entradas en '' categoría

La fuerza que cambia al humano

Pregunta: La historia demuestra que el desarrollo de la humanidad a lo largo de diez mil años no pudo cambiar la naturaleza humana. ¿Qué fuerza puede ayudar a hacer esto?

Respuesta: Hay una fuerza así en la naturaleza. Cuando tú estás tratando de convertirte en una parte integral de la naturaleza, de repente empiezas a recibir algún tipo de fuerza, de apoyo. Esta es una ley de la naturaleza. Es como si la naturaleza se moviera hacia ti.

Esto no es misticismo. En mis actividades, estoy muy distante de varias explicaciones místicas. Simplemente vemos esto. Tenemos que tratar de ser integrales de la misma manera en la que lo hace un niño, que quiere convertirse en un adulto, él simplemente juega a que es adulto.

¿En qué consiste la metodología integral? Las personas se reúnen, primero escuchan un curso de educación integral, y luego entran en el círculo del desarrollo integral. En el proceso de desarrollo, comenzamos a crearles una estructura común de manera práctica.

Cuando las personas se reúnen, aclaran los problemas psicológicos internos de unidad entre ellos, y crean un deseo y pensamientos comunes, de repente empiezan a sentir una fuerza, un apoyo. Esta fuerza, el apoyo, se forma en un grupo, en el colectivo que practica la metodología de conexión integral. Con esto, estamos estimulando una fuerza oculta que existe en la naturaleza, que nosotros, como egoístas, individualistas, no la notamos, la ignoramos. Sin embargo, cuando nos reunimos, ésta comienza a manifestarse. Esta es la fuerza que tiene la capacidad de cambiarnos.

(74594 – De una conferencia en la Universidad de Šiauliai, Lituania del 22 de marzo del 2012)

Material Relacionado:

La maravillosa fuerza de la unidad
Unidad, la fuerza de salvación
¿Cómo podemos hablarle al mundo sobre la fuerza de la unidad

Una buena paga por el trabajo en Egipto

En Egipto nosotros hemos tenido una abundante cantidad de beneficios materiales, todas las cosas excepto una: el otorgamiento sin ningún cálculo para uno mismo, el cual es llamado trabajo espiritual en el desierto. El hombre no se esfuerza por esto, y es imposible esforzarse por esto por encima del creciente ego. Uno tiene que pelearse constantemente con el ego mientras se conecta cada vez más con los demás, hasta que todos ellos comiencen a ser un todo único.

“La cosa es que, de hecho ellos le tenían mucho cariño al trabajo en Egipto”. Esta era una maravillosa sociedad de consumo. Tú trabajabas, ganabas y eras exitoso. Todo era para ti, todo era claro, de acuerdo al orden, a las leyes de la democracia.

Como se nos dice: “… Pero ellos se mezclaron con las naciones, y aprendieron sus obras”. Es decir, todo fue organizado solamente por medio del deseo de recibir en cada nivel, en cada súplica “Esto significa que si Israel está bajo el dominio de una determinada nación…” es decir, si el punto en el corazón, la dirección hacia el otorgamiento, la chispa espiritual, está bajo el dominio del ego de la persona, entonces el deseo por la espiritualidad sólo ayuda al ego a desarrollarse en diferentes direcciones. Y no hay manera de liberarse de esta esclavitud porque la persona ve que puede incluso beneficiarse de su aspiración por la espiritualidad.

Por lo tanto las diferentes organizaciones altruistas y prácticas místicas, todo lo que esté un poco por encima del simple ego y pueda llenar a la persona, llegar a existir. Tales personas sienten que ellas están llenas, son perfectas y elevadas y les parece a ellas que no les falta nada. Esto es una señal de que el punto en el corazón está bajo el mando del Faraón y esto se debe a qué todo parece muy bueno: altruismo, misticismo, o Nueva Era. Estas personas no sufren y solamente quieren hacer que los demás sean semejantes a ellos.

