entradas en 'Publicaciones nuevas' categoría

Haaretz: “En el congreso de Cabalá, encontré mi ego”

El mayor periódico israelí הארץ (Haaretz) publicó un informe sobre el congreso mundial de Cabalá, Todos como uno, celebrado en Tel Aviv del 21 al 23 de febrero de 2017 “En el congreso de Cabalá, encontré mi ego”

[202768]

Continent: “Huracán después del huracán”

El periódico en línea Continent publicó mi artículo “Huracán después del huracán“:

[213417]

Newsmax: “Para restaurar la ‘cordura’ de la naturaleza, necesitamos empezar con restaurar nuestras propias conexiones”

El portal más grande Newsmax publicó mi nuevo artículo “Para restaurar la ‘cordura’ de la naturaleza, necesitamos empezar restaurando nuestras conexiones

Mientras escribo esto, aún llegan los informes de la devastación del huracán Irma. Es claro que la naturaleza ha cambiado. Los científicos han estado advirtiendo por años que el calentamiento global significa tormentas más fuertes y fenómenos climáticos cada vez más frecuentes. Pero saber que esto sucederá y ver que sucede, son dos cosas diferentes.

Pero esta columna no trata de desastres. Trata de esperanza y de tomar medidas.

En mi columna anterior, escribí que nuestro principal problema no son los desastres naturales, sino nuestra alienación. Sugerí un modo práctica de crear un diálogo positivo y compartí un enlace para descarga gratuita de mi libro Completing the Circle, que, entre otras cosas, ofrece juegos de conexión e ideas que ayudan a la conexión de la gente.

Pocos días después, me enteré que dos jóvenes, que también estudian conmigo, iniciaron un dialogo con sobrevivientes del huracán Harvey e incluso lo filmaron. Si se desea tener esperanza en el futuro de EUA, se debería ver esa documentación. Estos jóvenes hermosos e inteligentes, no se conocían antes de esa reunión, y a juzgar por su apariencia, lo más probable es que sus caminos nunca se hubieran cruzado, si no fuera por la devastación de Harvey. Sin embargo, estos millennials prueban con su conducta que la solidaridad en EUA es posible.

Esta terrible temporada de huracanes terminará en un par de meses y el fuego en el oeste de EUA se extinguirá. Si olvidamos este verano amenazador y seguimos como antes, habremos perdido una oportunidad de hacer un cambio real.

Uno de los participantes en la discusión filmada dijo: “Esperemos que la mentalidad que tenemos todos los que estamos en esta mesa, pase a otros”. Otro agregó; “hay un solo objetivo, ayudar a la gente, restaura mi fe en la humanidad ver a todos trabajar juntos, mano a mano … teniendo una conexión que creo que no sería posible si no fuera por una situación tan terrible y, es triste decirlo. Esperemos que los medios lo reflejen y muestren que la gente puede unirse, incluso en tiempos tranquilos y que no estamos separados por creencia, religión ni ningún otro factor”.

Naturalmente, estas iniciativas aisladas no cambiarán la faz del país. Sin embargo, es prueba del concepto, por eso lo comparto aquí. Las autoridades pueden y deben usar la sensibilidad actual de la gente y, dirigirla a usar el poder de la conexión.

Después de menos de 45 minutos de discusión, los participantes, que como he dicho, no se conocían antes de la reunión, se sintieron tan cerca que intercambiaron correos electrónicos y números de teléfono. Si es tan fácil, usar el modo correcto de discusión, ¿por qué no todos los estadounidenses se benefician con esto?

De hecho, la conexión humana tiene más impacto de lo que pensamos. A principios de los años 70, el renombrado físico Dennis Gabor dijo: “Hasta ahora el hombre ha estado en contra de la Naturaleza; de ahora en adelante estará en contra de su propia naturaleza” Pero en lugar de centrarnos en la naturaleza humana, buscamos formas de arreglar la naturaleza misma y al hacerlo, no vemos lo importante. Nuestra propia mala voluntad causa todos problema en el mundo. Calentamiento global, crisis financieras que empobrecen a millones, guerra, hambre, depresión, abuso de sustancias, desigualdad y racismo son desastres causados por el hombre. Si superamos nuestra mala voluntad, que causa todas estas crisis, no habría preocupación en el mundo.

