entradas en '' categoría

A través de El Zóhar avanzamos hacia la línea del Infinito

AndGodCreatedManinHisOwnImageEn el libro del Zohar se habla sobre nuestros atributos internos; por eso a la Cabalá se le llama “la parte interna de la Tóra”. Es erróneo pensar que el mundo se desarrolla y se expande. Es nuestro egoísmo que origina que sintamos una dispersión espacial.

Esta percepción hacia fuera es opuesta al enfoque correcto y a la raíz espiritual. Después de todo, la raíz es una línea delgada (Kav Dak) que pasa a través de toda la realidad en su nivel más profundo. Por eso, debemos concentrarnos en nosotros mismos, enfocándonos en nuestros deseos y cualidades. Revelaremos así un grado más interno

En la ciencia de la Cabalá estudiamos que nuestro ascenso consiste en pasar continuamente a un Partzuf más interno. Primero acontece la concepción (Ibúr, embrión) dentro del Partzuf NeJI; después dentro de él se construye el Partzúf interno JaGaT, la etapa de la crianza (Yenika). Después se construye un Partzuf más interno, JaBaD, la etapa de la madurez (Mojin).

 

image001

Hemos terminado un Partzuf completo, uno de los 125 grados para completar la corrección. ¿Qué sigue ahora? Ahora empieza un nuevo Partzuf que es un nuevo grado de corrección, como en el siguiente piso más alto y también consiste de las mismas tres etapas: concepción (o embrión), crianza y madurez.

De esta forma, vamos profundizando cada vez más hasta que alcanzamos la línea del Infinito y nos criamos con esta línea. Por eso es que nuestra búsqueda debe siempre estar dirigida hacia adentro.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zohar, correspondiente al 16 de diciembre 2009.

Material Relacionado:

El zohar nos ayuda a crecer

Revelar el mundo de los deseos

En el país de los deseos en el país de los milagros

En el país de los deseos; en el país de los milagros

light.jpgAl estudiar El Zohar hay que concentrarse solamente en la imagen interna, donde todo se une. Tenemos que meternos de lleno en esta imagen y no pensar en nada de lo que está fuera. Debemos sumergirnos en este libro, como si nos internáramos en un país maravilloso y estuviéramos paseando deseando ver y aprender todo lo que hay allí.

Escuchamos unas voces, vemos diferentes colores y no entendemos lo que está sucediendo, quién nos afecta y cómo. Hemos entrado al mundo de nuestros deseos y atributos y estamos deambulando entre ellos. Por ejemplo, como en esas películas en que la cámara penetra dentro del cuerpo de una persona y viaja en los vasos sanguíneos, mostrándonos todo lo que sucede. De igual forma, nosotros penetramos dentro de nosotros mismos y nos vemos rodeados de nuestros deseos. Entramos en un mundo que consiste de nuestras propias cualidades y deseos, así como Luces, Kelim y pantallas, que tenemos que imaginar.

Podemos imaginarlos como si estuviéramos dentro de ellos y nos rodearan. O podemos imaginar que todos ellos están dentro de nosotros y estamos siempre investigándolos tratando de entenderlos mejor.

Podemos imaginarlo en diferentes formas; lo más importante es no conectar esto con nuestra realidad ordinaria de hoy en día. Sin embargo, más adelante descubriremos que esta realidad la sentimos también dentro de nosotros(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 16 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

El libro del zohar nos conduce al mundo superior

El zohar nos ayuda a crecer

Revelar el mundo de los deseos

El nuevo tu

attainrevelation_thumb1Pregunta: El hombre está seriamente enfermo, está en bancarrota, tiene problemas en su matrimonio, ¿todo se arreglará apenas entre al mundo espiritual? Después de todo, aprendemos que todo este sufrimiento se le da a una persona para que se corrija. ¿De otra forma, cómo podría decir que el Creador es Bueno y Bienhechor?

