entradas en '' categoría

Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es mío

financial2520crisis2520causes2520spike2520in2520anti-seImagine que usted es un egoísta con su propia familia y que a los miembros que la integran los trata de la misma forma que al resto del mundo: «máxima recepción y mínimo otorgamiento». Le miente a su hijo para sacar algún provecho de él, y se siente satisfecho por ello. Roba la comida de sus hijos del refrigerador y trata de engañarlos y estafarlos. Esa es justamente su actitud hacia todo el mundo: «trabajar menos, ganar más».

Si todo el mundo hoy en día es interdependiente y todos somos una sola familia, aunque no estemos de acuerdo con que las cosas sean así, nuestra forma de conducta hacia el mundo es como si utilizáramos a nuestros hijos para beneficio personal.

Material relacionado:

¿Cómo corregir a un egoísta?
En una familia todos dependen de todos los demás

La verdad le pertenece a todos

textsRecibí una pregunta: Cuando usted habla del Creador, se podría pensar que está hablando de religión. ¿Puede usted explicarlo con una terminología real, de todos los días?

Mi respuesta: Entiendo que estas palabras provocan asociaciones desagradables y que para muchos se relacionan con una gran cantidad de estereotipos. Pero, en la raíz de la narrativa bíblica se encuentra la revelación de la fuerza Superior al hombre y ese relato  no es el conocimiento privado de ninguna religión. A nadie se le ha concedido el derecho personal de ser el dueño de Él. Muy por el contrario, cada persona tiene que descubrir al Creador por sí mismo. Los primeros que lo hacen son aquellos que sienten que hay algo dentro de sí que necesitan corregir, como se ha dicho, «Yo he creado la inclinación mala y la Torá como un medio para corregirla».

La ciencia de la Cabalá es la verdadera Torá. Con toda certeza se la llama Torá-emet («emet» cuya traducción es «verdad»). Por eso es que todos tienen que entender que la Torá habla solamente de la espiritualidad y le pertenece a todos. A medida que alguien estudie Cabalá y se corrija, comprenderá el significado de estas palabras.

Por esta razón debemos cambiar nuestra actitud hacia las referencias que hace Baal HaSulam y otros cabalistas sobre la Torá, los Salmos y la Mishna. El objetivo no es memorizar todas las palabras, sino sentirlas dentro de uno mismo.

Supongamos que alguien memoriza todo el Talmud. ¿Piensan ustedes que eso significa que esa persona ha corregido alguna parte de su alma? Tendrá que regresar a esta tierra en otra reencarnación como si no hubiera hecho nada en su vida. Es mejor conocer una sola frase y al corregirse, comprender aunque sea esa porción, sentirla dentro. Esto sería más precioso que mil páginas del Talmud memorizadas.

No les deben asustar las referencias a Tanaj y otras interpretaciones de hombres sabios, sencillamente hay que comprender lo que ellos hablan. Es muy complejo transmitir explicaciones cabalistas empleando un lenguaje secular. Pero no es necesario. Por ejemplo, una gran cantidad de personas alrededor del mundo lee el Libro de los Salmos, así como los cinco libros de la Torá (El Pentateuco).  Todo mundo conoce estos textos más o menos. Lo único que hay que hacer es explicar su verdadero significado y el individuo entenderá que el contenido está dirigido a él desde su fuente original. Esta fuente le pertenece a toda la humanidad y engloba el método para corregir el alma. Si una persona no utiliza la luz que reforma que encierra la Torá, no posee la Torá. Todo lo que tiene es un libro impreso.

Material relacionado:

El Creador es el yo corregido
Como leer la Torá
Introducción al Talmud Esser Sefirot

Nuestro mundo integral es un círculo sin principio ni fin

upperRecibí una pregunta: ¿Cómo puede uno odiar su egoísmo sin odiar a los otros al mismo tiempo?

Mi respuesta: El problema con el mundo de hoy es que todos culpan a los demás. Pero si estamos hablando de un sistema cerrado, integral, es que todos allí dentro son culpables; nadie tiene razón o se equivoca. Si el mal persiste es el resultado de todos y cada uno de nosotros.

Si todas las ruedas dentadas están engranadas unas con otras, no hay una rueda que pueda salvarse de la recompensa o el castigo; todas están conectadas. No se puede pensar que alguna debe girar o forzar a los demás a girar por las otras; todas giran simultáneamente. Por consiguiente, nuestra corrección es mutua. Eso significa que todos debemos decidir simultáneamente: «Dejemos de girar cada una por su lado y empecemos a girar en la misma dirección, cada una por el bien de la otra».

