entradas en '' categoría

Mi nuevo “yo”

Si el Creador es la única fuerza que gobierna, mantiene, y da vida a todo, entonces incluso las palabras que yo pronuncio, los pensamientos y deseos que surgen ahora en mí, todo eso también es Él. Por lo tanto yo tengo que unirme con lo que pasa ahora a través de mí y sale de mí hacia los demás. Todo esto es todo Su trabajo también, Él está llevando todo esto a cabo. Yo no estoy aquí. Yo sólo soy quien se percibe a sí mismo lleno del poder, la fuerza, la intención y el deseo del Creador, que de esta manera dirige a los demás.

Yo necesito conectarme y unirme con lo que está ocurriendo ahora dentro de mí, sentir que soy llenado por Él completamente, porque no hay otra fuerza, además de Él. Y cuando trato de eliminar mi propio “yo” dentro de mí, todo lo demás es sólo Él, así es exactamente cuando me encuentro con mi nuevo “yo”, basado en “no existe otro además de Él”. Es decir, todo aquello en lo que pienso, es todo Él.

(76355 – De la Convención en Vilna del 3/23/2012, Taller 2)

Material relacionado:
El director ejecutivo del creador que gobierna toda la creación
Una invitación especial para nuestros estudiantes en los Estados Unidos

¿Qué tan no corregidos estoy?

Un campo para el trabajo interno

Pregunta: ¿Qué puedo obtener de las palabras de los amigos durante los talleres, que no obtengo de la lección con el maestro?

Respuesta: Cuando el maestro habla, todos están en silencio, es decir, están de acuerdo con lo que dice. Aquí hay un más (+) y menos (-) en esto.

No hay trabajo interno durante este tiempo, porque tú eres suprimido involuntariamente, silenciado por el conocimiento, por la altura del maestro puesto que él es en principio superior a ti.

Cuando estás juntos con los amigos, tú estás trabajando con alguien que puede ser más elevado, menos elevado, o que está en el mismo nivel que tu. Y aquí, tienes una gran cantidad de trabajo para disminuirte tu mismo, quitar tu “yo”, cancelarlo. Y además, debes considerar a cualquiera de tus amigos como el más grande. De esta manera, tú te “ajustas” al Creador, te preparas para ir con el otorgamiento por encima de la recepción, fe por encima de la razón.

(76384 – De una conferencia sobre el Día mundial de unidad, “Preparación para el Congreso”, del 4/22/2012)

Material relacionado:
Busquen al maestro
Las travesuras del Creador

El asunto de la importancia de los amigos

La primera reunión

Ahora deseamos sólo una cosa: queremos que toda la creación, es decir, nosotros, no se nos presente ningún obstáculo para que la Luz superior se manifieste, para que nos llene sin ninguna resistencia de nuestra parte. Queremos hacer tal restricción en nosotros mismos para darle a Él todo el espacio para Su revelación. Al mismo tiempo, nosotros no existimos, sólo somos transparentes para que una sola fuerza pase a través de nosotros y pueda llenarnos.

Esta es la primera condición, restricción (Tzimtzum Alef), desde la cual comenzamos nuestro encuentro con el Creador, cuando por primera vez sentimos realmente de verdad que “no existe nadie más aparte de Él”.

Somos transparentes, no existimos porque hemos anulado nuestro “yo”, nuestro egoísmo, y por eso ahora el Creador puede llenarlo todo.

(76353 – De la Convención de Vilna del 3/24/12, Taller 2)

Material relacionado:
Obligar al Creador a ayudarnos
Restricción
La falla y la reparación en mi actitud hacia el prójimo

Preguntas de las mujeres con respecto a los preparativos para la Convención

Pregunta: ¿Cómo pueden crear las mujeres un fuerte deseo común para maximizar la capacidad de apoyar a los hombres durante la convención?

Respuesta: Hasta el día de hoy, no hemos podido explicarles a las mujeres que ellas también están haciendo trabajo espiritual como lo hacen los hombres, la única diferencia es que la forma de interconexión de ellas es algo diferente a la conexión entre los hombres.

Con los hombres, todo comienza con una muy simple amistad, con actividades compartidas. Ellos nadan juntos en el mar, se sientan juntos, comparten comidas, y estudian. Con las mujeres esta conexión es mucho más complicada. Pero cuando ellas establecen una meta más alta para sí mismas y comprenden que, en aras de esta meta tienen que unirse, entonces ellas puede lograr y alcanzar la meta. Es decir, la exaltada meta se convierte en un maestro para ellas, y están dispuestas a unirse por esta causa.