Mientras que Israel (aquellos que anhelan por el Creador), sufre, trabaja duro y lucha con los problemas. Después de todo, la persona trabaja contra el “ego” que se fortalece todo el tiempo. Entonces por un lado, ella tiene todos los beneficios materiales, “una olla llena de carne” como era en Egipto y en la espiritualidad no hay nada: un desierto, la tierra seca, sólo la fe. Y entonces la persona está constantemente dividiéndose entre dos puntos, tratando de decidir qué debería hacer.

Pareciera que al dejar Egipto nosotros estamos totalmente separándonos de éste. Pero en la espiritualidad esto no es así porque cuando tú caes, es como si retrocedieras. Por supuesto, este no es el mismo estado porque es un nuevo grado, y entonces los problemas ya comienzan en el desierto; víboras, escorpiones, peleas, toda clase de problemas y enfermedades. Los ascensos y descenso vienen uno después de otro y se combinan en la persona.

(74790 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de abril del 2012, Shamati # 159)

Material Relacionado:

Adiós a Egipto
El desarrollo material de la humanidad es como la labor con arcilla y ladrillos del esclavo
El escape del reino del odio

Hacia Egipto como un grupo, desde Egipto como una nación

Durante la preparación para la corrección el orden del trabajo interno es de la siguiente forma: Al querer conectarme con los amigos, me presiono a mí mismo y hago grandes esfuerzos. En respuesta, la Luz, la fuerza que me ayuda a conectarme brilla en mí. Finalmente, yo completo la conexión e inmediatamente el AHP del grado más alto, cuyo deseo de recibir es aun más bajo y delgado que el mío, se revela. Como resultado, siento que estoy en un exilio mayor.

Entonces resulta que entre más trato de alcanzar la bondad, el otorgamiento, más me hundo en el mal. Sin embargo, esta inmersión dentro del mal está compuesta de dos partes: Por una parte, yo aun recuerdo la conexión que fue alcanzada, la cercanía con los amigos, y por la otra, ahora se revela en mí un deseo nuevo, corrupto, incluso peor que antes.

Así, durante el periodo del exilio, yo crezco no de forma lineal, sino paso a paso. Al alcanzar la conexión me caigo y no un grado, sino dos. Es así porque en un principio me elevé a la unificación (+), después caí al desapego (-), y entonces ahora siento un doble descenso (x2). Entonces todo se repite una y otra vez: me elevo y caigo aun más bajo.

Siempre caigo no al nivel anterior del ego, sino del nivel al que me elevé. Por lo tanto, debido a cada ascenso, la siguiente caída es dos veces peor. Cuando me elevo, asciendo en otorgamiento, y cuando me caigo, desciendo dentro de la recepción y la mugre.

Así la persona expande sus vasijas aumentando el bien de acuerdo al mal, y gracias a esto ella avanza durante los 400 años de exilio.

Este exilio comienza cuando nos acercamos a la unión en el grupo. Termina cuando habiendo dado todo nuestros poderes para unirnos, alcanzamos un punto en el que no podemos conectarnos.

Durante este proceso nos unimos y nos volvemos el pueblo de Israel. Este no es el mismo grupo pequeño que una vez descendió a Egipto debido a conflictos internos, como el conflicto de José y sus hermanos, por ejemplo. De Egipto sale una nación unida, aunque aun es imposible alcanzar la Santidad por medio de esta unión. En el estado presente la forma de unidad se revela como el control del deseo de recibir. Solo por medio de nuestro último esfuerzo ocurre la huida, la salida de nuestro ego.

En la espiritualidad también caminamos en “dos piernas”: de la unidad a la separación y entonces a la unidad otra vez. El Faraón crece, igual que lo hace Moisés opuesto a él, y el Creador es revelado… Todos estos discernimientos se vuelven más y más grandes, y no podemos escapar de ellos, pero nosotros seguimos con nuestro trabajo.

(74558 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de abril del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

El final de la esclavitud en Egipto está cerca
El desarrollo material de la humanidad es como la labor con arcilla y ladrillos del esclavo
Una aceleración en vez de un largo ascenso

Educación Integral en Chicago

Algunas fotografias de nuestros amigos diseminando información de la educación integral durante las protestas en Chicago.

