entradas en '' categoría

Ascendiendo a la intención

Baal HaSulam, Shamati, artículo 42, «¿Qué significan las siglas ELUL en el trabajo?»: Por esta razón a uno se le da una forma de oscuridad desde Arriba, y entonces uno ve si el trabajo es realizado en pureza.

En otras palabras, si uno también puede estar en alegría cuando está en un estado de oscuridad,  esta es una señal de que el trabajo se hace en pureza, porque uno debe estar contento y creer que desde Arriba se le dio la oportunidad de poder trabajar para otorgar.

Si la persona se siente contenta, por sobre todos sus estados de ánimo, esta es una señal de que ya está separada de su deseo de recibir y que puede avanzar.

Esta es siempre la prueba: ¿Estamos inmersos en nuestro deseo de recibir o podemos elevarnos por encima de él hasta cierto punto? La persona no pide estar en un buen estado de ánimo para continuar su trabajo. Por el contrario, ella está feliz con respecto a la oscuridad, al mal humor y a la confusión. Por encima de todo esto, ella está dispuesta a hacer un pequeño esfuerzo.

No importa el estado de ánimo en el que nos encontremos, nosotros no lo vemos como algo importante, sino que nos elevamos por encima de él. Si las cosas se ven mal en la vasija de recepción, yo puedo trabajar por encima de ella en el otorgamiento, en la unidad y en el amor a los amigos. Esta es una señal segura de que estoy en el camino correcto. Todo nuestro trabajo está en la sensación de oscuridad dentro de la vasija de recepción y en hacer el más mínimo esfuerzo por encima de ella, anhelando una conexión, anhelando el otorgamiento.

Por esto tenemos que realizar los ejercicios adecuados, jugar juegos en los que podamos aprender. Por supuesto, no es fácil para un estudiante nuevo durante los primeros años, pero luego él empieza a sentir la diferencia entre su sensación y su intención, es decir, entre dos sistemas diferentes.

Él puede sentirse bien y luego sentirse mal, y entender que no importa, que él debe trabajar sólo por encima de estas sensaciones y una vez tras otra, estas se le proporcionarán diferentes detalles de la percepción de la realidad que son necesarios para aprender acerca de las diferentes formas de la Providencia del Creador. La persona acepta todas las sensaciones, las buenas y las malas, como un beneficio para elevarse por encima de ellas y mantener constantemente la dirección correcta hacia la meta.

Tenemos que hacer estos esfuerzos constantemente mientras tratamos de preservar la energía del ascenso que nos permite usar racionalmente el tiempo y los medios que tenemos, para que podamos también utilizarla durante un descenso. Es cierto, es muy duro, pero al menos tenemos que intentarlo. Así, nos separamos gradualmente de la vasija de recibir y pasamos a otro tipo de trabajo, a vivir ya en la intención y no en la sensación.

(90042)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 10/11/12

Material relacionado:
La alegría es el signo inequívoco del otorgamiento
Pensamientos sobre el otorgamiento
La separación trae un descenso la unidad un ascenso

Deja tu ego del otro lado del Majsom

La persona llega a la sabiduría de la Cabalá con una pregunta muy personal sobre el significado de su vida. Ella quiere saber acerca de sí misma y para qué vive, quiere saber qué está sucediendo en el mundo alrededor de ella, y qué tiene que hacer para entender lo que está pasando y gobernar su destino por sí misma. Es muy difícil que la persona conecte las respuestas a estas preguntas tan personales e íntimas y que provienen junto con otras de su punto más interno.

Parece que una cosa contradice a la otra: Por un lado, existe mi punto interno en el que quiero descubrir el secreto de mi vida, y por otro lado, existe la sociedad y la humanidad entera.

Yo podía aceptar la idea de que necesito conectarme con la naturaleza, pero es difícil aceptar el hecho de que para hacerlo tenga que conectarme con un grupo de personas y estar muy fuertemente conectado con ellos, una conexión que no puedo soportar, sentir que ellos son los más queridos, que son las personas queridas más cercanas a mí.

