entradas en '' categoría

La creación y el Creador no pueden existir uno sin el otro

titlesRecibí una pregunta: ¿Dónde se encuentra mi “yo” en el sistema de fuerzas espirituales?

Mi respuesta: “Yo” es el la persona que las revela. “Yo” es la pantalla en la que se revelan. “Yo” es el grado de semejanza y revelación. En el mundo espiritual, es imposible hacer diferencias, porque usted revela por medio de interacción (Zivug) y unificación. Es imposible dividir la sensación espiritual entre quien alcanza y lo que se alcanza.

La espiritualidad es una sensación de un estado común; es el resultado de su compromiso con el Nivel Superior. A usted no se le llama “creación” hasta que revela al Creador. Y cuando tiene esta sensación es imposible hacer la distinción entre Él y usted. La creación y el Creador no pueden existir uno sin el otro y usted lo revela en el grado en que se vuelve semejante a Él.

Así que usted pregunta; “¿Dónde está mi ‘yo’ en esto?”  “Yo” es el grado de su semejanza con el Creador. Sin este grado, no existe en el mundo espiritual

El Creador es un detalle de su percepción

laitman_2008-10-29_9268_wpNo existen sino fuerzas en el mundo espiritual. Pero la conexión entre ellas está determinada por la percepción suya (mundo-año-alma y una realidad ya hecha). Y el Creador es también un detalle de su percepción. Él es algo fuera de usted. Es decir, desde su realidad interior, usted deduce algo que la provee y la sostiene y a esa parte usted la llama “el Creador”. Es usted quien Lo distingue y Lo “dibuja” dentro de sus atributos.

Lo mismo se aplica al resto de la imagen (mundo-año-alma). Cuando usted está en el mundo espiritual, revela la matriz espiritual de las fuerzas, “mundo-año-alma y una realidad ya hecha”. Usted revela entonces un orden distinto de fuerzas que se influyen una a otra. Ellas contienen una parte interior (el alma) y una parte exterior (el mundo). Y usted comprende algunas de las fuerzas, viéndolas como causa y consecuencia; ese es el año. Ellas contienen el Pensamiento Superior y una fuerza que conduce el proceso; esa es la realidad ya hecha.

Nuestro sistema interior coordinado: mundo-año-alma

michael-laitman_22El mundo espiritual consiste de las mismas partes y conexiones entre ellas que el mundo material. Sin embargo, solamente podemos sentir el mundo espiritual en el grado que nuestras sensaciones entran en él.

Las fuerzas descienden desde Arriba a nuestro mundo y ellas tienen atributos, inanimados, vegetativos, animados y humanos. Esto es lo que observamos: la expresión de las Fuerzas espirituales en nuestro mundo como objetos y acciones.

Nuestro encuentro con los detalles de percepción ocasionan las formas. Por ejemplo, digamos que yo veo un objeto ante mí ahora. Aparece en forma específica, pero si yo tuviera atributos diferentes entonces vería una forma diferente. Baal HaSulam, da el ejemplo de una mesa: yo la veo de una forma, pero el angel la ve a través de sus atributos.

La realidad o percepción se produce cuando mis atributos se unifican con los de la Luz, debido a que tenemos atributos en común o semejantes.  Más allá de mi percepción, sólo existe el Infinito, del cual yo percibo solamente la parte con la cual comparto atributos. ¿Así es que cómo puedo armonizarme para compartir atributos con el Mundo Superior? Puedo hacerlo porque dentro de mí tengo el mismo sistema coordinado (mundo-año-alma y realidad ya hecha) que éste tiene en el interior. Y cuando yo lo pido, la Luz Superior hace que mi sistema sea semejante al del Nivel Superior. A esto se le llama la corrección del alma. Es cuando yo convierto mi sistema interior semejante al del Infinito en una medida específica. A raíz de esto determino mi nivel espiritual y el grado en que percibo el Infinito.

Las acciones físicas que hacemos no pueden corregir nada en el mundo

realityNo tiene sentido intentar corregir algo en nuestro mundo, ya que es un mundo de consecuencias, que desciende de las raíces espirituales. Sin embargo, si podemos de alguna forma afectar las raíces superiores, también podremos cambiar el mundo material.

Las raíces no pueden ser afectadas por individuos aislados. Es únicamente al unirse que podemos lograr una conexión con la raíz, puesto que no existimos allí como individuos. En las raíces estamos unidos como un sistema único.