Dale a la persona aquello para lo cual está lista

Pregunta: En los últimos años hemos estado hablando mucho sobre el trabajo para el 99% de la población del planeta. Si yo ya he cambiado y veo el mundo corregido, entonces ¿por qué debo cambiarlos a ellos?

Respuesta: Si ellos no estuvieran sufriendo, entonces posiblemente estarías en lo correcto. Si ellos no estuvieran buscando una manera de salir de su condición, entonces por supuesto que no estaríamos dirigiéndonos a ellos.

La ciencia de la Cabalá estuvo oculta a través de todos los milenios. La primera vez que fue revelada fue hace 5.773 años, pero luego fue ocultada de nuevo. Su segunda revelación ocurrió en la antigua Babilonia 3.700 años atrás. Sin embargo, nadie la utilizó de manera práctica y fue ocultada de nuevo. Ahora, a lo largo de las últimas décadas, está siendo revelada gradualmente una vez más. Esta tercera revelación se caracteriza por el hecho de que es global.

Existe una gran necesidad en el mundo: ¿cómo seguir viviendo? La humanidad ha descubierto finalmente la inutilidad de su existencia. ¿Qué es la vida? Una forma de existencia de la materia proteica y ¿eso es todo? Pero dado que tú ya te has desarrollado hasta tal punto que estás en constante sufrimiento y constante te falta algo, entonces estos padecimientos están atrayendo las preguntas: ¿Qué necesito de esta vida, para qué, cómo, por qué?

Desde antes estas preguntas fueron reveladas, mientras que los sufrimientos no habían sido revelados en una forma más o menos global, en la familia, en la sociedad, la cultura y la ciencia, y aún hoy, también en la economía, nosotros no salimos hacia las grandes masas.

Sin embargo, si la persona tampoco necesita nada hoy, entonces no le digas nada. Déjala vivir en paz. El Creador desea darle deseos en un nivel particular, y ella cumple con estos deseos: tiene una casa, un huerto, gallinas, un pequeño patio. Está bien y esto es suficiente para ella, así que no la toques. ¡Tú no tienes derecho a hacerlo!

Sin embargo, si la persona está sufriendo, trata de darle algo para que encuentre una respuesta a su pregunta sobre el sufrimiento.

Pero si el sufrimiento ya se manifiesta en forma global: la terrible situación de los niños en las escuelas, el desapego de la juventud, la depresión, las drogas, el suicidio, la falta de trabajo, y la destrucción completa de la relación pasada hacia la vida, entonces podemos hablar, pero, en general, sin direccionarla hacia cada persona. Habla sobre la razón que hay detrás de lo que está pasando, sobre nuestro egoísmo, y cómo podemos llegar a una vida mejor si nos corregimos un poco, si cambiamos nuestras relaciones entre nosotros.

En la práctica, sólo estamos aconsejando acerca de cómo es posible mejorar nuestro estado, y sólo en el momento en el que la gente tenga una gran pregunta acerca de esto. Es por eso que nosotros difundimos la Cabalá sólo en aquellos lugares donde es necesario, donde la gente realmente tiene una necesidad.

Pregunta: ¿Si voy a difundirle al 99% de la población sin la preparación mínima, los beneficiaré o los perjudicaré más?

Respuesta: Debemos estudiar acerca de esto. Tenemos cursos especiales abiertos para educadores y maestros, para las personas que trabajan con las masas, para conferencistas. Todos los que participan en la difusión están obligados a pasar por estos cursos.

Todos están obligados a ello sin excepción. ¡Todos! Cada uno debe tomar estos cursos y seguir desarrollándose constantemente. Y esto ayuda. En primer lugar, esto forma a la persona, al dirigir a los demás ella se conecta con ellos, y al estar en contacto con ellos, comienza a formarse a sí misma.

La difusión es un medio eficaz para el ascenso espiritual.

(74577 – De la Convención en Vilna del 24 de marzo del 2012, Lección 4)

Material Relacionado:

La constitución de la difusión
La correcta difusión de la cabalá
¿Qué se requiere de nosotros en la difusión?

