entradas en '' categoría

Noventa y nueve más uno

Las cosas que vemos en este mundo, tales como la sociedad, el entorno y la humanidad son el reflejo de nuestro estado infinito en nuestras pantallas hasta ahora egoístas. Así vemos nosotros el mundo del Infinito, donde ya existimos.

Si la persona comienza a conectarse con la meta de la creación, deseando alcanzar al Creador y ser como Él en sus cualidades, debe unirse a una sociedad y utilizarla para su avance. Mi meta de alcanzar, de identificarme y de unirme con el Creador, determinan toda mi actitud hacia la sociedad, mis amigos y hacia mí mismo.

Esta le pertenece a la parte de la humanidad que posee el “punto en el corazón”. En primer lugar, este punto lo obliga a uno a alcanzar al Creador, y la persona llega al grupo con este propósito. Entonces, la persona aprende que para alcanzar al Creador, tiene que conectarse porque así desarrollamos nuestro deseo de otorgar. Nosotros revelamos al Creador a través del deseo de otorgar, el cual alcanzamos al desarrollarnos mutuamente los unos a los otros.

Sin embargo, existe esa segunda parte de la humanidad, el noventa y nueve por ciento, en quienes el punto en el corazón no se ha despertado, y quienes no sienten la necesidad de alcanzar al Creador. Ellos no se esfuerzan por Él. Los problemas de la vida son la única cosa que los guía, y estos problemas deben corresponderse con nuestro desarrollo, ya que son consecuencia de la falta de conexión entre las personas.

Ellos sentirán la necesidad de conectarse dentro de una sociedad humana, grande y extensa, no sólo con un grupo. Su meta es tener una buena vida corporal, alcanzada a través de la unidad con una nación o con toda la humanidad.

Por supuesto, ellos no necesitan atravesar por las mismas etapas que atravesamos nosotros en el grupo. Ellos solo necesitan conocer la forma correcta de conectarse en una sociedad homogénea, unificada, cuyo único propósito sea lograr la estabilidad, la seguridad y el llenado corporal.

Sin embargo, debido a que estos dos grupos existen en conexión, uno dentro del otro, el primer grupo (aquel que aspira hacia el Creador y que se ha unido debido a los problemas y necesidades espirituales, no a causa de problemas de esta vida corporal) irradia sus valores al resto del grupo, haciendo que ellos piensen que hay metas más dignas que las de esta vida solamente. Que hay algo más que ganar.

Entonces, el segundo grupo, el del noventa y nueve por ciento, de repente empieza a sentir una meta más elevada y una necesidad por alcanzarla. Así avanzan ellos. Al final, estos dos grupos comienzan a acercarse el uno al otro. A pesar de que tuvieron diferentes metas, el segundo grupo, la humanidad descubre repentinamente una oportunidad de alcanzar una vida eterna, plena y perfecta, que es incluso mayor que el ideal corporal anterior. Entonces, ellos aceptan este nuevo deseo.

Así, en última instancia, todos se unirán y volverán a un sistema único como fue en el principio de la creación.

(63021 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/12/2011, Escritos de Rabash)

Partiendo del punto de unidad hasta cruzar el Majsom

Pregunta: En esta pasada convención yo sentí el sabor de nuestra unidad por primera vez en su totalidad. Pero esto también plantea la pregunta acerca del mítico Majsom.

Respuesta: El punto que hemos alcanzado se sitúa en el Majsom, en la transición hacia el siguiente estado, hacia el ascenso al grado que debemos alcanzar en la próxima convención en Nueva York.

¿Por qué estoy yo acentuando una convención? En esencia, no importa cuando suceda, pero una convención, sin embargo es una especie de punto de impacto, dónde realmente nos unimos y somos capaces de alcanzar esto.

Entonces, este punto se convertirá en algo nuevo y completo, en la sensación de un mundo nuevo, u poco pequeño al principio. Pero este ya será el primer despertar dentro de él, la sensación de estar dentro de algo aún inconsciente e inalcanzable. Y aun así, ya nos sentiremos en esta nueva dimensión y seremos capaces de determinar nuestra posición y de encontrar soporte en él. Espero que lo logremos. Todo depende de nuestra preparación.

