuestras diferencias? Tal vez somos muy exitosos en todo tipo de campos, como la ciencia, tecnología, medicina, alta tecnología, establecimiento de empresas, arte y cultura, y podremos estar proporcionando muchos beneficios materiales al mundo a través de esos campos pero, ¿estamos intentando superar las divisiones entre nosotros?

¿Cómo podemos realizar mejor nuestro rol como un pueblo judío, y convertirnos en el ejemplo que la humanidad necesita de nosotros?

Yom Kippur es una oportunidad para nosotros de realizar nuestro rol, ser pioneros de la unidad de la humanidad. Esta es la manera de calmar la creciente turbulencia y explosiones globales que se presentan más y más en todo el mundo, y un toldo de paz, armonía y felicidad nos cubrirá ( es decir la Sucá).

“ El pueblo de Israel debe ser la primera nación en asumir el altruismo internacional, y ser un modelo a seguir del bien y la belleza contenidos en esta forma de gobierno”.

– Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Los escritos de la última generación

Con optimismo, a pesar de nuestras diferencias, veo que sí tenemos el potencial para unirnos: siempre hemos sido atraídos hacia la igualdad, somos un pueblo que nunca ha tenido esclavos, nos sentimos atraídos hacia el conocimiento y la sabiduría más que a las ideologías divisivas, e incluso los religiosos entre nosotros conducen sus plegarias no solos, sino en decenas (el Minyan). Además, la palabra para nuestras casa de plegaria y de estudio, sinagogas, “Beit Knesset” significa casa de asamblea o conexión. La unidad está incrustada en las bases de nuestro pueblo, y espero que usemos el tiempo para el auto-examen en Yom Kippur para hacer escrutinio de cómo podemos extraer nuestra unidad de su potencial y ponerla en la práctica.

Que todo el pueblo judío sea inscrito y sellado en el Libro de la Vida para un buen año.
[214356]

7 días: “¿Está el día del juicio esperando a los judíos estadounidenses?”

El periódico Chicago´s Russian 7 Days publicó mi artículo: “¿Está el día del juicio esperando a los judíos estadounidenses?”

                             
[214446]

 

Jpost: “El secreto de un año feliz”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “El secreto de un año feliz

La historia de Jonás nos dice que cuando evadimos nuestra misión, preferimos la separación a la conexión y extendemos discordia en el mundo, siempre viene una tormenta.

Estos días santos son tiempo de alegría y también de reflexión. Este año, parece que debemos reflexionar más que en años anteriores. El antisemitismo mundial, cada año resurge más y el aumento del neo nazismo en EUA y Alemania, es una mala noticia para judíos, dondequiera que estén. Así que en el espíritu reflexivo de estos días santos, examinemos nuestra situación y encontremos la oportunidad en el desafío.

El año pasado descubrió y profundizó el abismo existente en las comunidades judías de todo el mundo y principalmente, entre el Estado de Israel y la comunidad judía de EUA. A menudo la grieta se vuelve tan profunda, que incluso algunos líderes judíos pro-israelíes de EUA abiertamente están reconsiderando su apoyo al estado judío.

Pero mientras podamos hablar de nuestros problemas, también podemos hacer las cosas bien y Yom Kipur es el mejor momento para reflexionar sobre nuestras acciones, a la luz de los acontecimientos adversos hacia los judíos en todo el mundo.

Evitando nuestra misión

La parte más importante en el servicio de Yom Kipur viene después de leer la porción de la Torá. Se llama, Haftara, en ella leemos selecciones de Profetas. En Yom Kipur, el texto de la Haftara, es el libro de Jonás. En muchas comunidades, los ricos pagan grandes sumas de dinero por el derecho a leer este Haftara, pues se sabe que es una Segula (dota de poder) para ganar (aún más) riqueza.

La historia de Jonás es especial. Habla de un profeta que primero trató de ‘evadir’ su misión, pero finalmente se arrepintió. Otro punto notable acerca de Jonás es que su misión no concierne al pueblo de Israel, sino a la ciudad gentil de Nínive. Hoy, a la luz del creciente antisemitismo, es más pertinente que nunca reflexionar sobre el mensaje detrás de la historia de Jonás.

Dios ordena al profeta Jonás que advierta a los habitantes de la gran ciudad de Nínive que habían corrompido su camino. En otras palabras, Jonás debe advertirles que se han vuelto tan malvados que su sociedad es insostenible. La tarea del profeta era restaurar las relaciones entre los residentes de Nínive o, todos serían destruidos.