Por consiguiente, si deseamos cambiar nuestra realidad, tenemos que unirnos. Cuando tenemos este deseo, éste atraerá la Luz hacia nosotros, lo cual corregirá todo en este mundo.

Entonces, verdaderamente “corregiremos el mundo”. Pero si intentamos corregir la exterioridad, las acciones exteriores, comportamiento, mandamientos religiosos, no tendría sentido puesto que no hay nada que corregir aquí. Todo esto es sencillamente una impresión en la materia inanimada de lo que ocurre Arriba.

Es como intentar golpear una imagen que se proyecta con luz en una pared, o besarla y pedirle perdón. A eso se parecen nuestras acciones pero pensamos que podemos cambiar algo de esta forma.

Únicamente las correcciones interiores de una persona pueden influir en el mundo material. Por eso es que diseminamos la Cabalá en lugar de alentar a las personas a corregir la ecología, la crisis y las finanzas.

Sin embargo, una persona siempre está más dispuesta a “corregir” las cosas materiales, particularmente si sabe que los demás verán y apreciarán sus esfuerzos, o si él puede enorgullecerse de sus propias acciones, la sociedad lo apoyará. En este caso, la persona está dispuesta a hacer lo que sea y esto lo impulsa a realizar estas acciones.

El trabajo espiritual interior es difícil precisamente por esta razón: no lo aprecian las personas que nos rodean ni siquiera nuestro propio egoísmo. Sin embargo, el trabajo verdadero ocurre solamente dentro de una persona y no depende de su cuerpo o de las acciones físicas que realiza.

Material relacionado:

Como seremos cuando nos elevemos al nivel de la naturaleza
Una mirada rápida tras bambalinas de la obra llamada vida

La lección diaria de Cabalá correspondiente al 6 de septiembre 2009

michael-laitman_daily-lesson_sep-03_0001_previewPreparación

Puedo sentir empatía por alguien en el mundo material, pero no será más que una forma de participar en su sufrimiento. No se tratará de dolor que yo sienta dentro de mí.

Ver

Escuchar

Primera parte: Carta 23 de Baal HaSulam,

El mundo espiritual no es una teoría. En realidad es mucho más real que la “realidad” que ahora nos es familiar.

Ver

Escuchar

Segunda parte: Parte 12 de Talmud Eser Sefirot, “Observación interior”

Todas las correcciones las efectúa la Luz. Así pues, si una persona actúa por su cuenta, lo hace dentro de sus deseos egoístas.

Ver

Escuchar

Tercera parte: Introducción al Talmud Eser Sefirot, Punto 142

La realidad es algo que ustedes tienen en común con la Luz. Gradualmente perciben una parte adicional y luego otra, y así sucesivamente, pero solamente perciben las cosas para las que están preparados.

Ver

Escuchar

230 años después…

mutualRecibí una pregunta: La Cabalá dice que restan 230 años hasta el fin del mundo. ¿Seguirán naciendo bebés en 231 años – en el mundo por venir?

Mi respuesta: Pensamos en el tiempo desde el punto de vista de nuestra percepción de la realidad y por consiguiente no podemos comprender la forma en que una persona altera la realidad al cambiar sus atributos. La realidad es lo que yo siento en mi interior. Al transformar mis atributos interiores, descubro una imagen distinta del mundo.

Tomemos como ejemplo la pantalla de una computadora. Cuando pulso un botón, cambian las imágenes que aparecen en la pantalla. Así es como usted está viviendo ahora dentro de distintas imágenes, saltando de una película a otra.

Los 230 años de los que usted habla así como los bebés que nacerán o no,  no son temas reales. Se debe a que cuando usted se eleva a la dimensión espiritual, de pronto sentirá que todo lo que antes percibía, todos esos cuerpos, personas, hombres, mujeres y niños, todo este mundo, incluyéndolo a usted, que comen y beben, sencillamente no existen.

Repentinamente se dará cuenta que lo que antes veía era tan sólo una imagen en la pantalla, mientras que en realidad esta imagen fue dibujada por las dos fuerzas reales que se encuentran detrás de todo: el deseo de recibir y el deseo de otorgar. La “realidad” que ahora siente, sencillamente no existe.  Solamente existe en su pantalla

¿Qué significa dar a luz, construir una casa, vivir en este mundo? Es una determinada combinación de estas dos fuerzas que crea esta imagen para usted. Y eso es todo. Por lo tanto, no tiene que esperar 230 años para experimentar la secuencia de imágenes que llegarán una tras otra.

