entradas en '' categoría

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 3 de enero 2010

El Libro de Zohar – Selecciones, Capítulo “Y Jacob Moró”, Punto 61

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 41, del “Prefacio a la sabiduría de la Cabalá”, Punto 102
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 8 del “Prefacio al Libro del Zohar”, Punto 27

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

La Luz del Libro del Zóhar

32_100_wp[1]Pregunta: Hasta que empezamos a estudiar el Libro del Zóhar, nuestros estados internos, los ascensos y descensos,  estaban más equilibrados, y ahora son mucho más dramáticos y extremos: como blanco y negro. ¿Por qué pasa eso?

Respuesta: Es porque El Libro del Zóhar nos está afectando. Es un libro con una tremenda fuerza. Y además, lo leemos todos juntos.

La influencia de El Zóhar nos permite sentir si estamos en realidad conectados entre nosotros, o no, pues fue escrito por un grupo de cabalistas que estaban totalmente conectados entre ellos y habían alcanzado la corrección absoluta en todos los 125 niveles.

Cuando la Luz llega de esta fuente tan elevada e influye sobre nosotros, crea en nosotros la consciencia de nuestro estado respecto a la Luz. Por consiguiente, vamos a pasar por unos estados dramáticos y condiciones extremas que irán de la confusión, a la inspiración, la ansiedad, una fatiga total, insensibilidad, y mucho más. Esto nos permitirá construirnos para empezar a percibir la espiritualidad.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 11 de enero 2010)

Material Relacionado

Unir la luz y el kli

Las señales del progreso espiritual

La solución a nuestros problemas sociales es corregir nuestro egoísmo

El mejor remedio para todas las enfermedades

remedyillness_thumb[1]Si no nos corregimos a tiempo, tendremos que experimentar sufrimiento en el grado animado para cultivar el grado humano en nosotros. Sin embargo, está en nuestro poder avanzar sin sufrimiento. Todas las enfermedades e infortunios están allí para forzarnos a llegar a la corrección, ¿pero, por qué debemos corregirnos de esta forma?

Busquemos los problemas y enfermedades por anticipado, como un anciano que camina encorvado como si hubiera perdido algo. Aunque no sintamos en nuestros Kelim presentes que existe una falta de corrección, ¡vamos a revelarla! Después de todo, de cualquier, tendremos que pasar por una gran cantidad de correcciones hasta que lleguemos a la corrección final.

¿Así es que cómo revelar la corrupción? Tenemos que buscarla en la frontera entre la “la raíz, el alma y el cuerpo” y “vestimentas y castillos” es decir nuestros Kelim internos y externos, Galgalta ve Eynaim y AHP. Allí radican todos nuestros problemas: en las relaciones entre nosotros y todos los demás, en lugar de dentro de nosotros o dentro de ellos.

Debemos desear anexarnos “las vestimentas y los castillos”, que son las almas externas, a “la raíz, el alma, el cuerpo”. Así es como lograremos un Kli perfecto e íntegro, un alma única.

¿Por qué amar más al prójimo que a mi mismo?

kotelok_i_perchatki_100_wp[1]Tengo esta falsa percepción que existe alguien fuera de mí: que existen personas cercanas o distantes que puedo rechazar, engañar o explotar. Pero todo esto no es más que una ilusión. Es un juego intrincado y un ejercicio que me permite escudriñar e invertir mi deseo hasta que empiezo a amar a los otros más que a mi mismo. Entonces, les daré la última silla y la última almohada, porque llegaré a percibir este deseo -que antes era tan aborrecible- como más importante que aquel que consideraba como propio.

Estos son deseos que existen en mi desde el principio y que percibo como mi “yo”. De hecho son los deseos débiles, pertenecientes a Aviut 0.  El primer nivel de Aviut parece estar muy separado de mi “yo”, esto es, mi familia y mis parientes. El segundo nivel está más lejos todavía: son las personas que me proveen con toda clase de beneficios y de quienes depende mi bienestar, por ejemplo, los doctores, los científicos y así sucesivamente. El tercer nivel está más lejano: son aquellas personas que quiero explotar pero estoy dispuesto a dejarlos con vida.  El cuarto nivel es el más lejano: se trata de mis enemigos mortales.

 untitled.bmp11

                       

 

 

Resulta que entre más lejano está el deseo que percibo, mayor es su fuerza comparado con mi propio deseo. Por eso, cuando me anexo estos deseos externos, experimento que son más fuertes que aquellos que previamente aparecían como míos. Por eso es que estoy tan dispuesto más adelante a ceder “la última almohada” a esos deseos.

Los prefiero a mi deseo inicial del Aviut 0, porque éste es muy débil. Y efectivamente, ¿cuál es la medida real de mis deseos actuales de comida, bebida, familia, dinero, conocimiento? Son verdaderamente insignificantes al compararlos a mis otros deseos, los deseos de mis “amigos”. Estos son los deseos que me permiten adquirir los mundos espirituales y los estados superiores.