En el rol de conectores

Pregunta: Usted dice que los deseos de las masas deberían estar en primer lugar y no nuestras propias aspiraciones espirituales. Pero hoy en día estoy preocupado por mi avance y esta es la razón por la cual disemino. ¿Cómo puedo realizar esta transición interna?

Respuesta: Yo tengo que entender que todo lo que me ocurra dependerá de los otros, a la medida los llevo hacia la fuente. Para hacer esto, tengo que acercarlos a mí, y entonces ellos me proveerán con la carencia correcta con el fin de dirigirme al Creador. Es por esto que ellos de pronto son importantes para mí.

Después descubro que ellos son mis partes y entonces descubro que ellos, de hecho, son las partes de mi alma. La necesidad del “yo” desaparece totalmente: que se queme, yo sólo quiero proveer para ellos, esto es lo más importante. La auto conciencia previa desaparece: Mi parte superior pertenece al Creador, y parte inferior pertenece a los seres creador, y yo estoy en medio, en el neutral tercio medio de Tifferet que existe sólo con el fin de conectar las dos mitades. No tenemos que hacer nada con esto.

Pregunta: Entonces se deduce que cuando nos conectamos con las masas con el fin de absorber sus deseos y servirles, hacemos el trabajo entre nosotros y recibimos la respuesta de algún lugar Arriba. Este es un sistema bastante complicado…

Respuesta: El sistema es simple: Arriba es el mas (+) y abajo es el menos (-), y tú permites la entrada en el medio y abres el camino.

Esto puede dibujarse de otra manera, como un ventilador. A la izquierda hay una presión positiva (P+), a la derecha hay una presión negativa (P-) y tú determinas qué saldrá. Por una lado hay una nación, por otro lado está la Luz, y en el medio, Bnei Baruj (BB).

Es exactamente de esta forma cómo está construida la naturaleza. Este sistema es normal y natural. Describámoslo en términos cabalísticos. Arriba hay Keter y Jojma, y en medio está Bina divida en GE (Galgalta ve Eynaim) y AHP (Ozen, Jotem, Peh). En medio está ZON (Zeir Anpin y Nukva). En la parte de abajo hasta la mitad de Bina existe el sistema del Creador, y abajo están los inferiores, y entre ellos está Bnei Baruj. Todo es lo mismo: Por encima hay un mas (+), por debajo hay un menos (-), tú estás entre ellos, y el grifo está en tus manos.

Este es nuestro trabajo. Nos conectamos en el grupo con el fin de corresponder a la Luz, y debajo construimos el sistema de diseminación que transmite a los demás el mensaje de amor y unidad. Es así como nos conectamos con las personas con el fin de darle contento al Creador.

(74641 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de abril del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

El alma es la unidad de la oscuridad y la luz
El mal vestido de bien
El director ejecutivo del creador que gobierna toda la creación

El llamado hacia el Creador

Antes de cada lección, es muy importante que nosotros formulemos la intención correcta: “¿Para qué estamos estudiando?” No simplemente llego, tomo asiento, y escucho esas cosas inteligentes acerca de la estructura del mundo superior o pasajes del Libro del Zóhar, artículos, y otros materiales. Este no es el punto. Esos son sólo medios para atraer la Luz superior.

¿Entonces qué estoy estudiando? Estoy sentado junto con los amigos. Se está formando entre nosotros una conexión especial y debe ser tal que nos eleve hasta el reino de la Luz superior, hacia el nivel superior al cual dirigimos nuestros deseos comunes, ¡sólo los deseos comunes! Los deseos individuales significan deseos egoístas. Los deseos comunes ya son deseos por el otorgamiento hacia la unidad.

Tan pronto como yo elevo esos deseos, el MAN (si realmente puedo elevarlos junto con el grupo), la Luz superior desciende hacia nosotros desde arriba inmediatamente, la cual nos corrige y nos acerca un poco más.

Y cada vez que nos elevamos, nos acercamos, más y más. Y así es hasta que nos unimos en un punto. Sin embargo, este ya no es un punto dado que éste ha abierto nuestro egoísmo.