Yo tengo que trabajar en esto por encima de mis sensaciones y mente, por encima de todos mis patrones anteriores. Desde luego, esto parece muy lejano y poco claro, pero debemos entender que gracias a esto, al amor a los demás que está tan distante, tan odioso, y opuesto a todo que yo quiero, que se revela ante mí la entrada al mundo espiritual.

Para mí no hay nada más desagradable y repulsivo de la necesidad de conectarme con los demás por encima de mi deseo, servirles, y al mismo tiempo, saber que toda la recompensa será para ellos y no para mí, que ellos se lo llevarán todo. ¡Mi corazón y yo también estaremos con ellos! Aquí, donde yo estoy, sólo quedará mi ego vacío.

Es muy difícil entender esto, pero al estudiar y trabajar en nosotros mismos, comenzamos gradualmente a percibir este principio. Hay una lógica interna que está oculta dentro de lo más odioso, distante y sin sentido en nuestro mundo, y esto es lo que representa el mundo espiritual para nosotros. A través de ella, a través de la abertura que aparece de repente en la pared, podemos cruzar el Majsom (barrera) que separa el mundo espiritual de este mundo.

(90037)
Dela 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/11/12, Escritos de Rabash

Material relacionado:
El grupo más grande es el mundo integral
Hablemos de algo fuera de este mundo
Todos giran independientemente

El punto en el que se conectan los corazones

Pasa mucho tiempo hasta que, en contra de todos los deseos y rechazos, la persona puede convencerse a sí misma de que es esencial que ella establezca una relación con los amigos. Le toma mucho tiempo aclarar todo esto y convencerse a sí misma, esto le ocurre después de muchos ascensos y descensos.

Gradualmente, al aprender de todos los estados y acciones que ha atravesado, al observarse a sí misma, la persona empieza a entender qué es bueno y qué es malo para ella. Primero pensó que era bueno cuando ella tenía nuevas sensaciones, cuando comprendía y sentía más, y pensaba que era respetada y poderosa. Ahora, ella empieza a entender gradualmente que todas estas sensaciones agradables no indican su progreso espiritual en absoluto. Por el contrario, indican que la persona está ahogándose cada vez más profundamente en su ego, en el deseo de recibir, en la materia de la creación.

En primer lugar la persona piensa que el progreso depende del estudio de la teoría, del conocimiento de la materia. Ella atraviesa los libros que quiere entender, creyendo que al que será capaz de acercarse a la meta. Luego se apresura a difundir este conocimiento, esperanzando obtener con ello una recompensa por sus esfuerzos. Trata de abrirse camino hacia diferentes direcciones girando alrededor de un punto central: el amor por el otro.

Ella alcanza esto sólo cuando no tiene otra opción, y está en total desesperación por no haber alcanzado nada por sí misma. Como resultado de todas estas acciones, la Luz la ilumina, y ella comienza a entender y a sentir que la entrada al mundo espiritual se abre sólo cuando su corazón se conecta con el corazón de su amigo.

A través de este punto de conexión, en el que los corazones entran en contacto, yo salgo de mi corazón y penetro en el corazón del amigo, y así descubro dentro del corazón del amigo mi mundo espiritual. Esto es lo que cada uno de nosotros hace con relación a los amigos.

Toma mucho tiempo hacerlo, puesto que esto tiene que estar en el corazón y no en la mente. La mente se vuelve sólo una herramienta externa. Así, avanza la persona en la dirección correcta y descubre el estado más distante y odioso de todos los estados de este mundo.

Anteriormente ella no podría haber imaginado siquiera que esta fuera la meta de la vida. Pero esto es lo que tiene que alcanzar, para que la meta de su vida sea la conexión de los corazones de todas las personas de este mundo en un corazón.

Tenemos que ser pacientes con nosotros mismos y con los amigos que atraviesan los diferentes estados externos. Todos necesitan su propio tiempo y forma de desarrollo, hasta que finalmente descubran que no hay otro trabajo, sino el amor de los amigos.

Cuanto más tranquilo estés en este proceso, más éxito tendrás. Las personas que piensan que pueden iniciar este trabajo de inmediato, por lo general se queman rápidamente. Este reconocimiento requiere de un período de adaptación, de un tiempo para que todos los otros tipos de trabajo se «sequen», para que a partir de toda la experiencia y esfuerzos, la persona sienta desesperación. Entonces, con la ayuda de la Luz que Reforma ella entenderá y sentirá que nada le ayudará excepto la conexión. Es entonces cuando comienza su trabajo en el lugar correcto.