Respuesta: Si el Creador se te revela entonces dirás que Él es Bueno y Bienhechor. Por ejemplo, piensa en el tremendo sufrimiento que el Rabí Akiva tuvo que soportar en su agonía, sin embargo continuaba bendiciendo al Creador. Esta no es la leyenda de un mártir, sino un verdadero estado que cada uno de nosotros puede experimentar, sufrir y sin embargo no sentir el dolor.

“El Creador se revela” significa que soy yo quien revela el atributo del otorgamiento dentro de mi mismo, por encima de los deseos egoístas. Junto con todos mis sufrimientos, estoy inmerso en un océano de bondad. De lo contrario, ¿cómo podría bendecir al Creador?

Nuestros deseos egoístas nunca se llenarán. La primera restricción (Tzimtzum Alef) nunca se anulará. Solamente podemos recibir llenado dentro de deseos diferentes, los Kelim de otorgamiento que construimos por encima del deseo de disfrutar.


Pregunta (continúa): Pero en estos Kelim, ¿me sentiré satisfecho o con hambre?

Respuesta: Te sentirás satisfecho, como el huésped que recibe el placer porque el Anfitrión recibe placer. ¿Pero, tú estarás recibiendo placer? No. Este “tu” que pregunta el día de hoy, el “tu” egoísta, ese nunca recibirá placer.

Otro “tu”, el tu corregido, el que recibe placer por la alegría del Anfitrión, es el que recibirá el placer. Pero ese egoísta que solamente quería comer no recibirá nada.

Pregunta (continúa): ¿Estaré satisfecho o no?

Respuesta: Sí, si estarás.

Pregunta: ¿Pero cómo?

Respuesta: Construyendo nuevos tipos de deseos dentro de ti y por lo tanto, llenándote 613 veces más. Sin embargo este placer no se sentirá en tus antiguos deseos.

Es algo que nosotros aún no entendemos. Constituye la diferencia entre estar en este mundo y en el mundo por venir. Sin embargo, esto llegará.

(Extracto de la lección sobre el artículo El ocultamiento y revelación del Rostro del Señor, correspondiente al 16 de diciembre 2009.)

Revelar el mundo de los deseos

balance_thumb1Ayer, durante la conferencia, me hicieron la siguiente la pregunta: “¿Cómo puedo comportarme con la gente que me rodea si escucho que todo existe dentro de mí?”

El problema es que existe la realidad y existe lo que deseamos. La realidad es lo que sentimos y percibimos de acuerdo con el principio, “El juez no tiene más que lo que ven sus ojos”. Es lo que debemos hacer para evaluar todo en nuestro mundo y actuar como corresponde. En este mundo, los únicos que actúan somos las personas que me rodean y yo.

Lo deseado es lo que descubriré en el futuro, en mis cualidades corregidas. En ese mundo estaré unido con el ambiente y el Creador. Aprendemos que existe otra realidad en donde es percibido dentro de nosotros y nada es percibido fuera de nosotros. Sin embargo, en este momento todo esto todavía es muy irreal para nosotros. Es posible que Todo lo que imagino como la imagen del futuro en realidad no sea nada parecido. No nos damos cuenta cuánto cambiará nuestra vida. No es que nuestro mundo no cambiará de alguna forma, más bien es que surgirá un mundo completamente nuevo.

Por consiguiente cuando leo El Libro del Zóhar, debo huir de todo lo que conozco e intentar entrar dentro del libro como si me estuviese sumergiendo en él. Cuando leo El Libro del Zóhar estoy en él, realmente vivo en él.

Por ahora, no puedo existir en dos mundos simultáneamente; sólo pueda estar en uno.

Por lo tanto, me desconecto de esta realidad material y trato de construir otra imagen, como el niño que quiere ser adulto en todos los aspectos: en el atuendo, cómo actúa, cómo los otros lo perciben. Quiere que todos lo traten como a un adulto.

De la misma forma, debemos imaginar en todos nuestros sentidos y fantasías que El Libro del Zóhar habla sobre nuestro nuevo mundo en el cual nos encontramos. Es decir, habla sobre mis atributos internos en los cuales existo y en los que veo una nueva realidad. Este “juego” atrae la influencia de la Luz que Reforma y entonces el nuevo mundo se revela.

