entradas en '' categoría

La unidad como método para resolver la crisis, parte 1

Opinión: (Steven Weber y Bruce W. Jentleson, El fin de la arrogancia: América en la competencia global de ideas): “La política mundial ha entrado en una era nueva y distintiva en la que las ideas e influencia están vinculadas en una competencia por ascender vibrante y a veces feroz.

“Las preguntas principales acerca de cómo alcanzar el orden mundial y qué constituye las sociedades, aparentemente estables del final del siglo 20, han sido reabiertas en el siglo 21.

“Los gobiernos son solo una voz entre tantas y de alguna forma la menos magnética para mucha gente, simplemente porque son los menos novedosos.

“Los Estados Unidos necesitan una articulación de acciones concretas de mutualidad. La mutualidad no es altruismo o abdicación de los intereses nacionales. Ninguna nación puede ser para otros en vez de serlo para sí misma. Pero en una era global, es más esencial que nunca tener un reclamo creíble para usar el poder y la posición de uno en la búsqueda de acciones y resultados que sirvan a los intereses compartidos.

“Los Estados Unidos serán puestos a prueba por audiencias globales en la próxima década y  en adelante, como nunca antes. Pero también lo harán otros competidores por el liderazgo en la competencia de ideas.

“Esto nos deja optimistas. Porque si los americanos entienden los términos de este nuevo juego internacional, realmente no habrá quien pueda dirigirlo más efectivamente”.

Mi comentario: En el nuevo mundo integral, los gobiernos son las formas más obsoletas del viejo mundo, mientras que las masas son mucho más sensibles a la forma de unificación que la humanidad tiene que aceptar.

De ahí, concretamente las masas traerán unas cuantas formas al mundo, pero la organización del entorno externo correcto, que necesita la corrección de las masas, es poco factible sin el gobierno, ya que los medios masivos están en sus manos. Evidentemente, al presionar a los gobiernos, las masas los forzarán a crear condiciones para el correcto entorno que necesita construir la sociedad de la próxima generación.

(54306)

¿Amar al prójimo? ¡Eso es fácil!

Pregunta: ¿Dónde el mundo superior y el mundo inferior entran en contacto uno con el otro?

Respuesta: Nuestro mundo y el mundo superior entran en contacto en los deseos de otras personas. Dichos deseos puedo conectarlos con mis deseos, para que ellos se hagan similares a los míos. Por eso, existe la condición de “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Mi deseo primordial es solamente un punto. No puedo recibir nada dentro de él. Este punto no tiene volumen. Si puedo conectar  conmigo un deseo de otra persona, aceptarlo como mi propio, entonces, actúo de una manera muy interesante: con el fin de llenar dicho deseo, pido que me den la Luz. La Luz llega, pasa a través de mi, y yo lleno este deseo. Si, de esa manera, conecto conmigo un deseo más grande, y, luego otros deseos cada vez más grandes, entonces alcanzo el mundo del Infinito.

El mundo del Infinito son todos los puntos en todos los corazones. En este caso, toda la Luz del Infinito pasa a través de mí, y la percibo en todos los deseos que parecían ajenos. Esto ocurre puesto que los he conectado a mí, y ellos se han convertido en mis propios deseos.

Esto clarifica la máxima “Ama a tu prójimo como a ti mismo”: “tú” (un egoísta) “amas a tu prójimo” (a todos los demás, para que ellos se conviertan en prójimos para ti) “como a ti mismo” (conectas sus deseos a ti mismo).

Entonces, uno dejará pasar la Luz Superior a través de él. Él va a recibirla dentro de los deseos, que ha conectado a sí mismo, ya que ahora son sus propios deseos. Así, alcanzaremos la eternidad, la perfección y el mundo del Infinito. Esta es la esencia de nuestro trabajo.

(54220- De la serie de lecciones virtuales del domingo del 9/4/2011)