entradas en '' categoría

No ceder ante la magia

laitman_9156_1_wp[1]El Zóhar, capítulo Bejukotai, puntos 5-6: Ya que necesitamos evocar la santidad suprema con actos y palabras, aquellos que provienen del lado de la impureza deben despertar su lado con actos y con palabras.

Y a pesar de que Bilaam era el más grande de todos los magos en el mundo, Balak era todavía mejor mago que él, ya que con su magia, Balak era más grande que los sabios.

¿Qué significa esto? ¿Por qué debo despertar el lado de la impureza con actos y palabras? ¿No sería mejor callar y no hacer nada, para no despertar estos perros?

Pero no. Precisamente con mis actos y palabras correctas —despertando o el lado de la impureza o el de la santidad— avanzo entre ellos dos hacia arriba.

“La magia” significa tomar la fuerza del Creador y usarla con astucia, es decir, embrollar al hombre, revelando su verdadera naturaleza mala.

Son las fuerzas que están dentro de nosotros y sin ellas sería imposible revelar nuestro egoísmo.

Estos ángeles —que vienen de parte del mal— trabajan sobre nosotros. Bilam, Balak, Azazel, Aman y los demás son las fuerzas del rompimiento, son  partes de nuestra alma. No son fuerzas externas. Fuera de nosotros, sólo actúa el Creador.

Antes del rompimiento, todas las almas estaban unidas en un solo sistema y existían en total armonía y unidad con “el Uno y Único”.

Cuando sucedió el rompimiento, estas partes del alma acabaron conectándose de modo egoísta y explotan esta conexión para devorarse uno al otro.

Esto es igual a cuando un pueblo se une para asaltar y conquistar al otro.

Esta fuerza es impura. De una parte, es una fuerza milagrosa de unión que nos llega del Creador. De otra parte, la usamos con un propósito egoísta, para hacerles daño a otros.

Si es que conseguimos usarla tan astutamente, entonces podremos obtener un gran éxito durante un tiempo, aunque está claro que al final todo esto se derrumbará. 

Vemos que al inicio, todos los malvados y los dictadores exhortan al pueblo, aparentemente, a la unión, a la ayuda mutua, al socialismo. Una fuerza mala no puede  apoderarse del hombre sin enmascararse en una fuerza buena…

Dicha fuerza soborna al hombre con una parte de verdad, en la cual se oculta un gran engaño. En esto consiste la magia.

Desde afuera, nos parece que nos ofrecen algo muy bueno, pero por dentro se oculta el engaño con el que nos quieren estafar y usar.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 14 de marzo 2010).

Material Relacionado

El hechizo espiritual

Les revelaré un secreto…

laitman_2009-08_2934[1]Pregunta: ¿Cuál es el secreto del logro de la meta ya que sólo un pequeño porcentaje de los que estudian la ciencia de la Cabalá la alcanzan?

Respuesta: Voy a revelarles un secreto: ¡aquél que no deja el camino, pase lo que pase, logra la meta! No existe otra fórmula para el éxito.

Porque uno pasa por estados muy graves y, a veces, no puede creer que esto le haya pasado. Mira atrás y le parece imposible que algo así le haya sucedido.

Pero, en cada momento, no importa lo que pase, debe ver delante suyo una sola meta. De esto consiste la clave para el éxito. No hay nada más importante que esto.

Por eso, si me preguntan qué es lo que le deseo a una persona, les diré: “Sólo una cosa: ¡que sea lo más vehemente posible en el alcance de la meta!”.

Nada más puede ayudar: ni una mente especial o unas sensaciones finas, ni muchos esfuerzos, ni sabiduría, ni siquiera los amigos que están al lado.

¡Sólo debe agarrarse a la meta —como lo haría un buldog— y no soltarla, pase lo que pase!

(Extracto de la charla en Toronto, correspondiente al 11 de mayo 2010).

Material Relacionado:

La definición más simple de la meta

Hacia arriba sobre las alas del águila

laitman_2009-05-27_8216_w[1]Ahora, después del congreso (mayo 2010, el congreso americano) estamos como si fuera el comienzo de una nueva etapa.

El congreso produjo un gran cambio en nosotros. También sentimos los cambios que suceden en el mundo a la luz de los últimos acontecimientos. A continuación, el mundo va a sentir cada vez más problemas.

Realmente estamos obligados a llegar a la meta final. Imagine a la humanidad como a un corredor que recibe golpes en el camino y de ellos recibe la fuerza para llegar al final. Está obligado a correr y alcanzar la meta.

Tiene un tiempo asignado para alcanzar la meta. Tiene que llegar, no tiene elección. La única elección es seguir corriendo, deseando llegar a la meta o esperar los golpes y seguir adelante, intentando escapar de ellos.

Pero existe un tercer camino: gracias a nuestra unión podemos invocar la fuerza que facilite la llegada a la meta. ¡Nos amparará en sus alas, como si fuésemos los polluelos del águila, y nos llevará hacia arriba!

El problema está en que nosotros no podemos dejar este mundo y subir solos sobre las alas de esta águila, Bina. Tenemos que mantener la conexión con todo el mundo.

¡Y cuando pensemos en todo el mundo y nos entreguemos a ellos, precisamente entonces subiremos! Tenemos esta aparente contradicción.

El mundo está justo al borde del precipicio y tenemos que ayudarlo a subir sobre las alas de águila…

(Extracto de la charla en Toronto, correspondiente al 11 de mayo 2010).

Material Relacionado:

Todo el mundo depende de nosotros

La medicina ya ha comenzado a trabajar