Simplemente lo hemos ensamblado todo y es por eso que nos vemos como un punto, pero en realidad hay un gran egoísmo debajo de nosotros, por encima del cual nos hemos elevado. Y entonces revelamos la Luz superior dentro de nosotros, ya no en la forma de la Luz Circundante (Ohr Makif), la cual nos cambia con su influencia, sino en la forma de la Luz Interna (Ohr Pnimi).

¿Entonces para qué necesitamos libros? Para leer acerca de lo que sucede en el Mundo superior cuando nos reunimos.

De hecho, no sabemos qué está sucediendo ahí, ya que no suponemos y no sabemos en realidad qué acciones son esas. Pero al hacerlo, evocamos la Luz superior sobre nosotros. Es por eso que existe “Yo + el grupo + el libro”, y esas son las condiciones esenciales de nuestro trabajo.

Entre el grupo y yo debe haber interferencias, varios cuestionamientos, y problemas. Sin embargo, entre el libro y yo no hay obstáculos y no hay cuestionamientos, y no importa si entiendo algo o no.

En cualquier caso, no entiendo nada porque en el libro se nos habla acerca de lo que está sucediendo en el próximo nivel en el mundo espiritual, acerca del cual no tengo ni la más mínima idea. Sólo estoy leyendo palabras, pero esto es suficiente para convocar sobre mí la Luz superior.

Al final, el estudio con los libros y nosotros es puramente formal ¡No importa en absoluto cuánto sabe la persona y cuánto entiende! Lo importante es cuánto despierta el deseo dentro de ella mediante su unidad con el grupo y el libro, cuánto eleva el voltaje ¿Hacia qué? Hacia la cualidad de otorgamiento.

Si está pidiendo la cualidad de otorgamiento, si está aspirando hacia ella, tratando de no engañarse a sí mismo, y clarificando junto con el grupo que esto es precisamente lo que les gustaría, entonces tanto más claramente ella descubre dentro de sí cuál es el significado del Creador, la cualidad de otorgamiento, qué significa acercarse a Él, acercarse a la cualidad dentro de sí, y descubrirla en sí misma. Cuando se ocupa de este deseo, aun cuando es pequeño y engañoso, ella misma no entiende lo que está pidiendo ¿Cómo puede realmente pedir algo que es opuesto a su naturaleza?

Sin embargo, esa aspiración gradual la mueve hacia adelante. Ella balbucea como un niño, sin saber realmente cómo hablar, expresa las palabras de forma incorrecta, y nadie lo entiende excepto su madre. De la misma manera el Creador nos entiende. Sin embargo, nosotros mismos no entendemos. Pensamos, de hecho, que habiéndonos unido, estamos demandando y pidiendo, ¿entonces dónde está lo que queremos?

Sin embargo, incluso si no queremos nada. Él lo percibe correctamente, conociendo nuestro estado, desde el cual no podemos hacer nada de ninguna otra manera. Este es el caso en el que la madre entiende el balbuceo de un bebé o simplemente lo entiende sin palabras. Esto es exactamente lo que necesitamos. Esto es lo que denominamos el llamado hacia el Creador, o la plegaria, MAN.

(74580 – De la Convención en Vilna del 24 de Marzo del 2012, Lección 4)

Material Relacionado:

El zohar: la narración de la unidad
Valora tan altamente los medios como la meta
Cambia los medios dentro de la meta y la meta dentro de los medios

El salto hacia el “Mar Rojo”

Pregunta: ¿Qué significa cuando tiene usted que saltar en el “Mar Rojo” a fin de escapar del “Faraón”?

Respuesta: Este es un estado de desesperación en el que el Faraón, tu ego, te empuja por detrás. El no te deja, quiere tragarte, comerte, y tú sientes que estar en ese estado es peor que la muerte.

Mientras las torres gemelas se quemaban en Nueva York, las personas saltaban desde el piso 50. Carece de sentido, pero la persona simplemente no puede quedarse en el fuego. Para ellos, permanecer por un segundo lejos del fuego parecía como la redención y entonces saltaron.