¿Qué significa vivir en el mundo? ¿Es mi cuerpo el que vive? Existo en una forma específica del deseo de recibir hasta que completo todas mis correcciones, y entonces adquiriré el deseo de otorgar.

Tengo que subir desde el punto más bajo, llamado este mundo, hasta alcanzar el punto más alto, la adhesión con el Creador. Entonces, en la última etapa del proceso de corrección el Lev HaEven (el corazón de piedra) también quedará corregido.

¿Qué sucede después de eso? La imagen cambia, alterando todo: los atributos, la consciencia y la comprensión. Si usted asciende espiritualmente aunque sea un poco, ya empezará a sentir que este mundo es lo que usted siente en su interior. La sensación cambiará y algo distinto, más interno, surgirá para tomar su lugar.

Todo ocurre dentro de sus deseos. Por eso está escrito: “Vi un mundo invertido”. Y por esta razón no quedará nadie en 230 años que aún perciba el mundo en la forma que usted lo percibe hoy.

Material relacionado:

En la espiritualidad la preparación es el momento mas importante
La película inexistente de nuestra realidad
Serán necesarios los cuerpos después de la corrección final

Cuando el desarrollo terrenal termina y el desarrollo espiritual empieza

princeEn realidad, todo desarrollo ocurre por medio de la Luz, que está oculta para nosotros. Y aunque todo lo realiza la Luz, cuando se materializa  en nuestro desarrollo egoísta no sabemos nada sobre la Luz y no estamos conectados a Ella de ninguna manera. Por lo tanto, cuando una persona se desarrolla, se distancia del Creador, pues entiende que se las puede arreglar sin Él. ¿Después de todo, dónde está el Creador en nuestro mundo? ¿Cómo se encuentra presente en todo lo que yo hago?

Por esta razón cuando la gente abandonó la religión sobrevino el Siglo de las Luces. Pero ahora, después de nuestro desarrollo, revelamos que hemos llegado al vacío. Después de estudiar y comprender este mundo, nos damos cuenta que es sucio y espantoso. Pero lo más importante que hemos entendido es que entre más nos desarrollemos y más nos esforcemos, aunque nos volvamos más inteligentes y diestros de diferentes formas, las cosas sencillamente continúan deteriorándose y el estado del mundo es cada vez más malo. Por lo tanto, al desarrollar el mundo, no lo hemos mejorado sino empeorado.

Por este motivo la gente ha llegado a la desesperación. Pero no es suficiente y la Fuerza Superior no permitirá que la humanidad huya por la puerta de las drogas. Aunado a todo lo que sucede, el punto en el corazón emerge en la gente y la jala para que se desarrolle más allá. Y aquí es donde nos enfrentamos a un problema: por una parte, este punto es egoísta, pues es el lado opuesto a la santidad. Pero aunque este punto egoísta es el resultado del rompimiento, puede convertirse en un punto altruista. Podemos volverlo una “gota de semen” que llegará a ser un embrión espiritual.

En cuanto al resto de mi ego, todo este mundo, no lo puedo volver espiritual. Todo se compone de materia inanimada. Así pues, con el fin de desarrollarme espiritualmente, me acerco a un grupo, a los libros de Cabalá, y aún así, permanezco en el mismo sitio como un asno hasta que finalmente “lo comprendo”. Necesito la Fuerza Superior, la Luz que lo regresa a uno a la Fuente. Y entonces empiezo a pedirle, a rogar al Creador que se revele y me corrija.

Por lo tanto nuestro desarrollo terrenal ha llegado a su fin. Todo el adelanto cultural y científico ha concluido. La gente sentirá ahora que es imposible hacer algo nuevo en estas áreas porque ya se han agotado.

¿Por qué necesitamos al Creador en el mundo espiritual y no en el mundo material?

author1¿Por qué no puedo alcanzar la sensación de la espiritualidad directamente? Pues, digamos que no tengo muchos conocimientos en alguna profesión, por ejemplo, no sé nada sobre economía. Si empiezo a trabajar en un banco, entonces comprenderé la importancia de la economía. Cuando alguien me diga que una acción subió 0.1%  veré que es algo significativo. Pero por ahora no me impresiona puesto que no entiendo nada de esto aunque se trate de algo verdaderamente importante.

