entradas en '' categoría

De qué depende el futuro del mundo

thumbs_Laitman_405[1]Gradualmente la gente está empezando a reconocer cuán destructiva puede ser la influencia de los medios de la comunicación y el entorno que la rodea. Precisamente los medios  determinan todo y no así el dinero, el estado económico y nuestros proyectos para el futuro de la humanidad. Esta generación y el futuro dependen sólo del entorno que influye sobre toda nuestra vida.  Esperamos que la humanidad entienda esto. Primero limitará la influencia negativa que recibimos hoy en día y después cambiará su dirección apropiadamente. El objetivo de la Cabalá es ayudar a la humanidad a verlo lo más rápidamente posible.

El mundo poco a poco ha empezado a verse de una forma crítica y también a todos los sistemas organizados en nuestro alrededor. Estos sistemas son globales e influyen absolutamente en todos los terrenos de la vida y sobre todas las personas. Precisamente porque este sistema se convirtió en un sistema global e influyente, provoca una gran inquietud. Y la humanidad debe preocuparse por él.

Es imposible seguir permitiendo a cada uno hacer lo que le parece bien en los medios de comunicación. Esta fuerza debe permanecer en las manos de las personas sabias, en las manos de las cabalistas. Es imposible controlar los medios de  comunicación con la fuerza de una dictadura. El desarrollo de la humanidad nos lleva a la destrucción de todos los límites y obstáculos. Pero, por otro lado, observamos una tendencia contraria: debemos limitarles de alguna manera, o vamos a aprender, pero a través de los sufrimientos.

Hay una lucha constante entre la línea derecha y la línea izquierda. Cada una de ellas intenta demostrar que sólo ella es mejor que la otra. Pero ninguna de las dos está equivocada o tiene la razón. Se necesita la línea media que no simplemente las une, sino que asciende por encima de ellas.  No es su mezcla, o un arreglo entre ellas, como un partido centrista, que esté por encima de “la izquierda” y  de “la derecha”.

Es más bien un enfoque que está por encima de todos los enfoques egoístas – el enfoque altruista, en el otorgamiento. Entonces este enfoque podrá unir a todos  y llevarles la paz.

(Extracto de la lección sobre el Prefacio al comentario de la escalera, correspondiente al 28 de junio 2010).

Material Relacionado:

El sistema del futuro – primera parte

El sistema del futuro – parte 2

Cada día será la nueva tierra y el nuevo cielo

Voy a llegar a algo bueno

thumbs_Laitman_093[1]Procedemos a leer el Zohar, tras prepararnos para ello estudiando los artículos de Rabash durante la primera parte de la lección, es decir, después de que estamos listos para recibir la Luz que Reforma. ¿Qué significa, “estamos listos”? Tenemos un deseo por ello, un deseo por la dimensión interna en particular, por adquirir la propiedad de otorgamiento más allá de nuestras sensaciones y mente terrenal. Queremos que esta propiedad nos gobierne.
¿Qué pasa si una persona no tiene el deseo por esto? ¿Qué pasa si no siente que carece de la propiedad de otorgamiento y ni siquiera desea sentir esta carencia? ¿Qué debe hacer? Él también debe quedarse con aquellos que quieren adquirir la propiedad de otorgamiento. Una persona que virtualmente no siente ninguna relación con esto debe aferrase como un recién nacido a aquellos que estudian. Está dicho acerca de la ciencia de la Cabalá: ” sanará toda carne.”

En nuestro mundo, incluso una persona sana, ocasionalmente pasa por exámenes médicos: “¿Qué pasa si encuentran alguna enfermedad?” “¿Porqué los necesitas si estás sano?” “Quiero estar seguro de que no tengo ninguna enfermedad en progreso y no me doy cuenta”. 

Lo mismo se aplica a nosotros. Incluso si no sentimos la carencia de la propiedad de otorgamiento y nos consideramos “sanos,” confiamos en los grandes cabalistas que nos aconsejan examinarnos. Por tanto, leemos el Libro del Zohar, incluso si no sentimos necesidad de ello. Tal vez, gracias a esta lectura por la que no me siento atraído particularmente o siento ningún sabor o necesidad, no obstante, me examinaré y veré que poseo propiedades negativas. Al corregirlas, llegaré a algo bueno, es decir, mejoraré.

(Extracto de la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de junio 2010. El Zohar.)