Puesto que estamos conectados en una red general con todas las personas en el mundo, nosotros les pasamos a todos en esta sensación y esta comprensión. Así, comienza el mundo a hablar de la necesidad de reforzar las conexiones entre las personas, lo cual puede salvar a la humanidad. Cuanto más trabajemos en nosotros mismos y cuantos mayores esfuerzos hagamos, más Luz atraeremos sobre nosotros mismos de acuerdo a la ley de equivalencia de forma, la cual también se vierte dentro de las vasijas externas, sobre toda la humanidad y así esta idea les llega a todos.

(90034)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/11/12, Escritos de Rabash

Material relacionado
Egoísmo es la fuerza que se opone a la unidad
Desespérate pero no te rindas
La red interna el acceso es a través del deseo

El otorgamiento debe convertirse en una moda

Está claro que fuimos creados a fin de ser capaces sólo de preocuparnos por nuestro propio bien y que no tenemos ningún impulso para actuar de manera altruista. En todos los 125 niveles siguientes, nosotros descubrimos cada vez más que esta verdad que acechan dentro de nuestro ego, nos controla totalmente.

La única manera de romper con ella es con la ayuda de la Luz que Reforma, la cual nos eleva de la intención egoísta hacia la intención de otorgar. Nosotros seguimos con el mismo deseo de disfrutar, pero cambia su intención.

Esto es posible sólo bajo la influencia de la Luz. Cuando la Luz brilla sobre el deseo, éste se aferra a la intención de otorgar. En el momento en que la Luz deje influir en el deseo del disfrutar, este regresa a la intención del beneficio propio. Todo depende sólo de la intensidad de la Luz que influye en el deseo.

Resulta que toda nuestra vida depende de la cantidad de la Luz que Reforma que influya en nosotros. Por eso tenemos que evocar sobre nosotros a su mayor influencia. Para hacer eso, necesitamos de una deficiencia, de un deseo. ¿Dónde lo encontramos?

Para ello existe la inclusión mutua. Después de todo, ninguno de nosotros tiene un gran deseo de lograr el otorgamiento: Nosotros no la entendemos ni vemos ningún beneficio en esta. Así que yo tengo que incorporarme en el grupo, en el entorno adecuado que me impresiona y me habla de la grandeza del otorgamiento.

Sin importar si los demás no saben de qué están hablando, yo soy impresionado por ellos puesto que así es como estoy construido. ¡Si yo mismo me pongo bajo la influencia del entorno que actúa el otorgamiento, incluso artificialmente, como un juego, éste me impresiona, y yo empiezo a querer otorgar! Después de todo, es el entorno el que ha insertado la idea de que este es un atributo grande y valioso en mí.

Es como la moda que se anuncia en todos los canales con una gran cantidad de publicidad, de manera colorida, con actores famosos que participan en la campaña, quienes me dicen cuán importante es tener aquellos productos. Con el tiempo yo quiero comprar lo que ellos quieren vender, aunque ninguno de los actores haya incluso pensado comprar él mismo estos productos, y aquellos que contrataron sus servicios simplemente querían obtener un beneficio. Todos ellos trabajan sólo para confundirme y finalmente tienen éxito: yo salgo y compro lo que anuncian.

Nosotros necesitamos lo mismo, pero debemos organizar este juego por nosotros mismos. ¡Tenemos que incrementar la importancia del otorgamiento y convencernos de que es bueno otorgar! Cada uno debe venderle esta mercancía a los demás.

Primero somos incorporados en los deseos de los demás y todos adquieren un deseo por alcanzar el otorgamiento. En segundo lugar, trabajamos juntos construyendo nuestro entorno para que éste nos proporcione a cada uno de nosotros la grandeza del otorgamiento.

