entradas en '' categoría

El Libro del Zohar – Capítulo, “¿Quién es tu compañero?”

El Libro del ZoharCapítulo, «¿Quién es tu compañero?» (Abreviado)

61.  Rabí Shimón dijo: «Cuánto esfuerzo debe hacer el hombre en la Torá de día y de noche, pues el Creador es severo con aquellos que se acercan a Él.  Y con cada palabra que el hombre alcanza con su esfuerzo en la Torá, construye un firmamento.»

62.  Cuando la Torá se renueva por la boca de alguien (la Luz de Jojmá se revela en el Masaj de Peh de Rosh), esta renovación (nueva corrección) asciende y aparece ante el Creador (en el Mundo del Infinito).  Y el Creador (la Luz general de Jojmá) acepta esta sabiduría (la recién revelada Luz de Jojmá), la besa (se une a ella), y la adorna con setenta adornos (Sefirot del cuerpo del alma).  Y la sabiduría renovada (la Luz de Jojmá) asciende y se establece en la cabeza de los justos que reviven los mundos y luego vuela y se remonta a través de 70,000 mundos hasta que asciende a Atik, la Sefira Keter.  Y todo lo que existe en Atik es Sabiduría Excelsa, oculta.

63. Y esta sabiduría oculta, que se renueva aquí en este mundo, asciende y se une con Partzuf Atik, entra a 18 mundos, en donde, «Ningún ojo ha visto al Creador además de ti.»  Las almas surgen de ahí y aparecen ante Atik, completo y perfecto,  Entretanto Atik los adorna con 370,000 adornos y la sabiduría se transforma en un firmamento.

64.  Y así, la corrección del hombre en este mundo crea firmamentos, los Cielos nuevos, que aparecen ante Partzuf Atik: estos son «firmamentos renovados», ocultos por la Sabiduría Excelsa.  Y todas las otras partes de la Torá que no son renovadas mediante la Sabiduría Excelsa aparecen ante el Creador, ascienden y se convierten en «las tierras de vida»,  (Artzot HaJaim).  Después descienden y adornan la tierra: y de todas las renovadas, cobra vida una nueva tierra.

65.  Está escrito, «Cuando la nueva tierra y los nuevos Cielos, que yo hago.»  Está escrito «Yo hago», en tiempo presente, pues se hacen al revelar los secretos de la Torá.  Y está escrito sobre esto,  «Y yo lo pondré en tu boca y en la sombra de las vestiduras de tus manos,  para que pueda yo tomar los cielos (renovados por la Torá) y colocar los cimientos de la tierra.»

66.  ¿Cuál es el significado de, «en la sombra de las vestiduras de tus manos»?  Cuando la Torá le fue entregada a Moisés, miles de ángeles aparecieron como para herirlo levemente con las flamas de sus bocas. Pero, el Creador lo protegió.  Entonces ahora, cuando la renovación en la Torá asciende y aparece ante el Creador, Él la protege,  y  resguarda a quien la realizó, para impedir que los ángeles lo encuentren y lo envidien, hasta que un nuevo Cielo y tierra se hagan de la renovación en la Torá.  Por lo tanto, se dice, «Tomar los Cielos y colocar los cimientos de la tierra de la sombra de las vestiduras de sus manos.»

67.  El Creador dijo a estas puertas y a las palabras de la Torá, renovadas por Él: «¿Con quien están ustedes? Ustedes son mis compañeras.  Igual como hice los Cielos y la tierra con Mis palabras, como está escrito,  ‘Con la palabra del Creador se hicieron los Cielos,’ así ustedes crean nuevos Cielos y tierra con su (corrección) trabajo en la Torá.»

68.  Sin embargo, si la renovación de la Torá, por alguien que no sabe  lo que está diciendo, crea un firmamento, por tanto, alguien que no aspira a revelar los secretos de la Torá, todo lo que renueva asciende y el lado inverso del hombre (la parte masculina de la fuerza impura)  y la lengua falsa (de Nukva de la fuerza impura, llamada Tehom Raba, gran abismo), y el hombre inverso brinca 500 Parsaot (medidas de distancia) para recibir esta renovación de la Torá, la toma y hace un firmamento falso con ella, llamado Tohu (abismo).

