entradas en '' categoría

Avanzando de la rama a las raíces espirituales

sidur_rashash_100_wpEn todos los libros “sagrados”, se describe el mismo trabajo espiritual que tiene lugar en las diferentes partes de Maljut que están en los diferentes niveles y en las diferentes combinaciones de unas con otras.

El hombre debe sentir todos estos fenómenos y revelarlos en sí mismo. Así entenderá cómo se denominan incluso antes de leer en el libro sobre ellos. Sabrá que esto se llama: Esau, David, los nombres de los ángeles.

Reconocerá dentro de su alma todos estos procesos de los cuales se habla en los libros “sagrados” que nos refieren sobre el amor y el otorgamiento. Y estas cualidades se denominan la santidad.

Esto se convierte en su vida, en su mundo interno en el que vive. Entonces él entiende la causa, por la que los cabalistas nos han revelado este sistema espiritual a través de todos los libros sagrados: para ayudar a incorporarnos en el sistema a través de este texto.

No es importante si no sabemos ni entendemos las palabras, y no conseguimos distinguir detrás de ellas sus raíces espirituales, ni de que nos habla cada palabra. Lo importante es nuestro esfuerzo “infantil” por entenderlas.

Esto es suficiente para permitir a la Luz crearnos, entrar en nuestra alma y corregir las cualidades a las que hace referencia.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 03 de febrero 2010).

Prepararse a la llegada del día

v_okno_100_wpEl Zóhar, capitulo Mikets, punto 117: Cuando una persona se levanta por la mañana, debe realizar el lavado de sus manos utilizando un recipiente de agua, el cual es un recipiente de donde tomar agua (una copa especial para el ritual del lavado de las manos).

“Mañana” significa que al hombre llega la Luz Jasadim donde se revela el lucimiento de Jojma.

En sus deseos egoístas (de recepción), el hombre percibe una cualidad espiritual de otorgamiento y amor como oscuridad. Cuando él los corrige, como si se despertara por la mañana, a la madrugada: en los mismos deseos ya corregidos empieza a amanecer la Luz del otorgamiento.

Todo esto ocurre en los mismos deseos. Antes él pensaba que el mundo espiritual es la oscuridad, algo repugnante y no deseable, porque está conectado con el otorgamiento y la necesidad de amar al prójimo.

Después recibe la corrección, porque estudiaba por las noches (también nosotros, según la conexión de “la rama y la raíz”, estamos estudiando por la noche) y se preparaba para la llegada del día.

De este modo, él recibe el entendimiento que lo espiritual, el otorgamiento y el amor al prójimo son como un día, es decir, es algo bueno y es conveniente que ocurra. Conforme a esta intención, empieza gradualmente a influir sobre él la Luz Circundante y el estado que le parecía como la oscuridad se convierte para él en algo deseable, es decir, convierte al día y empieza a lucir.

Tales correcciones que hago con mi deseo se denominan “el lavado de las manos”, porque “las manos” son los deseos de recepción y deben ser purificados de intenciones egoístas, para que puedan ser usados.

En busca de una base sólida

laitman_2009-11-06_zohar_tv_8214_w¿Quién es el Creador? El Creador es mi sensación interna de un peldaño superior, de un estado elevado, tal como puedo imaginarlo.

Cada vez que yo cambio, dibujo de nuevo en mí mismo al Creador. Por eso Él se denomina Bo-re (ven y ve).

Debemos entender que aquí no hay nada absoluto y definitivo. Todo depende del discernimiento, revelación, y percepción del hombre. En la realidad no hay verdad eterna e invariable. Ella cambia constantemente y debemos estar preparados para esto.

¡Lo que era negro será blanco y al contrario! Toda la actitud cambiará, cambiarán el valor y el juicio de las cosas. Nos parece que se trata de un sistema inestable que no tiene ninguna base. Por otro lado, esto justamente nos da una nueva y única base que se llama fe por encima del conocimiento.

Esto significa que, en los deseos egoístas, es imposible recibir ningún conocimiento sólido, como una ley rígida que nunca cambiará. ¡Y esto empuja al hombre adelante, obligándole a buscarse para sí mismo una base sólida!

Pero ésta sólo empieza a revelarse en lo espiritual, precisamente en la fe, es decir, en la fuerza del otorgamiento y no en la fuerza de la recepción. La base sólida se revela en aquellos hechos que están por encima de mi razón y sensación: en el nivel del otorgamiento, Bina.

Allí de repente se aclara que no hay cosas que se nieguen unas a otras y que entren en contradicción. Todo se convierte en partes de un todo único y perfecto, uniéndose y complementando una con otra: el Faraón, el Creador, el hombre, la serpiente.

Esta perfección se revela al hombre como una base sólida y firme para todas sus acciones.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 26 de marzo 2010)

La trampa para la Luz Superior

problema-1_100_wp

Qué hicieron para nosotros los cabalistas del pasado? Crearon un sistema que une todas las almas rotas con la Luz del Infinito.

Unieron sus almas corregidas con una red —similar a una red para pescar— y, a través de ella, nos transmiten la Luz, reduciéndola hasta nuestro nivel.

2010-03-26_zohar-la-am-shmot_lesson_bb_02

¡Si leemos el libro del Zóhar y nos sintonizamos para recibir esta Luz, entonces ella llega a nosotros!

Si en las generaciones anteriores no hubiesen existido los cabalistas, no tendríamos esta red de Luz y no podríamos conectarnos con ella. Sólo habría la Luz Superior simple y abstracta.

Pero gracias a las correcciones que hicieron los cabalistas, creando la unión entre sus almas, ellos construyeron todo este sistema de adaptación y reducción de las luces y su transmisión en nuestra dirección, peldaño a peldaño, de generación en generación. Y por eso esta Luz apropiada para nuestras almas.

Podemos ayudarles si elevamos nuestra plegaria —MAN, el deseo—, en respuesta a la cual llega desde arriba la Luz Circundante que retorna a la fuente. Una plegaria nace como resultado de la conciencia del mal, como está escrito: “Creé la inclinación al mal y la Tóra (la Luz) para su corrección”.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 26 de marzo 2010)