entradas en 'unida' categoría

Una nación que no tiene descanso

Baal HaSulam, “Exilio y redención”: El Creador nos mostrará evidentemente que Israel no puede existir en el exilio, y que no hallará descanso como el resto de las naciones que se mezclaron entre las naciones y encontraron descanso y se asimilaron entre estas, hasta que no quedó rastro de ellas.

Incluso sin saber nada acerca de la fuerza superior, nosotros vemos que aquí tiene que haber un sistema sobre el que se escribe claramente. Es como si hace mucho tiempo un sabio hubiera escrito sobre él en un libro y ahora todo se hubiera hecho realidad. Sin importar lo que el pueblo judío haga, y dondequiera que se encuentre, el destino siempre los perseguirá, los controlará, y los traerá a tergiversadas relaciones con sus vecinos, con el mundo y con nosotros mismos. Él no tiene descanso.

Si este país no quiere ver este sistema con su software y programa integrado, el cual lo conduce desde el principio hasta el fin, hasta la meta, entonces nada nos ayudará. Por el contrario, si nos adentramos en ello, quedará claro que esta es la Torá de la verdad. La Naturaleza misma, por medio de su desarrollo, exige de nosotros una transición de un estado corrupto a un estado corregido, y la sabiduría de la Cabalá explica las fases y los estados que la persona atraviesa en el camino y las acciones y las Luces que forman parte del proceso. Ay de la nación si nosotros no vemos la verdad de esta sabiduría y no la usamos. Desde entonces, ella todavía sigue el mismo camino en la misma dirección, pero adelanta en las curvas bajo una lluvia de golpes, y con ello extiende el tiempo e incrementa las penas.

De hecho, el camino es claro, y cada movimiento tiene su momento oportuno, y si yo no lo realizo a tiempo, entonces la parte que no fue corregida de ayer se suma a la parte de hoy y por lo tanto se duplica la carga. Esta parte no desaparece y nosotros aun tendremos que corregirla, pero en peores condiciones, las cuales se derivan de la falta de corrección de ayer. Si no se corrige esto hoy, será mañana, con la carga de los dos últimos días, las condiciones serán mucho peores y yo tendré que hacer un trabajo tres veces mayor.

Así yo creo constantemente problemas externos mayores y más difíciles, hasta que esté totalmente rodeado de enemigos que quieren aniquilarme. También en casa las cosas están empeorando y el resto del mundo nos rodea con odio, ¿qué podemos hacer?

Además, internamente yo siento el endurecimiento del corazón. Si antes mi entendimiento era más puro, y sentía las cosas y cumplía las correcciones, hoy no me importa nada, y estoy decepcionado y vacío…

Así que, si yo no corrijo el problema a tiempo, éste permanece y éste se añade a la carga que ya tengo sobre mi espalda, que de este modo se vuelve cada vez más pesada. Este proceso es muy diverso, y tiene lugar en todas partes, en diferentes formas, y, finalmente, la crisis se expande y afecta a nuestra salud, nuestras finanzas, la economía, el entorno, la familia, el sistema educativo, nuestra seguridad, y todos los demás aspectos de la vida…

(94206)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/28/12, “Exilio y redención”

Material relacionado:
El temor primordial
No hay tiempo que esperar
El pueblo elegido tiene una responsabilidad ente el mundo ¿Quién esta dispuesto?

A dos pasos de la entrada

Pregunta: Estas convenciones parecen haber abierto una nueva puerta para nosotros y todo lo que hacemos a partir de aquí parece insípido, como si hubiéramos perdido toda su  jugosidad previa.

Respuesta: ¡¿Entonces por qué no han pedido eso?! Constantemente están diciendo: “¡Nosotros! ¡Nosotros!” ¡¿Entonces por qué no pidieron todos juntos?!

Pregunta: Siento que este es un nuevo estado en el cual aún no sé cómo pedir. Es como si hubiéramos tocado algo, pero aún no lo hemos procesado lo suficiente como para poder cumplir en realidad con ello.

Respuesta: No se les pide que pongan su petición en palabras lindas y elaboradas. Un padre entiende un simple llanto.

Pregunta: Entonces ¿porque no lo hemos pedido?

Respuesta: Porque ustedes no pueden unirse y apoyarse mutuamente. Aún hay diferentes cálculos que los controlan: vergüenza, falta de disposición; en pocas palabras, todavía no hay verdadera decisión, en la cual ustedes simplemente den el paso sin ningún cálculo.

Pregunta: ¿De dónde viene la vergüenza que no me deja dar el paso? Hablamos mucho de cercanía y unidad, pero sé que aún hay ataduras en mi corazón, limitaciones que dictan qué está permitido y qué está prohibido.

Respuesta: Esto se debe a que el Creador aún está lejos de ti; por el momento no sientes que está cerca. Tienes que tratar más fuertemente de imaginarlo a Él en la forma de la unidad en el grupo, que es en realidad lo que hemos comenzado esta semana. El “Creador” es la esencia del resultado de la unidad. Por esto tenemos que pedir y hacia esto tenemos que volvernos.

En cualquier caso, necesitamos un clamor, una plegaria, una petición, que esté libre de cualquier cálculo. Si no pueden alcanzar eso significa que aún están lejos del Creador y que el Creador está lejos de ustedes.

Pero todas las quejas también están justificadas y son de ayuda. Mientras más se quejen mejor. Estas quejas llevarán al cálculo correcto y adecuado.

Pienso que esta vez hemos dado un gran paso hacia adelante. No es sólo un paso; en realidad hemos entrado y hemos profundizado en las clarificaciones, abriendo mucho nuestros corazones, aunque no hemos retirado su cáscara con un “cepillo de hierro”. Esta es en realidad una buena aclaración: hemos comenzado a sentir, a tener sensaciones, a observar dónde está realmente esta unidad, cómo descubrimos el AHP del superior, un nivel elevado, cómo nos identificamos, cómo identificarlo, cómo nos adherimos todos a éste para que nos eleve, y cuál es la relación que tenemos con él.

Hemos atravesado muchas cosas que se relacionan con la conexión y la unidad, y aun cuando parecen sublimes, distantes, y abstractas, gradualmente se solucionarán en nuestra sensación. Entonces será más fácil para nosotros acudir a ellas y cumplir con ellas.

Pienso que ésta convención es muy profunda y nos ha traído a la clarificación más profunda e intensiva. Está destinada a las personas que en realidad están a dos pasos de entrar a la espiritualidad. Estoy muy feliz de que gracias a la sensación en el grupo de aquí y del grupo mundial, yo pueda hablar de una forma en la que nunca había podido hablar.

Pregunta: ¿Cuál debe ser la petición correcta?

Respuesta: “¡Ábrenos la puerta!”

Es en el momento que sientes que todas las puertas están bloqueadas, que todas las puertas están cerradas, que clamas. Esta es la puerta número 50, el estado deseable del que hablamos y leímos tanto. Ahora la están sintiendo en la práctica, y sólo falta la plegaria colectiva, la presión, la persistencia. Traten, hagan un esfuerzo, esto vendrá…

Estoy muy feliz por los estados por los que hemos pasado.
(89095)
De la Convención de Unidad, día dos del 9/21/12, Lección 4

Material Relacionado:
Pidan por la resurrección de los muertos
Lloren por la salvación
La persona nace en gozo