entradas en 'trabajo espiritual en el grup' categoría

La principal preocupación

qwePregunta: ¿Puedo suponer que la unidad de nuestro asombro total, de nuestros temores comunes en un solo temor, crean al Creador entre nosotros?

Respuesta: Nuestros miedos, mejor dicho, nuestra ansiedad, no crean al Creador, sino la condición previa para Su revelación.

El miedo es lo que llamamos la preocupación por nuestra existencia material, pero la ansiedad es una condición que está por encima de nuestra vida física, cuando estoy en temor de si voy a tener la oportunidad de existir en el atributo de otorgamiento. Mi preocupación ni siquiera es ese, porque esto también es un poco egoísta, sino que mi temor sirve como una oportunidad para que la Luz pase a través de mí hacia los demás, como a través del canal de transferencia.

La preocupación en cuanto a si puedo ser un conducto para la Luz para todo el resto del mundo es el temor correcto. Si la persona se imagina todo eso permanentemente, de esta manera, entonces ella ya está cerca de un buen estado, conectada con los demás en una intención. Entonces, tenemos la habilidad para convertirnos en un amplio canal para el paso de la Luz, una vasija en la que sentiremos al Creador.

Por lo tanto, estoy constantemente en el temor de si será capaz de pasar a través de mí todo lo bueno, toda la corrección que el Creador quiere producir en toda la humanidad. Yo quiero ser sólo un medio para el movimiento de fuerzas que corrige a los demás. 

(145618 – De la Convención en San Petersburgo “Día uno” del 9/19/14, Taller 1)

Un esclavo libre

thumbs_laitman_742_02No es difícil que el Creador controle completamente a las criaturas. Este es el poder del Elyon, del que se nos dice, (Isaías 44:6) “Yo soy el primero, y Yo soy el último”, el único que lo activa y lo maneja todo. El problema está sólo en cómo llevar a las criaturas a la libre elección, a la independencia. Depende de que las criaturas la tomen por sí mismas, puesto que la libertad y la independencia no pueden ser dadas desde Arriba.

¿Cómo se hace? No sabemos qué son la libertad y la independencia. Si nos escondemos de alguna sensación desagradable, suponemos que somos libres de ella, y cuando dejamos de estar bajo la presión o el dominio de alguien, pensamos que nos hemos vuelto independientes. Pero esto no es verdad.

Si tenemos este deseo, en primer lugar necesitamos un deseo y una necesidad de independencia y libertad. Y este es un problema. ¿Cómo puede haber algo libre en una criatura que es el producto de las fuerzas particulares que la produjeron?

Si no hay independencia, entonces no hay criatura. Sólo hay una sustancia proteica que existe de acuerdo a leyes claras y definidas y que está bajo la influencia de diversas fuerzas que la desarrollan y apoyan, y que le dan la vida y la muerte. Sin embargo dentro de todo esto, ella no tiene independencia en nada.

Si nos fijamos en la vida de todas las personas, entonces parece obvio que ellas no deciden nada por sí mismas. ¿Dónde podrían tener una oportunidad para sentir un deseo independiente?

Este es el problema, si es posible decirlo, del Creador al crear la creación. Porque una criatura es alguien que adquiere el poder de la independencia. Ella se separa del Creador. Pero, ¿cómo es posible? Y si no separa, ¿cómo llegará a la independencia?

Por lo tanto es importante que nosotros pasemos por una sensación de exilio, no una sola vez, sino un exiliado que va y viene varias veces en un nivel más interno todo el tiempo. El primer exilio, si puede llamársele exilio, fue el exilio de Babilonia. El segundo exilio es el exilio de Egipto, el tercero es el exilio de Persia, y el cuarto y último es nuestro exilio.

Nosotros alcanzamos estos exilios a través de nuestro trabajo interno en el que logramos el reconocimiento de nuestra dependencia, y entonces sabemos cómo llegar a ser independiente. De hecho nuestra alianza, nuestra adhesión con el Creador, está basada en nuestra independencia. De lo contrario yo no puedo ser un socio.

Además, cuando se nos dice que yo soy el siervo del Creador, no se trata de la misma esclavitud en la que estuve al comienzo. Me he convertido en un siervo del Creador desde un estado y un nivel completamente independientes. El nivel de siervo está basado en mantener un estado opuesto a Él, es decir, en la libertad absoluta.