Todos somos culpables de lo que está ocurriendo en el mundo. No existen criminales o víctimas. Todos somos igual de responsables por todo lo bueno y lo malo. Eso es porque vivimos en un mundo integral y la representación de un mundo integral es un «círculo» que no tiene principio ni fin. Así es que no hay nadie a quien culpar. Todos contribuyen a todo lo que ocurre en la sociedad humana.

Tenemos que comprender la naturaleza de un sistema integral completo y empezar a tratar a todos en forma distinta. Si yo alcanzo el reconocimiento del mal, me vengo a dar cuenta que soy el único criminal en el mundo.

Material relacionado:

¡No te inmiscuyas en el equilibrio de la naturaleza!
La esencia de la religión y su propósito
La Garantía Mutua (Arvut)

Jugando con el mundo

what2520do2520villains2520and2520prophets2520have2520tReportaje (de End Game the Movie): «Te quieren ver muerto» Para el Nuevo Orden Mundial, un gobierno planetario apenas está empezando. Una vez en el poder, se aplican en un proyecto para exterminar al 80% de la población del globo, permitiendo que la «elite» viva para siempre con la ayuda de la tecnología avanzada. Por vez primera, Alex Jones, realizador de películas, hace campaña para revelar el proyecto secreto de la exterminación de la humanidad. Jones relata la crónica de la subida al poder de una feroz elite global y muestra cómo han financiado a dictadores y las guerras más sangrientas, creando un orden del caos para preparar el camino para el primer imperio mundial.

Mi comentario: Existen un buen número de teorías sobre conspiraciones circulando por ahí. Pero la respuesta es la misma: nadie en nuestro mundo puede hacer algo independientemente. Todo está determinado según la fórmula de nuestra semejanza con la Naturaleza (el Creador). Ese es el origen de todos los cambios que ocurren en el mundo y alrededor de nosotros. Y sólo existe un propósito para todo: que logremos ser semejantes al Creador, esto es, el atributo de amor y otorgamiento. No hay una sola persona o grupo en el mundo que tome las decisiones de alguna forma. Todo lo que podemos hacer es facilitar esta semejanza o entorpecerla, acelerando o retrasando el proceso. Por lo que respecta a los Masones y otros grupos parecidos, déjenlos seguir con sus juegos como les parezca.

Material relacionado:

El propósito de la creación es la adhesión con el Creador
Los Masones están asustados con la Cabalá
Baal HaSulam artículo: «Introducción al Zohar», punto 4
La Ley de Equivalencia de Forma

Realizar cálculos para beneficiar a la colectividad

laitman_2009-03_7958Se está revelando hoy en día un nuevo sistema general de la Naturaleza. Este sistema general lo dirige la ley universal de interrelaciones. ¡Si todos estamos conectados entonces cada acción buena o mala me influye!

La formula del éxito depende de este sistema general y la condición de todos los que actúan dentro de él. No existe en el mundo una computadora o alguna forma de inteligencia capaz de realizar cálculos específicamente para el futuro. ¿Qué sucede si una persona desea avanzar conforme a su propio deseo, en lugar de esquivar los golpes que nos agobian?

Yo dependo de lo que los demás hacen y es algo que no puedo cambiar. Si quiero avanzar por mi cuenta, tengo que conocer todas las condiciones para lograrlo. Sin embargo, nadie lo sabe por adelantado. Todos tenemos libertad de elección pero, ¿en qué radicaría la libertad si dependemos enteramente de las condiciones creadas por los demás? Es un círculo vicioso. Nadie es capaz de tomar el mando de la situación empleando los mismos conceptos normales de tiempo, espacio y movimiento dentro de nuestra habitual manera de pensar convencional y egoísta.

Existe, sin embargo, una solución sencilla y lógica. Si deseamos dirigir este sistema, tenemos una posibilidad: elevarnos por encima de nuestros cálculos personales y empezar a realizar cálculos que beneficien a la colectividad, ignorando nuestra propia situación o la conducta de los otros.  No importa en qué estado se encuentra ese gran sistema, sólo tenemos que elevarnos y «dar» a todos. Esta es la única decisión acertada en un sistema cerrado. ¡No existe otra fórmula para el éxito!

Material relacionado:

El rompecabezas de 7 mil millones de piezas
Restaurando la Antigua Babilonia
La historia de Joe Smith y la interdependencia global