No es que se revela el nuevo mundo y el antiguo desaparece y nosotros nos vamos volando al cielo. Más bien revelo que vivo en mis deseos, es decir, dos deseos, el mío y el del Creador, que se revelan uno frente al otro, en mi interior. Los siento y existe entre ellos como la línea media, que es mi “yo”. No hay nada aparte de esto; yo existe entre estas dos fuerzas.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zohar, correspondiente al 16 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

 El libro del zohar nos conduce al mundo superior

El zohar nos ayuda a crecer

En el país de los deseos en el país de los milagros

¿Cuál camino elegirás?

laitman_2009-05-28_0059_wEl Zohar: Salieron de la Tierra de Israel y bajaron a Babilonia, diciendo: “Aquí en este lugar nos quedaremos”.

Y subiremos a los cielos y vamos a luchar con el Creador para que no mande el diluvio al mundo, como lo hizo en el principio de los días.

Parsa bajo el Mundo de Atzilut es una corrección especial hecha deliberadamente para impedir que la Luz descendiera. Y por eso dijeron: “Subamos al firmamento cielo y luchemos con el Creador, para eliminar esta frontera y permitir que la Luz descienda.

Una persona gradualmente aprende y empieza a entender que tiene que luchar para alcanzar el otorgamiento pero no quiere quedarse “en la Tierra de Israel”, en donde todo lo que se hace es para el otorgamiento, ya que no puede percibir el provecho que sacaría de eso. A medida que nuevos deseos egoístas se revelan en su interior, abandona la Tierra de Israel y se muda a Babilonia que es una tierra de recepción.

Empieza a pensar que puede emplear la sabiduría de la Cabalá para sus propósitos egoístas, para su satisfacción personal. Quiere conquistar al Creador y lograr que Él le sirva en sus intenciones egoístas en lugar de que sea todo lo contrario, como en el cuento de los Hermanos Grimm sobre el pescador y su esposa.

Y empieza a buscar una hondonada, un sitio imperceptible en donde espera esconderse de la Fuerza Superior para evitar suprimir su egoísmo. Así, construye “una ciudad y una torre” (ZON de-Klipa) y vive en ella. Piensa que el Creador debe llenar sus deseos egoístas con la luz en lugar de llenar sus deseos puros, puesto que esto último requeriría que ascendiera y alcanzara el atributo de otorgamiento, Bina. Quiere el llenado para su egoísmo y discute con el Creador.

Cada uno de nosotros puede encontrar estas cualidades en su interior. Eso lo describe la Torá cuando se les dice a os constructores de la torre de Babel: “¡Suban a los cielos y luchen con el Creador!” “Luchar”, significa exigir del Creador la Luz, pedir la revelación mientras uno permanece en el estado egoísta actual: “¿Por qué todavía no se me ha revelado la Luz? El creador es injusto conmigo. He esperado tanto tiempo, entonces ¿por qué todavía no ha sucedido?”

A esto se refiere “construir una ciudad (Zeir Anpin de Klipa) y la Torre de Babel (Maljut de Klipa)” que nos ocurre en cada nivel. Y a cada vez hay que elegir entre seguir el camino de Abraham, el otorgamiento, o el camino que todo el mundo elige: el camino de Nimrod.

Existe una regla: “El todo es igual a cualquiera de sus partes”. Toda la Torá está presente en cada uno de nuestros estados hasta los más bajos y pequeños, incluyendo os estados que se llaman Noé, Babilonia, esclavitud en Egipto, errar en el desierto, la destrucción del Templo y todo el camino hasta el final de la corrección. Se repite una y otra vez en cada nivel.

Por eso es que cuando leo El Zóhar puedo encontrar todo dentro de mí, en cada estado que paso: el esclavo egipcio, el pueblo de Israel, el Sumo Sacerdote del Templo, el Faraón, Bilam y su burro, etc. Todos se encuentran en mi interior.