69.  El hombre inverso entonces vuela a través del firmamento vacío, atravesando 6,000 Parsaot, se detiene y una mujer impura surge, que soporta este firmamento vacío, ella lo deja y mata a cientos de miles, pues ella recibe el poder de volar y atravesar todo el mundo en un instante.

70.  De ello está escrito, «No faciliten la trasgresión infructuosa.»  La Trasgresión se relaciona con la parte masculina.  La Nukva impura (la fuerza femenina) atrae a la parte masculina a la infructuosidad.  Y después, como resultado, se comete una trasgresión, pues la parte masculina atrae a las almas hacia esta Nukva, que se fortalece y mata a la gente.  Y de esta manera ella mata a muchos.  ¿Y, quien provocó todo esto?  Son aquellos que estudian la Torá, pero no alcanzan  «Orah y Morah«, la Luz y el otorgamiento.

71.  Rabí Shimon dijo a sus amigos,  «Les ruego que no pronuncien ningún discernimiento de la Torá, para que ellos no escuchen del Gran Árbol de la Verdad.  No ayuden a la impura Nukva a matar gente.  Ellos abrieron y dijeron silenciosamente, «¡Sálvanos, oh, Misericordioso!»

72.  Vengan y vean, el Creador creó todo el mundo con la Torá.  Y Él miró dentro de la Torá cuatro veces antes que Él creara al mundo.  Esto debe enseñar a la gente a no equivocarse.

73.  Frente a estas cuatro veces, el Creador vio, contó, preparó e investigó lo que Él había creado.  Aún antes que Él lo hubiera creado.  Por lo tanto está escrito,  «En el principio el Creador Et (artículo)»,  cuatro palabras, correspondientes a los cuatro anteriores.  Y después, está escrito: «Cielos»,  frente a todas las cuatro palabras, pues el Creador miró dentro de la Torá, antes que Él empezara a manifestar su pensamiento en la realidad.

Material Relacionado:

Historia de la Cabalá (2:47min)

Nacer cabalista

En el pasado, antes de la destrucción del Templo, los hijos nacían en una sociedad que percibía al Mundo Superior y al Creador y cimentaban su vida sobre las leyes espirituales. Los niños y niñas percibían la relación de «ama a tu prójimo como a ti mismo» como un hecho patente de la vida.  Observaban a los adultos poner el ejemplo y aspiraban a alcanzar una mayor conexión con el Creador, al que claramente percibían.  Comprendían que habían nacido en este mundo y existían en él temporalmente sólo para crear una conexión con Él.

En el grupo de Bnei Baruch, nuestros hijos (y nietos) participan en las lecciones de Cabalá preparadas especialmente para ellos. Sus relaciones se construyen bajo la guía de maestros según el principio de la Torá: otorgamiento y amor a los amigos.  Ellos entienden completamente que ellos y toda la gente en general, estamos interconectados.  Las lecciones se imparten los domingos y durante todo el día sábado. El sábado, los niños varones vienen con sus padres a la lección matinal y se quedan todo el día.  Tenemos un curso especial para ellos.  Cada determinado número de meses, también doy una lección (un examen) a los niños.

Es un gran placer verlos y escuchar sus preguntas y respuestas;  contemplar a estas personitas crecer formando una nueva perspectiva del mundo.  No nos damos cuenta lo que significa recibir la verdadera imagen del mundo durante la infancia, comprender el origen del mundo, su sentido y propósito.  La imagen permea la consciencia de un pequeño y permanece en él como su naturaleza. Al observar su comportamiento diario, cuando se reúnen o están separados, cuando se encuentran en el centro o lejos de él, en guarderías o escuelas, vemos que se portan de otra manera, tienen una cualidad refinada, interna: la espiritualidad.  Su semejanza con la Fuerza Superior les garantiza éxito y seguridad en nuestro mundo.