(63189 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

El trabajo basado en una combinación de contradicciones

Pregunta: ¿Cómo combino yo dos estados, cuando en uno de ellos tengo que pedir ayuda a mis amigos para unirme y en el otro, ser pequeño en relación con el grupo?

Respuesta: La persona parece estar al mismo tiempo en dos estados. Por un lado, cree que es grande, y que la salvación de sus amigos depende de él. Por otro lado, cree que es pequeña, y depende completamente de ellos. Estos dos estados no deben eliminarse mutuamente el uno al otro. La espiritualidad siempre se construye sobre dos estados, pero nosotros tenemos un problema con esto.

El asunto es que sólo una fuerza, la fuerza de recepción, funciona en nuestro mundo. Es por eso que somos incapaces de sentir el mundo superior que fue creado a partir de dos fuerzas, de la combinación de las líneas derecha e izquierda. Y nosotros añadimos la línea media que consiste de la fuerza de recepción y de la fuerza de otorgamiento. El equilibrio entre ellas crea el llenado interno en el punto de nuestra unidad.

Al final, todos nuestros constantes esfuerzos para existir entre estas dos fuerzas, en la contradicción que existe entre, el Creador, el grupo y yo, entre todos juntos o por separado, deben combinarse y conectarse dentro de un sistema que está dentro de mí donde yo gire libremente entre ellos.

Todo en nuestro mundo está construido en la interacción de dos fuerzas, la de expansión y la de contracción, entre el más (+) y el menos (-). El problema es que estas dos fuerzas pertenecen a la recepción egoísta. Nosotros debemos empezar a formar una estructura completamente diferente dentro de nosotros, una estructura donde la fuerza de recepción y la fuerza de otorgamiento sean realmente opuestas. Nosotros creamos la así llamada estructura del alma al elevarnos por encima de esta contradicción.

Por lo tanto, tú no necesitas preocuparte por cancelar una de estas dos fuerzas. En su lugar, necesitas vivir en la contradicción, tratando de estar en absoluta unidad con los demás a pesar de la presencia de una variedad de problemas.

(63192 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

El arca de Noé para la salvación del mundo

Nuestro próximo objetivo es la convención en los EE.UU. Tenemos que poner todos nuestros esfuerzos en organizarla en un alto nivel y en ser realmente capaces de elevarnos al grado siguiente, de entrar en un nuevo estado, donde empezaremos a sentir el movimiento de la Luz de Nefesh dentro del punto de unidad. Esta
es la más pequeña Luz espiritual, pero la que nos permite sentir un movimiento independiente.

Esto aparecerá debido a nuestro duro trabajo a lo largo de los cinco meses previos a la convención de EE.UU., a pesar del creciente egoísmo y de todos los obstáculos y problemas enviados por el Creador desde Arriba. Él lo hace específicamente para que nos mantengamos en este punto como un náufrago que se aferra a una boya.

Al yo realizar estas acciones, tengo que pensar que las hago por salvar a mis amigos, no por mi propio bien. Tengo que estar constantemente preocupado y asegurarme de que ellos no se ahoguen. Por eso debe mantenerme en este punto. Y ellos deben pensar en salvar a los demás, y entonces cada uno de nosotros entrará en el poder de la garantía mutua. No le temeremos a nada, y seremos salvados.

Esta fuerza de garantía mutua se llama el Arca de Noé. Esta nos ayudará a elevarnos por encima de todo el ahogado mundo. Entonces, trataremos de salvar este mundo: Le daremos un lugar dentro de nuestra arca, dentro de nuestro punto, que se extenderá y se expandirá. En él, descubriremos que ya existimos en un grado espiritual.

Este es nuestro objetivo antes de la próxima convención. Nosotros debemos existir en el futuro, no en el pasado, y constantemente expandir el punto de unidad al cuidar a los demás.

(63195- De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

El nacimiento del punto de unidad

La convención se ha terminado. Hemos logrado un gran éxito en esta convención, porque por primera vez hemos experimentado un estado completamente nuevo para nosotros: nuestro primer estado espiritual. Esta es la sensación del único deseo común, recién nacido, que existe por encima de nosotros y nos mantiene ahí. Cuando nos conectamos con él, nos elevamos por encima de nuestro cuerpo, por encima de nuestro mundo.