Nuestro papel es intentar Sólo imaginar y percibir estas metáforas como un niño que estudia el mundo que lo rodea. Lo más importante es no dejar de hacer el esfuerzo. No existe otro libro en el mundo ni otro medio para elevarnos a la espiritualidad.

(Extracto de la lección sobre El Libro Zohar, correspondiente al 16 de diciembre 2009.)


Material relacionado:

De la lección del Zohar, 17/12/2009

¿Rusia es realmente una Fuerza del Bien, como ellos creen?

Alcanzando la Realidad REAL

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 17 de diciembre 2009

El Libro del Zóhar, Capítulo Noé, Punto 368

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 32 sobre el Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, Punto 79

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 2 sobre Ocultamiento y revelación del Rostro del Señor

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Un saldo en rojo en tu cuenta bancaria es el lado opuesto del Creador

laitman_2009-02-17_1673El ocultamiento sencillo es el lado opuesto del Creador. Es una conexión con Él, pero negativa. La visión de la persona de nubla por todo: tiene problemas con su familia, sus hijos y su esposa, con su jefe en el trabajo, al conciliar la cuenta bancaria y la salud. Sin embargo, todo lo que le sucede lo atribuye al Creador y entiende que es sencillamente la forma en que el Creador juega con ella.

Si no olvida que todo proviene del Creador y no pierde su conexión, ya se encuentra en el estado de ocultamiento sencillo, el lado opuesto del Creador. Este estado contiene varios subniveles que dependen de cómo uno entiende la razón por la cual el Creador hace todo esto. ¿Es tal vez porque desea castigar a la persona por los errores cometidos en el pasado? Por otra parte, la persona puede saber que no existe tal cosa como el castigo. O, puede decidir que el Creador siempre lo ha tratado bien, incluso en el pasado; o rompe todos sus vínculos con el pasado y se concentra enteramente en el futuro. En otras palabras, siente que el Creador le envía el sufrimiento para ayudarle a avanzar hacia el futuro. El Creador lo presiona igual que lo hacen los padres de un niño porque desean que salga adelante.

Una vez que una persona ha llegado a esta comprensión, empieza a justificar al Creador, ya sea en relación con el pasado o el futuro, siendo esta última la visión más correcta. Sin embargo, los problemas pueden ser tan grandes que la persona se confunde totalmente. Va al banco, al hogar o al trabajo, y por todas partes encuentra tantos retos que se olvida del Creador y permanece solo con sus problemas. Su excusa es que debe poner orden en su vida.

Es verdad, realmente tienes que resolver tus problemas, pero al mismo tiempo, no debes olvidar que provienen del Creador. Tienes que hacer todo lo que se espera que hagas en este mundo, pero con la intención de que alcanzarás la revelación del Creador a través de estas acciones. El Creador utiliza todas estas situaciones para revelarte Su lado opuesto. Así es que la forma correcta de percibir la situación es corregir los problemas con el banco, con tu familia, con tu salud, pero hacerlo con el propósito de revelar al Creador (Su Rostro) en lugar de pensar que lo más importante es eliminar los problemas mismos.

Si te preocupas solamente en cómo conciliar tu cuenta de banco, los problemas familiares y tu salud, nada ayudará, y se presentarán problemas mayores. Pero si lo haces todo para revelar al Creador, en otras palabras, con una intención distinta, entonces todo se resolverá, hasta tu cuenta bancaria.

El lado opuesto del Creador se nos revela por medio de estas situaciones para que nosotros descubramos cuál es la actitud correcta con Él y revelemos Su Rostro. Esta revelación nos elevará por encima de todos los problemas.

(Extracto de la lección sobre el artículo Ocultamiento y revelación del Rostro del Señor, correspondiente al 17 de diciembre 2009.)

