entradas en '' categoría

Sentir que Él se esconde en alguna parte, al lado

laitman_2009-05-27_8216_wTodos nuestros órganos de percepción trabajan bajo el principio del descubrimiento de lo contrario, traduciendo a negativo todo lo que perciben. Por eso, aquello que nos parece externo, en realidad lo vemos dentro. Percibimos una imagen inversa y sólo después le damos la vuelta en nuestro cerebro. ¡No tenemos otra posibilidad de percibir el mundo, porque somos las creaciones! ¡Sólo  podemos descubrir algo a base de falta, es decir, la imperfección en nosotros! Entonces, esta falta pasará a ser llamada luz.

Por eso, lo espiritual se nos presenta como oscuro y repelente; no estamos de acuerdo con ello y no lo deseamos. No nos parece inteligente eso de dar y amar al prójimo. El Zohar nos habla de las cualidades del Creador, pero ¿cómo saber cuáles son? Si sabemos solamente recibir, ¿cómo podemos sentir qué es el otorgamiento? Es el mundo escondido de nosotros, la realidad que no sentimos.

El Zohar nos explica cómo empezar a sentir, poco a poco, lo que por ahora esta fuera de nuestra percepción y no se percibe ni con el corazón, ni con la mente. No puedo expresarlo con palabras, porque éstas tratan sobre percepciones y entendimientos. Y si detrás de ellas no hay ninguna sensación, las palabras vuelan y no las escucho. Pero si el hombre lo desea, la luz empieza a trabajar poco a poco dentro de él. Y después, como se ha dicho: “¡Se afanó y encontró!”

Si estoy leyendo junto con los otros y tengo la esperanza que esto me ayudará, entonces sucederá la revelación. ¡El mundo espiritual se encuentra aquí, delante de nosotros, pero no lo podemos percibir ni con el corazón, ni con la mente! Cuando empezamos a sentir, poco a poco, que éste se encuentra en alguna parte, muy cerca, pero que no podemos percibirlo… esto ya es un gran logro. Sigue leyendo con esta sensación de falta y el Zohar te dirá más…

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 09 de febrero 2010).

Convertirse en conductor de la luz

laitman_2009-07_0229La calidad es mucho más importante que la cantidad. En el mundo existe una cantidad sin fin de plantas, pero una flor es equivalente a toda la materia inanimada en todo el Universo.  Un animal es equivalente a todas las plantas del mundo. Un ser humano es equivalente a toda la naturaleza. De este modo, se manifiesta la diferencia entre los niveles, los cuales divide un abismo.

Al reunir todas las piedras del Universo, es imposible cultivar de ellas ni siquiera una flor. Porque en la flor hay vida y desarrollo, pero estas cualidades están ausentes en la materia inanimada.  Y el desarrollo del ser humano es totalmente único e incomprensible para una mirada sencilla. Podría pensarse que cada ser humano posee una fuerza pequeña, pero ésta es de una calidad superior.

Por eso, un evento como un congreso, es decir, estar unidos en él, da una fuerza extraordinaria. ¿Cuánto valen todas las estrellas en el Universo al lado del pensamiento humano?

Hoy día, los científicos han descubierto que nuestros pensamientos influyen sobre los procesos físicos, sobre el comportamiento de las partículas elementales. En realidad, nuestros pensamientos manejan todas las estrellas, toda la naturaleza vegetal y animal.  Todo esto es consecuencia de la actitud humana, de los pensamientos y deseos del ser humano.

Por eso, está escrito que todas las partes de la naturaleza se incorporan en el hombre y no tenemos que corregir nada en la naturaleza, aparte de nuestros pensamientos. Con esto corregiremos todo el mundo.  La luz llega a este mundo a través del sistema que se denomina  el “Hombre”, porque este sistema es  superior y la luz se extiende desde arriba hacia abajo.

¡En medida que este sistema esté unido o dividido –es decir corregido o estropeado, la luz pasará, más o menos intensamente, al resto de los niveles: inanimado, vegetativo y animado y determinará cómo vemos este mundo!