Material Relacionado:

Clase para niños

Los niños, las almas y el punto en el corazón

¿Quién puede estudiar Cabalá?

¿Por qué sentimos el sufrimiento?

Recibí dos preguntas sobre el sufrimiento

Pregunta: ¿Por qué nuestros cinco sentidos perciben la ausencia de semejanza con la espiritualidad como sufrimiento?

Mi respuesta: Porque nuestros sentidos son deseos que quieren ser llenados.  Estaban llenos en el Mundo del Infinito y después se vaciaron por el rompimiento, la separación del alma común en una multitud de partes separadas de almas. Cada alma tiene recuerdos (Reshimot) de la plenitud pasada y estos Reshimot ahora se están despertando y exigiendo que se les llene.

A lo que usted le dice sufrimiento es el vacío de este sentimiento.  Cuando cambie usted su actitud a la sensación del sufrimiento, entonces lo va a experimentar como plenitud y felicidad.  Nuestra actitud o intención puede cambiarlo todo.

El estado en que nos encontramos es estático y constante;  lo único que cambia es nuestra actitud hacia este.  Determina si nos percibimos como presentes en este mundo, en el ocultamiento del Creador, o en Su revelación, en los grados de los cinco mundos o en el Mundo del Infinito.

Pregunta: ¿Qué debo hacer si mi única súplica al Creador es,  «Dame la fortaleza para no odiarte,»  y a pesar de mi trabajo en el grupo, la difusión y las lecciones, lo único que siento es que la situación en mi hogar se empeora, mis circunstancias económicas se deterioran (no puedo ni encontrar trabajo), etc.  De pronto me siento completamente enemistado con el Creador.  ¿Es normal que la Cabalá nos traiga la devastación material?

Mi respuesta: Rabash me contaba cuan difícil le resultaba encontrar trabajo y cuántas veces tuvo que cambiar de empleo, lo cuál incluyó ser zapatero, trabajador, escribano y sirviente.

Debe conservar usted la misma actitud que todos los demás sobre esta situación, pero al mismo tiempo, regularmente (de acuerdo a un horario establecido) continuar con aquello por lo que está usted vivo en este mundo: la corrección de su alma.  Sea un poco más humilde, piense que todo viene del Creador y que lo único que usted desea es sentir que así es.

Material Relacionado:

La perseverancia es la clave del triunfo

La redención llegará en las manos del Creador

Todos los profetas escribieron sobre nosotros

Recibí algunas preguntas sobre los profetas, la humanidad del futuro y la comunidad de Bnei Baruch

Pregunta: Me pregunto si comprendo correctamente: ¿Ninguno de los profetas habló alguna vez de lo que estaba ocurriendo en su época o sobre la proximidad de la destrucción del Templo, sino sólo de nuestros tiempos, el ascenso espiritual y la erradicación del egoísmo que tendrá lugar?

Mi respuesta: Sí. Lea el Talmud Babilónico, Sanedrín, página 99 A.

Pregunta: Estoy preocupado: ¿la humanidad va a poder cambiar y comprender lo que más importa, o la detendrá la guerra entre Rusia y Georgia y el mundo se va a ahogar en la locura y el caos?

Mi respuesta: Espero que nuestros esfuerzos de difusión van a llevar al mundo a la corrección pacífica, sin luchas preliminares.

Pregunta: Escuché que hubo una época en que Bnei Baruch buscaba una oportunidad para que los cabalistas vivieran juntos. Sin embargo, aún cuando sus estudiantes viven cerca del Centro de Bnei Baruch, no viven juntos. ¿Por qué? ¿No tienen los recursos, un lugar apropiado, o es necesario fortalecer el deseo?

