entradas en '' categoría

Presiona el botón y asciende inmediatamente

Dr Michael Nuestro avance en los últimos 2000 años de exilio fue de diferente carácter. La nación de Israel perdió gradualmente el nivel espiritual de Galgalta ve Eynaim(GE) que tenía, llegando a mezclarse cada vez más con “las naciones del mundo”, y descendió al nivel corpóreo. En la Cabalá este proceso se llama “el descenso de las generaciones”. Nosotros hablamos del descenso a lo largo de las etapas de nuestro mundo desde el estado en el cual todavía hay una cierta iluminación de la espiritualidad, hasta lo más profundo donde es obscuro.

Estas son las leyes de la naturaleza: Todo depende de la relación entre la Luz superior y las Reshimot (genes espirituales) abajo. Hoy en día cuando el descenso ha terminado y el ascenso está ante nosotros, entonces nosotros determinamos estas relaciones en las que cambiamos el coeficiente en la fórmula establecida; en otras palabras, cuando insertamos un enlace que conecta, la medida de equivalencia de forma, entre las Reshimot y la Luz.

Durante el exilio, no podíamos hacer esto; así todo ocurría a su tiempo. No es por casualidad que los cabalistas supieron y escribieron sobre el tiempo en que este periodo debería terminar. Las Reshimot descendieron cada vez más bajo, más profundamente dentro de nuestro deseo egoísta, y se hizo “más tosco” según la medida de “sobrecargar del corazón”.

Sin embargo, hoy en día este descenso terminó, y vemos que de acuerdo al mundo circundante: todas las áreas de la vida están al borde de la quiebra. La familia, la educación, la cultura, las finanzas, los negocios, e incluso la religión, todo hoy en día está penetrado con el egoísmo agudo y desenfrenado.

Por lo tanto, atravesamos 2000 años de un trabajo muy duro. El mundo avanzó e Israel descendió de su grado espiritual, y aquí, cuando el mundo está colapsando bajo los golpes de la crisis, ellos están “frente a frente”. La conexión correcta, la combinación correcta entre las “naciones del mundo” e Israel ha sido creada. Y ahora es posible empezar a ascender. El estado presente es deseable y altamente productivo.

(97929 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/14/13, Escritos de Rabash) 

El agradecimiento por un momento que equivale a la eternidad

Dr Michael El único problema en cada estado es que en este mundo no podemos conectar dos opuestos en uno. La física cuántica moderna también trata el hecho de que la luz es tanto una onda como una partícula. Aunque una onda y una partícula no son opuestos perfectos, los físicos no pueden entender cómo pueden integrarse en un fenómeno. Ellos todavía no pueden ver un fenómeno en el que dos opuestos totales se conecten al mismo tiempo, como ocurre en el mundo espiritual, pero ya ven el comienzo de este fenómeno.

La persona que estudia Cabalá se enfrenta a un problema similar, no en el nivel de la naturaleza inanimada, no como en la física, sino más bien en el nivel de los pensamientos, intenciones y sensaciones, en el cuarto nivel comparado con el primer nivel de la naturaleza inanimada. Los primeros niveles son la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada, y sólo después existe el nivel humano que determina qué hay en la mente y en el corazón de la persona, los pensamientos, las sensaciones, el poder y la visión.

Este dualismo provoca muchos problemas. Por un lado, yo tengo que ver la verdad y la veo a través de mis propios ojos, todo este mundo corporal es corrupto, está en una crisis, y yo también estoy en una crisis. Por otro lado, si yo mismo me corrijo, no tendré nada más que corregir y entonces no habrá nada que hacer con esto, puesto que el mundo entero me parecerá corregido y de hecho así será. Yo lo veo de esta manera dado que “uno juzga de acuerdo a su propios defectos”.

Mientras tanto no hay dualismo en eso, el dualismo está en el hecho de que, por un lado yo tengo que otorgarle al mundo entero y preocuparme por ser capaz de otorgarles a todos y por otro lado, tengo que entender que estoy haciendo todo esto por mí mismo y que este mundo no necesita de eso. Todas las corrupciones que veo en él solo me muestran dónde tengo que trabajar, y éstas fueron hechas especialmente para mí.

Aquí existe la misma contradicción que hay en la historia de Abraham a quien se le dijo que tenía que sacrificar a su hijo Isaac, pero que a través de él, serían multiplicados, se trata de dos cosas contradictorias. Así es como debemos ver nuestro camino: Por un lado nosotros nos preocupamos por corregirlo todo en el mundo externo, por otro lado, no tenemos nada de qué preocuparnos, puesto que toda la realidad ya está en un estado de reposo absoluto y está corregida.

La persona debe estar agradecida con el Creador por el momento único en su vida en el que se le concedió algún tipo de contacto con la Fuerza superior. La pregunta es cómo entender eso. Pero si la persona estuvo en contacto con el Creador incluso por un momento, ese no es un momento cualquiera. Después de todo, ella, a través de él, podría penetrar en aquel momento y entrar en el mundo superior, en el mundo eterno en el que no hay tiempo y de esta manera, cada momento es una eternidad.

Así que, si la persona puede realmente estar agradecida por aquel momento, ya está en el final de la corrección, o al menos ha corregido su nivel actual.

Esta es la razón por la cual es difícil que nosotros estemos en estados espirituales y que los aceptemos, y por cierto, este es el propósito. Todo nuestro trabajo lo realizamos “por encima de la razón”; nosotros tenemos que aceptar las condiciones espirituales como “Un buey al trabajo y un burro a la carga”. Y a pesar de que no las entendemos, el “hábito se convierte en segunda naturaleza”, la Luz nos influye gradualmente y construye nuevos deseos en nosotros. Así alcanzamos un estado en el cual todos los opuestos se conectarán en uno. Entonces, a través de ellos, seremos capaces de entrar en el mundo espiritual.

Por un lado, nuestro ego nos separa cada vez más de los demás, puesto que “aquel que es más grande que su amigo, su deseo es aún mayor”. La distancia entre los deseos permanece, pero nosotros trabajamos en ello para conectarnos en un todo por medio de las intenciones. Resulta que todos estamos infinitamente separados de los demás, pero en nuestras intenciones, estamos en un punto en común y el Creador está dentro de éste.

(97923 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 1/14/13)