Con el tiempo yo recibo un deseo interno de otorgar y lo mismo ocurre con el entorno, el grupo que inserta dentro de mí la importancia de este atributo. ¡Es por eso que yo lo deseo! Todos actúan como si hubieran ascendido y se encontraran en el otorgamiento y fueran atraídos hacia él. Yo estoy impresionado por esto y quiero alcanzar lo mismo.

(89940)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/10/12, Escritos de Rabash

Material relacionado:
La luz que Reforma
Unidad con llenado
Los cabalistas en el trabajo espiritual en el grupo. Parte 6

¿Quieres ser investido con el otorgamiento? ¡Inténtalo!

Pregunta: ¿Cuando yo actúo ante un amigo tratando de que la meta parezca más importante ante sus ojos, tengo que actuar de acuerdo a lo que creo que es más grande o de acuerdo a los atributos de él?

Respuesta: ¿Qué quiere decir de acuerdo a lo que tú piensas? Tú debes tener en cuenta sólo al amigo. Cuando una madre cuida de un bebé, en qué piensa, ¿en lo que es bueno para ella o en lo que es bueno para el bebé?

Cuando actúo ante el amigo, yo me dirijo hacia la meta más elevada. Por supuesto, esto es de manera exagerada, pero trato de transmitirle aliento en el camino espiritual amablemente, desde el fondo de mi corazón. Esto también me impresiona a mí. Yo me miento a mí mismo, como si realmente lo deseara.

Como resultado, recibo más Aviut, «espesor», un deseo más profundo, y entonces yo caigo repentinamente. Sin embargo, esta caída es el resultado de mis esfuerzos. Evoco el descenso por mí mismo, y este ya es un gran paso hacia adelante.

Hay descensos que simplemente me aguardan en el camino, pero también hay descensos que vienen como resultado de mis esfuerzos. Estos son totalmente diferentes, y yo los recibo de manera diferente puesto que mis vasijas están preparadas para ello.

Yo he hecho de mí mismo algo más elevado, y me he «dibujado» de manera renovada en un intento por igualarme con el nivel espiritual. Estoy impresionado por el otorgamiento. Yo juzgo a todos en la escala de méritos. Justifico al Creador, mi pasado y mi presente. Yo «inflo» todo esto por mí mismo al ayudar a los amigos, al anhelar la garantía mutua, al vivir y respirar esto, y, de repente, siento un descenso en las vasijas que he creado. A pesar de no ser reales, aunque sólo estuviera actuando, gracias a mi «actuación», gracias al «disfraz» que me puse, obtuve un Aviut adicional.

De hecho, he ganado una forma superior y me he adelantado a los acontecimientos, y es como si lo hubiera construido de forma independiente, y el Creador le agrega a esto la «materia» del deseo. Debido a mi inclinación hacia adelante, es como si yo hubiera construido un gran «yo» por adelantado, y el Creador solo concuerda conmigo y rellena el dibujo, la «burbuja» que yo creé. Él ha rellenado el cuerpo etéreo, con «carne», con la materia del deseo, y, ahora, yo ya me encuentro en un estado superior.

Por lo tanto, avanzo con la ayuda de mi imaginación. Por supuesto, las cosas son un poco más complicadas. Yo no solo hago un «dibujo», y el Creador lo «colorea», sino que este es un medio maravilloso para avanzar.

Adicionalmente, hay algo más: Al actuar ante los ojos de los amigos, en realidad yo construyo al Creador, el estado futuro de otorgamiento. Esto se debe a que yo no puedo imaginarme al Creador como superior a mí en un nivel superior. Para mí, es lo mismo. Yo tampoco me imagino a mí mismo o a Él.

(89954)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/10/12, Talmud Eser Sefirot

Material relacionado:
En la espiritualidad todos somos iguales
Cada uno es igual en el trabajo espiritual

La cerradura que muestra que hay una puerta detrás de ella

«Prefacio al Libro del Zóhar»: De hecho, antes de ser recompensados con la capacidad de convertir el deseo de recibir dentro de nosotros para recibir con el fin de otorgar, por medio de la Torá y las Mitzvot (mandamientos), hay cerraduras fuertes en las puertas del Creador, dado que éstas tienen entonces un papel opuesto, el mantenernos alejados del Creador. Así, las fuerzas de separación son llamadas cerraduras, puesto que bloquean las puertas de cercanía y nos distancian del Creador. Pero si las superamos, de tal manera que éstas no influyan en nosotros y enfríen el amor en nuestros corazones, las cerraduras se convierten en aberturas, la oscuridad se convierte en luz y la amargura se convierte en dulzura, ya que para todas las cerraduras, nosotros recibimos un nivel especial en virtud de Su providencia y ellas se convierten en aberturas, niveles de alcance del Creador.