Por eso, está escrito que toda la naturaleza está incluida en el hombre y asciende y desciende junto con él.  Si yo asciendo –logro la conexión más grande con otros, corrigiendo el alma común, entonces, a través de mí pasa la luz más fuerte a toda la naturaleza y ella también se une en la armonía más grande.

¡Soy el centro de toda esta naturaleza y me rodea lo inanimado, lo vegetativo y lo animal y yo determino su corrección! Cuando termine mi corrección, todos ellos desaparecerán y se unirán a mí, porque todos éstos son mis partes, mi reflejo.

(Extracto de la lección sobre La introducción al libro del Zohar, correspondiente al 10 de febrero 2010).

¿Qué es “el pecado”? El pecado femenino.

laitman_2008-08-21_0612_wpPregunta: ¿Qué significa “pecado” desde el punto de vista de la Cabalá?

Respuesta: El pecado es la separación del Creador. No importa en que nivel se encuentra el hombre: pasados 99% de la escalera o sólo 1%. Sin importar con que fuerza el hombre está conectado al Creador, si se separa de esta conexión, esto se considera un pecado. Porque cae a la recepción en vez del otorgamiento, que significa la conexión.

En el pecado pueden existir varios niveles. El pecado más pequeño es cuando el hombre se aleja del Creador sin cortar todavía la conexión (la semejanza al Creador). El pecado mayor es cuando el Creador desaparece. Esto significa que  el hombre está en las cualidades opuestas al Creador. Un pecado todavía peor es cuando el hombre se hunde en la oscuridad, percibiendo la parte inversa del Creador. Y el pecado más grande es cuando se posiciona frente al Creador y se une con el Faraón en el odio al Creador.

O sea, pueden existir diversos grados del pecado, empezando del simple alejamiento hasta la oposición.

Como opuesto del pecado, existe el “mandamiento”, que es la conexión, la fusión, el acercamiento. Y también puede ser de distinto grado, como las tres fases: la concepción, la nutrición, el estado adulto, que son las medidas de la fusión.

El pecado (alejamiento) y el mandamiento (acercamiento) suceden y pueden ser correctamente percibidos sólo en el grupo, en la unión de los deseos-almas hacia el Creador. Todo el bien o el mal se miden en la conexión del hombre con el entorno.

Solo así –en este mundo, y en el mundo espiritual, es posible probar y corregir el estado actual, para conservar y reforzar siempre la unidad y el amor.

El pecado femenino: A las mujeres, que creen que no hay diferencia en el trabajo espiritual y, por eso, creen que en todo debe existir la completa igualdad, hasta la eliminación de todas las diferencias y límites, mi consejo es probar hasta qué punto son capaces de desarrollar la unidad y el amor a otras mujeres de Bnei Baruch, hasta el amor hacia ellas.

De aquí, se puede comprender que la naturaleza exige de la mujer una ayuda, un apoyo a los hombres, quienes son capaces de realizar la unión entre las almas.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zohar, correspondiente al 10 de febrero 2010).

Material relacionado:

El amor cubre todos los pecados

¿Qué es el pecado en la Cabalá?

Las mujeres en el camino de la Cabalá

¡¿Por qué nos sentimos tan mal?!

laitman_2009-11_8713Siempre nos surgen las preguntas: “¿Por qué me siento mal? ¡No causé mal a nadie! ¿Qué hice?”.

Como los niños pequeños preguntamos: “¡¿Qué hicimos?! ¡¿Por qué nos sentimos mal todo el tiempo?!” Incluso todo empeora sin causa alguna aparentemente. Nos consideramos ciudadanos honestos, no somos culpables en ningún crimen ¡¿Qué pasa?! ¿Por qué el mal llega a nosotros? Y todo llega, sin duda, desde arriba. Ya que en nuestro mundo no hay nada que no sea planeado desde arriba, según el cálculo del sistema general.

