entradas en '' categoría

A través de los ornamentos hacia el director de escena

laitman_2009-12-14_1754_wp[1]Ascendiendo de un escalón a otro, pasando por diferentes estados, el hombre no debe olvidar que sólo existe una fuerza. No es él ni tampoco su entorno, sino la Fuerza superior, la Naturaleza, el Creador quien cree todos los estos estados. El hombre está conectado sólo con Él.

Es cierto que debo auto anularme delante del entorno. Es cierto que debo aprender de los libros escritos por personas sabias, los cabalistas, para construirme de nuevo cada vez.

Pero a través de todos estos medios de este envoltorio y teatro estoy conectado con el único Director de escena que todo lo hace para mí según la regla “Me has presionado por detrás y por delante”.

Entonces, no simplemente dejo de pasar por los escalones y estados y organizo mis relaciones con el grupo, sino que todo el tiempo estoy en conexión con Él, a través de todos estos medios los cuales Él ha puesto entre nosotros como unos adaptadores.

Estudiándolos gradualmente, veo que todos estos obstáculos y envolturas entre yo y Él están reservadas para ayudarme a cambiarme a mí mismo y asemejarme a Él, al Director de escena, quien lo organiza todo.

Entonces, empiezo a percibir el entorno, la atmósfera, los amigos, los estudios y al  maestro como a sus representantes.

Dejo de atribuirles a ellos importancia y existencia, y poco a poco ellos desaparecen de mi vista como poseedores de sus propias fuerzas, poder e influencia.

Los relaciono cada vez más con el Creador y en esta medida los justifico a ellos y al Creador por tratarme de esta manera y así obtengo la conexión con Él.

Entonces les amo a todos, porque ellos me ayudaron a lograr una unión con el Creador. Todo el mundo se denomina “la Santa Shejina”, es decir, un deseo en el cual la Luz lo llena todo. Y este deseo es mío.

(Extracto de la lección 8 del congreso Zóhar 2010 en Nueva York, correspondiente al 9 de mayo 2010).

Material Relacionado:

Todos los días de mí vida…

Las leyes del juego astuto

El espectáculo de la vida y su director

El primer encuentro con la Luz

laitman_2009-08_5961_w[1]Pregunta: ¿Puede usted describirnos su primera experiencia espiritual, su primer encuentro con la Luz Superior? ¿Qué es lo que se siente?

Respuesta: La primera experiencia espiritual es única para todos. En general, todos pasan por los mismos estados.

Cuando uno tiene su primer encuentro con la Luz, siente que todo este mundo está lleno de amor, con una fuerza cálida e ilimitada. Es una sensación buena y cálida. Y así es todo el mundo.

El hombre vive, ve a los demás y a todo el mundo y con esto siente que el aire se volvió más denso, cálido y tierno. Él siente hacia sí mismo una actitud suave y tierna.

Esta es la primera sensación espiritual que le llega al hombre. Pero él, por lo general, la olvida.

Pero esto ocurre de todos modos para darle al hombre un testimonio y apoyo y crear en él unas nuevas vasijas de percepción (Kelim) para que avance.

Después de esta primera experiencia espiritual —dada desde arriba—, el hombre debe hacer muchos esfuerzos para alcanzar por sí mismo las mismas sensaciones y, después, hacerlas mil millones de veces más fuertes.

Pero, en este caso, él ya dominará estas sensaciones, las entenderá y trabajará con ellas.

Todas estas impresiones, incluyendo la primera y las siguientes, el hombre las siente dentro de su creciente punto en el corazón y dentro de su vasija espiritual de la percepción (Kli) y no dentro del marco de los fenómenos fisiológicos ni psicológicos.

(Extracto de la lección 8 del congreso Zóhar 2010 en Nueva York, correspondiente al 9 de mayo 2010).

Material Relacionado:

El único argumento es comprobar por sí mismo

Despertar la iluminación de la Shejina