entradas en '' categoría

El Convertidor de la fuerza física a la espiritual

thumbs_laitman_528_02[1]El Creador llena la conexión entre nuestras almas y Él. Estar cerca de otras almas significa estar cerca del Creador y tener la habilidad de comenzar a percibirlo a Él llenando nuestras conexiones como Luz, otorgamiento y amor. Este deseo de unirnos con otras almas debe ser constante y no momentáneo, debe crecer continuamente. Si el deseo se enciende de inmediato y luego se apaga, entonces no es suficiente. Nosotros debemos lograr alcanzar esos estados, acumularlos  y mantenerlos continuamente.

Garantizado, una persona no puede alcanzar esto a través de sus propios esfuerzos. El hombre no es capaz de controlar sus deseos y esta es la razón por la que se le es otorgado el grupo. Los deseos serán renovados de dos maneras simultáneamente: de acuerdo a la cadena de información acumulada y grabada (Reshimot) y debido a la influencia del entorno. Una persona no determina nada por ella misma.

Nuestros errores radican en el hecho de que nosotros escuchamos a nuestro ego que tiende a afectar a la fuerza, empujándonos en la dirección incorrecta. La dirección correcta es la de inducirnos nosotros mismos pero sólidamente a través del grupo. Solo a través del grupo yo puedo impactar mi alma, mientras que por mi cuenta, no tengo ninguna razón para alcanzarla directamente. Mi alma reside en mi conexión con los otros, en esta manera indirecta, yo soy capaz de afectarme a mí mismo.

¿Puedo yo cambiar mis genes o cromosomas y cambiar algo en mi mismo con mis propias manos? ¡Por supuesto que no! Pero hay un dispositivo- el grupo- con la ayuda del cual yo puedo hacerlo. Así es que yo manipulo este dispositivo con mi palanca: Aplico acciones corpóreas simples afectando así a mi entorno. En su turno, el entorno me afecta en el nivel espiritual. La esencia de este milagro es la oportunidad de seguir transformándome a mí mismo hasta que me convierta equivalente al Creador.

untitled.bmp 07.07.10

A través de mis acciones físicas en este mundo, yo influyo a otros cuerpos. Otros, a través de esos cuerpos son capaces de afectarme a mí, a mis propiedades espirituales, que son mi alma. Yo mismo no puedo impactar mi alma y no importa cuán fuerte lo desee. Es un mecanismo muy simple cuyo principio es que sólo la conexión entre nosotros nos guiará a la revelación del Creador.

(Extraído de la primera parte de la lección diaria de Cabalá correspondiente al 06 julio 2010, Artículo, Y el Señor apareció ante él en la planicie de Mamré.)

Material Relacionado:

Un dispositivo eterno, movido por el otorgamiento

¿Para qué necesito este mundo?

Nuestra tarea es adherirnos al superior

Participantes de pleno derecho en el Mundo Superior

thumbs_Laitman_090[1]Pregunta: Si el Creador es un sistema cerrado de la Naturaleza con leyes firmes inmutables y el hombre existe dentro de ese sistema, ¿entonces como él puede cambiar algo en ese sistema?

 Respuesta: Esta es una suposición incorrecta. El hombre no cambia nada en este sistema. El Cielo no permita que podamos cambiar el sistema Superior de la Naturaleza. Terminaríamos corrompiéndolo tal cual lo hacemos con nuestras vidas. Por lo tanto, nos fue dada una parte limitada de la realidad total. Esta visión acotada es meramente un punto negro conocido como el mundo corporal, ¡y mira lo que hemos hecho de ella! ¿Entonces como pretendes gobernar el sistema Superior? Debemos ser agradecidos que no nos está permitido cambiarlo. 

 Sin embargo, hasta el punto que nos tornemos similares al Creador, podremos salir de nuestra limitación, estrechez, el enclave negro y volvernos participantes de pleno derecho en el Mundo Superior. Si adquirimos la fuerza para seguir las mismas leyes y acciones como el Creador, Él, entonces, nos dará el poder  a nosotros. No habrá ninguna división de poder entre nosotros pues Su propósito es nuestra adhesión con Él, esto es, nuestra completa equivalencia de forma con Él.

