entradas en '' categoría

La intención que da fuerza

laitman_2009-06_3382_w[2]La ciencia de la Cabalá habla mucho sobre las intenciones: sobre qué debemos pensar, hacia qué debemos dirigirnos, qué debemos desear.

Pero en realidad, la meta es la corrección del rompimiento en nuestra raíz, su división en muchas partes (almas). Por eso, la corrección consiste en la unión de las almas.

Esta es la intención principal que debe manifestarse en todas nuestras acciones.

Como el resultado, cambiará nuestra percepción de la realidad, la actitud  hacia la vida, hacia este mundo, el mundo espiritual, el Creador, hacia uno mismo y el entorno.

Lo importante es desear la unión, la conexión del uno con el otro, corregir  la conexión entre nosotros y cambiarla del rechazo y odio a la unión y amor, para que dentro de esta conexión se revele el Creador.

Esta debe ser la intención más importante durante el estudio del libro del Zohar, porque este libro nos da la fuerza, con la que realmente podemos corregir el rompimiento dentro de nosotros. 

(Extracto de la lección sobre el libro del Zohar, correspondiente al 07 de marzo 2010).

Material Relacionado:

La casa de la puerta de las intenciones

El salvavidas de la intención

La influencia secreta del libro del Zohar

img_8378[1]Pregunta: Es evidente que cada libro influye sobre el ser humano, incluso si este libro trata sobre la comida saludable y nutritiva.

Cuando leemos los artículos de Rabash sobre el grupo o los artículos La Entrega de la Torá y La Garantía Mutua de Baal HaSulam, está claro que ellos hablan sobre la unión.

Leyendo el libro del Zohar, creemos que los cabalistas también escribían sobre la unión, pero esto no está claro en el texto en sí. ¿Cómo un texto de este tipo influye sobre el hombre?

Respuesta: Hay libros que influyen sobre la conciencia. Por ejemplo, estamos leyendo un libro con recetas de cocina ecológica. Entendemos de qué se trata y esto influye sobre nuestra mente.

Y existe  el libro del Zohar, escrito de tal manera que no se dirige a nuestra mente terrenal, porque no podemos entender sobre qué nos habla. No estamos creados  con la razón espiritual y debemos lograr este nivel, que por ahora no tenemos.

Por eso no podemos comprender sobre que hablan los autores del libro del Zohar. Para ello debemos ascender al nivel de su comprensión y de sus sensaciones.

A veces, ya podemos sentir dentro de nosotros mismos estos cambios, cuando de repente percibes lo que antes no podías captar. De pronto ves que existe otro ángulo totalmente distinto , otro punto de vista, más interno, que no existe en este mundo.

Por ahora esto ocurre en nuestra intenciónlo lishmá” (por la recepción). A continuación, cuando entendamos que significa “lishmá”  (por el otorgamiento) y hallemos una razón y unos sentimientos espirituales, esto será como una nueva criatura de otro planeta ,que no existe en este mundo.

El Zohar está escrito en forma de dos capas superpuestas que nos llevan a este punto. En una capa es como leer cuentos sobre este mundo, escritos en una manera un tanto inusual:  sobre el Tabernáculo, los animales, el desierto Sinaí, etc.

La segunda capa es más interna, con la terminología cabalística: ZA, Maljut, tres líneas, ascensos, descensos, Aba ve Ima, etc.

Tú no tienes conexión con ninguna de estas capas. En realidad no son dos capas, sino dos lenguajes que hablan sobre el mismo fenómeno.

Puedo imaginar una capa más cercana a mí, que habla como si hablase sobre este mundo: el Tabernáculo, una tienda, la gente que hace algo.

La segunda capa también puedo imaginarla: la línea derecha e izquierda, la parte superior e inferior, el paso de la luz, ascensos y descensos de los Partzufím.

Hay que esforzarse mucho para imaginar estas dos capas como un todo único, porque todo esto está dentro de mí y se trata de mi conexión con las fuerzas del otorgamiento. Todo esto son las fuerzas del otorgamiento y no hay nada a parte de ellas.

¿Dónde está el Tabernáculo, dónde está la Tienda de la Asamblea, dónde está ZA, dónde está Maljút? Todo está dentro de mí. Debo relacionarme con unos y  con otros como a mis propios atributos espirituales internos. Quiero sacarlos fuera de mí, y sentirlos.  A esto se denomina “abrir el Libro”, revelarlo.

Y por eso, aquí funciona sgulá (“el medio milagroso”). Los libros con las recetas de comida o  los consejos sobre la pérdida de peso “lavan el cerebro”.  Yo percibo la razón del autor, y él influye sobre mí y empiezo a interesarme por su opinión.

El libro del Zohar no “lava el cerebro”, en él no hay violencia, no hay nada. “Sgulá” funciona en este libro sólo según mi deseo. Por eso, mi deseo debe ser muy fuerte, para que el Zohar realmente influya sobre mí  y se revele en mí lo espiritual.

(Extracto de la lección nocturna sobre el libro del Zohar, correspondiente al 06 de marzo 2010.)

Material Relacionado:

A traves del zohar hacia la unión con el creador

Un trabajo tan simple

07_100_wp[1]Del artículo de Rabash “Qué es la Torá y el trabajo espiritual en el camino del Creador“:

“Cuando la persona va a estudiar la Torá, debe tener clara la meta y la causa por la que estudia.

La meta, es decir la utilidad que la persona quiere sacar de la Torá, es la luz detenida en ella, la luz que regresa a la fuente.”

En realidad no necesitamos nada más. Se requiere imaginar y tratar a sentir que todo pasa gracias a la Luz Superior y que “no hay nadie más aparte de Él”. El Creador es el Gobernador y el Señor y sólo Él hace todo.

Por eso, sólo tenemos que desear y esperar sus acciones y los resultados de éstas. Todo nuestro trabajo es invitar sus acciones sobre nosotros y sentir que somos el escalón inferior y Él es el escalón superior. Tenemos que asemejarnos a este escalón superior, a la luz.

En la medida en que aspiremos a la luz, es decir, en que deseemos asemejarnos a ella, en esa medida Él influirá sobre nosotros.

Resulta que nuestro trabajo es muy simple. No es importante qué capítulo de El Zohar leemos y sobre qué hablamos, no es importante cuánto comprendamos o no lo leído, pero sí existe un sistema de comunicación entre nosotros y la Luz Superior que se llama “El libro del Zohar“, tenemos que usarlo y aspirar a asemejarnos a luz durante la lectura.

Con este deseo invitaremos a la luz y ella influirá sobre nosotros. Poco a poco comenzaremos a sentir el resultado de su acción.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 09 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Abrirse a la influencia de la luz