El Zohar explica que en cada instante, se revelan en nosotros nuevos defectos. Si les prestamos atención, si nos encontramos en el sistema general que incluye el grupo, el estudio en por lo menos 1 ó 2 horas al día, eso nos da fuerzas y sensibilidad para corregir los defectos. Comenzamos a discernir estos estados. De otro modo, no podemos distinguirlos.

Si no identificamos los mismos defectos –reshimot (los genes informativos), es decir, las posibilidades de corregirse y avanzar en lo espiritual–, se convierten en la fuerza del mal que se encuentra en nosotros. Esto es la causa de todas las enfermedades, los problemas y las crisis en nuestra vida.

De generación a generación, todo este mal no corregido se acumula poco a poco y en nuestra generación, alcanza ya escalas considerables. El ser humano no construye en sí mismo el deseo, es decir, la vasija (kli) para las luces, que podrían vestirse en éstas en caso de que la construyera. Entonces, el hombre revelaría el sentido de la vida y podría cambiar su destino.

Ya que no existe la vasija, las luces que debían vestirse en ésta, se quedan en forma del “espíritu” (rúaj) sin cuerpo y actúan en contra a nosotros.  Esto sucede porque estamos retrasados con la recepción de estas luces dentro de los deseos corregidos.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al 10 de febrero 2010).

¿La inclinación al mal o el ayudante fiel?

laitman_2009-05-28_0059_wSi la persona se encuentra en la línea izquierda, deseando recibir solamente la luz de Jojma, siente la oscuridad ya que le hace falta la luz de Jassadim. Si se encuentra en la línea derecha, está en la luz de Jassadim, con lo cual no tiene deseos de recepción y no quiere la luz de Jojma; se trata, entonces, de un estado pequeño. ¿Cómo unir estos dos estados opuestos: Jassadim y Jojma? La persona se encuentra como si estuviera dividida en dos mitades, sin saber cómo unirlas.

Por eso se requiere la intervención de una tercera fuerza, que las conduciría a un choque, para iniciar una nueva acción. En lo espiritual cada acción es el nuevo nacimiento, el nuevo estado que no existía antes, y no se sabe cómo realizarlo. Es imposible hacerlo, ya que en cada acción se revela que no tenemos ningún contacto con el Creador debido a nuestro contraste con Él.

Entonces ¿cómo debemos atravesar este abismo, cómo hacer este salto de lo material a lo espiritual? ¿Qué se requiere hacer en cada escalón? Por eso después de las largas preparaciones nos llega la fuerza que despierta en nosotros la serpiente, la inclinación al mal, que nos ayuda hacer este salto.

Nota: Este principio se deriva de lo ocurrido en el 4 día de la creación, que se llama “kitrug ha-yaréaj”.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 11 de febrero 2010).

Es imposible existir sin el mal

25_100_wpEl Zóhar, Capítulo, Ki Tissa, Punto 50: No existe un padre tan misericordioso con Sus hijos como el Creador, tal como está escrito, “Que ni una sola cosa ha fallado de todas las cosas buenas”… Pero, pues dice, “De todas las cosas buenas”, y ha dejado atrás las malas, es decir, que Él dejó de lado las cosas malas que Él dijo para Israel y que no se volvieron realidad, aquí es donde se puede ver Sus misericordias. Esto es porque Él no desea hacer alguna cosa mala.

El mundo existe en base a dos fuerzas. Es imposible existir sin el mal. Ya que el bien se revela a partir del mal y se construye dentro de él. El problema no es que existe el mal en el mundo, sino cómo lo revelamos.

O se revela en toda su fealdad y suciedad, en las manifestaciones más horrorosas y rudas, o nos armamos primero con la fuerza de la línea derecha y entonces revelamos el mal con alegría, comenzando su corrección con las “manos puras”, es decir, de inmediato convirtiéndolo al bien.

El mal está obligado a revelarse, todo depende sólo de nuestra aspiración.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al 08 de febrero 2010).