Material Relacionado:

Los cabalistas acerca del propósito de la creación – parte 7

Los cabalistas acerca del propósito de la creación – parte 5

5 minutos de luz- “el libro del zohar: boleto de entrada para la espiritualidad”

El esfuerzo nos trae la Luz

thumbs_Laitman_080[1]De los Escritos de Rabash, Shlavei Ha Sulam, el artículo 16, 1984. El asunto del otorgamiento: Existe una regla que si uno desea alcanzar una determinada meta y sabe que es imposible de alcanzar sin trabajo, entonces uno se esfuerza e ignora el resto. Y si una persona se esfuerza en la Cabalá y en el trabajo interior, significa que tiene una necesidad espiritual y espera recibir lo deseado de esta manera. Por lo tanto, antes de empezar su trabajo, la persona necesita examinar lo que está esperando recibir con esta ayuda, es decir, la recompensa que espera por su trabajo. Y cuando la persona empieza a reflexionar sobre el asunto, se le presentan toda una colección de diversos pensamientos, y es muy difícil para esta persona entender lo que realmente desea…

Siempre nos encontramos dentro de recelos y dudas: ¿Para qué necesito todo esto; por qué estoy haciendo todo esto? No conocemos la verdadera razón pues está oculta de nosotros. Este gran cisma por las dudas parece interminable y muchos poco a poco dejan de analizar todas estas preguntas. Entre más se profundiza en ellas, surgen más interrogantes; entretanto, nuestra vida de todos los días continúa su paso. Y de esta forma la persona deja de pensar en ello y no busca más la respuesta.

Pero, por qué el Creador nos prepara tales consideraciones, todos estos senderos y pensamientos, como ¿por qué, para qué y cómo? No puedo escaparme de estos pensamientos y entre más pienso en ello, más confundido me siento. ¿Realmente Su intención es que caiga en la desesperación y lo abandone todo? Si no lo aclaro todo enteramente, si no revelo un nuevo grado, no avanzaré, ¿Entonces, por qué Él me pone obstáculos en mi camino?

El Creador lo hace para que lleguen a Él sólo aquellos que buscan alcanzar el otorgamiento,  ser como Él, y están dispuestos a trabajar para conseguirlo. Intento conseguir el otorgamiento y me doy cuenta que no sé nada, que me encuentro en la total oscuridad y por lo tanto necesito la ayuda de lo Alto. Por otra parte, estoy dispuesto a entregar todo pues los esfuerzos me brindan la fortaleza para continuar hacia la meta.  Si he invertido grandes esfuerzos para lograr una meta, no la puedo abandonar fácilmente. Ya he invertido tanto que estoy preparado a pagar para que mi inversión no se desperdicie.

Si entiendo que el otorgamiento existe y que debo conseguirlo por todos los medios, la desilusión que siento de mi propia fuerza da lugar a una plegaria verdadera

Material Relacionado:

Siempre mirar sólo hacia arriba

Los filtros “empañados” que oscurecen nuestra visión de la realidad

La musa de un cabalista es la “luz”

Los cabalistas acerca del propósito de la Creación, Parte 8

thumbs_Laitman_076[1]Queridos amigos, por favor hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Me comprometo a responderlas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

¿Cuál es el propósito de la Creación?

La realidad del hombre está hecha de profunda e infinita sabiduría. Porque el Señor creó muchas criaturas de gran categoría, de elevadísima altura, y todas son necesarias, cada una en su nivel correspondiente, pues nada es superfluo. Todo está basado en la siguiente piedra angular: lo que el Creador desea conseguir, del trabajo del hombre, es que éste corrija todas las deficiencias de la creación y se eleve a sí mismo, grado tras grado, hasta que se una a Su Divinidad Santísima.

De ahí que deje de lado todo aquello que le distancia de Él, el Bendito, y todo en su proximidad, y atraiga todo cerca de Él y su proximidad, y todo esto es extremadamente profundo y tremendo, y todo está obligado a desarrollarse, en las mejores circunstancias para poder así alcanzar la totalidad en general.

Ramjal, Te’vunot Daat (Conocimiento de la Sabiduría), del artículo 124

Material Relacionado:

Los cabalistas acerca del propósito de la creación – Parte 7

Alma segunda parte

¿Para qué necesito este mundo?

Respuestas a sus preguntas, Parte 5

thumbs_Laitman_189[1]¿Cuál es el propósito de la Creación?
Preguntas acerca de la publicación Los cabalistas acerca del propósito de la creación, Parte 2
Pregunta: Se deduce que, siendo un deseo común, singular, tenemos que recibir todo lo que el Creador ha preparado para nosotros. ¿Es por eso que tenemos que prepararnos para el festín supremo? ¿Se supone que desarrollemos la conexión superior entre nosotros de manera que soportemos al Creador Juntos? ¿Y es después de decirle, “No,” y llegar a ser independientes y superar nuestra vergüenza? ¡Eso es una discrepancia! ¿Es un festín eterno entre los dos asociados iguales una suerte de renacimiento? ¡Es difícil imaginar esta disociación incluso por un segundo!
Mi respuesta: Esto es porque tú, mí estimado, eres aún un simple egoísta; es decir, existes sólo en una naturaleza. Cuando la otra naturaleza, altruista, comience a manifestarse dentro de ti, no conducirá a una “disociación esquizofrénica.” Por el contrario, tendrás una oportunidad de comprender como los opuestos se unen. Por cierto, la física cuántica ya está descubriendo tales manifestaciones de la naturaleza.
Pregunta: ¿Podemos decir que mi naturaleza temporal de ser un esclavo cambia sólo en sensaciones simplemente con mi elección del amo, incluso en la ausencia de su papel funcional y, posiblemente, su esencia? ¿Entonces, cómo debemos redefinir nuestra relación cuando elijo trabajar en el lugar del amo, por un buen pago? ¿Quién es él en relación a mí, un asociado? ¿Porqué la Torá usa la palabra “esclavo” tanto por parte del Creador (“No temas, mi siervo, Jacob,’ el Creador dijo”) como por parte de los personajes (“el siervo del Creador”)?
Mi Respuesta: Hay muchos tipos de conexión con el Creador: “hijo,” “siervo,” “esposa,” “amigo,” y así sucesivamente. “Siervo” se refiere a una completa preferencia por la propiedad de otorgar contra la de recepción.
Una pregunta acerca de la publicación Los cabalistas acerca del propósito de la Creación, ” Parte 3
Pregunta: Cito: “Ni el ojo ha visto un Dios aparte de ti”. ¿Qué pasa con los otros?