Mi respuesta: Deseábamos crear un modelo de la futura sociedad en un ambiente cerrado, hasta que descubrimos que es indispensable salir al gran mundo y alumbrar a toda la humanidad, en lugar de aislarnos,

Material Relacionado:

El egoísmo se está destruyendo a si mismo

Ninguna parte tiene la razón en la guerra de Georgia

El camino del sufrimiento y el camino de la Torá (01:01:05m)

No se mate de hambre. Mejor utilice la luz superior

Recibí una pregunta: Tengo una pregunta sobre los sabios de la antigüedad. Le he escuchado decir que ellos dormían en el suelo y se restringían de muchas formas. Me pregunto por qué lo hacían, pues nosotros aprendemos que únicamente la Luz puede transformarnos y también la Cabalá prohíbe tales cosas como matarse de hambre, ingresar a un monasterio, etc. La forma en que se comportaban en el pasado se parecía a las enseñanzas orientales.

Mi respuesta: Es porque el desarrollo del egoísmo (que determina todo el desarrollo humano) es un proceso, y en aquel entonces el egoísmo se había desarrollado sólo en un nivel muy bajo. Para alcanzar la corrección era suficiente limitarse físicamente y estudiar la Torá, como lo escribe Baal HaSulam en la Introducción al Talmud Eser Sefirot: «Come pan con sal, bebe un poco de agua, duerme en el suelo y trabaja en la Torá. Si esto haces, serás feliz, feliz en este mundo y feliz en el mundo por venir.» Esto muestra que nadie revocaba la corrección de la Luz Superior, porque inicialmente está escrito, «Yo he creado el egoísmo y Yo he creado la Torá para su corrección, porque la Luz lo regresa a Mi.»

Sin embargo, más tarde, durante la destrucción del Templo (hace 2000 años), hubo un salto muy importante en el desarrollo del egoísmo y las personas cayeron dentro del egoísmo (el Templo fue destruido). Los cabalistas entonces hicieron una corrección especial al sistema de los Mundos Superiores que nos gobiernan para que, en lugar de utilizar restricciones, utilizáramos la Luz Superior (Or Makif).

Por lo tanto, cuando una persona con un gran egoísmo ayuna (se limita), generalmente empieza a sentir orgullo por sus acciones y se aleja de la Meta aún más. Piensa que al aumentar las limitaciones y los detalles de la observancia, será más justo. Por eso los cabalistas cancelan completamente todo lo exterior, las condiciones físicas, las acciones y las limitaciones y al hacerlo se alejan de la religión todavía más. Se hizo así porque una persona puede confundirse y pensar que las acciones físicas significan corrección.

Material Relacionado:

Bebe su leche malteada y estudie Cabalá

Estamos construyendo el Tercer templo

El Libro del Zohar – Capítulo, “La visión del Rabí Jiya”

El Libro del Zohar Capítulo, «La visión del Rabí Jiya»

49.  Rabí Jiya se postró en la tierra y sollozó,  «Polvo, qué duro y despiadado eres,  a cuántos has devorado, aún al más grande, al Rabí Shimon, la Luz del mundo entero, también lo has devorado y sin embargo, ¿tu gobiernas al mundo?»  Pero, de inmediato se recobró y dijo,  «¡No seas soberbio, polvo, porque los pilares del mundo no serán traicionados por ti y  Rabí Shimon no será devorado por ti!»

Al principio,  Rabí Jiya pensó que a Rabí Shimon mismo lo había devorado la tierra, esto es, que no había alcanzado la corrección completa, pues las puertas superiores están cerradas para todos.  Sin embargo, si  Rabí Shimon revive los mundos por medio de su alma, ¿cómo sería posible que no hubiese alcanzado la perfección?  Por lo tanto, concluye que Rabí Shimon no fue devorado por el polvo; que sí alcanzó la corrección completa.  Lo que Rabí Jiya no podía comprender, sin embargo, es cómo cualquier alma individual puede alcanzar el fin de la corrección antes de (sin) la completa corrección de todos los demás.  Esto, Rabí Jiya, no se lo podía explicar.

