entradas en '' categoría

La edición #24 del periódico en inglés Kabbalah Today

La edición #24 del periódico en inglés Kabbalah Today

kt24

Separar los deseos

laitman_2008-12-18_shest_wTenemos muchos deseos y tenemos que clasificarlos. Podemos conectar una parte a los deseos de otorgamiento al prójimo de la siguiente manera. Aunque entiendo que todos mis deseos pretenden auto satisfacerse y no tengo otros deseos además de éstos, puedo aún utilizarlos para conectarlos a otras almas. Puedo trabajar con ellos en la línea media, en la pantalla De Hirik.

Por un lado, es un deseo de recibir placer, pero por otro, puedo trabajar con él para otorgar. Conecto las líneas izquierda y derecha, utilizando su conexión para unirme con el prójimo. A esto se le dice, “rezar por el público”, una oración que elevo, y recibo en respuesta una fuerza desde Arriba que me permite crear una unión correcta. Tengo la capacidad de desear que esto suceda; puedo elevar MAN y recibir una fuerza llamada “la llave” (Mifteja) que me deja revelar los cielos, el Mundo Superior.

Además de eso, hay otros deseos o partes de deseos que no puedo conectar con los demás. Sólo lo puedo hacer hasta cierto punto, pero no más allá. Por eso es que separo estos deseos o partes de ellos y los descarto. Por ahora ya no trabajo con ellos, aunque más adelante tenga la fuerza de hacerlo porque veré que al no utilizarlos para unirme con otras almas, pierdo mucho y causo daño. Sin embargo, por ahora, no me doy cuenta del mal que tienen; solamente veo que no puedo trabajar con ellos y simplemente los descarto.

En cuanto a los deseos que puedo usar para conectarlos con el prójimo, trabajo con ellos en asociación, que se llama “la pantalla De Hirik”.

Así es como una persona siempre trabaja dentro de sí mismo, clasificando deseos, fuerzas y cualidades, uniéndolos en diversos grupos para crear con ellos constantemente una actitud especial con el prójimo. Pero si bien le parece que se está relacionando con el prójimo, siempre revela que en realidad esta es una parte de él. De esta forma, intenta ascender de este cuadro imaginario al mundo espiritual, en donde revela que todos estamos unidos en un cuerpo del alma común.

Esta es la condición para revelar al Creador, la Fuerza Superior. Tenemos que convertirnos en “un hombre con un solo corazón”.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 09 de diciembre 2009).

Material relacionado:

La escuela de los deseos nos enseña a construir el mundo espiritual en nuestro interior (avanzado)
El único sistema para la multitud de deseos
Por el Creador – los pasos de los deseos

El Libro del Zóhar: la guía de la espiritualidad

29_100_wpPregunta: ¿Hacia dónde desea dirigirnos El Libro del Zóhar?

Respuesta: El Zóhar nos dirige sólo a la revelación de nuestro mundo interior y allí encontrar todas las posibles nociones internas: yo mismo, el mundo, así como los niveles inanimado, vegetativo, animado y humano. Ya que todo lo que podamos imaginar ahora, incluyéndome a mi mismo, está dentro de nosotros.

Si me relaciono a El Libro del Zóhar de esta forma, sabiendo que me revela a mi yo, entonces el libro me dirá todo sobre mí. Todo lo que leo en El Libro del Zóhar ocurre dentro de mí. Yo, esencialmente, soy una pantalla y la fuerza del deseo dibuja diversas formas, imágenes y acciones en mi pantalla. En los diferentes niveles de mi deseo de disfrutar, esta fuerza dibuja, ya sea objetos inanimados, o el mundo vegetativo, el mundo animal o el mundo humano. Todos estos cuadros aparecen dentro de mi deseo de disfrutar y los dibuja la fuerza del deseo.

A semejanza de las imágenes que vemos en la pantalla de una computadora, hay una cámara fotográfica dentro de nosotros, que crea la ilusión de la realidad que aparece ante nosotros. Pero, de hecho, no hay ninguna realidad; todo es nuestro deseo de disfrutar que recibe estas impresiones de la fuerza que actúa en su interior, retratando diversas imágenes dentro del deseo. Nosotros, discernimos estas imágenes como objetos inanimados, plantas, animales y personas, dependiendo del nivel de deseo en donde se retraten.