Mi respuesta: Se aplica a cada uno, pero solo dentro de las propiedades corregidas de uno.

Material Relacionado:

Los cabalistas acerca del propósito de la creación – parte 4

Los cabalistas acerca del propósito de la creación – parte 5

Los cabalistas sobre el propósito de la creación, parte 1

Lección diaria de Cabalá, lección del 28 de junio 2010

Rabash, Shlavei HaSulam, Artículo 13, 1985

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

El Libro del Zohar, Capítulo Vaietze (Y Iaacov salió), Ítem 167

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Del Rav Yehuda Ashlag, Prefacio al comentario de la escalera, Ítem 83

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Del Rav Yehuda Ashlag, Introducción al Libro, El Árbol de la Vida, Lección 3

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Apertura del Zohar

El Libro del Zohar, capítulo, La noche de la novia, Ítem 1

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

La recompensa es la Luz que Reforma

thumbs_Laitman_098[1]Pregunta: ¿Los esfuerzos que realizo son mi recompensa espiritual?

Respuesta: La recompensa es la pantalla y la Luz que Reforma. No podemos medir y evaluar nuestros esfuerzos. Debemos tener la pantalla y la Luz que Reforma. Son las únicas cosas que podemos obtener. Todo el resto que puedas tener en abundancia, ¡tómalo!

La Luz que Reforma es el permiso para recibir. Como un  boleto para el teatro que te da el acceso a un espectáculo en particular, la Luz que Reforma te permite tomar una porción específica. De acuerdo a la cantidad de esta Luz que aparece en ti, estarás lleno y fusionado con el Creador y la abundancia que sale a la creación entera.

Tómala toda, pero sólo en la medida de la Luz que Reforma. Por lo tanto, tu recompensa es la Luz que Reforma. Todo el resto no es necesario obtenerlo. La abundancia superior llenará nuestras vasijas espirituales (Kelim), el deseo de recibir, pero sólo cuando obtenemos la Luz que Reforma.

Sin embargo, necesito el llenado, no para recibir el placer, sino para examinar y medir qué tanto puedo otorgar. A pesar de que mi llenado me proporciona una satisfacción enorme, de todas formas debe medirse con la Luz del otorgamiento, la Luz que Reforma.

Material Relacionado:

Acción más intención

La plegaria del corazón

Utilizar el mundo como un medio para avanzar

El mundo entero no es un rábano amargo

thumbs_Laitman_056[1]Podemos quedarnos en la cualidad de la recepción o en el atributo de otorgamiento y llenarlos a los dos. Básicamente, sólo dos fuerzas gobiernan el universo, dos fuerzas de la naturaleza: la fuerza de la recepción y la fuerza del otorgamiento. Una de ellas, la fuerza de la recepción, ya está dentro de nosotros pues nacimos con ella, por lo que consideramos que es natural.

Pero en la realidad, no hay nada más natural que el atributo de otorgamiento. Sin embargo, no se encuentra dentro de nosotros y por lo tanto, nos parece que no es natural; nos parece que es algo artificial que no tiene relación alguna con la realidad. Pero, de todas formas, la única existencia concreta se encuentra en el atributo de otorgamiento, porque toda la creación, excepto nuestro mundo, existe dentro de éste. Sólo nosotros vivimos dentro de este minúsculo espacio cerrado, imaginario que es la cualidad de recepción.

Debido a que este espacio está cerrado y aislado del resto de los mundos y del Creador, pensamos que  nada existe más allá de él. Como un gusano que vive al interior de un rábano y cree que todo el mundo es un rábano, nosotros no vemos lo que está más allá de nuestro mundo. El gusano no entiende que existe un mundo enorme, luminoso y dulce fuera del rábano.  Y nosotros tampoco.

Es por esto que debemos comprender que la cualidad de recepción dentro de la cual habitamos es minúscula y limitada. Nos fue entregada con el propósito de que conozcamos su opuesto que es el atributo de otorgamiento.

(Extracto de la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de junio 2010, Artículo, El asunto del otorgamiento)

Material Relacionado:

Hay un mundo maravilloso afuera de nuestro rábano amargo

¿Qué puedo otorgar, cuándo y a quién?

Percibimos todo dentro de nuestros deseos