entradas en '' categoría

Amor y odio

Pregunta: ¿Dónde está la línea entre la realización de sus consejos y la adoración ciega a usted?

Respuesta: La línea es el análisis crítico. La persona que trabaja correctamente no está de acuerdo con el maestro y siente odio, antagonismo, y total desprecio por él, pero al mismo tiempo lo supera, se eleva por encima de sí mismo, y acepta las instrucciones del maestro desde el fondo de su corazón, se anular completamente a sí mismo ante el maestro.

Un adorador tiene una sola cara de la moneda: Se inclina sin ninguna crítica. Se escapa de cualquier pensamiento negativo, como si escapara del fuego. Sin embargo, este no es el caso con nosotros. Sin embargo, tampoco significa que uno deba tratar artificialmente de provocar protesta y repulsión dentro.

Simplemente empieza a acercarte a tu vecino, y verás lo odioso que es para ti. El odio tiene que ser expresado en concordancia con la necesidad de amor. De lo contrario no será creativo. No lo atizamos, sino que viene por sí mismo.

Ahí yace la verificación: el amor y el odio actúan juntos, paralelos entre sí, mientras que la persona trabaje en la línea media, por encima de ambos.

(54691 – De la lección del 9/9/11, Escritos de Rabash)

Material relacionado:

No hay amor sin odio

Construyendo un puente por encima del odio

Lectura introductoria “del odio al amor”

Convención de Cabalá en Toronto “Somos para el mundo”, 09.15.11

“Somos para el mundo”, Lección de preparación

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Los cabalistas en la grandeza de Baal HaSulam, Parte 2

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

Y después de todos estos días, escuché con atención todas las promesas y destinos para los cuales he sido elegido por el Creador. Sin embargo, no he encontrado en ellos ninguna satisfacción ni las palabras por medio de las cuales hablar a los hombres y conducirlos a la revelación del Creador, como Él me lo había dicho.

Yo no pude abrirme paso entre la gente, quienes son vanos y calumnian al Creador y Su creación, mientras yo era saciado y alabando, solo caminaba, como si me burlara de esos malditos…. Decidí que pase lo que pase, aunque descendiera de mi grado sublime, debo hacer una súplica sincera al Creador, que me conceda el alcance y el conocimiento de la profecía y de la sabiduría, y las palabras con las cuales pueda yo ayudar a la gente desamparada del mundo, para elevarlos al mismo grado de sabiduría y agrado mío.

– Baal HaSulam, “La Profecía de Baal HaSulam”

(53291)

Fin del primer capítulo. ¿Qué sigue?

Hemos alcanzado un punto en el que hemos completado la construcción del sistema de conexiones egoísta, global e integral. Hemos unido todo junto tanto como nos fue posible, todos los bancos y el comercio, hemos cerrado el círculo. Es evidente que estas acciones fueron impulsadas por motivaciones egoístas y por la presión del sufrimiento: el deseo de dinero, honor y poder.

Mientras completábamos el sistema egoísta, global e integral, este comenzó a experimentara romperse. Estas rupturas provocan una sensación de crisis dentro de nosotros. Ahora nuestras acciones deben corresponderse con el método de la Cabalá y debemos tratar de corregir las relaciones entre nosotros, así como la forma en que nos relacionamos con el mundo.

Por cuenta de estos ensayos elevamos el MAN (la oración), y la Luz que Reforma se reveló. Esta crea transformaciones en el egoísmo individual de cada persona y cambia la forma de relacionarnos con los demás. La Luz nos lleva a la correspondencia con las condiciones que se nos revelan en esta red global, para que nos volvamos más adecuados esta.

Cada vez esta red se revelará como más integral y global en el contexto del otorgamiento de unos a otros, y cada vez tendremos que trabajar más duro para influir en la fuerza de Arriba, que nos corrige de acuerdo con la red global.

La fuerza del otorgamiento se revelará constantemente entre nosotros, y cada uno de nosotros tendrá que asegurarse de traerse a sí mismo de acuerdo con ella. En primer lugar el Creador revela la fuerza del otorgamiento en Su final, y entonces, en consecuencia, de nosotros depende cambiarnos a nosotros mismos.

Sin embargo, si la revelación de esta red no es acompañada por nuestro avance independiente, la sentimos como una crisis. La situación va a empeorar, hasta el punto en que no seremos capaces de comerciar ni de beneficiarnos unos de otros, de lo cual dependemos. Podemos llegar a un punto en el que no seremos capaces de sostenernos y nos veremos obligados a buscar una solución.

Todo esto debe ser explicado desde un punto de vista cabalístico, porque la gente no será capaz de resolver esto por su cuenta. En este tipo de situación la única solución es la guerra. Para saber algo y empezar a funcionar correctamente, tenemos que hacer por lo menos una mínima cantidad de cambios internos positivos que estarán en concordancia con la red global.

Esta es la razón por la cual los cabalistas, quienes ven esta situación desde Arriba, deben informarnos sobre nuestras acciones. Siempre fue así, incluso con los profetas y los cabalistas de todos los tiempos y de todos los niveles.

(54333 – De la lección diaria de Cabalá del 9/2/2011, Escritos de Rabash)

El Creador terminará nuestro trabajo por nosotros

No hay nada que temer. Ustedes no deben tener miedo de estar confundidos o de no saber algo. De hecho, este trabajo no había sido revelado a nadie en la historia de este mundo. No tenemos a nadie de quién tomar ejemplo puesto que todo está sucediendo por primera vez.

Por lo tanto, debemos valorar el papel que se nos ha asignado. No sabemos ni cómo lo hemos merecido, y sólo podemos estar orgullosos de este hecho y hacer el máximo esfuerzo por difundir y explicar el conocimiento del mundo global en todos los idiomas. Por lo tanto Arriba invocaremos cambios cada vez mayores, y después de eso, como está escrito, “el Creador terminará nuestro trabajo por nosotros”.

Nuestro trabajo es sólo desear y hacer los esfuerzos, como los niños pequeños que crecen de esta manera, y los cambios vendrán.

(54512 – De la lección diaria de Cabalá del 9/2/2011, Escritos de Rabash)