(132115 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/07/14, Escritos de Rabash)

Material relacionado: 

La redención es vida, y la esclavitud es muerte
La libertad nace del amor
“Recuerda el día en el que salimos de egipto”

La cantidad que desarrolla una nueva cualidad

thumbs_laitman_546_02El deseo de recibir puede cambiar de tamaño (en su densidad), empezando desde el nivel raíz al cuarto nivel. Y cada uno de ellos se divide cada vez más en subniveles, por lo tanto termina con 125 grados o niveles. Y todo lo que hay en nuestro mundo también se mide según el tamaño, de acuerdo a la cantidad, y a la cantidad que influye en la calidad.

Si miramos alguna sustancia por ejemplo, sus características se establecen por el número de electrones, protones, y neutrones dentro del átomo. La calidad de la sustancia depende de su cantidad. Si añadimos electrones, obtenemos una nueva sustancia.

Eso es lo que sucede con la sustancia inanimada y lo mismo puede relacionarse con plantas, animales, y seres humanos. Para nosotros es más difícil identificar esto en lo que respecta a nuestras sensaciones, pero es así. Todo depende de la cantidad de esfuerzo que hacemos, de la cantidad de información que recogemos de ellos. Por eso se nos dice, “No hay nadie tan sabio como el experimentado”, porque él añade información todo el tiempo, hasta que alcanza una nueva cualidad, una nueva comprensión y sensación.

Todo depende de las acciones más sencillas. Nada existe en la realidad, aparte de la recepción y el otorgamiento. Y, de hecho, ni siquiera el otorgamiento existe, sino que hay una recepción que se transforma en otorgamiento gracias a la intención. Todo está basado en “más” (+) y “menos” (-).

Por lo tanto, todo el trabajo es añadir cantidad constantemente. Y la cantidad que se recoge comienza a exigir una nueva cualidad, una comprensión del por qué y para qué estoy haciendo esto. Comienzan a surgir preguntas, y estas nos llevan a acciones más cualitativas ya en un nuevo nivel. Pero también a ellas hay que añadirles más cantidad hasta alcanzar una nueva cualidad.

A través de nuestras acciones, nosotros atraemos la Luz que Reforma que actúa todo el tiempo y añade una nueva gota de cambio todo el tiempo. Al final del asunto, “muchos centavos acumulan en una gran suma” hasta alcanzar la capacidad de llevar a cabo acciones intencionadas que se miden no en función de las acciones mismas, sino de acuerdo a la intención.

(114873 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 8/13/13)

Material Relacionado: 

La tienda acepta tarjetas de crédito
Mientras recogemos los granos de admiración
El poder para oponernos a la opinión del mundo entero

Mantener el mundo a la distancia correcta

Pregunta: ¿Cómo podemos parar la carrera por los placeres de este mundo y adquirir interés en la unión entre nosotros?

Respuesta: La carrera externa se detiene, cuando entramos en el grupo y empezamos a concentrarnos en sus intereses. Baal HaSulam y Rabash nos explican que en este mundo solo debemos buscar las cosas necesarias. Esto no significa que debemos limitarnos a las necesidades básicas, sino vivir una vida actual y cotidiana. Se trata de la limitación en los medios de comunicación.

Si necesito la información para difundir la ciencia de la Cabalá, para el avance profesional, entonces esto se considera como lo necesario. Nadie prohíbe ver o escuchar los medios de comunicación y no pide apartarse del mundo.  Pero hay que entender, cómo debemos elegir la información, porque sin duda nos afecta.

No puedo absorber algo sin que deje su rastro en mí. Si dejo pasar una información a través de mí, entonces esta impresión permanece en mí. Por eso hay que protegerse de la información equivocada. De otro modo estoy abierto para todo el mundo y todo este mundo deja rastro en mí. 

 Necesito la conexión con otra gente pero de manera muy particular. Y esta medida se denomina “necesaria”, “imprescindible” para mi avance espiritual. Está claro que no hay que encerrarse en un monasterio o en una cueva, pero tampoco hay que abrirse demasiado ante todo este embrollo que me trae este mundo.

Y en el resto de mi existencia quiero estar influido por mi entorno y por las fuentes autenticas. Debido a mi intención correcta y la ayuda de mi grupo adquiriré un deseo más fuerte  y veré la meta más claro.

 (25418 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 31 de octubre 2010, La necesidad del amor por los amigos.)