Y la forma de superar la mala voluntad es estableciendo conexiones humanas positivas. Por eso soy tan inflexible en las discusiones como la que menciono aquí.

Llega el momento en que debes mirarte en el espejo y decir: “Es suficiente de culpar a otros por mis problemas; tengo que tomar mi responsabilidad” Como sociedad, estamos en ese punto. Ahora es nuestro momento de comenzar a “ser” positivo con los demás. Es un esfuerzo consciente al principio, que puede parecer antinatural, pero como sabemos, la práctica hace el hábito. Y en este caso, se necesita muy poca práctica para hacer grandes progresos, basta con ver ese video.

Si cada persona en su comunidad asiste a una o dos reuniones semanales, en un mes todo el vecindario cambiaría. Ir al supermercado sería ir a ver amigos, porque conocerías a otros compradores o conocerías a sus amigos, que te presentarían a sus amigos y volverías a casa sonriendo. En un ambiente así, es natural cuidarse unos a otros y la sociedad encontrará fácilmente su equilibrio.

En un espacio tan cariñoso, todos nuestros problemas se resolverán y eso afectará a todo nuestro entorno, desde la sociedad humana hasta la naturaleza. Como resultado, restaurar la cordura de la naturaleza comienza con nuestras conexiones positivas.
[213337]

The Russian Canadian: “Estás donde están tus pensamientos, parte 2”

El diario de Toronto The Russian Canadian publicó la segunda parte de mi artículo “Estás donde están tus pensamientos.”


[213003]

Material relacionado:
The Russian Canadian publicó la segunda parte de mi artículo Estás donde están tus pensamientos

Centro Makor: ¿Quién necesita educación?

En Boston, el periódico Center Makor publicó mi artículo “¿Quién necesita educación?

[208156]

Newsmax : “En la segunda guerra civil no habrá ganadores”

Newsmax, el portal más grande, publicó mi nuevo artículo  “En la segunda guerra civil no habrá ganadores”

A principios de esta semana, el presentador de noticias de CNN, Don Lemon, dijo que el presidente “claramente intenta encender una guerra civil en este país”. En respuesta a las palabras de Lemon, el historiador y ex líder de la Cámara, Newt Gingrich, dijo en una entrevista en Tucker Carlson Tonight: “Creo que deberíamos tomar la amenaza de una guerra civil muy en serio”.

Refiriéndose al artículo de Dennis Prager, America’s Second Civil War, Gingrich agregó, “Lo que se está viendo con Antifa, lo que se está viendo en los campus universitarios, lo que se está viendo, hasta cierto, punto en la burocracia, es una verdadera división del país.… Ojalá pudiéramos cantar Kumbaya y estar juntos, pero no creo que eso sea lo que va a pasar. … Como historiador, mi punto de vista es muy sencillo: ganará un lado o el otro.

En EUA ya hay tantos extremistas en ambos lados del pasillo político, que mucha gente ve la guerra, no sólo como inminente, sino como virtualmente inevitable. Si este es el caso, será mejor que nos ocupemos en excavar refugio subterráneos ..y tumbas.

Y no sólo en EUA. Una guerra civil no terminará en EUA. Si el país se hunde en la batalla, muchos pelearán por el botín. China, Rusia, Corea del Norte, Irán y otros destruirán lo que la guerra no destruya, el imperio estadounidense se convertirá en historia y seguirá una tercera guerra mundial con múltiples potencias nucleares. No habrá ganadores porque, para citar a Maquiavelo, “las guerras inician cuando tú quieres, pero no terminan cuando te complace.”

¿Realmente no hay alternativa?