Por lo tanto, al leer El Libro del Zóhar tengo que imaginar que yo soy un pequeño mundo y todo se encuentra en mi interior: el océano, las montañas, los colores, sonidos, los árboles, la gente y todos los acontecimientos que ocurren dentro de mí. Entonces gradualmente empezaré a pasar de las imágenes que describe El Zóhar a cualidades y fuerzas. En lugar de responder a las palabras de este libro, imaginando animales, gente, árboles y todas las cosas que les suceden, empezaré a discernir poco a poco estas cualidades dentro de mí.  Básicamente sólo hay dos cualidades, la recepción y el otorgamiento, pero pueden estar presentes en varios grados y expresadas de diversas maneras.

Tenemos que intentar reconocer todo lo que describe este libro. Tan pronto como hagamos la transición del mundo de fuerzas, empezaremos a ver la verdad y a entender que todas las imágenes que ahora vemos son un mundo imaginario, y en realidad, se trata tan sólo de fuerzas. Y después tras de estas fuerzas, gradualmente empezaremos a discernir al Uno, la Fuerza Única, El Creador.

Así es como debemos leer El Libro del Zóhar

(Extracto de la lección sobre El Libro Zóhar, correspondiente al 9 de diciembre 2009).

Material relacionado:

El mundo se revela desde cero


 

Estábamos como en un sueño

rav_2008-11-14_sl_img_7185_wNo podremos revelar el mundo espiritual sin estudiar El Libro del Zóhar. No es porque este libro sea tan poderoso y capaz de acelerar tanto nuestro desarrollo, que en lugar de ir a pie o montando a caballo, vayamos volando en un aeroplano. Más bien es que sin él, sencillamente nos será imposible concentrar nuestra realidad interior espiritual y tan sólo veremos la pantalla externa que nos muestra este mundo ilusorio y material.

Nunca podremos atravesar esta pantalla y revelar las fuerzas que operan tras de ella, creando la proyección de esta película (el mundo); e ir todavía más lejos, dejando atrás estas fuerzas y cualidades para llegar hasta el haz de Luz, el proyector, e ir incluso más allá, hasta el Creador, la fuente de todas las fuerzas, cualidades y la idea.

¿Cómo es posible ir de la imagen externa hasta las fuerzas, hasta los pensamientos, las intenciones y las acciones del Creador con respecto a nosotros para poder entender por qué Él nos proyecta esta película, ¿Qué nos quiere decir al mostrarnos todos estos animales, personas y todo lo que ocurre en este mundo? ¿Por qué nos da la sensación de nuestra vida, como si tuviéramos un pasado, el momento de nuestro nacimiento, nuestras vidas presente y la certeza que al final tendremos que morir y entretanto nos encontramos rodeados de todo un mundo y otras gentes? ¿Por qué nos hace soñar con esto?

¡Me dicen que toda mi vida actual no es real! Quiero atravesar esta vida para ir al encuentro de la verdad y descubrir qué es lo que Él quiere. ¿Por qué me sujeta con hilos y me controla como a una marioneta haciendo parecer que estoy vivo? ¿Por qué hace todo de esta forma y quién es Él? ¿Y qué es lo que sigue?

Todas estas preguntas me llevarán a la respuesta.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 9 de diciembre 2009).

Material relacionado:

El Zóhar, una droga espiritual
El Zóhar nos revela a nosotros mismos

Una nueva programación para las lecciones diarias de Cabalá

Los horarios corresponden a la hora local de Israel. (Pulsar aquí para los horarios locales).

Domingos y viernes:

3:10 – 3:20 AM Preparación para la lección, (extractos de mis estudios con Rabash)

3:20 – 4:15 AM Primera parte de la lección.

4:15 – 5:00 AM Segunda parte de la lección, Introducción a la ciencia de la Cabalá

5:00 – 6:00 AM Tercera parte de la lección

Lunes, martes, miércoles y jueves:

3:10 – 4:30 AM Lección sobre Él Libro del Zóhar

4:30 – 5:00 AM Introducción a la ciencia de la Cabalá

5:00 – 6:00 AM Tercera parte de la lección

Sábado por la noche:

06:00 – 07:25 PM Lección sobre El Libro del Zóhar

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 9 de diciembre 2009

El Libro del Zóhar, Capítulo Noé, Punto 261

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, Capítulo Vayeji

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 26 sobre el artículo: Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, Punto 60

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 4 sobre el artículo: La característica de la Cabalá

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Acceder correctamente a el libro del Zóhar- Página diaria 07/12/2009

1psd copyPregunta:
¿Cuál tiene que ser el trabajo interno de quien que nos ve por Internet o por televisión con respecto a la lectura de El Libro del Zohar?