Pregunta: ¿Necesitan prepararse las mujeres para la convención de alguna manera en especial? Tal vez deberíamos hacerlo juntos de alguna manera o ¿le corresponde esto a cada uno? ¿O debemos unirnos sólo internamente?

Respuesta: La importancia de la unificación debe ser la misma tanto en las mujeres como en los hombres, esto es lo primero. Y en segundo lugar, es necesario que entiendan que ellas también tienen que lograr la unidad. Las mujeres son capaces de unirse por el bien de una meta más elevada, y necesitan explorar y analizar esta posibilidad.

La Biblia nos cuenta cómo, la hermana de Moshé, Miriam se unió con todas las mujeres antes de salir de Egipto, cómo trabajaban las mujeres en ellas mismas, en Egipto, y cómo era precisamente que esa parte femenina que alimentó a Moisés, es decir, la fuerza que luego nos saca de Egipto .

Pregunta: ¿Qué esperan las mujeres de los talleres?

Respuesta: Las mujeres, al igual que los hombres, necesitan discutir todos los detalles de la unificación. Intenten hacer eso, descubran qué es para ellas y qué no lo es. De esta manera, ellas encontrarán su propio camino de una forma práctica ya que de lo contrario esto no funcionará.

Por un lado, las mujeres preguntan: “¿Por qué no?” Pero cuando se les ofrece el trabajo de unificación, dicen: “¡Esto no es para nosotras!” Y así surge un problema. Y no está claro qué se puede hacer, ¿qué medidas tomar, y cómo abordar este problema?

Las mujeres tienen que unirse por una causa común, como en un gran número de organizaciones de mujeres existentes, donde las mujeres puedan unirse para lograr algo no entre ellas, sino por fuera de ellas mismas. Así que únanse con el fin de lograr algo también por fuera de sí mismas, y para ello pueden conectarse, no contra nadie, sino por el bien de lograr algo. ¡Ellas pueden hacerlo!

Pregunta: ¿Las mujeres necesitan unirse para alcanzar la meta o para que los hombres la alcancen?

Respuesta: Tienen que unirse para que alcancemos juntos el resultado. Aclararen esto, y vean el punto medio en el que tienen que encajar exactamente como complemento de los hombres. Y de ninguna manera el trabajo de ellas es menor que el trabajo de los hombres, es en realidad mayor.

Pregunta: ¿Cómo se debe preparar la mujer a su esposo para la convención?

Respuesta: Lo bañas, lo vistes, y le das de comer, y luego le entregas su maletín, y lo dejas ir a la escuela. Estoy hablando absolutamente en serio: Tú lo preparas a él como lo harías con un niño. Es decir, le haces saber que tú esperas grandes logros de él, que esperas que a lo largo de la convención él realmente vaya en la dirección correcta con pensamientos buenos y necesarios. Así es como lo preparas. Cuando llega a esto, la mujer tiene lo que es llamado la sabiduría de la vida.

Pregunta: ¿Por qué los hombres trabajan correctamente con el apoyo de las mujeres en los talleres?

Respuesta: Los hombres aun no deben prestar atención a esto. Más tarde, cuando lleguemos a estar realmente interconectados de la forma adecuada, sentiremos la influencia de las mujeres, la presión sobre nosotros.

Es bueno cuando podemos sentir eso, lo cual nos obliga. Esperemos que seamos capaces de sentir también eso.

(76299 – De una conferencia sobre el Día mundial de unidad, “Preparación para el Congreso”, del 4/22/2012)

Material relacionado:
Un hombre y una mujer dos factores para el éxito
Diferentes en la corporalidad pero iguales en la espiritualidad
Características particulares de la naturaleza de una mujer

¿Acerca de qué debemos hablar en la Convención?

Pregunta: Vemos una gran cantidad de caras en la convención, mucha gente nueva. ¿De qué debemos hablar y de qué no?

Respuesta: ¿Qué quieres decir con “una gran cantidad de caras, muchas personas nuevas”? ¿Estoy realmente interesado en la forma en la que se ve la persona, o si es joven o vieja?