Esto sucede incluso antes de atravesar el Majsom (barrera) en el mundo espiritual y antes de adquirir el atributo de otorgamiento con el que la persona comienza a trabajar. Incluso antes de eso, las cerraduras se convertirse gradualmente en una invitación para las sensaciones y la percepción de la persona.

En primer lugar, empieza a entender que las cerraduras fueron puestas allí para su propio bien. Entonces, ella realmente siente eso al ver el beneficio que le trae cada descenso y caída, cada problemas de la vida y toda la confusión, tanto los  más cercanos como los más distantes. Ella comienza a esperar un resultado positivo en todo lo que ocurre, y esto la enfoca correctamente y endereza su camino hacia la meta.

Eventualmente, la persona comienza a justificarlo todo y a ser agradecida, incluso durante un momento de descenso y confusión en el que los enemigos y adversarios la ataquen. Ella sabe que todas estas son fuerzas que fueron enviadas desde Arriba para corregir su camino.

Ella ve al ángel bueno, en vez de aguas tormentosas de inundación. Ve la mano de Dios en todo lo que sucede. Ella consigue esta sensación gracias a su experiencia y a la adquisición gradual de la fuerza de otorgamiento, hasta que finalmente, se ve realmente recompensada con la revelación de la fuerza de otorgamiento y comienza a utilizarla de manera beneficiosa para su avance.

(89932)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 10/10/12

Material relacionado:
Como fue templado el acero
Pide y se te dará
Tenemos derecho de exigir al creador

Juega y entra al mundo superior

El Libro del Zóhar se trata de la revelación del Creador a los seres creados. ¿Quién es el Creador? Son las Sefirot superiores en la cuales se inviste la Luz superior simple, y a través de las Sefirot, nosotros, los que estamos en Maljut, somos impresionados por ellas de diferentes maneras. Esta impresión lleva a la expansión de Maljut y entonces hay un deseo, y éste es impresionado por ellas.

Nosotros, en este mundo, somos un resultado muy distante de estos procesos que tienen lugar en un nivel superior. Pero también somos impresionados por la Luz superior que está investida en el deseo. Yo solo siento este deseo en forma de naturaleza inanimada, vegetativa y animada, y personas. Veo esto a través de esta imagen. Sólo se trata de la Luz que opera en la vasija, en el deseo, pero se me permitió ver su apariencia como una representación teatral, como una imagen, un juego que aparece ante mí, aunque en realidad no era necesario que viéramos nada. ¿Por qué tengo que ver si no tengo el deseo correcto, no tengo un Masaj (pantalla), y no soy compatible de manera alguna con el mundo superior?

En nuestro mundo, nosotros vemos las cosas de una manera similar: Si yo me quito los lentes, no veo nada, si me pongo unos lentes diferentes, veo diez metros adelante, y si me pongo otro par, veo un centenar metros más adelante. Esto significa que todo lo percibimos de acuerdo a lo que es exterior a mí y a lo que está dentro de mí. Debe haber algún adaptador, puesto que la principal ley de la naturaleza en la que conectan dos partes es la ley de equivalencia de forma. Si hay dos cosas, entonces, según la medida en la que ellas tengan algo en común, pueden estar en contacto, en el otorgamiento mutuo, ser impresionadas una por la otra. Debe haber una equivalencia de forma, porque de lo contrario no podrán percibirse entre sí.

