entradas en '' categoría

La profundidad del punto

El Creador creó el deseo de recibir en la forma de un punto y quiere traer este deseo de auto realización por medio de acciones sucesivas. Sólo es posible llegar a conocer algo, como resultado de conocer lo opuesto.

En consecuencia, el deseo de recibir debe llegar a conocerse a sí mismo y al Creador, uno a partir del otro. En otras palabras, este debe llegar a conocer la naturaleza original y fundamental del deseo de otorgar, así como la naturaleza del ser creado, el deseo de recibir, el cual fue creado intencionalmente como opuesto al otorgamiento.

Originalmente, el ser creado está privado de la comprensión y la realización de cualquiera de las dos naturalezas. Esto representa un punto que sólo es ligeramente diferente del que tiene el Creador, y es por eso que la criatura es llamada “existencia de la ausencia”, mientras que el Creador es “la existencia de la existencia”. Eso es todo lo que hay para el ser creado. Esta puede alcanzar todo lo demás, desde este punto: en comparación con el Creador. Durante el desarrollo en relación con el Creador, la Luz superior, el atributo de otorgamiento, el ser creado finalmente se ve a sí mismo como completamente opuesto a Él.

Su crecimiento es un conocimiento cada vez más profundo, comprensible, alcanzable. El punto sigue siendo el mismo. No cambia de manera alguna, además del hecho de que gana una realización cada vez más profunda de cuan opuesta es a la Luz. Al alcanzar esta profundidad, se convierte en un terrible “monstruo”, una inclinación al mal, que llegar a la grandeza de la Luz en su oposición ella.

El punto logra todo esto en profundidad, revelando una brecha insondable entre él y el Creador. Es imposible tender un puente sobre ese abismo. En esencia, el punto alcanza la comprensión de cuan cortado está de la Luz.

Esto significa que está creciendo en su percepción, la comprensión y alcance. Está creciendo negativamente, revelando su propia oposición al otorgamiento.

(39234 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 27 de Marzo del 2011, principios de la educación global)

Material Relacionado:

La dificultad de comunicar por medio de las palabras

El origen de la libertad

Llega a conocerte a ti mismo, llega a conocer al creador

¿Solicitaste un tour por el mundo espiritual?

Pregunta: ¿Cómo debo experimentar toda la terminología cabalística que estudiamos en el Talmud Eser Sefirót, por ejemplo, NHY y Néfesh?

Respuesta: Cuando alcanzas el mundo espiritual, sientes la Luz denominada NHY o la Luz de Néfesh.  ¡Lo sentirás! Y entonces también comprenderás lo que escriben los cabalistas.

A esto se le llama, “el alma de la persona le enseñará”. Lo sentirás, y a partir de esa sensación también entenderás a qué se le llama así. Es como si te encontraras en una ciudad desconocida donde observas algunos edificios que no se pueden reconocer desde las afueras, entonces dices, “este es un teatro que fue construido hace 300 años y aquello es un museo”. De manera que describes todo lo que ves. A medida que vas reconociendo las cosas, descubres sus nombres, su esencia, y absolutamente todo.

A esto se le denomina alcance espiritual y significa que el alma de una persona le enseña. Es como si hubiera un instructor dentro de ti enseñándote. Esa es tu alma. Y esto se debe a que estas sintonizado en la misma frecuencia. ¿Dónde consiguieron los cabalistas estos conocimientos? Solo a través de sus alcances. ¿De dónde lo obtuvo Adám HaRishón, quien fue la primera persona que alcanzó la espiritualidad?  El reveló su mundo interior, el mundo espiritual.

Este no es un mundo imaginario que aparece como nuestro mundo en esta cubierta exterior que es nuestro cuerpo. Cuando entramos, vemos el mundo espiritual. Allí, Adám descubrió todas las cosas y comenzó a denominar todas las partes de la realidad con diferentes nombres. Les dio nombres. Así sabrás tú también como se denomina cada elemento del mundo espiritual.

(De la lección del 25 de Marzo del 2011, Talmud Eser Sefirót)

Material Relacionado:

No tengas miedo, estamos contigo

Un notable viaje hacia lo desconocido

Comenzando el largo viaje hacia arriba