entradas en '' categoría

Para nunca más partir

Pregunta: Estoy invitado a una fiesta esta noche, pero ya sé que tan pronto como se termine, todo el placer se habrá ido. ¿Hay alguna licencia para conservar el placer?

Respuesta: Es imposible mantener el placer de los deseos egoístas (Kelím). Ni siquiera es un placer, sino una simple chispa que se frota suavemente contra nosotros y muere.

¡El placer no es nada más que la Luz! Y si quieres conservarlo, necesitas preparar tus vasijas (Kelím) que deben ser aptos para ella. Si el deseo está en el otorgamiento, experimentarás un placer enorme y eterno en él, que de manera continua y sin fin se expande. De lo contrario, no hay ninguna posibilidad de aferrarse al placer más allá de unos pocos minutos o segundos.

También depende del placer mismo: Cuanto más elevado, más agudo es y más rápido se termina. Un simple placer puede durar por un rato. Puedes permanecer en cama durante un par de horas y disfrutar del descanso, o poner un caramelo en la boca y saborearlo durante unos minutos. Pero si el placer es exaltado y poderoso, viene en forma de un pico y desaparece muy rápidamente.

En efecto, no es un placer, sino más bien un encuentro con una chispa de Luz que se considera como una “vela delgada” (Ner Dakík). Si quieres que te de un placer que nunca muere, necesitas ofrecerle un deseo que se le iguale, el cual es el deseo de otorgamiento.

El placer viene del Dador, y tu deseo también debe provenir de un dador. Entonces, se reunirán y se aferrarán el uno al otro, ¡adhiriéndose para nunca más partir!

(31279 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 30 de Diciembre 2010, “La sabiduría de la Cabalá y la Filosofía”)

Material Relacionado:

Es tiempo de construir un arca

La ley de la compensación: placer vs. dolor

¿En qué parte del universo está este mundo?

El decodificador espiritual

Pregunta: ¿Puedo usar mi imaginación para la imagen del futuro estado corregido?

Respuesta: Eso depende de lo que nos imaginamos para nosotros mismos en el grado futuro. Para representarlo mecánicamente, hacemos dibujos.

Es posible poner todas las condiciones del grado futuro en alguna mesa, para hacer una lista de todos los detalles técnicos de estos estados: deseos, pantallas, niveles de Aviut, entrada y salida de las Luces, las Luces Circundante e Interior, la división de los grados en una multitud de sistemas internos y externos en la Segunda Restricción.

Pero, finalmente, llegamos al mismo discernimiento espiritual registrado por los cabalistas con el fin de describirse los unos a los otros los detalles técnicos que necesitan ser llevados a cabo con el fin de sentir lo que ellos desean transmitir. Supongamos que te doy una partitura musical, es decir, hago llegar a ti algún tipo de datos. ¿Puedes hacer algo con ella? No. Debes percibirla primero como información externa y, a continuación llevar a cabo la contraparte interna. Si lees música, serás capaz de cantarla, y entonces sabrás lo que pretendo transmitir por medio de ella.

Los cabalistas hacen exactamente lo mismo al pasarte  los datos técnicos. Llevarlos a tu alma y tú recibirás todo lo que ellos habían previsto. Así es cómo sabrás sobre que están hablando.

La transferencia de información a través del Internet funciona de la misma manera. Dibujo una imagen en la pantalla del computador o importo fotos desde una cámara, guardo las imágenes en un formato especial, y te envío esta información a través de un canal de comunicación. Tú recibes estos datos técnicos y usas un decodificador para  transferirlos vez más como una imagen en tu pantalla.

Así es como los cabalistas también se mantienen en contacto unos con otros. Ellos han alcanzado un cuadro espiritual, grabándolo, y pasándolo a nosotros, excepto que nos falta el “decodificador” para convertir esta información en la misma imagen. Leemos acerca de él, pero no tenemos ninguna forma de imaginar sobre lo que están hablando. Para nosotros todo parece fantasía.

Somos incapaces de descifrar y extraer el significado de cualquiera de los cuatro lenguajes utilizados por los cabalistas para describirnos el mundo espiritual (los lenguajes de Tanáj, Halajá, Hagadá, y Cabalá). Pero ¿qué es lo que los cabalistas nos dicen? Usa estos textos como un “remedio milagroso” (Segulá). ¿Qué es Segulá? Si quieres alcanzar la revelación y de alguna manera entender que la revelación es posible sólo en el atributo de otorgamiento, te verás a ti mismo y al mundo entero en amor y otorgamiento de unos a otros, en garantía mutua, como un hombre con un corazón.

Si aspiras a esta imagen, comenzarás a acercarte al decodificador correcto de estos textos. Te influenciarán, y, en última instancia, el mismo “decodificador” espiritual será revelado en ti. Es por eso que leemos El Libro del Zohar.

(31013 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de Diciembre 2010, “Introducción del Libro del Zohar, artículo “Ustedes son Mis Socios”)

Material Relacionado:

Revelar el mundo de los deseos

Cuando la luz golpea para entrar

Los contornos de las combinaciones espirituales

Una realidad dual

Pregunta: Si tenemos que ver al grupo solo como un estado interno corregido, entonces, ¿cómo difiere del resto del mundo que también solo parece estar no corregido?

Respuesta: No hay diferencia en el significado interno. Pero cuando tú miras al grupo, no puedes dejar de notar que su aspiración por la espiritualidad se  manifiesta externamente, ellos vienen a la lección todos los días.  Esto significa que se esfuerzan por llegar a la espiritualidad, pero no la tienen aún.

Tienes una pantalla externa donde puedes ver como anhelan otorgar mientras que aún permanecen en el sistema egoísta que intenta consumir todo para satisfacción propia. Sin embargo, ya saben, algo entienden, e incluso sienten que hay una oportunidad de acercarse a una diferente actitud ante el mundo: sustituir consumismo por otorgamiento.

Ellos saben que hay dos formas de experimentar la vida en el universo:

1. Una vida en la que instintivamente tratan de engullir todo, porque hemos nacido de ésta manera, que se considera como “la inclinación al mal” con la que nacemos.

2. Y hay otra actitud ante la vida: otorgamiento, dando un paso fuera de uno mismo, cuando mi “yo” en sí mismo no existe si no está incluido en todos los demás.  Y este segundo enfoque es el que deseamos alcanzar.

Se deduce que ya tenemos dos enfoques.  Todo el mundo vive hasta ahora de acuerdo al primer principio de consumir todo para uno mismo.  Esto es lo que estamos percibiendo en la actualidad, “este mundo”. Pero soñamos con adquirir otra visión de la vida y ver la realidad espiritual que existe en el otorgamiento.

¿Qué pasará con la realidad corporal, entonces? ¿Va a desaparecer? No, no lo hará.  Permanecerá durante el tiempo que lo necesite, en la medida en que sea necesario su uso como componente.

Así pues, ahora usted debería ser capaz de entender lo que es su cuerpo material: Se trata de una medida necesaria que usted debe preservar con el fin de seguir consumiendo para su propio beneficio y no para otorgar.  Pero, en realidad, no hay cuerpo.  Aún en la medida en que usted necesita estar presente en el consumo egoísta, continuará existiendo en esta realidad material.  Y en la medida en que usted avance por fuera de sí mismo, usted entra en el mundo espiritual.

(31024 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá 28 de Diciembre 2010, “Introducción del Libro del Zohar, artículo “Ustedes son Mis socios”)

Material Relacionado:

El más grande sustituto del creador

¿Vale la pena creerle a los sabios?

A través del prisma de entorno