Yo existo solo dentro del deseo de recibir. Y existe la Luz superior. El deseo de recibir no está destinado a recibir algo de la Luz superior o a sentir su influencia, simplemente está separado de ella. Tenía que ser de esta manera. Nosotros ni siquiera sentimos la oscuridad. Sin embargo se crea un tipo de espectáculo teatral, alguna imagen falsa, una ilusión llamada «este mundo», la esfera más íntima de todas las esferas espirituales. En esta esfera el deseo de recibir se separa de la espiritualidad, se separa de la Luz, se separa de la oscuridad, se separa de todo, y siente que existe. Este es el estado en el que estamos ahora, puesto que es una réplica del mundo espiritual. Así que se nos dio un juego: Nosotros lo intentamos una y otra vez, y, como resultado, finalmente, alcanzamos la espiritualidad. ¿Por qué? Nuestros esfuerzos son inútiles, excepto por el hecho de que lo intentamos. Tengo que invertir fuerzas y entonces, en contraste con mis fuerzas, invoco sobre mí la Luz que Reforma desde la distancia.

Nuestro mundo no está realmente conectado con la espiritualidad de ninguna manera. Por lo tanto, todo nuestro avance ocurre cuando no estamos en contacto con él, y cuando no entiendo nada. ¿Qué debemos hacer? Haz lo que te dicen los cabalistas para evocar la Luz que Reforma. Si la atraes hacia ti, esta te ayudará. Si no lo haces, no te ayudará. Tú nunca podrás convocarla mentalmente. Sólo es posible si te sometes ante el grupo y haces que este se convierta en tu entorno. De toda esta área llamada «este mundo», a ti se te dio un grupo. Si trabajas con él correctamente, saldrás de esta esfera y entrarás en el mundo superior, de lo contrario esto no sucederá.

(89849)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/09/12, El Zóhar

Material relacionado:
No te avergüences de jugar
Jugar el juego es negocio serio
Un juego del mundo espiritual

«Por qué los niños protestan por tener que ir a la escuela: Más discrepancia evolutiva»

Opinión (Peter Gray, PhD., profesor de investigación de psicología de la Universidad de Boston): «La mayoría de los niños en nuestra sociedad protestan por tener que ir a la escuela. ¿Estoy diciéndote algo nuevo? Ellos protestan en muchos aspectos, fingiendo una enfermedad, arrastrando los pies por la mañana, haciendo lo que pueden para satisfacer las demandas de la escuela (o incluso dejando de hacerlo), y violando las reglas de la escuela cuando pueden salirse con la suya. …»

«¿Son estos niños sólo malcriados ingratos? Si es así, entonces usted y yo, y esencialmente todos los que hayan asistido a la escuela después de la escolaridad obligatoria, también fuimos malcriados ingratos. Todos lo protestamos por esto. De hecho, en los días en que las escuelas se volvieron obligatorias por primera vez, los niños protestaron aún más que en la actualidad, a pesar de que en ese entonces hubo muchas menos de estas protestas. Ellos tenían que ser golpeados con varas de azote para conseguir que se quedaran en la escuela y hacer lo que los profesores les dijeran que hicieran. … «

«Como señalé en uno de los primeros ensayos en este blog, los medios por los cuales los niños fueron educados en las culturas de cazadores-recolectores eran contrarios a los medios por los cuales tratamos de educar a los niños en nuestras escuelas hoy. Uno de los valores más preciados para todos los grupos de sociedades de cazadores-recolectores que alguna vez hayan sido estudiados por los antropólogos, es la libertad. Los cazadores-recolectores creían que era un error obligar a la persona a hacer lo que la persona no quería hacer, y ellos consideraban que los niños eran personas. Rara vez incluso les hacían sugerencias directas, porque eso podría sonar a coerción».

«Ellos creían que la gente, por su propia iniciativa aprendería a contribuir al bienestar del grupo, porque al hacerlo podrían ver la sabiduría y experimentar con ello la alegría. Durante cientos de miles de años, este fue el principio organizativo de la sociedad humana».

«La vida de caza y recolección requirió de gran iniciativa personal y creatividad, y requirió de confiar en que la gente compartiría y cooperaría porque quería hacerlo. Los cazadores y recolectores parecían entender eso, y también parecían comprender que los niños crecerían mejor para ser adultos libres, confiados, cooperativos y creativos, si se les permitía la libertad durante toda su infancia, en el contexto de los modelos morales y comunales que les proporcionara el grupo».

