entradas en '' categoría

El camino espiritual está sembrado de descensos seguido de ascensos

wise1Recibí dos preguntas sobre el trabajo con descensos espirituales:

Pregunta: En algunas ocasiones tengo la horrible sensación que todo en mi vida (mi trabajo, mi familia, salud y el mundo en donde vivo) está por derrumbarse y este sentimiento cambia mi perspectiva de la vida.  ¿Cómo utilizamos estos estados?

Mi respuesta: Debe empezar a comprender que el nacimiento de un nuevo estado acontece sólo a través de este camino de “descensos y ascensos”.

Pregunta: ¿Cuál es el significado de “caer para levantarse”?  Si una persona de pronto empieza a hacer cosas que nunca antes había hecho, ¿eso es un descenso?

Mi respuesta: Si esta persona ha estudiado Cabalá en sus ratos libres, entonces es un caso de egoísmo acrecentado.  Está escrito, “Si uno está más arriba que los demás, su egoísmo es mayor que el de ellos”.   Se está hablando de  “caer para levantarse”.  ¡Es el proceso correcto para revelar nuestra naturaleza!  Lo bueno de esto es que uno necesita un deseo enorme para alcanzar al Creador y así es como se crea ese deseo. Esta fase pasará seguida de un ascenso espiritual.  Será reemplazado por otro descenso y así sucesivamente hasta la corrección final, el grado más elevado.

Material Relacionado:

Prefacio a la Ciencia de la Cabalá (puntos 10-12)

La redencón llegará en las manos del Creador

¿Qué es la Cabalá?

Ciencia de la Cabalá (00:24:25)

El mal de ojo es nuestro propio egoísmo

michael-laitman_30Recibí una pregunta: ¿Qué es el “mal de ojo”?

Mi respuesta: Cuando miro a los demás, mi egoísmo evoca sentimientos de envidia, odio y un deseo de poder.  No les deseo nada bueno a los demás o al menos no quiero que estén mejor que yo.  Si les deseo que les vaya bien y que triunfen es tan sólo para hacerles ver que yo soy todavía más exitoso.

Puesto que todos estamos interconectados este “mal de ojo”, o este deseo, influye en los demás.  Nuestra vida es la prueba de esto.  Esto es lo que mi maestro Rabash explicaba.  Nuestros deseos trabajan para nosotros o en contra de nosotros, puesto que estamos conectados en un sistema único.  Nuestros deseos “se pasean” dentro de este sistema y no podemos evitar nuestra influencia hacia los demás y su influencia en nosotros.  Nuestros pensamientos sobre cada uno de nosotros y sobre el mundo en conjunto su han producido nuestro mundo mutilado y nuestra  sociedad enferma.  Nosotros somos la causa de todo nuestro sufrimiento.

Material Relacionado:

La mente es el sirviente de los deseos

Al cambiar nuestra intención cambiamos nuestra realidad

Un juego es un asunto serio

La experiencia de la luz (00:31:50)