Material relacionado:

De la lección del artículo “Ocultar y revelación del Creador”, 17/12/2009

El gran Artista que pinta el mundo

Miles de millones de años antes de nuestro tiempo dentro de mí

laitman_2009-07_0229Pregunta: Todo lo que dice la ciencia de la Cabalá sobre la percepción de la realidad y el ocultamiento y revelación del Creador parece ser muy subjetivo. Dice que todo depende de mí y solamente tengo que cambiar mi actitud para sentir una realidad diferente. ¿Entonces, en donde está la fiabilidad, la objetividad y la independencia de mi investigación? Todo parece muy subjetivo al cambiar junto conmigo.

Respuesta: Efectivamente es muy desagradable sentir que la existencia de uno es inestable y subjetiva, en la forma que percibimos el mundo en nuestras sensaciones e intelecto. Sin embargo, es de hecho cierto y nos obliga a alcanzar el fundamento verdadero y eterno.

En principio, nos encontramos en un mundo en donde todo es subjetivo. Solíamos pensar que el mundo existe por sí mismo, independientemente de si hubiese o no personas en el planeta. Pensábamos que antes de la formación del globo terráqueo (digamos hace unos cinco millones de años) nuestro universo ya existía y se había desarrollado durante unos diez mil millones de años. ¿Pero quién nos dio está información? Fue un ser humano. ¿Cuándo nos lo dijo? Hoy. ¿Pero cómo alguien nos puede decir lo que ocurrió en el pasado? Así lo percibe en sus sentidos porque ellos dividen todas las sensaciones de manera específica y los identifican de acuerdo con el tiempo.

En mis sentidos, evalúo una sensación específica de “tiempo”, y a una sensación la llamo “mil millones de años”, y a otra “un segundo”, y coloco otras acciones que percibo en esta sensación. Así es como se forman dentro de mí, mediante diversas sensaciones, imágenes multidimensionales del tiempo, el espacio, el movimiento y las transformaciones Todo esto sucede en mis sentidos. Los conceptos de tiempo, espacio y otros cambios (movimientos) están en mí, todo está dentro de mí.

Pero, ¿qué hay fuera de mí? Es algo que no sé, y ni siquiera sé si existe algo fuera de mí. Es porque solamente puedo sentir lo que está adentro. Es imposible que nosotros sintamos algo a menos que entre en nuestros sentidos. Todo el espacio que sentimos que está afuera de nosotros también existe adentro. ¿De otra forma, cómo lo sentiríamos?

La Cabalá separa mis Sefirot de percepción en interiores y exteriores. En los Sefirot interiores, me siento a mi mismo y en los exteriores siento el mundo exterior. Sin embargo, todo los Sefirot son míos y existen dentro de mí. En el proceso de corrección, todos se unen y se convierten en Sefirot interiores. Entonces me vuelvo compuesto, unificado y singular, opuesto frente al Creador, quien también es singular.

Cuando ves la pantalla de tu computadora, no puedes ver nada que no haya ingresado antes. Si ves cualquier información en la computadora, por ejemplo, si lees un texto, ves un video o escuchas música, todo esto también debe existir dentro de tu computadora. Este ejemplo ayuda a ver por qué está prohibido decir que nuestro mundo ya existía hace cinco millones de años, a menos que tomemos en cuenta que esto es solamente así en relación a nuestras percepciones.

Toda la ciencia es verdadera; sencillamente tenemos que agregar una nota al margen: “relativa a los sentidos humanos”. Todo es verdadero sólo en lo que a mi respecta.

Es por eso que en la ciencia de la Cabalá, el Creador se llama “Bo-Re” que significa “Ven y Ve”. Si lo revelas dentro de ti, lo alcanzas y lo “ves” (porque la visión es la percepción más explícita de nuestros sentidos), entonces el Creador existe para ti. Sin embargo, si no lo has alcanzado, revelado y sentido, entonces Él no existe para ti.

Si dices que simplemente has oído de Él, entonces eso ni siquiera es una forma abstracta; es una fantasía que te han dado tus “instructores”. Después de todo, la forma abstracta es cuando tú has sentido un fenómeno y lo imaginas después sin que se haya revestido en la materia.

(Extracto de la lección sobre el artículo Ocultamiento y revelación del Rostro del Señor, correspondiente al 17 de diciembre 2009.)

