entradas en '' categoría

Imposible «esperarla»

Pregunta: Usted habla acerca de las buenas conexiones que la persona debe aprender en el proceso de su formación. ¿Qué significa esto?

Respuesta: Hoy la naturaleza está mostrándonos gradualmente que estamos conectados unos con otros de manera global e integral. Sin embargo, en vez de formar un sistema común, integral y uniforme de apoyo mutuo, permanecemos uno contra el otro. Es decir, que aún estamos conectados a través del sistema egoísta que nos dirige hacia la destrucción y la absorción mutuas.

La naturaleza se manifiesta con respecto a nosotros desde un lado totalmente diferente. Esta nos trata como un sistema integral, interconectado, y análogo, mientras que nosotros sólo trabajamos en los enfrentamientos graves entre ellas. Resulta que hoy en día somos incapaces de controlarnos tanto a nosotros mismos, como a la naturaleza, y llegar así a un estado de equilibrio. Es por eso que no podemos entender la crisis actual.

Esta crisis económica, global, integral, y horrible apenas está empezando, no ha terminado. Hace siete u ocho años yo advertí que este sólo es el principio. Todos continuaron diciendo que la superaríamos como lo hicimos en Estados Unidos y Japón. ¡No la superaremos! Tenemos que entender que la naturaleza está llevándonos hacia una meta determinada. No podemos «esperarla». Por el contrario, estaremos peor.

Tenemos que entender que estamos obligados a volvernos como la naturaleza misma. La naturaleza nos obligará a hacer eso. Esta tiene el poder y los medios suficientes.

(63835 – De una charla sobre la formación integral del 12/11/2011)

La ley universal de la armonía

Pregunta: ¿A qué se refiere usted cuando habla de la armonía?

Respuesta: La armonía es fácil. Se trata del hecho de que hay dos fuerzas en la naturaleza: la fuerza del otorgamiento (la fuerza positiva) y la fuerza de la recepción (la negativa), que a diferentes niveles (biológico, físico, moral, etc.) se manifiestan como sistemas de equilibrio. Si estas fuerzas están en equilibrio en el cuerpo humano, el cuerpo es absolutamente sano. Si ellas están en equilibrio en la naturaleza, esto significa que están en un estado de reposo absoluto. La falta de equilibrio lleva a todo tipo de movimientos.

Naturalmente, el desequilibrio es necesario porque produce vida. Es la interacción constante entre dos fuerzas dentro de ciertos límites, la variación de su relación con los demás que crea la vida. Por ejemplo, la expansión y contracción opuestas que se apoyan y complementan entre sí. La vida es lo que ocurre entre ellas, debido a su interacción adecuada y armónica.

En nuestro desarrollo, nosotros alcanzaremos un punto en que toda la comunidad humana adquirirá precisamente este modo de operación por el cual todas sus partes oscilarán entre sí. Pero estas oscilaciones, como la respiración, serán interdependientes entre ellas, en las que la fuerza de otorgamiento sea igual a la fuerza de la recepción. Ellas interactuarán alternativamente entre sí: Cuanto más le damos a la naturaleza, así podremos recibir, cuanto más recibamos, así tendremos que dar.

Entonces, viviremos en armonía, en homeostasis, es decir, en un estado de apoyo mutuo. La naturaleza que nos lleva a un estado de equilibrio entre sus dos principales fuerzas, la fuerza de dar y la fuerza de recibir, intenta que lleguemos a esto. Esta es la tendencia general de la naturaleza.

No podemos hacer nada con esta ley universal general. Sólo podemos entender a dónde vamos y cómo hacerlo de manera voluntaria, a sabiendas, en esta ley externa, absolutamente vinculante. Por lo tanto, nos sentiremos cómodos, no sólo en el estado final al cual llegaremos, sino en todas las etapas de desarrollo.

(63841 – De una charla sobre la formación integral del 12/11/2011)

Expandiendo el punto de unidad

Pregunta: ¿Es necesario que nos esforcemos por la unificación máxima que podamos imaginar en un momento dado?