Lo oculto se descubrirá, y lo obvio se ocultará

laitman_9156_1_wpEl Zóhar, Capítulo Ki Tissa, Punto 81: “… algo que necesita exponerse, para revelarse después, necesita de un lugar para ocultarse y cubrirse primero. Primero, debe esconderse del ojo y después el artesano deja que su artesanía sea expuesta. De ahí que lo que necesita cubrirse necesita ser revelado primero.

Esto es así, porque “Dios lo ha hecho uno opuesto al otro”. Todo lo que existe en los grados de santidad tiene su opuesto en Sitra Ajra.

Todo se descubre a través de su opuesto/contrario. La ventaja de la Luz se revela en la oscuridad. El Creador no puede revelarse a la creación si antes la creación no lo descubre en Su forma opuesta, y en todas estas formas invertidas se aprende cuál es la forma directa.

¡Nosotros sólo podemos percibir la oscuridad; leemos las letras negras sobre fondo blanco, o sea, percibimos lo que falta! No descubrimos al Creador, sino que Su ausencia. No somos capaces de descubrir Sus cualidades. Todo nuestro trabajo consiste en descubrirle desde Su lado opuesto, como se le ha dicho a Moisés: “Me verás de espaldas, pero no verás Mi Rostro”.

Por eso, aquel que verdaderamente quiera descubrirle, tiene que ir por el camino de la fe por encima de la razón y, ante todo, recibir la fuerza del otorgamiento, Bina. ¡Pero él es incapaz de descubrir esta fuerza del otorgamiento, porque no la siente! Sólo puede descubrirla con la condición de que sienta en él -dentro de su oscuridad y de su deseo egoísta– una carencia, es decir, la necesidad del otorgamiento.

Tenemos que descubrirle desde Su opuesto, porque llegamos del lado de la oscuridad, del lado del egoísmo y vemos el mundo invertido. Cuando descubramos lo espiritual diremos: “He visto el mundo invertido”… Ni siquiera nos damos cuenta de hasta qué punto lo espiritual es contrario a nosotros.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 09 de febrero 2010).

La causa de todos los exilios

lulav_100_wpEl Zóhar, Capítulo Ki Tissa, Punto 56: Los hijos de los pecados que el pueblo de fuera cometió, es decir, la multitud mezclada, con quien participó la nación santa, pecaron en Ima, la Maljut, tal como está escrito, “Ven y fabrícanos un dios”.

La multitud mezclada (erev rav) son aquellos que usan el otorgamiento para la recepción. Por un lado cumplen la orden del Creador entregando, y por eso se llaman “los que temen el Creador”. Por otro lado todo su otorgamiento es para su propia utilidad, y por eso son llamados también “los trabajadores del Faraón”.

Erev rav” son todas las personas que están dispuestos a cumplir los preceptos y todas las exigencias del Creador, solamente para el bien para ellos, en este mundo y en el futuro.

Seguramente un dios, que les fabrique otro dios en lugar de Maljut, quien es denominada “Dios”. En lugar de esta gloria de Israel, es decir Maljut, quien estaba sobre ellos como una madre sobre sus hijos.

Israel” se llaman aquellos cuya intención es “directamente al Creador” (“yashar kel“), es decir, todo el resultado del trabajo es para el Creador y no para ellos mismos.

Y “erev rav” son aquellos que quieren y están dispuestos a trabajar, y tienen fuerzas para cumplir todo con la fidelidad del alma, pero… para recibir por eso el dinero, el respeto y el poder. Sin esto, no es posible. Justamente ellos son la causa de todos los exilios.

El problema de “erev rav” es que hacen las mismas acciones, hablan sobre las mismas cosas, desean usar la misma Fuerza Superior, el mismo deseo de gozar, pero su intención es para su propio bien. “Estoy dispuesto a cumplir todas las exigencias de la Torá, solamente para mi propio bien”.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al 08 de febrero 2010).