La persona siente de la misma manera mientras escapa de Egipto. Tú no puedes permanecer en esta situación un segundo más, ya estás listo para saltar al mar, no importa donde, para ti es redención. Cuando llegas a este estado, el mar se abre.

Tú superas el punto de separación, el punto de ruptura y no hay ninguna manera de volver. Ya has tomado la decisión y con eso has eliminado, cortado y roto totalmente la conexión con tu ego.

Pregunta: ¿Ha alcanzado el ego este estado hoy, que puedes superarlo sólo unido con un grupo?

Respuesta: Sí, este es un punto colectivo en el grupo que se describe como Nahshon que saltó al agua primero.

Este es el punto de “Moisés“, que es el centro del grupo, pero que a cada momento cambia su papel, según el atributo que se le revela a cada instante.

Así que el punto de Nahshon se le revela al grupo, cuando todo el grupo está convencido de que la unidad, la cercanía y el apoyo mutuo, es lo más importante.

Al mismo tiempo, a las personas no les importa estar en la oscuridad. Lo más importante es acercarse, incluso si mueren juntos. Es más importante que estar solo en el ego y existir en el de una manera bestialmente más cómoda. Este es todo nuestro libre albedrío.

Entonces el mar se divide, lo cual significa que simplemente descubres el siguiente nivel, lo que significa saltar en el “Mar Rojo”.

Este es el final del período en el que vivías bajo el control de tu ego. A partir de este momento no volverás atrás.

Nunca volverás al nivel anterior. Si crees que estás en una situación peor, es sólo porque se te concedió el siguiente nivel, el cual todavía no está corregido.

(74634 – Del Kab.tv de “Fundamentos de la Sociedad Integral” del 1 de Abril del 2012)

Material Relacionado:

El camino es a través del mar rojo
El mar rojo es pulido a nuestros pies
No debemos rendirnos

En el medio del Creador y del mundo

Pregunta: ¿Por qué es tan difícil entender qué es la conexión en sí?

Respuesta: Es difícil llevar a cabo esas acciones porque inicialmente nos relacionamos y las abordamos de forma egoísta. Yo no puedo anular mi mente al percibir al mundo, al percibir al grupo, y al percibirme a mí mismo, y comenzar a clarificar la situación usando una fría mente externa.

Primero debemos entender la razón para nuestras acciones y lo que se requiere que yo haga. El Creador quiere que traiga la corrección al mundo. El mundo es toda la realidad que aparece ante mí. Esto significa que yo debo relacionarme con él como corresponde e incluirme con el público, con las personas, las cuales en su nivel de desarrollo, también están en el exilio en Egipto; incluso si no están en las etapas finales, están en etapas muy avanzadas. Las personas ya están sintiendo que han llegado a un callejón sin salida; están sintiendo que este es el fin del mundo; se han encontrado con problemas ecológicos, guerras, hambruna, suicidios, desesperanza, etc. Este es el “exilio en Egipto” para ellos, un exilio de la prosperidad que conocían antes y también de impotencia.

En el pasado la persona solía hacer cambios en su vida y encontrar alivio en ello. Hoy no hay lugar hacia dónde huir; uno no se encuentra cómodo en ningún lugar. No existe consuelo en el hogar y la familia, y ningún lugar dónde descansar. Los niños no muestran esperanza de algo bueno; en el trabajo es imposible conformarse con lo que uno realmente necesita junto con los otros ya que no hay ninguna bondad. La esperanza de descansar cuando uno se retire está volviéndose imaginaria, y no podemos estar seguros de que cuando nos hagamos viejos tendremos comida y refugio. Las personas viven con incertidumbre: Todas sus vidas ahorraron en algún fondo, pero si les será devuelto este dinero, es una gran pregunta. Y esos son sólo algunos de los problemas.

Entonces cuando abordamos al Creador, ¿tomamos en cuenta lo que Él quiere o lo que nosotros queremos? El Creador quiere la corrección del mundo ¿Es así como abordamos a las personas, tomado sus deseos y preocupándonos por ellas? No estoy seguro ¿Salimos y abordamos a las personas lo suficiente, aquellos que, por ejemplo, sienten el exilio más que nosotros? ¿Estamos incluidos en su exilio, en sus problemas corporales? ¿Gradualmente convertimos sus problemas en problemas espirituales a nuestro nivel?