Este deseo es todavía un punto. No somos capaces aun de percibir el mundo superior dentro de él. Como una gota de semen, este todavía tiene que convertirse en un Partzuf, en un cuerpo espiritual, en el alma común.

Baal HaSulam escribe en el artículo “600 mil almas” que hay una sola alma en el universo, dividida en 600 mil partes. Nuestro objetivo es poner las piezas juntas. Cuando las conectamos por encima de nuestro egoísmo, a pesar de nuestro egoísmo, comenzamos a percibir que el espacio en este punto se expande, y en él, sentimos el mundo superior.

Nosotros hemos revelado este punto. Es como si lo hubiéramos encontrado, sentido, y ahora entendemos aproximadamente dónde está, cómo elevarnos por encima de nosotros mismos, cómo conectarnos a él, cómo empezar a percibirlo, y cómo tratar de vivir dentro de él.

Esta sensación se nos escapará hasta tal punto que creamos que lo hemos perdido por completo, pero este no desaparece, porque nada desaparece en la espiritualidad. Seremos capaces de reconectarnos con este punto a través de los esfuerzos mutuos del grupo e incluso a través del poder de las grabaciones de la convención, con sólo encenderlas.

El punto de contacto común nuestro, que existe fuera de nosotros, ha nacido. Nosotros lo utilizaremos para desarrollar nuestro Kli común. Esta es la próxima etapa de nuestro desarrollo.

(63198- De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

Tus deseos dentro de mí son como semillas de granada

Una persona no es capaz de observar la totalidad de los 613 mandamientos por su cuenta. Esto se debe a que carece de conexión con otros, y debe alcanzar la inclusión mutua, absorber sus deseos, y pasarles sus deseos a ellos.

Cada uno de nosotros tiene su propia raíz del alma, y ​​todos se incluyen igualmente en todos los demás sólo cuando nos conectamos entre nosotros y absorbemos los deseos mutuos. Esta es la única manera de que cualquier persona alcance la perfección.

Al principio, cada una tenía sólo un punto de la raíz de su alma en el mundo del Infinito. A pesar de que existía allí en perfecto estado, esta perfección se logró a través de la Luz superior. La persona misma, es decir, el punto individual de cada una, era diferente al de los demás. Por ejemplo, una persona pertenecía a la pierna de este cuerpo espiritual común, otra pertenecía a la oreja, y una tercera a la cadera.

Sin embargo, después de que el alma colectiva se rompiera, todas sus piezas se entremezclaron y se incluyeron mutuamente entre ellas. Como resultado, cada una contiene a todas las demás dentro de ella. De esta manera, cada una recibe de los demás todo lo que faltaba, de acuerdo con la raíz de su alma. El inferior lo recibe todo de los más elevados, el más elevado lo recibe todo de los inferiores, la derecha lo recibe de la izquierda y la izquierda lo recibe de la derecha. Al final, cada uno se vuelve como una granada que contiene todas las semillas (deseos).

De esta manera, no sólo alcanzamos la perfección común, sino la perfección privada de cada alma. Por ejemplo, a pesar de que una mujer no está obligada a observar los mandamientos que se refieren a un tiempo específico (por ejemplo, tzitzit o tefilin), pero al estar incluida en los demás, ella es compensada por lo que le falta.

La inclusión mutua también trabaja en relación con las primeras nueve Sefirot y Maljut porque la ruptura fue definitiva, para el último y más pequeño elemento de la estructura común de Maljut. Sin embargo, debido a que cada uno que se esfuerza “directamente hacia el Creador” (Yashar-El) es garantes del otro, es como si ellos observaran juntos todos los mandamientos.

Yo me incluyo en los demás y así observo un determinado mandamiento. Mientras tanto, alguien más lo observa como su trabajo principal. De esta manera, todos trabajamos juntos. Cada uno absorbe los deseos de los demás y le otorga a su vecino. De allí resulta que cada uno entiende a todos y les otorgar a todos. Al final, llegamos a la situación de amar al otro como a uno mismo.

Al ser independiente y egoísta, sólo me preocupaba por mí mismo, y ahora, por medio de la conexión con otros, yo alcanzo el conocimiento, el alcance y la comprensión de todas las demandas, deseos y pensamientos de todas las otras partes de la creación. Esta es la razón por la que soy capaz de darles llenado.