Creo que la hay o no estaría escribiendo esto. En mi anterior columna, observé que el presidente Trump necesita adoptar un tono más conciliador para comenzar a construir la cohesión nacional. Es bueno que diga “Sin importar nuestro color, credo, religión o partido político, EUA es primero”, pero hacerlo justo después de que en Charlotte un carro fue lanzado contra la gente, es epítome de mala sincronización. Tales declaraciones deben ser parte de la rutina del presidente, no en raras ocasiones.

Trump sobresale en el uso de las redes sociales. Si lo hace para transmitir una corriente constante de mensajes unificadores, a pesar del cinismo de la prensa conquistará los corazones del pueblo, sin importar la afiliación política.

Estoy totalmente de acuerdo en que EUA requiere proyectos de infraestructura masiva. Pero la infraestructura real del país es su gente, no caminos de asfalto ni ferrocarriles. La administración necesita implementar ya, programas de solidaridad que formen una identidad uniforme. La gente necesita aprender que una ideología que socava la libertad de expresión, de práctica religiosa y de prensa, no puede usar la Primera Enmienda para legitimarse.

Aún más importante, la gente necesita aprender que la pluralidad de opinión no es una receta para la guerra; es precisamente lo que hizo grande a EUA en primer lugar. Cuando personas de diferentes enfoques y puntos de vista se esfuerzan por lograr el mismo objetivo, es mucho más probable que lo logren. Si el objetivo es el bienestar de los estadounidenses, todo el país se beneficiará y este objetivo debe encabezar la lista de prioridades de cada estadounidense.

Puede que no parezca posible reparar a un Estados Unidos divididos, pero;

1) nadie lo ha intentado sinceramente y

2) la otra opción es la guerra.

Con mis alumnos, he desarrollado técnicas sencillas y fácilmente aplicables, que crean un sentido de unidad y conexión, incluso entre las poblaciones más inverosímiles, como judíos israelíes y árabes palestinos, ultra-ortodoxos y devotos agnósticos y, opulentos y necesitados. Esta técnica hace maravillas dondequiera que se ha probado: América del Norte, Europa occidental y oriental y en Israel.

El mundo de hoy nos lleva a la conexión. La interconexión de la realidad requiere que aprendamos a trabajar en un mundo donde todos dependen de los demás. Cuando pensamos en términos de “un lado o el otro gana”, no podemos tener éxito, porque estamos perpetuando una mentalidad de separación. Esto inevitablemente creará grupos extremistas que alimentarán el odio al otro lado, lo que a su vez llevará a la guerra. La única manera de evitar esta ruta, es hacer que la unidad sea la corriente principal.

Si esto no parece realista, piensa en tu propio cuerpo. Sin la unidad de órganos radicalmente diferentes, todos trabajando al unísono para la causa común de sostenerte y mantenerte sano, no existirías. Por lo tanto, la unidad no es irreal; es la única opción realista para la sociedad.

Mientras más pronto EUA haga de la solidaridad su valor principal, mejor será para todo el país. Cualquier decisión que la administración de Trump y el Congreso tomen  en adelante, debe ser, antes que nada, promover la unidad y la solidaridad, porque realmente es la única opción realista.
[212499]

JPost: “¿Sobrevivirán los judíos estadounidenses a la gran división?”

Mi nuevo artículo  “¿Sobrevivirán los judíos estadounidenses a la gran división?” fue publicado en la versión impresa del Jerusalem Post.