Sin embargo, Jonás decide evadir su tarea e intenta huir en un barco.

Como judíos, nuestra nación fue establecida bajo el principio ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ y la justificación para nuestra existencia es nuestra misión de ser ‘luz para las naciones’ y difundir esa unidad en el mundo. Sin embargo, igual que Jonás, hemos evitado nuestra misión en los últimos 2,000 años. Ya no podemos permitirnos seguir evitándola.

Durante siglos, nuestros sabios y líderes han subrayado la necesidad de unidad para nuestra seguridad e incluso para la seguridad del mundo. También enfatizaron que cuando caemos en odio infundado, calamidades y problemas nos persiguen y el mundo también sufre.

Pero con el tiempo, hemos perdido la conciencia; nos hemos desapegado y alienado unos de otros. Peor aún, hemos llegado a ridiculizar términos como ‘luz para las naciones’ y ‘pueblo elegido’. No recordamos para qué fuimos elegidos. Pero aún nos espera y cuando huimos de ella, viene una tormenta.

Estamos dormidos

En la leyenda, la huida en un barco de Jonás de su misión, hizo rugir el mar. En lo más duro de la tormenta, Jonás se fue a dormir mientras los marineros permanecieron en la cubierta y lucharon por salvar el buque. Poco a poco, comenzaron a sospechar que alguien entre ellos hacía que el mar se enfureciera. Buscaron mucho y la culpa cayó en Jonás, el único judío a bordo.

La situación actual tiene mucha similitud con la nave de Jonás. El mundo se ha convertido en una aldea global y, por así decirlo, todos estamos en un barco. Los marineros -naciones del mundo- culpan al judío ‘a bordo’ (pueblo judío) por sus problemas.

Como Jonás, estamos dormidos. Empezamos a despertar a la existencia del odio, pero aún no despertamos a nuestra vocación. Si no despertamos pronto, los marineros nos arrojarán por la borda, como lo hicieron con Jonás.

Portadores de un método

En la historia, los marineros hacen intentos desesperados por

calmar al mar y siguiendo la orden de Jonás, lo tiran al mar. Una vez en el agua, la tormenta se calma y una ballena traga a Jonás. Durante tres días y tres noches, Jonás reflexiona en el abdomen del pez. Ruega por su vida y resuelve cumplir con su misión.

Igual que Jonás, todos nosotros llevamos dentro algo que agita al mundo. Nosotros, el pueblo de Israel, somos portadores del método de conexión, un método para unirnos por encima del odio, como lo dijo el rey Salomón (Proverbios 10:12), ‘El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes’, la unidad es la raíz de la cual creció nuestra nación. Es lo que nos atan en una sola nación y lo que hoy debemos reavivar porque donde quiera que vayamos, este modo de trabajo sin explotar, desestabiliza al mundo que nos rodea y nos culpa por sus aflicciones.

Lo que nuestra unidad inspirará, es la luz que debemos proyectar a las naciones, así como ahora nuestra separación proyecta separación a la humanidad entera y es la razón de todos nuestros problemas. Cuando nos unamos, se dotará a la humanidad de la energía necesaria para lograr la unidad mundial, donde todos vivan ‘como un hombre con un corazón’. Por lo tanto, es nuestra elección asumir nuestra responsabilidad o ser arrojados por la borda, para después aceptar cumplir nuestra misión.

Luz para las naciones

La misión de Jonás fue convertir la mezquindad y el odio en hermandad entre los gentiles de la ciudad. También esa es nuestra misión. Nada ha cambiado, excepto la fecha y los nombres. Sin embargo, en vez de ser ‘luz para las naciones’, hacemos lo posible por ser como las demás naciones.

A medida que más y más gente y naciones, subconscientemente sienten que los judíos no son como los demás, que son responsables de sus infortunios, empiezan a tratarnos según sus sentimientos. La gente reacciona instintivamente a lo que está sucediendo y subconscientemente dirige su ira y frustración contra nosotros. El Día de la Expiación es nuestra oportunidad de tomar la decisión de unirnos y convertirnos en ‘luz para las naciones’. Sólo así el remolino global que nos rodea disminuirá, la humanidad estará en paz y un techo (Suká) de paz, se extenderá sobre nosotros.