Si la Luz influye a las personas a través de nosotros, las personas se sentirán bien. Esto es lo que debe hacer la parte del mundo llamada “Israel“, volverse la “Luz de las naciones”. Para todos aquellos que no tienen contacto con la Luz, tengo que ser el “adaptador”, su enviado ¿Comienzo por eso?

El Creador quiere traerles Luz y avance, mientras que yo soy sólo el enlace. Tengo que tomar su deficiencia y convertirla en una necesidad de conectarme a mi nivel, la necesidad por la Luz que Reforma y transmitir esta petición hacia arriba, y no mis deseos personales, y esto significa otorgar.

¿Estamos haciendo eso? ¿Estamos dándole el peso suficiente a la diseminación con el fin de absorber los deseos de las personas? La cuenta comienza desde el grado más bajo y no desde el intermedio. La verdadera deficiencia está oculta en el mundo, mientras que nosotros recibimos nuestra deficiencia del Creador y sólo tenemos que ser parte del todo.

Al absorber la deficiencia de las personas, tienes que conectarte con los amigos. De otra manera ¿por qué necesitas esta conexión? ¿Para qué? ¿A quién está destinado tu futuro otorgamiento? Sin el mundo no hay manera de que puedas alcanzarlo. El Creador no necesita tu otorgamiento; no necesita de ti ningún favor. Puedes traerle contento si transmites Su Luz hacia abajo, si te las arreglas para convencer a las personas de que necesitan cambiar. Entonces mediante el ligero cambio en ellos, lo incrementarás y lo elevarás hacia el Creador, y así atraerás la corrección de abajo hacia arriba. Crecerás de la pequeñez hasta Su elevado nivel y tomarás tu lugar en el medio. Sin la conexión entre los dos extremos, estás jugando con algo que está basado en nada excepto el ego.

Pregunta: ¿Entonces qué estamos haciendo mal? Después de todo, estamos tratando de llevar nuestro mensaje al mundo.

Respuesta: Parece que no estamos lo suficientemente impresionados por los deseos del mundo como para actuar mediante ellos. Eventualmente sólo nos queda una impresión “formal” ficticia del trabajo que se ha hecho. Todo se convierte en lo opuesto: queremos avanzar y entonces usamos a las personas como un medio, en lugar de ser un medio para su avance y traerles a las personas lo que el Creador quiere traerles. Estamos poniendo todo de cabeza: En lugar de ser sirvientes, estamos volviéndonos los propietarios de la situación. El Creador depende de nosotros, la nación depende de nosotros, mientras nosotros los observamos al estar en medio de los dos.

El punto no son las acciones, sino nuestra actitud interna. La deficiencia del Creador y la deficiencia del mundo son lo que debe ser importante para nosotros. Es a partir de esas deficiencias que debemos estabilizar nuestra auto deficiencia de manera que nos lleve al resultado deseado. “Israel” pertenece al nivel de Bina, y no tiene nada propio. Su parte superior es el Keter y la parte inferior es Maljut. En el medio existe sólo un corte ¿Entonces cómo pueden conectarse las dos partes? Somos nosotros quienes tenemos que convertirnos en esta conexión y esta es nuestra única propiedad.

(74697 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de Abril del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Conceptos básicos de las enseñanzas de rav kook
Una cabeza en la orgullosa soledad
Ser un modelo para las naciones

Entre menos infinito y más infinito

Nosotros somos parte de un sistema llamado el mundo del Infinito. En este Infinito, existe el deseo con varias formas y modos de recepción y otorgamiento, así como la Luz que es revelada dentro del deseo según el grado en que el deseo le asigne importancia al atributo de otorgamiento. Mientras más expresa otorgamiento el deseo, más se revela la Luz. Si el deseo no anhela el otorgamiento, la Luz no se revela.

Esto es llamado el mundo del infinito ya que todas las formas posibles de creación, desde la más egoísta hasta la más altruista, de menos infinito a más infinito, existen en este.