Material relacionado:

De la lección del artículo “Ocultar y revelación del Creador”, 17/12/2009

El gran Artista que pinta el mundo

Una película intitulada “La Vida”

El dibujo de las fuerzas sobre la retina espiritual

La unidad con los propósitos equivocados perjudica al mundo

rav_2008-11-14_sl_img_7133_wEl Zóhar: El Creador dijo, “He aquí un pueblo unido”, puesto que se habían asociado como uno solo y por lo tanto podían tener éxito en sus obras.

Por esto es que los grados se dispersaron, cada uno en una dirección por separado, y por lo tanto todas las naciones de abajo también se dispersaron puesto que eran las ramas de esos grados.

Está escrito: “El Creador los dispersó lejos de ese lugar”, el Creador llevó a cabo el juicio en las raíces superiores y las ramas lo acataron.

Si un pueblo colectivamente elige el camino equivocado y une sus peores cualidades, pueden alcanzar un éxito temporal, puesto que cualquier tipo de unidad conduce a la anulación del ego del individuo por el bien de los demás. Esta es una forma de implementar propiedades espirituales, porque es un paso hacia la unidad, hacia el otorgamiento mutuo por el bien del egoísmo colectivo. Aunque esta unidad se lleva a cabo para dañar a quien sea que se encuentre “fuera”, el Creador, sin embargo, la acción misma de unirse trae consigo un éxito parcial.

Hemos sido testigos de los experimentos que se hicieron al intentar la creación del socialismo en Rusia y los Kibutzim en Israel. ¿Por qué no tuvieron éxito si las ideas detrás de los proyectos eran tan buenas? Fue porque hacían “buenas obras” para construir “unidos su torre egoísta, para alcanzar los cielos, en contra del Creador”. La meta todavía era “en contra” de alguien, en lugar de aspirar a la destrucción completa del egoísmo para alcanzar los atributos de otorgamiento y amor. Fue una unidad meramente parcial entre los miembros de un grupo o entre toda la gente en contra del Creador.

Por eso es que la escala completa del ego, que necesita corrección, no se descubrió en un principio; solamente se conoció una parte. Eso es lo que condujo a la idea de que podemos hacerlo todo por nuestra cuenta, sin el Creador. Sin embargo, pronto quedó claro que su ego era mayor de lo que pensaban y continuaron corrigiéndolo por la fuerza hasta que su civilización se colapsó.

Nuestra época es la del egoísmo individual. Incluso dos egoístas son incapaces de formar una unidad natural, una familia, sin mencionar otro tipo de uniones. Todo sencillamente se desintegra. Vemos que no importa qué tanto deseen unirse entre varios países y diversos grupos de personas, o lograr que un grupo actúe unido para beneficiar al mundo: todos los intentos fallan. Y continuarán fallando.

El Zóhar nos advierte sobre ello, diciéndonos que cuando empezamos nuestro viaje espiritual debemos establecer la meta correcta: alcanzar la semejanza de nuestras propiedades con el Creador para unirnos a Él.

Si desde el principio, nuestra meta es construir “una ciudad y una torre”, (ZON de Klipa), entonces no será sorprendente que nuestra unidad solamente provoque daño y nosotros no tendremos éxito. Ya hemos visto ejemplos de ello en nuestro mundo. Esperemos no repetir los errores del pasado, como los “hombres sabios” que se reúnen en conferencias internacionales, como el G20 y la cumbre para el clima, aspirando a llevar prosperidad al mundo. No triunfarán. La única pregunta es: ¿cuántas torres tendrán que construir y contemplar su ruina antes de comprender la razón de sus fracasos?

Si no perseguimos la meta correcta, entonces cualquier intento de unidad en nuestro mundo fracasará y traerá mayores daños.

(Extracto de la lección sobre El Libro Zohar, correspondiente al 17 de diciembre 2009)


Material relacionado:

De la lección del Zohar, 05/12/2009

Existe una línea delgada entre el amor y el odio

No tengas miedo de los errores