El alma no tiene edad. El alma no tiene forma. El alma es el atributo de otorgamiento. ¡Si es así, yo no miro otra cosa! Es por eso que no observo ni recuerdo a la gente, no recuerdo sus nombres porque estoy interesado sólo en los campos internos de ellas, que resuenan por todos los rincones, que emanan, pero no en su aspecto o en sus nombres. ¿Cuál es la diferencia?

Pregunta: Con el fin de generar este campo, ¿De qué debemos hablar o no hablar?

Respuesta: Debes hablar sólo de la meta, sólo sobre el tema de la convención, sólo de mantener la grandeza de la meta, sólo de lo positivo, y de ninguna manera sobre lo negativo, eso es lo que Rabash escribe en sus artículos.

Una convención no es lugar para hacer cálculos. Nosotros hacemos todo esto antes de la convención, tomen de mí el ejemplo.

Es decir: La convención está empezando, y dejamos de lado todos los problemas, ese es el pasado, y nosotros ahora debemos elevarnos por encima de él. Todas nuestras cualidades negativas, propiedades, conexiones y contradicciones entre nosotros, todo eso se deja abajo. Ahora nos elevamos por encima de ellas y hablamos sólo de la unificación, de la necesidad, de lo que logramos en virtud de la unidad, de cuán  imposible es alcanzarla de otra manera, de cuan imposible es alcanzarla por nosotros  mismos, y por lo tanto, de la necesidad de la Luz superior.

Todo nuestro trabajo es, precisamente, para que nos demos cuenta de que no podemos lograr nada por nosotros mismos. Pero esto sucede después de realizar un cierto número de esfuerzos conjuntos y ver que no somos capaces de hacer esto. Y entonces la fuerza superior se revelará en esta enorme frustración y en este  gran deseo, y llevará a cabo la corrección sobre nosotros, revelando al Creador dentro de nosotros.

Pregunta: ¿Qué debo hacer si durante un taller un amigo habla demasiado o no habla en absoluto? ¿Cómo me relaciono correctamente con esto?

Respuesta: Si no habla, tratar de animarlo, de abrazarlo, o de involucrarlo en una conversación para que participe de alguna manera en una discusión, para que “rompa” la falta de contacto, y haga contacto de alguna manera.

Si un amigo habla mucho, es necesario limitarlo, porque todos deben hablar, es decir, el número máximo de personas debe hablar durante 2 o 3 minutos. Él puede decir un par de frases, pero debe pensarlas con anticipación. El las “lanza”, y se le da el micrófono a la persona siguiente.

(76360 – De una conferencia sobre el Día mundial de unidad, “Preparación para el Congreso”, del 4/22/2012)

Material relacionado:
Que es el alma
El alma no tiene edad

La meta de la unión entre nosotros

La responsabilidad por el mundo

Cada convención es como un ascenso al siguiente grado. En la convención tú recibes los rudimentos de nuevas sensaciones, las cuales tienes que desarrollar. Si no lo haces, se marchitan, desaparecen.

Tú viste algo en la convención, escuchaste o sentiste algo nuevo: una idea nueva, un nuevo movimiento interior, una nueva relación con los demás, y cómo te ayudan los demás. Más tarde, tienes que realizar todo esto en la práctica.

Tienes que ir de nuevo, y quizás más de una vez, a todo lo que hemos cubierto durante la convención, procesar internamente, pasarlo a través de ti mismo, como a través de una picadora de carne, y realizarlo en el grupo, en la difusión, y en la relación contigo mismo y con el Creador. Tienes que ponerlo todo junto en una sola visión general del mundo, en una imagen del mundo, ser consciente de que de esta manera estás formando tu opinión acerca de todo, incluyéndote a ti mismo y al Creador. Todo ello tiene que convertirse en un todo unificado dentro de ti.

¿Cómo puedo poner todo lo que está sucediendo en este ámbito en un todo unificado? Todo está ocurriendo sólo para que yo traiga a esta esfera al equilibrio, a la armonía con la Luz que existe en absoluto reposo, y así todo lo demás tiene que estar en equilibrio con ella. Yo soy el responsable de llevar este sistema a un estado de equilibrio, de armonía, y de similitud con la Luz.

Nosotros tenemos que formar en nosotros esta visión del mundo y luego realizarla.

(76292 – De la Convención en Vilna del 3/25/12, Lección 5)

Material relacionado:
Bueno y benévolo
Unidad que da vida

El sendero a la máxima Armonía

Con los músicos latinos