[212010]

Mis artículos en los medios, mayo de 2017

En inglés

The Jerusalem Post

     “Comment: Is Judaism Racism?
     “The Israeli Campfire
     “A Memo to President Trump
     “Things That You’re Liable to Read in the Torah — They Ain’t Necessarily So

Haaretz:

     “What This Means for Jews When Austria’s President Says All Women Will Wear Headscarves
     “Independence Means Independence From Mutual Hatred
     “The Fire of Hatred, the Fire of Love
     “The Fundamental Flaw Behind the Cyber Attack
     “A Few Words to the President
     “What Our Ancestors Knew That We Don’t, and Why This Is Important Especially Today

Jewish Business News:

     “Michael Laitman: The Fundamental Flaw Behind the Cyber Attack
     “Michael Laitman: What Our Ancestors Knew that We Don’t, And Why This is Important Especially Today

En francés

The Times of Israel:

     “La deuxième révolution française
     “Est-ce que le judaïsme est du racisme?
     “On ne doit pas nécessairement se fier à l’apparence de ce qu’on peut lire dans la Torah
     “Michael Laitman: Lettre ouverte au Président Trump

Dreuz:

     “Alors Que Chavouot la Fête du don de la Torah est tout près souvenons nous que la vraie signification de la torah est l’amour d’autrui”
     “L’autriche s’ouvre sur le monde (islamique)
     “Lag BaOmer: le feu de la haine le feu de lamour”
     “La faute fondamentale derrière la dernière cyberattaque”
     “Le temps est venu de démystifier les idées fausses sur la Torah”

     “Alors que Chavouot la fête du don de la Torah est tout près souvenons nous que la vraie significa

En español

BlogActive:

     “La fogata israeli
     “El presidente de austria dice que todas las mujeres llevaran pañuelo en la cabeza.Qué significa esto para los judíos?
     “Mensaje para el presidente Trump
     “El gran fallo detrás del ataque informático
     “Las cosas que uno puede leer en la Torá no non necesariamente así

United With Israel:

     “La fogata israeli
     “Las cosas que uno puede leer en la Tora no son necesariamente así

En alemán

Huffington Post:

      “Feuer des Hasses, Feuer der Liebe
      “Eine Notiz an Präsident Trump

[210147]

JPost: “Comentario: entre Dershowitz y Stone, Dershowitz es inútilmente correcto”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Comentario: entre Dershowitz y Stone, Dershowitz es inútilmente correcto”

Para cambiar el sentimiento de la gente acerca de los judíos, debemos enfrentar con honestidad la idea de que si algo sale mal, es culpa de los judíos. Comparte en Facebook. Comparte en Twitter

Oliver Stone, guionista, director de cine y productor es un icono cultural. Ha ganado varios premios de la Academia y contribuido con decenas de películas que han ayudado a dar forma a nuestras opiniones sobre guerra, amor, política y otros asuntos importantes. Oliver Stone también es antisemita.

Alan Dershowitz, abogado, autor, orador dotado e icono cultural por derecho propio. Alan Dershowitz también es firme partidario de Israel. Cuando Dershowitz escuchó que Stone culpaba a Israel de entrometerse en la reciente elección de EUA, desafió a Stone a un debate sobre si había o no verdad en su declaración.

El señor Dershowitz ha defendido a Israel durante muchos años y su apoyo es reconfortante e impresionante. En 2005 dirigió un debate épico con el judío enemigo de israel, Noam Chomsky en la Universidad de Harvard y trabaja incansablemente para apoyar a Israel en todos los frentes.

Empero, a juzgar por el crecimiento exponencial del antisemitismo en EUA y en el mundo, en los últimos años, estos esfuerzos han tenido cero impacto. Por razonables que sean sus argumentos, nunca superarán el antisemitismo, porque el odio no necesita argumentos razonables para justificarse.

El odio a los judíos no tiene sentido

A lo largo de la historia, el odio a los judíos se ha presentado de forma diferente en tiempos diferentes. Los judíos han sido acusados de envenenar pozos, hornear matzos con sangre de niños cristianos (y ahora musulmanes), belicistas, usureros, comerciar esclavos, conspirar para dominar el mundo y propagar enfermedades (de la Muerte Negra al Ebola). También han sido acusados de manipular los medios para sus necesidades, de deslealtad hacia sus países anfitriones, recolección de órganos y propagación del SIDA.