¿Cómo crecemos? Le enseñamos a “nuestro deseo de disfrutar” a ser más sensible y a discernir los detalles más finos. Nos enseñamos, igual como la gente entrena a un perro o educa a un niño pequeño. En nuestro mundo, en el sistema material egoísta, esto sucede directamente. La Luz actúa dentro de este sistema también, pero en forma encubierta, y no tenemos que pedir a la Luz crear una sensación particular dentro de nosotros. Sin embargo, si además del sistema material deseamos revelar otro sistema más, el espiritual, entonces no podemos desarrollar nuestra sensibilidad directamente, porque no la sentimos. Sencillamente no podemos aumentar nuestra propia sensibilidad para poder sentirla. Necesitamos de la Luz para que construya las nuevas sensaciones en nuestro interior.

No importa qué tanto desee la espiritualidad, no la puedo alcanzar directamente, no puedo “hacerla salir de la neblina”. En el sistema material, yo ya tengo un deseo, aunque sea uno muy tosco y subdesarrollado. Lo único que necesito hacer es desarrollarlo mediante la influencia de “un castigo doloroso” o “una golosina dulce”. Así es como desarrollo y refino mi sensación. Pero cuando se trata de la espiritualidad, no la siento de ninguna manera. Incluso mi punto en el corazón es opuesto a este sistema, puesto que este punto es el lado contrario a la santidad. Por eso necesito tanto la Luz, porque efectuará mi corrección desde Arriba y me revelará este sistema. Esta acción requiere de una fuerza adicional.

En el mundo material, sin embargo, no necesitamos al Creador. De hecho, entre más se desarrolla la gente, entre más perfecta es su cultura (sus sentimientos) y su ciencia (su inteligencia) menos cree en Dios y en la religión. Se debe a que la gente descubre que no necesita de una Fuerza Superior. Pueden lograr cosas, comprender y sentir todo por sí mismas. Por eso es que la gente profundiza en las artes y las ciencias, dejando atrás a la religión. Es natural, porque la gente no necesita a la Fuerza Superior para su desarrollo egoísta.

Sin embargo, si deseamos desarrollarnos espiritualmente, con la ayuda de la ciencia de la Cabalá, entonces todo sucede en forma opuesta: necesitamos la Fuerza Superior para crear un nuevo deseo en nuestro interior. Inicialmente, no tenemos este deseo, por lo que no podemos desarrollarlo y sentir el sistema espiritual dentro de él. El punto en el corazón nos da sólo la oportunidad de poder empezar en algún lugar. Pero tendrá que pasar por una transformación inversa para convertirse en una “gota de semen”. Mientras tanto, no es una gota de semen sino tan sólo un punto negro.

Por eso es que ustedes necesitan la Fuerza Superior a cada paso de su desarrollo, y la forma de conectarse con Ella es construyéndose ustedes mismos. Esta Fuerza es lo que los sostiene en su existencia en el mundo espiritual, así es que si Ella no les da el atributo que necesitan para revelar este sistema, no lo sentirán. El Creador es todos los atributos espirituales que ustedes tienen en su interior. Él es el sistema espiritual, la Fuerza que los llena. Todo eso es Él solo.

Entre más se desarrollan ustedes, más desarrollan al Creador dentro de ustedes. En hebreo, el Creador se llama Bo-reh, lo que significa, “Ven y ve”. Eso es lo que distingue nuestro desarrollo cuando utilizamos la ciencia de la Cabalá. Ustedes revelan la Fuerza Superior claramente dentro de ustedes. Ustedes ven que es un sistema que lo gobierna todo y que ustedes se encuentran dentro de este sistema y por consiguiente establecen una conexión mutua con el Amo de este sistema.

El mundo espiritual es real, no es una fantasía

michael-laitman_07Recibí una pregunta de mi estudiante: ¿Es bueno o malo utilizar nuestra fantasía en el trabajo interior?

Mi respuesta: Si usted estudia únicamente los libros de Baal HaSulam y está intentando dejar atrás todos sus antiguos prejuicios y estereotipos, entonces gradualmente se “curará” de todas sus fantasías. Nuestra tarea en la Cabalá es empezar a sentir una nueva realidad, que no es una fantasía. Usted llegará a sentir un mundo adicional que es similar a como usted siente este mundo, pero usted no tiene que imaginarlo.