50. Rabí Jiya ayunó por cuarenta días para poder ver al Rabí Shimon pero se le dijo que aún no tenía merito para verlo.  Lloró y ayunó durante otros cuarenta días.  Entonces se le mostró una visión (no de su grado, sino de uno más elevado): Rabí Shimon y Rabí Elazar discutían sobre él, las palabras de Rabí Jiya.

51.  En esa misma visión, Rabí Jiya vio como Rabí Shimon y Rabí Elazar subían sobre grandes alas celestiales y remontaban hacia la Asamblea del Cielo.  Después, ambos regresaban a su sitio y brillaban con más resplandor que nunca antes, más resplandecientes que la luz del sol.  El término Asamblea Excelsa (de las almas corregidas) se refiere a la Asamblea del Creador Mismo, mientras que la Asamblea Celestial se refiere a la Asamblea de Matat.  Las alas son ángeles (fuerzas espirituales similares a robots o bosquejos de animales de nuestro mundo), cuya tarea es ayudar a las almas a ascender de un grado espiritual a otro.

52.  Además, Rabí Jiya vio que Rabí Shimon dijo,  «Dejen que Rabí Jiya entre y vea hasta que punto el Creador reaviva los rostros de los justos en el mundo por venir. Feliz aquel que llega aquí sin vergüenza.  Feliz aquel que se yergue en el otro mundo contra todos los obstáculos.» Y Rabí Jiya se contempló entrando, y Rabí Elazar y todos los demás estaban de pié frente a él.  Y él, Rabí Jiya se avergonzó; entró, inclinándose y se sentó a los pies del Rabí Shimon.  Rabí Shimon abrió el camino a la Luz y dijo: «Feliz aquel que entra aquí sin vergüenza.» Y todos los que estaban ahí presentes no sentían vergüenza. Sólo Rabí Jiya estaba avergonzado.  Así era porque tenían la fortaleza para resistir el poder del polvo y Rabí Jiya no la tenía.  Ellos eran perfectos, mientras que Rabí Jiya tenía una imperfección – deseaba alcanzar.  Y era de esto que se avergonzaba.

53.  Una voz resonó, «Baja los ojos, no levantes la cabeza.»  Rabí Jiya bajó los ojos y vio Luz que brillaba a los lejos.  La voz regresó y dijo, «Los Excelsos, ocultos y encerrados, que tienen ojos que vigilan al mundo entero, mira y ve: los de abajo duermen y la Luz de sus ojos está escondida en sus pupilas.  ¡Despiértalos!

Una vez que hubo seguido la instrucción de bajar los ojos y no levantar la cabeza (no recibir la Luz, sino únicamente otorgar), oyó (la Luz de Jasadím) el llamado, en el que él alcanzaba todo.  La voz divide todas las almas en dos grupos: el primero es un grupo de Excelsos que merecieron que se les abrieran los ojos para contemplar al mundo entero y el Segundo grupo de almas tienen la Luz de sus ojos oculta.  Es por eso que la voz llamó a las almas del primer grupo a contemplar, esto es, utilizar la recepción de la Luz Superior, para atraer la Luz Superior junto con el segundo grupo.

54.  ¿Quién de entre ustedes convierte la oscuridad en Luz (el amor hacia nuestro amigo) y saborea lo amargo (el otorgamiento) como dulce aún antes de llegar aquí, esto es, mientras aún estaba en vida en el otro (egoísta) mundo?  ¿Quién de ustedes espera y aguarda cada día a la Luz (de la corrección) que brilla cuando Él se distancia (de él con una sensación de descenso)?  Pues aquel que no espere esto cada día mientras vive en este mundo no tiene lugar en el Mundo Superior.

55.  En su visión, Rabí Jiya vio a muchos de sus amigos, algunos eran elevados por alas, mientras otros eran bajados.   Y por encima de todos ellos, él vio las alas del Matat que se aproximaba.  De esta manera los dos grupos se ayudan entre sí.  Rabí Jiya vio también que debido a la aspiración de ambos grupos, Matat descendió de la Asamblea Celestial hasta la asamblea de Rabí Shimon y habló bajo juramento.