Si puedo anexar a mí los deseos de mis amigos en el primer nivel, haciéndolos propios, a esto se le llama alcanzar el Mundo de Assiya. Lo que sigue son los Mundos de Yetzira, Briá y Atzilut. Todos estos mundos representan la distancia entre mis amigos y yo.

Por eso, “ama a tu prójimo como a ti mismo” no es una consigna de nuestro mundo que invita a la paz mundial. Se trata de la corrección del alma, en donde anexo todo el universo a mi mismo, corrijo mi visión y percepción de toda la realidad y alcanzo la eternidad.

Yo soy todos estos mundos, soy Maljut del Mundo del Infinito, toda la realidad creada por el Creador.

(Extracto de la lección sobre, El prefacio al libro del Zohar correspondiente al 10 de enero 2010.)

Material Relacionado

Toda la humanidad está dentro de mí

¿Qué revela el libro del zóhar?

El tiempo, el espacio y el “yo” están plasmados en nuestra percepción por una fuerza

¿Hacia dónde nos dirige El Libro del Zóhar?

problema-1_100_wp[1]En el Prefacio al Libro del Zóhar”, Baal HaSulam escribe que aunque imaginamos que todo ocurre en el exterior, ante mis ojos, cualquier persona razonable sabe que todas estas imágenes sólo existen dentro de nuestro cerebro. Sólo cuando logremos darnos cuenta de ello, estaremos preparados para empezar a acercarnos a los asuntos de los que   habla la ciencia de la Cabalá.

Por no tener consciencia de ello, el Libro del Zohar está oculto de nosotros y no sabemos cómo abrirlo y leerlo. Se debe a que la llave para entenderlo radica en tener la percepción correcta de la realidad. Debo acercarme al Libro del Zohar sólo imaginando las descripciones dentro de mi mismo. La terminología, los sonidos, los mundos, los objetos espirituales, las almas y las relaciones son todas nociones dentro de mí. Esto es particularmente cierto cuando nos referimos a los parámetros de la percepción de la realidad: mundo, año y alma, todo lo cual está por encima del tiempo, el espacio y el movimiento.

Si percibimos el texto como algo que se desenvuelve como un esquema de las relaciones entre las fuerzas y las cualidades dentro de nosotros, entonces, poco a poco, revelaremos dentro de nosotros mismos los estados más profundos y más internos.

Entonces entenderemos que esta realidad externa no existe, a pesar de que nos parezca real. Solamente lo vemos como algo que existe fuera y es independiente de nosotros.

Es una ilusión pensar que no soy yo quien crea esta realidad, creer erróneamente que se desenvuelve frente a mí, que existía antes de mi nacimiento y seguramente existirá después de mi muerte. Debemos cambiar todos estos puntos de vista para entender qué quiere decirnos El Libro del Zohar.

La llave para entrar al Libro del Zóhar, está precisamente en trasladar todo dentro de mi mismo, como en el principio: “Una persona es todo el mundo”.  Podemos saber si estudiamos correctamente o no, al ir comprobando. ¿Qué tanto espero sentir y revelar de todo mi futuro dentro de mi mismo.

(Extracto de la lección sobre El prefacio del Libro del Zohar correspondiente al 10 de enero 2010.)

Material Relacionado:

Toda la humanidad está dentro de mí

El secreto del verdadero amor al prójimo

El tiempo, el espacio y el “yo” están plasmados en nuestra percepción por una Fuerza

¿Los reyes bíblicos son un mito o una realidad?

texts1[1]En las noticias: (de The TimeOnline): Una evidencia de los Reyes David y Salomón” Hasta hace quince años, el Profesor Eric Cline escribe en su nuevo libro, no existía documentación externa que mencionara siquiera la Casa de David gobernando Judea. “…aún carecemos de inscripciones contemporáneas que hagan mención de Salomón: por el momento no hay una sola”, dice el profesor Cline. Lo que es más, existe muy poca evidencia arqueológica de la existencia de David”.

Mi comentario: Esta noticia es una ejemplo muy representativo de que a los medios les gusta presentar todo en forma sensacionalista: “Existe muy poca evidencia arqueológica de la existencia de David”, firmado por autoridades científicas

Por alguna razón, la palabra “ciencia” a menudo la emplean esas personas que hacen especulaciones, teorías y suposiciones superficiales que no están basados en hechos. De igual forma, los filósofos presentaron a Moshe de Leon, quién vivió en el Sigo 11 de nuestra era, como el autor de El Zóhar y por consiguiente, se convirtió en su autor.

Sin embargo, durante milenios, los cabalistas supieron que El Zóhar fue escrito por Rashbi, como se menciona múltiples veces en El Zóhar mismo. Muy mal que ninguno de esos filósofos lo haya leído…

Material Relacionado:

¿Existió noé realmente?

El instante entre el pasado y el futuro

El microscopio espiritual

La intención del otorgamiento es la herramienta de investigación de la ciencia de la cabalá

5 minutos de luz- El enfoque acertado para el estudio