En esa Suká, todos nos sentaremos como uno, sin lucha ni contienda y haremos de la unidad nuestro valor primordial. Ahora, a medida que reconocemos nuestra misión, debemos comenzar a elevar el principio, ‘ama a tu prójimo como a ti mismo’, por encima de todos los valores, hasta que se convierta en un techo de paja que nos protege de todos los problemas y aflicciones.

Si queremos acabar con nuestros problemas, liberar al mundo del antisemitismo y llevar una vida segura y feliz, debemos unirnos y dar ejemplo de unidad a las naciones. Esto traerá paz y tranquilidad al mundo.

Palabras de nuestros sabios sobre unidad, amor y la misión de Israel en el mundo

Unidad y amor

El éxito de nuestra nación depende sólo de nuestro amor fraternal y conexión como una sola familia.

Rabino Shmuel David Luzzatto

‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ es la gran regla de la Torá, para incluir unidad y paz, que es la esencia de la vitalidad, la persistencia y la corrección de toda la creación –con gente de diferente opinión que se une en amor y paz.

Rabí Nathan Sternhertz, Likutey Halajot [Reglas diversas], ‘Bendiciones para ver y bendiciones personales’, regla 4

Puesto que fuimos arruinados por el odio infundado y el mundo se arruinó con nosotros, seremos reconstruidos por el amor infundado y el mundo será reconstruido con nosotros.

El Raiah [Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook], Orot Kodesh (Luces sagradas), vol. 3

Cualquier agitación en el mundo, viene sólo de Israel. Ahora somos llamados para que, voluntaria y conscientemente hagamos una gran tarea: construirnos a nosotros mismos y al mundo arruinado junto con nosotros.

El Raiah [Rav Avraham Itzhak HaCohen Kook], Igrot (Cartas), Carta  726

‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Todo lo que quisieras que otros hicieran por ti, hazlo por tus hermanos.

Maimonides, Mishneh Torah, Shoftim, Reglas de duelo, capítulo 14

¿Cuándo el Creador tiene afición a la creación? Cuando todo Israel está unido sin envidia ni odio ni competencia y cada uno piensa en el bienestar y ayuda de su amigo. En ese momento el Creador está encantado con Su creación.

El libro, Recuerdos para Miriam, capítulo 11

Cuando todos los seres humanos están de acuerdo en abolir y erradicar su voluntad de recibir para sí mismos y no tengan más deseo que otorgar a sus amigos, todas las preocupaciones y peligros del mundo dejarían de existir. Y aseguraremos una vida buena y sana.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Introducción al libro del Zohar, ítem 19

La misión de Israel

El pueblo de Israel debe ser la primera nación en lograr altruismo internacional y ser un modelo a seguir del bien y la belleza contenidos en esta forma de gobierno.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Los escritos de la última generación

El pueblo de Israel, que es más apto para acercarse al Creador que las demás naciones, otorgará la recompensa al resto de las naciones.

Rav Baruch Ashlag (Rabash), Escritos de Rabash, volumen 2, Carta 18

La nación israelí fue construida como una especie de puerta por la que las chispas de luz brillarían sobre toda la raza humana en todo el mundo.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Arvut (Garantía mutua)

Está escrito que cada naciones sostendrá a un judío y lo llevará a Tierra Santa. No es suficiente que puedan ir solos. Debes entender de dónde vendrán las naciones del mundo por esa voluntad e idea. Sepan que es por la difusión de la verdadera sabiduría, por lo que, evidentemente verán al verdadero Dios y la verdadera ley.

Y la difusión de la sabiduría a las masas se llama ‘Shofar (cuerno usado en fiestas)’. Como el Shofar, cuya voz recorre grandes distancias, el eco de la sabiduría se extenderá en el mundo y las naciones escucharán y reconocerán que en Israel hay sabiduría divina.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Shofar del Mesías

Corresponde a la nación israelí calificarse a sí misma y a todo el mundo a través de la Torá y las Mitzvot (mandamientos), para desarrollarse hasta que tomen sobre sí, esa sublime obra de amor a los demás, que es la escalera para el propósito de la Creación, para la adhesión con el Creador.

Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Arvut (Garantía mutua)

La construcción del mundo, que actualmente está arruinado por las espantosas tormentas de una espada sangrante, requiere la construcción de la nación israelí. La construcción de la nación y la revelación de su espíritu son una y la misma y es una con la construcción del mundo, que se deshace y espera una fuerza llena de unidad y divinidad y de todo lo que hay en el alma del Asamblea de Israel.