Respuesta: Tenemos que esforzarnos por la máxima unificación y por una sensación de unidad cada vez mayor comenzando del punto que alcanzamos en la convención, y tratar de elevarnos por encima de él a pesar de todas las perturbaciones. Así comienza la vida espiritual.

Por un lado, este punto de unidad se hace cada vez más sutil y sensible, mientras que por otro lado, tú tienes cada vez más acceso a él. Tú comienzas a desarrollarte por ti mismo dentro de él, y empiezan a surgir en ti diversas interacciones con tu primer estado espiritual, aun sin que seas completamente consciente. Pero mientras vuelves una y otra vez, surge en ti cierta actitud, cierta aproximación, una revelación de este estado.

De esta manera, te traes gradualmente a un mayor contacto con este punto. Y este se expande, adquiere todo tipo de propiedades internas, ciertos «órganos», como con una persona a quien no conoces y de repente comienzas a ver que sus cualidades se manifiestan. Tienes que expandir gradualmente este punto a las primeras diez Sefirot, entonces, tú comenzarás a sentir su existencia en tu interior.

La aceleración de este proceso depende sólo de ti: cuan frecuentemente intentarás  entrar en este punto una y otra vez. Tú serás echado fuera, pero de nuevo tratarás de volver a entrar. De esta manera, la cantidad se transforma en cualidad.

Cada persona que sintió este punto de unidad, e incluso aquellos que no lo sintieron, pueden alcanzarnos, experimentarlo (porque este ya existe, ya nació, existe por fuera de nosotros), y desarrollarse de forma independiente en un ritmo que depende sólo de la persona misma. Según la medida en la que sea ella jalada desde este punto y en la medida que ella se esfuerce por volver a este, así avanzará.

(63285 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

No tendremos éxito sin el apoyo de las mujeres

Pregunta: ¿Cuál debe ser el trabajo de las mujeres ahora, después de la convención?

Respuesta: En principio, el trabajo de la mujer es el mismo que el del hombre: el cuidado de nuestra unidad, el nacimiento de nuestro nuevo estado. En los hombres, sin embargo, este estado es más activo, dirigido específicamente hacia la unificación.

Por cierto, vi un impulso hacia esto también de parte de las mujeres: la forma en que de repente se abrazaron y se aferraron unas a otras. Es muy natural en nuestro mundo, pero por otro lado, realmente surgió de su sentimiento de esfuerzo hacia la unidad. Fue maravilloso observar esto. Cuando la gente se eleva por encima de sí misma, pierden la percepción de género, edad, y todas las diferencias de nuestro mundo y se une en el despertar interior hacia la superior.

Tú sentiste esta aspiración dentro de tu esencia como mujer, y ahora puedes describir y transmitir eso a todas las otras mujeres para que puedan tener un buen ejemplo. Yo estaba impresionado por el comportamiento de las mujeres: en qué medida desean apoyar a los hombres y están dispuestas a sacrificarlo todo en aras del éxito. Este es el trabajo de las mujeres, entre ellas mismas y en apoyo a los hombres. Las mujeres constituyen una sola parte femenina, y los hombres la unión única de la imagen masculina, y de esta manera ellos trabajan juntos.

Espero que lo sientas aún más profundamente. Nosotros aun no tenemos la capacidad para describir las sensaciones de nuestros estados. Nos faltan las palabras, todavía no entendemos dónde estamos. Pero tratar de hacerlo de todos modos, al menos con las impresiones sicológicas. Las mujeres saben cómo hacerlo.

Escribe acerca de ustedes mismas, escribe acerca de todos tus estados, no seas tímida. Que esto se convierta en un ejemplo para todas las mujeres y entra en nuestra red para que a través de la página de las mujeres en nuestro sitio web puedas unirte y prepararte para la próxima convención. Esto es muy importante. Sin el apoyo de las mujeres no será posible ningún tipo de éxito.

(63288 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

Porción semanal de Torá – 12.23.11

El Libro del Zóhar, porción semanal de Torá «Miketz», extractos seleccionados

Descargar: WMV Video | MP3 Audio