entradas en '' categoría

Rigiendo sobre la naturaleza

Pregunta: ¿Usted dijo que al elevarnos al grado espiritual podemos nosotros ejercer poder sobre los cuatro niveles inferiores de la naturaleza: nuestro cuerpo, el animado, vegetativo y la naturaleza inanimada?

Respuesta: Si alcanzamos un estado en el cual conectamos juntos nuestros puntos en el corazón, nosotros regimos sobre todo. Nosotros alcanzamos la fuerza Divina, la fuerza universal de la naturaleza y adquirimos poder ilimitado. Es decir, regimos sobre la naturaleza.

Pregunta: Seria lógico suponer que si en este momento estamos ahora en el grado humano, podemos controlar los tres niveles inferiores de la naturaleza: animado, vegetativo e inanimado ¿cierto?

Respuesta: No, no podemos regir sobre ellos. Los gobernamos, pero imprudentemente, ya  que no estamos familiarizados con el programa general de la naturaleza, la ley general del universo. Por lo tanto, nosotros destruimos la naturaleza, destrozando todos los niveles inferiores: el animado, vegetativo e inanimado.

En verdad, es un asunto muy profundo. Existen dos maneras de regir:

  1. Por la fuerza, como lo hacemos hoy en día, destruyendo la naturaleza sin compasión, entendimiento o razón, sin considerar que nos pasara mañana o en un futuro cercano.

  1. Por la razón, cuando estamos atentos a la imagen completa del desarrollo, somos capaces de decidir qué debemos hacer. Conocer el sistema de principio a fin significa dominarlo no por la fuerza si no por la razón.

(39672 – De la Lección 1, Convención WE!, del 4/1/2011)

Material relacionado:
¡No hay que descubrir otra vez América!
Elija un futuro benevolente
Parados ante el comienzo de hechos gloriosos

En la búsqueda de la libertad

Los cabalistas se esfuerzan mucho para explicarnos el punto central de nuestro trabajo, cómo lograr el libre albedrío. Sus explicaciones empiezan a partir del punto de que nosotros no somos libres en absoluto. Esto está claro según diferentes datos de biología, zoología, sicología, genética y otras ciencias. No somos libres.

Cada persona nace en una familia, en una sociedad,  en un pueblo y con unas cualidades que no escogió. Estudió también en un lugar que no escogió. ¿Y cómo podía escogerlo? Su familia, su escuela primaria, su colegio, fueron el entorno bajo el control del cual él creció.

Raras veces, como si fuera por incidencia, uno se encuentra bajo la influencia de algo extraño, por ejemplo de unos libros, entonces se desarrolla de otra manera, no como su entorno. Pero hay muy pocas personas como estas y ellas están dirigidas desde Arriba.

Pero por lo demás, como escribe Baál HaSulám en su artículo “El Libre Albedrío”, yo no soy libre cuando estoy sentado, o como, o duermo, o me visto, o hablo… Yo, no soy yo en absoluto. Todo en mí es producto del entorno, sus prioridades me obligan a comportarme de tal manera, incluso cuando estoy solo. Absorbí y aprendí del entorno todos valores.

Al principio fui una gota de semen y las otras cosas las recibí del entorno: de mis padres, de mis familiares, de los maestros y educadores, de los amigos, de mi pueblo, de mi cuidad, etc. Y la misma gota del semen tampoco fui yo, sino una herencia de los genes pasada a mí por mis padres.

Resulta que uno no tiene libertad. No posee nada personal. Por un lado es muy difícil estar de acuerdo con esto, pero por otro lado también los científicos han descubierto y están de acuerdo con esto. Solo en el marco de la sociedad humana valoramos a la persona por él mismo, aunque en realidad el representa a su entorno que le ha “moldeado”.

Desde el punto de vista espiritual, las condiciones en que estamos no nos permiten hablar en absoluto sobre nosotros mismos. Pero en lo espiritual cada uno de nosotros procede de la gota del semen que se llama “punto en el corazón”. Cuando uno empieza a sentir este punto dentro de sí mismo, en este momento le llevan a un entorno apropiado.

(39690 – De la Lección 1, Convención WE!, del 4/4/2011)

Material Relacionado:
Descubrir el propósito de nuestra vida a través de la revelación del Creador
Tu único grado de libertad
El vacío es nuestro lote de construcción

Cuando el propósito llama

Pregunta: ¿Cómo reforzar el grupo y la unión con los amigos si sólo puedo actuar virtualmente?

Respuesta: ¿Y qué importa si es virtual? La distancia no es un obstáculo, y es absolutamente innecesario agarrarse de las manos. O, ¿crees que si yo estoy familiarizado con tu cara y personalidad, te conozco?

¿Cómo  nos encontraste? A través de Internet. ¿Crees que fue un accidente? En verdad, tus deseos te conectaron con el sistema colectivo de Adám, la conexión de todas las partes reunidas del mundo. En este sistema, hay múltiples sociedades o círculos de acuerdo con los intereses y deseos, tales como la ciencia, la banca, negocios, familia, etc.

Además, hay un círculo único que conecta a los que buscan el sentido de la vida y el conocimiento de aquello para lo cual vale la pena vivir. Estas personas se encuentran en todas partes geográficamente y en diversos círculos, pero al mismo tiempo, sin sentirlo ni siquiera ser conscientes de ello, abarcan entre ellos su propio círculo, algún campo de conexión interna, mutua.