«A lo largo de nuestro inmenso período de caza y recolección, los niños tuvieron libertad para jugar y explorar todo el día, día tras día, y de esa manera se educaron ellos mismos. La educación fue siempre auto-dirigida».

«De hecho, la razón por la cual los niños son naturalmente tan juguetones, curiosos y sociales es que esos rasgos fueron los poderes motivadores tras las habilidades de los niños para educarse a sí mismos. Esos rasgos «infantiles» fueron promovidos y moldeados, por selección natural, precisamente para servir a la función de la educación, en condiciones de libertad infantil.

«Así que, cuando nosotros obligamos a los niños a sentarse en sus asientos, a escuchar a un maestro y a hacer lo que él les diga, cada hueso de sus cuerpos, y cada neurona y músculo se resisten. Sus cuerpos les dicen: «Esto está mal. Yo necesito controlar mis propias acciones, tengo que jugar dentro del marco de habilidades que parecen ser importantes para mí, tengo que explorar las preguntas que me producen curiosidad, no las que me aburren, tengo que prestar atención a lo que está haciendo la gente en el mundo real, no a lo que este profesor, que ni siquiera parece ser parte del mundo que hay por fuera de la escuela, me está diciendo. Si yo no hago estas cosas que tengo que hacer, no llegaré a ser un ser humano competente, digno. En los tiempos de los cazadores-recolectores, un niño que no se sintiera muy fuertemente impulsado a manejar su propia vida y educación habría crecido para ser un inadaptado».

«Por lo tanto, nuestros hijos tienen instintos que los impulsan a educarse a través de su juego libre, exploración y socialización. Pero nosotros tenemos escuelas que insisten en que ellos renuncien a la libertad y hagan lo que se les dice que deben hacer. Las escuelas nunca han funcionado bien, ni siquiera en teoría pueden hacerlo, porque siempre ponen a la escuela en contra del niño y por lo tanto provocan resistencia.

«Este enfoque radical es para dejar que nuestros hijos se eduquen, mientras que nosotros les proporcionamos las condiciones que hacen que esto sea posible».

Mi comentario: Esto es lo que les ofrece a los niños la educación integral.

(89856)

Material relacionado:
Sintiendo dolor por los niños
La escuela: el espejo de los vicios de la sociedad

«Sonreír reduce el estrés y ayuda al corazón»

En las noticias (del Medical News Today): «Un estudio reciente sugiere que mantener una sonrisa en el rostro durante períodos de estrés puede ayudar al corazón. El estudio, que se publicará en un próximo número de la revista Psychological Science, respalda el viejo adagio «Sonríe y aguanta», que sugiere que esto también puede hacer que nos sintamos mejor».

«El estudio es el trabajo de los científicas psicológicas Tara Kraft y Sara Pressman, de la Universidad de Kansas. Ellas vieron cómo los diferentes tipos de sonrisa, y las personas que son conscientes de sonreír, afectaron su capacidad de recuperarse de episodios de estrés. …»

«El viejo refrán sugiere que sonríe no sólo les indica felicidad a los demás, sino que además podría ser una manera de ayudar a hacerles frente a las tensiones de la vida. …»

«Ellas encontraron que los participantes que recibieron instrucciones de sonreír, y en particular aquellos cuyos rostros expresaban sonrisas genuinas o sonrisas Duchenne, tuvieron ritmos cardíacos inferiores al recuperarse de actividades de estrés, que aquellos que tenían en sus rostros expresiones neutrales».

Mi comentario: Estas acciones también causan que la fuerza superior correctora OM (Ohr Makif), incluso cuando queremos acercarnos a estados espirituales en los que no estamos presentes en absoluto, por medio de nuestros esfuerzos mecánicos, las vuelva semejantes a ellos, nosotros atraemos estos estados deseados hacia nosotros mismos. Es el mismo principio, y es por eso que funciona. Nosotros estamos en el mismo sistema de fuerzas del mundo del Infinito y si usamos la semejanza con el grado más elevado, en esa medida podemos recibir algo de él.

(89796)

Material relacionado:
La sonrisa de un bebe es un ascenso espiritual
Estudio: Forzar genuinamente una sonrisa disminuye el estrés
El estrés es tan contagioso como el resfriado