Ahora mismo usted no siente el mundo espiritual. Aunque las personas le hablen de ello usted no lo discierne. Sin embargo, usted espera sentirlo y aspira hacia ello realizando diversas acciones y ejercicios para lograrlo. En virtud a estos esfuerzos que realiza y su práctica, en algún momento empezará a sentir la espiritualidad, aunque al principio no haya tenido ninguna habilidad para hacerlo.

Lo mismo ocurre siempre con todo lo que hacemos en este mundo. Si seriamente nos dedicamos a algo, empezamos a percibirlo y entenderlo. ¿De dónde proviene esta sensación y entendimiento? Llega del sistema general del que todos formamos parte, en donde cada uno de nosotros está conectado con todos. Sencillamente nos olvidamos que nos encontramos dentro de este sistema. Por ejemplo, si yo no siento o entiendo nada sobre plantas pero empiezo a estudiar jardinería y empiezo a cuidar de las flores entonces gradualmente empezaré a sentirlas, recibir impresiones de ellas y se establecerá una conexión.

¿De dónde viene esta conexión? De nuestra conexión con todas las partes de la realidad que ya existe. Ahora, cuando hacemos algunos ejercicios, simplemente despertamos la conexión que ya está allí, pero no estamos creando nada nuevo. Únicamente discernimos este sistema en virtud de nuestros esfuerzos y deseos.

Lo mismo ocurre con el mundo espiritual. Ya nos encontramos en el Mundo del Infinito, pero revelamos este sistema en virtud de los esfuerzos que realizamos, estudiando el Mundo Superior e intentando revelarlo junto con los demás. Revelamos algo que ya se encuentra allí. Así es que no existe nada en el mundo que podamos señalar y preguntar: ¿De dónde salió esto? ¿Es una fantasía?  Nada es una fantasía. Todo lo que tenemos que hacer es practicar con el fin de despertar nuestra sensibilidad a algo que ya existe.

La espiritualidad no está en algún lugar allá arriba, sino aquí, entre nosotros

michael-laitman_31El mundo espiritual es una sensación real no solamente una teoría o una fantasía. Es una realidad que uno siente incluso con más fuerza que la vida regular a la que estamos acostumbrados. Sin embargo, esta realidad espiritual está oculta actualmente para nosotros. Tenemos que empezar a revelarla realizando esfuerzos personales y entonces empezaremos a sentir toda clase de fuerzas espirituales, acontecimientos y eventos. Lo que es más, los sentiremos y entenderemos mejor que el mundo material. Pero la única forma de lograrlo es estudiando Cabalá en un grupo de personas que tengan la misma mentalidad.

Entonces ustedes verán que el grupo, los estudios, este mundo entero y el sistema espiritual se unen en un todo dentro de su percepción. En la medida que ustedes se esfuercen, revelarán que el sistema espiritual que empiezan a sentir es más poderoso y determina más cosas que el mundo material que ustedes perciben. Así es como uno avanza, hasta que llega a ver que el sistema espiritual está totalmente a cargo del sistema material. Entonces el mundo material se vuelve secundario, como una impresión del mundo espiritual.

Para lograr todo esto es necesario estudiar y trabajar dentro del grupo. Hoy en día ustedes tienen una percepción normal, mundanal de la realidad, y deben ahora revelar la imagen del sistema general. Tiene que “proyectarse” dentro de ustedes como una fotografía se proyecta desde un negativo. Y entonces esta imagen tiene que irse dibujando cada vez más claramente dentro de ustedes.

La forma de hacerlo es trabajando con las fuentes originales y auténticas de la Cabalá y estudiando en el grupo. La sensación espiritual se agrega a la percepción actual y a la sensación del mundo. Por supuesto, su sensación de este mundo cambiará y se expandirá también, pero no desaparecerá. La espiritualidad entonces se une a la corporalidad así que nunca ocurre “arriba, más allá de las nubes”. Una persona permanece dentro de su vida presente, dentro de la misma percepción de la realidad, pero la suplementa. Este nuevo suplemento gradualmente se vuelve la cosa más importante para él en la vida, porque se revela como algo que lo gobierna y lo determina todo.