El Raiah [Avraham Itzhak HaCohen Kook], Orot (Luces), capítulo 9, p 16
[214247]

Jpost: “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio

Considerando los desastres por los que ha pasado América este mes pasado, parece como si Rosh Hashaná no pudiera venir en un mejor momento. En realidad, las palabras “Rosh HaShaná”, vienen de las palabras en hebreo “Rosh Hashinui”- el comienzo del cambio. Sólo podemos esperar que el cambio sea para mejor.

Las festividades judías son conocidas por sus delicias culinarias. Pero aparte de la comida y las reuniones familiares, los festivales judíos tiene profundos significados espirituales. Rosh Hashaná es no sólo el comienzo del calendario hebreo, es también un símbolo de renovación. Aquí es cuando comenzamos a hacer escrutinio de nosotros mismos y determinar cómo queremos mejorarnos.

Saborear la cabeza de un pescado significa que queremos ser cabeza y no cola. Esto implica que queremos determinar nuestro camino por nosotros mismos y no seguir a la manada a ciegas. Comemos semillas de granada, y cada semilla representa un deseo que hemos descubierto dentro de nosotros, y el cual queremos aprender cómo usarlo por el bien de otros en lugar de en forma egoísta. Y la manzana que comemos simboliza el pecado (de estar centrado en mí mismo), el cual mitigamos (endulzamos) con miel, una vez más simbolizando nuestro deseo de aprender cómo usar incluso esa tentación primordial de forma altruista.

El pueblo de Israel acuñó el dicho, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y lo implementó en varios grados hasta la ruina del Segundo Templo. Todos nuestros festivales simbolizan piedras de toque en el camino de transformación de la inclinación malvada -es decir el egoísmo- al altruismo, donde amamos a nuestros prójimos como a nosotros mismos.

Nuestros sabios nos dicen que la única razón por la que el Segundo Templo fue arruinado es el odio infundado. Es decir, cuando el egoísmo toma el mando, fallamos y caemos. Fuimos establecidos como una nación sólo cuando juramos unirnos “como un hombre con un corazón”. Cuando rompimos ese juramento, fuimos dispersados y exiliados.

No menos importante que nuestro juramento de ser como uno fue el mandamiento que nos fue entregado para ser una luz para las naciones. Pero en ausencia del vínculo entre nosotros, ¿qué luz emitimos? Cuando estamos unidos y lo mostramos, nos volvemos una luz para las naciones y realizamos nuestra vocación como judíos.

Hoy en día, la desconfianza y la alienación prevalece en todos los niveles de la humanidad -desde el interpersonal hasta el social, nacional e internacional. Claramente, nos estamos volviendo cada vez más alienados el uno del otro -lo opuesto a la unidad y amor fraterno que son tan vitales para la supervivencia en un mundo donde todos dependen de todos los demás.

Mientras más perseguimos la tendencia actual, más grande será la presión aplicada sobre los judíos. En el fondo, el mundo recuerda que los judíos alguna vez conocieron el secreto para la conexión humana apropiada. Cuando esa memoria sale a flote, es expresada como acusaciones de que somos instigadores de guerras, manipuladores y diatribas similares que se han vuelto parte integrante de la jerga antijudía.

Aun cuando nosotros, también, estamos desconectados, somos los que podemos y debemos reencender nuestra unidad. Tal vez aún estamos muy lejos de eso, pero al menos podemos reconocer lo indispensable de este valor injustamente derogado: la unidad.

Por lo tanto, este Rosh Hashaná es una oportunidad para hacerlo realmente un Rosh Hashinui, el comienzo del cambio. Aquí y ahora debemos comenzar a cambiar cómo nos relacionamos el uno con el otro. Mientras nos reunimos con familia y amigos, debemos hacer un punto el elevarnos por encima de nuestras diferencias y encontrar la meta común de la unidad. Y cuando lo hagamos, las antiguas aflicciones ya no serán más, dado que todas se derivan de uno y un solo origen -nuestra separación.

Este año, untemos algo de miel en nuestra alienación y endulcémosla con cuidado y preocupación por el otro. Tras las recientes tragedias que América ha sufrido, seguro le vendría bien usar algo de preocupación mutua y responsabilidad mutua. Y realmente, la unidad es todo lo que necesitamos. La unidad es todo lo que el mundo necesita, y es la clave para nuestra felicidad duradera.
[213952]