Rav:
El Zóhar es una oportunidad para todos nosotros de descubrir la verdadera realidad: la realidad que se encuentra dentro de nosotros. El individuo que ordena y clasifica correctamente la realidad presente y descubre su interior, siente dentro de él, aparte de este mundo, también el mundo espiritual. Y entonces no se tropieza con la contradicción entre el mundo material que se encuentra supuestamente “fuera de él”, y el mundo espiritual que está dentro de él, entre lo oculto y lo expuesto, sino que todo se revela dentro de sus deseos. La corrección de nuestros deseos nos permite desarrollar en nosotros la capacidad de verlos, de sentirlos.

Es importante resaltar que aun aquellas personas que no están preparadas como nosotros para captar el Zóhar, pueden incorporarse a este estudio y obtener exactamente las mismas cosas. Al igual que un bebé que nace hoy y los mayores le proveen de todas sus necesidades según el nivel que le prepararon las generaciones anteriores, según el nivel en el cual se encuentra el mundo hoy en día.

Por lo tanto, estos “bebés” que se conectan a nosotros hoy, estos nuevos amigos nuestros, pueden obtener exactamente las mismas revelaciones que nosotros esperamos, y no hay en ello ninguna diferencia entre nosotros. Ellos escucharán en la medida que estén dispuestos a escuchar y en la medida en la que se conecten con nosotros y se subyuguen. Cuando yo escucho que tienen ansiedad y expectativa, e incluso reverencia hacia este estudio, me alegro porque este tipo de sensación implica una muy importante condición para la conexión con El Libro del Zóhar.

Así también, debemos entender que este libro actúa sobre el grupo, y no sobre el individuo particular. Por lo tanto, si no pensamos en la unión entre nosotros durante el estudio, perderemos lo principal. Debemos estar unidos durante la lectura de El Libro del Zóhar, y pensar en cada palabra y en cada discusión acerca de él, únicamente sobre la unión de las vasijas.

Ustedes pueden decir: “Pero, usted nos habla todo el tiempo de que tenemos que sentir las cosas dentro de nosotros, que tenemos que adentrarnos al interior, y allí, dentro de nuestros deseos, buscar los animales, los peces, a Noé, al Creador, a las personas que tenemos dentro, y con ellos trabajar. ¡Y aquí vuelve usted otra vez al grupo el cual se encuentra afuera!”

Sólo que el asunto es que el grupo no está por fuera. El grupo es la clasificación y la unión de todos los deseos que hay en mí que se llaman “por fuera de mí”. Todo lo que yo siento como si estuviera fuera de mí, de hecho está dentro de mí. Y yo tengo que liar el concepto del “Yo” que está dentro de mí con el concepto del “exterior”, el “prójimo” que está dentro de mí. Yo no siento el prójimo fuera de mi cuerpo, sino dentro de mí, en mis deseos. Así se dividen mis deseos.
Nosotros aprendemos esto también en la Sabiduría de la Cabalá – están el interior y el exterior de la vasija, circundante e interno, y yo debo corregir el interior y el exterior por medio de la unión entre ellos. Por eso es que el “Grupo” son los deseos que yo uno a mí. Puedes decir: “Momento, momento, ¿qué significa unirlos todos a mí, si hay en mí deseos que no puedo corregir?” Por eso yo respondo que tú los unes, los clasificas, y sólo entonces dices: “Esto no lo puedo corregir, pero es mío; no hay algo que no sea mío.”

Esta actitud permite al individuo incluir a todo el mundo, tal como está escrito: “El hombre es un mundo pequeño”. Por lo tanto, es necesario pensar en esto, todo el tiempo, e invertir en esto más y más esfuerzos mutuos cada vez – que cada uno de nosotros busque en su interior, clasifique y organice en su interior todas estas cosas. Así debemos actuar durante el día, de lectura a lectura en El Libro del Zóhar. Solamente así descubriremos la perfección y no nos confundiremos.

Pensar sobre los amigos
Pregunta:
Hay amigos que estudian con nosotros la Sabiduría de la Cabalá en Israel y en todo el mundo que pasan por épocas difíciles, pero yo no los conozco. ¿Qué se puede hacer, aun así, para levantarlos?