De esta manera, me vuelvo semejante al Creador y adquiero amor por Él. He llegado a amar al Creador como consecuencia de amar a mi prójimo.

(63201- De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/15/2011, Escritos de Rabash)

¿La libre elección en el mundo del Infinito?

Pregunta: Usted dijo una vez en una lección, que la persona necesita la libre elección solo cuando no está seguro. ¿Tendremos la libre elección después del final de la corrección?

Respuesta: Cuanto más avanzamos hacia el Creador, menos estamos de acuerdo con Él, y aun así encontramos el poder interno para estar de acuerdo en cada momento. Cuando yo entro en el Infinito, descubro que no hay nadie peor que el Creador.

No estoy de acuerdo con Él en nada. Lo odio a Él más que nada. Pero al mismo tiempo, tengo también el poder de elevarme por encima de este sentimiento y sentir lo opuesto: que no hay nadie superior, más perfecto, más fuerte y seguro que Él. Y así tengo que elegir: ¿Qué camino a seguir? Mientras tanto, no hay ningún lugar a dónde ir. Esto es el Infinito.

En general, debemos entender que no importa qué tan alto se eleve la persona, la inclinación al mal es aún mayor que él. De hecho nosotros descubrimos la creación como “la existencia de la ausencia”, en contraste con “la existencia de la existencia”.

(63125)

Avancemos hacia la meta

Pregunta: A partir de la convención usted ha dejado de comentar acerca de las noticias internacionales y la crisis. ¿Es esta una buena o una mala señal?

Respuesta: Ninguna de las dos. Simplemente, no hay suficientes comentarios para todas las nuevas decisiones de los líderes, porque sin la comprensión de la naturaleza de la crisis, ellos no son capaces de tomar la única decisión correcta: hacia la unidad gradual, pero plena, como nos obliga a hacerlo la naturaleza.

Volviendo al principio del siglo pasado, Baal HaSulam escribió que la humanidad está moviéndose hacia la comprensión de que somos una familia y que estamos íntimamente interconectados. Él vio esto como cabalista, a partir de nuestra conexión interna, de la forma en que se manifiesta en nuestro crecimiento, evolución, bajo la influencia de las fuerzas de la naturaleza.

Esta es la razón por la que la manifestación de nuestra oposición a la naturaleza seguirá creciendo en forma de un mayor sufrimiento, bancarrota, descensos, amenazas, desempleo, enfermedades, y protestas. Y esto continuará hasta que el mundo se dé cuenta de la causa de la escalada de la crisis: nuestras relaciones egoístas. Después de todo, nos hemos desarrollado hasta el punto en el que debemos comenzar a relacionarnos en una comunidad mundial única e integrada y entonces alcanzaremos el nivel de “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Esto no es una fantasía ni una utopía, sino la realidad objetiva de futuro que ya ha aparecido en el horizonte. Esta es la meta de nuestra evolución, programada por la naturaleza. Esta ya  está empezando a manifestarse en la forma de una conexión universal necesaria entre las personas, empresas y países, y en nuestra resistencia y falta de correspondencia con la causa de la crisis en nuestra sociedad. Por el contrario, la similitud con ella evocará la sensación de armonía, bienestar y perfección en nosotros.

Y ninguna solución o acción que estén dirigidas hacia la unidad o integración, encontrará su adecuada ejecución. En su lugar, ellos encontrarán el fracaso, lo que puede conducir a la guerra. Esto dará como resultado tanto sufrimiento que la humanidad se dará cuenta de que la integración es la única solución a sus problemas.

Por esta razón, no tengo nada más que escribir acerca de la crisis. Todos los intentos de salir de ella hasta el momento han sido infructuosos; no han acertado en el blanco. El escenario de desarrollo nos conduce hacia la meta de la naturaleza, aunque hasta ahora de manera desfavorable. Es similar a un niño que tiene que hacer “lo correcto”, pero a través de la fuerza y ​​el castigo. Lamentablemente, hasta ahora vamos por el “camino del sufrimiento” (castigo), tendremos que aprender de ello….

(63145)