Además, a los judíos se les suele acusar de “delitos” conflictivos. Los comunistas los acusaron de crear el capitalismo; los capitalistas los acusaron de inventar el comunismo. Los cristianos los acusan de matar a Jesús, mientras que los disidentes de la iglesia, los acusaban de inventar el cristianismo. Los judíos han sido etiquetados como guerreros y cobardes, racistas y cosmopolitas, impotentes e inflexibles y, otras incontables contradicciones.

Es claro que el odio a los judíos es irracional y profundo.

Para cambiar los sentimientos de la gente hacia los judíos y al estado nacional de los judíos, es decir, Israel, debemos apelar a sus sentimientos, a su corazón y no a su mente. Para hacerlo, debemos enfrentar la viejo idea a la que Dershowitz se refirió: si algo sale mal, es culpa de los judíos.

Odio desde fuera y desde dentro

Como es evidente por la irracionalidad del odio a los judíos, los judíos no son una nación común. Desde su inicio, sus defensores más destacados han sido blanco de agresión y enemistad. Abraham fue arrojado a un horno después de que su propio padre, Terah, lo llevó para ser juzgado por el rey. Terah no protestó el veredicto. José fue arrojado a un pozo lleno de serpientes y luego vendido como esclavo por sus propios hermanos, en lugar de su plan inicial de asesinarlo. Moisés fue perseguido por su abuelo adoptivo, el faraón y a menudo, criticado por su propio pueblo.

Después de Moisés, cuando el pueblo de Israel fue fundado como nación, sufrieron conflictos internos igual de malos, si no peores, que con los enemigos del exterior. El primer Templo fue arruinado por la adoración de ídolos, el incesto y el crimen. Antes de que se arruinara, los reyes hebreos Acaz y Ezequías lo saquearon y entregaron el tesoro a reyes extranjeros.

En la época del Segundo Templo, los helenistas -judíos que querían instalar la cultura y las creencias griegas, en Israel- odiaban a sus hermanos con tanta ferocidad que los combatieron hasta la muerte, en lugar de combatir a los griegos.

Al final, el odio provocó la ruina del Segundo Templo y un exilio que duró dos milenios. Peor aún, Tiberio Julio Alejandro, comandante del ejército romano que conquistó Jerusalén, arruinó el Templo y exilió a su pueblo, él era judío alejandrino, su propio padre había donado el oro y la plata para las puertas del Templo. De hecho, antes de que Tiberio Alejandro invadiera Jerusalén, había terminado con su comunidad nativa de Alejandría, causando “que todo el distrito se inundara en sangre, mientras se amontonaban 50 mil cadáveres”, según Tito Flavio Josefo,l historiador judío-romano.

En mi columna anterior, mencioné más de los innumerables casos en que judíos se volvieron contra su propia gente. Resulta que somos únicos, no sólo en el odio implacable e irracional que padecemos, sino también en el profundo odio que los judíos sienten y exhiben hacia sus propios hermanos. Esto plantea la pregunta: ¿Qué hay en los judíos que los convierte en objeto de tal odio general?

¿Quién es judío?

El libro Yaarot Devash (parte 2, Drush 2) escribe que la palabra Yehudi (judío) viene de la palabra hebrea Yihudi, que significa unidos. Cuando Abraham el Patriarca estableció su grupo, lo hizo por el estallido de ego en el imperio babilónico, donde nació. El libro Pirkei de Rabbi Eliezer (Capítulo de Rabi Eliezer) describe cómo los constructores de la Torre de Babilonia “querían hablar entre sí, pero no conocían el idioma del otro. ¿Que hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon entre sí hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí y los demás se esparcieron por el mundo”.

Para ayudar a los babilonios, Abraham desarrolló un método para conectar a la gente. Se dio cuenta de que el egoísmo se intensificaba rápidamente. Por lo tanto, en lugar de intentar restringir su ego, Abraham sugirió que cambiaran su enfoque a la conexión. Así, esperaba que sus compatriotas se elevaran por encima del ego y se conectaran.