Rav:
Piensa en ellos. Levántalos con tus pensamientos. No hay otro consejo.

Pregunta:
¿Deberíamos pensar en la carencia general de la vasija espiritual mundial?

Rav:
Hay que pensar que eres garante de todo el “Kli Mundial”- de cada uno en particular y de todo el Kli en total. Tú los garantizas con tu preocupación para que ellos no se caigan. O que se caigan, pero comprendan inmediatamente por qué se caen y se armen enseguida de la fuerza de la sociedad, reconozcan la importancia de la Meta y se levanten rápido a cumplir una función espiritual. Es decir, tú tienes que pedir por ellos, unirte a ellos, y exigirle al Creador: “Yo quiero que, si esto llegara a pasar, ellos reconozcan enseguida la sensación negativa como un medio de avance, como un medio necesario para el avance, y que mi amigo no fracase”.

Y si tú piensas así, mira primero cuánto estos pensamientos influyen en ti, cuánto te rectifican: yo pienso en el bienestar de alguien y de repente comienzo a sentir que él está cerca de mí, que en realidad estoy tratando con mi propio deseo. De hecho, ni siquiera estuve pensando en él, sino que estuve pensando de manera oculta en la forma en la que pueda acercar mi propio deseo hacia mí. Y entonces ya no existe ni “yo” ni “él”, sino que los dos nos convertimos en uno. Así te lleva la cadena de pensamientos a la corrección. Nosotros pensamos que al pensar en alguien, le estamos haciendo un favor, o le estamos dando Arvut. ¡Ni hablar! Así me estoy salvando a mí mismo.

Del odio al amor no hay más que un solo paso

laitman_2009-03_4166Pregunta: Cuando me encuentre en el estado corregido, amaré a mi prójimo como a mi mismo. ¿Pero su deseo en relación al mío, seguirá siendo un deseo que no es mío?

Respuesta: No borramos las diferencias que existen entre nosotros: conservamos todos nuestros deseos. Está escrito, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, no está escrito, “anúlate y desaparece”.

“…como a ti mismo”, implica que la profundidad del deseo de cada persona permanece entre nosotros, así como nuestras diferencias y el odio por encima del cual nos elevamos, como en el Monte Sinaí (Sina significa odio en hebreo). Debemos usar nuestro ego, toda la extensión del egoísmo, para convertirlo en otorgamiento. Si canceláramos nuestros deseos, no tendríamos nada por encima de lo cual elevarnos.

Por lo tanto, no debemos destruir nada de nosotros mismos. Incluso las cualidades más viles tienen que quedarse. Solamente les agregamos la corrección sin crear nada nuevo; sencillamente empleamos lo que inicialmente existe en nosotros. Hasta el Mundo del Infinito, ascendemos por los grados de nuestro deseo egoísta transformándolo en otorgamiento.

Podemos caer en cualquier momento dado, como está escrito, “No creas en ti mismo hasta la hora de tu muerte (la muerte del egoísmo)”. Si pierdes la pantalla, caerás de nuevo en estos deseos, puesto que la pantalla restringe tu egoísmo, todo tu odio. Sin embargo, el odio permanece y puede reventar en cualquier momento.

Incluso en nuestra vida común y corriente observamos que la gente se une y de pronto y sin aviso previo, el odio irrumpe entre ellos y estalla la guerra. Eso sucede porque la gente crea conexiones basándose en “correcciones” que se desintegran en cualquier momento. Es como la Europa “unida”, en donde hay treinta países distintos, todos desgarrándose por oposiciones mutuas. No importa qué tanto intenten construirse una “casa en común”, todo eso puede explotar y provocar una tercera guerra mundial en cualquier instante.

De pronto se revelará un odio terrible, de un tipo que nunca se ha experimentado antes. Toda la unidad que han intentado alcanzar hasta ahora, será el combustible para el odio. Y todo lo que se necesita para que ocurra es un cerillo…

En nuestro ascenso espiritual, sólo el Creador es el garante de que eso nunca vaya a sucedernos, siempre y cuando lo incluyamos a Él en nuestra unión.

(Extracto de la Preparación a la clase, correspondiente al 8 de diciembre 2009).

Material relacionado:

Elevarse por encima de la montaña del odio con la ayuda de la Luz
El secreto del verdadero amor al prójimo
En la unidad de los opuestos, revelaremos al Creador