56.  El angel Matat juró que escuchaba detrás de la cortina como cada día el Creador recuerda y se aflige por Maljut, tirada en el polvo.  Y cuando se acuerda de ella, golpea 390 firmamentos y todos se estremecen de un miedo atroz ante Él.  Y el Creador vierte lágrimas por la Shechina -Maljut que se ha caído en el polvo.  Y esas lágrimas hierven como el fuego y caen al Gran Mar.  Y por el poder de estas lágrimas, el Gobernante del Mar, llamado Rajav, es revivido, bendice al Creador y se inclina para tragar todo, desde los primeros días de la creación y para absorber todo dentro él mismo, cuando todas las naciones se reúnan contra Israel, el gobernante del mar se levantará otra vez con vida y tragará todas las aguas primitivas, pues Maljut recibirá la corrección faltante, por cada día que el Creador se preocupa por ella, hasta que ella, Su única creación, alcance su corrección final –  las aguas se secarán e Israel caminará por tierra seca.  Y aquí el engaño que tenía Rabí Jiya se le reveló:  él entendía que nada desaparece en el polvo, pero, por el contrario, cada día Maljut experimenta correcciones, justo como Matat lo juró.

57.  A través de todo esto, oyó una voz, «¡Despejen este lugar, despejen este lugar!  El Mashiaj (Mesías), el Rey-Redentor llega a la asamblea de Rabí Shimon,»  pues todos los justos reunidos ahí ascienden de esta asamblea a la Asamblea del Cielo.  Y el Mashiaj visita todas estas asambleas y sella la Torá que sale de las bocas de los justos.

Como resultado de la revelación del fin de la corrección, oculta en el juramento de Matat, todos los justos presentes en la Asamblea de Rabí Shimon alcanzaron los Grados Superiores y alcanzaron los niveles de «cabezas de asambleas» y merecieron ascender a la Asamblea de los Cielos y revelar al Mashiaj.

Y ahora todos los miembros merecieron convertirse en cabezas de las Asambleas, de donde ellos merecían un ascenso a la Asamblea Celestial.  Es más, gracias a sus correcciones ellos merecieron que el Mashiaj mismo llegara a estas asambleas para ser adornado con sus obras en la Torá.  Y ahora todos los miembros han merecido alcanzar el nivel de cabezas de las asambleas.

58.  Los miembros se pusieron de pié.  Rabí Simón se puso de pié también y su Luz se elevó hasta el firmamento.  El Mashiaj le dijo,  «Feliz eres tu, Rabí, pues tu Torá se ha elevado a 370 rayos de Luz y cada rayo se divide en 613 rayos (atributos) que ascienden y se bañan en los ríos del santo Apharsemon.  Y el Creador confirma y firma la Torá de tu asamblea.»

59.  «Yo he venido hasta aquí no para confirmar la Torá de tu asamblea, sino sólo porque el ‘propietario de las alas’ se dirige hacia aquí.  Pues yo sé que él no entrará en ninguna otra asamblea sino la tuya.» Entretanto, Rabí Shimon le contó del juramento hecho por el ‘dueño de las alas’.  Justo en ese momento el Mashiaj tembló con reverencia – y los Cielos se estremecieron y el Gran Mar hirvió, y los Leviatanes se agitaron y el mundo entero amenazaba con volcarse –  y se fue.

60.  Rabí Chiya tembló con reverencia cuando el Mashiaj se fue y sus ojos estaban llenos de lágrimas.  Pues el Mashiaj abandonó la Asamblea de Rabí Shimon llorando de tanto desear la corrección final.  Y Rabí Jiya también se sentía angustiado por el ferviente deseo de alcanzar el fin de la corrección.  Rabi Jiya lloró y dijo, «Feliz es la porción del justo en el otro mundo y feliz es la porción de Rabí Shimon bar Yochai quien se ha hecho merecedor de todo esto.»

La visión de Rabí Jiya.  Comentario completo

Material Relacionado:

Historia de la Cabalá «El libro del Zohar» (2:46min)