(Extracto del programa televiso, Cabalá para principiantes, El Creador del 5 de julio 2010) 

Material Relacionado:

Reconocer la maravillosa oportunidad

¿Cómo podemos encontrar nuestro punto de libertad?

De qué depende mi futuro

Un último recurso

thumbs_Laitman_107[1]La corrección comienza con la realización del mal; como está dicho: «He creado la mala inclinación y la Torá como un medio para su corrección.» Si el mal que el Creador creó a propósito no fuera revelado, ¿quién querría corregirse a sí mismo? La sensación del mal y del sufrimiento nos empuja a cambiar. Al principio, queremos cambiar todo en el exterior, queremos cambiar el mundo entero. Más tarde, asumimos que tenemos que cambiar nosotros mismos. Toda persona, nación, sociedad, y  nuestra civilización en su conjunto, tiene que pasar por este cambio.

La corrección no puede comenzar si no existe una necesidad de hacerlo. En otras palabras, necesito sentir que seré un miserable si no me corrijo. Es por esto que, tenemos que desarrollar y cultivar nuestro egoísmo, experimentar con él diversos golpes y problemas, tales como el vacío, la pérdida de esperanza, satisfacción, etc., y ver que somos completamente incapaces de cambiarlo. Buscamos diversas maneras de cambiar el mundo hasta que descubrimos que el mal  que existe en nosotros es el culpable de todo. Entonces, al parecer, por accidente,  descubrimos la Cabalá.

Sin embargo, alguien tenía que prepararlo para nosotros en forma de libros y sitios web, por culpa de nuestra naturaleza, confinada en el deseo de recibir y llenarse a sí misma, incapaz de contactar con el Mundo Superior y sentir, directamente, al Creador. Para poder conseguirlo, primero necesitamos métodos externos, es decir: un maestro y  libros.

Por lo general, este conocimiento se transmite de una persona a otra, a través de gente que ya ha adquirido la conexión con el mundo espiritual. Dicha conexión con el mundo espiritual tiene que estar ya presente en nuestro mundo. De lo contrario, siendo como somos, unos completos egoístas, nunca podríamos pensar en el mundo espiritual. Buscaríamos una manera de liberarnos del sufrimiento, sólo en el nivel de este mundo.

Por esta razón, es necesario hacer circular la sabiduría de la Cabalá. La gente que se siente vacía en este mundo, la sentirá como un método de plenitud absoluta. Después, las siguientes dos condiciones del principio de corrección se llevarán a cabo: 1) la gente se siente mal, y  2)  se les revelará que existe un método que pondrá las cosas bien. Poco a poco, la gente empezará a corregirse y  a  darse cuenta de cuál es el propósito de su creación.

Nuestra generación está todavía revelando la primera condición. La gente está buscando diferentes métodos y técnicas con el fin de poder llenarse. A veces, incluso recurren a las drogas y el alcohol pero, poco a poco, esto va pasando. Muy pronto, incluso el deseo de drogas,  violencia y fanatismo desaparecerá. La gente va a sentir y entender que no es capaz de llenar su vacío interior de esta manera.

El deseo de placer va cambiando. Se eleva al siguiente nivel y es imposible continuar como antes. La gente ya no puede encontrar consuelo en las drogas. Comienzan a buscar una solución más profunda. Pero, tenemos que desarrollarnos hasta que lleguemos a un estado en el que la gente no encuentre ninguna otra solución más que la sabiduría de la Cabalá.

Podemos acortar su búsqueda a través de la difusión de este método, para que todos comprendan con mayor rapidez que tenemos que revelar la Fuerza Superior que nos rige. Sólo esto puede ayudarnos.

Material Relacionado:

Solo un deseo no es suficiente, el quiere que le den “dinero”

Despertar las fuerzas del bien

Todo el mundo depende de nosotros