Cuando el propósito comienza a llamar a una persona desde dentro, él se pone en contacto con este campo, sale de su círculo, y entra en este otro círculo especial. De esta manera nos encontraste en Internet.

Ahora, la nueva conexión sigue creciendo más fuerte. Podemos no habernos visto o conocido antes, pero con el tiempo, tenemos un efecto mucho mayor los unos de los otros. Cada día recibes los pensamientos y los deseos de millones de personas de todo el mundo que también han comenzado a reflexionar sobre el propósito de la creación y, por tanto, nos encontramos los unos a los otros.

(25869 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/4/2010, Escritos de Rabásh)

Material Relacionado:
“¡Quiero vivir!”
Sobre las olas
¿Cómo crezco?

Convención «WE» en Norte América – 04.03.11

Convención «WE» New Jersey, Lección 6  (de la tarde)
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Convención «WE» New Jersey, Lección 7  (de la noche)
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Convención «WE» New Jersey, Lección 8 (de la noche)
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Convención «WE» New Jersey, Noche cultural
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Convención «WE» New Jersey, Sesiones de unidad
Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El mundo entero depende de estos tres días

Pregunta: ¿Qué trabajo interior tenemos que realizar durante la presente Convención, considerando todo el peso de la responsabilidad que nos corresponde por todo el mundo?

Respuesta: Realmente tenemos una responsabilidad importante por el mundo entero. Pero hay dos componentes de esto.

Lo más importante es la conexión entre nosotros. Tenemos que entender que, puesto que todo el mundo está interconectado, entonces no importa incluso cuan exitosa o no sea nuestro direccionamiento al mundo. En primer lugar, la unidad entre nosotros es definitivamente transferida a todo el mundo.

Es así porque toda la humanidad está conectada como una. Baál HaSulám escribe en el artículo «600 mil almas» que sólo hay un alma en el mundo. Esto significa que toda la humanidad, los siete mil millones de personas, están conectadas entre sí en un todo, en un solo organismo, el cuerpo del alma común.

Este organismo creció en la medida en que todas sus partes, las almas particulares, se desarrollaron. Cada una de ellas desarrolló sus diez Sefirót materiales. Pero ahora hemos descubierto que todo el organismo está conectado en uno, como si la conexión entre todos se hubiera acercado.

Por eso la persona en la cual el punto en el corazón ha sido revelado sirve como el cerebro de todo este sistema. Esto está escrito al final de la «Introducción al Libro del Zohar«: El mundo entero se divide en la parte interna y la externa. La parte interior somos nosotros, las personas con el punto en el corazón.

Si nos conectamos entre nosotros a través de una conexión buena y adecuada, esto se  expandirá al mundo entero. Entonces, como Baál HaSulám escribe al final de la «Introducción al Libro del Zohar», esto salpicará a todo el mundo, como cuando el comando correcto viene desde el cerebro a todo el cuerpo. Entonces todos tendrán este comando y empezarán a cambiar. Esto se llama difusión interna.

Ya sea que lo queramos o no, nuestra unidad se transfiere a todo el mundo y el mundo se mejora. Todas las otras personas también avanzan hacia la unidad. Después de todo, simplemente viven su vida terrenal, sin saber de dónde vienen sus pensamientos y deseos.

Esa es nuestra difusión interna, que sucede sin palabras y sin salir al mundo exterior. Sin embargo, para preparar a las personas para que sean receptivas a esta, ellas tendrán que reaccionar a nosotros más rápido, y además, debemos darles la oportunidad de trabajar y actuar juntos con nosotros, lo cual nos unirá aún más, también nosotros trabajamos en la difusión externa para todos.

Resulta que a través de nuestra difusión interna tenemos la intención de que nuestra unidad también sea transferida a todos los demás. Esto es suficiente. En la difusión externa nos organizamos entre nosotros mismos y esto nos da un campo de actividad, así como unirnos, al darnos una razón adicional, externa para ello. Esa es nuestra forma de actuar en el mundo.

Sin embargo, sin lugar a dudas, la unidad entre nosotros determina todo y en este sentido, no puede compararse con ninguna otra cosa. Esperemos que en el transcurso de estos tres días alcancemos un nuevo grado de unidad. No tengo ninguna duda sobre esto, porque incluso ahora estamos en este estado y seremos capaces de sentir la espiritualidad al menos por un corto período de tiempo, sentir qué significa estar conectados en nuestros corazones y pensamientos.

Todo esto depende de los esfuerzos internos de cada persona. Trata de pensar que ya todos sentimos el deseo de unidad entre nosotros, de no estar en los cuerpos, sino de sumergirnos más profundo en el interior, en el reino de nuestros deseos y que todos se unan en un único deseo. Si alcanzamos esto, entonces sentiremos la Luz Superior que reina dentro de este deseo y experimenta el eterno fluir de la vida. Esto depende de nosotros.

Tal vez alcanzaremos esto sólo temporalmente porque la primera vez que sucede, es difícil realmente aferrarse a esta sensación de manera constante. Pero al menos recibiremos la primera impresión de la espiritualidad, la «saborearemos», y entonces ya sabremos a qué aspirar.

Espero sinceramente que alcancemos esto y que el sabor de la espiritualidad permanezca con nosotros para siempre.

(De la 1º lección de la Convención WE! del 4/1/11)

Material Relacionado:
La preparación es la clave para el éxito en el estudio
La constante y la variable en la ecuación de la Garantía Mutua
Compensando la falta de conocimiento con fe.