El deseo en sí fue creado por el Creador, y todas sus formas son reveladas de acuerdo al plan de desarrollo que también viene del Creador. Sin embargo, como resultado de todas las metamorfosis y cambios por los que pasa el deseo, girando e hirviendo en esta caldera, se forma un nuevo punto especial, de auto consciencia, de independencia. Y este punto comienza a crecer en todos los estados que atraviesa el deseo: sentir más, entender más, sentirse como existente, y alcanzar su independencia.

Este punto es de gran importancia porque creció a partir de la tercera línea, de la línea media. No existe ni en la naturaleza del Creador ni en la naturaleza de la criatura, la cual es opuesta al Creador y está completamente subordinada a Él. Por supuesto, es un derivado, es el resultado de la colisión entre dos atributos opuestos, pero es absolutamente independiente.

Es difícil para nosotros imaginar cómo esta independencia es posible si todo fue creado por el Creador. Pero imaginen dos campos completamente opuestos, divididos por un abismo que abarca todo el rango de menos a más infinito, donde ninguno de los dos puede existir. La frontera donde esos dos atributos se encuentran y luchan entre sí es donde la criatura puede existir de forma independiente.

Por una parte, aún es considerado como ser creado, es decir que fue creado por la fuerza superior. Por otra parte, tiene un atributo que hace posible que permanezca opuesto a la fuerza superior, sin estar bajo su completo control. Por el momento, no somos capaces de comprender cómo es esto posible. El hombre no lo entiende ahora al estar bajo el completo control del Creador todo el tiempo, ¡él puede sin embargo permanecer libre!

Existen dos atributos completamente diferentes, opuestos, y la criatura sólo puede existir en el abismo entre ellos. Esta se convierte en criatura sólo según el grado en que haga esfuerzos para adquirir consciencia. Esta consciencia es una tercera cosa que no existía previamente.

Todo el resto ya había existido en la criatura: todas las fuerzas, los atributos, y le carácter que determina quién seré. Por todo esto, está escrito: “Ve con el Maestro que me hizo”. Sin embargo, por encima de todo esto, yo creo algo nuevo, independiente. Es como un niño que crece y de pronto se vuelve independiente, que tiene sus propias opiniones. Obviamente, esto es creado bajo la influencia de la herencia, la educación, el entorno, pero esta es la manifestación de su personalidad, no sólo una simple suma de parámetros fijos de acuerdo al plan inscrito en él.

Es como cuando cocinamos sopa, le añadimos todos los ingredientes, y al final obtenemos una nueva esencia llamada sopa. O rebanamos y mezclamos cinco ingredientes: tomates, pepinos, cebolla, sal, y pimienta. Al final, aparece una nueva esencia llamada ensalada.

Hoy, vivimos en este mundo, cumpliendo inconscientemente con las demandas de la naturaleza ¿De dónde puede aparecer algo nuevo ante nosotros? Sólo si te colocas entre los dos mundos de recepción y otorgamiento, queriendo pertenecer a ambos con el fin de no separarte de ninguno de los dos, sino usarlos a ambos, de este modo creas una nueva esencia, como un nuevo platillo, la “ensalada”. Tomas todo el deseo del mundo de la recepción y le das la forma del otorgamiento, la cual es llamada Adam.

El feto está compuesto de materia, el deseo de recibir placer, pero desde el exterior, adopta la forma del Creador, la Luz. Entonces, la sustancia y la forma juntas son llamadas hombre.

Pareciera no haber nada nuevo aquí ya que todo existía de antemano. Pero tú hiciste el trabajo, tú le prestaste a la materia la forma del Creador. Tomaste la materia de un área, la propiedad de la otra, y las combinaste. Como resultado, se formó una nueva esencia. Ya no es la primera o la segunda, sino una tercera cosa. Es como la ensalada que tiene un significado propio; es un nuevo sabor, una nueva existencia.

(73475 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de Marzo del 2012, TES)

Material Relacionado:

Cada uno es un punto, cada uno es el infinito
La cabalá nos enseña a recibir
El mundo del infinito ¡aquí y ahora!