entradas en '' categoría

¡Discúlpame, no quería despertarte!

laitman_2009-05-27_8216_wCuanto más nos despierta El Creador, más espera de nosotros la misma respuesta.


Si Él ya ha despertado a unos cuantos millones de personas que ahora estudian el Zóhar, entonces Él espera de ellas una reacción correcta, es decir, que quieran despertarse a sí mismas como respuesta al previo despertar que recibieron por parte del Creador.


El “despertar desde abajo” (Itaruta de letata) debe igualarse al “despertar desde arriba” (Itaruta de leila). Entonces, el Creador podrá llenarnos con Su Luz.


Primero, Él nos envía el despertar desde arriba y, debido a la inspiración que nos produce, abrimos el libro, empezamos a leer y estudiar. Después, nos sentimos mal, pero ¿por qué?


Porque el Creador nos envía tal sensación. Ahora, Él debe cesar su estimulación desde arriba y darnos una posibilidad de despertarnos desde abajo, por nosotros mismos.


Por eso, Él nos envía una fatiga, pero en una cantidad similar a la usada cuando nos despertó al principio.


Es como si nos dijera: “¡Espera, espera, no te necesito, no te he llamado! Déjalo, todo esto no es para ti, quédate tranquilo.”


Él lo hace a propósito después de haberte despertado, como si hubiera sido un simple error y Él hubiera cambiado de opinión: “No, no, quédate durmiendo, no te despiertes”.


Con este frenado, Él desea que cambies el que Él te despierte a ti por tu propio despertar.


De otro modo, todo será por su cuenta y no por la tuya. Y, ¿qué beneficio hay en esto? ¡De este modo, no preparas tu vasija espiritual para el llenado con la Luz Superior!


Y por eso, te parece que ahora no deseas lo espiritual. Pero, ¿acaso fuiste antes tú quien lo deseó antes? Lo que ocurre es que te dan estas condiciones desde arriba.


Ahora, te inculcan que tú no quieres (esto eres precisamente tú) tu deseo de recibir placer, al cual puedes añadir el mismo despertar que tenías al principio.


Resulta que has recibido el despertar del Creador, lo cambiaste por el tuyo propio, lo trajiste a los demás y, junto con ellos, quieres atraer la Luz Superior.


Los usas como un multiplicador: tu plegaria ha aumentado tanto como ocasiones que has tenido de transmitírsela a otras personas, trabajando contra tu egoísmo.


Como respuesta, recibirás una revelación “620 veces” más fuerte y, con esta misma fuerza, avanzarás hacia el futuro escalón.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 08 de abril 2010).

¡Cuanto más difícil es durante los estudios, tanto mejor será!

laitman_2009-11-06_zohar_tv_8165_wNuestros pensamientos y deseos están conectados entre sí. Si uno se vuelve perezoso durante la lectura del Zóhar, debilita a los demás. Él será castigado por esto: para él será más difícil estudiar.

Estamos en el mismo barco. O taladro un agujero en él, o aplico mi intención y me esfuerzo como puedo, para hacer avanzar el barco.

Y cuantas menos fuerzas tengo y más difícil es esto para mí, mayor es la cantidad de esfuerzo que entrego al esfuerzo común por atraer la Luz cuando supero dichos obstáculos.

Influyo con esta Luz sobre los demás y ésta vuelve a mí de parte de ellos. Por tanto, ¡salgo ganando!

Israel en el alma

laitman_2010-03-12_9639La división entre el pueblo de Israel y las naciones del mundo, sobre la que escribe Baal HaSulam en sus artículos, puede entenderse tanto en el sentido común (externo), como en sentido espiritual (interno).


En el sentido espiritual, se dividen de este modo las cualidades dentro de cada persona, donde Israel es la aspiración “directo al Creador”, el punto en el corazón que se ha despertado, y “las naciones del mundo” son sus deseos de recepción”.


Puedes llamar Israel (“directo al Creador”) a cada persona que tiene despertado el punto en el corazón, es decir, la aspiración a la revelación del Creador. Y si aún no ha despertado, entonces él es uno de “las naciones del mundo” (aspiración a otras metas diversas).


Se puede dividir de este modo a toda la gente: Israel y otras naciones, como ocurrió una vez en la Antigua Babilonia.


Entre las personas en las que aún no ha despertado el punto en el corazón, la ciencia de la Cabalá debe extenderse primero entre la gente mundana en Israel, y sólo después entre otras naciones.


Sin embargo, entre las naciones del mundo, hay 10 tribus que cayeron al nivel de las “naciones del mundo” desde la altura del primer Templo (Mojin de Jaya).


(Extracto de la lección según el artículo Exilio y Redención de Baal HaSulam, correspondiente al 08 de abril 2010).