Aunque Abraham fue expulsado de Babilonia (después de haber sobrevivido del horno), continuó circulando sus ideas mientras iba hacia la tierra de Israel. Poco a poco, escribe Maimónides en Mishneh Torah (Capítulo 1), Abraham, junto con su esposa Sara, reunió a decenas de miles de personas, todas versados en unirse por encima de su ego.

Esta característica especial de los estudiantes de Abraham -hacer de la unidad y la hermandad el medios y el fin- se convirtió en la esencia del judaísmo. Por eso el viejo Hillel le dijo al hombre que quería convertirse: “Lo que odias, no lo hagas a tu prójimo; esta es toda la Torá (Shabat, 31a) y por lo que Rabí Akiva afirmó: “Ama a tu prójimo como a ti mismo; es la gran regla de la Torá “(Jerusalén Talmud, Nedarim, 30b).

Nos volvimos nación hasta que prometimos ser “un hombre con un corazón” e inmediatamente después, se nos ordenó ser ‘luz para las naciones’ –llevar nuestra unidad especial a todos. Así como Abraham intentó hacerlo en Babilonia, cuando deseaba extender la unidad indiscriminadamente, se nos ordenó ser luz para las naciones, difundir la unidad en todo el mundo.

Por lo tanto, nuestra nacionalidad tiene dos principios: 1) unirse como un hombre con un corazón, 2) compartir el método para lograr unidad con toda la humanidad. Si no seguimos estas dos reglas, no somos judíos.

Puesto que estos dos principios han sido la esencia de nuestro pueblo desde su creación, cualquier acusación de que los judíos causan daño al mundo, como la idea que Dershowitz mencionó -si algo sale mal, es culpa de los judíos- es una afirmación (generalmente inconsciente) de que los judíos no son judíos. En otras palabras, no proyectan unidad ni hermandad, sino más bien lo contrario.

En algunos casos, la sensación de los antisemitas, de que el egoísmo judío es el problema, es tan intensa que incluso pueden verbalizarla. El filósofo y antropólogo alemán Ludwig Feuerbach escribió en La esencia del cristianismo: “Los judíos han mantenido su peculiaridad hasta nuestros días. Su principio, su Dios, es el principio más práctico del mundo: el egoísmo”.

Si esto es lo que proyectamos, ¿es de extrañar que nos odien? Podemos habernos liberado del “veredicto” de ser ‘luz para las naciones’, pero las naciones nunca nos han liberado. Sus acusaciones, los altos estándares morales con que juzgan a Israel y a los judíos, su admiración y su miedo, hablan por sí mismos. No nos ayudará tratar ser como ellos; no nos aceptarán. Han esperado, esperan y siempre esperarán a que seamos un faro de unidad, ‘luz para las naciones’.

Hasta que nos unamos por encima de nuestro odio, como lo hicieron nuestros antepasados, hace milenios, continuaremos siendo los únicos parias del mundo.

Ningún argumento convincente, prueba concluyente o evidencia, convencerá a los Oliver Stones del mundo, de que están equivocados. En su corazón, saben que tienen razón, que los judíos tienen la culpa de todo lo malo que sucede. Para Oliver Stone, lo malo es la elección de Donald Trump como presidente. Pero incluso antes de que Trump fuera elegido, Stone encontró razones para no querer a los judíos, demostrando una vez más que el odio se aferra a cualquier pretexto para justificarse, independientemente de la verdad objetiva.

Por lo tanto, si realmente queremos eliminar el antisemitismo, debemos hacer lo que menos queremos: unirnos con nuestros hermanos a la tribu, nuestros compañeros judíos, sobre todas nuestras disputas, alienación y odio.
[209077]

Jewish Business News “¿Se convertirá Estados Unidos en una nación de jóvenes ociosos?”

En mi columna regular del periódico Jewish Business News, mi nuevo artículo: ¿Se convertirá Estados Unidos en una nación de jóvenes ociosos?”

En un momento de alto desempleo y reticencia al trabajo, un ingreso básico que fomente la solidaridad, es primordial.

[207873]